sábado, 17 de octubre de 2009

¿Te resulta fácil encontrar el equilibrio exacto de la balanza?


No sé si a vosotros os pasará lo que a mí, pero me resulta algo difícil encontrar el equilibrio exacto de la balanza de las cosas, por ejemplo, a la hora de hacer la comida, soy malísima calculando la cantidad, siempre tiendo a calcular de más, nunca de menos, igual me pasa a la hora de comprar, que siempre traigo más cosas de las que realmente necesito, pero lo peor de todo no es eso, sino cuando me van surgiendo los problemas a lo largo del caminar de la vida, que casi siempre tiendo a verlos de un color más exagerado de lo que realmente son, y que, a veces, me ahogo en un vaso de agua, y en cuanto a la hora de tomar decisiones, me resulta complicado porque mi balanza tiende a ver las cosas siempre con el corazón no con la mente.

Y a tí ... ¿te resulta fácil encontrar el equilibrio exacto de la balanza?



57 comentarios:

  1. Me ocurre lo mismo que a tí,cocino para un regimiento,no calculo lo que entra en el carro de la compra y ésta rebosa en forma de bolsas atadas a él y en cuanto a decidir racionalmente ya me he dado por vencida y así me doy de tortazos.
    Tendremos que aceptarnos así como somos,hay cosas que no se pueden cambiar.Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues depende del problema: Los hijos, el matrimonio, las relaciones laboales, amistades...

    Pero lo que sí es cierto es que no siempre actuamos con el corazón, ni siempre con la cabeza, aunque, en mi caso, y cuando se trata de salir perdiendo... jajajajaja... por lo general, sí... salgo perdiendo.

    De una forma u otra, siempre, cuando tomo una decisión, pienso que puedo equivocarme y... bueno, pues a penkar con las consecuencias lo más maduro que se pueda... :))

    Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Quizás en el brindarme.... pongo todo mi corazón en mi trabajo. Ejercer mi profesión es, para mi un acto de amor.

    Crié a mi hija independiente y libre pensadora. Traté de no transmitirle mi forma de ver el mundo, excepto en lo que refiere a inculcarle valores. Pero se crió entre algodones, sabiendo que yo hubiera bajado el cielo y las estrellas, para ella si hubiera podido.

    Y en la amistad, me doy completamente.
    Eso ha hecho que tenga amigos muy fieles a lo largo de toda mi vida.
    Valoro y respeto la amistad como el bien más preciado que tengo además de la salud. También ha habido quien mal usó esa amistad o la mal interpretó.
    En ese caso, esa amistad se cortó después de 28 años. Pero es la excepción.

    Un beso María y me alegro de que estes de vuelta.

    ResponderEliminar
  4. PD Cuando me refiero a "brindarme" me refiero a hacerlo incondicionalmente.

    Y cuando me "refiero a poner el corazón en lo que hago", no significa que deje de lado mi parte racional.

    Tengo un problemita con esta NOtebook, que me borra los mensajes o me caduca la página sino me apuro a escribir.

    ResponderEliminar
  5. Suelo ver las cosas con una objetividad positiva. pero la verdad es que va por días, hoy por ejemplo lo veo bastante mal.
    Saludos guapa

    ResponderEliminar
  6. Verás, yo voy cada ocho días al super, no llevo lista, pero compro para ocho días lo justo, exacto, para eso soy cabeza cuadrada, solo para eso.
    En lo emocional, si me salgo de la rutina sentimental, soy un verdadero desastre y lo pago muy caro sufriendo como un desgraciado.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Nunca es facil mantener el equilibrio de la balanza, y mucho menos de nuestra vida. Hay que saber tomar decisiones y evaluar prioridades, ademas de ser humildes y manejar las situaciones con calma.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  8. Encontar el equilibrio en nuestras decisiones no es fácil, pero yo tiendo a ello.

    No obstante, en algún aspecto de la vida no fui muy equilibrado.

