domingo, 5 de julio de 2009

"La soledad de nuestros mayores"



Me conmueve y se me encoge el corazón, cuando veo a las personas enfermas ancianas, que están sólas, y mucho más, sabiendo que tienen hijos, porque pareciera, como sino los tuvieran.

Hace unos días, me encontré, en medio de la acera de la calle, a una persona que yo conocía, enferma y anciana, que estaba sentada en un andador, porque no podía dar un paso más, descansando fatigadamente, ya que, venía ella sóla, acompañada del andador, de comprar medicinas de la Farmacia.

Pude observar, al irme acercando a ella, que las personas que, por allí paseaban, se la quedaban mirando, pero no tenían la delicadeza de pararse a preguntarla si la sucedía algo malo.

Al acercarme a ella, yo ya tenía el corazón encogido de ver esa situación tan triste; intenté transmitirla calor humano con mi compañía durante unos minutos de mi tiempo, hablándola y contándola mis cosas.

Yo la veía que ella se mostraba atenta a lo que yo la decía y la notaba entretenida, como si se sintiera aliviada, por unos momentos, de sus dolores físicos, como si el hecho de estar acompañada, de sentir que había alguien a su lado, que la estaba haciendo compañía y que la hablaba, parecía que su dolor más profundo, el de la soledad, estaba sanado para ella, y como si los demás dolores físicos se hubieran anestesiado, porque se la veía feliz durante ese tiempo.

Después de aquellos minutos que estuve con ella, pude darme cuenta realmente, de que, con muy poquito se puede hacer feliz a las personas que más lo necesitan y están sólas, que son, mayoritariamente, las personas ancianas, y que, regalándolas un simple gesto de calor humano y de compañía, -que para nosotros no cuesta nada-, para ellas, tiene mucho valor, mucho más que cualquier otra medicina que cure.




72 comentarios:

  1. Hola, María.

    Qué bonito gesto has tenido, y qué ciertas tus palabras!.

    Yo lo veo con mi abuela, ha cumplido noventa años hace poco, y cuando voy a verla noto como cada vez se emociona más con pequeños detalles de cariño, que para ella son un trocito de vida, un poco de aliento, y en esos momentos, como bien dices, parece que se le olvidasen todas sus penas, todos sus dolores...

    Y cuesta muy poquito hacerlo...

    Un beso
    Pablo Rodríguez

    ResponderEliminar
  2. Conmueve.. y se sienten la tristeza pena de la vida..

    Un gusto inmenso leerte

    Saludos fraternos con mucho cariño
    Un abrazo
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Que buen corazón. Todo esto no deja de ser lo que nos espera.......

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Qué medicina tan simple y tan fácil de encontrar, pero se vende tan cara...
    Bonito gesto María
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Con lo fácil que es simplemente escuchar y lo que lo agradecen

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Mi querida María, comparto tu dolor por la soledad de los ancianos, pero te debo decir que muchas veces, ellos mismos "no quieren dejarse acompañar"... Cuidé nada más ni nada menos que 15 años a mi suegra. No había modo de que no saliera a la calle a "comprarse sus cosas ella sola", como decía. Su empecimamiento también fue digno de mi respeto, supongo que al verla, más de una persona habrá pensado que nos despreocupábamos de ella... Por eso, mi visión del asunto es bastante diferente, es decir ¿era una anciana sola o era una anciana que quería salir sola? Hay que convivir muchos años con un anciano para saber que tienen los mismos caprichos (y esto lo digo con sumo cariño) que los niños, visto de afuera todo es quimera. Dos caras de una misma moneda y un destino que nos alcanzará en algún momento.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  7. que poco cuesta unas palabras una sonrisa,tod@s lo necesitarmos algun dia y nunca esta lejano ese dia
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Muy cierto lo que has compartido.
    Hermoso tu gesto.
    Para saber dar hay que tener alma sensible, tal vez la familia de esa señora no tenga ningun miembro sensible.
    O tal vez no tenga mucho por heredar...cruel realidad, en el mundo actual vales por lo que tienes no??
    Te lo comenta alguien que como tú sabes soy bastante optimista y mi mensajes son siempre de positivismo.
    Pero la realidad es así golpea cruelmente a las personas mayores.
    Es cierta tambien que hay que sembrar para luego cosechar.

