domingo, 18 de enero de 2009

"Triste soledad"


Erase una vez un anciano que vivía con su hijo, su nuera y su nieto. Un buen día, el matrimonio, que consideraba al abuelo discapacitado como una carga, decidió acabar con el problema. Así, el hijo metió al anciano en un cesto, con la intención de llevarlo a la jungla y abandonarlo. El nieto, viendo lo que ocurría, le dijo a su padre: "No te olvides de traer el cesto". "¿Por qué?", preguntó el padre, a lo que el niño respondió: "Porque me hará falta cuando seas viejo".

Hoy comparto con vosotros un cuento corto que nos hace reflexionar sobre nuestros mayores, quiénes, en su día, fueron también jóvenes padres y cuidaron de nosotros, de ellos aprendimos, somos el resultado de su cariño y de sus cuidados, de la misma forma que nuestros hijos serán el resultado de los nuestros, y hoy son nuestros mayores quiénes necesitan de nuestras atenciones y cariño.

Los padres estamos obligados a cuidar de nuestros hijos, pero ... ¿y por qué los hijos no tenemos obligación de cuidar de nuestros padres ancianos?





94 comentarios:

  1. Hola reina! cuánta verdad! será porque nos empecinamos en dedicarnos a nuestros hijos más que a nuestros padres? Todos deberíamos reconocer tres estadíos vitales en nuestra existencia. La mayoría somos:
    Primero, Hijos de nuestros padres
    Luego, Padres de nuestros padres
    Y finalmente, Hijos de nuestros hijos.
    Y deberíamos tratarnos siempre con el mismo afecto, cuidado y consideración.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Si ha habido amor y hay compromiso y agradecimiento, entonces las personas mayores nunca son abandonadas.... Lo malo es cuando no hubo amor o cuando esos hijos carecen de responsabilidad o compromiso familiar. Aún así el agoismo y los nuevos tiempos cargados de lujos y comodidades hacen de los ancianos unas cargas muy pesadas para muchos. Triste pero cierto.

    Un beso, María

    ResponderEliminar
  3. Sabia reflexión...

    En un mundo donde el egoísmo prima, pensar en nosotros mismos, en nuestra independencia... pero no en nuestras "obligaciones" y si digo obligaciones por que es un deber que tenemos con aquellos que perdieron momentos de ellos mismos con nosotros.
    Lo fácil es decir "yo no pedí venir" pero estás aquí por ellos y lo que disfrutas es gracias a ellos... Se merecen un poco de gratitud


    Besos

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo ese cuento, María. Ojalá llegue a muchísimas personas, porque refleja una gran verdad.

    Quememos todos los cestos, y cuidemos de nuestros seres queridos, sean niños o ancianos... porque ellos lo hicieron o lo harían por nosotros.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Apreciada María.
    El egoísmo es la ceguera del alma, la que nos impide apreciar los valores, sentimientos y responsabilidades con las personas mayores. Nuestra sociedad ha llegado a un punto de inflexión en la que tendrá que replantearse todo esto para poder sobrevivir.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Es una muy injusta ley

    que la modernidad

    adopta cada día más...

    "Trastos y viejos...

    pocos y lejos...."

    muchos besos,habrá

    que guardar muchos

    cestos...

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno.

    Es curioso que quienes obran así no les importe y dan por perdido que sus hijos les vayan a ayudar.

    Y es que hay cosas que si no se han amado y 'mamado' (como decimos por aquí) desde pequeños no se adquieren con el tiempo.

    ResponderEliminar
  8. María:
    Estamos obligados a cuidar a nuestros hijos, son nuestra reponsabiidad...

    a
    A nuestros padres los cuidamos por todo lo que nos dieron y lo que nos enseñaron...

    Y si consideramos que no ha sido suficiente, lo haremos porque nos dieron la Vida...

    Tal como somos con nuestros mayores, serán nuestros hijos con nosotros, llegado el día...

    Que en vez de un cesto tengamos una flor y un abrazo cariñoso!

