miércoles, 8 de julio de 2009

"El cruce del río"



Había una vez dos monjes Zen que caminaban por el bosque de regreso al monasterio. Cuando llegaron al río una mujer lloraba en cuclillas cerca de la orilla.

Era joven y atractiva.

- ¿Que te sucede? - le preguntó el más anciano.

- Mi madre se muere. Ella está sóla en su casa, del otro lado del río y yo no puedo cruzar.

Lo intenté - siguió la joven - pero la corriente me arrastra y no podré llegar nunca al otro lado sin ayuda… pensé que no la volvería a ver con vida. Pero ahora… ahora que aparecísteis vosotros, alguno de los dos podrá ayudarme a cruzar…

- Ójala pudiéramos - se lamentó el más joven. Pero la única manera de ayudarte sería cargarte a través del río y nuestros votos de castidad nos impiden todo contacto con el sexo opuesto. Eso esta prohibido… lo siento.

- Yo también lo siento- dijo la mujer y siguió llorando.

El monje más viejo se arrodilló, bajo la cabeza y dijo:

- Sube.

La mujer no podía creerlo, pero con rapidez tomó su atadito con ropa y montó a horcajadas sobre el monje.

Con bastante dificultad el monje cruzó el río, seguido por el otro más joven.
Al llegar al otro lado, la mujer descendió y se acercó en actitud de besar las manos del anciano monje.

- Está bien, está bien- dijo el viejo retirando las manos, sigue tu camino.
La mujer se inclinó en gratitud y humildad, tomó sus ropas y corrió por el camino del pueblo.

Los monjes, sin decir palabra, retomaron su marcha al monasterio…
Faltaban aún diez horas de caminata.
Poco antes de llegar, el joven le dijo al anciano:

- Maestro, vos sabéis mejor que yo de nuestro voto de castidad. No obstante, cargaste sobre tus hombros a aquella mujer todo el ancho del río.

- Yo la llevé a través del río, es cierto, ¿pero qué pasa contigo que la cargas todavía sobre los hombros?






95 comentarios:

  1. Bella lección, es lo que hay o se queda en la mente lo que estorba.

    Un beso, María.

    ResponderEliminar
  2. Que pesa más en la conciencia humana, el faltar a unos principios para practicar un bien, o el no hacerlo privando a un ser de su felicidad.

    Yo hubiera hecho lo mismo

    Recibe todo mi afecto en un beso

    ResponderEliminar
  3. Una buena reflexin para llevarla consigo
    Besos

    ResponderEliminar
  4. el amor ha de ser la única regla, no hay otra religión

    ResponderEliminar
  5. MARAVILLOSO MENSAJE.

    ResponderEliminar
  6. Maria:

    ¿Hay acaso algo más hermoso que cargar sobre los propios hombros del alma a otro ser distinto de uno mismo ?

    te dejo mi abrazo del otro lado del mar
    juank.

    ResponderEliminar
  7. Uff, qué bonito. No lo conocía y sabes que me encantan estas historias con moraleja...
    gracias María.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Muy bien, muy bien!!! que tanto dogma y tanta religión que pregonan y predican y la mayor parte de las veces son los seres más egoistas y despreciables habidos y por haber.
    A cuántos de ellos había que darles con esta enseñanza en los morros verdad?
    Algo que siempre se dice...que no hay cardenal flaco; P

    Besitos Maruchi: )

    ResponderEliminar
  9. hermosa entrada Maria con una gran leccion, espero estes bien amiga, un besito y buenas noches

    ResponderEliminar
  10. Un gran mensaje!
    Pareciera que el monje joven sintiera mas culpa que el viejo, aún sin haber faltado a su voto.

    Un saludo!! ♥

    ResponderEliminar
  11. Bellisimo mensaje,la conciencia pesa mas que cualquier cosa.

    Un besito con cariño.

    ResponderEliminar
  12. Una buena historia, con una moraleja muy sabia. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Un excelente mensaje de amor.
    Beso para ti, amiga.
    STEKI.

    ResponderEliminar
  14. Maravillosa enseñanza, todo pasa por nuestra mente, el joven seguia pensando en ella como mujer, besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  15. MARIA QUE BONITA ENTRADA TE DEJO MI SALUDO Y UN ABRAZO GRANDE BUENAS NOCHES.