    Cariños

    ResponderEliminar
  9. Como se ha perdido el respeto y el cariño hacia las personas mayores.
    No sé de quien es culpa, pero es ha ocurrido en un par de generaciones.

    Un anciano es visto como un estorbo.

    No importa todo lo que ha hecho criando a sus hijos, educándolos, etc., ahora es un trasto viejo que hay que almacenar, sea en una residencia o en su habitación. Que no moleste.

    Vamos muy mal.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. "Todos queremos llegar a viejo, pero nadie quiere serlo"

    Pero llegaremos, es increíble como han cambiado los tiempos, yo fui educado en el respeto a los mayores, en ofrecer ayuda a la gente cuando se ve que la necesitan, hoy se ha perdido eso, a veces siento que la sociedad está anestesiada ante el dolor de los demás.

    Besos María, gracias por tus llamadas a la reflexión.

    ResponderEliminar
  11. Hola María
    A veces el mundo va tan a prisa que no nos detenemos ante estas situaciones, giramos con él olvidando que un día estaremos en ese lugar (con un poco de suerte). Me gusta tu análisis, y me ha gustado más tu acción. Creo que la vejez es sinónimo de abandono, aunque no en todos los casos. Una hermoso, y sensible, texto; como todos los tuyos.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  12. La edad, las enfermedades, la soledad,los recursos económicos, hacen que la vejez se esté convertiendo en una etapa muy triste y dura de nuestra vida.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Hoy en dia ya sea por la alimentación, hábitos de vida, sanidad etc, la población vive mas años, pero eso no quiere decir que sean totalmente plenos, muchas veces hemos oido a algún mayor decir: Ya son muchos años, estoy cansado, me gustaría partir ya.
    Las causas pueden ser muchas y variadas, la soledad es muy importante, sus familiares a veces han muerto y sus amigos ó también lo están ó no pueden salir a la calle.Su circulo cada vez es más reducido.
    Si tienen familia los problemas de horarios, muchas veces se centran en visitas ocasionales los fines de semana, en el mejor de los casos y a veces ni eso.
    A veces no se quieren ir con los hijos y a veces los hijos no se quieren llevar a los padres.
    Es muy triste la soledad obligada, aunque hoy en dia hay más recursos que antes,ayuda sanitaria a domicilio, asistentes sociales, teleasistencia en caso de enfermedad u otra causa.
    En cualquier caso me dan mucha pena y yo ya me aproximo a esa edad.

    ResponderEliminar
  14. Hola, María,

    como tu tb siento mucho eso, te felicito por tu bonito gesto, gracias por ser asi..

    Te cuento que por aqui en mi barrio vive un anciano de 95 años que sale a pasear muchas veces solo..cuando me lo encuentro y ando con mi bici haciendo deportes le pongo la musica que llevo conmigo ( roberto carlos cantando en ITALIANO la musica amigo AMIGO., si el es de origen italiano , yo entieno un poquito y hablo con el y se pone de contento de tal modo que el placer es mio tb..
    no te puedes imaginar la alegria que es para los dos.
    se llma Giovanni Baptista PIVETA y yo le digo que yo mismo me llamo jean-Baptiste y que soy su vecino, a veces el pobre no se acuerda..

    besos y te digo tb siento eso mucho.

    ResponderEliminar
  15. No VVot a leer a nadie que no pasADO, POR ESTA SITUACION ... S

    ResponderEliminar
  16. Son palabrabras dichas al viento ... ni mi padre; ni mi suegros ... vivieron esa siriacion.
    Jam.ás nos imaginamos algo asi.
    SOT PROFESIONAL,AOY AER HUMANO, SOY PERSONA,SOY MUJER,me auyedaron hacer madre....se que fui buena hija...buena nuera. buena peraona buena madre .... todo por ellos...nunca los invobidare --- es ,o experiencia...Mi vida ...Silvi.

    ResponderEliminar
  17. La propia experiencia me dice que tienes toda la razón, pero a menudo es mas fácil tener esos detalles momentaneos con los extraños que de modo continuado con aquellos con quienes convivimos, aun a pesar de que la implicación familiar debería suponer lo contrario...

    La tarea con los propios a menudo agota, mas que nada por lo prolongada...