    Tenía interés en recomendarte el libro El Secreto, de R. Byrne, que lo puedes bajar de internet. Estoy seguro que te gustará. O tal vez ya lo has leído, pero por si las moscas...

    Un abrazo.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  9. Lo cierto, María, es que nunca es fácil encontrar el equilibrio exacto de la balanza, si lo buscamos nunca lo encontraremos, simplemente porque la vida no tiene nada de exacta, es imprevisible... tan imprevisible como nosotros a la hora de tomar decisiones. Con eso te quiero decir que ese equilibrio no existe por más que nos afanemos en lograrlo.
    Lo importante aquí no es el equilibrio sino encontrar la medida adecuada a nuestras propias circunstancias.
    Soy de tomar decisiones, sé que otros no la tomarán por mí...

    Un beso muy grande, amiga, siempre es un gusto reflexionar de tu mano.

    ResponderEliminar
  10. No me resulta fácil para nada, y a veces me avegüenzo de hacerme problema y protestar por cosas que no son tan graves frente a tanto dolor que hay en el mundo. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  11. A mí me resulta imposible encontrar un equilibrio.
    El problema mayor es cuando quieres poner cabeza a las cosas del corazón. Si el corazón te lleva, es inutil razonar.
    La solución está en aceptarlo así. En dejarse llevar por los instintos; al fin y al cabo somos animales.
    Besos María.

    ResponderEliminar
  12. Hola:

    Al hecho de que prepares un poco más, compres un poco más, yo le llamaría ser previsora, siempre tener una reserva por si acaso.

    Y en cuanto al magnificar los problemas, el verlos mas grandes de lo que son (que también suele ocurrirme) es como un juego mental, donde esperas un golpe mayor del que supones vendrá.

    Alguien me decía alguna vez “Desea lo mejor, siempre esperando lo peor”

    ¡Dejo un saludo afectuoso!

    ResponderEliminar
  13. Creo que jamas encontraremos el equilibrio, y puede que asi sea mejor.
    Buscando equilibrar la balanza podemos ver nuestros errores y aciertos, mientras que si siempre la tenemos equilibrada....no hay decepciones ni alegrias, que en realidad son la sal de la vida.
    Un abrazo.
    Salud y felicidad

    ResponderEliminar
  14. No.
    No me resulta fácil.
    Lo que ocurre es que ya voy prevenido, me pasa igual que a ti, y por eso el estropicio es menor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Depende de los casos...hay algunos que te desbordan y te hacen incapaz de utilizar cualquier medida.
    En general soy equilibrada, para todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Para la compra no me pasa, porque me llevo una lista y como odio hacer la compra me quedo en el super lo menos posible.
    Para el resto, depende.
    Hay momentos en la vida en los que lo tú llamas ahogarse en un vaso de agua, son océanos tras vasos y vasos de agua y no piensas ni con el corazón ni con la cabeza ya.
    Mejor comprarse un flotador y seguir nadando con lo que haya según las épocas.
    Besitos, María.

    ResponderEliminar
  17. María...Con la comida no me pasa, pero con las cosas de la vida...Ufff...Muchas veces uso más el corazón que el cerebro y ahí si que me cuesta mantener el equilibrio...

    Muchos besitos preciosa.

    ResponderEliminar
  18. Creo que no se trata tanto de ser equilibrado, sino de ser ponderado, saber administrar y saber cuando se debe de inclinar la balanza más hacia un lado o hacia otro, eso es más difícil...

    Por cierto, si tu otro blog me gusta esteme encanta, está también añadido (que desequilibrio ¿no?)

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Ni siempre SI ni siempre NO.
    Me quedo con el A VECES.
    Bienvenida a tu casa de nuevo.
    ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  20. No creo en los equilibrios...

