miércoles, 11 de marzo de 2009

"El violín desafinado"


Esta historia es sobre un hombre que reflejaba en su forma de vestir la derrota, y en su forma de actuar la mediocridad total.

Ocurrió en París, en una calle céntrica aunque secundaria. Este hombre, sucio y maloliente, tocaba un viejo violín. Frente a él y sobre el suelo colocaba su boina, con la esperanza de que los transeúntes se apiadaran de su condición y le arrojaran algunas monedas para llevar a casa.

El pobre hombre trataba de sacar una melodía, pero era del todo imposible identificarla debido a lo desafinado del instrumento, y a la forma displicente y aburrida con que tocaba ese violín.

Un famoso concertista, que junto con su esposa y unos amigos salía de un teatro cercano, pasó frente al mendigo musical. Todos arrugaron la cara al oír aquellos sonidos tan discordantes. Y no pudieron menos que reír de buena gana.

La esposa le pidió, al concertista, que tocara algo. El hombre echó una mirada a las pocas monedas en el interior de la boina del mendigo, y decidió hacer algo.

Le solicitó el violín. Y el mendigo musical se lo prestó con cierto resquemor.

Lo primero que hizo el concertista fue afinar sus cuerdas. Y entonces, vigorosamente y con gran maestría arrancó una melodía fascinante del viejo instrumento. Los amigos comenzaron a aplaudir y los transeúntes comenzaron a arremolinarse para ver el improvisado espectáculo.

Al escuchar la música, la gente de la cercana calle principal acudió también y pronto había una pequeña multitud escuchando arrobada el extraño concierto. La boina se llenó no solamente de monedas, sino de muchos billetes de todas las denominaciones, mientras el maestro sacaba una melodía tras otra, con tanta alegría.

El mendigo musical estaba aún más feliz por ver lo que ocurría, y no cesaba de dar saltos de contento y repetir orgulloso a todos: "¡¡Ese es mi violín!!, ¡¡Ese es mi violín!!". Lo cual, por supuesto, era rigurosamente cierto.


Autor desconocido.

63 comentarios:

  1. Un hombre tan descuidado que ni afinado tenía su violín, y después se sorprendió al escuchar esa música salir de él.
    Saludos, muy buen historia.

    ResponderEliminar
  2. MARÍA:

    ¡ AMIGA DE BÍBLICO NOMBRE !


    Estaba recorriendo tu " VIOLÍN DESAFINADO ", y es maravilloso su contenido, dá varios análisis en conclusión, pero eso lo dejo para los expertos.


    Te enviaré la versión musicalizada de algo afín a eso qué tu publicas, con la misma capacidad musical en este caso, del capacitado y virtuoso en su arte.



    ¡ MARÍA QUERIDA, ME REBOTAN MIS MAIL HACIA TÍ, ESPERO LOGRARLO AHORA CON ESTE ORDENADOR NUEVO !

    UN PÉTALO DE MI BESO PARA TÍ.

    PÉTER.

    ResponderEliminar
  3. Pobre en tantos sentidos...

    Le deseo en lo más recóndito

    de mi ser, que reencuentre

    con le violín,una motivación

    que le encienda su corazón.

    Besos Maria bonita

    ResponderEliminar
  4. Qué belloooo!!!!

    Me encantan estas historias, y me gusta mucho más encontrarlas en este rincón tuyo, con una música divina!

    Mi beso querida Amiga!

    ResponderEliminar
  5. Una muy bonita historia, María, que da que pensar... Te dejo un beso, con cariño,
    V.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho esta narración.
    ¡Que sensibilidad! ¡Como lo describes! Sea obra tuya o de otros la envuelves en un halo de belleza que la hace distinta, más autentica, más bella...
    Bonita historia. :)))
    Besos

    ResponderEliminar
  7. María

    La desidia
    la desilusión
    la pobreza de espíritu
    son sinónimos de tristeza
    de derrota...
    de muerte.

    Estamos muriendo poco a poco
    si no nos aferramos a la vida
    con optimismo, con ilusión
    con ansias de vivir...
    plenamente.

    Un abrazo.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  8. Ahora te cuento un hecho real María. El violinista más famoso del mundo hizo un experimento y filmado por una cámara oculta estuvo tocando una hora en el metro de New York. la mayoría de la gente ni le prestó atención y solo una persona lo reconoció. Esa es la triste realidad. Por tanto demostró una cosa. La mayoría de los hombres actúan como ovejas, cuando una dice que algo es bueno los demás acuden, en una gran mayoría de casos, porque sí. Triste realidad no? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hay almas que no pueden dejar de lado su nobleza, el espíritu de este violinista fue maravilloso, dejo un poco de alegría y dinero para un pobre hombre que no podía hacerlo, eso me pareció un hermoso gesto.

