viernes, 12 de diciembre de 2008

¿Y tú en qué momento te has llegado a sentir en un pequeño aprieto con tu hijo?


Tengo que reconocer que una de las cosas más gratificantes que existen en mi vida son los momentos vividos junto a mi hija, el compartir las charlas con ella, al igual que las risas de complicidad, el que ella me cuente sus cosas, sus momentos vividos durante el día, o el que yo la cuente los míos, charlar con ella es algo realmente maravilloso para mí, y sobre todo, oirle decir que me considera no sólo una madre, sino una auténtica amiga, me encanta darle achuchones, y, muchas veces, estamos varios minutos abrazadas, es una sensación tan maravillosa que no lo puedo llegar a describir ni siquiera con palabras.

Siempre me ha gustado ser clara con ella de cualquier tema, y sobre todo, en lo relacionado con la sexualidad, he procurado explicarle con toda naturalidad siempre que ella me ha preguntado y de la forma más comprensible, para que ella lo pudiera entender, conforme a la edad que ha ido teniendo, aunque tengo que reconocer que, hace unos días, me quedé un poquito cortada, cuando me preguntó qué era un condón, y tuve que buscar palabras adecuadas para explicárselo claramente y sin tapujos, para que ella pudiera entenderlo, conforme a su edad.

¿Y tú en qué momento te has llegado a sentir en un pequeño aprieto con tu hijo?





66 comentarios:

  1. tantas veces que hasta me pongo colorado cuando lo recuerdo.

    ResponderEliminar
  2. Vale que, desde el principio, exista esa confianza y que, respondiendo a la misma, se utilice con la mayor naturalidad las palabras que nos vengan tanto del corazón como de la razón... lo demás viene solo...

    ResponderEliminar
  3. Hola! eh pasado por tu blog y me ha encantado, muy genial todo lo que escribes,
    y respecto a los aprietos con los hijos te podria dar mi punto de vista de hija, soy muy peque para hijos, y te dire que hay momentos en los que los aprientos son para ambos

    ResponderEliminar
  4. Ufffff, yo con mis hijos me he sentido atrapado entre la espada y la parez infinidad de veces.
    Pero la que mas recuerdo es cuando mi hijo me pregunto una mañana que que le hacia a su madre la noche anterior pues la habia escuchado...gemir.
    No supe donde meterme ni darle explicacion alguna,simplemente le dije,:"es que estaba enferma",ja,ja,ja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Con dos chicos varones... infinidades de veces...y siguen...

    Besos María.

    ResponderEliminar
  6. Qué bien, querida María esos minutos abrazadas dicen todo! Tengo 2 niños, un niño y un adulto ya. Aunque lo he pasado con el mayor, me siguen sorprendiendo sus preguntas:Con cinco años me dijo un día...-Mamá, tú eres Virgen?, Pedro dice que su mamá es Virgen y su hermana también. Yo le he dicho que la mía también, claro. Y yo le dije, intentando contener la risa...claro hijo, claro. Y le dije ¿Que es para ti ser Virgen? Pues eso, mamá, me contstó, ¡ser buena! Ahora ya con once años imagínate.
    Bonita entrada y qué bonita la lluvia de estrellas que has puesto decorando tu ahora blanca y luminosa casita!
    Un abrazo grande y Feliz fin de semana, linda.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que mi pequeño solo tiene 5 años, y todavía no hace ese tipo de preguntas, pero me imagino que ya me tocará.En fin, espero tener una buena respuesta para entonces.
    Besos
    Que tengas una feliz tarde

    ResponderEliminar
  8. Me vas a tener que dar algunas lecciones. Pronto las necesitaré. Estoy seguro que me pondrá en miles de aprientos y cualquier consejo se agradece.
    Besos y feliz findesemana.

    ResponderEliminar
  9. Hola María.
    Tengo dos hijos; chico y chica. Que yo recuerde nunca me he visto en un callejón sin salida, siempre que me han preguntado, he respondido.
    Como tú dices de acuerdo a su edad pero con claridad. Sin falsos proteccionalismos. Las cosas claras por muy jóvenes que sean. De esa forma creo que les evitas darse de narices contra la cruel realidad.
    En nuestro caso ha salido bien y estoy contenta con los hijos que tengo; son sanos en cuerpo y mente.
    Feliz fin de semana y un montón de besos.

