sábado, 27 de febrero de 2021

¿Con qué imagen te sientes identificado y qué te sugiere?

¿Seguimos jugando? ¿Os parece bien? Hoy con imágenes. 

Se trata de escoger una imagen con la que cada uno se sienta identificado, y escribir lo que dicha imagen nos sugiere, nos inspire, nos dicte, de manera reflexiva, poética, en relato, en prosa, o poniéndole en título. Como queráis.

He aquí las imágenes que he seleccionado:


-1-



- 2 -


- 3 -


- 4 -


- 5 -



- 6 -



- 7 -



- 8 -



- 9- 



- 10 -





¿Con qué imagen te sientes identificado y qué te sugiere?






viernes, 26 de febrero de 2021

"Luciendo los últimos micros IV"



Hoy luzco en la vitrina de esta entrada los últimos microrrelatos, la verdad es que están todos para enmarcar, tenéis un talento e imaginación increíbles.

Mi enhorabuena y mil gracias a los 28 participantes por haber volado en imaginación en este juego literario en el que hemos estado unidos con los microrrelatos, enriqueciéndonos y edificando una gran biblioteca. Espero hayáis disfrutado tanto como yo. 

Quiero agradecer también a quiénes han participado de la lectura dejando sus huellas. Muchas gracias a todos.


19.- Volarela:

CARNAVAL

Se apagaron todas las luces; y la música; y las voces se hundieron en la expectación. Todos notaron caer sus disfraces por un agujero cercano a los pies. Eran succionadas sus ropas; y sus pieles; y sus apariencias. Sin dolor, como si una mano invisible los desnudara con afecto maternal. A todos. Y la vergüenza los (abofeteó). Luego el miedo. La vulnerabilidad de sus almas clamaba en aterrado silencio. Se encendieron las luces. Todos habían huído a esconderse tras los muebles, las cortinas, las puertas. Pero una niña jugaba. Ausente. Como si toda su vida hubiera sido así.


20.- Dafne Sinedie:

El libro estaba encuadernado con cuero oscuro salpicado de blanco, como si fueran estrellas, pero no tenía ningún titulo. Mordiéndome el labio inferior, dudosa, alargué los dedos hasta él. Lo levanté con cuidado. ¡Qué ligero era! Haciendo acopios de valor lo abrí. Desde entonces, estoy sumergida completamente en el Universo de la Literatura.


21.-  Juan El Portoventolero:

Kadyrandro

"Hacía un frío románico, de sacristía abandonada, pero Juan “El Lucero” siempre iba al monte.
Regresaba tan telendo, jactándose de que tras encerrar en el presepio lejano sus cabrillas, convidó al “hombre de los colmillos” a gazpachos con perdiz.
-Juan, ¿Quién es “el de los colmillos”? - dije asaz atribulado.
-Tiene las mejillas desfiguradas por los dientes. Da lo mismo ¿oyes?, me ayuda con el rebañito.

Llegó el temporal, y se echó a los campos. No volvió más.
Los del cuartelillo casi pierden los dedos gordos de los pies, pero la nieve no marchó y el atestado quedó abierto.
Empero, en el chafariz escuché a unos cazadores:
-Te equivocaste. Eran proscritos asilvestrados.
- ¡Por eso no les disparé!
- ¡Ya! ¡Tampoco por las navajas entre sus barbas fluviales! ¿Eh?

Tardé en comprender. Lo de las navajas.
Pero ahora sé que existe una fratría contagiosa entre los abetos. La del “Hombre Jabalí”.


22.- Rafaela:

Una voz la despierta en la noche.

¡Mamá, mamá! Dice bajando a grandes zancadas las escaleras.
Mi hijo se ha caído patinando, me voy con él al hospital.
Sentada en la cama, toma consciencia. ¿Su hijo y familia están en México?
Al día siguiente la llamada de su hijo le dice que en México ha habido un gran terremoto...


23.- Ricardo Martínez Velázquez escribe dos micros:

- Where were you when I fell from grace?
Preguntó Satán a Jesús, así en inglés, porque mola más.
Éste le respondió: lo siento, hermano, pero cuando perdiste la gracia yo no había muerto por los pecados de nadie, elegiste un mal momento para tus rebeliones. Además, no te quejes, que tú y yo somos las dos caras de una misma moneda.
Entonces ambos seres sobrenaturales se abrazaron entrañablemente.