    ResponderEliminar
  16. Si, es cierto, es el pan nuestro de cada dia...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  17. Es facil cargar a los hombros y aparecer como santo cuando lo verdaderamente necesario es construir puentes que superen la separación ¿Por que esa mujer tiene que depender de alguien que la carge? ¡Construya un puente, sabio monje! Será mas útil y su compañero joven se implicará en ello con toda seguridad. Este cuento tradicional, aunque sea zen, encierra mucha injusticia camuflada de enseñanza.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Ayudar a los demás siempre debe estar por encima de todo. Lo digo proque se que hay un culto religioso que por ejemplo, prohíbe las donaciones de sangre... no quiero juzgar a nadie... pero si una persona está muriendo y puedes salvarle la vida... que haces, te quedas de brazos cruzados. Yo no lo haría.

    Besitos y sabia reflexión!

    ResponderEliminar
  19. La conclusión pienso yo, por encima de lo concreto, es que toda enseñanza solo deberia pretender enseñar a aprender, a adquirir criterio propio...

    La sabiduría no está en la letra. La mera observancia de los preceptos no es la madurez, eso diferencia al aprendiz del maestro.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. buenas noches Maria esta linda tu entrada y como siempre muy bello tu blog, es un gusto visitarte y leerte, te dejo un besito y te deseo un bello Jueves hasta prontito y gracias, Laury.

    ResponderEliminar
  21. Muy muy bueno, María.

    Hace siglos que no sé de ti... pero veo que sigues regalando joyas, enseñanzas, sonrisas... sigues siendo tú.

    Besos fuertes.

    ResponderEliminar
  22. Bonita enseñanza. Supongo que lo que no hacemos o no nos atrevemos a hacer pesa mucho. jeje Es que soy un experto en no hacer... Debo de tener una chepa de cuidado del peso que soporto

    Besix de jueves.

    ResponderEliminar
  23. Genial.
    Menuda lección.
    En vez de olvidar ahí sigue machacando y machacando.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. En esos callejones del miedo es donde tienen las mentes más sucias.

    ResponderEliminar
  25. no cabe duda que los japoneses se distinguen por muchas cosas, pero su filosofia, su manera de ver la vida es lo que mas me gusta.

    Salu2!

    ResponderEliminar
  26. Muy buena entrada María!
    Me ha gusatdo mucho el mansaje.

    Besitos

    Sata

    ResponderEliminar
  27. Conocía la historia, pero no por ello deja de encantarme. Como todo lo bueno, no importa ni molesta cuando vuelves a leerlo con el paso del tiempo. El anciano estaba libre de culpa, sabía que no había pecado, mientras el joven aún sufria por el "pecado" de su anciano compañero. Hay que ser flexibles en el cumplimiento de las normas.
    Un abrazo guapa.

    ResponderEliminar
  28. Bellísmo mensaje! cuántos seguimos cargando sobre nuestros hombros aquello que ya debieramos dejar atrás...

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Hola María
    Magnífica reflexión, pienso que el amor al prójimo está por encima de todo, si hacemos el bien nuestra conciencia es tá libre de cargas.

    Abrazos y un buen día

    ResponderEliminar
  30. ....Precioso relato.
    Es mejor deshacerse de la mochila, o por lo menos, ir vaciámdola hasta que quede totalmente vacía.

    Un besito, bella. Jejj!!

    ResponderEliminar
  31. Hola, María.
    No conocía el cuento y me ha gustado que lo trajeras aquí.
    La lección que yo saco tiene que ver más con la sabiduría del monje mayor que supo olvidarse de sus votos ante la realidad más acuciante pasando por encima de los prejuicios.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  32. Una excelente lección primero hacer lo que el corazón te dicta y no lo que te impongan,segundo no cargar con pensamientos negativos,no es necesario darle tantas vueltas al asunto,las mochilas pesadas hay que dejarlas a un costado de la vida! un abrazo!

    ResponderEliminar
  33. De ronda a darte un fuerte abrazo sanferminero y mandarte un beso.

    ResponderEliminar
  34. Ya conocía esta historia. El monje hizo lo que tenía que hacer, lo que le dictó su corazón, sin dejarse manipular por la mente, siempre tan puñetera ella. Maravilloso texto.

    ResponderEliminar
  35. Esto nos demuestra que toda ley tiene su excepción y su correcta aplicación denota que se es flexible y que se tiene criterio. Lo contrario es fundamentalismo y ya vemos a dónde nos conduce.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Muy buena, como siempre, María!!

