lunes, 23 de marzo de 2009

¿Por qué nos pueden llegar a hacer infelices los objetos?



Ayer, cuando mi hija vino a mi llorando desconsoladamente porque se le había caído el móvil en una alcantarilla y se había quedado sin él, traté de consolarla diciéndola que jamás se la ocurriera volver a llorar por un objeto, ya que sólo se trataba de eso: "de un simple objeto", y, por ello mismo, la hice llegar a entender que, por quién merecería la pena llorar sería por las personas o animales.

Al final, después de una serie de odiseas, una persona muy amable, nos ayudó a sacarlo de allí, pero ya el móvil estaba estropeado e inservible.

Ver a mi hija con ese llanto desconsolado, como si la hubieran arrancado parte de si misma, me hizo, a la vez reflexionar y hacerme una serie de preguntas ... ¿pero cómo es posible que, un simple objeto material, pueda hacer llorar a las personas? ¿se puede llegar a querer a un objeto tanto como si se tratara de un ser vivo? es que, por más que lo pienso, no logro entenderlo, porque se trata, tan sólo de un objeto.

Para ser felices deberíamos evitar dejarnos influenciar de tener o no, en nuestro poder un objeto u otro, no debemos dejar que nuestra felicidad se venga abajo porque nos hayamos desecho, involuntariamente, de un objeto, sino que deberíamos dar más importancia a otras cosas más esenciales en la vida, como por ejemplo, esos pequeños gestos de la vida diaria entre las personas, como la demostración de afecto, un beso, un abrazo, un apretón de manos, el diálogo entre las personas, esos gestos y demostraciones de afecto los deberíamos valorar más que los simples objetos, porque los mismos, lo único que hacen es entretener y estorbar, para lo cual, deberíamos desechar muchos de ellos de nuestro equipaje para estar más sueltos y más ligeros y no depender tanto de ellos.

Yo creo que cuantos más objetos materiales tenemos, menos satisfechos, menos sentimos, menos somos, y menos pensamos en los demás, volviéndonos mucho más egoistas.

La felicidad no se consigue con tener más y mejor, sino en poseer menos para luego poder disfrutar más intensamente de todo lo demás, y, así poder percibir con mayor intensidad, sin olvidar tampoco, que también nos suelen llegar a aportar satisfacciones los caminos que nos llevan a alcanzar los objetivos propuestos en la vida, así como cuando alcanzamos dichos objetivos.

Necesario e importante es, reconocer que, no es más feliz la persona que más tiene, sino la que menos cosas necesita.




96 comentarios:

  1. De acuerdo totalmente con lo que dices al final sobre todo. tener más objetos no nos hace ser mejores, pienso que al contrario. Por qué pienso así? Sencillo. cuando he viajado por lugares muy pobres las personas que menos tenían eran las que más me daban, en cambio las que más tienen se vuelven ansiosas y despreciables; solo quieren más. Es como si para ellos solo existiera la palabra más... en fin María, le diste una buena lección a a tu hija, la necesitaba. Necesitaba asimilar la verdadera escala de las "cosas." Porque hay "cosas" y "vida;" y lo único valioso aquí, está claro, es la vida. Un beso y un gran abrazo, te aprecio mucho y este post me hace ver que no me equivoco contigo. Un placer conocerte y visitarte.

    ResponderEliminar
  2. Los objetos en sí no valen María, porque son sustituibles. La cuestión está en cuando caemos en una especie de animismo, y los objetos se cargan de sentimientos.
    Por ejemplo, un móvil es sustituible, y siempre, por uno mejor. Pero el móvil de mi hermana, fallecida hace un mes, ahora para mí es especial. Está cargado de mensajes, de llamadas, de historia, de lo que fue su vida.
    Si yo ahora lo perdiera, quizás llorara como tu hija.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón María. Cada vez llenamos nuestras casas con más y más objetos que, de inicio, parecen imprescindibles y después no lo son tanto.

    A veces hay objetos que han pasado a ser ídolos a los que adoramos, tótems sobre los que hacemos girar nuestras vidas.

    El marketing comercial consigue imponer objetos que pasan a ser parte de costumbres sociales dignas de análisis, tal como tú, acertadamente, haces en tu post. Tal vez deberíamos pensar y reflexionar un poco más sobre lo que tú propones... es, además de interesante, necesario.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. siempre quieres mas y no disfrutas de lo que tienes y quieres mas y mas y mas y asi te vas.

    ResponderEliminar
  5. Querida María: que importante que le hayas hecho ver a tu hija que tiene importancia y que no, eso es enseñar valores, quizás otra madre o padre la hubiera retaro por no cuidar su móvil, tú le has demostrado que el valor está en las pequeñas grandes cosas de la vida, que son los afectos. Te mando un beso tía Elsa.

    ResponderEliminar
  6. Que buena lección le has dado a tu pequeña..
    Lo material no es importante!! Son solo los sentimientos y esos pequeños gestos por los que realmente vale la pena llorar y amar.Espero que estes bien..
    Te dejo abrazos.

    ResponderEliminar
  7. ...A veces nos aferramos a los objetos por lo que representan.. pero debemos saber que lo que vale realmente es lo que nos podemos llevar cuando morimos..

    Y las cosas que nos llevamos nunca son materiales ;)

    besos, María ;)

    ResponderEliminar
  8. Hola María
    Es un texto muy bonito el que has escrito, pero pienso que no debías alarmarte por lo que ha sucedido dado que has partido de lo que sucedió con tu hija. ¿Por qué digo esto? Porque cuando tu hija tenga tu edad, seguramente le enseñará a tu nieta/o que no debe llorar porque se le ha caído el celular en la alcantarilla; es la cadena de la vida que te va enseñando a valorar otras cosas. ¿Sabes qué? Me parece muy bien que haya llorado porque deja en claro que “es una chica normal”. (Los años se encargarán de lo demás)
    Por otra parte, no voy a ser falsa para quedar bien; me encanta mejorar, me gusta la tecnología, me gusta ponerme metas en el trabajo para lograr X cosa porque es una forma de esforzarme, esto no me vuelve una insensible porque sé valorar lo que logro con esfuerzo. Las cosas materiales no hacen la felicidad, pero la ayudan mucho; sólo que hay que mantener los valores, no creo que haya que vivir con menos para ser menos egoístas. Cuando salí de Cuba lo hice sólo con un bolsito lleno de fotos viejas y me costó mucho armar un hogar en otro país; ahí comprendí que se puede vivir con poco, pero que con un apretón de manos no solucionas tus miserias cuando tienes que acostar a tu hijo de cuatro años y no tienes un colchón.
    Discúlpame que haya extendido.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. Dulce María:
    No te das mínima idea de cuán hondo cala en mi alma tu prosa de hoy.
    Gracias por obligarme a reflexionar.

