viernes, 14 de noviembre de 2008

"Camino"


Ayer, fui al cine a ver la película titulada "Camino", inspirada en la vida real de una bella y encantadora niña de 11 años, llena de luz, de vida y de ilusión, la cual tiene que enfrentarse al mismo tiempo a dos acontecimientos nuevos para ella: enamorarse y morir, y ambientada en el marco familiar de una educación basada en el opus dei.

Pues bien, estuve durante toda la película con los clinex en la mano y con las lágrimas en los ojos, pero de lo que yo me asombraba en aquellos momentos que estaba viendo la película, es cuando yo miraba a mis alrededores y me fijaba en las demás personas que allí se encontraban, pudiendo observar que no se les caía ni una sóla lágrima, mientras que yo estaba inundada de ellas, y pensaba ... ¿pero cómo es posible que los demás no demuestren tener ni una pizca de sensibilidad ante tales hechos? ¿seré yo, acaso, un bicho raro?

La verdad es no sé de dónde puedo sacar tantas lágrimas, porque ni yo misma lo sé, a veces, me asombro de mí misma pensando en cómo puedo tener tanta sensibilidad, cómo puedo ser tan sumamente débil, que todo me afecta directamente al corazón, no sólo ya mis problemas personales, sino los de las personas de mi alrededor, o de mi entorno, o incluso, viendo películas.

Tengo que deciros que dicha película me conmovió profundamente, porque me pareció realmente emotiva, me tocó el corazón, pero, ahora, al reflexionar sobre la misma, saco varias conclusiones: me doy cuenta de lo poco que valoramos la vida las personas que estamos bien de salud, dando demasiada importancia a los problemas, mientras que las personas que están en la etapa final de su vida saben valorarla mucho más todavía, dando más importancia a las pequeñas cosas, por lo que, deberíamos aprender a valorar mucho más la vida que tenemos.








69 comentarios:

  1. esa es la grandeza del ser humano
    saca fuerzas cuando menos lo espera
    y lagrimas como el mar...

    ResponderEliminar
  2. Yo, no puedo ver esas pelis, nena, ahogaría al público jajajaja y sí no valoramos la vida en lo que vale y la de los demás aún menos.

    Besos, princesa :)

    ResponderEliminar
  3. Yo soy igual que tu lloro como una marrana, las cosas mias y de los demás me sensibilizan mucho, por eso no me gusta ver películas tristes, pero si son buenas a veces hago el esfuerzo, aunque luego me la paso llora que te llora. En cuanto a valorar las pequeñas cosas, uno lo recuerda cuando ve estos casos, luego la voragine de la vida te vuelve a embullir y lo olvidas, es lamentable, besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  4. Conozco la obra en la que está basada, bastante lejos de lo que es la película..de todas formas no me interesa... la pelicula me refiero; si me gusta lo que tu has comentado: lo poco que agradecemos lo bueno que la vida nos regala... solo la anhelamos cuando nos falta... es que no sabemos. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. La fuerza interior, todos la poseemos, todos, solo que hay que encontrarla y hacer uso de ella.

    Vivir el momento y valorarlo como si fuese este el último, esa es la esencia de una vida íntegra y enteramente plena.

    Un beso, María

    ResponderEliminar
  6. Hay que valorar lo que tenemos.
    Y vivir.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. viste amiga! no sos un bicho raro! es muy importante la conclusion que sacaste luego de ver la peli, eso es muy importante...primero sentir..observar lo que le pasa a tu alma y a tu cuerpo...en otras palabras eso es hacerte conciente...Cuando logras eso, luego vienen cosas muy lindas como la reflexión final a la que llegaste y q seguramente te ayudará a crecer cada día un poquito mas como "ser" humano. Estoy contenta de poder volver por tu casita. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. María muy bien hermosa, estuviste muy acertada en la reflexión final, veo que te estás dando cuenta de las cosas que realmente valen, está perfecto que puedas estar preocupada por la situación actual, y quizas llegues a sobredimensionar los problemas que te agobian, pero una película te ponen en la realidad de las cosas que realmente valen.