    Abrazos,

    Lidia

    ResponderEliminar
  9. Muy buena reflexión, María.
    En menudo mundo vivimos, donde a veces perdemos nuestra condición de seres humanos.
    Un beso yfeliz domingo
    Rampy

    ResponderEliminar
  10. Es triste María, pero sucede aún en este tiempo, nos olvidamos de nuestros mayores con mucha facilidad, no se si es la vida que corre tan de prisa o nuestra propia ignorancia.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola maría

    Triste historia repetida en muchas ocasiones. Damos todo por los hijos pero los padres son fácilmente olvidados. Esperemos que eso cambie y el egoísmo de esta desenfrenada vida no nos acabe deshumanizando a todos.

    besos

    ResponderEliminar
  12. Me pega fuerte lo que has escrito.
    Gracias, un beso

    ResponderEliminar
  13. Que triste historia.

    Después de darlo todo somos un estorbo

    ResponderEliminar
  14. Es que a veces somos egoistas y solo miramos por nosotros mismos..claro que los hijos tenemos obligación de cuidar de los padres..Los mios ya tienen 60 y algo y quieras o no ya me van necesitando algo más y no me importa tener que estar ahi...

    Buen relato porque a veces esos hijos no se dan cuenta uqe están dando un ejemplo a sus hijos de como actuar cuando sean ellos mayores y que ellos serán los abandonados en ese cesto..

    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  15. Había oído,o leído algo así pero tenía que ver con una manta...
    Si lo recupero te lo paso.
    Me encantan estas reflexiones en forma de cuentos.
    Besos y ya te contesté ;)

    ResponderEliminar
  16. En este mundo moderno, "ya no se lleva" cuidar de los ancianos, ni posiblemente interesarse por ellos...

    Y esto cada vez sera peor.

    Esto es algo que va a mas, lamentablemente.

    Y en las ciudades, contra mas grandes, peor.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  17. UN gran relato.
    :-)

    Es curioso, en los ultimos días me he encontrado varias entradas sobre la Soledad...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. María nunca había oído ese cuento, pero ojalá haga reflexionar al que deje de lado a sus mayores. Nosotros somos un ejemplo para nuestros hijos, y según lo que vean que hacemos con nuestros mayores, así responderán ellos con nosotros.
    Es triste que después de darlo todo por los hijos, se sienta uno abandonado.
    Ahora estoy cuidando de mi madre que padece alzhéimer y es una gran satisfacción el poder hacerlo, en esta vida hay que ser agradecidos, ya cuidaron ellos de nosotros.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué injusta es la vida!
    Después de haber agotado
    hasta el último aliento
    estamos condenados
    a la soledad eterna.


    Mi madre estuvo hospitalizada cinco años, hasta que falleció, debido a un ictus cerebral. Todos y cada uno de los días fuimos a acompañarla, nunca estuvo sola, ni tan siquiera un solo día. Durante todo ese tiempo pude comprobar la soledad,el silencio y el olvido al que se ve sometidos muchos enfermos, y si son ancianos peor aún.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Mejor que obligación, amor, por amor.
    Besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  21. Que verdad es el texto que has colgado, por otra parte maravilloso en su fondo. Nadie debería de dejar de amar a los que le dieron la vida, porque me pregunto ¿hay mayor amor que el que se le puede dar a unos padres, que lo han dado todo por uno?. Amemos a nuestros mayores, se lo merecen de todo corazón.

    ResponderEliminar
  22. Yo, que sé lo que estás diciendo pues lo he vivido en un primer plano te diré que tienes razón en parte.

    Verás, mis padres decidieron hace tiempo cuidar de sus padres, es decir, mis abuelos.

    De los tres ahora sólo queda uno y te diré una cosa. Es difícil muy dificil. A veces hay cosas que influyen , como enfermedades mentales, fisicas y que a pesar de la buena voluntad se debería decidir que fueran otros quienes los cuidaran pues la capacidad de hacerlo a veces es insuficiente.

    La voluntad de cuidar a veces es insuficiente y el empeño sólo conduce a la propia destrucción. Veo a mis padres ahora, después del sacrificio y me echo a temblar pues yo que he visto su ejemplo debería actuar igual.
    Gracias a Dios mis padres son conscientes de su "sacrificio" y ya nos han avisado de que jamás permitirán que lo hagamos.

    Llegado el momento de la vejez si solo fuera cuidar de una persona anciana todo lo haríamos, pero cuando influye algo más como enfermedades terminales o psicológicas dime ¿estaríamos cualificados para cuidar de nuestras padres y abuelos?

    Siendo realistas no. No podremos.

    Son dos puntos de vista totalmente distintos.

    Besitos grandotes...

