lunes, 7 de enero de 2008

"Rimas de Bécquer"




Hoy, en esta entrada, voy a poner unas rimas de Bécquer. En estos días, no es que yo esté físicamente de vacaciones, sino que mi mente también lo está, jaja.

Espero que os gusten, es mi deseo, y sobre todo espero que mi inspiración regrese de nuevo, puesto que ya regresamos, de nuevo, a la vida normal, después de las vacaciones.


RIMAS DE BÉCQUER


¡Qué hermoso es ver el día coronado de fuego levantarse, y, a su beso de lumbre, brillar las olas y encenderse el aire!

¡Qué hermoso es tras la lluvia del triste otoño en la azulada tarde, de las húmedas flores el perfume aspirar hasta saciarse!

¡Qué hermoso es cuando en copos la blanca nieve silenciosa cae, de las inquietas llamas ver las rojizas lenguas agitarse!

¡Qué hermoso es cuando hay sueño, dormir bien... y roncar como un sochantre y comer... y engordar...! ¡y qué desgracia que esto sólo no baste!.


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *



Espíritu sin nombre, indefinible esencia, yo vivo con la vida sin formas de la idea.

Yo nado en el vacío, del sol tiemblo en la hoguera, palpito entre las sombras y floto con las nieblas.

Yo soy el fleco de oro de la lejana estrella, yo soy de la alta luna la luz tibia y serena.

Yo soy la ardiente nube que en el ocaso ondea, yo soy del astro errante la luminosa estela.

Yo soy nieve en las cumbres, soy fuego en las arenas, azul onda en los mares y espuma en las riberas.

En el laúd, soy nota, perfume en la violeta, fugaz llama en las tumbas y en las ruïnas yedra.

Yo atrueno en el torrente y silbo en la centella, y ciego en el relámpago y rujo en la tormenta.

Yo río en los alcores, susurro en la alta yerba, suspiro en la onda pura y lloro en la hoja seca.

Yo ondulo con los átomos del humo que se eleva y al cielo lento sube en espiral inmensa.

Yo, en los dorados hilos que los insectos cuelgan me mezco entre los árboles en la ardorosa siesta.

Yo corro tras las ninfas que, en la corriente fresca del cristalino arroyo, desnudas juguetean.

Yo, en bosques de corales que alfombran blancas perlas, persigo en el océano las náyades ligeras.

Yo, en las cavernas cóncavas donde el sol nunca penetra, mezclándome a los gnomos, contemplo sus riquezas.

Yo busco de los siglos las ya borradas huellas, y sé de esos imperios de que ni el nombre queda.

Yo sigo en raudo vértigo los mundos que voltean, y mi pupila abarca la creación entera.

Yo sé de esas regiones a do un rumor no llega, y donde informes astros de vida un soplo esperan.

Yo soy sobre el abismo el puente que atraviesa, yo soy la ignota escala que el cielo une a la tierra.

Yo soy el invisible anillo que sujeta el mundo de la forma al mundo de la idea.

Yo, en fin, soy ese espíritu, desconocida esencia, perfume misterioso de que es vaso el poeta.

3 comentarios:

  1. Hay momentos en que apetece descansar. Y nada mejor que reflexionar, relajarse, con poemas preciosos. Después de tanto ajetreo en estos días, nos viene estupendamente esta entrada.
    Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  2. maría:

    Sobran las palabras.

    Besos rimados

    ResponderEliminar
  3. Lola:

    Gracias a ti por tus palabras.

    Todo, de vez en cuando, viene bien, pero no debemos estar demasiado tiempo relajados que sino después nuestras mentes se quedan un poco vacías y difícil es volverlas a acostumbrar de nuevo jajaja. Ya de vuelta a la normalidad, pasadas las fechas navideñas, todo vuelve a su cauce, después de unos cortitos días de relax que siempre vienen bien, así que ya de nuevo aquí estaré dando guerra otra vez jajaja.

    Besos descansados.

    Bernione:

    Jajajaja tú si que estás llevando a rajatabla el descanso de las vacaciones navideñas, que hasta las palabras te sobran jajaja (es broma).

    Besos con seis palabras como tú.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...