    Es efectivamente deseable dar esas pequeñas atenciones, esas amables palabras. A menudo el alivio y beneficio resultante es mucho mayor que el esfuerzo requerido.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Hola María: ¿Ves como mi mujer y yo llevamos razón? Una persona con esos sentimientos y capaz de dar parte de su tiempo a un semejante por fuerza tiene que ser guapa, la belleza se lleva en el alma, nosotros como ya somos mayores sabemos la importancia que tiene el saberse acompañado.
    Con cariño un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Es sumamente importante, para todos, mayores y no tanto, que se sientan acompañados,...Y la empatía de los unos hacia los otros, es una de las mejores medicinas.

    Un beso, bella.

    ResponderEliminar
  20. Hola María,en mi trabajo, tengo la oportunidad de charlar a menudo con gente mayor que nos cuenta sus penas,sus alegrías, sus historias de otra época.Mi pareja me comenta a veces que parecemos confesores de estas personas, pero yo le digo que sólo somos escuchantes de sus historias,no cuesta trabajo perder o tal vez ganar unos minutos con ellas,realmente están solas,y esos minutos signigican mucho para ellas.
    Un beso
    Miguel

    ResponderEliminar
  21. me voy a la camita con un sabor amargo en la boca, y es que algún día -no muy lejano- nos tocará a nosotros. Para cuando llegue el momento, me gustaría tener al lado a una persona como tú, María.

    Saludos y besos, por primera vez, desde la ermita :)

    http://ermitadecadente.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  22. Es cierto...los tenemos abandonados... con toda la experiencia que tienen y con todo lo que han vivido y con lo que han trabajado por nosotros...
    Una lástima. Como siempre admiro tus buenos gestos.
    besix

    ResponderEliminar
  23. Hola querida María. Me da gusto leer post como este; precioso y lleno de humanidad pero es que tú eres así. Lamento no haberte visitado más pero últimamente estoy algo fatigado. espero recuperar mi tono en unos meses. Te dejo un beso y un abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Niña muy bonito gesto el tuyo, y te lo dice quien en estos momentos cuida de una persona dependiente y con casí 92 años, no sale de casa, pero le encanta que la vengan a ver, hablar con la gente aunque solo sean unos minutos, yo aunque tenga cosas que hacer por que siempre se tienen, si me llama (lo hace si esta despierta cada 15 minutos) me siento con ella a hablar, me cuenta las mismas historias todos los días, pero a mi me da igual, se que esta feliz por que tiene a alguien que le "hace un poco de caso" y es feliz, y mientras ella sea feliz todos los que estamos a su alrededor lo somos, tambíen tiene sus "muchas manías" pero si la sabes llevar se quedan solo en eso, en manias. Y es cierto que cada vez pasamos mas de nuestros mayores y nunca llegamos a pensar que nosotros nos convertiremos en lo que ellos son ahora y necesitaremos lo mismo que ellos necesitan ahora. Bonito gesto el tuyo y gracias.

    ResponderEliminar
  25. Tienes razón, esas personas se merecen un mejor trato, porque lo necesitan y porque a ellas les debemos respeto. Fue muy lindo lo que hiciste =) saludos.

    ResponderEliminar
  26. Pequeños gestos, pero de enorme cantidad de emocion!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  27. María!!! Que buen corazón tienes...
    Eso es parte de lo cotidiano. No sé lo que me espera, pero una cosa tengo clara, no me dejaré seducir por irrealidades.
    Quiero estar en mi casa, rodeado de mis cosas, que son parte de mi vida. Que venga una persona a cuidarme, si no me puedo valer por mi solo y si llega el momento en que me quede invalido, que me dejen apagar el cirio de la vida; prefiero eso, antes que sentirme abandonado en un rincón, entonces me moriría de pena...

    Te abrazo emocionado

    ResponderEliminar
  28. Sí, las ancianos están solos, aunque tengan familias. Los más afortunados están en sus casas, hay hijos que se desprenden de ellos, los meten en hogares de la tercera edad, para qiotarse un problema de encima.
    Es triste, pero la vida es así.
    Me ha gustado tu gesto, es un ejemplo a seguir.
    Besos y ánimo, sigue haciendo el bien a los demás.