    Con respecto a tu sensibilidad no dudo que seas especial dado que se palpa de solo leerte, pero tambíen esas ganas de llorar ese llanto fácil es producto de todos los dolores que uno lleva dentro.

    Miralo así, fue muy positiva la película por un lado te sirvió para reflexionar, y por el otro para descargar tantas lágirmas contenidas.

    Beso María.

    Que tengas un hermoso fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. primera vez por tu blog, me encanto! si queres pasa por el mio asi me conoces! besitos

    ResponderEliminar
  10. María cuando puedas me podés decir como bajo el programa que vos usás para oir música???

    Pasa que yo uso el http://boomp3.com/ y hace unos días que es un desastre, no anda o se detiene por la mitad.

    Besos linda y me gusta que me vengas a visitar.

    ResponderEliminar
  11. La pelicula no la he visto... pero si que coincido Maria contigo en lo de llorón... dios... en el cine a veces... hasta he sentido veguenza... y a media que me he hecho más mayor peor...

    No soporto la violencia aunque sea ficticia y los dramas me hacen llorar...

    He acabado por ir a ver comedias... a veces son estupidas e insidiosas... a veces pillas alguna buena... pero al menos ahorro en clinex...

    besos

    Te doy la razón, el gran regalo de la vida es la salud,... aunque otros problemas nos agobien y nos sacudan...

    ResponderEliminar
  12. Solo puedo darte la razón ya que a veces damos mas importancia a cosas que en realidad no la tienen y a otras que en cambio deberíamos tener mas a cuenta las obviamos descaradamente...

    besitos grandotes...

    ResponderEliminar
  13. Tener la lágrima tan ardiente

    a veces duele,incomoda...

    Soy cómo tú,no sabes como te entiendo!

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Pues has sido de la mías María.. que cuando una peli me conmueve, a quien me acompaña le avergüenza sacarme del cine con los ojos hechos papa..

    Pero nunca, nunca, dejes de dejar que todo lo que sientas fluya libremente.. que nunca sabemos si será la última vez que reímos o lloramos con ganas..

    tal vez porque perdemos esto de vista dejamos de valorar cada minuto como si fuese el último..

    un abrazo preciosa..

    ResponderEliminar
  15. Tengo tantas ganas de verla como miedo de verla.

    ResponderEliminar
  16. Dejando aparte la polémica que se ha levantado con ella, el estar a favor o en contra de verla, y el estar de acuerdo o no en el enfoque que le dan...( Te podría eviar una carta que recibí el otro día que ¡¡uff!1) Me quedo con tu sensibilidad,( que no hace falta que nos cuentes, se nota a la legua)y por supuesto con el que hay que dar gracias cada día por lo que somos y tenemos.
    Un besazo María

    ResponderEliminar
  17. Buen post. Lo comparto.

    Pero yo ahora (al menos en estos dias) seria incapaz de ver esa pelicula, preferiria otra de humor o una buena comedia, y, preferentemente, de la antigua Roma: no tengo mi animo ultimamente para sufrir más de lo que cotidianamente ya lo hago.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Y en la agonía, adquirimos de pronto una sabiduría verdadera, la del valor de cada aliento

    ResponderEliminar
  19. María yo no puedo ver esas películas porque las lloro de principio a fin,por ejemplo ayer para relajarme alquilé una película que se llama posdata te amo,al principio se vé un hombre fascinante,increíble,amoroso,y en un instante se la vé a ella en su funeral, desde allí el comienza a enviarle cartas para ayudarla a superar su muerte,el ante el cáncer cerebral que tenía antes de irse dejó todo arreglado para que a ella le lleguen sus cartas,mientras narrabn su historia de como se conoceiron,de su amor,me lloré todo,todo,así que si viera esta película me pasaría igual,sobre valorar la vida cuando pierdes la salud lo haces mucho,pero luego te olvidas ,lo mejor serái valorar todo cuando estamos sanos y podemos disfrutarlo,pero sucede que a veces los sufrimientos que la vida nos dá,los problemas nos superan aun así hay que honrar la vida viviendola bien,te dejo un abrazo con cariño,que tengas buen día María!

