viernes, 3 de octubre de 2008

¿Te has llegado a sentir, alguna vez, como una auténtica marioneta?


¿Os habéis llegado a sentir, alguna vez, como unas auténticas marionetas? yo llevo unos días que así me siento porque así me lo han hecho sentir, como una auténtica marioneta, manejada de un lugar a otro, de aquí para allá y de allá para acá, sin estabilidad, sin seguridad, cambios absurdos, cambios ridículos, cambios que a mí no me sirven para nada más que para desorientarme y descentrarme, porque no me ofrecen seguridad ni estabilidad económica.

El llegar a sentirme como una marioneta, porque así me lo han hecho llegar a sentir, me produce un cierto halo de tristeza y al mismo tiempo un vacío en mi persona, es un sentimiento que no puedo evitar, tener que llegar a soportar estas situaciones es algo realmente penoso.

Hoy mi hija, mi pequeña niña, me ha hecho reflexionar cuando esta tarde me comentaba que deberíamos vivir en un mundo donde no existiera el dinero, donde todos fuéramos iguales, y yo la respondí, que, efectivamente, ese sería el mundo justo e ideal, y, que allí mismo me iría a vivir, que me dijera por qué camino se iba.

Es una pena tener que llegar a sentirse como unas auténticas marionetas por un mundo de grandes que son los que nos manejan, haciéndonos llegar a sentir: NADIE.





69 comentarios:

  1. si que muchas veces nos convertimos en marionetas.....

    un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que sí, me siento como una marioneta. Muy buena reflexión, sí señor.
    Besotes
    Rampy

    ResponderEliminar
  3. Hola Mariquilla, no te vengas abajo por eso porque siempre lo hemos sido y lo seguiremos siendo pero ten por seguro que el amor que tenemos cada uno dentro por los demás o por simples cosas eso no hay quién nos lo maneje.
    Buen post.
    Besitos
    Te deseo un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Estoy contigo María...

    Creo que es bueno llegar a cobrar conciencia de que en este teatro al que nos hemos incorporado, no es un teatro improvisado sino que es un teatro astutamente planificado para ser un teatro de marionetas al que muy de tanto en tanto le adjuntan circo

    ....lo más triste es que nos creamos que no somos marionetas, que nos hagan creer que somos las que manejamos los hilos del títere... ...y no quedemos impavidas!! de brazos cruzados

    la vida se ha reducido a un teatro de marionetas, compuesto de una inmensidad de títeres y unos pocos titiriteros, que se creen las lumbreras del mundo y los dueños del mundo... esa es la amarga realidad

    Lo único que nos queda es estar permanentemente cortando los hilos de sus marañas, no cejar en la lucha... no dejar que nos minen la conciencia... luchar... luchar ... luchar...

    Te mando besos libertariso de Naty
    la hija de la noche

    ResponderEliminar
  5. Querida María, lamento lo que te está pasando: es algo repudiable.
    Ante todo amiga mía la dignidad. Es necesario el vil metal para superar el día a día, mucho más cuando los hijos diariamente nos hacen reflexionar de que tenemos que mantener la lucha y, por veces, tener que soportar situaciones adversas; pero nunca pierdas tu dignidad, si la situación se hace insostenible adiós y muy buenas, Cuando se cierra una puerta se abre una ventana.
    Una frase que empleo mucho "na minha língua materna" "Não, nem, nunca, Jamais" que no es más que repetir algo que tuve que aprender de memoria en mis años escolares, los adverbios de negación. Ahora en defensa de mi dignidad.

    Todo mi apoyo y un grande abrazo

    ResponderEliminar
  6. así somos. vivimos en un mundo donde lo que vale es el dinero y no las personas. con lo cual, que podemos esperar???...si el papel lo compra todo...hasta las formas de pensar.

    arriba maría! arriba el ánimo. que tengas un buen fin de semana y que descanses mucho!


    abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Tu hija tiene mucha razón, deberiamos de vivir en un mundo así, pero eso realmente es una utopía, y cada vez más. Ahora incluso es una utopía globalizada.

    Pero tú tranquila, que hasta las marionetas tienen vida propia, respiran, y se rien mucho. Creo que son felices, porque se han acostumbrado.