    ResponderEliminar
  23. Un tema interesante, creo que está en la esencia de cada familia, en lo que te inculcan de chiquito/a.
    Y luego como dice el refrán, cosecharás tu siembra...

    Beso grande María, siempre mostrando tu costado mas dulce y solidario. Es lindo leerte.:-)

    ResponderEliminar
  24. Estimada María:
    Publiqué hace un tiempo una versión de esta historia ya que tiene un especial valor para mi, pues mi madre anciana y enferma vive conmigo.
    La ancianidad no disminuye la dignidad, ni el valor, ni la grandeza de las personas. Es verdad que ya no son capaces de trabajar, ni de resolver ningún problema de la casa, no pueden siquiera mantener una conversación entretenida, pero ellos siguen siendo nuestros padres, familiares, nuestro prójimo.
    Por eso creo que es preciso convencerse de que es propio de una civilización plenamente humana respetar y amar a los ancianos, porque ellos se sienten, a pesar del debilitamiento de las fuerzas, parte viva de la sociedad.
    "Honra a tu padre y a tu madre". Es mi mandamiento de cabecera. confieso que no es fácil, pero el amor me da fuerzas.
    Gracias por estar cerquita.
    Un beso y un feliz día para ti.

    ResponderEliminar
  25. Precioso cuento que nos hace resaltar qué es lo verdaderamente importante, y cuantas preocupaciones vanas nos desvían de ello.

    Sabia. Besos

    ResponderEliminar
  26. En estos tiempos en que vivimos, en los que siempre estamos apurados, ansiosos, inmersos en una sociedad de consumo, que nos exige, nos presiona día a día, casi nos olvidamos de los valores, los afectos, las tradiciones, costumbres familiares, el tiempo de compartir, el diálogo, el convivir en familia, nos olvidamos de los ancianos de nuestra hogares.
    Tenemos que aprender a revalorizar la familia y sobre todo a nuestros ancianos, compartir anécdotas,actividades, porque sus enseñanzas y experiencia de vida nos ayudan a perfecionarnos.

    Besitos

    ResponderEliminar
  27. Precioso texto que nos explica esta sociedad sin alma.

    ResponderEliminar
  28. Muy bueno María, lo voy a guardar para tenerlo a mano.
    Ya mismo voy y arrojo a la basura el cesto que tengo, pero en realidad con los 86 kg. que estoy pesando me parece que muy lejos no me van a poder llevar.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  29. Me ha encantado¡ Lo guardo en la Yorientoteca con tu permiso¡ ;-)

    ResponderEliminar
  30. Hola María

    Creo que es una cuestión de educación social. EN muchas sociedades, ésto es lo más normal. Sin embargo, por desgracia, en la nuestra vemos a los ancianos como una carga.

    El tema es delicado, aunque creo que deberiamos de avanzar hacia una forma de ver las cosas más constructiva.

    Besos

    ResponderEliminar
  31. es un mal de esta sociedad occidental....... se trata al anciano como trasto viejo.

    en las soc orienteles, por el contrario.... se los venera.

    deberiamos aprender de ellas.
    excelente reflexion- cuento....
    en fin ensenianza. Beso grande

    ResponderEliminar
  32. Para recoger hay que sembrar, querida amiga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Y si hablamos de amor...con mas motivo.

    Reitero el beso.

    ResponderEliminar
  34. Hola, María...

    La ingratitud es el peor pecado que un hijo puede cometer, en contra de quienes le han dado la vida.

    A nuestros viejos les debemos todo, amor y gratitud es la mejor manera de pagarles por sus desvelos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. En mi experiencia eh visto como llegamos a ser tan despiadados con aquellos que cuidaron de nosotros y como nuestros mayores terminan abandonados con el miedo de morir solos.
    muchos besos y abrazos, que estan encantados con este precioso momento de reflexión.

    ResponderEliminar
  36. me quedé pensando en ese cesto.
    qué triste es a veces todo.

    no debería ser una oblogación,
    debería entregarse con el mismo amor con que ellos nos lo dieron todo.

    un abrazo..