    ResponderEliminar
  10. Casi a diario hay situaciones complicadas con los hijos, hoy están más adelantados y despiertos que a nuestra época y resulta difícil, a veces, explicarles determinadas situaciones. Pero es así, los padres debemos reciclarnos y modernizar los procedimientos pedagógicos constantemente.

    Un beso, María

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que mis hijas me han hecho sentir en mas de una oportunidad en un aprieto. Parece que buscaran el momento mas inoportuno para hacer de las suyas.
    Mi hija mayor Valerie es la que mas me ha hecho cosas, tu sabes esas preguntas insolitas, esas respuestas fuera de proporción. Y bueno creo que todo eso pues me ha hecho crecer como madre.

    En estos momentos me considero su amiga y se que ellas me ven como una mama super buena onda comprensiva y tolerante pero Dios sabe como me ha costado en tantas ocasiones `pues saber manejar la situación.

    En resumen yo en muchas ocasiones amiguita me he sentido como dices en Arpietos... pero los disfruto. com quien dice...

    Un abrazo mi linda y michas bendiciones feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  12. Sabes María, no tengo hijos pero mi instinto maternal se ha desarrollado enormemente durante los hermosos trece años que he compartido con mi hermanita, pues siento que la quiero como a una hija (bueno.. lo sabré si tengo una algún día ;)

    Y te puedo decir que ha sido ella quien me ha dejado sin habla cuando ha hecho uno de sus lúcidos comentarios... Como por ejemplo: "El problema es que les subes demasiado el ego a los hombres y por eso se vuelven tan mimados"

    ?????????!!!!!

    Ya te imaginarás el examen de conciencia que me obligó a hacer ;)

    También recuerdo una vez, cuando mi hermano de trece años -yo tenía quince- me preguntó: "ñaña, ¿qué es un orgasmo??"

    Mi mamá también estaba allí, así que traté de explicarme lo mejor que pude, hasta que ella salga de su estupor y se lo explique claramente jaja..

    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  13. Alguna vez y, fundamentalmente, por no encontrar el termino adecuado, entre lo que yo creía que era lo más indicado y las indicaciones sugeridas en el colegio. Aún así siempre fui el amigo y compañero: hoy, desde la distancia, veo que dio el fruto deseado.

    Un gran abrazo y toda mi estima y consideración

    ResponderEliminar
  14. Huy no tengo niños!..
    Pero si sobrinos! y ni te imaginas los que los peques pueden llegar a preguntar..
    Ya mi sobri adrian que tiene 8 años.. sabe mas o menos el tema de la sexualidad.. pero su hermanita de 5.. esta aún algo niña para explicarle. por lo momento el cuento de la abejita es lo que más resulta efectivo..

    abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Bello tu post, y se reflexiono como lo presentas...

    pues he tenido muchos...

    saludos un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  16. La verdad es que, aprieto... no, no recuerdo. No siempre hemos dado respuesta porque a lo mejor la edad no lo requería... hemos salido por la tangente con bastante elegancia, aunque ahora, ya con 15 y 20 respectivamente, ...
    las cosas son bastante más fáciles.

    Recuerdo que la mayor (ya había nacido la pequeña), cuando empezó a estudiar la sexualidad, vino a casa un día y dijo.

    --Ya sé cómo vienen los niños al mundo.
    --Estupendo -respondimos.
    --Entonces -continuó ella en boz baja- vosotros lo habeis hecho 2 veces, no?
    --Sí, cariño. Tienes hambre?, porque vamos a comer dentro de poco.

    Y recuerdo esta anécdota por lo de las 2 veces :))

    Besicos.

    ResponderEliminar
  17. cuando le explique de q trataba la cancion santa tejerina de leon gieco

    ResponderEliminar
  18. :s no tengo hijos, pero calculo que mi mamá las ha vivido!! jaja ella es mi mamá y mi amiga, sé que jamás me dará un mal consejo, por eso le cuento y pregunto todo. siempre fue muy franca y directa en todo, en ocasiones las respuestas que me daba eran un poco fuertes, pero sin duda eran las mejores como para que yo tome conciencia! no se me prohibio jamas de nada, porque siempre se me advirtio de todo! y gracias a Dios y a ella, ya soy una mujer, viví, me divertí, sufrí y jamas me arrepenti... todavía me queda un largo camino, pero estoy segura que cuando esté "yo" en mi lugar de mamá, voy a hacer exactamente lo que ella conmigo. un beso!

