10 febrero 2010

"Cambiar el mundo"


Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos; pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas. Cierto día, su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar.

El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado; viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle con el objetivo de distraer su atención.

De repente, se encontró con una revista, en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba. Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo:

- Como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin la ayuda de nadie.

Entonces calculó que al pequeño le llevaría 10 días componer el mapa, pero no fue así; pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente.

-Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo.

Al principio el padre no creyó al niño, pensó que sería imposible que, a su edad hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes.

Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño. Para su sorpresa, el mapa estaba completo, todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares. ¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?

De esta manera, el padre preguntó con asombro a su hijo:

- Hijito, tú no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lo lograste?

- Papá, -respondió el niño-, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre, así que di vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía como era. Cuando conseguí arreglar al hombre, di la vuelta a la hoja y vi que había arreglado el mundo.

Autor: Desconocido

49 comentarios:

  1. Si, es un cuento precioso, yo lo publiqué el año pasado en mi blog.


    Besos

    ResponderEliminar
  2. Los niños encuentran tan fácilmente las respuestas... y nosotros insistimos en imponerles las nuestras...

    ResponderEliminar
  3. JAAAAAAAAAAAAAA! genial como siempre muchacha Increible!!!!!!!!!!!!!!! besos té flores y chocolates para vos hoy

    ResponderEliminar
  4. Hola María, interesante relato, a veces pienso también que es imposible arreglar el mundo sin que las personas se arreglen primero, pero arreglarnos primero por dentro quizás dependa de como colaboremos o ayudemos a mejorar el mundo...
    Creo que las dos cosas están tan interelacionadas que no hay una sin la otra.
    Y otras veces pienso que el egoísmo destructivo de nuestra especie corrompe al final cualquier intento, incluso me parece un defecto genético grave, la falta de solidaridad con nuestra propia especia y la tierra, a diferencia de otras especies animales que consideramos inferiores...
    Lo que está claro es que es más fácil colaborar si se ha pasado por los mismos trances o se viven, que si el poder económico o social nos sube al trono del egoísmo, y también está muy claro que muchos granos de arena hacen la montaña....y pueden cambiar la aparentemente, a veces inamovible, estructura del planeta, que es lo mismo que la ya conocida frase de: la unión hace la fuerza, algo probado por la historia de la humanidad.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Así es Maria, antes de arreglar el mundo arreglémonos a nosotros mismos. Eso ayudará.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Aleccionador relato, nada más cierto que el mensaje final, sólo arreglando al hombre, se arreglará el mundo... ¿será esto posible? De sueños y de esperanzas también se vive...

    Un besote grande María.

    ResponderEliminar
  7. Interesante relato y, por supuesto que lo primero que tendríamos que arreglar sería nuestro propio interior, después, podríamos refejar: bondad, tolerancia, respeto, amor...

    Besos. María.

    ResponderEliminar
  8. Maravilloso, lo simple y lo obvio es propio de la inocencia de los niños. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  9. .



    ...se hacen evidente dos cosas:... para cambiar el mundo malo es preciso destruir el mundo, sólo una vez acabado el mundo malo, podremos construir un mundo nuevo, con cielo nuevo y tierra nueva...

    la segunda cosa es que, es en el hombre mismo donde están todas las respuestas para las interrogantes ke sobre el mundo y el universo se gestan y nos hacemos y en consecuencia debemos buscar dentro todo aquello ke no comprendemos o k esta oculto al intelecto... miremos con el corazón, y sin duda lo ke ahí veremos es ke somos un todo conectados por el amor

    Saludos mi querida María te va un abrazo muy fuerte

    .

    ResponderEliminar
  10. Que cuento tan bonito con mensaje inteligente incluido...
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  11. Qué bueno, María! Los niños tienen esa habilidad de sorprendernos y lo que nosotros vemos complicado ellos lo ven con una mirada simple.
    Gracias por compartir.
    Beso grande para ti.

    ResponderEliminar
  12. Genial.
    A veces nos complicamos innecesariamente la vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Conocia el cuento, porque me pasaron un pps y me encantó.

    A veces las cosas que vemos tan dificiles y complicadas tienen una solucion muy sencilla, el exito esta en saber darle la vuelta y mirar desde otro punto de vista.

