miércoles, 7 de noviembre de 2007

"¿Me caigo bien a mí misma?



El otro día en la sala del barco, estuve hablando con estartres, sobre la crispación que algunas personas me producían, que más que nada, en la forma de actuar de algunas personas, incluyéndome yo la primera, y me llamó la atención cuando al principio estartres me dijo que a ella no la irritaba nadie, pero poco después empezó a decirme a quiénes no soportaba, seguramente en el mismo momento que la pregunté, no supo muy bien qué responder, y en ese instante se cerró diciendo que todo el mundo le caía bien, pero, después reaccionó y empezó a decirme quiénes la producían crispación.

Hoy quiero comentar algo acerca de esto, el por qué algunas personas pueden llegar a caernos bien, mientras que a otras, las mismas personas pueden llegar a caer mal, e, incluso ¿por qué no? la forma de actuar de una misma o de las personas que nos caen bien, a veces, nos puede llegar a encrispar los nervios, pero, y, sobre todo... ¿cómo nos caemos cada uno de nosotros? ¿nos caemos bien nosotros mismos?

La verdad es que creo que es muy difícil que una persona caiga bien a todo el mundo, yo pienso que la raíz de todo esto está en cada uno de nosotros mismos, en que cada persona es la razón de esta consecuencia, puesto que cada uno es un mundo, y dentro de cada mundo existe una lucha y una pelea constante con uno mismo ¿cómo no vamos a sentirlo así con los que nos rodean si lo estamos sintiendo con nosotros mismos?

Algunas veces pienso la reacción que he tenido sobre cierta forma de actuar en alguna situación de mi vida, y sólo de pensarlo no me soporto a mi misma por haber actuado de esa manera de reaccionar, el ser una persona impulsiva, hace que, reaccione, por lo general,espontáneamente, ante todas las situaciones de mi vida, sin llegar a razonar en ese mismo momento el por qué hago esto o lo otro, pues siempre actúo con la verdad por delante, y sobre todo, según me dicta el corazón, sin ningún otro razonamiento.

No sé si es bueno actuar siempre con la verdad y con lo que te dicta el corazón, sin más razonamientos que ésos, nunca me lo he llegado a plantear, ni siquiera a profundizar, pero, de lo que sí estoy segura es que no puedo actuar de otra manera distinta porque sino dejaría de ser yo misma, pero a veces, por haber actuado de una manera, o, de otra, hace que en mi interior sienta una cierta lucha que no me deja estar agusto conmigo misma, por haber actuado de esa forma y no haberlo hecho mejor de la otra.

Por eso, ante estas reflexiones que he querido abrir hoy ante mí misma, y, sobre todo, ante todos vosotros que me estáis leyendo, quisiera deciros que si alguna vez, como a mí me ha pasado, nos produce irritación la forma de actuar de alguien, que pensemos primero en quién es la persona que está actuando de esa manera, para después darnos cuenta de por qué ha actuado así, pues no todas las personas reaccionamos igual ante las mismas situaciones, porque cada una somos un mundo distinto, y no podemos juzgar a todas las personas por igual, sin saber cómo es esa persona, puesto que, incluso, esa misma persona que ha actuado así quizá sea la primera arrepentida, como a veces nos sucede, por lo menos a mí, pero que, ante todas las actuaciones, sea cual sea, procuremos siempre estar interiormente en paz con uno mismo, porque sino difícilmente podremos estarlo después con todos los demás.

6 comentarios:

  1. María:
    Tod@s tenemos ciertas afinidades hacia el resto de las personas. Como bien dices es imposible caerle bien a todo el mundo o que todo el mundo nos caiga bien a nosotr@s.
    También nuestra culpa es prejuzgar en los primeros 20" no dando ninguna nueva oportunidad una vez que hemos catalogado a las personas.
    Pienso que en lugar de caernos bien o mal, sería más bonito caminar juntos sin caer.
    ¿Nos agarramos del brazo para caminar sin caer?

    Besos de acompañante de caminos.

    ResponderEliminar
  2. María
    buena pregunta jajaja como la del test ¿serías tu amigo? pues si niña me pasa como a ti que hay dias que no me soporto, así que en esos días supongo que tampoco estoy para soportar a nadie.
    Las relaciones humanas son tan complicadas o somos nosotros mismos los que las hacemos complicadas?
    Como bien dice bernione juzgamos a veces precipitadamente a las personas pero yo siempre digo que sólo el tiempo pone a cada uno en su lugar.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Entre otras cosas, que hacemos en esta vida, una de tantas, es la observación, meditación, reflexión, contrastar, intuir y un largo etcétera. Hay pensamientos y personas objetivos, subjetivos, personas introvertidas, extrovertidas, y muchos más adjetivos,no para juzgar,ni etiquetar, sino adjetivos que nos ayudan a definir y expresar. Y por supuesto existen muchos otros factores, para que las personas seamos de una o de otra forma.
    Esto lo comento por tu texto. Pero sobre todo hay algo que se denomina educación, comprension, saber estar. Puede que haya personas que no sepan adaptarse a la sociedad abierta y plural.
    Se ha de tener una mente abierta. Por que hay tantas personalidades y aspectos, que jamás encontrariamos a personas identicas a cada uno de nosotros.
    No se debe juzgar, solo actuar ante el convencimiento de las situaciones, de forma consecuente.
    Tampoco se ha de dar demasiadas vueltas a estos pensamientos.
    Un abrazo, me caes fenomenal.