    ResponderEliminar
  19. Hasta ahora, amiga Maria, no he tenido problemas. Son muy pequeñas (10 y 9 años). Aunque te digo que ya conocen el tema de la "regla": fui valiente...¡se lo explique yo! mi mujer se quedó sorprendida.

    Un beso...!

    ResponderEliminar
  20. Que buena pregunta,me has echo recordar esos instánte que aún paso con mis hijos,una me han echo emocionarme.....y ptras reir a manibula batiente,sobre todo el de 14 que según mi madre tiene el mismo humor mío.......Siempre le contaba cuando pequeño el cuento de la caperucita roja,que le encantaba...y estaba hablando ya a media lengua,cuando un día me dice mamá,me puedes contar ese cuento que ya hace tiempo no me cuentas..cuál pregunte yo??...y le dice..El de la putita roja.....jaja..y yo le conteste hijo esta bién que se haya metido con el lobo pero de ahi a putita ..jajaj y me miro con carita ya pues apurate que quiero escucharlo....



    Mariella

    ResponderEliminar
  21. Los niños de hoy no son como los deantes, estos vienen con la mayorias de las lecciones aprendidas

    besitos para el finde, maría linda

    ResponderEliminar
  22. Hoy lo recuerdo con una sonrisa, pero en aquella ocasión deseé que se me cayera encima el mundo. Una vez, cuando mi hijo tenía tres años, subíamos nueve pisos en un diminuto ascensor con una señora poco agraciada (la verdad es que era muy fea). A mi hijo no se le ocurrió otra cosa que escrutarla de arriba a abajo y soltar: ¡Papá por qué es tan fea! ¡No se puede ser tan fea! (Y todavía íbamos por el segundo piso).

    Un beso

    ResponderEliminar
  23. jaja, pues hace sólo dos semanas, mi hija de entonces 9, hoy 10, me pidió que le explicara lo de "la revolución de los niños", porque "la seño" les habia dicho que se lo explicaran en casa los padres y al decirle que no sabía de que me estaba hablando me contestó que lo de que la cigüeña no existe...
    Me quedé sin palabras claro está.

    ResponderEliminar
  24. yo no tengo hijos cuando los tenga responder este post jeje....la verdad muy buen post..un abrazo..

    ResponderEliminar
  25. Hola, María...

    Los pequeños aprietos con los hijos... ¿Quién no los ha tenido?

    A nosotros nuestros hijos que son tres: Un varón que ya tiene 23 años, una señorita de 20 y la niña de 13, nos han hecho pasar más de un apuro, pero hemos logrado sortearlos con mucho cariño y sinceridad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Gracias por pasear por esta casa, la tuya también María.

    Yo nunca pasé momentos de apuro con mis hijos pues aún no tuve. Ojalá algún día. Pero sé qué es abrazar a mi madre y sentir su útero tan cerca como si no hubieran pasado 38 años desde que lo habité.

    Quizás no hablemos como hoy se puede, pero casi, tan casi que me vale. Su abrazo me vale, su aliento me vale, su mano y su amistad.

    Merece la pena hacerse mayor sólo por poder decirle a la cara a tu madre cuánto la quieres con todo el peso y consciencia de la palabra querer. Como a nada, pues es un amor especial y diferente.

    Me alegra encontrar esta página y esta entrada pues ella es un apoyo fundamental para mi y pocas veces puedo expresarlo.

    Un abrazo enorme,

    Mar.

    ResponderEliminar
  27. Ojalá mi corazón fuera tan grande María, sólo es que es la primera vez que sin querer me invitan a hablar de algo tan auténtico y claro. Suelo moverme en los fondos, en aguas oscuras. Y me gusta... Aunque aún no sepa por qué.

    Pero hay cosas que no tienen un revés.

    Son tal cuál.

    Como una mañana de domingo en invierno cuando el sol calienta la piel. Sin más. Así que gracias a tu paso azul.

    A ti.