    Nos enseñas que no hay que ser dogmáticos ni hipócritas, y hay que ayudar a los demás (todo lo que no hacía el joven).

    Saludos
    Pablo Rodríguez

    ResponderEliminar
  37. Es una magnífica parábola, que habla de cosas bien ciertas. No hay excusas.

    ResponderEliminar
  38. Un clásico del Zen de profundo significado sobre las apreciaciones personales, las críticas subjetivas y los juicios hacia los demás.
    Besos, querida María.

    ResponderEliminar
  39. La rigidez conduce a los prejuicios y falta de amor al prójimo.

    Linda metáfora sobre la vida.

    Besos María.

    ResponderEliminar
  40. Y la cargará durante toda su vida. Bella fábula.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  41. waw Maria... me encanto este texto tan maravillosos. Me gustan los textos que te hacen refleccionar, que te dan una enseñanza,


    Felicidades

    ResponderEliminar
  42. Buenísimo...si habrá que meditarlo!!!
    En especial en la época que vivimos tan poco solidaria.

    Encabeza tu blog la lista de seguidores 348!!!!!!! te felicito por el don de que te leen tantos seres!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
  43. Hola María!! Ese es uno de los cuentos que más me gustó, yo lo lei en uno de los libros de Jorge Bucay.

    mil besitos,estoy tan cansada que me voy a la cama...

    Buen dia Maria

    ResponderEliminar
  44. Sobre los hombros y sobre la consciencia...
    Hermosa historia..
    Besos, María.

    ResponderEliminar
  45. "¿Quien de vosotros si se le cae un asno al pozo en un dia de sabado no lo saca?"

    Jesus de Nazaret.

    Besos.

    ResponderEliminar
  46. Hola, María...

    "Predica pero no aplica"

    ¿Será más fácil aplicar lo que se predica o predicar lo que se aplica?

    El relato se presta para analizar las verdaderas intenciones de nuestros actos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  47. Y qué pesado resulta!

    En una acción y una sola oración, el Maestro puso más enseñanza que en un libro entero.

    Excelente material nos has traído María, como siempre, para que nos llevemos algo de tu blog!

    Un besote mi Querida Amiga!

    ResponderEliminar
  48. Hola María: Precioso tu relato y una invitación a la meditación.
    "El sábado se ha hecho para el hombre no el hombre para el sábado" María tus escritos siempre me ayudad a tener un rato de auto examen, ¡GRACIAS!
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  49. Magnifica historia, como todas las historias zen, aunque imagino que esta es de tu autoria, y la perfecta grafica de que es lo que molesta. un autoanalisis perfecto!

    ResponderEliminar
  50. La experiencia del maestro pone en evidencia la inexperiencia del discípulo...bueno, es el camino...a veces lleva un tiempo saber distinguir las prioridades...

    Besos.

    ResponderEliminar
  51. Ayudar es fundamental, pero una vez hecho el favor hay que olvidarlo. No hay que llevar las cuentas. Bello mensaje. Besitos María

    ResponderEliminar
  52. Los prejuicios son los que no nos hacen avanzar en la linea que deberiamos.
    un beso
    namate

    ResponderEliminar
  53. En todos nuestros actos debe permanecer siempre el factor humano.El amor,la caridad, la ayuda,etc. ocupan un lugar prerente:todo lo demás es secundario.En este caso de los dos frailes, uno mayor y otro joven,viene bien la frase " A cada edad le cae bien una conducta diferente"
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  54. María,bonita historia (para aprender de ella)... y preciosa fotografía, una pasada de chula.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  55. ¡Hola María! Gracias por tus palabras tan sentidas.Espero me visites cuando quieras.Encantada con tu blog;visitaré frecuentemente el tuyo, eres bienvenida siempre.¡Besitos!

    CarmenZ

    ResponderEliminar
  56. Hola Maria

    Pesa más la conciencia que los actos que llevamos a cabo.

    Bonito relato.

    Besos

    ResponderEliminar
  57. Una hermosa moraleja, amiga. Los prejuicios son sin duda la más pesada carga. No hay que comerse tanto la cabeza, como se suele decir. Gracias por tus preciosos cuentos, que además de entretener, enseñan. Besos y cuídate.

    ResponderEliminar
  58. Hola María, preciosa entrada,un mensaje muy bonito, buen fin de semana.

