martes, 2 de junio de 2009

¿Por qué tenemos miedo a decir "no"?


En algún momento de nuestras vidas, a veces, nos ha resultado dificil decir "no" a alguien, teniendo que responder a contracorriente en nuestra manera de pensar, ofreciendo la respuesta afirmativa que a los demás les gustaría recibir, y así no sentirnos culpables por haberlos herido o decepcionado, aunque luego, después, quizá, nos arrepintamos de haber dado esa respuesta.

A pesar de que, a veces, resulta dificil y complicado decir "no", debemos procurar ser, ante todo, sinceros con los demás, transmitiéndoles lo que queremos y lo que deseamos hacer en cada momento, y no dejarnos influenciar por nadie ni por nada, ni siquiera, para complacer a nadie, porque yo creo que renunciando a nuestros deseos no va a significar ser menos egoísta, sino, que, en todo caso, sería una respuesta hipócrita, porque no respondemos con claridad, sinceridad y madurez a lo que nosotros estamos deseando hacer en esos momentos, para lo cual, procuremos afirmarnos siempre, de forma clara y transparente, ante los demás, en todos nuestros deseos.

Y yo os pregunto para entrar en debate ... ¿Por qué creéis que, algunas veces, tenemos miedo a decir "no"? ¿por temor a decepcionar a los demás? ¿tal vez sea por miedo a ser rechazados? ¿o, quizá sea, por temor a quedarnos solos?






114 comentarios:

  1. Hombre por mi parte siempre siempre hay que ser ante todo transparente, si a mi no me gusta que me enrollen ni que me envuelvan porque siempre quiero saber la verdad de raiz, estoy hablando de mi, me supongo que con los demás hay que hacer lo mismo.

    Luego que ocurre, que hay muchas formas de decirlo y afrontar el tema, más suave o levemente y despacio y ya la otra persona ira dandose cuenta y preguntando los porques y los comos.

    Yo cuando no entiendo ya digo que no quiero historias, me miran a los ojos y no hay vuelta, y para a delante y terminan cojiendome la mano y besandomela, esto aun sucedio antes de ayer en quirofano, y creo que con eso esta dicho todo a buen entendedor sobran las palabras.

    Un beso y un abrazo con todo mi afecto de esta que te aprecia lo suficiente como para ser tu amiga y tomarnos un descafeinado...

    Te quiere

    María del Carmen

    (Mis ausencias ya sabes su motivo...)

    ResponderEliminar
  2. Es una mezcla de las tres unido a la personalidad de cada uno.

    Interesante reflexión... o no. ; )

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No tengo miedo a decir no...sino a que me respondan que no

    ResponderEliminar
  4. He vuelto, quiero entrar en el otro blog de poesía tuyo y como no lo tengo grabado porque la verdad no me hacia falta entraba desde aqui siempre, pero hoy no me sale nada en todo el lado derecho del blog, esta un poco repu mi Pc, ya desde hace unos días lo debí de contagiar yo jejejej, por ese motivo no puedo entrar y te lo digo para dejar constancia de ello.

    Si durante la semana me deja, tomo nota ahora y volveré para intentarlo vale.

    Un montón de besosssssssssssssssssss Muakkkkkkkkk Muakkkkkkkkkkk para tí.

    ResponderEliminar
  5. En lo personal por temor a quedarnos solos....pero con el tiempo apremdí que es una manera de mentir y como odio y no acepto la mentira, sin querer yo lo hacía.

    Para ser fiel a uno mismo y así porder crecer libremente creo que debemos aceptar decir no, claro dando las explicaciones del caso.

    Cariños

    ResponderEliminar
  6. Es un problema que tiene que ver con la timidez, decir que no suele ser más difícil que consentir en cuanto se supera la adolescencia. Se puede llegar a crear situaciones no deseadas: quienes no saben dar un no por respuesta se suelen llenar de obligaciones, y quienes están más cerca van a ser los primeros "traicionados" por ellos, porque cuando hay que elegir alguien con ese problema deja en la estacada a sus allegados antes que a los desconocidos, pues intuye que quien le aprecia sabrá comprenderle, o perdonarle.
    Un beso, María.

    ResponderEliminar
  7. UF esa foto me encanto
    lo primero que produjo fue paz
    que ganas de estar en un lado asi
    y pensar .
    y con respecto a tu escrito muchas veces cuesta decir no.....
    Yo una sola vez me demore en decir NO a una relacion y lastime mucho y solo fue por miedo hacer daño o arrepentirme.
    Pero fue una experiencia de la cual aprendi, asi que ante todo hay q ser sincero con uno mismo y con los demas , con eso comparto contigo maria

    besos
    adios

    ResponderEliminar
  8. Yo soy otro de los que no saben decir no. ¿Un sentido equivocado de la responsabilidad?

    ResponderEliminar
  9. hermosa reflexion y creo quen mi caso no me cuesta mucho decir que no pero si me da miedo que las personas que quiero se defrauden al responderles lo que ellos no esperaba .

    cuidate mucho ....un besito

    ResponderEliminar
  10. Influye mucho el carácter de la persona.Desde pequeño ya mi madre me decía que era muy tímido: y ahora de mayor creo que no he cambiado mucho.
    No se me han presentado ocasiones difíciles, pero pienso que me costaría mucho dar la negativa.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  11. En realidad lo que cuesta, mi Señora, es asumir responsabilidades, y tanto decir No como decir Sí, cuando el afirmar o negar implicación conlleva, será una gran barrera para abrir la boca diciendo lo contrario que el que escucha espera.