    ResponderEliminar
  37. Que tristeza la del viejo que se ve apartado y sólo requerido para solucionar algo que interese a sus hijos o nietos...de no ser así, en la sociedad actual, se convierte en un trasto que no saben donde dejar...Demasiado triste y lascerante
    Besos

    ResponderEliminar
  38. Incoherencias.
    Es un recuerdo de mi infancia ver como se cuidaban a los mayores y la consideración que se tenía con ellos. Hoy es pura utopia. Es cierto que la vida de hoy requiere que trabajen los dos y cuanto más se tiene más se quiere tener; todo aquello que limita esa posibilidad es suprimido, puro egoísmo.
    Mis padres han estado hasta el momento final en casa, rodeados de sus hijos y nietos. Sé que no voy a tener la misma suerte, pero tengo preparado mi plan, que mantengo muy secretamente.

    Un gran abrazo, y toda mi estima y consideración

    ResponderEliminar
  39. Porque ya no hay respeto María. Este cuento resume lo que es esa pérdida de respeto...Un abrazo!

    ResponderEliminar
  40. Creo que cada uno cosecha lo que siembra, si cada una siembra buenas acciones y buenas enseñanzas con sus hijos, ellos repetiran lo mismo con uno, es indudable!!! hermosa y profunda reflexion , un placer haberla leido! besos

    ResponderEliminar
  41. I just can say: Genial. Este articulo nos deja mucho en que pensar, a veces hay personas que no entienden la importancia de cuidar a los mayores.

    Maria te la comiste con este post...Genial. Me encanto.!

    Un Abrazo mi amor.!

    ResponderEliminar
  42. Muy bella reflexión me la quedo...

    saludos fraternos con mucho cariño

    ResponderEliminar
  43. mientras exista el amor, el hijo del padre que tambien es hijo, adorara a su abuelo y viceversa..
    lastima que algunos se despegan..

    ResponderEliminar
  44. Bueno esta entrada, ¡¡¡¡ chapo¡¡¡¡¡
    estoy de acuerdo, soportamos poco, no estamos dispuestos a hacer en nuestra vida un hueco a nuestros mayores... y eso no puede ser..... no hay cosa que mas placer produzca que realizar bien la tarea y esta tarea de la vida implica dar ternura a nuestros mayores, cuidarles, atenderles y dedicarles el tiempo que necesitan como ellos lo invirtieron en nosotros....

    Muy bien hablar de estas cosas, verbalizarlas y tomemos consciencia de que no es disculpa eso de que no tenemos tiempo.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  45. Muy bonita lección...

    Abrazos... y besancos

    ResponderEliminar
  46. Somos lo quesomos gracias a ellos, buena eleción del hijo al recordarle al padre que traiga el cesto.

    ResponderEliminar
  47. estoy con cornelivs, se recoge lo que se siembra, si educas a tus hijo en el amor y el respeto, el resultado debe ser bien diferente

    un besazo mi bella maría

    la música de hoy me encanta

    ResponderEliminar
  48. Gracias por regalarnos éste relato que nos invita a reflexionar, María. Sólo aprendemos con el temor de que nos ocurra a nosotros.
    En otras culturas se valora y respeta la sabiduría del anciano. Aquí es cada vez más triste cómo tratamos a nuestros maestros mayores. Por eso, es importante tu selección hoy, María. Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  49. María

    Debemos amar y respetar a nuestros mayores
    aunque sólo sea por agradecimiento
    y por el amor que existe en nuestro corazón.

    Por otra parte, el trato que demos a nuestros mayores
    es un ejemplo que damos a nuestros hijos
    de ahí que el niño pidiera a su padre
    que trajera el cesto de vuelta.

    Un abrazo.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  50. Hermoso y aleccionador cuento! Me encantó y, tienes razón, en cualquier civilización los ancianos eran venerados. Creo que la nuestra está equivocada en demasiadas cosas, entre ellas, en el desprecio hacia la ancianidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  51. Bufff,cuento para hablar sobre cariño, sobre amor, sobre valores, egoismos, derechos, obligciones, elecciones, ayer, hoy, mañana... Tantas cosas...
    Besos

    ResponderEliminar
  52. Estoy contigo María, yo cuide de mi abuela y sus dos hermanas durante 8 años, teníamos una relación muy especial en un atajo en que la edad sólo era un dato y no una zanja.

    No es nada fácil, yo era muy joven y los contrastes eran excesivos, pero fue una verdadera universidad vital, al lado de gente que está cerrando su vida aprendes a conciencia de que va está ruta y que el resto de accesorios: modas, obsesiones, plazos no importan absolutamente nada.

