viernes, 16 de noviembre de 2007

"¡Ay qué calor! La plancha ya llegó"




Quemada, por dentro estoy, tres días a la semana, porque llega, queriendo y sin querer mi querida amiga la plancha, y, aunque por fuera, alguna vez, también me he quemado, la sensación exterior del quemazón dura mucho menos que la del interior.

El ritual siempre es el mismo, coloco la tabla a mi medida, cojo a mi querida amiga la plancha, llenándola de agua hasta el no va mas, enchufo el cable y la dejo calentar, colocando a mi vera toda la clase de ropa, y, al son del hilo musical voy planchando hasta el final.

Por mi querida amiga, la plancha, pasa toda la clase de ropa hasta dejarla toda alisada, desde pantalones, vestidos, faldas, camisas, camisetas, chandals, hasta sábanas, toallas, y un sin fin de ropa más, mientras mi mente relajada está escuchando la música sin parar, dejo que mis manos sigan trabajando hasta acabar.

Después de terminar de planchar con el calor de mi querida amiga la plancha, toca ya desenchufar y abandonarla en el suelo un rato hasta dejarla enfriar, volviendo a colocar la tabla en su lugar, pues ya llegó ¡por fin! la hora de colocar la ropa en su lugar.

Voy de un lugar a otro hasta dejar toda la ropa en sus armarios, y una vez ya toda colocada, le digo a mi plancha... "aunque me tengas tan quemada no te puedo perder de vista pues necesito de tu calor, por lo que... ¡hasta dentro de poco guapa!"

9 comentarios:

  1. Oléeee, oléeee, oléeee... hoy no llego tarde...

    Jajajaja, al final has hecho caso a la sugerencia de Ana.

    Otro de esos muchos "cacharros" sin los que no podemos vivir, aunque a mí no es el que más me disgusta. A pesar de que se asimile con el sexo duro para mí no es de lo que más me joe. Me gusta planchar, debo ser un bicho raro.

    Me encanta ver lo bien que queda la ropa alisadita y bien doblada, tal vez sea porque recuerdo las planchas antiguas que no tenían nada que ver con las actuales y que requerían un esfuerzo mucho mayor.

    Besos con olor a ropa limpia.

    ResponderEliminar
  2. maría:
    Mejor no opino al respecto, yo no he planchado mas de una vez en mi vida uppssss.
    Es tan enemiga mía que procuro comprar la ropa que no necesite plancha con tal de no verla ni en manos ajenas.
    Eso sí, alguna me ha tocado arreglar y también me he quemado probandolas jajaja.

    Besos calurosos (pero mejor sin la plancha jajaja)

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Ayyy... Marieta, ¿qué haríamos, sin tanto instrumental?. Tengo ahora mismo... delante de mis ojos un monumento a la arruga, solo de mirarlo se me arruga el ombligo.
    ¡La plancha me pone! me pone de los nervios...
    No es que sea mi locura, pero prefiero planchar que guisar.
    Ala!! ya lo sabéis. A la nena no le gusta hacer la comida. Se hace porque es obligación.
    Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Jajajajaja Muchas gracias por dedicármela, eres auténtica niña.
    Estoy que me parto de la risa. Mira que al final te ha quedado una entrada chulísima. ¿Te pones tan sexy como las del vídeo para planchar? Jajajajaja
    Besitos y abrazos muy pero que muy calurosos.

    ResponderEliminar
  9. Leimonestar:

    Yo recalco tus OLÉ, OLÉ Y OLÉ porque me encantan cuando salen de tí aunque los míos no sean ni parecidos jajajaja.

    Asi que te gusta planchar ¿eh? espera que te mando una tonelada de ropa jajajaja, en realidad te la tenía que haber enviado ayer, pues ya no la tengo, pero a la próxima vez ya sabes jaja.

    Besos con plancha incluida.

    Bernione:

    Pues como solo has planchado hasta una vez en tu vida, a la próxima vez a tí también te espero, así vas entrenándote un poco, que en esta vida hay que hacer de todo jajaja.

    Besos quemados.

    Lola:

    ¿Que te pone de los nervios la plancha? jajaja, eso es que no estás acostumbrada a ella jajaja, a la próxima para que se te vayan quitando esos nervios te mando una tonelada a tí también de ropa para planchar verás como esos nervios se te van pasando, solo es cuestión de irse acostumbrando jajaja.

    Besos sin nervios.

    Ana:

    Exclusivamente para ti ha sido esta entrada, tú también a mí me produces mucha risa, pero para que tú no te rias tanto, allá que te mando ropa para planchar a tí también que tengo para todos jaja y así de esta forma no se te va la fuerza por la boca.

    ¿Que si me pongo así de sexy para planchar? jajaja ¡hombre! todo es cuestión de intentarlo, aunque luego no resulte... eso es otra cosa jajaj.

    Besos planchados.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...