    BESOS.

    ResponderEliminar
  10. sin duda tu reflexión es la acertada,asi debería ser,que se nos inunden los ojos por las ausencias de un latir,por el calor de una mano estrechando la otra,por un camino en compañía.....pero debemos reconocer que eso lo hemos ido aprendiendo con la madurez que nos otorgan los años,ella guiada por tu mano seguro lo aprendera mucho antes.....
    ......

    Un abrazo preciosa
    Mariella

    ResponderEliminar
  11. Yo pienso que: Anhelando menos somos mas felices y ricos, los objetos nos esclavizan perdiendo capacidades invalorables en los seres humanos.

    Cariños

    ResponderEliminar
  12. Hermosa reflexión nos entregas en tu post, que lindo entrar y encontrar post como el tuyo, nos ayudan mucho..

    saludos fraternos

    un abrazo inmenso

    besos

    ResponderEliminar
  13. Asi es, Maria, tal cual tu lo expresas.

    La verdadera riqueza esta en nuestro interior, en nuestra alma, vista, oido, corazon, olfato....en caminar conscientes por el mundo, recordando de donde venimos y hacia donde vamos. En ser agradecidos con lo que se nos dio. En brindar lo mejor de nosotros a quien lo necesite. Hoy, aqui, ahora.

    Quien no es consciente, cae en el vacio existencial. De por si, imposible de llenar con escapismo o consumismo.

    Besos y tu hija que aprendio una linda leccion. Felictaciones!

    ResponderEliminar
  14. Tb estoy de acuerdo. No tienes más que ver la poca ilusión que tienen los niños ante los regalos. Ahora lo tienen todo. Lo del móvil es una anécdota pero indica la dependencia de tu hija hacia ese aparato. Es la tecnología. Eso sí, me parece que has estado acertada al decirle que no debe llorar por un objeto. Aunque a ella supongo que le entre por un oído y le salga por el otro porque querrá otro móvil...jajaja

    P.d. Pásate cuando quieras. Ya no hay humo jajaja.Besix

    ResponderEliminar
  15. Tienes toda la razón, ojalá lo pusieramos en practica.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Las cosas importantes no son cosas.

    ResponderEliminar
  17. Tu texto me trae a la memoria aquel cuento del rey que mandó a buscar la camisa de un hombre feliz; después de recorrer el mundo, sólo encontraron un hombre que era feliz, pero resulta que no tenía camisa. Tu hija tiene una madre estupenda, María. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Iba a comentar lo mismo que Alfonso, hay veces María, en que no es el objeto en sí, sencillamente es el significado que tenga para nosotros...
    ¿Tú no has llorado nunca por algo especial?
    Yo sí ( carita de vergüenza)
    Y lo del móvil de tu hija lo entiendo... a veces es llanto de impotencia, no más.
    Recuerda, tengo tres hijos, jeje

    besos

    ResponderEliminar
  19. Quiero llegar a todo, quiero ser una gran madre, una gran esposa, una gran profesional, una gran hermana... una gran mujer... y todos los electrodomésticos y toda la tecnología que me rodea me ayudan a llegar a todo lo que quiero llegar... y no creo que eso me haga peor persona, porque en realidad nunca olvido que lo que quiero es ser y estar para todos, y no para todo.
    Me encantan las curas materialistas una vez al año, irme de camping o de senderismo, sólo con la mochila y la casita a cuestas. Con los peques es más difícil, pero cuando sean más mayores lo haré con ellos, porque esas curas vienen de maravilla para valorar un buen baño de agua caliente, ropa limpia todos los días, comida en plato con cuchara y tenedor, el lavavajillas, la tele, el ordenador...

    ResponderEliminar
  20. Muy importante tu reflexión. Tienes toda la razón.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Me gusta tu post, y lo que dices en él.

    Totalmente de acuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Fue bueno el consejo para tu hija, pero yo no me preocuparía por sus lagrimas, eso no es grave en los niños.
    Es más preocupante entre los adultos.
    Pero fue lindo que la descargaras de ese pensamiento triste.
    Un beso y feliz semana
    Gizz

    ResponderEliminar
  23. decía Erich Fromm que

    El hombre actual se caracteriza por su pasividad y se identifica con los valores del mercado porque el hombre se ha transformado a sí mismo en un bien de consumo y siente su vida como un capital que debe ser invertido provechosamente; el hombre se ha convertido en un consumidor eterno y el mundo para él no es más que un objeto para calmar su apetito.

    es 'ser' y no tener lo que debería ser el objetivo...

    sin embargo pareciera, según se desarrollan los tiempos, que seguimos cometiendo los mismos errores...


    un beso, María

    ResponderEliminar
  24. Nos rodeamos de lo que nos hace sentir seguros... a veces hasta los objetos, cumplen ese fin. La posesión, crea dependencia.

    Estamos malcriando a los niños... venimos al mundo desnudos, desnudos, nos vamos... atesorar, tal vez sea un instinto de supervivencia, pero nosotros, lo estamos exagerando y ponemos por encima, lo material de lo afectivo... gran error.

    Tu eres una buena madre, María, tú hija tiene suerte :)

    Besos de mamá a mamá, princesa. Te quiero.