    Lucha por eliminar las dependencias, es necesario saber llevar una vida sencilla y sin muchos lujos, son estos los que nos hacen ser marionetas de la sociedad y del capitalismo. Imagínate las diferencias entre nosotros, los habitantes del primer mundo y los del tercero, esos que no tienen nada. Y verás toda lo que poseemos, y verás que incluso hay muchas cosas que no necesitamos. Y la suerte que tenemos de poder tener un trabajo, con contratos basura y régimen abusivo incluído, pero lo podemos tener y muchos son los de ese tercer mundo que vienen a por uno, y no les importa el contrato, si tienen seguridad social, y si la equivalencia trabajo-salario es desfavorable. Todo es mejor que nada, cualquier opción que le ofrece este primer mundo es mejor que la que ellos pueden optar en su mundo.

    No se trata de ser sumisos, no, tenemos unos sistemas primarios que nos obligan siempre ha buscar lo mejor, y con ello el mejor trabajo y la mejor equivalencia para nosotros. Mi opción no es la de ser sumisos ante eso y ante la globalización, sino, lo que te propongo es la objetividad y la esperanza. Si quieres, puedes, y aquí, en nuestro mundo, se puede.

    Ya verás como todo sale bien. De momento, tú, ten toda la esperanza del mundo, y toda la fuerza necesaria para conseguir aquello que añoras y necesitas.

    Te envío toda la fuerza y el ánimo que necesitas....... y un gran beso.

    ResponderEliminar
  8. Mariquita... jejeje... suelo publicar a partir de las 9.
    Acabo ahora mismo de programar pero bueno, venga... jejeje... ahora mismico lo desprogramo y publico.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  9. Es verdad niña a veces nos hacen sentir asi, sobre todo en los trabajos.Se aprovechan de la necesidad de la gente por ese trabajo y hacen lo que quieren, saben que no van a decir que no por miedo a perderlo.

    El gran tirano en todo esto es el dinero el que tira de los hilos de la marioneta y es una pena..

    Animo guapa

    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Hola. No sé qué circunstancias te han llevado a sentirte así. Pero una cosa es que el "ambiente" te zarandee, y eso es inevitable. Otra es que algunas personas, con maldad, te usen para sus propósitos mezquinos, que es lo que sería usarte como marioneta.

    Vivir en el Primer Mundo tiene unas sevicias insoslayables. Cuando he viajado por África, el recuerdo más perdurable no es el de la naturaleza salvaje, las puestas de sol o los paisajes, sino el de las inmensas sonrisas de cientos de personas con las que te cruzas.

    Y, sin embargo, siempre termino por volver a casa, claro.

    Mucho ánimo y, como los juncos, cimbréate para vencer al viento. Como diría Bruce Lee: Be wind, muy friend. Pero siempre libre.

    ResponderEliminar
  11. Creo que todos nos hemos sentido así alguna vez, y con esto me has tocado en la llaga, mis dudas, y las revueltas de estos días tienen que ver con este tema...
    Besos y ...
    "mal de muchos, consuelo de tontos"

    ResponderEliminar
  12. Por desgracia este es el mundo tan "moderno" y "civilizado" en el que vivimos... en el que el dinero es lo único que cuenta... y que unos cuantos hacen sentirse marionetas a unos muchos...

    Solo decirte que por muy marioneta que te puedan llegar a hacer sentir, tú eres la única qe decides si actuar en ese teatro... espero que ese halo de tristeza del que hablas se vaya pronto de tu lado, asi que te mando un beso.

    ResponderEliminar
  13. Tienes razón. Ésta es una de las peores sensaciones que se pueden tener: no ser dueño de la propia vida.
    Para salir de ahí, debe uno esforzarse en tomar las riendas y que, aunque deba cumplir con obligaciones marcadas por otros, no nos afecte psicológicamente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Me ha impresionado tu Entrada María, muchísimo y da que pensar...
    Pero sabes lo que más me ha emocionado, es la reflexión -pregunta de tu niña...
    Dos Besos muy muy cariñosos para ambas...

    ResponderEliminar
  15. Bueno, ahora más trankilo... Pues sí, María, realmente hay circunstancias en la vida que nos hacen tambalear un poco, o un mucho... jejeje.

    Sigue tus buenos instintos.

    Si tienes, por narices, que subir una montaña pedregosa... de qué sirve estar subiendo y a la vez quejándote... No hay que darle poder a nada ni a nadie que se empeñe en jodernos la vida.

    No, no digo que vayamos por la vida como bobalicones con una sonrisa en la boca y cantando a Mª Ostiz, no, si no que reaccionemos antes, que después, a los malos momentos.