    En el desequilibrio se encuentra la evolución

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Para que tanto balance en la vida María.
    Con el alma y el corazón se ve mejor los dos lados, pero siempre es sintiendo de verdad
    Demasiadas razones,
    "bien balanceadas" hielan el corazón
    Besotes amiga linda
    Buen finde

    ResponderEliminar
  22. El sentido comun ayuda y no sentir lo mismo con la mente que con el corazon
    Abrazo

    ResponderEliminar
  23. Cocinar demás debe ser una señal de que tienes el alma generosa...a lo mejor te falta invitar a alguien más a tu mesa, a tu hogar y eso lo sabe tu corazón y tu mene y por eso compras demás...el corazón, ojalá nos guiáramos por él...este mundo andaría mejor, pero estamos llenos de temores y no le dejamos. No te preocupes que personas como tú se necesitan y aunque todo parezca salir mal, al final del día si medimos la balanza, verás que está cargada del verdadero amor para tu lado.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. María respecto a la comida tengo la costumbre de cocinar mucho pero el tema es que como yo soy el que cocina me gusta dejar comida como para dos dias asi no tengo que cocinar cuando llego tarde.
    Y sobre los problemas tambien me pasa lo mismo, pero en general es a la noche que los problemas se agrandan a niveles increibles, y despues a la mañana como que adquieren su verdadera magnitud.
    Te mando un beso y vas a ver como poco a poco todo va a ir yendo para bien

    ResponderEliminar
  25. En cuanto a lo de la cocina, me ocurre como a ti, lo que hago es congelar lo que sobra, pero es normal, siempre nos parece poco para nuestros hijos. En lo cotidiano de la vida, antes me ahogaba también en un vaso de agua, pero los años me han enseñado a "bucear". No te apures, que pasa en las mejores familias.Un beso

    ResponderEliminar
  26. Mente y corazón. El eterno binomio. Yo también soy más sentimental que racional y así me luce el pelo, pero digamos que a medida que cumplo años y maduro he llegado a un pacto de no agresión entre mente y corazón. Mi naturaleza no la puedo cambiar, pero sí la forma en que me relaciono con ella y en eso estoy, en volverme más equilibrado.

    ResponderEliminar
  27. Pues depende del día María. No somos balanzas de precisión. Lo que si creo que es importantes es relativizar las cosas para no "ahogarnos" en un vaso de agua.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  28. a veces pienso que ese equilibrio es un imposible, querida Maria.

    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Platón dijo que "El hombre es un auriga que conduce un carro tirado por dos briosos caballos: el placer y el deber. El arte del auriga consiste en templar la fogosidad del corcel negro (placer) y acompasarlo con el blanco (deber) para correr sin perder el equilibrio".
    Creo que encontrar el equilibrio es difícil para todos. Buscar el centro de gravedad en la vida es un eterno dilema entre distribuir el peso de la balanza o dejar que se nos derrumbe para que la carga termine todo en el mismo pozo.

    Un abrazo María y feliz sábado

    ResponderEliminar
  30. Dicen que la emoción decide y la razón, justifica...
    Tal vez para encontrar ese equilibrio, debamos empezar por ahí.

    Un besito enorme y feliz fin de semana, niña.

    ResponderEliminar
  31. Con mucho cuidado... tratando de aparentar seguridad y firmeza.

    A veces, se me descubre la fragilidad... otras... consigo tomar las decisiones correctas.

    Los pesos entre el corazón y la mente, son tan fluctuantes, tan egoístas... cada uno quiere que sea su peso el que incline la balanza. A veces, una lucha encarnizada.

    A pasitos, vamos!!

    Un abrazo, María!

