martes, 11 de noviembre de 2008

Escuchar a los demás


Felicidad ¡qué palabra más larga y profunda!, y, en cambio, a veces, cuánto cuesta alcanzarla, debido a las distintas circunstancias de la vida y de nuestro entorno que nos hace modificar nuestra manera de sentir, haciendo cambiar nuestro estado de ánimo.

Y cuando nos sentimos mal porque hayamos tenido un mal día intentamos refugiarnos en los demás para recibir de ellos el cariño y el apoyo que tanto necesitamos en esos momentos, actuando nosotros con esta actitud, de manera egoísta, pero, en cambio, ¿hemos reflexionado alguna en cómo pueden llegar a sentirse las personas que necesitan de nuestro apoyo y de nuestro cariño? ¿nos hemos puesto en su lugar?

Somos egoístas, pensamos cada uno en nuestros propios problemas, necesitando ser escuchados, siempre queriendo recibir de los demás, pero... ¿por qué no nos ponemos en el lugar de otras personas que necesitan de nosotros, que necesitan ser escuchadas? ¿por qué nos cegamos cada uno en nuestros propios problemas y no ofrecemos nuestro abrazo y nuestro oído a las personas que necesitan de nosotros, que necesitan ser escuchadas y abrazadas?

Hoy me siento egoísta, porque he tenido un mal día, por eso estoy haciendo esta reflexión interior, y, a la vez sentía necesidad de exteriorizarla con mis palabras escritas, para darme cuenta de que muchas personas, no sólo yo, necesitan ser escuchadas, porque cada uno de nosotros tenemos nuestros propios problemas, y aunque, nadie los puede solucionar solamente la fuerza del interior de cada uno de nosotros, sí, en cambio, podemos hacer felices a los demás sabiendo escuchar, no pensando únicamente en nosotros mismos.





92 comentarios:

  1. Si me escuchas me siento aliviada, no porque me ayudes con algo distinto, sino porque me ayuda que me escuches.
    Hermoso post, bellísima foto.


    Besos, doradísimos,

    Vulcano.

    ResponderEliminar
  2. CUANTA VERDAD MARIA,SERIA CUESTION DE PROPONERNOS ESTE CAMBIO!!

    ME ENCANTO LA IMAGEN QUE ACOMPAÑA EL POST, REFLEJA MUY LINDO LO QUE QUE SE DESCRIBE EN ESAS LINEAS.

    HASTA PRONTO...

    ResponderEliminar
  3. Hermosa reflexión que muestra a las claras cuanto sientes y amas la vida, al pensar en que otros necesitan tanto amor como el que recibimos, me encanto pasar por tu casita.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues hoy María estamos las dos igual. Día triste. al menos nos tenemos al otro lado de la pantalla para aunque sin palabras sonoras decirnos la una a la otra lo que acabo de decirle a otro amigo:_ "seguro que hay sol mañana"
    Un besazo y AQUÍ estoy.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por recomendar "mi rinconcito". no me había dado cuenta.
    Un besaz de nuevo

    ResponderEliminar
  6. Es cierto María, por eso yo digo que tenemos la obligación de ser felices. Mientras más lo somos, más damos.
    Te beso cariñosamente, deseando que te sientas mejor. ¡Animo!
    Shanty

    ResponderEliminar
  7. Mi querida María

    Bellísima tu reflexión de hoy.

    Hace unos días leí algo que

    me recuerdas tú con el arte

    de escuchar,mi querido Nisu

    lo ha expuesto y me gustaría

    que le leas vista la coincidencia

    http://nisu.blogia.com/2008/110101--strong-font-size-4-el-regalo-de-escuchar-...-strong-font-.php

    Besos María y gracias por lo que nos regalas

    ResponderEliminar
  8. A veces ponerlos en la posición de la otra persona nos depara mucha sorpresas...
    Sentirse bien es un buen síntoma de felicidad... Tal vez sea... ‘el sintoma’.

    :-)
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Escuchar es a veces el mejor don que tiene el ser humano, ser escuchado alivia el dolor y la tristeza, escuchar ayuda a comprender a los demas, oir sus dudas, miedos, penas, nos permite una mejor comprension para poder ayudar.
    Pero el egoismo hace siempre su trabajo y nos encierra en nosotros mismos, nos hace creer que nosotros somos el centro del universo, y los problemas de los demas no importan, que solo los nuestros son importantes.
    Somos asi de estupidos, y...asi nos va.
    Un abrazo y hermosa reflexion.