    Creo que hemos rehuido de la cultura de la muerte y de la fragilidad como si de un fantasma legendario se tratara, esto nos ha hecho retroceder y cerrar los ojos ante la relidad que no verdad, la verdad está en nuestras manos, en nuestro espíritu, en el dios que llevamos dentro

    ResponderEliminar
  53. Bonita lección la que nos da este cuento... y para que la tengamos muy en cuenta para el futuro. Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
  54. Me ha encantao tu post pues es verdad lo que cuentas ,muy bueno así de camino a los que se olvidan de camino les hace reflexionar un poco pues todos algún día nos llega la hora de ser viejitos y a nadie le gusta sentirse abandonado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  55. Magnífico tu cuento, María querida. Una verdadera lección de compasión humana. Un beso grande, preciosa,
    V.

    ResponderEliminar
  56. Maria, yo cuido de mis padres, no para que mis hijos mañana cuiden de mi, sino porque mis padres me necesitan ahora y no puedo darle la espalda, es cierto que mis hijos estan viviendo esto y espero que mañana no me fallen.

    besos.

    ResponderEliminar
  57. Una madre es capaz de cuidar 10 hijos pero ni uno es capaz de cuidar a su madre

    pero en mi caso, si mi Madre estuviera aqui, en un altar le tenia
    esta en el altar de mi corazón

    un beso fuerte

    ufffffff que recuerdos

    ResponderEliminar
  58. Lo que está pasando en esta sociedad occidental con los viejos es producto del egoísmo. Ni más ni menos. Nos educan para que seamos felices a base de consumir y gastar a manos llenas. Y en esta premisa sobra la ternura y el cariño que debemos poner para cuidar de un anciano.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  59. Más que hermoso es el cuento que nos regalas. Me ha parecido muy conveniente que trataras este tema.
    En casa vive con nosotros la abuela y aunque necesita mucha ayuda, su hija y yo lo hacemos sin plantearnos que es una carga. Es nuestra responsabilidad.Ella nos acogió cuando empezábamos a vivir juntos y ahora lo hacemos nosotros.
    La vida es así, y no es peor ni mejor que otras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  60. Para tener presente y no olvidar.
    Lo han dado todo por nosotros.
    Un beso, María.

    ResponderEliminar
  61. Muy triste sería llegar a esa edad en abandono total. Si no somos los hijos ¿quien?
    Muchos besos,
    Shanty

    ResponderEliminar
  62. a cabo de publicar un poema sobre madre que viene de un gran poeta árabe...promete

    ResponderEliminar
  63. Miseria de sociedad esta en la que el amor que se da a los hijos se converte en dejadez, cuando menos, a los mayores.

    Tanto placer he tenido al leer tu comentario en mi blog como al entrar en el tuyo. Enhorabuena, tienes un gran blog!!

    Si no tienes inconveniente, te enlazo en Peón de Brega, mi blog de referencia.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  64. Mi madre cuidó de su madre hasta que se murió con 96 años. Eso he aprendido de ella.

    ResponderEliminar
  65. ¡Qué gran enseñanza! El cuento es brutal, María y cargado de razón. Me dejaste casi paralizado. Espero no cometer nunca ese error del que hablas. Seguro que no. Un besazo.

    ResponderEliminar
  66. "Los jóvenes no sabéis hacer nada mas con las cosas viejas que tirarlas" (Historia de una escalera).
    Los hijos son el instrumento a través del cual volcamos nuestro amor. El amor de padre a hijo es mucho más fácil que el recíproco, y esa es la lección. El amor no exige correspondencia; Es, nada mas.

    ResponderEliminar
  67. María excelente que buena lección y reflexión.Por supuesto al igual que ellos nos cuidaron cuando eramos seres indefensos y siguen toda la vida, ahora nos toca a nosotros cuidarles y protegerles.Un besazo.

    ResponderEliminar
  68. Hola que tal María... una amiga me dio tu blog, y me has gustado mucho, reunes muchísimas cosas a mi parecer y me parece que Dios le ha puesto una pluma de cristal a una angel, es difícil que pase días sín visitarte, estas invitada a mi blog ... Un beso.

    ResponderEliminar
  69. Si la justicia existiese sería una interesante fábula ¿Existe?

    No siempre los buenos reciben su recompensa y los malos su castigo.

    Creo que en la conciencia de cada uno está elegir sus actos. En manos del azar mas que de la justicia lo que el futuro le traerá de vuelta al correr de los años.