    Tantas cosas malas ocurren en este mundo... Y habría cientos de miles de motivos para no levantarse por las mañana, pero ahí estamos, intentando, como yo digo, ganar nuestras pequeñas escaramuzas, nuestras pequeñas guerrillas contra quienes se empeñan en jodernos la vida.

    Ya digo, el mundo, no se cambia de un plumazo, y tal y como vamos... vamos jodidos... jejejejeje.

    Bueno, siempre nos quedará... Un último reducto... No, no me lo preguntes porque no sé cual ni donde... Pero de una cosa sí estoy seguro, y es que tendrá que ver muy mucho con el amor en cualquiera de sus expresiones.

    Vaya, yamenrollao como casi siempre... jejejejeje

    Besicos.

    ResponderEliminar
  16. yo me siento como una MARIONETA, de las circunstancias de las que no puedo escapar... que hi farem!!!
    Petonets
    Encarna

    ResponderEliminar
  17. “Si por un instante Dios se olvidara
de que soy una marioneta de trapo
 y me regalara un trozo de vida,
posiblemente no diría todo lo que pienso,
pero en definitiva pensaría todo lo que digo…”. La Marioneta. Jonny Welch

    Por lo menos estás consciente, somos unas marionetas, regalate entonces ese trozo de vida sin idealizarla tanto.

    Besos,


    Vulcano.

    ResponderEliminar
  18. Claro que lleva razón tu hija y tu también. María no te preocupes hay algo que no nos pueden ni rozar, es nuestro interior, ese debe quedar a salvo de los vaivenes de esta sociedad.
    Un beso grande y feliz fin de semana
    MJ

    ResponderEliminar
  19. Yo una vez me llegue a sentir asi..sin hilos que me dominasen, y con una profunda tristeza..
    Un besito y una estrella.
    Mar

    ResponderEliminar
  20. Mi querida María, los hilos que nos sujetan muchas veces los hemos colocados nosotros mismos.

    Nos atamos a tantas cosas, nos amarramos a situaciones o a circunstancias.

    Tantas cosas que nos pasan por la mente que ni nos damos cuenta que somos manejados por otras personas.

    Pareciera incluso que en ocasiones les damos nosotros los hilos para poder movernos.
    un mundo maravilloso lleno de detalles y pleno de sentimientos no fue suficiente para todos nosotros que sin darnos cuenta caimos en el depender o padecer que caemos en el sufir y penar.

    Son tantas cosas que a la vez son es una la vida, cuantas cosas necesitamos que nos aten para darnos cuenta que somos prisioneros de lo que hemos creado?

    Pareciera que somos esclavos y cuantas cosas hacemos que nos hacen precisamente dependientes?

    Es un tema intermiable y creo que todos en algun momento sentimos que somos marionetas o títeres del mndo de las circunstancias o de personas.

    Cortar los hilos de la marioneta es la solución pero quien cae realmente al vacío y a que vacío ?

    un abrazo ...

    ResponderEliminar
  21. Vine a desearte un buen fin de semana y te encontré de bajón. Seguro que te animas. A veces las marionetas valen más que las personas porque mover los hilos no tiene mérito, lo que vale es la actuación de ellas.
    Un beso María.

    ResponderEliminar
  22. Si me he sentido como una marioneta, manejada, manipulada. En la vida siempre hay gente que nos manipula, desde un amigo, jefe llegando a los que manejan el poder. Pero lo que nunca nos manejaran seran nuestros sentimientos y pensamientos.

    Besos calidos de luna

    ResponderEliminar
  23. siento oir que estas pasando por un bajon en tu vida en este momento. Yo te entiendo por que vivo ese sentimiento cada dia desde hace tiempo y lo peor de todo es que viene por parte de una amiga que yo considero y quiero como a una hermana y el problema es que solo se soluciona rompiendo la amistad.
    sentirte marioneta de las circunstancias de la vida es malo pero cuando esos hilos los manejan los amigos es aun peor, pero piensa en tu hija, lucha por ella reconfortate en las amistades y grita tu dolor se sobrelleva mejor
    que pases un feliz fin de semana
    si necesitas hablar ya sabes donde encontrarme
    saluditos

    ResponderEliminar
  24. Yo me sentiría muy satisfecho de que mi hija hiciera tal reflexión. Demuestra una gran madurez. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  25. Je, je, je. Comentándonos simultáneamente. Yo en tu blog y tú en el mío a la misma hora y minuto.