    ResponderEliminar
  29. Hola, María.
    Muy triste verse en esa situación.
    En los pueblos pequeños esto es raro verlo. Los abuelos viven con la familia o se está muy pendiente de ellos.Cualquiera puede echar una mano. Pero en las ciudades el desapego es mucho mayor.
    Un abrazo a tu gesto tan noble.

    ResponderEliminar
  30. una hermosa entrada y tan triste a la vez que ojala que todos tomemos conciensia de todo esto ,he intentemos hacer algo .


    cuidate ... besitos .

    ResponderEliminar
  31. Alguna clase de soledad es inevitable, incluso si esa señora vive con sus hijos, porque ya no hay comunicación con ella, molesta, ya no es útil, y al no ser que los buitres la cuiden porque pueden heredar, la tratarán como un estorbo.
    De todas maneras no quiero que se me malentienda, que quiero culpabilizar a los hijos, no, es un problema de TODA la sociedad, lo tenemos montado muy mal.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  32. La historia que cuentas es tan cruda como cierta. De todas formas, me gustaría apuntar que la vida del siglo XXI, tan asquerosa ella, apenas permite que los hijos se puedan encargar de sus ancianos padres. ¿Cómo lo van a hacer, si en muchas ocasiones el matrimonio llega a su casa de noche, tras haber salido de su hogar a las siete de la mañana? Vaya mierda de sociedad, con perdón.

    ResponderEliminar
  33. bello tu escrito veo la vejez como un estado mental ya que personalmente mientras no sienta los achaque de la vida veré la vida desde la juventud de mi intento
    besosssssssssss

    ResponderEliminar
  34. Hola María:
    Creo que un buen ejercicio sería tomar consciencia de lo que hacemos cada uno con nuestros mayores. Personalmente, me creo en falta y ello a pesar de que mi madre tiene buena salud física aunque tiene un tristeza permanente al ver como muchos de sus referentes ya no viven. Lo que creo que debemos hacer es darles tiempo de calidad, no de cantidad y estoy seguro de que es lo que más agradecen: sentirse queridos aunque no pasemos con ellos todo el tiempo suficiente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. Todos, salvo tragedia, transitaremos antes o después por el camino de la ancianidad y a todos nos gustará sentirnos acompañados, atendidos y valorados, así que aunque sólo sea por egoísmo sería conveniente que tratáramos mejor a nuestros mayores, porque la vida, de alguna manera, termina por devolverte lo que sembraste, ya sea malo o bueno.

    ResponderEliminar
  36. Conmovedor relato de una realidad que nos rodea día a día..algunos la vemos otros hacen caso omiso de ello....


    Un besito

    Mariella

    ResponderEliminar
  37. Tu relato es tal cual, la tristeza se desprende de el, así como ellos la viven, felicitaciones por escribirlo y hacer que muchos reflexione.

    Besos

    ResponderEliminar
  38. Magnífico y sensible texto. Además, en los próximos años la sociedad española envejecerá notablemente y nuestro tipo de vida nos empuja cada vez más a apartarnos de nuestros mayores.

    ResponderEliminar
  39. Amiga, pensar en esas soledades me hace caer en el mas profundo temor...

    ¡Que inmensa tristeza, la de la soledad al fin de la vida!

    Te mando un beso inmenso, amiga, por tus palabras, no tanto las que has escrito como las que cruzastes, con cariño, con esa persona

    ResponderEliminar
  40. Hola María!!!
    Quizá nuestro egoismo no nos deje creer que, no en mucho tiempo, estaremos viejitos (si no es así...mala señal) y necesitaremos estar con nuestros seres queridos.
    Yo, que ahora soy joven, ya no me gusta sentirme sóla, con que imagínate cuando sea anciana...
    Enhorabuena por ser como eres... tu haces posible que el mundo sea un poquito mejor.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  41. La soledad, es siempre triste.
    Pero imagino que debe serlo mucho más, cuando se está en la recta final de la vida, y se sostiene sólo sobre recuerdos de una vida, sin nada, ni nadie a quien abrazar.
    Un beso María, y linda semana para ti

    ResponderEliminar
  42. Hola, María...