    Suyo en su abrazo queda, sin esperar confirmación o negaciones, Z+-----

    ResponderEliminar
  12. Yo creo que hay mucho del deseo de agradar y ser querido. Pero tambien está la cuestión de la costumbre, de lo que uno aprendió (poner antes a los demás que ha nosotros mismos).

    En lo personal creo que cuesta decir que no depende a quien. Cuando la relación es importante y significativa para nosotros más nos cuesta. Queremos complacer y que nos quieran, aun cuando no estemos en el fondo muy conformes. Cosa por otra parte, que más tarde o más temprano se ve.

    Creo que es un error no decir que no, cuando es necesario.

    Un abrazo desde el otro lado del mar.
    juank

    ResponderEliminar
  13. Jamás puedo decir NO a las personas que amo, aunque sea muy injusto lo que me estén pidiendo.
    Me ha hecho sufrir mucho esa actitud...
    GRACIAS por este post.
    Es muy reflexivo.
    BESOS.

    ResponderEliminar
  14. Hola María, creo que muchas veces es por caridad, por bondad,... y repercute negativamente sobre nosotros.

    Tus palabras transmiten sosiego.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que hay muchos factores envueltos, los que tu has mencionado y también por educación y consideración. A mi me cuesta decir no cuando la cuestión es si me piden un favor, me esforzaré al maximo. Cuando mis sentimientos están envueltos o los de los de los demás no suelo negociar.

    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  16. Reconozco que con mis hijos me vuelvo de manteca, soy totalmente incapaz de decirles no.

    Es algo que no lo puedo superar.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  17. Muy buena reflexión, Mar, es tremendamente complicado decir "no". El miedo puede derivar de muchas causas, pero la posibilidad de herir a los demás condiciona muchísimo.

    Bikiños

    ResponderEliminar
  18. que reflexión mas interesante nos entregas..

    el decir no cuando es necesario es lo que cuesta quizá por respeto o temor a ofender.. pero creo que son necesarios..

    saludos fraternos con cariño
    un abrazo

    besos

    ResponderEliminar
  19. Todas esas preguntas son válidas MARÍA, todas cuentan. Ese defecto lo heredé según parece de mi abuelo, me cuenta mi madre que mi abuela a veces le decía "si fueras mujer serías más p... que las gallinas", juas! Porque no sabía decir que no a nadie. Yo voy aprendiendo porque a la larga decir "si" a todo no trae más que problemas para uno mismo y para los demás.

    A veces es muy difícil, hay algunos "no" tremendamente dolorosos pero necesarios e inevitables, y otros que no sabemos pronunciar por compromiso aunque no nos apetezca hacer lo que nos piden. Pero quizás los más frecuentes son los que atienden a esa última pregunta tuya... "El miedo a la soledad", el miedo a renunciar a lo que tenemos, el miedo a cambiar, el miedo a que nos dejen... Y decimos sí, sí a todo...

    Ya sabes lo que opino por algunas de mis entradas y ahí peco poco, siempre he pecado poco aunque me doliera ser sincera, aunque tenga un aguante de hierro... "NO" me vendo, o al menos nunca lo hice hasta ahora.

    Hace recapacitar este tema María, mucho...

    Un besazo,

    Mar.

    P.D.: Que tienes regalo en casaaaaaaaaaaaaaa!!!!

    :)

    ResponderEliminar
  20. Dentro de mí hay mucho de lo que dices. Me resulta muy difícil decir "no". Le doy mil y una vueltas buscando la manera de decirlo sin que lleve integrada la negación.
    En mi caso es porque me cuesta negar nada a nadie, aún a sabiendas que la "no negación" le puede causar daño.
    Intento decirlo, pero disfrazándolo y dándole siempre una variación explicada.

    Uff, que difídil.

    BEsos

    ResponderEliminar
  21. Por no hacer daño.
    Por miedo a la verdad.
    Por tradición.
    Por el hecho de que nos juzguen.
    Por que el egoismo lo vendemos con el sí....

    Un beso y cuidate.

    ResponderEliminar
  22. Querida amiga, proceder así induce en una deformación de la personalidad, debemos decir siempre lo que sentimos, es cierto que según en que casos con la psicología suficiente para no molestar.

    Te abrazo con amistad

    ResponderEliminar
  23. María son muchas las cosas por las que decimos no, puede ser por lástima, amor, amistad para no hacer doler, por cobardía son muchas las veces que he dicho no.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Hola María
    Pienso que son varios los motivos como variadas las situaciones.
    Depende del grado de cariño, de compromiso,de empatía...cuesta decir NO.
    Debemos valorar hasta dónde nos queremos implicar y comprometer.
    Personalmente por timidez me costaba mucho decir que no, ahora voy aprendiendo que es necesario hacerlo a veces.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. MARIA ME PARECE QUE ES TODO UN APRENDIZAJE, CREO QUE SE APRENDE CON EL TIEMPO, Y NACE ESPONTANEAMENTE.
    ME OCURRIO DE ADOLESCENTE QUE ENTRABA A UN COMERCIO A COMPRAR, Y SI NO ME GUSTABA NADA, COMPRABA ALGO IGUAL, PARA NO DECIR ME VOY DE AQUI SIN COMPRAR DESPUES DE HABERME MEDIDO CUATRO O CINCO PRENDAS DE VESTIR.... LO QUE ME LLEVABA QUEDABA GUARDADO OBVIAMENTE.
    PERO CON EL TIEMPO VAS A PRENDIENDO A DECIR NO.... HOY LO DIGO SIN CULPA... POR SUERTE.
    UN ABRAZO REINA QUE ESTES BIEN!!!!