    ResponderEliminar
  10. Siempre digo que hay que ponerse en la piel de los demás. Tenemos que sentirnos bien con nosotros mismos y asi reflejaremos ese bienestar a los demás proyectando buenas energias.

    Un besazo!!!!

    ResponderEliminar
  11. debería de ser así , María...pero en lo de exteriorizar mis sentimientos tengo unas experiencias tan malas , a veces tragicómicas, desde niña que ahora no cuento nada a nadie y me lo guardo...no sé si es bueno guardárselo, sólo que nadie escucha ni desea ayuadr a los demás a no ser el psicólogo que cobra y seguro que no dice nada que valga la pena... sospecho, por los casos que conozco de amigos que se dedican a esa profesión y le dan el mismo consejo a todos!.
    Hace algún tiempo le contaba mis problemas a mi marido...luego he aprendido que prefiere no saber nada y así no se siente implicado...como no me parece muy justo, como compensación escucho los problemas de los demás, para pasmo suyo que no entienden mi paciencia...ni yo tampoco, ¡porque mira que a veces se ponen pesados y abusan! como que yo me avergonzaría de contar tales cosas...en fin, ¡a veces pienso que he equivocado la profesión y que lo mío sería un gabinete psicológico! así sacaría algo de provecho ...porque si algo he aprendido es que el que acude a tí , rara vez escarmienta en cabeza ajena y aunque le aconsejes bien , sólo va a hacer lo que desea...la mayoría de las veces incuso eso es lo que quisieran oir como consejo y si no se lo dices empiezan a quererte mal y se puede romper una amistad...ya me tiene pasado.El corazón humano es la mar de complejo.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Buen post,es bueno eschuchar a los demas ,aunque no podamos arreglar sus problemas solo con saber escucharlos ellos se sienten mejor y asi llevan sus problemas tambien mucho mejor, me ha gustado te dejo mi cariño y un beso

    ResponderEliminar
  13. María,
    Cuanta verdad!!!
    Un blog para reflexionar....
    Un beso,
    IDania

    ResponderEliminar
  14. Uf. Qué te voy a contar María, yo que estoy nada más que mirándome el ombligo estos días... pero a veces es necesaria un poco de autocompasión...

    Y el apoyo de los demás. Lo malo es cuando no eres capaz de corresponder. Pero ésa es otra historia.

    ResponderEliminar
  15. Hola María.
    Sabes que pasa?.Que como en casi todo, cada vez somos más individuales
    Tenemos buenos propósitos, pero nos duran cinco minutos.
    Y mira que con los tiempos que corren nos necesitamos unos a otros mas que nunca.
    De lo que nos dice Elisa, yo me quedo con muchas cosas que tiene razón.A veces cuentas alguna cosa porque te hace falta, y te encuentras con la sorpresa desagradable de que o no le interesa o no se quiere implicar.
    Claro que para esto no hace falta ser un matrimonio.Cualquier familiar te lo hace.
    María, el mundo está lleno de buenos propósitos.Pero a veces solo son para quedar bien.
    Animo María.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. María, llevas tanta razón en lo que dices...sabemos escuchar muy poco a los demás y lo que ignoramos es que parte de nuestro aprendizaje y crecimiento interior está precisamente en eso...en saber escuchar.
    Gracias por este post
    Y un bs junto con un abrazo
    MJ

    ResponderEliminar
  17. Me gusta escuchar, a veces más que hablar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Ser escuchado para aliviar nuestras angustias es, en si mismo, un alivio... Quien nos escucha nos presta una ayuda que no precisa la mayor parte de las veces otra acción... Para algunas personas que se les ofrezca consejos para los problemas en cuestion incluso resulta molesto.

    Te ofrezco otra reflexión:

    Para muchas personas el que los demás no les confien sus angustias les hace sentir mal porque revela falta de confianza, les hace sentir excluidos de la vida del angustiado...

    Alejar a los demás de los propios miedos y angustias no hace mas que agrandar nuestros problema, producir depresión y a la larga el problema al que se han de enfrentar para ayudarnos cuando se haga evidente es mucho mas grande... En la espera, cuando la angustia cuya existencia negamos es evidente, aumentamos su angustia.

    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Escuchar es cuestion de acostumbrarse...

    Poco a poco...

    Ademas, hasta la propia palabra es hermosa: ESCUCHAR...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  20. María

    En general la gente no sabe escuchar. Sólo está pendiente de hablar sobre ellos mismos, sin dejar opción a intervenir a su interlocutor .