    ResponderEliminar
  20. Yo no creo que la vea, he vivido muy de cerca esa enfermedad en mi trabajo y la verdad es que no me apetece mucho volver a vivir lo que ya viví...

    Y bueno, hay gente que no puede llorar en el cine, yo por ejemplo, y soy muy sensible pero... no puedo llorar, no se

    Besicos

    ResponderEliminar
  21. Amiga, es que, sin duda, eres una "tipa rara"...

    Para tu consuelo te dire que esta misme tarde, Antiqva estuvo viendo una pelicula en absoluto lacrimogena y en un momento concreto (que no se entere nadie) se me saltaron las lagrimas. La belleza del paisaje y unas palabras de una conversacion tuvieron la culpa... Pero insisto, que nadie se entere de que Antiqva es tambien "un tipo raro"...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  22. Dicen que todos tendemos a valorar lo que tenemos cuando vemos que se nos escapa. Y desgraciadamente es así.

    Las personas que son más sensibles, caen en el "error" de hacer suyos los problemas de los demás y en consecuencia sufren por ello.

    Las personas que desarrollan su fuerza interior afrontan las cosas de otra manera, las asimilan mejor, sin por ello dejar de ser sensibles, pero no dejan que el sufrimiento se apoderen de ellas, logrando una calidad de vida y una capacidad de resiliencia mayor.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. que linda musica y yo tambien Maria soy un mar de lagrimas, y muchas veces pienso de donde salen taaaaaantas!
    ya me anote la pelicula! voy a ver si la consigo aca!
    un beso
    k@ri.-

    ResponderEliminar
  24. Tengo un problema. Parto de la base de que me quiero entretener y evadirme del mundo. Asi que no voy a ver: ni películas de miedo, ni dramones, ni cosas sádicas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  25. ¿Débil? La sensibilidad no nos hace débiles, al contrario. Nos hace más libres.
    LA mayoría de personas que no son capaces de mostrar sus sentimientos lo hacen por temor, por no perder su coraza, eso es debilidad.
    Tú eres fuerte, lo demuestra tu sinceridad y tu gran corazón.
    Por eso te mando un beso.

    ResponderEliminar
  26. seguro que esas lágrimas estaban bien justificadas, María.
    La sensibilidad es un valor.

    ResponderEliminar
  27. María querida:

    No creo que tú seas un bicho raro. La empatía es difícil verla en este mundo atribulado. Pero que aparezcan personas como tú, que saben valorar a los demás, es poco común, pero más que debilidad, señales de tus buenos sentimientos.

    Llorar por el otro lado, es una catarsis del alma. A mí personalmente, llorar me hace bien.

    La película sueña confrontativa. A nadie nos gusta pensar en la muerte, pero es ineludible.

    Te mando mi cariño con un abrazo fuerte,

    Shanty

    ResponderEliminar
  28. Sabes a veces me da verguenza ir al cine porque me pasa como a ti..no paro de llorar con las pelis e incluso de suspirar..soy toda un show.
    He visto la pelicula los puentes de madison y te puedo asegurar que aun sabiendomela de memoria cada vez que la vuelvo a ver lloro mas que la anterior..
    Es una pena que no valoremos lo que tenemos hasta que nos damos cuenta que lo perdemos...Un pena.
    Un besito y una estrella.
    Mar

    ResponderEliminar
  29. Yo estas películas no las puedo ver por que me emocionan y no aguanto.