    ResponderEliminar
  26. HOla María, yo creo que hay que saber decir "no" aunque yo muchas veces no sea capaz, por miedo, vergüenza,...
    Muchos besos.

    SAra

    ResponderEliminar
  27. María,

    iba a decir que NO respondo a tus preguntas, pero voy a intentarlo para que no dejes de ser amiga ;-))))

    Ya en serio, como tú bien dices, rechazar supone castigar a otras personas, aunque sea un poquito, que pueden ser valiosas para uno mismo. Al fin y al cabo son los SÍES los que nos hacen tener amigos, y son los NOES los que nos permiten mantener independencia :-)

    ResponderEliminar
  28. Tenemos muchas veces miedo a decir "no" por muchas razones:inseguridad,miedo a decepcionar.....es un ejerccio el saber a veces decir "no" que tiene que ver con la estima personal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. A VECES DECIR NO EVITA PROBLEMAS, OTRAS VECES LOS CREA!HE APRENDIDO A TOMARME MI TIEMPO PARA CONTESTAR SI O NO. A VECES ES MEJOR CEDER A OTRAS CONVIENE NO HACERLO, TODO DEPENDE EL CASO, LA CAUSA,ETC. UN BESITO, NO EXISTEN LOS ABSOLUTOS, LO SABEMOS!
    Es un equilibrio!

    ResponderEliminar
  30. Hola María

    Yo creo sobre todo que se trata de una falta de madurez para afrontar los problemas y consecuencias que nos va a dejar ese NO.

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Creo que depende del caso o la situación, ese "no" se debe a distintas causas, decepción, tenor, rechazo o inseguridad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. También puede ser por miedo a experimentar algo nuevo, en fin, pueden ser tantas las causas... pero igualmente el decir "no" es necesario, hay tantas cosas en la vida que nos pueden dañar que el hacerlo nos puede salvar de cometer muchos errores.

    Muchas personas creen que la etica de la vida es decir "si" a todo, darse nuevas oportunidades cada vez que se atraviesan, pero tal vez no sea la mejor manera de experimentar.

    Saludos! que tengas buen resto semana =)

    ResponderEliminar
  33. A mi gran pesar, yo era incapaz de decir "no" tanto en el ámbito personal como en el laboral.
    El tiempo y la experiencia... me han enseñado a decir "no" sin miedo alguno.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  34. Hay amiga bella, que lindo tema tocas y que dificil ese no aveces, si hay que poner limites claro, pero con los pekes como cuestaaa hasta con nosotros mismos, un beso y buenas noches ;)

    ResponderEliminar
  35. Te puedo contestar que me gustan las cosas de frente sin rodeos pero eldecir un no a veces tienes que pensarlo ya que puedes hacer daño y ponerlo en una balanza antes .Con cariño Vicky

    ResponderEliminar
  36. Porque buscamos la aprobación de los demás y tememos defraudarlos. Decir no cuando es lo que queremos es muy saludable, pero cuesta. Gracias por compartir tan importante reflexión. Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Tienes razón en lo que dices, lo suscribo.
    En mi caso, cuando se produce, que no es muy frecuente, no es por miedo, es por vagancia, por vago, por no meterme a argüir...Sorry
    Pero cuando hago eso, es que el tema me importa un pimiento...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  38. Muchas veces decimos no y luego nos arrepentimos, me dijeron que lo inteligente era decir "quizá, ya veremos". Espero que no me digas no a volver por este colorido y alegre blog. Ha sido un placer descubrirte en mi andadura.
    Abrazos positivos

    ResponderEliminar
  39. Hay muchas razones para no saber decir "NO". A veces por no hacer daño, otras por miedo a las consecuencias, otras por el que diran. A mi, me ha creado muchos problemas no saber decir "NO". Es un debate muy interesante. Un beso

    ResponderEliminar
  40. depende, si es alguien q me importa me dolera mucho decirle "no" si me es indiferente no me dolera.

    saludos y besos

    ResponderEliminar
  41. Si todas esas cosas que enumeras inciden en tener el si fácil, pero creo que es también cuesión de madurez,quizás cuando sos muy jóven caes en ese error. Siempre es necesario ser fiel a uno mismo, besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  42. Hola ...ese es uno de mis grandes problemas el no saber decir que no y en contadas ocasiones eso a pesado en mi vida ..estoy segura que parte del crecimoemto como persona parte de la seguridad que debemos de tener es el saber decir que no ...el decir que si a veces tiene sus consecuencias por falta de decision..
    una buena refleccion ....
    te invito a visitar mi nuevo blog
    www.makisha-ludeluna,blogspot.com

    a sido un gusto volver a visitarte

    ResponderEliminar
  43. retribuyendo tu comentario, te dire que se va por la vida sin apreciar las cosas hermosas que se nos dan, tal vez porque la prisa no lo permite.

    Cariños

    ResponderEliminar
  44. Hola cariño,pues yo creo que por temor a decepcionar a los demas,piensas que si te piden algo es porque te han tenido en cuenta,que confian en ti y decir no,pues cuesta.
    UN BESAZO GUAPISIMA

    ResponderEliminar
  45. Decir no, no siempre te atrae cosas malas, al contrario, hay gente, ésa que te acepta como eres que entiende tu manera de rechazar algo que sabe que no es conveniente ni para ella ni tal vez para ti.
    Pero, no siempre resulta fàcil decir no, es un arduo y largo aprendizaje.