    ResponderEliminar
  28. Visito tu blog por primera vez...hermosa tu odea de pluma de cristal...de escribir como si fuese esmerilando un espejo en el que puedes ver las esencias de las cosas, muy poetico, muy honesto, muy valiente, saludos y hasta pronto,

    Vale

    ResponderEliminar
  29. Hola María: vengo a invitarte a hacer una cruzada,no es de premios,ni nada por el estilo es sobre TGD(autismo) en Argentina estos niños no están recibiendo lo que necesitan ni tampoco hay demasiada información que apunte al diagnóstico temprano,lo que es fundamental pues a tiempo ,con terapia se logra muchissimo,en mi blog http://elblogdeisabelhada.blogspot.com/ está el pedido de mi amiga Sabri y al final de ese post está una página sobre un grupo de padres que piden una ley que ampare a sus niños,aunque sea que coloques la página a un costadito de tu blog ya es una ayuda,internet es una herramienta muy grande,cuanto más se sepa de esto mejor,desde ya muchas gracias,ya sabes no tienes compromiso de hacerlo,pero si lo haces te lo agradeceré mucho!un abrazo!

    ResponderEliminar
  30. María

    Qué lindos momentos los que pasas con tu hija. Esos recuerdos quedarán en vuestras almas para siempre.

    A mí me encantan los niños. Tuve la gran oportunidad de disfrutar de mis hijos y de impartir clases durante muchos años a cientos de ellos.

    Realmente, que yo recuerde, nunca pasé muchos apuros con ellos. Yo soy de mente abierta y ellos comprendían lo que les explicaba.

    Un abrazo.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  31. Bueno, aún son pequeños, pero también tienen cuestiones sorprendentes y trato como tú, de no cubrirle el mundo de las preguntas e inquietudes, si no de explicarle lo mas claro posible.
    Es mejor que acudan a uno y no busquen información por otras partes.
    Buen post Maria.
    Besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  32. Por razones obvias , no voy a comentar esa situación tan azarosa/maravillosa cómo es que un ser tan íntimamente ligado a ti, recurra para resolver dudas...yo me lo imagino con mis alumnos , pero evidentemente ni se aproxima.

    Gracias por tus amables palabras en mi blog...muchas de ellas, en proporción también te las envío

    besos

    ResponderEliminar
  33. Yo en vez de recordar esos pequeños "aprietos", insustanciales al fin, prefiero seguir "apretando" a mis hijas, en cuando tengo oportunidad de ello, por ejemplo cuando viene una de ellas por el pasillo y uno abre los brazos y exclama: por aqui no pasas sin pagar peaje...

    Ja,ja,ja,,,

    Las tengo aburridas, pero que aguanten...

    Ja,ja,ja

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  34. No tengo ni hijos ni aprietos... ;)

    ResponderEliminar
  35. Mi hija mayor tiene ahora tres años y medio... y aunque llevo un ratito pensando, no recuerdo que me haya puesto en ningún aprieto, aunque estoy seguro que vendrán pronto y serán muchos...

    Besos, María!!

    ResponderEliminar
  36. Seguro que tras esos abrazos tan largos, las madres siempre tenemos las respuestas adecuadas para ellas. Mi niña ya tiene 23 años, y mientras siga abrazándome, todo irá bien...
    Besicos
    Encarna

    ResponderEliminar
  37. Hay Maria ... A mis hijos les hablo claro ... ejercito cara es POKCKER...ya tienen 18, piloteo muy bien el asunto. La mas preguntona era ella, pero lo ponia en aprietos al padre. Mama es todo oido, ellos dicen como mama ninguna ...Gracias por hacerme sonreir con lindos recuerdos... Feliz Fin de Semana Te dejo Un Beso. Silvi.

    ResponderEliminar
  38. Yo aunque no tenga hijos, los locos bajitos como decía Serrat, siempre me ponen en aprietos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  39. Lo prometido es deuda, María,
    Ponte en situación, en Misa, mi hijo de 8 o 9 años entonces, jugando con mi bolso de pajitas de colores; le regaño y le digo: - Carlos, que vas a romper la paja, y justo en el momento en que todo es silencio en la iglesia, con esa vocecita "a voces" que sacan los niños en los momentos más inoportunos suelta:
    Mamiiiii, ¿qué es una paja?. Ni que decir tiene que fuimos el centro de atención por unos segundos, que a nosotros nos parecieron horas...
    Yo creo que lo oyó hasta el cura.
    Besos

    ResponderEliminar
  40. Aprietos..., algunos...