    ResponderEliminar
  25. TOTALMENTE DE ACUERDO, ES NUESTRA INSEGURIDAD LA QUE MARCA EE QUIEBRO POR OBJETOS Y ESPACIOS SIN VIDA, INANIMADOS. últimamente lloro por estados de empatía superior

    ResponderEliminar
  26. Querida Maria opino que no deberias alarmarte,debes entender que nuestra vida no es sino más que un aprendizaje continuo y el apego tanto a las cosas como a las personas todos en grado mayor o menor alguna vez hemos tenido.Tiempo hay para demostrar que la dependencia es una jaula dificil de la cual escapar.Seguro que con el tiempo mostrarás a tu niña la libertad de disfrutar de lo que se tiene cuando se tiene,y cuando algo salga de su vida es porque tendrá que ser así.Y esto es aplicable a toda nuestra vida.A un móvil,una amistad,una pareja,etc... .Se trata de entender la libertad para uno mismo y para todo lo demás.Espero que se entiendan bien mis palabras,ya que esto es extensible no solamente para tu hija sino para todos nosotros.Un abrazo muy fuerte...

    ResponderEliminar
  27. Lo que pasa mi querida María es que en estos tiempos las cosas importantes son las insignificantes y con tanta tecnología esas mismas cosas se convierten en fieles y servidoras.
    Estoy de acuerdo contigo con respecto a eso de no sufrir por lo material pero cuando observo también a mis hijas me doy cuenta que sin ese telefono celular o el mismo internet y el chat y tantas cosas que tienen pues dime tu que harían para conectarse si todos estan tan lejos y para ellas asi como para nosotros que somos adultos esta amistad es sumamente importante.
    Los tiempos cambian asi como el hombre trata de adaptarse lo mejor posible, esperemos pues que este mundo de consumo no nos consuma...

    un besote linda y un agrado enorme venir a tu lugar a leer lo que con tanto amor se que escribes.
    un abrazo mi querida amiga y feliz semana!

    ResponderEliminar
  28. Tienes muchísima razón, María. Pero en los tiempos que vivimos, desgraciadamente, la mayoría de las personas se guían por el "tanto tienes, tanto vales"... y así está el mundo.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  29. Demasiadas "necesidades" materiales artificiales tenemos.

    Las personas, los animales de compañía, nuestras plantas merecen nuestro afecto, nuestra atención, nuestra dedicación.

    Un aparato solo es o no es util, en la mayoría de los casos termina por so ser más que un estorbo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  30. Es cierto que no necesitamos ni el 90% de las cosas que tenemos.....tendríamos que ser un poco mas Espartanos y compartir las cosas que sí son necesarias.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  31. ¡Cuánta razón tenés María! Lo importante radica en que las madres como vos, les enseñen a las hijas, como la tuya, el valor de los sentimientos.
    Un beso gigante.

    ResponderEliminar
  32. Es la juventud que da mas merito a lo material cuando te vas haciendo mas mayor tenemos otra pespectiva diferente no le damos tanto valor a lo material, como bien tu dices es mucho mas importante el saber que alguien nos quiere, nos abrazan, nos dicen algo tierno, que sabemos valorar los sentimientos por encima de todo.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  33. Muy sabias tus palabras: los bienes materiales valen en tanto nosotros le damos un valor, y este puede ser exagerado la mayoría de las veces. Un gusto leerte.

    ResponderEliminar
  34. Muy de acuerdo con Vos. Precisamente uno de los objetivos publicitarios en las campañas, es "crear necesidad" de un producto.

    Así nos llegan las asociaciones de ese producto con los sentimientos, el cotidiano, la sensación de felicidad que nos proporcionarían, etc.

    La reflexión personal acerca de nuestras necesidades reales, nos hace poner las cosas en su justa perspectiva.

    Besazo mi Amorosa Amiga! Mil disculpas, no he tenido tiempo para el audio, pero te lo prometo para el próximo artículo! (Muchas Gracias por el detalle de fijarte)


    PD: Ni idea del Anónimo, que leí y no entendí en absoluto. Nombra varios blogs, entre ellos el tuyo, el mío y los de varios amigos y amigas comunes. Creo que se trata de una tontería, pero si sé algo más te aviso inmediatamente.

    Otro besotazo mi vida!

    ResponderEliminar
  35. El lado oscuro de esta sociedad consumista....

    ResponderEliminar
  36. Aapreciada María, como siempre compartiendo con nosotros tus pensamientos, haciéndonos reflexionar también a nosotros.
    Estamos aprendiendo. Diste la oportunidad a tu niña de aprender a enfrentar la "pérdida" y eso le enseñará a valorar las cosas en su justa medida. Aprenderá que le "sirven" como instrumento en su vida, nada más. Siempre es una fortuna estas "oportunidades" que nos da la vida aunque, como madre, lo pases mal al verla a ella tan desconsolada. Tiene la suerte de tenerte y aprender contigo.
    Gracias como siempre, amiga, por compartirte con nosotros.
    Un cariñoso abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  37. Vivimos en un mundo materialista que nos intenta imponer el dinero, los objetos inanimados y los bienes materiales, sobre los sentimientos, las palabras, la solidaridad y la comunicación personal.

    Tu hija lloró como lo hacen todos los niños; como se lamentan la mayor parte de los adultos.
    Creo que hemos invertido los verdaderos valores de la vida y sin darnos cuenta de ello.

    Nuestra mejor actuación, debiera ser volver a recoger los valores de siempre: los de la humanidad.

    Muy buena reflexión.

    Saludos. Toni Sagrel.

    ResponderEliminar
  38. Es cierto que alguna vez, se le coge cariño a un objeto, pero supongo que es porque te recuerda un momento mágico, compartido con alguien, y en el caso del movíl de tu hija, supongo que el llanto, no es por el movil en si, sino por lo que representa para ella, ni mas ni menos, que estar comunicada, poder hacer fotos, etc., pero estoy muy de acuerdo contigo en que es mejor tener menos para ser mejor, y a veces, un gesto, una sonrisa, un detalle, lo guardas en el corazón como un tesoro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  39. Interesante tema o debate propones. Esta preocupación por los objetos materiales (el móvil, un rallón en el coche, pérdida de el gps...) nos ponen de mal humor, nos disgustamos... pero no deja de ser consecuencia de la sociedad consumista donde vivimos... Ya les gustaría en algún pueblo de Etiopía que esas fueran sus preocupaciones... Me imagino que cuando hay temas más importantes... como la salud, todo lo material pasa a un segundo plano.