    ResponderEliminar
  30. totalmente de acuerdo con vos... en eso de dedicarle lo mejor a las pequeñas cosas de la vida...

    una entrega diaria como si fuera el ultimo día nuestras vidas...

    lindo toque...

    saludos gracias un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  31. A mí me pasaría igual, porque reconozco que soy un pelín sensible y determinadas cosas me conmueven
    Pero vivimos en un mundo en el que vemos guerras todos los días por la tele y parece que fuera "normal" y corriente, y parecemos insensibles.
    En fin, anotaré tu recomendación
    Un besazo enorme
    Rampi

    ResponderEliminar
  32. Yo no soy llorona, soy recontra llorona!
    Por eso no voy al cine para sufrir.
    Sufro hasta cuando algún animal sufre en el cine, imagina.
    Eso no quiere decir que no me importe lo que le pasa a los demás ni mucho menos.
    Un abrazo desde mi primavera para ti.
    BACI, STEKI.

    ResponderEliminar
  33. digamos...suele suceder que cuando tenemos poco tiempo lo empezamos a valorar.

    cuando estamos tapados de trabajo, valoramos estar sentados en una plaza.

    cuando nos sentimos enfermos, valoramos poder hacer las cosas que queremos.

    y asi sucesivamente....


    y sobre tu sensibilidad....me parece perfecto...seguí así!!

    besitos!

    ResponderEliminar
  34. Mi querida Mary,còmo has estado amiga? Pareciera que con un poquito de penita o mucha sensibilidad.
    Pues bien, te comprendo porque yo soy igual.
    Me conmueven demasiado muchas cosas, situaciones, acciones, acontecimientos, etc. dirìa yo, e igualmente me hago la misma pregunta, acaso serè muy sensible, acaso serè un bicho raro? o bien, el mundo ya carece en general de esa sensibilidad a flor de piel que nos hace ser humanos?
    Son muchas las preguntas, pero creo que en mi caso nacì asì,o bien durante el transcurso de mi vida que no fue fàcil emocionalmente, ahora ya adulta me conmueven muchìsimas cosas por haber vivido etapas difìciles.
    Pero sabes amiga? No tenemos por què preguntarnos tantas cosas, si somos asì, es por algo y si somos bichos raros por tener la sensibilidad a flor de piel, BIENVENIDA SEA!!!, pues creo que nos hace màs humanas y tenemos al mismo tiempo como muchas otras personas que deben sentir lo mismo, la capacidad de colocarnos en el dolor ajeno, ser caritativas, y comprender cuando hay heridas muy profundas.
    Algunos dicen que ser sensibles, es signo de debilidad, pues NO! rotundamente, ser humanos, ser conscientes del dolor del mundo, de los amigos, de nuestra familia, de la pareja, hijos, de nosotros mismos, de tanto animalito que sufre, etc. nos hace grandes y con un corazòn valioso.
    Piensa Mary, si el mundo en general fuera un poquito màs sensible a todas las aberraciones que existen a diario y valorar màs la vida que cada uno posee , sea como sea, y ser felices con eso, estoy convencida de que todo serìa muy diferente.

    Aùn no pierdo las esperanzas de que en algùn momento la humanidad, vuelva a ser màs "humana" que hoy. Tenemos un corazòn que siente , y por lo mismo no podemos ser frìos , ni indiferentes.

    Mary querida, deseo que tengas un lindo fin de semana, que la penita vaya pasando, por lo que te dejo mil besitos vestidos de mariposas para que inunden tu hogar de muchos colores hermosos y te saquen una sonrisa.
    Tu amiga que mucho te quiere y siempre te recuerda , aùn en esta ausencia obligada temporalmente.

    Susana-Agualuna

    ResponderEliminar
  35. Esa es la gran realidad da la vida. El ser humano posee el don de la superación y ante las adversidades se crece.
    Es cierto que solamente nos damos cuenta de lo que tenemos cuando lo perdemos. En la ausencia es cuando se siente el vacío.
    No me extraña que te hayas emocionado y conmovido con un tema así, tu yo, tan sensible, salió a flor de piel.
    Um grande abrazo María y enhorabuena por seres así de bella por dentro.