    Supongo que el futuro traerá algo mejor, tal vez...

    Un beso

    ResponderEliminar
  41. En realidad María a mi me ponen en aprietos todos los días es como que uno se creia en un principio que venian los hijos con un folleto donde estaban las indicaciones de uso, pero en realidad me he dado cuenta que es todo en la marcha.
    Ahora voy a ponerme a pensar tengo una anecdota pero es un poco incómoda despues la subo.
    Te mando un beso enorme María.

    ResponderEliminar
  42. Gracias de nuevo MARÍA, me viene bien que me digas lo de los destellos, (ahora sólo tengo que creérmelo, je).

    Te corresponderé como se debe.

    Un abrazo grande,

    Mar.

    ResponderEliminar
  43. Los míos son pequeños y todavía por eso no preguntan aunque si lo oye la mayor fijo que dice que quiere saber lo que es. De momento estamos en la fase de donde van los que se mueren, etc. etc.

    Saludos, y sigo buceando.

    Antonio

    ResponderEliminar
  44. TODAVIA NADA DE ESO...TAN SOLO TIENE 28 DIAS EN ESTE MUNDO!!!
    PERO VEREMOS QUE SUCEDERA CUANDO LLEGUE EL MOMENTO!

    UN ABRAZO GRANDE!!

    ResponderEliminar
  45. Hola María...aparte de que últimamente tengo más ajetreo en el mundo real, he tenido problemas
    con mi ordenador y hasta que lo arreglen escribo cuando puedo
    (y me dejan) desde el ordenador familiar, por lo que no puedo actualizar ni visitaros con la misma frecuencia.

    Buf...los hijos, no habría escuela adecuada para enseñarnos a educarlos, y precisamente es lo que menos hay...creo que alguna debería haber. Aprietos muchos, porque son seres humanos, y creo que son los más complejos de criar y convivir, pero el amor, lo puede todo con ellos. Creo que es el amor más completo que existe, y ellos nos enseñan muchas cosas, la principal, conocer los seres humanos desde que nacen...lo frágiles, y difíciles que podemos ser las personas, y las diferentes y complejas motivaciones que pueden torcer o corregir nuestros caminos.

    Besos y espero que estés bien.

    ResponderEliminar
  46. Hola Maria, los míos aún son pequeños pero ya me ha puesto en algún aprieto, en el que mi mente tiene que trabajar a toda mecha.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  47. Ufff, el peor aprieto lo pasé con mi hija menor... me pregunto cuando era chiquita que era un "taxiboy", y no supe que decirle yo estaba en la cocina y le dije... miraaa es cuando uno va por la calle y ve un taxi, y este señor para lejos, en frente y uno le dice taxiii voyyy...
    Juro que no se me ocurrió otra estupidez más grande!...
    A las dos semanas... llovia pido un taxi, viene a la puerta de casa... y cuando subimos... me dice... mami,... el señor es un taxi boy??...
    Ahí se me bajó la tensón arterial a 6 creo... y conteste con una sonrisa y le explique como pude a este hombre lo ocurrentes que eran los chicos.... que son un amorrrr!!...
    Obvio que la culpa era mía pero como le explicaba con 7 años que tenía ella que era un taxiboy?...
    Un abrazo grande y excelente post...(Juro que con los años me senté y charlamos de todo... hoy es una adolescente feliz.... )
    Abrazo enorrrrrrmeee!!!

    ResponderEliminar
  48. Mis hijos me hacen pasar cada aprieto que no veas. Mi hija de tres años me dijo un día en la propia car de un amigo de tez morena..Papi ese negro es muy feo ! ansiaba que la tierra me tragara, menos mal mi amigo la quiere montones a pesar de estos deslices. jajajaja

    ResponderEliminar
  49. yo no tengo hijos, pero como hija he vivido alguno con mis padres...

    besos

    ResponderEliminar
  50. De momento no tengo ese problema, mi pequeño solo tiene tres meses, pero ya me preparo ya, me documento sobre experiencias que tienen mis amigos con sus hijos, por eso es esencial compartir las experiencias, como has hecho tu, eso es muy generoso y bonito, podemos aprender los que vamos detrás. Gracias por compartirlo cariño y un gran besote.