    Saludos María.

    ResponderEliminar
  40. MARÍA: NECESITO TU AYUDA.
    HACE TRES DIAS QUE TRATO DE ENLAZAR EL BLOG DE SALVADOR PLIEGO Y NO LO LOGRO.
    CUANDO CLICKEO EN AÑADIR BLOGS, ME PIDE LA ULR.... Y NO SÉ QÚÉ PONER.!

    PODRÍAS DARME UN PASO A PASO, SIN APURO, CUANDO PUEDAS ????

    GRACIAS AMIGA.
    BESOS.

    ResponderEliminar
  41. Amiga, creo que la exposicion que nos has echo se puede resumir en un pensamiento:"seremos verdaderos seres humanos cuando deseemos SER, y dejemos de lado el TENER.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Evidentemente las personas y los animales están por encima de la importancia de los objetos.

    De todas foras, mi cámara de fotos se llenó de agua del mar este verano y pude recuperarla.

    Léete estos artículos y ponlos en práctica.

    Receta de verano (I)

    Receta de verano (II)

    Receta de verano (III)

    ¡Te aseguro que no es broma! A ver si hay suerte.

    ResponderEliminar
  43. Sabias palabras, muy buen ejemplo para que nuestros niños crezcan comprendiendo la belleza de la vida en sí misma, me ah gustado mucho María.

    Besos

    ResponderEliminar
  44. Si, si. Todo muy de manual de la bonomía, pero permitirme una pequeña reflexión desentonadora del común de comentarios: por supuesto que las cosas materiales tienen valor y pueden provocar llanto, no solo por lo que representan, también por su valor intrínseco. Hace años me robaron 100.000 ptas ( simbolo por exelencia del materialismo) del interior de mi coche, lo único que se me ocurrió fue llorar, quiza fue rabia, impotencia, no se, pero, literatura al margen, lloré.
    Hay personas que comprar otro movil ( doy por hecho que por necesidad )les representa media semana de trabajo.

    ResponderEliminar
  45. ¡Qué maravilla! En verdad, las cosas materiales no hacen falta pero cooooooomooooo me gustaría tener un Mercedes.

    ResponderEliminar
  46. Quizás no se llora por el objeto en sí, más bien por la pérdida de status.

    Besos

    ResponderEliminar
  47. Muy acertado tu post, y muy profundo. Me ha hecho pensar. Tienes razón, la felicidad es un estado de ánimo. Nada más. Puede provocarse en cualquier momento y en cualquier circunstancia (en mi blog he publicado un post que hablo de ello) pero hay que advertir que yo pienso que algunos objetos tienen alma...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  48. Leyéndote me ha venido a la memoria que yo lloré y pataleé cuando mi hermano le sacó un brazo a una muñeca, la cual todavía conservo después de 35 años y de que me la arreglaran.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  49. Seguramente cuando tu hija tenga tu experiencia lo verá igual que tú.

    Es cuestión de tiempo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  50. Nuestra dependencia de los objetos es ridícula y, a la vez, nos resta libertad.
    Parecemos cacharrería andante...
    Besos.

    ResponderEliminar
  51. Muy buena reflexión, María. Aprender a desprenderse de las cosas, lleva su tiempo pero al final se logra. Tu hija aún es pequeña pero tú ya le estás enseñando el camino a tomar.
    Enhorabuena, María.
    Gracias por tu comentario en mi último post.
    Un beso con mucho cariño,

    ResponderEliminar
  52. Claro que sí... Y es que las necesidades nos las creamos nosotros mismos... Pues no me costó ni nada peleas con mis hijas hasta los 14 años, para comprarles el móvil... Sangre... jajajaja. Pues no entendía que con 12 años o 13, no pudieran tenerlo, mientras que sus amigas sí.

    De los 2 poemas anteriores... Pues bonitos y sentidos, y quesque ahora tengo tan poco tiempo y siento no poder venir más amenudo, al igual que a otros blogs amigos.

    Besicos, niña.

    ResponderEliminar
  53. LO LOGRÉ MARÍA LO LOGRE !!!!!
    PUDE ENLAZAR A SALVADOR CON TUS INSTRUCCIONES.
    GRACIAS INFINITAS.
    SOS UN TESORO.
    BESOS GIGANTES.