    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Excelente post nos entregas, el violín, la música que da vida y alegría al mundo..

    un abrazo fraterno

    un beso

    ResponderEliminar
  11. bastaba con afinarlo...

    muchas veces descuidamos las joyas que tenemos en nuestras manos

    cuando con un mínimo cuidado podríamos hacer que brillen

    preciosa historia

    muchos besos, María

    ResponderEliminar
  12. Curioso cuento con una gran moraleja. Gracias por compartirlo con nosotros, Maria.

    Mis mejores deseos.

    Wilmer Avila
    (OREJA AZUL)

    ResponderEliminar
  13. Recuerdo lo comentado por Moderato... Toda una prueba!!!

    Mira que tener desafinado el violin, igual pensaba que debia sonar así!!

    Besos!!!!!

    ResponderEliminar
  14. me hiciste llorar, yo queria comprarme un violin pero rompieron mis sueños snif =´(
    saludos

    ResponderEliminar
  15. Muchos somos ese violín desafinado, esa piedra sin sacar el brillo, ese ser humano sin llegar a ser persona...
    Todos somos violín desafinado, siempre hay alguién por ahí que encontrará una maravilla en nosotros..
    Buen día... procuraré acercarme a es@s que me afinan...

    ResponderEliminar
  16. todos andamos un poco desafinados por la vida...
    besicos
    Encarna

    ResponderEliminar
  17. Bonita historia, que ojalá le sirva al violinista callejero para mimar a su violín y para darse cuenta de que tiene una joya entre sus manos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Bonita historia la que nos traes, y yo encantado de escucharla y de leerla.
    Un rampybeso
    Rampy

    ResponderEliminar
  19. Veo que josef se me ha adelantado, lo tengo entre mis retazos para un día publicarlo, es una historia similar a la tauya de hoy, llena de enseñanzas para el que quiera aprender...
    Un beso y felz día

    ResponderEliminar
  20. Entrañable historia, María. Gracias por dárnosla a conocer. Deja una huella profunda.
    Un beso con cariño,

    ResponderEliminar
  21. Hola,

    perdón por poner esto aquí, puede borrarlo una vez leído.

    Solo quería que supiera de la existencia del directorio de blogs directorio-de-blogs.net, donde usted puede dar a conocer su blog totalmente gratis.

    Saludos,
    Mónica

    ResponderEliminar
  22. vengo a leerte y dejarte un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  23. De ahí la importancia del aprendizaje, de ahí la importancia del conocimiento, hay muchos magníficos instrumentos mal utilizados por falta de preparación de quienes los poseen y mal utilizan.

    La otra moraleja es, que el empresario, en este caso el dueño del violín, siempre se queda con las máximas ganancias, y algunas veces, en muy pocas, el virtuosismo de los empleados es aplaudido y reconocido por quienes lo observan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Se me olvidó otra moraleja... que hay empresarios que sin sus empleados nunca obtendrían ganancias...

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. No se si afinandolo funcionaria..depende de las manos de quien toque no ???

    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Pobre del mendigo, que al día siguiente pretenderá tocar igual que el concertista, confiado en su violín.
    De nada sirven las herramientas si no sabemos usarlas.
    Muy bella historia María bella!
    Besos,

    ResponderEliminar
  27. Preciosa historia y leerla escuchando Aranjuez ES MARAVILLOSO TE TRANSPORTA Y TE RELAJA.Precioso.Gracias

    ResponderEliminar
  28. Esto es toda una fábula.

    Me encantó, a ver si puedo afinarlo y me quejo menos

    ResponderEliminar
  29. Muy bueno y es cierto a veces yo reacciono así.

    Justo ayer mi hermano me comentaba que fue con la novia al casino y primero iba perdiendo y cuando la mandó a ella a comprar mas fichas para seguir jugando, y como despues terminó ganando la novia insitía que ella era la autora del triunfo dado que ella fue a comprar las fichas..
    La victoria tiene muchos padres pero la derrota es huérfana.

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Bonita metáfora de la vida.
    El texto precioso, para pensar...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. La genialidad no está en los instrumentos sino en las personas que los usan.

    ResponderEliminar
  32. Uno y otro....
    bella historia
    besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  33. .. y el propietario del violin quedo prendado y contento. Por su violin y por el acto de aquella persona.
    Muy bonito
    Saludos

    ResponderEliminar
  34. A veces estamos tan metidos en nuestro mundo que no sabemos la belleza que tenemos en nuestro interior, solo hace falta que alguien nos la enseñe.
    Un abarzo

    ResponderEliminar
  35. Comprendo la moraleja de la fábula, pero me gustaría darle un giro: el que hizo mal fue el violinista. El otro, quizá, no hacía más que lo que podía.

