miércoles, 28 de noviembre de 2007

"Una pregunta incuestionable"



Hoy no podía hacer otra entrada distinta en mi blog, ya que, aunque quisiera, no me saldría de otra manera, porque aún tengo las palabras de mi hija clavadas en mi corazón; unas palabras que hacía mucho tiempo no las escuchaba, pero que esta vez las mismas me han llegado con más fuerza que nunca, y que hacen eco en mi interior: -¿por qué no la doy una hermana?-.

Cada vez que mi hija me hace esta pregunta, sin querer, se me desgarra el alma pensando en ella, y aunque después intento convencerla con mis firmes argumentos, -y que, por supuesto, no lo consigo por mucho que quiera convencerla-, ella sigue insistiendo, porque sigue sin tener lo que ella tanto desea: una hermana.

Con su pregunta me hace sentirme culpable, porque en los momentos en que escucho esas palabras salir de la voz de mi hija, me doy cuenta de lo egoista que estoy siendo, pensando únicamente en mí misma, sin que las palabras de mi hija puedan servir para formar parte de mi opinión, puesto que mi decisión siempre ha sido firme, siendo una cuestión que siempre la he tenido clara, ya que en este tema nadie más que una mujer sabe y debe decidir el tener o no tener hijos.

Cuando alguna vez he hablado con otras mujeres, que, como yo, han decidido voluntariamente tener solamente un hijo, me han comentado que las ha sucedido lo que a mí, que también sus hijos únicos se lo han cuestionado, lo que no sé verdaderamente es cómo pueden llegar a sentirse ellas interiormente cuando su único hijo en esos momentos les toca en el corazón con esa pregunta.

Traer hijos a este mundo, no es cuestión de traerlos al azar por un capricho, es uno de los temas que solamente una mujer ha de decidir libremente, pero, a pesar de todo esa decisión es un peso que se lleva en las entrañas cuando tu único hijo te cuestiona sobre lo que una misma ha decidido llegándote a hacer sentir culpable.

5 comentarios:

  1. Cada persona debe decidir por si misma, lo dificil es hacer entender a los demás alguna de nuestras decisiones.

    Besos con decisión.

    ResponderEliminar
  2. Un matrimonio, nunca sabe si será la decisión correcta el tener uno, dos, ... O ningún hijo. Todos los niños piden hermanos, como también piden cucherías, juguetes o un animalito. Y jamás he creído que alguien decidiera tener más hijos por petición de uno ya engendrado. Yo no tendría en ese aspecto ninguna sensación de culpabilidad, por no dar un hermano a un hijo mío. Porque un bebé no es un juguete.
    Pero es cierto que todos los hijos piden hermanos. Más pronto o más tarde ya lo comprenderán.
    Besos gemelos.

    ResponderEliminar
  3. Bernione:

    Así es como debe ser, cada persona debe decidir por sí mismo, sin sentirse aprisionado por nadie, lo que pasa es que, como tú dices, es muy difícil que una persona, y más siendo una niña, como en este caso, pueda entender la decisión, pero peor aún cuando ves que le haces tener su sueño "roto", es algo para mí que me hace ser culpable y llevar ese peso arrastrado para siempre.

    Besos decisisivos.

    Lola:

    Efectivamente, la decisión de tener un hijo, no es una cuestión de juegos, sino una decisión muy importante, porque no es sólo traer un bebé, sino traer una vida, quién luego será con el paso del tiempo adulto, y la vida para las personas no es un camino de rosas.

    Traer vidas a la vida, es ofrecer lo que hoy no se puede dar, ya que no sólo es dar cariño, sino también tiempo, dedicación exclusiva, y compartir lo que ahora tienes pero distribuido equitativamente, para lo cual, es preferible que lo tenga todo bien un hijo que no dos, tres o cuatro hijos y mal.

    Seguro que con el tiempo ya se dará cuenta, mientras ahora su sueño está "roto".

    Besos enteros.

    ResponderEliminar
  4. Bueno pero donde está mi comentario joer otra vez a escribirlo.
    Decía que efectivamente la decisión de tener hijos debe ser exclusivamente de la pareja.
    Yo desde mi punto de vista de hija única te diré que nunca, cuando fui niña pedí nungún hermanito a mis padres pero, hoy en día hecho mucho en falta una hermana. Cuando veo a mi madre con su hermana o sea mi tía jajaja me dan una envidia terrible. Esa relación que tienen, esa complicidad me gustaría sentirla a mi también la verdad.
    Besitos para este domingo

    ResponderEliminar
  5. Ana:

    Cielo, siento que hayas tenido que hacer de nuevo un comentario, a mí me pasa eso montones de veces, y la verdad es que ... "joe", te lo agradezco, por lo tanto, doble vez, y te mando desde aquí dobles besos.

    Gracias por la aportación de tus palabras, el conocer el lugar que has ocupado tú a lo largo de tu vida en tu familia, y conocer una opinión de saber cómo te has sentido y te sientes, me parece una opinión extraordinaria, y desde aquí te doy las gracias por ser tan abierta ante todos.

    Lo que también te digo es que siempre se añora lo que no se tiene, no sólo en el caso de tener hermanos, sino en todas las cosas, y una vez que lo tenemos no sabemos valorar las cosas. En este caso concretamente te diré que hay personas que tienen hermanos y no se hablan con ellos, y otras, en cambio, no tienen hermanos, pero tienen primos que son como hermanos y existe complicidad entre alguno de ellos ¿me entiendes lo que te quiero decir?

    Ese es mi punto de vista, pero sobre todo, lo que sí te digo es que intentemos todos valorar lo que tenemos alrededor, que muchas veces no nos damos cuenta.

    Besos y gracias duplicados.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...