    Triste y cruda realidad, lamentablemente hay gente así, ingrata con quienes la han dado la vida.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  43. Qué gran verdad María.
    Lo peor de estas cosas, es que no pensamos que con suerte, nosotr@s, también llegaremos a esa edad, donde el calor humano, la compañía, el cariño y la delicadeza son imprescindibles.
    Mi madre me decía, que yo de pequeñita, lloraba al ver una persona viejita o a un niño descuidado...los dos polos.
    Pues me sigue pasando igual. Me apena profundamente la vejez desconsolada y los niños que no viven plenamente su infancia.
    Me desgarra el alma.
    Besos.

    ResponderEliminar
  44. Decía Serrat que todos llevamos un viejo encima y así es... los que vemos somos nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  45. PARA TODOS:

    Un placer leer siempre vuestras opiniones.

    Y muy cierto lo que dice El Ángel, que "Todos queremos llegar a viejo, pero nadie quiere serlo", porque es la última etapa de la vida, pero que no sólo se acercan los achaques, sino lo peor de todo, es sentirse sólo, sin la compañía ni atención de los hijos; y bien cierto, es que todos estamos, en esta vida actual, demasiado ocupados y agobiados para ofrecer la atención a los demás porque ni siquiera nosotros mismos nos las podemos dar, pero ... ¿no se puede sacar unos minutos de tiempo para dedicárselo a nuestros mayores ofrecíendolos cariño, compañía y atenciones?, ¡es tan poquito para nosotros! ¿verdad?

    Muchas gracias por seguir estando cerca.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  46. La soledad es siempre terrible, pero es cierto que a determinadas edades, es una tortura imposible de superar. Espero que no nos toque sufrir esta condena a ninguno de nosotros. El maestro Noray está organizando un encuentro literario en Madrid para el 26 de Septiembre, ¿te apuntas? Un beso y disfruta del veranito.

    ResponderEliminar
  47. Los mayores se vuelven niños y necesitan atencion y cariño.
    Bonito gesto Maria.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  48. María

    El motivo de mi ausencia el pasado mes de junio fue mi viaje a España, a las Islas Canarias.

    Agradezco tu visita a mis blogs y tus palabras llenas de cordialidad y cariño.

    Respecto a tu post de hoy, tienes toda la razón. Debemos dar parte de nuestro tiempo a acompañar y dar ánimo a las personas mayores que necesitan de nuestra comprensión y compañía, para paliar su soledad y falta de cariño.

    Un abrazo.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  49. Con un poco de suerte y de salud todos llegaremos a esa edad en que cuesta ser autónomo...que no se nos olvide cuando nos encontremos a un/a ancian@ por la calle.. como tu lo has hecho con esta hermosa reacción tuya...
    Un beso, María.

    ResponderEliminar
  50. hola maría, estoy de vuelta disculpa haberte abandonando estaba ocupado,pero es verdad que lamentable ver personas abandonadas por sus seres mas próximos.

    ResponderEliminar
  51. Es muy triste el abandono del que son víctimas algunos ancianos y a veces tambipen muchos niños, siendo nuestros viejitos y nuestros pequeños quienes más necesitan de nosotros.

    Te felicito por tocar este tema, María
    Besitos

    ResponderEliminar
  52. Hola de nuevo.

    Me preguntaste en mi blog por las letras en negrita.

    ¡letras en negrita!

    :)

    He intentado contestarte en privado a tu email, espero haberme explicado... sino es así lo volveré a intentar... creo que por aquí es mas dificil, pues el texto 'recoge' la orden html...

    :)

    Besote!

    ResponderEliminar
  53. PARA TODOS:

    Muchas gracias por vuestros comentarios.

    Gracias, de nuevo, Gabiprog, por tu ayuda.

    Seguimos caminando todos cerca.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  54. Debemos pensar que el día de mañana nosotros también seremos ancianos que necesitaremos del cariño de nuestras famílias.
    Para un anciano las muestras de afecto son básicas para encontrarse bien.

    Un abrazo María.

    ResponderEliminar
  55. Un gesto que no nos cuesta nada, sin duda la mejor medicina.

    Muy bonita la entrada.


    Un fuerte abrazo María.

    Sara

    ResponderEliminar
  56. ASi es, María querida, que importante es dar ese afecto y atención a los mayores. Me imagino lo valiosa que fué para esa señora tu companía!