    ResponderEliminar
  36. Bonita historia Maria.
    Voy a mirar a ver si yó tengo que afinar también algo no vaya a darme luego la sorpresa

    ResponderEliminar
  37. Hola María,

    Preciosa tu historia de víolines...

    Hoy es un día en el que me gustaría que te pasarás en homenaje a las victimas del 11M,,, no quisiera obligarte ni mucho menos pero ellos merecen que se les recuerde...

    Un besito muy fuerteeeeeeee

    ResponderEliminar
  38. espero le dejaran el dinero al vago.

    ResponderEliminar
  39. ¡Qué historia! Por un lado la indiferencia y por el otro, los aplausos. El arte tiene esas cosas.
    Un gran beso, me ha gustado este post.

    ResponderEliminar
  40. Buen símil. Es para pensarlo, pues como dicen, no hay peor ciego que el que no quiere ver.

    Por favor María, dime si he corregido el error de enlace con mi blog. He tratado de corregilo, pero no sé si funcionará.

    Muchos besos, amiga.

    ResponderEliminar
  41. Una historia muy bonita... primero se rien y despues le ayudan...asi es el ser humano.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  42. Hola María,el mundo está lleno de mendigos con violines desafinados,pero pocos maestros para afinarlos,y si los hay sin ganas de verlos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  43. Poco esfuerzo hacia el mendigo, ni siquiera afinaba su violin, pero claro, tocando tan mal, para que preocuparse, mejor echarle la culpa al violín. Un beso

    ResponderEliminar
  44. A veces no nos damos cuenta de lo que tenemos entre las manos, aunque ello sea un verdadero Stradivarius.
    Quizás, sólo tenía que escuchar la voz de su corazón.

    Un beso

    ResponderEliminar
  45. Pobres violinistas...

    El que triunfaba en los teatros,
    y rompía escenarios
    sólo alcanzó la cima un día que robó el alma encerrada en un desafinado bombín.

    El vagabundo
    llenó sus bolsillos de infame dinero aquel día, pero sus ojos seguían sin lugar donde descansar.

    Tan sólo el violín, sabía de esas manos... ambas buscaban una melodía, unas con medios,
    las otras... vacías

    (Es mi particular visión, ya me conoces Maria)

    Mil besos :o)

    ResponderEliminar
  46. Me ha llegado a emocionar ésta historia que desconocía. Está lleno de mensajes. Da lástima la "pobreza" del mendigo, engrandece aún más al artista su gesto.
    gracias María, así he escuchado otra ves la preciosa melodía, ya te dije, es una de mis favoritas.
    Un cariñoso abrazo amiga. Sigo cerquita.

    ResponderEliminar
  47. Tenemos tantos dones por explotar y dar a cononocer...
    que a veces es indispensable que los demás nos los afinen.

    Saludos conversos.

    ResponderEliminar
  48. Hermoso post y bella música que han conmovido mi corazón. Qué pena por el mendigo...a veces la vida nos lleva por caminos tristes y nos olvidamos de cuánto podemos valer...Si tan sólo nos detuvieramos a mirar en nuestro interior, seguro que descubriríamos una dulce melodía.
    Te abrazo, preciosa María.

    ResponderEliminar
  49. Una historia con final feliz.María siempre en nuestro camino hay alguien que nos tiende la mano para seguir aunque a veces es difícil que nos suceda cuando queremos....Bonita historia y bello mensaje.Un abrazo.Angela

    ResponderEliminar
  50. SIEMPRE HAY ALGUIEN QUE ESTA DISPUETO A AYUDAR Y A PONER SU GRANITO DE ARENA LO QUE PARA UNOS NO ES NADA... PARA OTROS ES MUCHISIMO SEGUN LA NECESIDAD.

    EL VIOLÍN ETABA DESAFINADO...
    AL VIOLÍN HAY QUE ACARICIARLO Y CUIDARLO CON EL MISMO CARIÑO Y AMOR QUE A UNA MUJER... PARA QUE US MELODIAS SEAN EL CANTO DE LOS ANGELES...

    CON LO CUAL... SU SOLEDAD SEGURO SERIA AUN MAYOR AL NO TENER EL TACTO NECESARIO PARA CACTAR LA NECESIDADES QUE LO ESTABAN ENVOLVIENDO...

    ME HE IDO A MI MUNDO CON CONOCIMIENTO DE CAUSA...

    AHORA QUISIERA QUE ME DIGERAS EN QUE HE FALLADO, AL HABERTE INVITADO Y AL DEGUSTAR EL CAFE, NO SABERTE A "GLORIA" O ES UNA PABLEJA INVENADA DE PASO...