    Pero cuando una persona tiene algún problema, necesita desahogarse de forma imperiosa. Sólo el ser escuchado ya es una terapia, puesto que expulsa sus energías negativas, su malhumor, su queja, su dolor o su pena.

    Entre más evolucionados, más proclives estamos a escuchar a los otros.

    Nosotros podemos entrenarnos para escuchar más a los otros. Cada vez nos iremos percatando que ya no queremos llevar el timón de la conversación, que para algunos es un monólogo con un invitado de piedra.

    De esta forma nos encontraremos más satisfechos escuchando que monopolizando el diálogo.

    Un abrazo muy afectuoso.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  21. Es difícil ponernos desde el otro extremo pensando en los problemas de los demás cuando se tiene problemas, porque es sobrecargarnos de todo lo que ellos tienen, y ese es el motivo porque no nos ponemos en su lugar.
    Buena reflexión amiguita, muchos abrazos a tu corazón sensible que sabe ver las cosas con profundidad. Bello corazón.
    Saluditos amiguita.

    ResponderEliminar
  22. Pues mira que casualidad yo tampoco tuve un buen día. pero pienso como tú, hay que mirar más hacia los lados, no estamos solos, ¡para nada! la vida es bella. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  23. "Dar hasta que duela y cuando duela, dar más todavía"...
    Son tantas las veces María que damos y nos brindamos, y cuando queremos acordar, nos dejan parados en el medio del camino, solo hay que sentarse a un costado, tomar aire, fuerza y esperar que ya pasará, que el que no recibió lo que quisimos brindar, pobre... se lo pierde...
    Siempre llegará alguien con los brazos abiertos a cobijarnos a darnos, y brindarnos la oportunidar de devolver ese acto.
    A todas las veces que me pegen en una mejilla, pues pondré la otra...
    Y mi abrazo estará dispuesto siempre María para lo que necesites, en mi blog esta mi mail en el sidebar...
    Un beso reina....

    ResponderEliminar
  24. Buena reflexión, a la cuela me uno para decirte que, si quieres un día lloras, ahí estaré yo, si sientes el deseo de gritar ahí estaré, si sientes el deseo de expresar tu ser...

    ahi estare siempre...

    saludos fraternos

    ResponderEliminar
  25. Tienes mucha razón. Casi siempre nos preocupamos más de nosotros mismos que del otro que tenemos al lado. Agobiamos a los demás con nuestros problemas y dilemas y apenas escuchamos lo que ellos tienen que decirnos. Quizás sea debido a la terrible inseguridad que tiene hoy el ser humano que, en muchas ocasiones, se encuentra solo aunque esté en una multitud.
    Tú no puedes sentirte egoísta porque el hecho de compartir tu reflexión ya es demasiado hermoso.

    Un beso y un deseo: ¡Sé feliz!

    ResponderEliminar
  26. La empatía es uno de los muchos valores en vía de extinción. Aún así yo creo que hay personas que han nacido para escuchar y otras para ser escuchadas.
    Yo creo que soy de los primeros, y, es verdad, a veces echo de menos alguien cerca que me escuche.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Hay un defecto horrible en los humanos,es no querer escuchar a los demás o pedir consejos.El maldito orgullo nos transforma en egoístas y antisociales.

    ResponderEliminar
  28. Uma boa noite de S.Martinho.Beijinhos amiga.S.A

    ResponderEliminar
  29. María la canción que suena es una maravilla, alguna vez todos nos sentimos así

    amaral es un encanto, igual que tú preciosa maría

    un beso

    ResponderEliminar
  30. Historias y problemas todo el mundo tiene y hay que darle la vuelta al problema y cuanto primero mejor para solucionarlo, sino el problema nos puede y hay que dejar el sitio libre para otro.

    ¿Que se es egoista y solo se piensa en uno y no en dar la mano al otro cuando lo necesita, para intentar suavizarle el momento?...

    Vale puede ser!! y si tu te le tiras dos ganchos en distintas oportunidades porque observas, que la vida enseña, y la persona es tan obtusa que ni cuenta se da o se hace, porque en ese preciso momento se siente superior....

    Mi contestación!! cuando no tenga una mano para asirse qe se aguante, como lo hacen los demás y tirar que es muy, pero que muy duro y no piden nada... o simplemente un saludo que mira que es barato... al igual que lo era antes cuando era todo maravilloso o así lo parecia...