    Besos

    ResponderEliminar
  59. Hay que ayudar siempre al prójimo afuera los prejuicios!!!,besos buen finde!!!
    Majo

    www.refugiodelkaos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  60. PARA TODOS:

    Muchas gracias por alimentar mi blog con vuestras visitas y palabras, muy agradecida.

    Un cuento que nos invita a la reflexión, cada uno, viéndolo desde distinto prisma y color.

    Un mensaje visto desde el amor, y desde la humildad, desde el ofrecimiento, y la ayuda, me parece un gran ejemplo, no desde la teoría, sino desde lo más importante, desde la práctica, que es lo que importa y nada de palabras, sino de ofrecimientos.

    Veo que QUEILES lo ve desde otro prisma totalmente opuesto a todos los demás, y también, respetable es su opinión, pero yo al respecto alego lo siguiente, desde mi punto de vista... ¿cómo va a construir un puente el maestro cuando esa mujer necesita rapidez y urgencia para atravesar el río porque su madre se estaba muriendo? ¿no crees que mientras construya el puente no va a llegar a tiempo para estar al lado de su madre? ¿qué adelantaría con construirs un puente si no va a llegar a tiempo? desde mi modo de ver este gesto y cuento ZEN, el maestro sabio hizo lo correcto, ayudarla desde su amor y ofrecimiento, a mí me parece un gesto realmente humilde y lleno de humanidad.

    Gracias a todos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  61. Hola María!
    Me ha gustado la enseñanza que encierran las palabras del monje viejo, creo que una conciencia tranquila es sinónimo de tranquilidad; algo así como andar “ligeros de alma” por la vida.
    Por otro lado, también me ha gustado el comentario de Queiles y hasta sonreí con su apreciación, en el fondo tiene razón cuando se pregunta el porqué la mujer necesita que alguien la cargue si los otros dos pasaron sin problemas. (Dejando a un lado la construcción del puente)
    En fin, me gustan tus relatos con moraleja, y me gustan los comentarios con libertad de pensamiento. (Soy chusma, y leo todo jajaja)
    Besoss…

    ResponderEliminar
  62. Supongo que las normas están para que cada uno se las salte cuando crea conveniente. Ahora el problema esta en delimitar cuando es convenirnre. Supongo que un maestro zen siempre sabrá cuando puede y debe saltarlas, pero seguramente no sea igual para un joven aprendiz, que por si las moscas, no se lo salta, todavía no ha aprendido a distinguir.

    ResponderEliminar
  63. Hola María.
    Yo lo siento mucho, pero estos tipos de enseñanza los veo católicos y machistas a mas no poder.
    Si yo soy el monje, lo que hago es un puente para que pueda pasar no una persona, sino todas. Que si es verdad que hay un Dios, tendrá un buen premio.
    En cuando a machista, si y mucho por mas zen que sea.
    María, en estos cuentos siempre es una niña o una joven muy bonita la que tiene un problema. Las pintan bobas, lloronas y sin capacidad de solucionar nada. Y cuando llega un hombre (en este caso un monje) la mujer tiene que ser sumisa.
    !Faltaría más¡
    !Ay, ay, ay, estos monjes...¡
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  64. Las normas no son en realidad las que crean malas conductas, sino cómo las interpretamos.
    Me alegro de verte por aqui
    Besos.

    ResponderEliminar
  65. Hola María.
    Te hice el comentario sin haber leido que QUEILES coincidimos en la manera de verlo.
    Tu le contestas con la lógica de la prisa que podía tener aquella joven.
    Y es cierto, pero creo que ni QUEILES ni yo estemos pensando en construir un puente como el del Pilar de Zaragoza.

    María, A mi mujer y a mi nos gusta muchísimo visitar catedrales y monasterios. Por el arte que ellos encierra no por religión.
    Una vez en un monasterio de Burgos,
    Precioso, como todo el arte castellano hay un mural que representa la expulsión de Adán y Eva del Paraiso.
    Te aseguro que es un mural precioso.
    Adán tiene un cuerpo perfecto pero Eva es horrible. unos pies desproporcionados, unos pechos por el suelo, una cara extraña...
    Le pregunté al monje, -que era el guia del grupo- porque Eva era así.
    -"Porque ella fue la pecadora", me dijo.
    Si, de acuerdo, pero Adán se comió la manzana, y a él lo pintan bien parido.
    Quiero decir, que me sigue pareciendo machista, el cuento y el mural. Por mas que tratemos de darle una enseñanza a seguir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  66. VIVIAN