    ResponderEliminar
  54. ¡¡¡No a la violencia de género;
    También NO a la VIOLENCIA DE EDAD!!!
    MATAR NO ES UN DERECHO:
    Lo que es descabellado es que una IDEOLOGÍA NECRÓFILA esté ocupando el Parlamento y Gobierno (y parace que también el Judicial), y nos esté llevando decidida y abiertamente a apostar por la MUERTE y el asesinato de los humanos más indefensos de todos, los que están en las barriguitas de sus madres.
    Es deprimente saber que tengo compatriotas tan cobardes como para justificar la alevosía que conlleva el ASESINATO de menores.
    Igual que la ley de la gravedad no se puede cambiar por mayorías parlamentarias, donde hay un ser humano es imposible negar su existencia por igual mayoría parlamentaria. Cuando los parlamentarios que defienden este GENOCIDIO SILENCIOSO estén cerca de la muerte, habrán de saber que sobre sus espaldas pesan miles de VIDAS SESGADAS por la avaricia y codicia socialista. Millones de mujeres que han matado, se han arrepentido amarga y desconsoladamente cuando más tarde han sido conscientes del CRÍMEN al que el MOVIMIENTO NECRÓFILO le ha achuchado a cometer.
    El ABORTO es la
    DESPENALIZACIÓN,
    LEGALIZACIÓN,
    AMPARO JURÍDICO O DERECHO SUBJETIVO
    AL ASESINATO POR CUESTIÓN DE LA EDAD DE LA VÍCTIMA.
    El PARTIDO NECRÓFILO en el Gobierno nos quiere vender la moto de que MATAR es un derecho. Un derecho de la mujer. MATAR no es un derecho, sea cual sea la edad de la VÍCTIMA.
    Es lamentable que sea considerado una “conquista social” el hecho de despenalizar el ASESINATO por cuestión de la edad de la víctima. ¿La próxima “conquista social” cual será, despenalizar el asesinato de los mayores de 60 (¿disfrazándolo bajo el eufemismo "derecho a la muerte digna"?)porque no son 100% productivos?.
    Esto es PROGRESAR, con todas sus letras.
    Esto es lo que nos prometían con su IMPLEMENTACIÓN DEL SOCIALISMO.
    Este es el preámbulo de la decadencia y de la Camboya socialista:
    MATAR, MATAR, MATAR, MATAR, MATAR (y la tentativa de ASESINATO SILENCIOSO MASIVO es tan burda que ni la contínua PERVERSIÓN DEL LENGUAJE de la que la RELIGIÓN NECRÓFILA hace gala puede esconder esta vez sus crueles e intrínsecas intenciones).
    Y es que es necesario alzar la voz por aquellos que por circunstancias de la vida, aún no pueden dejarse oir, y que tal vez nunca les dejen ver la luz del sol, pese a que ya han nacido a la vida.
    ¿Y por qué no aborto con carácter retroactivo?
    Si hombre, es muy sencillito. Como madre, yo me puedo arrepentir de haber tenido un hijo, que me ha salido socialista por ejemplo. ¿Por que cambiarle el nombre y llamarle asesinato?
    Curioso el empeño que ponen muchos en su afán por despenalizar la muerte por cuestión de la edad de la víctima, cuando todos ellos pasaron a su vez por el estado de adolescente, niño, y el de embrión antes que éstos.
    Me gustaría saber si muchos de los que aquí hablan, seguramente PADRES, ABUELOS O HERMANOS, son capaces de mirar a los ojos a sus personitas cercanas y queridas y decirles que su conciencia estaría tranquila en el caso de haber decidido en su momento ELIMINARLOS (y encima con una ley que les amparara y que ellos mismos apoyaron).
    Incluso a la PROFETA DE LA MUERTE (y vergüenza de su madre), la señora ministra Bibiana Aído, le deseo lo mejor, y me partiría la cara porque a ella nunca la hubiesen podido MATAR mientras estaba estaba ya viva en la barriguita de su madre. Igual que ella, todos los que vienen por detrás también tienen el DERECHO A VIVIR!!!!
    No hace falta ser católico para respetar la ciencia y defender la vida. Basta con conocer el dato de que el concebido ya está vivo. No dejes que te confundan con artimañas como que esa criatura es inviable: si a ti o a mi nos sacan de nuestro espacio natural, el aire libre, y nos sumergen en el agua o bajo tierra, también nos convertimos en inviables para la vida (por cierto, luego le dan caña a los católicos con el tema de que siempre están con los ricos. Pues no se yo qué beneficio económico puede obtener esa Iglesia de defender la vida).
    Y pese a que muchos como tú seguís apoyando la LEGALIZACIÓN DE LA MUERTE POR DISCRIMINACIÓN DE LA EDAD, yo y muchos más seguiremos ofreciendo nuestra voz a los más indefensos para que nunca tengas la facultad de ELIMINARLOS del mismo modo que nadie tuvo derecho jurídico a ELIMINARTE a ti, un PRO-LEGALIZACIÓN DEL HOMICIDIO POR CUESTIÓN DE LA EDAD DE LA VÍCTIMA, cuando aún eras embrión. Me alegro mucho de que a pesar de tus ANSIAS NECRÓFILAS nadie tuviera en su momento la facultad de eliminarte, y de que estés VIVITO Y COLEANDO y ojalá con SALUD.
    Síntoma de la confusión a la que nos inducen es que con nuestro propio dinero robado en forma de impuestos, nos lo devuelvan en forma de migajas y condicionado a RENOVAR EL COCHE, O EL FRIGORÍFICO, y cosas así, y en cambio la única "ayuda" que se les da a las madres es MATAR a las criaturas que llevan dentro, convertir su seno en CAMPOS DE CONCENTRACIÓN LEGALIZADOS. Un poquito de por favor...
    El caso es MATAR, a cualquier precio, INSULTANDO, DENIGRANDO, y ATACANDO al que defiende la vida. Seguir con la MUERTE hacia adelante, con CONTUMACIA, a cualquier precio.
    Una vez más, se pone en evidencia la máxima antihumanista:
    ¡¡¡SOCIALISMO O MUERTE, VALGA LA REDUNDANCIA!!!

    ResponderEliminar
  55. Quizá por eso, querida María, lo que aquel aparato representaba para ella: la posibilidad de poder contactar con sus amigos, o con su madre, para en el momento oportuno decirle lo mucho que le quiere.

    No está demás aprovechar el momento para hacer ver que lo material no es lo más importante, que no es más que dinero. Los sentimientos tenemos que cultivarlos.

    Abrazos de amistad por tu bello concepto de la vida

    ResponderEliminar
  56. María cuanta razón tenés me gustó mucho eso de "cuantos más objetos materiales tenemos, menos satisfechos, menos sentimos, menos somos, y menos pensamos en los demás, volviéndonos mucho más egoistas" Ahora yo me puse en el lugar de tu hijita y pensé que pasaría si yo perdiera mi moóvil o celular como acá le decimos, y la verdad que me podría también a llorar, por la cantidad de datos que tengo y que se perderían para siempre.
    Besos!

    PD: No te parece guapa que ya es hora de poner filtro para los anónimos? Es increible justo lo estaba hablando ayer con Dalla de Zaragoza y se sorprendió por el papel que jugó la iglesia acá en la Argentina durante la dictadura militar, llegamos a la conclusión que en todos lados eran iguales, y si día a día me convenzo que en todos lados hay gente que piensa las mismas pelotudeces.