    Un beso, linda Marîa.

    ResponderEliminar
  46. Esta interesantísima reflexión me recuerda una clase que recibí en la universidad. Me sorprendió muchísimo que un profesor dedicase una hora entera a explicarnos la extraordinaria importancia de decir la palabra no.

    En cuanto a por qué nos cuesta tanto pronunciar esa palabra, yo diría que más que nada se debe a nuestros condicionamientos. Nos han educado para ser esclavos, para vivir encadenados a lo que los demás esperan de nosotros. Y claro, así nos luce el pelo luego.

    ResponderEliminar
  47. Hay formas de decir las cosas que no hagan daño.

    Lo mejor es ir siempre con la verdad por delante

    Besos

    ResponderEliminar
  48. Decir no es una tarea difícil pero absolutamente necesaria.
    Cuesta porque sabemos que decir no siempre tiene consecuencias y casi nunca positivas.
    Pero hay que asumirlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  49. Hola mi niña,

    Es nuestra propia inseguridad, nuestra baja autoestima la que nos juega malas pasadas.
    Si en vez de temerosos e inseguros, actuásemos con permisividad, decisión y siendo conscientes de nuestra capacidad de elección, de nuestra valía, la duda ni siquiera tendría cabida en nuestra mente.
    Ser uno mismo es estimarse, es liberarse, es independencia.
    Actuar u opinar lo que a los demás les gustaría escuchar es todo lo contrario, nos anula y nos hace dependientes, nos encarcela, nos apaga y nos limita nuestra Esencia.

    Un besito enorme.

    ResponderEliminar
  50. No, no estoy de acuerdo contigo, es broma, me he atrevido a decirlo porque no era cierto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  51. Pensando, pensando (mira que siempre me haces recapacitar) sólo he encontrado dos casos en los que he aprendido a decir NO alto y claro, aunque después del no rotundo siempre llegan las negociaciones: en el trabajo y con mis hijos.
    En las situaciones en las que me piden ayuda aún cuando no puedo ofrecerla, normalmente digo SI, luego ya me apañaré, porque pienso que puedo con todo (mal creído por mi parte).
    En las situaciones en las que me dicen que haga algo que va en contra de mis valores, casi siempre digo NO. Esto me ha traído problemas porque siempre he sido un poco rarita, pero por otro lado también me ha traído la tranquilidad de saber que la que elegía era yo.

    ResponderEliminar
  52. María: La palabra "no" es la más difícil de pronunciar porque una vez dicha se cierra la posibilidad de negociar. Es como una puerta que se cierra a nuestra voluntad dejando al otro en el otro lado. Por eso es tan difícil de pronunciar, no por inseguridad en uno mismo, no por miedo, sino porque es la exclusión en sí misma.
    Lo que sucede es que a algunos les cuesta tanto que, incluso cuando deberían decirla, no se atreven y pagan por ello las consecuencias.
    Saludos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  53. Muchas veces decimos "no" para no herir susceptibilidades ajenas, para no afligir al otro, para alentar, pues un "sí", alienta, un "no" deprime ¿por qué haríamos eso? El "no" obligado no siempre es hipócrita, hay veces que es un acto de amor al prójimo.
    Un gran cariño, amiga.

    ResponderEliminar
  54. Yo antes decía a todo que SI, con la consiguiente frustración que eso produce.Decidí que el NO formaría parte de mi vida más a menudo.
    Si lo hubiese aprendido antes me hubiese ahorrado momentos de mucho sufrimiento en un determinado momento de mi vida.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  55. Ya pensé en los 'noes' que me dirá algún día, cuando pierda el miedo ;-) y mientras tanto le traigo al hilo esta poesía:


    "Ya lo sabemos
    es difícil
    decir que no
    decir no quiero

    ver que el dinero forma un cerco
    alrededor de tu esperanza
    sentir que otros
    los peores
    entran a saco por tu sueño

    ya lo sabemos
    es difícil
    decir que no
    decir no quiero

    no obstante
    cómo desalienta
    verte bajar tu esperanza
    saberte lejos de ti mismo

    oírte
    primero despacito
    decir que sí
    decir sí quiero
    comunicarlo luego al mundo
    con un orgullo enajenado

    y ver que un día
    pobre diablo
    ya para siempre pordiosero
    poquito a poco
    abres la mano

    y nunca más
    puedes cerrarla."

    'DECIR QUE NO' de Mario Benedetti

    ResponderEliminar
  56. Es difícil aprender a decir NO porque es algo muy tajante y rotundo,también ha habido generaciones que han sido educadas en la obediencia y sumisión total,así que ha sido duro aprender a decir que no,a poner límites,a ser asertivo.Besos

    ResponderEliminar
  57. Creo que a todo en esta vida hay que darle tiempo y margen pero, llegados a un punto crucial hay que plantearse el valor de lo que nos hace renunciar a la verdad.

    Si tardamos demasiado renuciamos a demasiado a nuestra propia esencia, si nos precipitamos rompemos el tablero antes del punto crucial del juego.

    Creo que cada momento y situación de la vida tiene su propio ritmo y el sentido común es nuestra mejor guia.

    No hay soluciones magicas que sirvan para toda ocasión.

    Prefiero la verdad y a menudo la ruptura y la renuncia a algo antes que la mentira.