    Cada persona ve e interpreta, desde su prisma interior este relato y saca la reflexión desde la manera de verlo, cada cual, es respetable, porque no sería lógico verlo todos del mismo color, además, así compartimos nuestra manera de ver las cosas y pensamos ... ¡pues qué apreciación también tan interesante!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  67. CAMALEONA

    Un joven aprendiz aún estando en periodo de aprendizaje también puede ofrecer, todos podemos entregar aportando nuestro pequeño granito de arena, y también todos nos podemos equivocar, hasta incluso, el más viejo de los sabios, puede equivocarse.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  68. JOSEP ESTRUEL

    Cuando una persona necesita ayuda, no nos fijamos en esos momentos, si es hombre, niño, anciano o mujer, ni de qué color es su piel, sino que, se ofrece ayuda a quién la necesita en esos momentos necesitados, sin detenernos a parar a pensar de qué sexo es. Apenas me fijé en el detalle de si era una mujer la que necesitaba ayuda en este relato ¿qué más da? lo importante es que necesitaba ayuda en esos momentos, y el maestro la ayudó, que es lo que importa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  69. EL ANTIFAZ

    Yo también me alegro mucho de verte por aquí. Gracias por aportar tu reflexión. Cada persona interpreta, desde su mundo ocular interior, las cosas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  70. JOSEP ESTRUEL:

    Ya he visto que tu visión ocular interior y reflexiva del relato es muy similar a la de Queiles, y es que, cada persona interpreta las cosas a su manera de verlo interiormente, no vamos a verlos todos del mismo color. Me gusta que cada cual aporte y comparta su visión de ver las cosas, se aprende a verlo de distintas maneras.

    A ti te parece machista este relato, yo apenas, percaté y menos dí importantancia si quién necesitaba ayuda era una mujer, aunque lo que importa es el acto en sí, o sea, la ayuda ofrecida cuando es necesaria, no a quién se la ofrezcamos, según desde mi manera de ver las cosas.

    Muchas gracias por compartir lo de Adán y Eva, yo no lo conocía.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  71. Ohh, que seria se me ha puesto María jajaja, noo, noo, no señor, yo prefiero a la otra María; esa que va y viene, y comenta pero luego se acuerda de otra cosa (no digan nada, pero es la vejez) y vuelve a la carrrga. Esa que le llena de comentarios el blog a Impersonem, esa a la que la confederación Zoo demandará por dejar osos extraviados por todas partes. Esa que se roba las flores del vecino, y deja que gente loca le cambie la plantilla y le pierda los premios.
    Me voy a ver si la encuentro…
    ¿Darán alguna recompensa?...¡Que sea en eurosss!

    ResponderEliminar
  72. Esto me preocupa, ella me iba a llevar a ver la Formula 1 (Entrada a boxesss)
    Seguiré buscando...

    ResponderEliminar
  73. VIVIAN:

    Jajajaja eres...¡¡¡¡ un cieeeeeeelo!!!!, siempre me haces sonreir contigo se me olvidan los problemas que tengo últimamente, pero... jamíaaaa, cuando te leo... se me olvidan por completo jajaja ayssssssss yo te doy -no euros- que esos no valen nada, te doy mil besos, MILLLLL ¿te sirven?

    Allá van todos seguidos jajaja muakssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  74. VIVIAANNNNN:

    Que me tienes aquííí jaja no sigas buscando jajaja.

    Muaksss!!!!!

    ResponderEliminar
  75. ¡Bellísima parábola! Y cierta a todas luces, pesa más la conciencia que cualquier mochila cargada...

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  76. ¿Pueden ser mil besos...¡Y mil euros!?
    jajaja.
    Gracias María, ya sabes que bromeo.

    ResponderEliminar
  77. Se me asemejó a la parábola del buen samaritano... es increíble como las culturas se encuentran en la sabiduría...tanto que nos preocupamos por encontrar la verdad y esta está desde el principio.
    Gracias por compartir estos saberes.
    Besos

    ResponderEliminar
  78. He visitado tu blog, conociendo tu pluma de cristal. Me ha gustado muchísimo, pasaré por aquí y te dejo mi foto de seguidora.