    ResponderEliminar
  36. Es una pelicula donde facilmente se humedece la retina.
    Hmmm... Me extraña lo que me cuentas de la gente de tu sesión... Yo percibi bastantes lagrimas. ES la gente que quiere ocultar los sentidos la que es rara...

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  37. No vi la pelicula ... pero se lo que es luchar por la vida ... y despertar en la mañana y dar gracias por un dia mas de esperanzas... para dar vida.... Soy sencible ... me emociono de nada ... Maria ... AguaLuna ... no somos marcianas ... somos HUMANAS ... Mujeres atentas a la necesidad del otro ... cada uno a esta vida, vine con una mision ... y la nuestra es ser asi ... es el don que nos dio D´s. ... Les dejo Un Beso ... Y feliz Sabado ... ¡!!

    ResponderEliminar
  38. María

    Cuando veo una película como la que mencionas, me salen unas lágrimas que por más que quiera ocultar, se deslizan por mis mejillas. Soy un poco sensible.

    El que ha pasado por problemas serios de salud u otros, valora más lo que tiene.
    Contaba un corresponsal de guerra que cuando veía a gente desangrarse y morir, y a otros sufrir diversas penalidades, recordaba los dramas que se armaban en su casa porque faltaba un botón de la camisa o por cualquier otra vanalidad.

    ¿Será que no somos conscientes de lo maravillosa que es la vida y es por eso que nos quejamos tanto?

    Un abrazo afectuoso.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  39. Bueno, es que la película es flojita y no va de eso que tu dices sino de la educación represiva e inhumana de sectores ultraconservadores, mas que para llorar es para salir de mala leche ante tal injusticia.Hay muchas obras maestras con las que facilmente llorar de emoción.
    Creo que Fresser acá bajó algo el listón. De todas formas la niña es una gran actriz, asi como alguno mas del reparto.

    ResponderEliminar
  40. a mí me pasa algo parecido, sólo que yo envidio a las personas que no lloran, no sé...¡debe de ser porque después no me gustan mis ojos hinchados en el espejo!...de todas formas María, hay personas que tienen lágrimas secas y sufren un montón...por paradójico que parezca, créeme hay personas "duras" que lloran sin lágrimas, yo lo descubrí un día que pensaba que uno de mis compañeros era impermeable hasta que ví brillar una tristeza infinita en su mirada de piedra y comprendí que de algún modo también lloraba...
    un besazo

    ResponderEliminar
  41. Quisiera ver esta película, pero me resultará difícil.

    Hace pocos años, yo era uno de esos "FRÍOS e INSENSIBLES" espectadores de la vida (y del cine).
    Ahora, he vuelto a ser quien soy /quie era en realidad.

    Hablando en plata: la mayoría de la gente es EGOISTA, INSENSIBLE, MALICIOSA e HIPÓCRITA (y me incluyo yo, por supuesto).

    Creo que en esta vida, casi todo es MENTIRA y FALSEDAD.

    Lo siento, pero tengo que decir lo que en realidad siento.

    Salud. Alfa79

    ResponderEliminar
  42. Hola María, hay mucha gente que llora en seco, por dentro. Lloran igual que tú aunque no se vea.
    Respecto a la película y a tu reflexión, supongo que se trata de vivir al día, de sacarle partido a cada momento, de tratar los amaneceres como regalos únicos, no como algo repetido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  43. Es es las cosas más sencillas donde está la felicidad. Yo aprendí hace tiempo a vivir cada día como si fuera el último de mi vida.

    Un beso.

    PS: En cuanto al llanto, no hay nada más humano que emocionarse. Yo procuro hacerlo a diario.