    Esto es una reflexión a lo expuesto, como yo lo veo y sentido.

    Hermosa María!! te dejo y sigo con mis reflexiones segun la pelicula que nos pongan... unas veces son reales otras sobrepuestas otras irreales o subrrealistas, otras fantasiosas, segun el que se encuentre detras.

    Pero sin darse cuenta van creando entre unos y otros lo que llevan dentro,que es lo tardet o temprano sale y entoces me vuelvo y digo... que feliz soy y me siento!!

    Adios con el crazón que con el alma no puedo...

    Feliz semana con paz y armonía y que se te pase esa nube, la cual te enturbio el un poquito el animo.

    ResponderEliminar
  31. Siento que hayas pasado un mal día.
    ES normal que nos pase tarde o temprano. DEbes animarte. Yo, cuando eso me ocurre, suelo evadirme inventandome sueños agradables; a veces, escribo. Últimamente me refugio en los blogs. Me gusta, más que escribir mis textos, leer y comentar a los demás. Eso debe ser que me gusta escuchar y que me escuchen. Bueno, pues eso, que tienes más razón que un santo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  32. Escribir, es un arte. Hablar, es un arte... Pero escuchar es amar al otro... Amar, digo, en sus diferentes facetas, según tengamos delante y que nos habla.

    Porque no todos, y según qué momentos, estamos dispuestos a escuchar.

    Y cuando digo escuchar, no digo oir.

    Tú escribe-habla lo que que te apetezca, que aquí estamos para leerte-escucharte.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  33. Uh, María qué tema. Yo en radio, aparentemente lo que hago es poner música como te dije, del tipo que pones tú aquí. La gente me llama, me pide canciones y me cuenta su vida. Pero no en antena, sino en privado. Yo callo. Yo no doy consejos, porque no estoy para eso.
    Yo sólo escucho. Es lo que quiere la gente. Que les escuchen. No que les den consejo. Sino desahogarse. Luego, les pones una canción y son felices.
    Pero la gente, María, no es gente externa. En la gente, también estamos nosotros.
    Empatía. Ponerse en el lugar de los demás.
    Cuántas cosas arreglaríamos...
    Saluditos :)

    ResponderEliminar
  34. Tienes razón, muchas veces nos volvermos egoistas con los demas, nada nos cuesta regalarles cinco minutos de nuestro tiempo para escuchar y en una de esas hasta regalar un abrazo.

    Más ahora yo te dejo un abrazo muy fuerte.

    ;)

    ResponderEliminar
  35. Saber escuchar es difícil
    ya que como dices oyes historias
    que son sus vidas
    y que no podemos cambiar.
    Pero lo que si logramos
    cuando los escuchamos
    es que se desahogen al fin
    y aliviamos su dolor
    y sentimos con ellos
    sus temores, sus miedos.
    Y aprendemos algo importante
    que cuando somos nosotros
    los que estamos mal
    ya sabemos como desahogarnos
    porque siempre están ahí los amigos
    que saben escuchar
    que saben comprender
    y que alguna vez ellos también
    lo hicieron.

    Saludos Cordiales,Besos y ánimos.

    ResponderEliminar
  36. He llegado a tu sitio desde el de una amiga que te sigue. Y me he sentido a gusto en él. Empiezo ahora a compartir y a disfrutar de nuevos amigos, buenos escritores que no son conocidos pero son realmente buenos porque saben transmitir su sentir, como tú.
    Quiérete mucho, y ten presente lo que encierran estas bellas palabras, para lo bueno y para lo malo, "Esto también pasarä..."
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Buenas noches, María: Aunque hayas tenido un mal día, espero que ahora que está acabando, olvides la parte negativa y te mentalices para afrontar el siguiente con serenidad y pensamiento positivo... gracias por seguir mi blog. Yo hago lo mismo y gracias a ti estoy conociendo a otr@s bloguer@s fantásticos...Somos como una gran Hermandad y, créeme, lo digo en serio. A mi leer y escribir siempre me ha encantado, pero ahora además puedo comunicarme con el/la que escribe y con quien me lee.
    Al exponer tus reflexiones en tu bitácora, te das cuenta de que hay much@s que piensan y sienten como tú y la Soledad se diluye como por encanto...
    Genial.
    Un abrazo, Celia

