lunes, 3 de diciembre de 2007

"Inventos... inventariados... inventados"



Hoy quiero hacer algo distinto en mi blog, no sé qué es lo que me va a salir porque las cosas que escribo me van saliendo directamente, sin pensarlas y según las voy escribiendo, pero lo que sí quiero hacer es algo distinto.

Hace unos cuantos meses escribí por primera vez en mi vida, un cuento infantil en un texto de mi espacio interior, dedicado a mi hija, hoy voy a hacer, por segunda vez en mi vida, algo inventado también, pero esta vez, dedicado a todos vosotros que entráis a leerme.

Quiero deciros que todo es imaginable, no es un hecho real, las personas son inventadas, al igual que los hechos, y que cualquier circunstancia que sea coincidente, es eso, puramente casualidad. Vamos a ver cómo me sale, allá voy:

Eva cerró con un fuerte golpazo la puerta de su casa, estaba harta de que todos los días sucediera lo mismo. Las lágrimas invadían sus ojos, por lo que no podía apreciar con claridad hacia dónde se dirigía, únicamente la seguía su sombra, como si de una mascota se tratara, y así fue vagando por la ciudad sin saber a dónde ir, pero sus pies la llevaron andando hacia un lugar donde podía estar en paz, que era una cala que había a dos kilómetros de distancia de su casa.

Se descalzó, llevando de su mano derecha las sandalias, y dejando marcadas las pisadas en la fina arena que en ese lugar había, sentándose en la orilla del mar para así poder escuchar el sonido de las olas. Sus ojos estaban secos de tanto llorar, pero aún podían ver con claridad cómo las olas iban y venían sin parar, cómo se unía el mar con el cielo, cómo reflejaba el sol en el agua. Todo aquello la hizo trasladarse hacia un lugar infinito, empezando a recorrer en su pensamiento su corta vida. La vida familiar de Eva, con apenas los dieciocho años de edad, era un auténtico calvario, sus padres no la dejaban elegir el camino de su vida, una vida que era únicamente suya y que ella tenía el derecho de elegir libremente.

Estaba inmersa en un mundo de pensamientos, transportada en la invasión de la tristeza porque no podía estar de otra manera, pero, mientras en ese momento sus tristes pensamientos se desvanecieron, cuando notó en aquellos momentos cómo la fuerza de una mano le oprimía en su hombro; ella, sobresaltada girando la cabeza hacia atrás, pudo apreciar que era él, Juan, la persona a la que tanto amaba pero que tantos problemas le traía, pues para sus padres él no era nadie porque no tenía nada, pero para ella lo tenía todo, puesto que le ofrecía su felicidad. Como contraste, Eva, lo tenía casi todo, era una persona con encantos, además procedía de una familia bien dotada, aunque no la dejaban ser feliz.

Eva se levantó del suelo dejando caer de sus piernas la fina arena de la que se había ido envolviendo sin apenas darse cuenta mientras estaba sumergida en sus tristes pensamientos.

Apenas se había levantado del suelo Eva cuando Juan se acercó a ella, fundiéndose ambos en un cálido abrazo, mientras que acto seguido Juan le acariciaba la mejilla izquierda intentándola secar sus lágrimas derramadas quienes las mismas ya casi se habían evaporado por los rayos del sol... en aquellos momentos ... se sumergieron los dos en un tierno beso.

Aquel encuentro era el que, cada día, les hacía trasladarse a un mundo donde los dos eran dueños.

6 comentarios:

  1. María:

    Gracias por la dedicatoria.

    Es un bonito relato de un amor que, a pesar de tener mucho en contra, finalmente deja de ser un amor imposible para ser un amor en un mundo particular y sin trabas.

    Besos dedicados

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso texto, el de hoy. Ha sido una sorpresa que me ha alegrado. Del todo diferente a lo que nos tienes acostumbrados, y por cierto precioso, lleno de detalles con mucha sensibilidad. Has sacado otro estilo, ya veo que tienes gran repertorio. Ahí se demuestra lo trabajadora e imparable que eres.
    Felicidades, besos de admiración.

    ResponderEliminar
  3. Que precioso cuento. Bonito relato de un amor que parecía imposible. Siempre hay que luchar por lo queremos. Jo y me recuerda tanto a otro amor que parecía imposible y fue una realidad. Ainsssssssss.
    Besos que no son inventos, besos que serán inventariados y besos no inventados.

    ResponderEliminar
  4. Bernione:

    No me des las gracias. Lo que me gusta es que os haya gustado a vosotros, tanto como a mí, mientras lo iba escribiendo.

    Besos particulares.

    Lola:

    Me alegro de que haya sido una sorpresa para tí, nunca se sabe hasta dónde puede llegar cada persona. Tú a mí muchas veces también me has sorprendido.

    Besos especiales.

    Ana:

    Encantada de que te haya gustado, por lo menos en el momento en que lo iba escribiendo, que fue en directo como siempre, lo iba haciendo con toda mi fuerza interior.

    Besos inventados.

    ResponderEliminar
  5. Una nueva forma de comunicación en la cual también te desenvuelves perfectamente, como en todas las que te propones. Te ánimo a que sigas sorprendiéndonos con tus muchos y variados registros.

    Besos descubiertos.

    ResponderEliminar
  6. Leimonestar:

    ¡¡¡Muchísimas gracias por tus ánimos hacia mí!!!, puesto que ayudan un montón, por lo menos a mí me sirven para seguir adelante en las cosas que creo no voy a dar más de sí.

    Besos animados.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...