    Si me dejase llevar por siempre por los impulsos de mi naturaleza sería radical en esto pero a la hora de la verdad la naturaleza humana y las circunstancias de la vida son más complejas que la simplicidad de los impulsos.

    Besos

    ResponderEliminar
  58. Excelente e interesante tema, María Querida.

    Creo que las buenas relaciones humanas son el resultado de un también buen equilibrio.

    Saber decir NO, es un arte que aprendemos, sobre todo las madres, cuando afrontamos la educación de nuestros hijos.

    En las relaciones de pareja, el NO también es fundamental. Podemos amar con todo nuestro corazón, y conservar nuestras ideas y decisiones.

    Para los amigos, también es necesario el NO, por más difícil que sea, a veces es necesario.

    Y con las relaciones en general, es bueno tener un NO, y expresarlo de la mejor manera, pero también firmemente cuando no coincidimos.

    Creo que es un saludable ejercicio.

    Besos y Abrazos mi Preciosa!

    ResponderEliminar
  59. El no significa tanto dejar tanto no querer nada no desear nada no pretender nada, no olvidar nada...
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  60. Hola, María.

    En muchas ocasiones es difícil decir que no, si por ejemplo un amigo, familiar, etcétera, nos pide algo, aunque nos fastidie o implique un sacrificio, lo hacemos para ayudarle, y de alguna manera, que nos quiera un poco más.

    Otra cuestión sería la de la asertividad, sobre todo en el plano laboral, muchas veces hay que saber negar cierts demandas o propuestas, aunque a la persona a la que se le dice no le pueda parecer mal.

    En ocasiones, sin embargo, es difícil discernir hasta qué punto estamos ayudando a los demás y cuándo se están, simplemente, aprovechando de nuestra buena fe.

    Un saludo
    Pablo Rodríguez

    ResponderEliminar
  61. María interesante entrada, pero poquito me voy a extender, puesto que nunca he tenido problemas, a la hora de decir que no, incluso la mayoría de las veces, ni explicación doy, así soy para bien o para mal.

    Ya no hay problemas, he entrado bien en tu blog y tú en el mío, creía que te seguía, y veo que no, te aviso, soy una pluma estilográfica con un bloc de notas, no me deja como pande, seguía muchos blogs, se me terminó el cupo, y he aprovechado, cuando Google cambió el formato de seguidores. Ah! y me llamo María Teresa.

    Un fuerte abrazo preciosa, un tiempito por estos mundos, y no te conocía, sí... a veces te he visto en el blog creo de Gregorio, algunas veces voy, no siempre, no me da tiempo y Gregorio hace entradas todos los días.

    Otro abrazo, María.

    Maite

    ResponderEliminar
  62. María qué desistada soy!! Sí, ya te seguía.

    besosssssssssssss

    Maite

    ResponderEliminar
  63. ...Creo que un poco de todo, sobre todo a ser rechazados si vamos contracorriente del que te plantea la pregunta, no defraudar al de al lado, no herir sus setimientos, pero como dices, luego te queda el remordimiento de que por no haberte puesto una vez colorada, te has de poder ciento y una vez amarilla, por no quedar un interior satisfecho de la respuesta que le ha dado. Desde luego debemos de ser nosotros mismos y al pan - pan y al vino - vino. El interior de un estará en paz y descanso. Que pases un buen día.

    ResponderEliminar
  64. Tal vez por aquello de la cortesia. Creo que en el fondo nos falta madurez para aceptar un NO, por lo general terminamos buscando argumentos que motivaron el no y eso resulta en distancia. Decimos si para evitar rollos posteriores, aunque terminemos enrrollados nosotros mismos. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
  65. No o sí, dependerá de las circunstancias. Soy de la opinión de que a veces hay que ponderarlo todo. Tenemos que tener claro qué va a suponer para los demás y para nosotros decir NO y qué va a suponer para los demás y para nosotros decir SÍ. Habrá veces que tendremos que sacrificar nuestra propia satisfacción por la de los demás y otras que no. Todo es relativo...creo que lo que se sienta en cada momento puede valer, y después ya vendrán las conclusiones.

    ¿No o Sí?...he ahí la cuestión...pues nos sé...quizá sí, quizá no, lo más seguro es que quién sabe...

    Besos.

    ResponderEliminar
  66. Humm.. Depende!!
    A veces no decimos no.. por pena! Por no hacer daño!! O por compromiso!!
    Casi siempre es por eso.. por no hacer el feo..
    Que tengas un buen miercoles.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  67. Yo no puedo decirle que no a alguien que pida mi ayuda... sencillamente no puedo. Es que no puedo evitar pensar que tal vez alguien a quien yo ame, o yo misma puedo necesitar auxilio, y me gustaría que hubiera una mano amiga tendida también para mi.

    Besitos

    ResponderEliminar
  68. No saber decir no de forma coherente es dilapidarnos con los deseos de los demás, al final resulta fatal para la propia felicidad.

    Besos!

    ResponderEliminar
  69. Creo que no decimos no por temor a decepcionar, porque dejen de querernos, por no cumplir con las expectativas del otro y un largo etcétera. Yo recomiendo agregar una tercera opción a los consabidos “SÍ” y “No” que es “Déjamelo pensar”, cuando siento que no sé decir no, digo, déjamelo pensar, eso me da tiempo y distancia de la situación para ver que quiero realmente responder, luego me resta ser auténtico sin dañar a los otros, pero verdadero, claro y honesto con esa relación y conmigo mismo.