    ResponderEliminar
  38. Es complicado y cada persona es un mundo, a veces nuestro estado emocional nos vuelve poco receptivos y otras, son los demás los que no quieren hablar, lo raro es coincidir. Pero si, conozco mucha gente egoísta que siempre quiere ser escuchada pero cuando tu necesitas que te escuche desaparece...y eso que yo normalmente suelo ser reservada para contar mis problemas porque pienso que ya tiene cada cual bastante con los suyos. Hay que distinguir que alguien en cierto momento no esté disponible de los supuestos "amigos" que nunca lo están cuando lo necesitas, o en momentos delicados. Al final, acabas haciendo tú lo mismo con esas personas, y por supuesto, se quejan cuando les toca, acostumbrados a tener alguien disponible, y nos quejamos, pero se sigue sin ver cuando se ha fallado o cuando hemos fallado.

    Besos

    ResponderEliminar
  39. Como suele decirse por acá tener una oreja que te escuche, cuando uno siente que otro le presta atención, sin duda el compartir, aunque no solucione el problema ayuda a sentirse mejor, besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  40. totalmente! cuesta tan poco escuchar, es tan poco trabajo....encima, la otra persona se sentira aliviada y agredecida.

    me gusta que la gente esté bien y que sonría. yo puedo arreglarme, todavía vivo de ilusiones.

    arriba maría, arriba! un rico heladito o un rico cafe, una linda canción y buen paisaje.

    besitos!

    ResponderEliminar
  41. Me gusto mucho tu post, eres sincera contigo mismo y eso esta bueno porque es el puntapie inicial para reconocernos!
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Siempre fui buena para escuchar y, con el tiempo, también fui aprendiendo a ponerme en el lugar del otro, lo cual será una virtud pero a veces me hace sentir una reverenda idiota... porque nadie se pone en mi lugar, obviamente! Pero así me siento sólo cuando, como tú, he tenido un mal día, asique cuando quieras: TE ESCUCHO!
    Un beso grande y mañana será un día mejor!!!

    ResponderEliminar
  43. ... Maria ... la incondicional, aqui estoy ... a tu lado. Al igual que Pedro, pienso que muchos nacimos para escuchar ... o quizas nosotros,al decir que estamos bien, los otros nos crean invensibles ...Y la felicidad ... la felicdad ...es la suma de buenos malos momentos...Hermosa musica ... Gracias ... Mañana paso a visitarte ...Te dejo un beso... Silvi.

    ResponderEliminar
  44. Es cierto Amiga; nos hacemos de oidos sordos cuando se trata de los demas.

    Pero sabes algo? Me encanta escuchar, soy toda oidos...

    Somos en resumen infinitos reflejos unos de los otros y bien pudieramos estimular mas la empatia y ser mas humanos asi el mundo seria un lugar paradisiaco.

    La felicidad esta dentro del alma de las emociones bien vividas o del amor bien disfrutado aunque muchas veces esta en ese atardecer que te trae los mas bellos recuerdos de la vida!

    Te doy un abrazo mi linda y te invito un pastel delicioso y una copa de helado para charlar y charlar ... y antes de irme y luego del tè te dejo una rosa enorme para que alegres el jardin o la coloques en la ventana...

    un abrazote!

    ResponderEliminar
  45. Querida María me duele saber que pasaste un mal día, es cierto lo que decis pero tambien es bueno a veces ser egoista y necesitar todo de todos, es como que tenés que llenarte un poco de afectos como de recargar tu batería y recien ahi cuando te sientas fuerte podés dar un poco de eso a los que te rodean.

    Pensá que todo pasa y hasta estos momentos de tristeza van a terminar también, que por lo menos te sirvan para valorar los buenos momentos.

    Si te sirve pensá que yo te escucho como muchos que te leen y si bien estamos tan lejos por lo menos virtualmente es como si te tuviera en frente, me gustaria poder ayudarte de alguna forma, por lo menos pensá que no estas sola.

    Te mando un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. escuchar a los demás es una de nuestras asignaturas pendientes...siempre la llevaremos pendiente por mucho que mejoremos...
    gracias por tus amables palabras en nuestro blog. el tuyo también es estupendo. es un placer tenerte entre nosotros. Buen dia , María . un abrazo

    ResponderEliminar
  47. A la mayoría de la gente, les gusta hablar, pero a poca gente les gusta hablar, por eso cuando encuentran a alguien que escucha, te cuentan todo lo que les pasa.
    Suele pasar.
    Un besazo
    Rampi

    ResponderEliminar
  48. Deberíamos ponernos siempre en el lugar del otro, empatizar y hablar y escuchar... deberíamos ser siempre mejores y menos egoístas.
    Buena reflexión.