*****


Una rosa fresca en un vaso de agua sobre tu mesa. Tú, sumergida en la pantalla de tu ordenador. No me has hablado en todo el día, ocupada como estás con la ingeniería de tus cosas, tus colores, tus textos y gente anónima. La gatita y yo, en un mundo sin subterfugios ni caras ocultas, detrás de ti, te esperamos, ella me mira con ojos fríos de gata, pero tristes.

Afuera hace sol, los niños juegan y se aventura la gente a salir y a respirar. De repente no hay pandemia en la cabeza de muchos, en la mía tampoco. La rosa, cortado el tallo, en ese vaso de agua, aunque fresca, está muriendo, esa rosa también soy yo, igual que tú.
Y se me antoja esa flor como un objeto premonitorio de algo que está cercano a la caducidad y que muere y que muere y que muere...
Me sirvo una copa, quizá la última, y mis ojos ya perfilan horizontes lejanos, ya perdidos, ya cercanos.


24.- Mila Gomez:

DISTORSIONES
Reconocía tener aversión al número 6, al 66 al 66, 6, terror al 666. Era obsesión, a veces pánico comprobar que en la mayoría de letras al sumar su valor e incluso a la fecha de su nacimiento y en las matrículas de los coches que sumaba, saliera el fatídico símbolo al que ya consideraba diabólico y portador de su mala suerte. Vivía en tal estado de tensión que su vida estaba condicionada por la mala fortuna.

Fue sin querer, que cayera al suelo el libro de la estantería y quedase abierto por su página final 666, desde el otro lado pudo claramente ver el 999. Se le ocurrió pensar que tal vez, la vida la estuviera viviendo a través de una desenfocada visión.

FIN


25.- CHARO:

Esa mano dura que parecía no tener cuerpo ni alma pues carecía de todo sentimiento humano. Esa mano cruel, guiada por el mismísimo diablo, agarró el revolver , éste se sentía cómodo entre esos fríos dedos, parecía una continuación de ellos : Metal y carne fundidos…… ¡¡Esa mano maldita apretó el gatillo!! 


26.- Carlos Augusto Pereyra Martínez:

Tenía que matarlo. Era la orden, pero no se sentía bien como con los otros muertos. Aferró en la pretina la fría y metálica pistola, y sintió como un líquido cálido le escurría por la entrepierna, chorreándole la punta de los zapatos. 


27.- JOSÉ L. ASENSI

El pueblo

Vivo en un pueblo que se llama Enmedio, es tan pequeño que durante el día, en la
plaza, tengo que estar de pie y sin moverme, porque no hay más sitio para todos y eso que vivo yo solo. Para mi coche es toda una odisea que ni os cuento, del cual tego que pagar
impuetos en tres ayuntamientos, en el de Arriba, donde pago por el maletero, en el que vivo que pago por el habitáculo y en el de Abajo que pago por el compartimento del motor.
Por la noche es lo peor, pues mis pies están en un término municipal, mi cuerpo en otro y mi cabeza en el siguiente, por lo que cuando sueño ya no sé adonde estoy soñando.
A veces me pregunto si son mis sueños o los de algún vecino.
Ahora voy a dejar de escribir porque si no, voy a ocupar el espacio que les pueda corresponder a los demás residentes, que aún no sé si existen, si son ficticios y si son de los tres pueblos juntos.
Pues nada, ya os sigo contando sobre estas y otras cosas en otra ocasión.


28.- María Bote:

LA MUJER PÁJARO

(FÁBULA)
La mujer pájaro volaba a tal altura que,
en lugar de ir de rama en rama, iba de estrella en estrella.
De pronto, un día, sintió unos irrefrenables deseos de concebir; mas se preguntaba ¿ quién podría ser el padre en este elevado lugar?
Una mañana, al amanecer y sentir la caricia suave de los primeros rayos del sol, se dijo: ¿cómo no se me ocurrió antes? le pediré al sol que me cubra y engendraremos un hijo. Será una criatura sublime y maravillosa.
La mujer pájaro tejió un nido de iris sobre el lucero del alba y allí (después de que el sol accediera gustoso a sus requerimientos) estuvo 21 días dando calor a su única puesta: un huevo, enorme, dorado y centelleante.
Al término del ciclo de incubación, apareció una criatura sorprendente, era hembra, la más brillante y alada de todos los tiempos, plena de gracia y de luz. La mujer pájaro y el sol la miraban embelesados ¿Qué nombre le pondremos? preguntábanse. Ya sé, dijo la mujer pájaro, no podría ser de otra manera, la llamaremos IMAGINACIÓN.