    ResponderEliminar
  51. Mi hija ahora tiene 24 años, y la verdad, es que no recuerdo haber pasado por ningún trance difícil por lo que respecta al tema que cuentas en tu post. No sé, puede ser que desde siempre este tema se ha tratado con total naturalidad entre nosotros. Y hoy en día seguimos con la misma tónica. Eso sí, hablar con nuestros hijos, escucharles... es algo especial.

    ResponderEliminar
  52. A mis dos hijos los tuve muy joven,con lo que hay poca diferencia generacional..siempre he tratado todos los temas incluidos los sexuales de lo mas normal..soy muy abierta en ese aspecto..la verdad,intento recordar algun momento y no lo encuentro..

    Besitos Maria

    ResponderEliminar
  53. ¿Si nos hacen pasar apuros? Pon a mis hijos un plato de macarrones. Lo apuran y no dejan nada. ¡¡¡Qué apuro!!!

    ResponderEliminar
  54. Me han encantado vuestros comentarios con las anécdotas que habéis compartido aquí en mi blog, no os imagináis lo que os lo agradezco, y que algunas me han parecido muy graciosas, y es que es increíble la espontaneidad e ingenuidad que tienen los niños, dan mucha vida y alegría.

    Muchísimas gracias por compartir vuestras anécdotas y por vuestros comentarios.

    Un beso y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  55. María yo tengo un hijo adolescente que una noche noté que se había sentado cerca mio y me miraba como queriendo entablar una conversación conmigo, (algo inusual), el tema es que lo miré y le pregunté si le pasaba algo, él me dijo que si, que quería hablar conmigo a solas.

    Nos fuimos al dormitorio de él y cuando llego me dice que él tiene una "desviación sexual", en ese momento María toda su vida pasó adelante de mi, y pensé al final que yo lo quiero mucho y que pese a que fuera homosexual eso no cambiaba nada que lo importante era que lo quería y que fuera felíz.

    Entonces le pregunté que era esa desviación sexual que me estaba haciendo referencia, en que consistía (poniendo la mejor cara de poker posible), a lo que él me contestó que había notado que su pene estaba desviado para un lado, cuando dijo eso me llené de alegría pero intenté disimularlo y le dije que ibamos al día siguiente al urólogo.

    En realidad le hicieron un tratamiento con laser pero creo que era puro verso (que no era nada), y al final según palabras de él ahora esta todo como tiene que estar.

    Eso si esos segundos hasta que me explicó en que consistía su "desviación sexual" fueron eternos.

    Te mando un beso María y espero que pases un lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
  56. bueno hijos no tengo aún, pero mi madre una ídola para hablar de temas sexuales, mi padre...un poco tosco.

    a partir de los 12 años, mi madre, cuando yo salía con mis amigos a tomar una coca cola...que me decía: "usa preservativo". yo recuerdo que la miraba sorprendido, pero bueno...me lo dijo tantas veces que ya lo tengo incorporado..."manu usa preservativo".

    en cambio mi padre...cuando tenía 16 años me compró un libro llamado "sexo, ¿qué es?, con el pretexto de decirme "esto es complicado hablarlo, tomá acá tenes un libro que habla del asunto"....tenia 16 años!!!....digamos que las cuestiones elementales ya las sabía.

    en fin....cosas que pasan

    un beso

    ResponderEliminar
  57. No sabría responderte. Mis hijos son mayores y la verdad, les hablé de todo, no sé si bien o mal, pero lo intenté. No recuerdo como te repito, porque fue hace muchos años.
    Un fuerte abrazo María,
    Shanty

    ResponderEliminar
  58. María, has descrito perfectamente el amor inenarrable que se siente por una hija y las gratificaciones que ello conlleva.

    Yo tengo dos hijas, una de 15 y otra de 8 años; ambas son los pies y el sendero de mi vida. NO puedo vivir sin ellas.

    Mi mujer está hoy en el funeral de nuestra tía (una grandísima mujer que acaba de irse al cielo de las buenas personas, y a quien queríamos MUCHÍSIMO. Casi una auténtica madre para todos nosotr@s).