    ResponderEliminar
  57. Tal vez tengamos un innato sentimiento de poseer cosas materiales. Y de cómo esos objetos representan algo esencial en nuestras vidas. Tal vez los nervios, o incluso ante una posible ‘bronca’ (según el caso) acrecienten ese desconsuelo que a veces como minimo nos cabrea bastante.... En fin...

    Besos!
    :)

    ResponderEliminar
  58. Querida amiga... esta sociedad lamentablemente tiende cada vez más hacia lo material... se van perdiendo otras percepciones más importantes....

    un beso. Marea@

    ResponderEliminar
  59. Hola María.

    Creo que hay objetos que tienen más valor sentimental que material y en ellos comprendo que se tenga ese apego especial que nos duele si llegamos a perderlos. Hay objetos que son algo más y eso sólo suele saberlo su dueño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  60. la felicidad está dentro de nosotros, solo hay que saber buscarla

    gracias, maría, por tanto cariño

    un besazo

    ResponderEliminar
  61. las cosas son esas cosas que nos anclan y no nos dejan volar...

    certera entrada:)
    un abracito de sol

    ResponderEliminar
  62. Gracias por lo que escribistes me hace pensar en muchas cosas que a veces lloramos y no debemos sino por las más importantes de los seres humanos y los animales que siente afecto.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  63. Creo que tienes razon pero sabes..yo no podria desprenderme de mi album de fotos..eso es un objeto no? y sin embargo es un trozo de mi vida.
    Un besito y una estrella.
    Mar

    ResponderEliminar
  64. Totalmente de acuerdo. Pero son niños y lo irán entendiendo poco a poco. Y para eso estamos los padres, para irles enseñando. Como le hiciste tú comprender. El motivo, que nos hacemos demasiado prácticos y nos cuesta dejar lo que ya tenemos.
    Saludos y buena semana

    ResponderEliminar
  65. María quizá tengas razón mira que yo le agarro un cariño a las cosas mías, que cuando las pierdo me duele, claro que no deja de ser una cosa, de alguna manera entiendo a tu hija.

    Si se me pierde mi celular puedo sustituirlo por otro mejor, pero no es el mío, el que me acompaño tanto tiempo, es otro nuevo, con más funciones, pero no tiene la historia ligada a mi que tenía el viejito.

    Si después de dos años se me pierde o descompone este otro nuevo, de seguro me va a ocurrir igual, porque ya me había encariñado con el.

    Yo las cosas mías las quiero, guardo con celo un encendedor que me regalo mi esposa hace muchos por muchos años, una baratija que si tu la ves la tiras al cesto de basura. A mis libros los adoro también, si se me quemaran perdería algo de mi.

    Claro María que nunca tendrán el valor de lo que irradian los humanos, los seres queridos, las caricias y besos de quienes amas.

    Pensé mucho en hacerte este comentario porque difiero de la mayoría.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  66. Totalmente de acuerdo contigo. No se es más feliz por tener más. Lo material es superficial.
    No es que le cojamos "cariño" a las cosas sino que a veces llegamos a un punto en el que no podemos pasar sin él....

    Ota cuestión es el apego que nos proporcionan algunos recuerdos materiales de experiencias de nuestra vida, de personas que nos han acompañado a lo largo del camino, pero ni mucho menos comparable a cosas a las que nos hemos acostumbrado para nuestras necesidades y comodidad. Es algo diferente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  67. hay cosas que significan mucho para uno, pero las mas importantes, las dejamos de lado, un beso a tu hija, y un abrazo para ti, por tan linda reflexion
    besos
    Blue

    ResponderEliminar
  68. Precisamente, para mí, ese es el verdadero secreto de la felicidad, el desapego material. Ser feliz con menos, y nunca, nunca, depender de un objeto para vivir.
    Tu hija está aprendiendo ahora, y tiene suerte de tener una madre como tú, sabrá apreciarlo en un futuro próximo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  69. Hola María,

    sí, tenemos tendencia a personificar cualquier cosa a la que comunmente usamos en el día a día. Esto no sólo ocurre ahora, sino que desde tiempos inmemoriables.

    Siempre buscando un sentido humano a todo. Es por eso por lo que nos sentimos solos en el Universo, como única especie inteligente.

    Gracias por tu comentario,por compartir tus palabras y por visitar mi blog. La verdad es que Observador Virtual no va mucho conmigo. Se habla demasiado de política. Aunque me alegro que lo visite tanta gente ya.

    Besos!

    ResponderEliminar
  70. Es muy dificil hacerle ver eso a nuestros hijos que ya nos hemos encargado no les falte de nada. Es una pena pero terminan por no dar el valor exacto a las cosas.
    Nos salva si conseguimos formar buenas personas, eso es lo fundamental!.
    Un besazo María

    ResponderEliminar
  71. La dependencia que tenemos de los más diversos cachivaches, casi todos ellos innecesarios, es nociva no sólo para nuestra higiene mental sino también para nuestra salud emocional. Resulta grotesco vernos adorar móviles, ordenadores e IPODS como si de divinidades se trataran. Hemos dejado de llevar las riendas en nuestra relación con las nuevas tecnologías y éstas nos han sometido. Un día en vez de venas y arterias desarrollaremos cables y circuitos, y nuestro corazón será sustituido por una batería de litio. La tecnificación, que se supone venía a ayudarnos, nos ha deshumanizado.

    ResponderEliminar
  72. Hay un viejo cuento que escuche alguna vez acerca de un viajero. Este llevaba para atravesar el camino un carro con dos ruedas, una llamada deseo, y otra llamada sufrimiento.

    Mientras más caminaba y más cosas bellas veía y deseaba atesorar, más cargaba su carro y más se undían las ruedas del deseo y del sufrimiento. así siguió, cada vez con más trabajo. hasta que finalmente su eje se rompió.