    ResponderEliminar
  26. Si que es duro sentirse así, y más aún cuando eso lo provoca alguien cercano a ti, que se supone que te quiere…

    Confía en ti, en todo lo que vales, y no dejes que eso lo maneje nadie.

    Ánimo y muchos besitos mi niña.

    PD: cuida de esa joyita de niña que tienes…

    ResponderEliminar
  27. Pues si, así nos hemos sentido creo que todos, o al menos yo, y claro, es que es duro, ver como te utilizan, y bueno, algunas veces lo sabes, pero otras cuando lo ves, es muy, muy duro.

    Un beso.


    porlafamiliaporlavida.wordpress.com

    ResponderEliminar
  28. Hola mi querida Mary, si deseas leer algo nuevo, por favor ve a mi espacio "Deslices cognitivos" en esta dirección http://natmendis2007.blogspot.com/

    Fue un placer tenerte por mi chocita, que ya está diciendo adiós

    TK Muxoh

    ResponderEliminar
  29. Así es querida María,nos manejan así,y de ese modo se juegan nuestras ilusiones,nuestras vidas,me he sentido como tu miles de veces!
    Un abrazo amiga,veo que esto un mal globalizado!
    cuidate mucho amiga querida y no reniegues,un beso!

    ResponderEliminar
  30. Francamente no,nunca sentí esa sensación ni se me ha pasado nuca por la cabeza nadfa cercano.
    Besos

    ResponderEliminar
  31. todos hemos tenido esa sensación alguna vez... mi madre me dijo una vez la vida es un duro que te da por culo... jejejeje... luego entendí todo... un besazo y fuerza y heavy metal!! un abrazo chusticiero!!!

    ResponderEliminar
  32. Sentir el corazón, sus latidos, y el aire que respiramos, cada aliento, nos garantiza que no somos marionetas...

    Estamos aquí para aprender a vivir la Vida plenamente, busquemos la forma de hacerlo!!!

    Abrazos,

    Lidia

    ResponderEliminar
  33. María

    Nos podemos sentir marionetas en el trabajo, donde uno está bajo la supervisión y mandato de los jefes que, muchas veces, se comportan de forma caprichosa. Ellos no se dan cuenta que trabajan con personas que sienten y padecen como ellos mismos.

    También nos podemos sentir marionetas de la familia. Pueden tomar a uno así, mandándolo aquí y allá:

    - Hazme, tráeme, resuélveme, cómprame...

    Y si uno los acostumbra, no hay forma de quitarse el sambenito de "chico para todo".

    Pienso que para no sentirse mal con la manipulación de la que es objeto, por lo menos en el trabajo,debemos mentalizarnos que uno tiene mucho valor, parándose incluso a darse ánimo y a reafirmar su personalidad. Que uno está allí por su trabajo, porque necesita recibir un salario.

    En el mundo tan materialista y egoísta en que uno se encuentra, siempre hay personajes que tratan de bajar el perfil del trabajador a sus órdenes, de manipularlo. Por todo eso, no debemos bajar los brazos, sino percatarnos del alto valor que tenemos y que somos dignos de realizar el trabajo de forma digna.

    ¡Qué maravilloso sería vivir en un mundo idílico, como te contó tu hijita! La inocencia de los niños es maravillosa. Solo las almas grandes piensan así.

    Un abrazo y feliz fin de semana.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  34. Me duele reconocerlo... pero sí, soy una marioneta cuyos hilos no puedo soltar.

    Lo asumo, amiga de la pluma transparente.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  35. SI MUCHAS VECES Y ME REVELO.
    TU HIJA TIENE RAZÓN.SIN DINERO TODO SERIA DIFERENTE.
    UN SALUDO DESDE MIS HILOS.........

    ResponderEliminar
  36. Unas veces marioneta y otras un mueble mas de la oficina, si, es raro sentirse así, el mundo sería mas feliz pero si no fuera por estos malos momentos no sabríamos reconocer los bellos momentos que nos regala la vida y el instante para ver estamos siendo llevados por hilos que no manejamos nosotros.

    Pd: llevo varias semanas con la conexión de mi ofi mala se cae a cada rato o simplemente no tuve, vuelvo pronto.