    ResponderEliminar
  44. no la vi, pero tomo nota.

    un abrazo y buen finde

    ResponderEliminar
  45. Debo decirte ,María,que no sólo me siento igual de hipersensible que tú,aunque a veces me desborda, sino que podria decirte que no me arrepiento de ser así;creo que vivo con intensidad cada emoción y eso siempre merece la pena.
    Eso es vivir a pleno corazón,aunque en algunas ocasiones qusiera controlarlo mejor,la verdad.;-)
    En otro sentido puedo decirte que justo una de mis últimas entradas hacía referencia a lo que comentas;tengo un entrañable amigo al que la vida le ha jugado una muy mala pasada,las perspectivas cambian demasiado en una situación límite.Surgen tantas dudas,preguntas,tanto por hacer y valorar.Hay una resistencia natural contra la que luchar y es difícil,muy difícl situarse ante ella.
    Yo nunca apartaría de mi lado la emotividad por el simple hecho de que los demás sean más contenidos,que no fríos;pienso que quizás nos imponemos demasiado autocontrol.
    Claro, esto es sólo mi opinión personal.Un beso y que tengas un excelente fin de semana, y ¡siente sin complejos!
    :-)

    ResponderEliminar
  46. llorar es sano, como lo es reir y dormir ...todas las manifestaciones que salen espontáneas del alma suelen ser sanas...por eso los niños lloran y ríen, nada más nacer sin que nadie les enseñe. Llorar es un lenguaje humano internacional...podemos no entender un idioma, pero las lágrimas hablan solas...no debes avergonzarte, María por conocer y hablar un lenguaje universal...
    un besazo

    ResponderEliminar
  47. yo soy de las tuyas jeje también lloro en el cine con las pelis, en mi casa, donde sea, no sé si habrás visto cuarta planta una peli española, tb me encantó, es durilla pero aprendes a ver la vida de otra forma y a valorar más lo que tenemos. Iré a verla. Gracias por tu recomendación. Besos

    ResponderEliminar
  48. María, gracias por compartir de nuevo tu sentir. Las personas sensibles mueven el mundo. Sienten empatía y al ponerse en el lugar del otro no pueden dejar de sentir compasión, pena y tristeza por su sufrimiento. Quería compartir contigo algo impte;aunque se relaciona siempre sensibilidad con debildad creeme, no es así, poseen más fortaleza interior y encaran mejor los problemas porque los han "vivido" en los otros al comprenderlos.
    Por tu sensibilidad te animo a leer mi último post, sé que te gustará.
    p,d(está entre mis blogs amigos)

    Un abrazo recien encontrada amiga.

    ResponderEliminar
  49. María, tu sensibilidad es la que es normal ante la historia que cuenta esa pelicula, pero como tu bien dices, las gentes hoy en día aun piensa y son muchas, que eso no va con ellos, que eso jamas les tocará.

    Por eso María te digo que yo pertenezco al mismo "club" que tu guapisima, al club del klinex, y soy sensible, mucho, y me da igual que piensen que soy un blandengue.

    Muchos besos reina!!!

    ResponderEliminar
  50. Tal vez porque gozo de esa misma sensibilidad y todo me afecta inmensamente, llegando al corazón. Tal vez porque se que la peli "camino" me iba a llevar a ello la he estado evitando por el momento.

    Pero sin duda, me quedo con tu reflexión y es bien cierta; cuando tenemos salud solo sabemos exagerar los problemas que nos presenta la vida sin darnos cuenta de que tenemos lo mas importante, la salud. Aprendo de tu reflexión, gracias por compartirla.

    Me ha gustado mucho tropezar con tu blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  51. ¡Anda que no hace que no voy al cine! Esta noche, al teatro.

    ResponderEliminar
  52. Querida María
    Admiro tu sensibilidad y tu arte en la tarea de bloguear. Yo también soy muy sensible a estos temas.

    En tu lado derecho has puesto que te diga si no hemos visto nuestro blog en los 10 recomendados. Me haría más ilusión ver en tu maravilloso blog nuestro logo de la red blogger contra la pederastia, para que muchos colegas se unan a ella y seamos una red poderosa en internet conra esta lacra.