    Por desgracia, yo no he podido asistir al sepelio y me encuentro en casa bregando con mis dos hijas. La mayor es un poco rebelde (tiene una edad complicada). La menor es una niña muy activa y que adora a sus padres -y sobre todo a su papá- (perdón por el exceso paternal).

    ¡ Qué difíciles son los hijos/as de hoy día!

    Nuestros adolescentes no entienden -o no quieren entender- la palabra obediencia; sin embargo, no saben actuar sin el apoyo y el tesón de sus padres.

    Sus preguntas son mucho más complicadas que mis disquisiciones personales y filosóficas.

    ¡ Paradojas de la vida !

    Gracias por recordarnos, la importancia en esta vida de nuestros hijos e hijas.

    Salud. Alfa79

    ResponderEliminar
  59. Yo pienso que todas las épocas de nuestras vidas o las de nuestros hijos son complicadas, cuando se es niño porque son totalmente dependientes de nosotros y estamos para sujetarlos, cuando se es adolescente porque se empieza a descubrir el mundo de los mayores, es la época de la imitación a querer ser mayor, y cuando se es joven porque ya empiezan a ser independientes, cada época tiene su lado positivo y negativo, lo que está claro es que debemos intentar estar siempre a su lado procurando ser padres-amigos con ellos, y que cuando nos pregunten responderles sin tapujos y con sinceridad.

    Mi hija tiene nueve años, y hace ya tiempo le expliqué claramente los cambios que experimentará cuando tenga unos años más, para que no se lleve sorpresas como yo me las llevé.

    Muchas gracias a todos por vuestra sinceridad exponiendo aquí abiertamente vuestras anécdotas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  60. No se que edad tiene tu hija pero deduzco que no es muy mayor para preguntar que es un condón, pero si te digo que disfrutes de sus abrazos todo lo que puedas y que aunque tengas cosas que hacer las dejes si ella te pide un abrazo.
    Mira yo tengo una hija de 34 años ya casada y madre recientemente que nunca ha sido muy efusiva y no ha demostrado mucho sus sentimientos, hace unos años que cambió y es mucho más cercana quer antes.
    También tengo un hijo de 28 años que ha sido siempre hasta pesado, cuando tenía 18 años y su padre trabajaba de noche dormía conmigo y venía del Instituto y me decía "Mami siéntate y estamos un ratito abrazados" y enseguida le decía yo hijo que tengo que ir a trabajar, que tengo que hacer cosas, etc. Bueno pues lógicamente que cambió se echó novia (un poco bruja por cierto) y cada vez era más arisco. Gracias a Dios lo dejó con ella y ya hace unos años que tiene otra majísima, pero aún así cuando viene a vernos le tengo que decir "Hijo dame un achuchón, que echo en falta los que nos dábamos antes".
    Bueno vale de rollos, pero por favor aprovecha el tiempo con tu hija, que ya sabes "A los hijos de pequeños te los comerías y de mayores te arrepientes de no habértelos comido".
    Me ha gustado conocerte.

    ResponderEliminar
  61. MARÍA PILAR:

    Gracias por tu nueva visita y por tus comentarios, y si lees en el anterior comentario al tuyo, ahí tengo dicha la edad de mi hija, tiene nueve años, y soy yo quién la doy achuchones jaja, me encanta tenerla entre mis brazos, te agradezco mucho que hayas sido tan abierta contándonos las vivencias con respecto a tus hijos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  62. No creo que halla nadie de acuerdo con este juez.

    ResponderEliminar
  63. ESTEBAN: Te colaste de post, es del siguiente, pero no importa, y que seas bienvenido a mi blog, muchas gracias por dejar la huella de tus palabras. Un beso.

    ResponderEliminar
  64. Y es que los niños son geniales, también con sus preguntas. Je, je, je. Yo desgraciadamente no tengo todavía anécdotas de este tipo, pero adoro a estos locos bajitos.
    Como no tenías novedades, me perdí un ratillo en tu pasado. Me apetecía leerte antes de irme a la cama. Espero que vaya todo bien al otro lado, amiga. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  65. ALATRISTE: Muchas gracias por tus visitas y comentarios, últimamente estoy algo ocupada y apenas tengo tiempo de coger el ordenador, pero espero sacar de la manga unos minutos para poder escribir otro nuevo post, muchas gracias por tus palabras. Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...