    ME GUSTARIA SABER DE DONDE LA HAS SACADO ES POR UN MOTIVO PARTICULAR...

    TE DEJO!! ENTRE VIOLINES, GLORIAS Y ARANJUEZ ESTOY MECIDA EN Y POR ALGODONES...

    QUE TENGAS UN FELIZ DÍA, DE PAZ Y TERNURA PARA HACERLO PARTICIPE A TODOS AQUELLOS QUE ESTEN A TU VERA DIARIAMENTE DE CONTINUO.

    TODOS LOS BESOS TE ENVIÓ, SOLO TIENES QUE COGER AQUELLOS QUE ME ACEPTES...

    ResponderEliminar
  51. buen dia maria:

    En nuestro blog www.elplanetaoculto.blogspot.com tienes un regalo para ti.

    que pases hermoso dia.
    un abrazo
    juank

    ResponderEliminar
  52. Maravilloso relato que disfruto mientras tomo mi té y te escuho escuchando tu música

    ResponderEliminar
  53. Se saca más partido de las tareas desarrolladas con alegría y entusiasmo... sin ninguna duda me ha encantado el relato.

    ResponderEliminar
  54. Precioso el relato que nos muestras.Recuerdo el experimento que describe Moderato de cámara oculta, y es triste como muchas veces nos guiamos por lo que hacen los demás, por las modas y no por lo que realmente nos gusta o no. A veces por bien que se hagan las cosas y seas un maestro no se le presta atención si tu aspecto o el lugar no es el adecuado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  55. Hagamos afinar y florecer el violín de nuestras vidas, no dejemos que se apague, somos nosotros mismos, los que, con el esfuerzo de cada uno, hemos de intentar afinarlo para procurar hacer de nuestras vidas un mundo mejor, lleno de paz, amor y armonía, no dejemos influenciarnos por los demás y que nadie perturbe nuestras vidas.

    Muchas gracias a todos por vuestros punstos de vista, realmente me parecen todos interesantes.

    Un beso y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  56. En eso estamos...saliendo de la mediocridad y afinando ese violín.

    Besix

    ResponderEliminar
  57. Gracias, CALVARIAN, por tu comentario. Un beso.

    ResponderEliminar
  58. Asi es, Maria! dejemos que nuestra musica se oiga desde el centro de nuestro ser y desde el lugar en que nos encontremos y con los medios con que contemos! y de la forma que podamos tocar, en la gran sinfonia de la vida! Pero toquemos!

    Beso muuuuuuuuuuy Grande!

    ResponderEliminar
  59. Hermosa historia María!
    En sí, cuando empecé a leer, pensé que ibas a contar lo que han dicho Monste y Josef. Bue, él lo dijo pero hay que hacer uso de “las damas primero”. Es que también leí la noticia.
    Este que has colgado da para pensar, y lo narras ameno lo que lo hace doblemente interesante. Me gustan estas cosas que sacas de tu galera. Ah, y algunos comentarios son imperdibles; esas moralejas de Impersonem son buenísimas. Nada, que este blog es completito, además de lo lindo que te ha quedado jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  60. MYR: Toquemos desde lo más profundo de nuestro ser, y, sobre todo, con mucha dedicación y mucho amor para con nosotros mismos, y así después poder ofrecérselo a los demás. Un beso, bella Myr.

    VIVIAN: Gracias por tus palabras, pero sobre todo, interesantes son todos vuestros comentarios, cada uno con un toque personal distinto. Un besazo y mil gracias por la GRAN AYUDA que me ofreciste.

    ResponderEliminar
  61. Tal vez, en esta vida triste de islas silenciosas en un mar inclemente, si todos afinasemos nuestros instrumentos, el concierto mereciese la pena...

    Una hoja en blanco, una soledad, una tristeza, una mirada hambrienta es un desafío... Solo es necesario afilar el lapiz, prestar una presencia, regalar una sonrisa, alargar una mano llena...

    Una puerta o una ventana solo está cerrada hasta que alguien alarga una mano y la abre, con la luz del día y una mano todos los horizontes son infinitos...

    Besos

    ResponderEliminar
  62. Preciosa fábula, con varias posibles lecturas y todas atractivas. Te agradezco que me la hayas descubierto.

    ResponderEliminar
  63. CHARLYCHIP: Muy bello tu comentario, me ha encantado. Y es que ... ¡¡¡qué poquito nos cuesta regalar una sonrisa u ofrecer nuestra mano a los demás!!!! para que la otra persona, se inunde de luz y de alegría. Un beso.

    PABLO MIGUEL SIMÓN: Las fábulas son estupendas para hacernos reflexionar, porque además, cada persona saca distintas conclusiones, y es muy agradable leer y compartir lo que cada uno ve con sus ojos. Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...