Y así, desde entonces, alada y brillante, visita las mentes de los seres humanos.






jueves, 25 de febrero de 2021

"Luciendo más micros III"


 

Y sigo luciendo más de vuestros micros. La verdad es que me han encantado todos, son originales, imaginativos, creativos. Un lujo haber reunido a tantas plumas, en este juego que se ha nutrido de grandes almas literarias. 

Muchas gracias a todos los participantes por enriquecer a esta sencilla pluma en imaginación y en diversión, ya que sin vosotros esta iniciativa no se hubiera llevado a cabo. 

Y mañana más. Será la última entrega de micros. Mil gracias a todos por vuestra presencia.

Ahora os dejo otra tanda de imaginativos micros para que sigáis disfrutando con los siguientes participantes:
  


Me pareció que respirabas.
¿Cuántas veces tengo que decirte que ya no te tengo miedo?- te pregunté por última vez.

Descargué el resto de balas en tu cabeza, pero ya sin la emoción del primer disparo. Hasta para morirte tienes que matar mi ilusión. Ojalá hubiera comprado la pistola hace diez años, jodido idiota.




Cuando la luz se apagó aquella noche, una luz se encendió en la mirada de ella. Habia contado los pasos, había memorizado cada contorno de la estancia. Había imaginado ese momento tantas veces...
Solo falló algo.
La cama estaba vacía.
Fue lo último que le dio tiempo a percibir antes de notar como algo helado y punzante se clavaba en sus ansias de matarle.



¿Y si hoy es el día de hacer lo que no he querido hacer? Me levanto y me voy a la ducha; algo de música esta bien mientras me visto y tomo un café. Cojo una mochila, meto algunas cosas. Miro el teléfono, marco, enseguida contesta. "Espérame, te acompaño".


15.- Juanky:

De un sobresalto despertó, sudoroso y terroríficamente descompuesto. Miro a un lado y otro de la habitación encontrándose el espectro de su amada escondido bajo una sabana. Y el pensaba que era un sueño. Pero no era así, su querida amada estaba allí yacente esperando el beso que le había prometido antes de matarla.


16.- Chema:

era verano, y mi amiga almudena había conseguido un trabajo temporal en una tienda de ropa. fui a verla, y justo en ese momento estaba recolocando el escaparate. se había quitado los zapatos, y obviamente no llevaba calcetines ni medias en esa época del año. por un momento pensé que se bajaría de la plataforma del escaparate y se pondría rápidamente los zapatos por pudor de mostrar sus pies descalzos. pero no, me saludó muy cariñosa y se puso a charlar conmigo, tan feliz y tan descalza.



Se perdió en el bosque, debajo de una hoja gigante, a punto se ser engullida por un pájaro hambriento, la pobre oruga, aún le quedaba demasiada frágil vida hasta llegar a tocar el aire con sus propias alas.



En el tanatorio se esforzaba por consolar a parientes y amigos, que habían perdido a un ser querido...Le causaban tristeza y desesperación sus lágrimas. Con curiosidad se fue acercando al cristal, donde se exponía al difunto rodeado de flores y quedó paralizado al observar que era su propio cuerpo...






miércoles, 24 de febrero de 2021

"Luciendo más de vuestros micros II"



Sigo compartiendo vuestros microrrelatos, agradeciendo a todos los participantes por vuestro entusiasmo, ingenio y creatividad. Ha sido un honor haber reunido tantas plumas de oro en este juego literario en el que todos hemos volado de alguna manera.

Muchas gracias a todos los participantes por crear tanta magia, y a quiénes nos leen dejando sus huellas en este juego literario.