    Solo me queda decirte:
    No camines delante de mí, puede que no te siga. No camines detrás de mí, puede que no te guíe...solo toma mi mano ...caminemos juntos y seamos amigos..


    te dejo montones de besos, bendiciones y rosas

    ResponderEliminar
  53. Por desgracia en esta sociedad tan encerrada en si misma, el dolor ajeno nos es indiferente, estamos tan apegados a lo poco que tenemos, "dinero, coche, chalet, vida social, nuestro maravilloso trabajo", es decir, nada, que el sufrimiento ajeno nos es totalmente indiferente, pero....hay cuando nos pasa a nosotros, entonces nos quejamos amargamente de la frialdad de la sociedad, sin recordar que hace dos dias nosotros eramos igual de frios.
    Gracias por tu humanidad y tus sentimientos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  54. Que ejemplo de vida me has regalado, debemos apreciar mejor las cosas buenas que nos pasan y cuando creemos estar mal, fijarnos mejor en los que otros sufre y paden.

    Bella Maria, que bueno es descubrirte en este mundo virtual, voy a volver siempre hasta aquí, ojala tengamos una buena amistad.

    Nes

    ResponderEliminar
  55. yo me veo reflejada en lo que escribes porque dentro de mi fortaleza soy sumamente sensible

    un beso mi preciosa maría

    ResponderEliminar
  56. Bueno, quizás los demás no lloraban porque van a ver "solo" una pelicula. hay gente así. De todos modos...si eres tan sensible que nadie ya lo duda,mujer, ya de gastar los dineros,buscate unas comedias y así al menos te arrancas unas sonrisitas no? porque para pasarlo mal pues....casi mejor no ir creo....aunque si te apetece pues bienvenido sea tambien,claro!!!

    BESOS!

    ResponderEliminar
  57. Gracias por el beso y por tu sensibilidad al visionar esa peli.
    El secreto precisamente esta en las pequeñs cosas que nos envuelven y que nos pasan desapercibidas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  58. Una película de llorar me encantan es que soy llorona por naturaleza..todo me emociona..no te preocupes ya somos dos..
    la iré a ver..gracias por la información..

    Un café??

    ResponderEliminar
  59. Entiendo que llores... pero en un mundo en que la hora de comer vemos en el telediario como le pegan un tiro a un concejal por defender sus ideas, a un guardia por protegernos, como le caen bombas a los niños en oriente, o como te explota un tren camino de tu casa, cuando vemos eso, y seguimos comiendo, como si tal cosa... dificilmente lloraremos en el cine con una película de ficción, aunque basada en un hecho real.
    Amiga María, hace ya mucho tiempo que a los humanos nos endurecieron el corazón, y ya sabes que las lágrimas, salen por los ojos, pero nacen allí dentro. Y se eso se queda seco... lo bueno, es que a ti, todavía no te lo han afectado.
    Saluditos :)

    ResponderEliminar
  60. Si hay alguna pelicula que me encantaria ver es esa, todavia no he podido hacerlo, pero imagino que es francamente fuerte........

    un saludo!

    http://parafraseandosobrelavida.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  61. Quiero ver esta película y tu escrito no ha hecho más que aumentar mis ganas.
    Así que a ver si saco tiempo y voy pronto al cine.
    Seguro que me gusta la historia tanto como a ti.
    Confío en que vaya todo genial al otro lado.
    A pesar de mis movidas, de mi falta de tiempo, de mis problemas, etc, etc; ya ves que siempre regreso a hacerte una visita, a sonreír a tu lado.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  62. María, no creo que seas débil. Sensible, sí. No creo que seas un bicho raro... entonces, bienvenida al club.

    La vida hay que lucharla con ilusión y valentía, pensando en los demás. El problema es que, cuando decimos que pensamos en los demás, realmente estamos pensando en nosotros mismos... digo, por lo menos la inmensa mayoría, en los que me incluyo.