    ResponderEliminar
  4. Entre otras cosas, que hacemos en esta vida, una de tantas, es la observación, meditación, reflexión, contrastar, intuir y un largo etcétera. Hay pensamientos y personas objetivos, subjetivos, personas introvertidas, extrovertidas, y muchos más adjetivos,no para juzgar,ni etiquetar, sino adjetivos que nos ayudan a definir y expresar. Y por supuesto existen muchos otros factores, para que las personas seamos de una o de otra forma.
    Esto lo comento por tu texto. Pero sobre todo hay algo que se denomina educación, comprension, saber estar. Puede que haya personas que no sepan adaptarse a la sociedad abierta y plural.
    Se ha de tener una mente abierta. Por que hay tantas personalidades y aspectos, que jamás encontrariamos a personas identicas a cada uno de nosotros.
    No se debe juzgar, solo actuar ante el convencimiento de las situaciones, de forma consecuente.
    Tampoco se ha de dar demasiadas vueltas a estos pensamientos.
    Un abrazo, me caes fenomenal.

    ResponderEliminar
  5. Los humanos tenemos una variabilidad tan grande de aspectos que es imposible coincidir con todo el mundo. Hay personas con las que conectamos enseguida, otras que nos producen un rechazo inmediato, entre estos dos extremos, la cantidad de afinidad puede ser más o menos importante e, incluso, a lo largo de la relación, se puede ir cambiando la opinión.

    Un aspecto importante a la hora de comprender a los demás es ser capaces de ponernos en su lugar en determinadas circunstancias, la empatía de la que hablaba hace algunos días en mi blog.

    En cuanto al concepto que podemos tener de nosotros mismos... éste puede ser variable en la medida de lo positivo que estemos en un momento dado, pero pienso que en general si nos conocemos algo a nosotros mismos, somos personas que intentamos superarnos constantemente y, cuando actuamos, lo hacemos desde el corazón, con nuestra mejor voluntad, el concepto tiene que ser bueno en general, independiente de como nos vaya en la vida.

    Me parece que me he enrollado como una persiana, en esta ventanita tan pequeña no calculo lo que escribo, si así fuera, ruego me disculpéis.

    Besos de autoestima.

    ResponderEliminar
  6. Bernione:
    La raíz esencial de todo es caerse bien y estar agusto con uno mismo, porque sino difícilmente podremos caerle bien a los demás, pero sobre todo, como bien dices, no debemos nunca de caer en el error de juzgar antes de tiempo a las personas.

    Me ha parecido preciosa esta frase tuya que dices: "En lugar de caernos bien o mal, sería más bonito caminar juntos sin caer".

    Besos abrazados.

    Ana:
    Jaja esta pregunta debería de haber estado incluida en el test que os envié, lo que pasa que yo no le hice, pero si hubiera sido la autora del mismo, ¡claro que la hubiera incluido! jaja. Aunque si te digo la verdad, nunca me ha pasado el tener que poner el título el último en los textos que escribo pues siempre lo suelo poner lo primero, pero en este caso, no sabía cómo titularlo, y al final me decidí por éste, y no sé por qué lo hice, quizá para no parecer que juzgo a los demás, si no que soy yo la primera juzgada.

    ¡Así es Ana!, cada uno de nosotros complicados la existencia, a nosotros mismos primero, y a los demás después, lo esencial es que estemos agusto cada uno de nosotros con nosotros mismos, lo demás ya vendrá después.

    Besos domingueros.

    Lola:
    El reflexionar unas veces, y el no hacerlo otras, haciendo impulsivamente las cosas, hace que cada cual juzguemos a los demás sin habernos juzgado nosotros mismos antes.

    Seamos consecuentes con nuestras consecuencias, pero sobre todo intentemos cada uno moldearnos para ser mejores un poco más cada día.

    Jaja tu comentario salió por duplicado, por lo que duplicadamente, guardo uno aquí y el otro en mi baúl de los recuerdos jaja.

    Tú también me caes genial guapa.

    Besos geniales.

    Leimonestar:
    Así es, me ha gustado eso que comentas, de que a lo largo de una relación se puede ir cambiando de opinión. Las personas somos cambiantes, imagínate si estuviéramos siempre quietos en nuestros pensamientos, y no avanzáramos nunca jaja.

    Leimonestar es lo que todos deberíamos hacer, intentar ponernos en el lugar de otras personas, aunque sea difícil ponerse en ese lugar, pues cada persona y cada situación es un mundo diferente. Lo que yo hago es intentar procurar siempre ponerme en mi lugar, intentando, ayudar o echar una mano en lo que esté a mi alcance.

    Tu comentario me ha parecido precioso, de verdad.

    Besos preciosos.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...