    Muuuchos besos y ronroneos cariñosos

    ResponderEliminar
  37. llego a ti mientras navegaba por los blogs. Me llamo la atencion tu perfil y la visita me ha dejado muy buen sabor, tanto que te he linkeado para poder seguirte.
    Ahora y desde mi humilde opinion, aunque nos hagan sentirnos marionetas, todos somos ALGUIEN, por mucho que intente que no seamos NADIE.
    Te dejo una invitacion a mi "club"(mi pequeño blog que recien abri)
    Un saludo y gracias por dejar abierta esta ventana para leerte

    ResponderEliminar
  38. Ay María, y quién no se ha sentido así alguna vez, no sólo en el mundo laboral sino en el tema personal...yo he recuperado muchas veces esa esencia robada, esa libertad y personalidad a través de la expresión artística, que te permite ver que eres único a pesar de la uniformidad y de que otros vean en ti sólo un número más o alguien a quien manipular.

    Besos

    ResponderEliminar
  39. No no no, querida amiga Maria, no.

    Como una marioneta, no.

    Me he sentido muchas veces como un simple ser humano, acribillado por las balas de la vida, zarandeado por las jugadas del destino, herido por las flechas y por los dardos del mundo.

    Herido, si, pero derrotado, NUNCA. El gladiador de Roma, aun herido, seguia peleando de rodillas.

    Si te sientes derrotado, ya lo estas. LEVANTATE Y LUCHA.

    ¡¡¡¡ANIMO!!!! Y además, a tu alrededor hay gente que te quiere.

    UN BESO ENORME Y FELIZ FIN DE SEMANA.

    ResponderEliminar
  40. Tu niña es muy lista, si... somos muñecos del sistema que han creado, en teoría, para que todos estemos mejor, pero eso está por ver...

    y si, muchas veces me he sentido como una marioneta, pero noen macro estructuras, sino en micro, quiero decir, de gente que ha estado a mi lado solo para usarme, como diversión o no se el que...

    Así que así vamos :)

    Besicos

    ResponderEliminar
  41. Lo malo de sentirte una marioneta, es que te dejes manejar por la incercia de quienes te dirigen.
    Saludos y un beso!

    ResponderEliminar
  42. Desgraciadamente me sentí como tú en más de una ocasión.
    Así que conozco el sentimiento que describes.
    Lo mejor es cortar los hilos, amiga mía y si no encuentras tus tijeras, yo te presto las mías. Es más, te las regalo, para que jamás te vuelvas a sentir así.
    No me gusta notarte triste.
    Un beso muy grande y ánimo.
    Tú no eres nadie. Eres mucho.

    ResponderEliminar
  43. HOLA MARIA

    LA VERDAD QUE PARECE QUE ESTE ESTADO NOS TOCO A CASI TODOS PÒR UNA CIRCUNSTANCIA U OTRA VIVIRLO Y NO ES PARA NADA AGRADABLE TODO LO CONTRARIO A MI ME TOCO CON UNA SUPUESTA"AMIGA" PERO CUANDO ME DI CUENTA LO HABLAMOS Y SE ENOJO...
    PERO YO QUEDE LIBRE. NO ES FACIL PERO BHUE.
    YA PASO.
    CARIÑOS.

    ResponderEliminar
  44. Hola María:

    Me sumo al coro de los que te han dejado ánimo ante tu desasosegada entrada.

    Quizás todas las generaciones han sentido que les tocaba una época dura para vivir...


    Lo cierto es que no podemos dejarnos vencer (tomo prestada la imagen del gladiador de Cornelius). Mucho menos los que -como tu y yo- tenemos hijos.

    Ahhh! muchas gracias por tu mensajito en Cuspe de Pita.
    Cuando no entiendas algo, pregúntame.

    Un saludo desde el sur.

    Antón.

    ResponderEliminar
  45. Quizás somos mas marionetas de lo que realmente nos pensamos.
    Las personas en ocasiones hacemos alguna acción sin saber realmente el porque de la misma. Todo lo que nos envuelve termina envolviéndonos sutilmente hasta limites insospechados. Tal vez lo seamos o lo queremos ser en el fondo, por aquello del evitar el tener que tomar decisiones.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Interesante blog. Desde aquí se siente el ojo del ser humano que ve el mundo. Una ventana abierta al alma de quien escribe.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  47. Tu post da mucho que pensar maría, todos deberíamos concierciarnos

    Besitos para el finde

    ResponderEliminar
  48. HOLA MARIA ESPERO QUE ESTE MOMENTO PASE RAPIDO Y TE ENCUENTRES MEJOR.....Y SI EXISTIERA UN MUNDO IDEAL, CLARO QUE YO TAMBIEN ME IRIA,ASI QUE SERIAMOS MAS!!!