    Esa sería la moraleja ¿no?

    Un besito

    ResponderEliminar
  14. Arreglando al hombre arreglamos al mundo...Es una magnifica moraleja sin duda maria..un abrazo...

    ResponderEliminar
  15. La inteligencia lógica de los niños.

    Muy bueno
    Besitos
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  16. Que majo, desde luego los niños son muy listos y perspicaces.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Me encanta esa historia. Alguien me la contó no hace mucho.
    Y es que tan cierto como la vida misma, niña....A veces, lo que parece más complicado es lo que más fácil solución tiene. Lo que pasa es que solemos tomar el camino más escarpado.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  18. Extraordinaria historia, no la conocía, pero la moraleja es genial, arregla al hombre para arreglar el mundo

    Un abrazo
    Pablo Rodríguez

    ResponderEliminar
  19. Es así, quien se está cargando el mundo es el hombre. Y no lo hace sin querer, no,no,no; todas las reuniones mundiales para hacer un mundo mejor acaban en fracaso, por algo será...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Debo ser de las pocas que no conocía esta historia, María y me ha encantado.

    El mundo sólo se arreglará, cuando nos arreglemos los hombres.

    Cuando no nos olvidemos precisamente de que este mundo lo componemos todos, sin excepción y que tenemos que encontrar la manera de que todos, absolutamente todos, quepamos cómodamente en él.

    Porque sitio, hay más que de sobra para todos.


    Muchos besos, tocaya y buen día.

    ResponderEliminar
  21. A veces sólo la mirada inocente puede reinventar las cosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Es curioso cómo el hombre es fuente de todo mal pero también, a su vez, fuente de todo bien. Me pregunto en qué momento del camino perdimos la capacidad de mirar el mundo con los ojos inocentes y puros de un niño. Otro gallo nos cantaría.

    ResponderEliminar
  23. Gracias María por compartir con nosotros este bellísimo texto!!! preciosa la sensibilidad de tu alma!

    ResponderEliminar
  24. Excelente historia María, sobre todo por la metáfora de preocuparnos por un hombre y así por todos, como dicen los judíos "quien salva a un hombre, salva al mundo"...la ciencia que ha avanzado tanto, na vez prometió felicidad, hoy es el "mercado" el que la promete y seguimos como ilusos creyendo eso, despreocupándonos de lo que realmente importa.

    No olvides visitar mi nuevo blog,

    www.nuncaelhombreestavencido.blogspot.com

    besos y abrazos

    ResponderEliminar
  25. Una lección magistral!!

    Si cada uno de nosotros nos recompusieramos cambiariamos el mundo.

    Besitossssss

    ResponderEliminar
  26. Una bonita historia... pero para conocer al hombre no hace falta quebrarse mucho la cabeza... somos predecibles, destructivos, vengativos... y todos los adjetivos por el estilo que se os puedan ocurrir.
    Ojala siguiendo la logica del niño de tu historia pudieramos conocer al hombre puro y sano de mente y de espiritu... entonces podriamos recomponer el mundo.
    Un beso Maria

    ResponderEliminar
  27. De las reflexiones que me gustan.
    Un cuento maravilloso.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Buen día, María.
    No conocía ese cuento. Me ha encantado. Guarda el secreto de la vida en este mundo... todo empieza y termina en el ser humano, su deterioro, lo deteriora, su felicidad lo salva. ¡¡Cuánta desgracia repartida injustamente tiene al hombre sumido en la infelicidad más insoportable.
    Un abrazo y gracias por rergalarnos esa reflexión.

    ResponderEliminar
  29. Te invito a visitar las viñetas de Eneko en 20minutos, pues no las puedo colgar. No sé. Pero tú que sé, sabes, hallarás la respuesta que intento dejarte ahora, la encontrarás...
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Perdona el retraso, amiga Maria.

    Este post es muy bueno, contiene una gran verdad.

    Cambiando al hombre se cambia al mundo, siempre lo he dicho: al fin y al cabo el mundo no es un organismo independiente y autonomo de nosotros; esta formado por personas, como tu y yo.

    B E S O S ...!