    Un beso

    ResponderEliminar
  70. Quien dice que no?.
    Por supuesto que tenemos la obligación de cuidar a nuestros viejos..Quiene somos para relegarlos y dejarlos como si fueran basura.
    Son nuestra sangre..nuestra familia.
    Que tengas una buena semana.
    abrazos.

    ResponderEliminar
  71. La soledad no es esta solo.

    La tristeza de la soledad es, incumplir con quienes nos abrazaron cuando teníamos miedo, sufríamos dolor o tiritábamos de frío.

    Esa cesta sigue estando ahí, cerca de cada uno de nosotros. Si algún día la utilizan para mí, quisiera guardarla para siempre.

    El relato es algo más que un cuento. Gracias por compartirlo.

    Toni Sagrel.

    ResponderEliminar
  72. Cuánta verdad encierra esta corta historia...

    La soledad de muchos mayores provocada por el abandono de los suyos... Todos llegaremos y todos tendremos miedo a ser olvidados.

    Un beso Marea@

    ResponderEliminar
  73. Ay María, que bonito homenaje a nuestros ancianos y padres. Todos caminamos hacia la vejez por eso habría que existir más respeto y concencia sobre ella.

    Besitos para vos.

    ResponderEliminar
  74. Nuestra mejor cosecha la sembramos en casa junto a nuestra familia.
    ...

    Hermoso post mi querida María gracias por tan reflesiva entrada!

    un abrazo y muchas bendiciones de todo corazón.

    ResponderEliminar
  75. Mucha reflexión en lo que escribistes muy bien por hacernos reflexionar.
    A cuidardar de nuestros ancestros que ya son adultos mayores.

    ResponderEliminar
  76. Por raro que parezca es así como sucede ahora.

    Antes no sucedia así en años anteriores no muy lejanos los abuelos se quetaban con el hijo escojido con la herencia y a cambio se le cuidaba y si no hubiese lo llevaban al silo.

    Luegon vinieron estos tiempos en ls cuales tienen que trabajar la pareja para poder sunsistir a lo que nos hacen creer que es necesario que antes no lo eran y eran muy felices y asi un montón de cosas má y quien lo estan pagando los abuelitos y los niños abanonados de la mano de Dios durante todo el día.

    Resulta maravillos meterlos en guarderias a las siete de la mñana hasta la noche, donde se disfruta de esa crianza y ese contacto tan primordial para el día de mañana en el que cada uno quiere destacar de alguna manera para hacerse notar y lo hacen causando daño irreparable a los padres y a ellos mismo la destrucción.

    Y podia seguir tratando cada caso y espacio toda la tarde, se queria igualdad y trae esto, ponerse a trabajar de sol a sol y aún no hay felicidad y gastarse todas las nominas sin control,porque como no hay tiempo no se cocina no se cose es mejor ir a los grandes almacenes y tirar la ropa para no coser ni lavar, no hay tiempo la comida más de lo mismo, las enfermedades nuevas idem de idem y como va a ver tiempo para unas personas mayores que no dan más que trabajo y para más no son los de uno la mitad de las veces son de él un él que molesta.

    Loa abuelitos deben de estar en sus aposentos hasta el final de sus días, primero nos sacaron adelante a nosotros y ahora es nuestro deber hacer lo propio y sin más.

    Siempre que no esten tocados por alguna enfermedad, que deben estar en el sitio más adecuado para tener buena calidad de vida hasta el final.

    Mi querida niña te dejo, porque si cojo carrerilla no hay quie me pare viendo las injusticias que hay por el mundo, primero cogerles sus dineros de una vida y luego a la basura, faltaría más.

    Un abrazo por ayer por hoy y por mañana y por el año que viene si cuadra jajajjjjjjjjjjjjjj

    ResponderEliminar
  77. que gran verdad dices en este post querida Maria. Despues de mi retiro obligado vuelvo a estar activo...

    UN BESO ENORME GUAPA!!

    ResponderEliminar
  78. Vaya!!!! yo también me paso para ver si hay alguna novedad de María...

    ResponderEliminar
  79. No olvides, querida María, que la historia es cíclica y que con los años los hechos se repiten.
    Te aprecio mucho y si en algo te puedo ser útil sabes que puedes contar conmigo.
    Recibe toda mi estima y consideración en un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  80. Precioso cuento que nos hace reflexionar.
    Muy bello tu blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  81. Bello cuento que abordo con avidez para llegar a otra orilla que borre de mi la vejez...
    Unaco
    Yo tambien imploro por la paz.