    SALUDOS!!!

    ResponderEliminar
  49. Mi querida María

    No sabes cuanto aprecio tus entradas y ésta en especial

    Pero tengo problemas en comentarte

    Cuando doy a envíar,creo que ya está

    pero no y así me lleva muchop antes

    de quedar.

    Te enviaré correo antas de viernes

    que como sabes me voy a Amsterdam.

    Muchos besos dulce María,te quiero

    ResponderEliminar
  50. pues sí que me he sentido como una auténtica marioneta, pero a voluntad propia y ha sido divertido, porque gracias a dios no fue a mayores.

    buen post para reflexionar María

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  51. A veces me siento asi
    creo que el sistema
    está diseñado para éso,
    para hacernos sentir marionetas o robots.

    Un beso ♥

    M.

    ResponderEliminar
  52. María y quien no se ha sentido así alguna vez....
    Lo que ocurre es que a veces, tomas consciencia de ello y fastidia un montón, pero verás como lo olvidas. Todos somos marionetas de uno u otro dueño...
    Un beso, bonita. Anímate.
    Natacha.

    ResponderEliminar
  53. Suave describes la exclavitud
    llamandola sólo marioneta
    somos autenticos exclavos
    de esos trabajos
    de esos contratos
    no somos jefes, somos exclavos
    no trabajamos para nosotros
    y nos mueven como marionetas.

    Tiempos duros hemos de pasar.
    la crisis también es aprovechada
    por aquellos que saben explotar
    a los que sólamente desean trabajar
    a los que les gusta cumplir
    a los que no fallan al ir
    a los que luchan por un porvenir.

    Y lo hacen despotamente
    aprovechando que somos solamente
    unos exclavos diariamente
    que nos dejamos sin querer
    manejar como títeres
    a su antojo y placer.

    Marionetas a veces
    pero libres siempres.

    Saludos Cordiales

    ResponderEliminar
  54. Nadie, absolutamente nadie debe sentirse marioneta o títere de nadie. Cuando han intentado manejarme como una marioneta, siempre he cortados los hilos. Cada uno debe manejar sus propios hilos, aunque éstos sean sinuosos y difíciles de manejar.

    Un beso y... corta los hilos.

    ResponderEliminar
  55. Yo también me he sentido marioneta muchas veces, pero también he visto que tengo el poder de cambiarlo, aunque sea difícil. Y en eso estoy, en este momento de mi vida, tan diferente de otros momentos.
    Te dejo un beso para vos y otro para tu niña.

    ResponderEliminar
  56. BUffff. Yo cada vez que mi suegra o mi madre deciden demostrarnos que nosotros somos sus hijos mayores y por tanto más maleables a sus intenciones. Y lo peor es que casi siempre lo consiguen. Sacan los hilos del cajón secreto, nos los colocan y nos manejan a su antojo.

    Besos Maria-neta ;)

    ResponderEliminar
  57. Hola María estoy contigo y la verdad es que es muy triste este sentimiento que dia a dia se va haciendo mas dueña de nosotros y lo que es peor sintiendote muchas veces la culpable o te hacen sentir culpable de lo que ocurre.Yo llevo así casi cuatro años aguantando desplantes,malas historias y sintiéndome utilizada y cuando por fin estallo y me revelo ante estas injusticias que cometen contra mi me hacen sentir como que yo soy mala compañera.Pero recuerda María,las cosas que vienen de gente mala entran por los oidos y con la misma que entra sale,y las palabras de las buenas personas entran por la boca y se quedan en nuestro corazón para siempre.besotes