    ResponderEliminar
  31. Ojala pudiéramos arreglar así de fácil el mundo... Si ni siquiera podemos arreglarmos a nosotros mismos, cómo vamos a areglar a los demás???... Deberíamos empezar, tal vez, solo tal vez, por nosotros??? ... por ser cada día un poquito mejor???... por procurarnos día a día una vida mejor y luchar por mejorar nuestro bienestar, por saber disfrutar de la Vida con lo que tenemos, pero sin mirar al de al lado ni intentar joderlo??? ... sin reconres???... Hay tantas cosas que nos convierten en "animales depredadores" ocultos bajo una piel de cordero...

    pero sí, sí podemos. Todos sabemos cómo, pero nos negamos a salir de nuestros egoismos.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  32. Ya lo había leido.
    Es un hermoso y sabio cuento.
    Sólo si nosotros cambiamos, cambiará el mundo
    Por eso hay que comenzar por lo más difícil...cambiar dentro...
    Besotes María

    ResponderEliminar
  33. No lo conocía. Buena lección¡.

    Un beso

    ResponderEliminar
  34. Creo que el hombre no tiene arreglo o no quiere arreglarse,lo que en consecuencia, el mundo terminará arreglando al hombre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Pero aún después de recompuesto el puzle, no sé hasta que punto estaba resuelto el asunto, tanto el mundo como el hombre se seguían dando la espalda... y aún me cabe otra duda sobre la moraleja de este cuento... ¿a imagen y semejanza de qué modelo recomponemos al hombre o se recompone el hombre?... no es tan sencillo el asunto...

    ... tal vez el problema del mundo sea el hombre, y mira, me atrevo a quitar el tal vez, pero la solución creo que no es un juego de niños.

    Perdón por mi versión pesimista del asunto...

    Besos.

    ResponderEliminar
  36. Precioso!!! cuanto podemos aprender de la sencillez de los niños... Nosotros siempre complicandolo todo...
    Besos y gracias por hacerme pensar y sentir

    ResponderEliminar
  37. Arreglar la propia vida es arregalr el mundo de alguna manera. Si cada uno cumpliera con su trabajo todo funcionaría a la perfección, lo que me hace pensar que muchas vidas están totalmente desordenadas, a juzgar por el desastre que nos rodea por doquier. Hace años leí: "Unos luchan por cambiar el mundo, otros por que el mundo no les cambie a ellos; yo admiro más a los segundos". Se refería a los principios e ideales, claro, no a los desarreglos como tales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Mi querida Maria .Bueno el texto bueno tu blog. Para contestarle o agradecerle a NAR tendrás que hacerlo en el blog Recomenzar y el ahí te contestará; besos dulce mujer.

    ResponderEliminar
  39. Muy ingenioso el chaval, sí señor. Deberíamos tomar nota y preocuparnos de arreglarnos nosotros mismos y nuestras vidas antes de tratar de arreglas las de los demás y el mundo.

    Besos
    Narci

    ResponderEliminar
  40. Así de claro es; el día que arreglemos al hombre se arreglará el mundo.
    Muy bonito.

    Besos María.

    ResponderEliminar
  41. El hombre efectivamente es la medida, o debería serlo... Muy bonito.

    ResponderEliminar
  42. Muy hermoso querida María con tu permiso lo copio para enviarlo por mail.

    Besos guapa

    ResponderEliminar
  43. Me ha encantado esta historia, María. Una lección de la que podemos aprender mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  44. Bonita reflexión la que te suscita el final del texto y además enriquecedora enseñanza la que transmite...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. Este relato nos puede servir para reflexionar y ver las cosas desde otra perspectiva, porque no siempre el vaso puede estar medio vacío, sino que también puede estar medio lleno.

    No queramos intentar arreglar el mundo, debemos empezar desde cada uno de nosotros.

    Veo que algunos no lo conocíais y que los que ya lo conocíais me alegro que hayáis venido a disfrutar otra vez del relato, porque siempre se aprecia de manera distinta, de un día a otro.

    Muchas gracias a todos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  46. ¡Cuánta verdad en este relato!!!
    Empecemos por nosotros mismos.....
    Besos

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...