    ResponderEliminar
  32. Pero... ¿Dónde está el equilibrio de las cosas?
    Cuando peso, a cada instante, aparecen pequeñas cosas para poner en uno u otro lado de la balanza... mi estado de ánimo, mi última vivencia, mis recuerdos, mis deseos y necesidades, mis aspiraciones, mis deberes y compromisos, mis... Estoy casi seguro que una misma decisión, con la misma intensidad y convicción, es irrepetible... entonces, el equilibrio lo podré conseguir?
    La vida es pendular, oscilatoria. Cuando el péndulo se para llega la muerte.
    Si tomas una decisión tómala como buena hoy, pues mañana puede que pienses lo contrario.
    Besos

    ResponderEliminar
  33. No es fácil, ni siquiera después de tantos años de vida, con la experiencia adquirida y madurez en los conceptos... lo bueno es que nos sigamos confundiendo, significa que seguimos siendo humanos...
    Al fin y al cabo el corazón no es más que un músculo y la mente suele equivocarse.

    Un abrazo para ti... que me sale del alma

    ResponderEliminar
  34. con cantidades de compras o comidas no me va mal(sera por mi trabajo)
    Con las decisiones.... eso es otra cosa, pero eso es lo bueno eqivocarse de vez en cuando, y asi se va aprendiendo. Somos humanos y nunca podremos estar totalmente equilibrados.

    ResponderEliminar
  35. QUERIDA MARIA, SIEMPRE TE VISITO,ME ENCANTA TU BLOG Y TU MUSICA, Y PARECE QUE YO HUBIERA ESCRITO ESTO DE LA BALANZA, ME PASA IGUALITO QUE A TI, Y SABES... SERÁ QUE LAS MUJERES SOMOS PURO CORAZÓN. UN BESO.

    ResponderEliminar
  36. Siempre ha sido lo más dificil encontrar el punto medio, el "mesotes"como decía Aristóteles, por mi parte no estoy tan segura de que el punto medio sea el más adecuado en todos los casos
    Un beso

    ResponderEliminar
  37. Uffff, el dichoso equilibrio, yo reconozco que me vas por epocas, pero reconozco que siempre me ha costado, por miedo a equivocarme. Supongo que al ser una persona Impulsiva, que mira primero el corazon y soy muy visual me cuesta una barbaridad encontrar el equilibrio justo. Pero al final aunque la duda sea mas larga acabamos encontrando la solucion, no crees. Prefiero ser asi (aunque a veces lo pase mal) que ser MUY CALCULADORA.

    Besos Maria un placer leerte.

    ResponderEliminar
  38. Creo que somos muy parecidas,sin querer repetir el comentario de arriba, tengo que remarcar que casi podía haber escrito el post.

    Besitos

    ResponderEliminar
  39. Ya lo decía el filósofo. En en justo centro está la virtud. Por eso, el pasarnos, tanto de más como de menos, es sinónimo de que aún no somos lo suficientemente sabios. La vida es una carrera hacia la sabiduría. Y aprendemos cada día. A mí me pasa lo que a ti. Pero no desespero, sé que que poco a poco aprenderé.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Hola MARIA,, para nada es facil encontrarlo; me gustariaaaa seguir en ese equlibrio permanente... pero esta claroo que cuesta llegar.

    Tenemos mucho que aprender amiga.

    Un besito muy fuerteeeeee

    ResponderEliminar
  41. A veces es complicado mantenerse fijo en algo, y por eso uno duda, lo mejor es hacerlo con el corazón, un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Lo de la comida y el super es una cuestión de cálculo más que de equilibrio entre razón y corazón...son cosas materiales que pueden ser medidas y pesadas...

    Lo de los problemas que nos pone la vida ante nosotros en el caminar diario eso ya es otro cantar...lo que pasa es que esos problemas no se pueden medir ni pesar (ni sopesar) tan fácilmente como lo otro...tampoco es posible afrontarlos a base de aplicar 50% de razón y 50% de corazón. Las variables son infinitas...Creo que no hay una separación entre la razón y el corazón, creo que todo es lo mismo; creo que tomamos las decisiones con ambos, concluyendo lo que creemos oportuno, y a veces acertamos y a veces erramos; pero de los errores se aprende más que de los aciertos, lo importante es no repetirlos y no si los tomamos con la razón o con el corazón.