    ResponderEliminar
  58. Hay una frase que se ha atribuido a Napoleón, aunque da igual de quién sea. Dice: "mi gloria no consiste en no haber caído nunca, sino en haberme levantado siempre". Hay que seguir luchando. Gracias por tu visita y por tus palabras, estás invitada a quedarte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  59. No una ni dos veces me he sentido así por diferentes circunstancias y no se si es bueno o malo darse cuenta de que te están utilizando, porque a veces no puedes hacer nada.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  60. Un tema peliagudo estimada amiga. He leído tu texto y los comentarios que siempre complementan de alguna forma el conjunto del mensaje y sí, me siento de acuerdo con lo leído y especialmente con Cornelius, el cual dice no a la marioneta. Yo vivo lo que propones en tu post a dos bandas. Por una parte siento que mis movimientos son en ocasiones fruto de lo que otros piensan por mí, y este otros lo dejo bajo el nombre el sistema que nos mueve y remueve hasta la saciedad del propio cansancio... Sin embargo, empiezo a asumir que el cómo y el desde dónde vivimos las cosas también influye de manera determinante en sentirse o no la marioneta porque creo que la sociedad somos flujo y reflujo de lo que creamos; también lo que pensamos... y lo que vivimos, en gran parte, quizás lo hemos elegido desde el silencio de dejarse llevar y no levantar la voz ante la mayor injusticia quizás, que es la desigualdad y nos hemos conformado desde el egoísmo personal, aceptando lo que nos dan, sin creer en lo que merecemos, pero todos. Quizás lo que merecemos es lo que somos, y somos paz, como también amor...
    Estoy hoy, desde la tranquilidad de este momento, disfrutando como pocas veces me permito, de tu belleza virtual "Mi pluma de cristal" Y lo hago acompañado de la música que es para ti tu favorita y ello me impele a sentirme cercano a ti y a mandarte sonrisas y abrazos desde la amistad que nos une... ahí no soy esa marioneta que hablamos y entiendo que vivamos ambos, y todos, el gran contraste de la vida. Sin embargo, mi conclusión final a este respecto es que la vida en realidad no nos ofrece contraste alguno, sino continuidad... el mayor ejemplo de ello lo tenemos en la Naturaleza. Pero el ser humano ya no es lo mismo, a pesar de llevar consigo esa misma esencia natural. Me pregunto el porqué muchas veces, y hacia mí mismo sin ir más lejos. La respuesta la encuentro en conciliarme con lo que soy, pero lo de verdad, que a veces pienso y siento que poco tiene que ver con lo que he creido muchas veces. Ahí, desde esa sensación de aplomo, quizás ni una prisión me harían sentir encerrado, porque a veces pienso que la forma donde vivimos es solo un aspecto de toda la existencia en su conjunto...

    Te deseo un muy feliz domingo. Desde la cercanía y alegría que siento al leerte y, ahora mismo, estar en tu casi, casi como contigo.

    Besos.

    Emig

    ResponderEliminar
  61. Pues si me he sentido como una marioneta y encima muchas veces he tardado en darme cuenta...

    ResponderEliminar
  62. Sí, por supuesto que de vez en cuando me siento una marioneta... tanto en los comienzos de cuando buscaba trabajo... e incluso laboralmente alguna vez... La vida es así, un rollo. Vaya reflexión más chula la de tu hija, me ha quedado impresionante... pero qué verdad... todos seríamos iguales... Pero nos inventaríamos algo, si hubiera dinero, sería rico el que más agua o arena o lo que sea tuviera... Difícil solución, este mundo está montada de esta manera tan competitiva.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  63. María, una persona que escribe tan lindo como vos, no puede sentirse nadie en mi caso hace mucho que te leo y me gusta mucho.
    Decime donde queda ese lugar y yo también hago las maletas.

    ResponderEliminar
  64. La verdad, amiga, es que si... Casi todos los dias...

    Nos hacen comulgar, casi todos los dias, con ruedas de molino...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  65. Si
    Muchas veces
    Y la cosa va a peor ja
    permite el cinismo
    besos amiga

    ResponderEliminar
  66. Todos somos marionetas del destino, y también de las personas, nuestras vidas están manejadas por el destino que, puede cambiar, en cualquier momento, quizá hoy estemos aquí y mañana ¿quién sabe dónde estaremos? ¿vivos o muertos? las personas no somos dueñas de nuestras vidas. Cada minuto debemos vivirlo intensamente, como si fuera el último de nuestras vidas.

    Hoy va mi pensamiento para dos personas que han fallecido, y les mando un beso muy grande, a donde quiera que esté su alma.

    Un beso a todos vosotros, por seguir estando cerca.

    ResponderEliminar
  67. María!!
    La sociedad de consumo nos involucra así no queramos y nos hacen ser marionetas. También somos marionetas del tiempo que juega con nosotros a ritmo acelerado por tanta actividad y distracción.

    Cordial saludo desde mi alma!

    ResponderEliminar
  68. Lully desnuda, muchas gracias por tu visita y por el regalo de tus palabras. Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...