    ResponderEliminar
  49. Escuchar para entender, entender para poder ayudar, ayudar es entregarse, y eso es amor...

    Me gusta la música que has elegido, y ese tema en concreto, me encanta.

    Un beso, María

    ResponderEliminar
  50. Ciertamente en ocasiones necesitamos alguien que escuche nuestro interior y bese nuestra alma.
    Un abrazo
    Yeli

    ResponderEliminar
  51. Ser escuchado y escuchar. Egoísmo y generosidad. Es la complementariedad de ambos polos de una misma carga energética.

    Besos.

    ResponderEliminar
  52. Los blogs tienen esa ventaja: cuando tenemos un mal día lanzamos a voces lo que nos pasa y no tenemos que incordiar al vecino. Que escuche el que quiera y el que no, pues que se tape los oídos y cierre la ventana.

    ResponderEliminar
  53. Oir oimos pero escuchar es otra cosa que deberíamos poner más en práctica.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  54. Algo que nuestro semblante deja reflejar cuanto se siente en lo más intimo, en el alma.

    Espero que ese bache esté superado, te quiero ver como te idealizo, FELIZ, algo que mereces por ser una persona tan inmensa.

    Recibe todo mi afecto en un gran abrazo

    ResponderEliminar
  55. Querida María:

    Estoy con Vos y tus palabras. Muchas veces el "árbol del egoísmo" nos tapa el bosque.

    Para tu mal día y para cualquier momento tuyo, estoy. Mi correo está a tu disposición.

    Mi abrazo, tan o más fuerte que de costumbre.

    ResponderEliminar
  56. Ánimo y a seguir para adelante, un mal día lo tiene cualquiera.

    ResponderEliminar
  57. SABER ESCUCHAR es la clave de una buena relación entre personas... y como bien dices EMPATÍA, ponerse en el lugar de los demás de vez en cuando... yo lo intento aplicar, el ponerme en la cabeza del otro para adivinar por qué piensa así, sus razones tendrá... por algo será... y claro, para eso hay que saber escuchar. MARÍA ME HA ENCANTADO LA FOTO QUE HAS PUESTO, es chulísima. Un saludo-

    ResponderEliminar
  58. Esto es lo bueno que tienen los blogs. Que encontramos quien dedica unos momentos a "escucharnos" de manera desinteresada, y que también nos permite aprender a "escuchar". Obviamente entrecomillo, porque en este caso no se usa el sentido del oido, si no el de la vista, pero para el caso es lo mismo.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  59. Desde luego que dificil es escuchar... escuchar y que nos escuchen...

    besitos grandotes...

    ResponderEliminar
  60. María,es la primera vez que llego a tu blog y me ha atrapado tu sinceridad de sentimientos y opinión,algo que valoro en gran medida.
    Soy una huella más entre tantas,pero pienso volver aquí pisando las mismas que voy dejando...
    Me alegra encontrarte.Un beso.:-)

    ResponderEliminar
  61. A veces poder hablar con alguieen nos alivia... o escribir para muchos!!!

    Espero que a tí te haya aliviado!

    Paso a dejarte un abrazo!!!

    Lidia

    ResponderEliminar
  62. Lo que deberian escuchar esos dos es el tren que se les puede venir encima. No se debe estar tan ensimismado, por mucho interes que se tenga.
    Bsos

    ResponderEliminar
  63. preciosa fotogarfía, María y sabias palabras y tema de reflexión: efectivamente , debemos de escuchar más.
    un besazo

    ResponderEliminar
  64. Maria

    Es una entrada muy pertinente,
    a través del blog, logramos escuchar y escucharnos, oir, hablar y hacerlo en complicidad con otros que nos acompañan en el camino, en estos caminos de aire, y ello es hermoso, como entrelazar almas, no cuerpos, sino almas que se viven, que se sienten a traves del verbo, la palabra, en ese escucharse, del que vos hablas.

    Un beso Linda ♥

    M.

    ResponderEliminar
  65. Escuchar a los demás... ¿sabes?...