    Un beso María, mejor dos.

    ResponderEliminar
  70. Con tu permiso me llevo tu dirección a mi blog, creí que ya la tenía pero no, solo tengo el link con tus preciosos poemas.

    Besos, que tengas un hermoso día.

    ResponderEliminar
  71. En mi caso, yo no aprendí a decir que no hasta que asumí que mi pareja me estaba engañando y un día, con la ayuda de mis amigos, dije NO. Pero estuve tres años antes, sufriendo, diciendo síes, por no perder. Ya ves que absurdo, no perder lo que estuvo perdido.
    Hay que ser valientesy decir NO. Se gana más que se pierde. Pero eso se descubre con los añosy la experiencia, no porque te lo cuenten.

    ResponderEliminar
  72. Gracias, María. Yo a continuación paso también a enlazarte ;-)

    ResponderEliminar
  73. Nunca he tenido miedo a decir no; pero advierto que esto no es algo frecuente.
    Un abrazo cariñoso
    Mariella

    ResponderEliminar
  74. Yo sigo sin tenerlo muy claro...y te aseguro que he leído los 74 coments...jojojo: )
    Ya me vale a mi tb..

    Tú ya sabes el por qué???

    O será por todo y por nada?? gling gling gling:-D

    Besus !!

    ResponderEliminar
  75. María, una reflexión interesante y que hace pensar.
    Creo que depende de las circunstancias, de las consecuencias y de las personas que involucramos con ese "No".
    Y sí, tal vez haya algo de miedo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  76. .



    ...a veces me toca decir ke si por temor a herir...

    sobre todo a féminas... es tan dificil decirle no a una mujer cuando nos propone sexo, porke la lastimadura es seria... y una se pregunta si hacer eso vele la pena?

    es realidad es muy relativo, porque digo no infinidad de veces, sin consecuencias, como igual digo si, el caso es cuando se rekiere algo de nosotras, pues ahi es donde retuerce la cola la chancha... eso hay que valorarlo en contexto... de acuerdo a parametros y criterios muy personales... jejejeje

    besazo para mi dulce María

    .

    ResponderEliminar
  77. Es un miedo real, pero puedo decir que con los años he aprendido a decir que no a aquellas cosas que realmente se lo merecen y no solo por el simple hecho de ser malo o hacer daño o ser egoista.

    Saludos conversos

    ResponderEliminar
  78. He aprendido con los años a decir NO
    Cuando ese NO representa la sinceridad de mis sentimientos.
    Arrastrar pesados SÍ en la vida,genera negaciones sobre nosotros mismos, y a la larga se refleja negativamente en todo, hasta en los demás a los que creemos ayudar con un SÍ, no deseado. Y es bien importante en la vida, tratar de ser lo más sincero posible con uno mismo.
    Un beso grande María y lindo fin de semana
    Gizz

    ResponderEliminar
  79. Otra vez no, mi blog no termina, ¿dónde digo eso? sólo es la última entrada, por ahora, el lunes será la penúltima.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  80. Esta entrada tuya "Por qué tenemos miedo a decir no?" también es la última que has publicado, eso no significa que no vayas continuar haciéndolo. Es sólo un juego de palabras. Un saludo

    ResponderEliminar
  81. Yo soy un flojo y rara vez digo "no", pero poco a poco voy tratando de corregirme, pues sé, por experiencia personal, que antes o después la gente se aprovecha de eso y se te sube a las barbas. Y yo, es que de bueno llego a ser tonto, hasta que se traspasa la línea roja y me digo, por pura supervivencia, "hasta aquí hemos llegado".

    ResponderEliminar
  82. Decimos sí cuando queremos decir no porque no somos todo lo asertivos que tenemos que ser. Nos mostramos inseguros y nos fijamos en el prójimo para alimentar nuestro ego, sin mirarnos a nuestro interior.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  83. Hola María

    Um texto muito interessante que nos faz reflectir e interrogar-nos sobre o porquê dessa dificuldade de dizermos "não".

    Penso que a resposta estará, talvez, na mistura dos três motivos que apresentas: "por temor a decepcionar a los demás", "...por miedo a ser rechazados" e "por temor a quedarnos solos".

    Parabéns pelo post, es precioso.

    Besitos

    ResponderEliminar
  84. Creo que tú lo has dicho querida María, en mi caso, es una pena de no quedar bien con alguien y luego sentirme "pura lata" como decimos por aquí. Pero he de decirte, que ahora soy otra, cada vez soy más acertiva y lo que no se puede, no se puede.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  85. ¶´´´ Buenas tardes ´´´ ¶
    ¶´Gracias por tu compañia ¶
    ¶´Cuidemos a los Animales´´¶
    ¶¶¶¶¶¶´´´´¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶
    ´´´´´¶¶´´´¶
    ´´´´´´¶¶´´¶
    ´´´´´´´´´¶¶
    _______,-~-. ___.--.__ .-~-,_______
    _______/ .- ,'__________`. -.\______
    _______\ ` /`__________' \ '/______
    ________`-/___'a___a`___\-'________
    _________|____,'(_)`.____|_________
    _________\___ (._|_.)_____/_________
    __________\___`.__,'___/__________
    __________.-`._______,'-.__________
    ________,'__,'___`-'____`.__`._______
    _______/___/___Pase___\___\____
    _____,'____/____para ____\___`.___
    ___,'_____|___dejar un____|_____`._
    __|_____,'|____ABRAZO____|`._____|
    ___`.__,'_.-\____________/-.___`.__,'_
    _________/_`._________,'__\_______
    __.""-._,'______`._:_,'_______`._,-""._
    _/_,-._`_______)___(________'_,-.__\
    (_(___`._____,'_____`.______,'___)_)
    _\_\____\__,'________`.____/___
    !! Que disfrutes del fin de Semana Maria ¡ ! Saludos desde el Mundo Animal ¡¡