    Lei en el Blog de Pedro Ojeda que andas con tema de hospitales y un familiar enfermo.... o tú? Acabo de llegar viaje, espero que todo vaya bien. Aquí estoy contigo! Cualquier cosa, búscame. Besotes

    ResponderEliminar
  57. Estoy de acuerdo contigo María que debemos dejar un poco de nuestro tiempo para acompañar a los mayores. Hay muchos muy solos y debe ser bastante difícil después de haber tenido una vida activa y productiva sentirse más como un estorbo que otra cosa. Creo que debemos fomentar su valor y animarles a iniciar actividades que les entretegan y se integren. Pero sobre todo dedicarles algo de tiempo para pasear con ellos, para conversar, para leerles, para llevarlos a hacer algunas gestiones, en fin... tantas cosas se pueden hacer por nuestros mayores. Yo me apunto a lo que sea. Me encantan los mayores, son la sabiduría personificada. Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  58. Hola María!! Te deseo una buena semana.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  59. CARMEN:

    Todo lo que se siembra se recogerá, eso sin dudarlo.
    Un beso.

    SARA:

    La mejor de las medicinas, el cariño y atención a nuestros mayores.
    Un beso

    MYR:

    Estuvo durante unos minutos anestesiada de dolores mientras estaba acompañada y sobre todo mientras la hablaban, los mayores necesitan que les cuenten cosas.

    Muchas gracias, Myr, por tu amabilidad, muy agradecida, no te preocupes, estoy segura que todo se solucionará.

    BELKIS:

    Los mayores no tienen por qué sentirse estorbos, no son trastos viejos, no debemos hacer que se sientan así, ellos fueron un día jóvenes como nosotros, y nosotros un día seremos mayores como ellos, debemos intentar fomentar desde nuestros pequeños, el cariño, la atención y el respeto hacia ellos. Un beso.

    AMPARILLO:

    Muchas gracias, yo también te deseo unos felices días. Un beso.

    PARA TODOS:

    Muchas gracias por seguir cerca.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  60. Es que hoy día se desprecia la vejez, olvidamos que la ley es pareja para todos, si es que la muerte no te sorprende antes de llegar a anciano. Tu gesto dió calor a una pobre anciana, besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  61. Se me encoge el corazón cuando veo a un anciano/a, solo, con alguna bolsa de la compra, o sentado en un banco, apoyado en su bastón y con la mirada perdida en el ayer. Los ancianos requieren toda nuestra atención, y nuestros cuidados, ellos lo dieron todo por nosotros. Un beso

    ResponderEliminar
  62. Me pega fuerte esto que cuentas, María. A veces, la vida es muy dura.
    Tengo compasión por los ancianos, están tan desprotegidos como los bebés. Y nos necesitan tanto...
    Besos enormes y un gran abrazo,

    ResponderEliminar
  63. Suelo frecuentar un ancianato, solo a compartir un rato con los ancianos, es como tu dices se alegran solo con que les ofrescas un poco de tu tiempo, le gusta que los escuchen, y no siempre podemos culpar a los familiares, cada uno tiene una historia.. Saludos

    ResponderEliminar
  64. Qué razón tienes María, muchas veces un poco de calor humano y compresión humana... vale más que cualquier otra ayuda... El problema es que todos nos hemos vuelto desconfiados y egoistas, y me incluyo yo, por supuesto. Una pena. Saludos!

    ResponderEliminar
  65. TIA ELSA

    Tan cierto es ¿verdad? algún día llegaremos y ... ¿nos gustaría encontrarnos sólos? pero claro como no lo pensamos...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  66. ISABEL

    Así es, los debemos respeto, y también cariño, pero sobre todo, compañía, que eso no nos cuesta nada y a ellos les hace mucho bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  67. MARGA FUENTES

    Me alegro verte por aquí, muy agradecida de tu visita.

    Son como niños y necesitan mucho cariño.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  68. MARINA

    No podemos juzgar a nadie, porque no somos quiénes para hacerlo, ya que cada uno es un mundo distinto, pero sí intentar dar cada uno mismo mucho más de nosotros, no sólo con los ancianos, también con los que están a nuestro alrededor.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  69. RICARDO BATICÓN

    Todos lo somos, todos somos egoístas, pero ese no es el problema yo creo, sino que, en la sociedad actual, cada vez se dispone de menos tiempo para cada uno, para lo cual, ¿cómo vamos a dárselo a los demás si apenas lo disponemos para nosotros?

    Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...