    Tengo miedo de no haber todavía, aprendido a hacerlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  66. Cuanta verdad en lo que pusiste
    muy lindo
    Escuchar? no es dificil

    besos

    ResponderEliminar
  67. Saber escuchar,es un arte,saber salirse de uno y ser empatico intentando oir el alma del otro,suele suceder que no siempre es facil pero con uno y otro y otro intento se logra.

    besos

    menta

    ResponderEliminar
  68. Maria ... Pase a saludarte ... aqui estoy si me necesitas ... sabes que se escuchar ... y se callar ... Mi Alma vuela a tu encuentro ... llevando luz y calma ... Tambien soy mujer de largos silencios ... pero en momentos ... necesito de los demas ... hasta prontito ... Aqui me quedo esperandote ... Un Beso ... Silvi.

    ResponderEliminar
  69. Quiero agradecer tus visitas a “Amanece púrpura”, lectura del primer capítulo de esta novela “en proceso” y comentario… en suma, tus palabras. Vuestra respuesta ha sido realmente espectacular, desmedida, superando en mucho mis expectativas. En apenas nueve días “Amanece púrpura”, su primer capítulo, ha tenido 750 lecturas, 70 comentarios como el tuyo entre los que dejaron sus palabras en la página o en mi e-mail… Recientemente he editado la segunda entrega, que te invito a visitar y leer… Mantengo el acuerdo de “palabras” que planteaba: un nuevo capítulo cada 52 comentarios, por lo menos… Gracias Gracias Gracias… Y ahora me voy a leer tu último texto… El que escribe debe leer, y viceversa… Saludos cómplices… Liberto Brau

    ResponderEliminar
  70. Algunas veces necesitamos leer una reflexión como ésta y de verdad nos hace reflexionar.Cuantas veces repetimos la frase ¿no me entiendes?..., y eso no es así, cuando sales de ese estado de ánimo negativo, te das cuenta que tu "problema", no es tan importante y los que están a nuestro lado quieren ayudarnos. Y nosotros ¿recordaremos que tambien hay que escuchar?.Procuraré tenerlo presente siempre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  71. María ... Gracias ... Sabes te busque en Reikijai ... para venir hasta aqui ... no te encontre ... si estas en todos mis otros blog ... pero en mi primer hijo no ... asi te te agrego a mis lista de Almas amigas ... y a los blog que sigo ... no olvides siempre estoy ... aunque a veces no escribo ... Te dejo Un Beso.... Silvi.

    ResponderEliminar
  72. La felicidad no es una meta...la felicidad como la vida esta llena de obstáculos y quién crea q se encuentra al final del camino morirá sin encontrarla nunca.
    La felicidad está en nuestro interior, en cada pequeño rinconcito de cada esquina, de cada día si sabemos encontrarlo, solo hay q saber mirar, por muy gris q pinte el cielo.

    A veces las palabras no fluyen, por ese mismo egoismo del q bien hablas, y resultaría tan sencillo como sentarnos a preguntar al ver la cara del otro, solo eso...pero a veces solo pensamos en nosotro, a veces el otro no sabe pedir cuando es necesario y a veces ES NECESARIO.

    Eres maravillosa María.

    Besos.

    ResponderEliminar
  73. María: es mucho más beneficioso para los demás escucharles que intentar animarles con palabras nuestras. Hoy el mundo está muy necesitado de escuchadores.
    Yo siempre estoy dispuesta a escucharte cuando lo necesites, a tí y a todo el que lo desee.
    Un beso

    ResponderEliminar
  74. Tus post de hoy me hace bien, escuchar la voz del otro siempre es nutricio para el alma.

    Lamento que no te sientas bien, mañana seguro un rayito de sol te rozará y te sentirás nueva, mejor, iluminada.

    Muy bello tu oriente María, mucho.


    Besos


    MaLena

    ResponderEliminar
  75. Has he legido una de mis favoritas en la musica

    LA felicidad: Me conto un sabio una vez, que hace tiempo, mucho siglos atras, que el ser humano sabia apreciar tanto la felicidad que decidio esconderla bien, han desidieron guradarla dentro de ellos......y ahora se han olvidado donde esta....si la buscamos esta dentro de nosotros, pero el viaje es largo, lo importante es disfurtar de ese viaje.

    te abrazo fuerte, y te deseo toda la felicidad del mundo, por ser como eres lo mereces.

    ResponderEliminar
  76. que tu no sabes escuchar? yo no me puedo creer eso... lo que pasa es que cuando uno tiene un mal día, o varios malos días, se centra mucho en uno mismo, pero seguro que el ratito pa escuchar a los demás lo sacas de donde sea
    Un besico
    Encarna

    ResponderEliminar
  77. Te vine a traer bizcochos para alegrarte el momento Buenos dias mi querida con sol alma e intento

    ResponderEliminar
  78. Hola María
    psaé a dejarte un abrazo!