    ResponderEliminar
  86. Yo creo que tal vez por falta de seguridad, por miedo a molestar a los demás. En fin, es un tema delicado pero sí que es cierto que a veces, cuesta mucho decir que no. Un beso, amiga y feliz fin de semana. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  87. Hola María: Como siempre nos ofreces un punto de reflexión muy impotante.
    Pienso que el decir si o no depende a quien tengamos que decirlo, si es alguien a quien queremos, la respuesta debemos meditarla para que nuestro si o nuestro no sea para bien de quien nos reclama una respuesta, y este si o este no debemos argumentarlo siempre de forma que la persona a quien queremos comprenda que lo hacemos por cariño hacia él.
    Para ti María te digo ¡SI! sigue escribiendo a si, al obligarnos a pensar nos hacemos un poco mejopres.
    Para ti un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  88. Yo pienso que por no hacer daño, en verdad me cuesta mucho negar pero soy de las que sí quieren la verdad para todo entonces me veo en situaciones raras y cuesta cuesta mucho pues es como que por no hacer daño te dañas...
    pero bueno un no a tiempo es necesario
    mil besitos de agua
    merchy

    ResponderEliminar
  89. Supongo que sea un poco de todo. En mi caso, el decir no es símbolo de ser un borde, un ser asocial, un "esquinado" jeje, que palabro más guay que encontréle otro día jeje. Creoq eu con la sinceridad se adelanta más pero a veces duele.
    Besix

    ResponderEliminar
  90. Hace TIEMPO APRENDÍ A DECIR no, PERO CREO Q A VECES SE ME PASA LA MANO Y ME OLVIDO DE LOS si jaja

    uN BESOTE mARIA

    ResponderEliminar
  91. Te he dejado un agradecimiento y unos detalles en mi blog. Ve a por ellos, si ese es tu deseo.

    ResponderEliminar
  92. Muy buena pregunta María.

    Pues yo creo que a ambas cosas,,,
    al rechazo, a la decepción, al miedo al que dirán otros,, es algo complejo.

    A veces cuesta mucho decir NO?

    Pero hay que saber decirlo aunque nos duela y no ocultarnos.

    Un besito muy fuerteeee

    ResponderEliminar
  93. Muchas gracias a todos, por debatir este tema, por dar vuestra sincera opinión, por visitar mi rincón, por hacer tanta compañía y por darme tanto cariño con vuestras palabras, muy agradecida de que estéis aqui cerca de mi.

    La verdad es que cuesta algunas veces tener que decir "no" a alguien, sobre todo, cuando alguien te pide un favor, es imposible negarlo, aunque nos cueste tener que renunciar a otras cosas.

    También resulta dificil decir que no, para no hacer daño a alguien, aunque yo pienso que es mejor silenciar antes de tener que mentir.

    O puede que por cuestiones laborales también nos veamos obligados a no tener que decir "no".

    Todo depende de qué situación y a quién.

    Meditemos antes de hablar y responder a alguien, no tengamos miedo a tener que afirmarnos con un "no", seamos decididos, seguros, y no nos sintamos mal por ello, tenemos derecho a decir siempre lo que sintamos y pensemos, y no engañarnos a nosotros mismos por tener que satisfacer los deseos de los demás.

    Interesantes me han parecido vuestros comentarios, gracias por hacer que este blog siga teniendo vida.

    Muchos besos y muchas gracias a todos.

    ResponderEliminar
  94. Hola María.

    Qué buena reflexión y pregunta has escrito en este post... Pues no se bien el motivo pero es cierto que nos da miedo... Nos sentimos más a gusto dando la razó y así evitamos el conflicto... Postura cobarde pero como más complaciente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  95. Creo que en muchas ocasiones el miedo a la negación viene ocasionado por la posibilidad de que esa persona nos regale un NO en un futuro, cuando nosotros le necesitemos, a modo de venganza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  96. Mi querida amiga, vengo a visitarte y a invitarte a mi nuevo espacio con mucho cariño se que he estado mucho tiempo alejada de este mundo bloggero pero bueno ya he regresado y deseo que de todo corazon te guste lo que estoy escribiendo ahora ...

    te dejo un fuerte abrazo y muchas bendiciones...

    ResponderEliminar
  97. Hola Maria:
    Las personas seguras saben decir "no" cuando llega la ocasión.
    A veces por no decir"no", se echan unas grandes mentiras piadosas, personas sensibles que no desean herir a las otras,pero que no dejan de ser eso "mentiras".
    Hay que ir con la verdad por delante siempre.
    Bueno creo que hago el comentario 100, una barbaridad para mí que apenas llego a los 20 comentarios.
    Para que después digan que una imagen vale más que cien palabras,en tu caso una reflexión vale 100 comentarios.Saludos

    ResponderEliminar
  98. Hola,María.
    Cuando queremos decir no, pero decimos sí, estamos entrando en una delicada espiral que nos hará sufrir. Mejor, hacer entender con nuestros mejores argumentos la postura que vamos adoptar. Si lo entiende, esa amistad se hará más grande y más sincera; si no, mala suerte, esa persona perderá un amigo de los de verdad.
    Besos de domingo.