    Te invito a visitar el mío, una serie de papeles liados dormitando en una papelera.


    http://durmiendoenunapapelera.blogspot.com/


    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  79. Releí el cuento zen y tan absurdo me parece el legalismo del joven como hipócrita la actitud del sabio.
    Besos

    ResponderEliminar
  80. Ah! Y otra cosa los cuentos zen pertenecen a una cultura eminentemente machista y defensora de esquemas de vida bastante reaccionarios.
    Mas besos jajajaja (Y perdona que te lleve la contraria, no es mi intención, ademas se que prefieres que surjan distintas opiniones por que es mas rica la reflexión. Gracias.)

    ResponderEliminar
  81. Que gran historia, que buena leccion le dio al monje mas joven.
    Que palabras las del final que nos llevan a refleccionar, si la ponemos en practica en algunos momentos de nuestras vidas.
    Excelente!

    ResponderEliminar
  82. Que bello texto!! cuanto hay que reflexionar!! te dejo un gran beso!!

    ResponderEliminar
  83. Cuánto pesan nuestras malas conciencias, nuestros paradigmas hechos cadenas....
    Hermoso texto!

    Buen domingo en negrita!!!!
    :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  84. Déjame cargar en mis hombros un abrazote y un feliz domingo para ti y los tuyos
    Gizz.

    ResponderEliminar
  85. PARA TODOS:

    Gracias por la aportación de vuestras palabras, cada una con un color diferente, gracias por vuestra visita, seguimos caminando...

    Feliz domingo para todos y un beso.

    ResponderEliminar
  86. No arrastremos las cosas más de lo necesario, saber soltar las cosas a tiempo te permite entre otras cosas, no sufrir.
    Bonita historia María.
    Besos.

    ResponderEliminar
  87. Pasaba por aquí a saludar y he vuelto a leer el relato y los comentarios...y creo que la flexibilidad del maestro es mucho mejor que la rigidez del discípulo...creo que esta leyenda trata de enseñarnos que, a los ojos de los dioses (para quienes sean politeístas)o de dios (para quienes sean monteístas), tiene más valor la caridad y el amor con el prójimo que cualquier voto...

    No ando de vacaciones María, sólo he estado y sigo estando un poco liado con algunas cosas que me surgieron a la vez...

    Besos.

    ResponderEliminar
  88. El sábado está hecho para el hombre y no el hombre para el sábado. Eso pasa con las normas. Que si no se rompen, a veces, hacen daño.
    Buena parábola María, y buena semana tengas.

    ResponderEliminar
  89. He ahí la diferencia entre la auténtica espiritualidad y los dogmas a los que nos aferramos...

    Qué bella historia, mi querida María...

    Un abrazo inmenso!!

    ResponderEliminar
  90. María

    Hay algunos que se aferran tanto a los dogmas, que pierden el sentido real de la vida.

    El valor de la conciencia es mayor que todos los dogmas que nos quieran imponer.

    Un abrazo.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  91. En la vida todo es una cuestión de prioridades. A veces hay que sacrificar una convicción, un ideal o un principio si ello nos conduce a obrar un bien mayor. Cada cual debe conocer cuánto está dispuesto a transigir sin que eso le suponga después un problema de conciencia.

    ResponderEliminar
  92. Me di ese bañito por ti. El agua estaba muy buena. Je, je, je. Espero que pronto puedas tener más cerca el mar, espero que pronto puedas disfrutar de vacaciones. Mis mejores deseos para ti, María, porque eres alguien muy especial. Un beso fuerte y disfruta del verano. Te dejen o no te dejen. Je, je, je. Cuídate.

    ResponderEliminar
  93. PARA TODOS:

    Reflexionemos con estas fábulas, que aunque sean cuentos irreales, en ellas hay grandes gestos de amor y de ayuda hacia los demás, quedémonos con lo que más nos guste del cuento, y lo siento si hay alguien que no le guste, cada uno es libre de opinar, así como ver las cosas desde su prisma, y de analizarlas, a mí me encantó el gesto de ayuda hacia la persona necesitada.

    Muchas gracias a todos por venir a mi rincón, por leerme y por vuestra opinión libre y sincera, muy agradecida por todo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  94. me tocaste la fibra sensible, me emocionaste coon tu cuentecito...
    llego a ti a traves de ojear diferentes blogs y me quedé con este bello relato,, bello y lleno de vida...
    la vida tenía que ser simplemente servir y vivir pendientes del prójimo... gracia por llenarme de vida
    un abrazo de paz
    lluis

    ResponderEliminar
  95. PIRULETA

    Muchas gracias por venir a este rincón, encantada de tu nueva visita, puedes volver cuando quieras, yo acabo de conocer tu blog, y me ha gustado mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...