    Entonces tuvo que elegír y cargar consigo solo lo que verdaderamente era importante. Comprendió ese día lo inutil de atesorar cuanto se vé.
    el tiempo perdido. La vida desperdiciada, los miedos acumulados, las demoras, y tantas cosas más.

    tomo su morral y guardó cuatro y cinco cosas nada más. Y siguió su camino. El deseo y el sufrimiento quedaron ese día atrás. Por fin había encontrado la felicidad.

    Un abrazo desde el otro lado del mar.

    Juank

    ResponderEliminar
  73. Hola bella María, no me paro ahora a leer tu entrada... Me embarqué en un viaje (vaya con la música que tienes puestas, ja... [risilla]), sí, en un barco, literalmente.

    Aún me quedan unos días para volver, no sé qué llegará de mí... Sólo quería pasar a saludarte, a desearte un feliz día azul como tú.

    Estoy en el laberinto de "las idas y venidas", ahora al otro lado, en la orilla africana.

    Un beso enorme preciosa.

    Mar.

    ResponderEliminar
  74. Ayer me enviaron un poema como regalo y un de los parrafos por los que esta compuesto decia más o menos;

    Mientras acaricies un animal y le des de comer.

    Mientras contemples una flor...

    Mientras te pares a escuchar el trino de los pajaros...

    Eres feliz por nada.

    Y ahora para creerse o sentirse mdianamente feliz, hay lo endecible todo aquello que nos intentan meter por los sentidos para que sigamos con ellos bloqueados telediriguidos, sin dejarnos pensar a nosotros mismos por uestros propios medios.

    ¿Y pregunto yo, tenian movíles nuestros abuelos?

    ¿Tenian tele?

    ¿Moviles o fijos?

    ¿Lavadora, nevera y todo lo relacionado con informatica?

    ¿Y no eran más felices con muchos menos medios que ahora lo son sus nietos?

    Que no son capaces de aguanta ni un asalto, en ningún tema en el cual no este todo de su parte y a su favor?

    Muy triste desde luego y por el camino que se lleva a ver que va a seguir sucediendo...

    Y has tenido suerte que no se quedo como la otra... con el brzo enganchado en la alcantarilla hasta que viniesen los bomberos a socorrerla...

    Un abrazo y disfruta en buena armonía de lo que queda de semana.

    Muakkkk
    Muakkkkkk
    Muakkkkkkk

    ResponderEliminar
  75. Excelente reflexión que nos toca a todos,en la adolescencia creo que solemos apegarnos a esos bienes materiales, cuando vamos madurando dejamos esos afectos por los verdaderos, y aprendemos eso que bien dices a ser felices y vivir con poco. Saludos.

    ResponderEliminar
  76. María, lo material es lo más fácil de conseguir, es mas tangible, conseguir cultivar el alma es más duro, implica conocerte y conocer a los demas; pero tiene la ventaja de que esto no se puede perder, no te lo pueden quitar, es tuyo,y ademas puedes generosamente compartir con todos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  77. ___*_*_*_*_______*_*_*_*_
    _*____./(.___*___*_________*
    * ____.//\\.____ * ___________*
    *____.//....)_.-""-._,.-""-._______*
    *____.\\.^,.'_......_.\......).______*
    _*_____./ ./O\.../O\.\..../._____ *
    __*____.\ .\_/....\_/..\_/._____*
    ____*___.\......._....../._____ *
    ______*__(...:(_):...).___ *
    ________* `._.-._,´._ *
    __________ *.`-'. _ *
    ____________*_*
    Un angel te guarda un perro al quien amar
    te cuida de los demas le ladra al intruso
    te puede dar todo el amor del mundo.
    Cuando le cuentas tus cosas y no te delata
    nada mas te regaña cuando te gruñe. de ti
    no huye, te levanta en cada mañana con sus
    lamidos como si fuesen palmadas.

    El te quisiera decir cosas que el sabe y tu no
    secretos que los demas guardan , el perro lo
    sabe cuando al ladrarte va a contarte ,mientras
    el humano le dices te delata habla no ladra
    y a lo mejor no te dice nada por que alguna gente
    es mala , tu mascota nunca te dara la espalda
    al menos que las dos esten pegadas.

    Cuida Tus sueños te mira con aprecio
    te ofrece el cielo cuando la cola se esta
    moviendo es incapaz de traicionart e por
    que siempre esta ahi para amarte..
    Juega contigo te da mordiscos y le Haces
    cariño te llama se pone a tu lado para que
    lo abrazes y le hables para que no le ladres.
    Aut: Mariana

    *.Buenas tardes querida Maria como te va?, pase a saludarte y agradecerte tu compañia en Mundo Animal, un beso de tu amiga Estrella.*

    ResponderEliminar
  78. ¡hola Maria!
    Siempre nos haces reflexionar y perfilas los detalles, tu frase final es la acertada desde luego, pero no se porque razón tenemos ese sentimiento como el de tu hija, a mi me pasa, y es que le cojo cariño a todas las cosas no lo puedo evitar, es algo superior a mi, no se porque siempre es como si tod tuviera su corazoncito.
    Gracias por tan bello post.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  79. Querida María:
    Tu final lo expresa todo: no es más feliz la persona que más tiene, sino la que menos cosas necesita". Sin embargo, creo que a la edad de tu hija, es muy difícil comprender ciertas cosas. Cierto, le diste una lección, pero creo que hasta que no crezca un poco más y tenga más experiencia de la vida, no se dará cuenta de que lo material no es lo esencial.

    Recuerdo que cuando a mi padre le diagnosticaron cáncer, se quitó el reloj de su muñeca, y le dijo a un nieto (mi sobrino) "te lo regalo". El, sorprendido, le preguntó "¿por qué me lo da? a lo que respondió: "porque donde voy, no lo necesitaré". Buena lección.

    Te dejo muchos abrazos con mi cariño.

    ResponderEliminar
  80. María querida; es triste no pero hoy se la más tracendencia a lo material que a los sentimientos...