    Hay circunstancias que hacen que un vaso de agua se convierta en un océano o que un océano se convierta en un pequeño vaso de agua...

    Creo que el equilibrio a la hora de tomar decisiones lo determinan las circunstancias personales...

    Me alegra que hayas vuelto con las pilar cargadas...

    Besos.

    ResponderEliminar
  43. En mi caso el corazón siempre ganaba, y me esforcé tanto para que no fuese así que ahora la mente suele ganar al corazón. Rebasé el equilibrio y pasé a ser de los del otro lado.

    ResponderEliminar
  44. creo que hay que tener mucho tacto, es dificl, pero si vamos echando muy lentamente con mucha delicadez, justo lo que falta se consegui, un abrazo

    ResponderEliminar
  45. por ejemplo si como milanesas con papas fritas intento lograr que en mi último bocado tenga milanesa y papa frita, generalmente sucede que me quedan un montón de papas...lo cual no está tan mal.

    yo tengo el problema que termino comprando cosas que no quiero comprar, por ej: ir a una librería para compar una agenda chiquita y comprar todo lo contrario y no usarla jamás.

    jejeje

    un beso María
    atte. Manu

    ResponderEliminar
  46. ¿ Equilibrio ?
    ¿ Que es eso ?
    No,para nada.
    Que más quisiera que poder hacer rendir el tiempo,las horas,los meses; y el dinero.

    ResponderEliminar
  47. reconozco que si que me cuesta a veces encontrar ese equilibrio. Primero habla mi corazón y expone su punto de vista y por último la mente expone el suyo.. casi siempre acaba ganando la mente, pero el corazón muchas veces se rebela... besos

    ResponderEliminar
  48. PARA TODOS

    Gracias por comentar vuestras perspectivas, me parece muy interesante el que las compartáis entre todos para conocerlas.

    Parece ser que el equilibrio es dificil mantenerlo, porque no somos balanzas de precisión, y si desequilibramos la balanza, lo importante es darse cuenta de ello, y aprender de los errores, aunque ellos nos van ayudando a crecer.

    Muchas gracias a todos por vuestros interesantes comentarios.

    Como he dicho en el anterior post, iré poniéndome al día con vuestros blogs, deseándoos una feliz semana.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  49. María, no es fácil mantener el equilibrio en los distintos y complejos aspectos que nos rodea la vida.

    Siempre atentos para que la mano derecha no sepa lo que hace la izquierda. O incluso, de vez en cuando, buscar parte del equilibrio con un poco de "mano izquierda".

    Se dice que para acertar en la vida hay que actuar más con la razón que con el corazón, aunque yo no estoy muy seguro de ello. El corazón es el sentimiento del alma. La razón es, la percepción desde el íntimo conocimiento.

    El equilibrio es importante. Las personas demasiado "seguras", no son precisamente quienes más aciertan a encontrarlo.

    Salud y un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Si hay algo verdaderamente difícil, es utilizar la cabeza en sintonía con el corazón.
    Yo no se hacerlo...pero tampoco quiero, prefiero sentir a pensar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  51. Pensamos que el problema se fundamenta quizá en nuestras propias inseguridades y descontento, por mucho que digamos y hagamos ver lo contrario.
    Todavía no nos conocemos a nosotros mismos como deberíamos.
    Somos el "YO SOY"
    Cuando estamos conectados con esta escéncia plenamente, ya no hay desequilibrio o al menos de manera no constante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  52. A79, ELLA Y OLGA I CARLES

    Que habéis llegado después de mi último comentario, os doy las gracias por vuestros puntos de vista.

    Gracias a todos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  53. A mi me pasa igual... Posiblemente es que seamos muy nerviosos, y las cosas nos afectan mas...

    Y de las noches, cuando los mostruos se crecen... Que me dices, amiga...

    Un abrazo, Maria

    ResponderEliminar
  54. ANTIQVA

    Sí quizá tengas razón que sea por eso.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...