    ResponderEliminar
  82. Ya conocía el cuento y es una verdad bien grande. En mi casa siempre he visto abuelos, mi marido y yo también cuidamos de nuestros padres hasta que fallecieron, pero ¿y nuestros hijos?, pues los dos tenemos claro que mientras podamos estaremos juntos en nuestra casa y el día que 1 no pueda más, nos iremos a recogernos en alguna residencia.
    Esta sociedad que hemos construido hace que tanto hombres como mujeres estudien una carrera universitaria y después trabajen, y si dejan a los hijos al cuidado de una persona ajena a la familia, como van a dejar el trabajo para cuidar de los padres ya ancianos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  83. y ... la mala siembra, dio fruto envenenado...

    Lo único que se me ocurre responder es que no es que no tengamos obligación, tan sólo es que se olvida la memoria.

    Lástima, los padres son nuestros hechiceros, nuestro soporte...
    seamos ellos, necesitamos de su manantial, para vivir... yo al menos, les seguiré a ojos ciegos, les necesito para seguir viva.

    Muy duro el cuento ¿Reaccionaremos?
    Ojalá que sí.

    Mil besos vida :o)

    ResponderEliminar
  84. Deberíamos sentir respeto hacia las personas mayores, y, en cambio, cuando creemos que ya no sirven porque no nos pueden echar una mano al cuidado de los hijos o en otra clase de ayudas, y, precisamente, cuando ellos más lo están necesitando por su edad, no estamos para ellos, cuando ellos, en cambio, lo dieron todo por nosotros anteriormente, y cuando lo que necesitan ahora es compañía y mucho cariño.

    El mundo moderno, el tener que trabajar, también las mujeres, fuera del hogar, hace que no, sólo no podamos ocuparnos de nuestros hijos enteramente, sino tampoco de nosotros mismos, por lo que, dificilmente, podremos ocuparnos de nuestros mayores, pero no debemos olvidar que ellos no sólo necesitan de nuestros cuidados, sino principalmente de compañía, y de amor, que es lo que más añoran, la compañía.

    Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  85. No haría falta saber que es una obligación... estas cosas se hacen por amor y cada vez nos volvemos mas inhumanos, sobretodo con los ancianos, trabajo, falta de tiempo... esta sociedad es terrible.
    Besicos
    Encarna

    ResponderEliminar
  86. JESÚS Y ENCARNA: Así es, cada vez la sociedad es más moderna pero con un corazón más inhumano e insensible, y no nos damos cuenta de que, con simplemente, un poquito de compañía para nuestros mayores, les podemos ofrecer ...¡¡¡tanta felicidad en esos momentos!!!!!

    Gracias Encarna, gracias a todos por comentar.

    ResponderEliminar
  87. ¡Hola María! Finalmente pude abrir el sitio para los comentarios. Ya te había dejado mi impresión sobre tu blog, en el mío. Igualmente te reitero que me dio mucho placer encontrar un remanso como el tuyo. Las imágenes de tus poemas están cargadas de sentimientos y vida. Cariños.

    ResponderEliminar
  88. LILIANA G.: Gracias por tu persistencia en intentar dejar tu huella en mi blog y me alegro mucho de que, al final lo consiguieras. Muchas gracias por tus palabras. Un beso.

    ResponderEliminar
  89. Hola María.
    Magnífico blog. Lo he conocido gracias a YORIENTO. Gracias por crearlo y trabajarlo.
    Este cuento tan triste me ha traido a la memoria una película muy buena japonesa de principios de los 80. "La balada de Nagayama". No recuerdo el director. Va de eso.
    En una sociedad rural de condiciones de subsistencia durísimas, subir a los ancianos/as cuando no se pueden ya valer y son una carga y otra boca a la montaña nevada para, abandonados, morir de frio. Tremenda.
    En este caso es la abuela la que obliga al hijo a que cumpla la horrible tradición y ella pueda dejar de sentirse culpable por la carga que piensa que es.
    Lo dejo ahí. Ya me impactó en su día y hace un par de años que la pillé, de casualidad, en algún canal, tampoco me dejó indiferente.
    Saludos

    ResponderEliminar
  90. Muchas gracias, LUIS LÓPEZ PUNTO COM, por tu visita y por dejar tu huella y comentar sobre esa película, muy agradecida, vuelve por aquí cuando lo desées. Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...