    ResponderEliminar
  81. Como siempre, lo sublime de sus post llega a mi con la intensidad que solamente usted sabe plasmar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  82. Hola María, estaba cambiando el post, cuando pasaste y dejaste el saludo.
    Gracias por estar siempre pendiente.
    Besos y feliz finde
    Gizz

    ResponderEliminar
  83. hola, he tenido que cerrar el blog, me plagiaban los textos y mil cosas :) he abierto otro, hasta que resuelva el problema del plagio. Siento las molestias, te dejo el link :

    http://paseandoporterra2.blogspot.com/

    Besoss

    ResponderEliminar
  84. Totalmente de acuerdo maría, yo pienso así también, a veces, hay gente que no me entiende pero para mi lo más importante son las personas y los animales, vivir y dejar vivir, las cosas materiales son importantes hasta cierto punto, pero si pierdo algo o se me estropea me puede doler pero pienso que por algo es. También opino que hay que valorar lo que se tiene y no querer tener más y más y más. Para mi ahí empieza la infelicidad de no estar satisfechos con lo que se tiene.
    Besos,
    Rachel

    ResponderEliminar
  85. Las cosas importantes, como pueden ser los sentimientos nunca se podrán comprar con dinero, lo considero muy justo.
    Las cosas materiales tienen un alto precio, por desgracia y una corta vida. Alimentar el espiritu es lo mejor, pasar de lo superfluo y quedarnos con lo realmente importante. Un abrazo

    ResponderEliminar
  86. Bellos comentarios habéis dejado, cada uno viéndolo desde vuestra perspectiva interior, desde el prisma de cada uno.

    Objetos que nos pueden traer recuerdos sentimentales y tienen mucho valor emotivo para nosotros aunque lleguen a ser trastos viejos; y también puede haber objetos que pueden servir para nada más que para estorbar teniendo mucho valor.

    Distintas perspectivas también se pueden ver desde una edad, y desde otra, pero, necesariamente, se debe ir descubriendo y aprendiendo desde niños que el valor más importante no es el material, sino el sentimental, el emotivo, el de las personas, animales, seres vivos, que son a los que debemos cuidar con esmero y con dedicación.

    Desechar los objetos que nos estorban y quedarnos con los que, verdaramente, necesitamos, pero no ser esclavos de ellos ni tampoco tener más de la cuenta.

    Verdaremente vivimos en un mundo excesivamente consumista, y perdemos muchos de los verdaderos valores humanos.

    Muchas gracias por vuestras opiniones.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  87. Cuidado!
    Importante concepto transmites desde esta artìculo.
    yo amaba a mi muñeca Marìa
    nuestros hijos aman a sus mòviles
    en los que viven enfrascados
    comunicàndose sin sonido
    sin risa
    con monosìlabos.
    por otro lado,pienso,ya del otro lado de las cosas,que somos bastante hipocritones.
    Las cosas jerarquizan a la gente
    y quien no las tiene de verdad,como Diògenes,es mirado con desprecio.Cambiemos eso.
    Què pasarìa si hoy yo desafiara a toda la comunidad blogger a abandonar sus autos para salvar el mundo,usar piernas,transporte pùblico o bicicleta,y con ese dinero hacer un fondo para la universidad de sus hijos?
    Yo ya lo hice,pero presiento que muchos se reirìan de mí,o pretextarìan que en este mundo no se puede mover uno sin auto,que el transporte pùblico colapsarìa,y que las bicis no son funcionales al post modernismo.
    Y tedrìan razón
    al menos en una parte
    EN ESTE MUNDO ,DENTRO DE POCO,YA NO PODEREMOS MOVERNOS,PARALIZADOS POR LOS VENENOS.
    ABRAZO ,ME ENCANTÒ.

    ResponderEliminar
  88. Hola, MARIEL RAMIREZ BARRIOS, gracias por tu comentario, me encantó, y es una pena que estemos tan influenciados por los objetos, que no podamos ya prescindir de muchos, pero mucho más penoso que nos hagan sufrir, como en el caso de mi hija con la pérdida de su móvil, con los lloros que tuvo, el caso es que tiene otros dos, pero éste era el más reciente ya que se lo habían echado los Reyes Magos, y lo tenía mucho cariño por venir de los Reyes.

    Debemos dar a entender a nuestros pequeños hijos, que ahí no se acaba el mundo, que las pérdidas más dolorosas son las de los seres vivos, esas son insustituibles, porque en el caso de los objetos se pueden sustituir por otros.

    Muchas gracias por tu comentario, un placer haberte tenido aquí.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  89. "La felicidad no se consigue con tener más y mejor, sino en poseer menos para luego poder disfrutar más intensamente de todo lo demás, y, así poder percibir con mayor intensidad"
    Estas hermosas palabras enseñan una verdad fundamental, que para disfrutar con intensidad de las cosas no es necesario que estas tengan un valor material implícito, esto es efímero. Lo realmente importante es percibir su valor real, el emocional, el realmente importante, el que nosotros le asignamos.
    Excelente blog, es la primera de mis muchas visitas a el. Saludos.

    ResponderEliminar
  90. ISMED: Muchas gracias por dejar la huella de tus palabras en tus visitas a mi blog, es una gran satisfacción para mi poder leerte, y puedes volver siempre que quieras, estaré encantada con ello, la pena es que veo no tienes blog ya que he intentado ir desde tu perfil y no veo nada. Muchas gracias por tus palabras. Un beso.

    ResponderEliminar
  91. Exclente entrada, humana directa tan real,apenas pasaba para curiosear,y termine leyendo y hojeando el blog,estupendo Maria,!,un lugar calido que parece habla mucho de ti me encano!

    ResponderEliminar
  92. Muchas gracias, AMÉRICA, por venir a mi rincón, me encantó tu huella. Un beso.

    ResponderEliminar
  93. Dianna, te mando muchos besos y te deseo que pases un feliz día.

    ResponderEliminar
  94. Puede ser que alguien nos regale algo y ese objeto sea especial, ese objeto nos ata al alma de la persona que nos lo regalo.
    De ahí en fuera, estoy de acuerdo con lo que escribes.

    ResponderEliminar
  95. CORZ: Gracias por tus comentarios y por llegar hasta aquí. Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...