martes, 4 de diciembre de 2007

¿Por qué echamos en falta lo que no tenemos?




A raíz de un comentario que dejó escrito Ana en uno de los textos de mi blog que publiqué días atrás, me ha venido rondando últimamente esta pregunta, para lo cual, hoy quiero hacer una entrada dedicada al ¿Por qué echamos en falta lo que no tenemos?


Y es que en realidad, es así, por lo menos a mí es lo que me sucede, cuando algo no tengo, es cuando realmente más lo echo en falta, pero yo me pregunto... ¿cómo podemos echar en falta algo que desconocemos? la verdad es que no lo llegaré a entender nunca, espero que vosotros me digáis vuestra opinión respecto a esto que os estoy comentando, porque, sinceramente... yo... ¡¡¡no lo entiendo!!!.


Y es que, la verdad, en esta vida no se puede conseguir todo, ni por todo el empeño y el esfuerzo personal que una persona realice, y pongo el ejemplo que me ha hecho abrir esta entrada, -como es el deseo detener una hermana-, es imposible hacerla aparecer, a no ser que los Reyes Magos hagan magia jaja.


Lo que sí tengo claro es lo que me suele suceder a mí cuando intento conseguir algo que se puede realizar con el esfuerzo personal, siendo... ¿cómo diría yo? un reto para mí, un logro, una lucha constante, y una ilusión el intentar conseguir ese algo, todo ese empeño y todo ese esfuerzo personal es el que me impulsa desde el interior para intentar dar más de sí de mí misma por conseguir la meta propuesta. En el momento de intentar ese esfuerzo, y cuando he alcanzado mis logros y objetivos, es cuando he alcanzado mi plena satisfacción personal siendo en esos momentos feliz, pero, una vez pasada esa etapa, y cuando ya lo he conseguido, o cuando ya lo tengo, apenas lo valoro y lo doy tanta importancia como la que se lo daba antes de conseguido o de tenerlo en mis manos, y así sucesivamente, de nuevo, otra vez vuelta a empezar con otro logro.


La verdad es que no se si me he explicado bien, porque, siendo cosas tan difíííciles de entender, -por lo menos para mí-, aún son todavía más difíciles de explicar, y más cuando se engloba todo en unas palabras, ya que no es lo mismo desear conseguir un objeto material, que desear alcanzar un propósito u objetivo, o que sentir deseos de tener una hermana, siendo este caso por el que Ana me ha inspirado a hacer esta entrada.


De todas formas, espero que con este comentario que os acabo de dejar no os haya enredado yo a vosotros también jajaja, y espero que si alguien está desenredado nos desenrede a todos los demás.

9 comentarios:

  1. Vaya... a esto se le llama estar en sintonía. Ya que iba a preparar un tema parecido en el spaces. Bueno más o menos creo que es una cadena. Primero existe una emoción por algo, bien material o inmaterial, después eso nos lleva a un cierto sentimiento, que nos produce satisfacción y de ahí llegamos a desear ese algo, que nos produjo cierta emoción. Si lo conseguimos nos quedamos satisfechos, sino seguiremos deseándolo porque nos produce insatisfacción el no conseguirlo.
    jejeje.
    Bueno está entrada ya no la hago. Pues parecida ya la has hecho tu.¿O sí que la haré?.¿Quien sabe?
    Besos patinadora rápida.

    ResponderEliminar
  2. Hay cosas que aunque no sepamos realmente que son intuimos que son buenas y nos interesamos por ellas.
    Esa sensación pienso que es la que nos hace desear aquello que, aún desconociendolo, queramos poseerlo o tenerlo cerca de nosotros.
    Mientras no lo tenemos es lo que nos produce una ilusión que nos hace sentir más vivos para conseguirlo y una vez que lo tenemos para conservarlo.

    Besos ilusionados.

    ResponderEliminar
  3. Vaya pero si no me habias dicho nada de esta entrada. Y todo por mis palabras. Jo que dificil me lo pones. Me intentaré explicar. Mira cielo, naturalmente echo en falta lo que no tengo. Pero no se trata de más dinero, o una casa, o un coche, o un mejor puesto de trabajo o...o....o....
    Se trata de un sentimiento, de una persona, de una hermana, que echo en falta por motivos que tampoco quiero exponer aquí en este espacio tan abierto. Esto era una contestación a la petición de tu hija de un hermanito. Te decía que en mi infancia nunca la eché de menos. Ahora de mayor es cuando echo en falta a una hermana, cuando veo a mi madre y a mi tia tan unidas, tan cómplices, ahora si, me dan envidia. Naturalmente que no la puedo hacer aparecer, que los Reyes Magos no van a hacer magia y me la traerán pero no puedo evitar ese sentimiento. Dices que no lo entiendes, pero es mi realidad y es mi sentimiento. Te preguntas que ¿cómo se puede echar en falta algo que desconocemos? Por favor maría tú no lo has hecho nunca?
    ¿Nunca has deseado algo aunque lo desconozcas?. Por ejemplo no sé, se me ocurre ahora, desear enamorarte y seguramente nada sabías del amor ni de ese sentimiento.
    El que tu no lo entiendas, no impide que yo desee conocer ese sentimiento.
    Besos fraternales para ti cielo y feliz puente

    ResponderEliminar
  4. ¿Tampoco por akí? Jo niña o no damos abasto o estamos parados. Vaya para esto ni patinete de ná, voy paseando tranquilamente.
    Jejejejejeje, venga otro abrazo y otro beso reposado.