    ...
    Hablame de la brisa María
    esa que te visita en la madrugada
    hablame de los sueños María
    que nos encuentran en el alba
    de esa melodía que imaginamos en la cama
    de tantas madrugadas imsomnes
    ansiosas y esperanzadas.
    Hablame de las flores María
    que se deshojan con las palabras
    y de aquella avecilla que aparece en la ventana
    de cuando somos niñas
    y amamos enamoradas.
    Hablame María de la sensación de nostalgia
    de la melancolía que a veces nos inunda
    por ir creciendo de la nada
    del tiempo que pasa y nos deja cansadas
    hablame de la vida María
    de esa que soñabas...

    un beso ...!

    ResponderEliminar
  79. María te acabo de leer en el blog que me redireccionó sobre la marcha que ustedes hacen el dia 15.

    Me duele oir que te sentís mal, yo se que con palabras no se arreglan estas cosas, pero no bajes los brazos, dicen que de las crisis salen las oportunidades, vas a ver que todo no es tan negro y que se va a ir despejando el cielo.

    No te desesperes, cualquier cosa te venís para acá, claro estamos peor que ahi, pero por lo menos tenemos mas entrenamiento para este tipo de cosas.

    Beso

    ResponderEliminar
  80. María un besazo y más cariños para el finde

    muack

    ResponderEliminar
  81. "Felicidad ¡qué palabra más larga y profunda!, y, en cambio, a veces, cuánto cuesta alcanzarla, "

    La felicidad es un plato de fideos que se derrama, aunque creas que la suerte y una sonrisa, están a punto de caerse del plato, al final el fideo se engancha reseco en el borde del plato.

    ResponderEliminar
  82. MUCHAS GRACIAS A TODOS:

    Por estar aquí leyendo, escuchando, comentando...

    Tengo que decir que yo soy una persona que me gusta mucho escuchar a los demás, pero aquí en mi blog me siento aliviada desahagándome, gritándole al viento, a la impotencia, a la rabia..., aquí no escucho, aquí digo, aquí expulso escribiendo, no puedo callarme, expulso al exterior mi interior, mi impotencia, mi rabia, quiero sentir mi eco... como si, acaso, de algo, me sirviera.

    Muchas gracias a todos.

    Un beso y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  83. ... vuestros comentarios me ayudan a sentirme escuchada, gracias muchas gracias por aguantar mis lloros, mi impotencia, mi rabia.

    Gracias, muchas, todas.

    ResponderEliminar
  84. Cuando todo va mal, siempre lo mejor
    es reír y cantar, volver a soñar
    y también como no, viene bien llorar
    aunque sea con una canción de amor.

    Pero amiga siempre sin perder
    ese control que se llama vida
    aguantando sin duda los malos días
    porque al caer la noche
    todos sabemos que de nuevo amanece
    y ese mañana puede ser tu día.

    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
  85. SENOVILLA: Gracias por tus palabras, son una bendición de generosidad, aunque es muy difícil seguirlas al pie de tu letra, porque cuando algún día te sale mal porque las cosas no hayan salido bien, es dificil controlar el llanto, la rabia, la impotencia, no se pueden sacar sonrisas, no se puede cantar, pero sí se puede soñar, con un mundo mejor. Muchísimas gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  86. Alguien que no escuchó, se ahogó en las palabras del otro, alguien que no escuchó salió con nieble en los ojos, para no volver nunca más...enhorabuena por tus hermosas reflexiones...un beso desde la vieja españa de azpeitia

    ResponderEliminar
  87. Una reflexión que me ha gustado, amiga mía. Creo que así es, además de escucharse a uno mismo y aprender también de ahí. A veces creo que toda esta escuela que es la vida es solo para aprender y escuchando uno también aprende y compartiendo, uno encuentra pedacitos de felicidad...

    Besos, cielo.

    ResponderEliminar
  88. AZPEITIA: Maravillosas son tus reflexiones, yo las escucho atentamente, y te doy las gracias por compartirlas y dejarlas aquí. Un beso.

    EMIG: Siempre es generosidad hacia los demás el intentar no sólo oir lo que dicen los demás, sino sobre todo, escuchar, pero también, escucharnos a nosotros mismos, es una buena lección para todos. Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...