    El tema es complicado, pero si pensamos que en la enfermedad hay vida y que podemos aprender a llevarla con dignidad y amor hacia los demás... tal vez, solo tal vez, uno pueda darle al sufrimiento otro sentido.

    Hoy en día, lo más normal es que se huya del sufrimiento. No queremos enfrentarnos a él. Y las nuevas generaciones, cada vez menos.

    No, no he visto la peli.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  63. Es una de las películas que también quiero ver, leí su crítica y su argumento...y si tengo que llorar, pues lloro, también es sano de vez en cuando.

    Besos y gracias por recordármela

    ResponderEliminar
  64. PARA TODOS:

    La vida es como una película que tiene un comienzo, después continúa, pero tiene un final.

    Camino es una vida llena de ilusiones, de sueños, de mucho amor, pero también de la lucha diaria de una enfermedad y de un final.

    Muchas gracias a todos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  65. María, SENSIBILIDAD no es igual a DEBILIDAD.No lo creas así. Si no fuéramos sensibles este Mundo sería más Infierno de lo que a veces puede llegar a ser.
    Aún no he visto la película "Camino" porque estoy todavía en el proceso de superar la muerte de una amiga mía que partió a mejor vida hace un año más o menos...y temo que me ocurra lo que a ti, que me deshaga en lágrimas y ni los kleenex sirvan para deshacer este entuerto entre espectadores más o menos impasibles o aparentemente poco o nada lacrimógenos.
    Intento ironizar, que como bien sabes es como sonreir de una forma triste.
    Gracias por ser sensible.Sé feliz a pesar de todo, caiga quien caiga.
    Un beso,
    Celia

    ResponderEliminar
  66. CELIA: Yo pienso que sensibilidad es sinónimo de debilidad, porque apenas pueden quedar fuerzas interiores cuando, a veces, caen tantas lágrimas cuando las cosas no salen como una quisiera, es difícil que queden fuerzas para tanto. Muchas gracias por tu comentario, te lo agradezco mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
  67. Qué bueno María tu comentario. Sabía que habías ido a ver Camino porque me lo habías contado a mi blog pero no había leído aún tu post (ya puedes perdonar pero ando últimamente con el tiempo escaso...)... Total, que ya veo que eres una persona con mucha sensibilidad... Bueno, piensa que hay mucha gente que seguramente por dentro sentían como tu pero que no lo exteririzan de esa manera... Yo soy de esa manera... me emociono por dentro pero es raro, raro... que se me escape alguna lagrimilla... pero te aseguro que no es que sea un tipo duro!... los sentimientos corren por mi interior!... Saludos!

    ResponderEliminar
  68. RICARDO BATICÓN: Sé que hay muchas personas que no pueden llorar o se reprimen, pero no quiere decir que no sientan, ni sean sensibles, precisamente, tengo un post escrito referente a las personas que reprimen sus sentimientos. Gracias por seguir leyéndome, a pesar de tu escaso tiempo. Un beso.

    ResponderEliminar
  69. Sigo buceando en tu blog, y encontré la posibilidad de comentar sobre esta película que vi en su momento. Tantos años ya han pasado????
    Recuerdo que la vi justo después de que le otorgaran no se si todos los Goya de ese año. Recuerdo que me senté y la vi. Al igual que tu, creo que mis ojos quedaron en compota por tantas lágrimas, mi nariz era una catarata que no cesó aún después de finalizar la película. Me asusté, si reconozco que vi una parte de la sociedad que me dio un poco de miedo. Y tienes toda la razón del mundo al recordarnos que tenemos que valorar todo lo que tenemos, todo lo que somos y restarle importancia a las cosas que a la larga son insignificantes.
    Un peliculón, que ahora, al pasar el tiempo, veo que aún me ha marcado una huella muy profunda.
    un beso

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...