    ResponderEliminar
  5. Lola:

    No te cohíbas de escribir ese tema que tenías pensado hacer, también ya es casualidad ¿no crees? Jaja. Pero Lola, de verdad, no importa que las dos hayamos tenido telepatía, y precisamente, por eso, espero que te animes a escribirlo ¿vale?.

    Son sentimientos que se sienten, de todas formas, a mí me produce más satisfacción el intentar conseguir ese algo, que cuando ya lo tengo conseguido, jajaja ¡vaya que dificultosa soy! ¿no crees? Jajaja.

    Besos difíciles.

    Bernione:

    Como dices, la intuición es la que muchas veces nos hace guiar hacia el otro lado, pensando que será lo mejor, eso mismo hace que mantengamos ese interés por lo desconocido.

    Me ha gustado esta frase que has dicho: “Mientras no lo tenemos es lo que nos produce una ilusión que nos hace sentir más vivos para conseguirlo y una vez que lo tenemos para conservarlo”.

    Besos conservados.

    Ana:

    Joer... ¡pues sí que te has enredado Ana jamia! jajaja, por lo que veo, no parece que me hayas entendido lo que he escrito, está muy liado ¿verdad? jajaja. Precisamente, si lees bien lo que he escrito, te contesto a las preguntas que me has hecho en tu comentario, puesto que digo que a mí es lo que me sucede, que cuando algo no tengo es cuando más lo echo en falta, pero que no entiendo cómo se puede echar en falta algo que desconocemos, y que conste que no lo estoy diciendo por ti, sino que lo digo por mí misma cielo.

    Porque estos días no haya puesto nada nuevo en el blog, no quiere decir que haya estado parada, precisamente, ha sido todo lo contrario, he estado más liada que nunca con el dichoso fondo musical, que, a pesar de todo, todavía no sé cómo se hace, porque como he dicho, me lo han tenido que hacer, y espero algún día aprender para cambiar de música, no quisiera hartaros con la misma jaja.

    Besos liados.

    ResponderEliminar
  6. Un tema que da mucho de sí en lo que a reflexión se refiere.

    Pienso que el hombre, en su afán de superación y de conocimiento hecha en falta cosas que intuye que pueden ayudarle a alcanzar ese estado. Somos limitados e imperfectos y ansiamos ser todo lo contrario. Por eso soñamos y tenemos deseos, algunos inalcanzables pero no por eso menos deseados.

    El tema propuesto hoy me ha hecho pensar, una vez más, en el Viaje a Ítaca de Kavafis, no sé si lo conoces, pero si no es así, dímelo porque te lo puedo hacer llegar. Alcanzar cada sueño es un viaje, hay muchas Ítacas, cada uno tiene las suyas propias e intransferibles y, cuando llegas a alguna de ellas, puede que no sean lo que habíamos imaginado.

    Besos soñadores.

    ResponderEliminar
  7. Leimonestar:

    Me ha gustado mucho lo que comentas, y quizá hayas dado en el clavo cuando dices que en nuestro afán de superación y conocimiento, echamos en falta cosas que intuimos puedan alcanzar ese estado, ansiando la perfección, y la ilimitación, soñando lo inalcanzable. De todas formas creo que todas las personas estamos aquí para vivir y soñar la vida: vivir lo que podamos porque somos limitados, y soñar lo que queramos sin límites, eso es lo bueno que tenemos las personas, quiénes somos los únicos seres vivos que podemos razonar.

    En cuanto a lo que me dices del Viaje de Itaca, no lo conozco para nada, pero por lo que comentas debe de estar interesante.

    Besos ilimitados.

    ResponderEliminar
  8. Querida María,
    te dejo un enlace donde espero puedas escuchar la versión que sobre "El viaje a Itaca" hizo el cantante Lluís Llach: http://dialogosconmigomisma.blogspot.com/2007/02/uno-dos-uno-dos-probando.html

    En cuanto al texto traducido del poema, te dejo la versión que también colgué en mi blog, http://dialogosconmigomisma.blogspot.com/2007/09/ngel-o-demonio.html:

    Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
    debes rogar que el camino sea largo,
    lleno de peripecias, lleno de experiencias.
    No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
    ni la cólera del airado Poseidón.
    Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
    si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
    emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
    Los lestrigones y los cíclopes
    y el feroz Poseidón no podrán encontrarte
    si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
    si tu alma no los conjura ante ti.
    Debes rogar que el viaje sea largo,
    que sean muchos los días de verano;
    que te vean arribar con gozo, alegremente,
    a puertos que tú antes ignorabas.
    Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
    y comprar unas bellas mercancías:
    madreperlas, coral, ébano y ámbar,
    y perfumes placenteros de mil clases.
    Acude a muchas ciudades del Egipto
    para aprender, y aprender de quienes saben.
    Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:
    llegar allí, he aquí tu destino.
    Mas no hagas con prisas tu camino;
    mejor será que dure muchos años,
    y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
    rico de cuanto habrás ganado en el camino.
    No has de esperar que Ítaca te enriquezca:
    Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
    Sin ella, jamás habrías partido:
    mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
    Y, si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
    Siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
    sin duda sabrás qué significan las Ítacas.

    (Konstantínos Kávafis)

    Muchos besos y muchas Ítacas...

    ResponderEliminar
  9. Leimonestar:

    Muchísimas gracias por este regalo que has dejado en mi blog, la traducción de ese poema tan bonito, no veas cómo te lo agradezco, de verdad.

    Voy ahora mismo a escuchar la versión. Muchas gracias por todo.

    Besos grandes para tí

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...