Y ya sabéis que tenéis plena libertad para que, quién quiera, comente sobre los micros que les haya parecido más ingeniosos, imaginativos, divertidos, etc. 

Mil gracias, amig@s, y mañana más.

A continuación luzco en mi vitrina más microrrelatos de los siguientes participantes:

6.-Isa: 

Los árboles eran zarandeados hasta quebrar las ramas mas débiles, los pájaros empujados hasta chocar con las rocas. Un remolino se tragó a dos hermanos abrazados y aterrorizados por lo que sus ojos veían. Los niños aparecieron en una casa de ancianos a mas de cincuenta kilómetros. Temblaban e iban llenos de tierra y ceniza. Los ancianos se acercaron a ellos y los acariciaron, peto los niños aullaban como lobos hambrientos.


El Final (1961)

El profesor Jones había trabajado en la teoría del tiempo a lo largo de muchos años.

—Y he encontrado la ecuación clave —dijo un buen día a su hija—. El tiempo es un campo. La máquina que he fabricado puede manipular, e incluso invertir, dicho campo.

Apretando un botón mientras hablaba, dijo:

—Esto hará retroceder el tiempo el retroceder hará esto —dijo, hablaba mientras botón un apretando.

—Campo dicho, invertir incluso e, manipular puede fabrica­do he que máquina la. Campo un es tiempo el. —Hija su a día buen un dijo—. Clave ecuación la encontrado he y.

Años muchos de largo lo a tiempo del teoría la en trabajado había Jones profesor el.

Final el

El Demiurgo de Hurlingham escribe también un micro de su imaginación: 

 -¿Vivís?
-Sí, Lilith. Fingí mi fin.

8.- Ester:

No creas que no quiero escribir un relato, no me disculpes creyendo que no tengo tiempo, lo cierto es que no se escribir, ni relatos ni nada, no se escribir. Tenia una mujer que lo hacía por mí, pero se ha enfadado y está escribiendo para ella una novela, una policiaca y dice que soy la protagonista. Quizá cuando la termine volverá a escribir para mí y le falta poco, hoy han traído de Amazon una pistola dice que es para el final de su novela. Estoy muy contenta.


Nos hicieron creer que el futuro estaba en las fábricas, nadie nos dijo nunca nada de ese aire que nos devuelven, que quizás acabe matándonos.

********

Contigo quiero un amor a diario, que nazca con el sol, florezca al atardecer y muera con el crepúsculo de la luna al cerrar los ojos mientras dormimos abrazados, un amor que vives tan intensamente porque solo tienes el hoy, el aquí y el presente..., mañana no sé si me tuvieses, por eso quiero un amor intenso como el mismo océano negro, como el secreto de sus profundidades, acuosas y fantasiosas, al convertirnos en magos de momentos que llenarán de alegría nuestro corazón, seremos médicos de dolores del pasado y artistas al crear una estable relación, que sueña con el hoy, un amor que día a día produzca la mejor cosecha de recuerdos, para luego anotarlos en el libro de la vida, bajo el manto de las estrellas, con la luz de la luna como testigo en la orilla de la playa, con las olas entonado la canción del amor y un buen vino servido acompañado de unas últimas palabras..., “valió la pena arriesgarnos con el alma”.

10.- Luz:

Era su voz y tronaba. La niña dentro del armario permanecía muda.


Cristina tenía 18 años y viajó a México con su novio narcotraficante, (ella no sabía que lo era) y saliendo del cine una noche....se detuvo un auto negro frente a ellos y los acribillaron a los dos, ella, inocente de todo, tuvo que dejar este mundo en la flor de la juventud. Cuando me enteré yo oraba mucho por su alma...y una noche hallándome sola en mi cocina, tomándome un té. La vi de pronto aparecerse junto a mí, (no tuve ningún temor) vestía un sastre gris y estaba con un discreto moñito....se acercó a mí y tocó mi hombro suavemente, y me dijo sonriendo dulcemente: "Gracias"....supe que me estaba agradeciendo por mis oraciones.
Esto que he narrado aquí, sucedió en la vida real. Se trataba de la amiguita de una de mis hijas, que murió injustamente asesinada....su madre nunca la cuidó...la dejó vivir con un malviviente desde sus 15 años de edad....y los resultados, ya los vieron amigos.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...