    ResponderEliminar
  99. Difícil, cuesta decir "No" principalmente cuando se corresponde con una decisión en la que esta implicada una persona que te importa.
    En otras ocasiones es preferible no decir nada, ya que conoces que la persona que tienes enfrente solo quiere llevar razón.
    Y principalmente yo creo que se aprende a decir no, en consecuencia, con la edad es un ejercicio normal, y admites que los que te rodean ejerzan de la misma forma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  100. Hola María!! Interesante artículo. Sinceramente y con expreriencia perosnal, la razon por la que a veces no digo "no" es por una cobinación de cosas, por no quedarme sola, por no sentirme egoista, por no ser rechazada, no hacer daño al otro... es una combinación, y a veces lo que mee ha ocurrido es que se han approvechado de mi, "como nunca dice que no..." y aprovechando este tema, pienso que cuando alguien se aprovecha de otro es por ambas partes, por aprovecharte y por dejar que se aprovechen de ti...
    Muy interesante articulo, teniendo en cuenta que actualmente tengo un problemilla de este calibre entre manos...
    ¡Por cierto! te debo la solucion al problema que te planteé en el post de las tres hijas, casi se me olvida:
    "Respuesta al problema de Edelmiro y Chindasvinto. Eran tres hijas, el producto de las edades era 36 y la suma, el nº de la casa de enfrente. Bien, pues tome ud. nota de la solución.
    Estas son todas las ternas de números cuyo producto es 36 y sus sumas:
    1+1+36=38; 1+2+18=21; 1+3+12=16
    1+4+9=14; 1+6+6=13; 2+2+9=13
    2+3+6=11; 3+3+4=10
    Como puede ver, dos de ellas suman trece que debe ser, por fuerza, el nº de la casa de enfrente, de ahí que Chindasvinto diga "me faltan datos", y Edelmiro le responda "la mayor toca el piano". Si hay una mayor, queda descartada la solución 1,6,6, por lo que las edades de las hijas han de ser necesariamente 2, 2 y 9.

    Y parecía imposible..., como ves sin el enunciado.... no es posible! yo no lo llegue a resolver, no me fijé en las letras...

    ResponderEliminar
  101. Muy buena refleccion.
    Creo que la respuesta a tu pregunta son las tres contestaciones finales...

    ResponderEliminar
  102. Cuestión de tiempo diría yo.

    Más avanzamos en edad más aprendemos,

    a decir no,y es así...

    Más tarde se vuelve a los mismos

    tiempos tiernos y cuesta de nuevo

    Sino mirad los abuelos....

    Besos de si y de no

    para tu colección

    ResponderEliminar
  103. Maria cuatas verdades hablaste en tu escrito.Cuantos miedos aun teremos en nuestros vidas querida?...Beos amada sea una seguidora de mi blog que ahora dejo para ti para juntas aprendamos el sentido de la vida y su eternidad..Besos desde |Brasil

    ResponderEliminar
  104. Negación, temor, soledad... quizás tengas algo en común todas estas palabras y sentimientos.

    Te envío un beso enorme María, lleno de fuerza, de energía y de SI, positivo.

    David

    ResponderEliminar
  105. De nuevo, gracias a todos, y a los que han llegado a comentar después de mi comentario.

    Muchas gracias y muchos besos.

    ResponderEliminar
  106. El -no- es duro, brutal, puede significar egoismo....el si es generoso, dadivoso...por eso es difícil....enhorabuena por la polémica....azpeitia

    ResponderEliminar
  107. AZPEITIA:

    Gracias por la huella de tus palabras y por dejarnos tu sincera opinión.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  108. Amiga, es que uno es un poco cobarde... Para que nos vamos a engañar...

    A estas alturas uno va tomando conciencia de que no puede pasarse la vida restregando la piel contra las paredes de los pasillos...

    Un abrazo, Maria

    ResponderEliminar
  109. ANTIQVA, es que las personas tenemos miedos, no sólo los miedos naturales, ¿cómo no nos va a dar miedo decir no a alguien por algún temor?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  110. el miedo... que palabra tan poderosa. Todos la hemos sentido de una u otra manera y unida a una negativa resulta aun mas dificil.

    yo estoy deacuerdo contigo, hay que aprender a decir NO principalmente para ser sinceros con uno mismo... pero que difcil es ese camnio de aprendisaje cuando te das cuenta que si niegas algo lastimas mucho.

    yo no se, pero es algo que hay que decidir independientemete cada situacion.



    Por cierto que bonito blogg, me gusta mucho las cosas que escribes.

    salu2!

    ResponderEliminar
  111. SONIA:

    Muchas gracias por venir a visitarme, muy agradecida de que estes aqui dejando tu huella y tu opinión. Y aunque es dificil negar a alguien algo por miedo a lastimarla, siempre debemos intentar ser sinceros con nosotros mismos, no ir contracorriente, sino siendo libres y sinceros para poder decir "no".

    Un beso.

    ResponderEliminar
  112. María, no tengo miedo a decir no. La mayoría de las veces que he dicho "no", he salido ganando.
    El miedo surge cuando se piensa en la negatividad de la palabra, y porque es una pérdida, y el ser humano, no quiere perder nada ( ni lo inútil)
    Un placer amiga, tanto aquí como allí.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  113. DUNA

    Muchas gracias por venir hasta este post y dar tu sincera opinión.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...