martes, 23 de marzo de 2010

¿Por qué siempre tenemos que medir lo que nos conviene?


Medimos el cariño que nos dan los demás, pero no nos damos cuenta de medir el que nosotros ofrecemos. Medimos los días que hemos llorado, pero no los que hemos sonreido. Medimos los días que quedan por ver a esa persona, pero no los días que hemos estado con ella. Medimos el número de amigos que tenemos, pero no medimos la profundidad de la amistad. Medimos los días que quedan para las vacaciones, pero no los que hemos disfrutado. Medimos las personas que nos hacen sufrir, pero no las que nosotros hacemos daño. Medimos a los demás por la categoría profesional, pero no por la humildad. Medimos por la belleza exterior de las personas, pero no por su interior. Medimos por las críticas que nos hacen, pero no por las que nosotros hacemos a los demás. Medimos a quiénes nos ignoran y no a quiénes ignoramos...




87 comentarios:

  1. Que razón tienen tus palabras querida María... gracias por compartir ese hermoso sentir.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Y con la vara que midamos, seremos medidos. Lo dijo Alguien Grande.

    ResponderEliminar
  3. No deberíamos emplear un termino tan material, el verbo medir...

    cantidad ¿de qué?...

    ¿de cariño?..¿de risa o de llanto...
    ¿de amor?..¿ de amistad?..
    ¿de ¿de sufrimiento?..¿de profesionalidad?..
    ¿de humildad?...¿de belleza?..
    ¿de critica?..¿de indiferencia?...

    Cada uno de nosotros sólo será justo, en la medida en que haga lo que le correspode....

    Muy reflexiva esta entrada.

    ResponderEliminar
  4. Por qué generalizas.. cuando te refieres a eso que tú sientes???..

    BESOS.. (no es necesario que contestes.. gracias).

    ResponderEliminar
  5. Cuando empezamos ha medir creo que es por que nos hemos sentido medidos,y no nos damos cuenta si uno ha fracasdo en el intento de ser comprendido.

    Cuando medimos es por sentirnos un poco frustados de ver que damos sinceridad amistad lealtad,y todo eso no lo dudan en algunos arruinar

    Todos como personas tenemos virtudes y defectos que queremos esconder

    ResponderEliminar
  6. Hola María:

    Lo que pasa es que no sabemos medir. ESo creo que es lo que pasa.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Por lo general, querida María, podemos medir el cariño que damos en función del que nos dan los demás... Recogemos lo que sembramos.
    Luego, cada cual, con su actitud vital mide unas u otras cosas, en función de dónde están sus intereses y sus necesidades.
    Un cariñoso abrazo

    ResponderEliminar
  8. Leyéndote, me he dado cuenta de que hay cantidad de cosas dificilisimas de medir...jajaja
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  9. No es la medida lo que tiene peso...

    No es lo que piensen ni hagan los demás...

    Es, para mi, qué siento yo, y cómo puedo expresarlo para mi propio bien y que sea lo mejor para todos?

    Encontrar lo mejor de uno mismo y dejar que aflore, en cada palabra, en cada gesto, en cada acción!

    Un abrazo!

    Lidia

    ResponderEliminar
  10. BUENAS NOCHES MARIA CUANTA RAZON TENES, ESPERO QUE TENGAS UNA BUENA SEMANA, ABRAZOSSSS DE TU AMIGO CHRISTIANNNNN

    ResponderEliminar
  11. Indiscutiblemente tienes razón en todo cuanto has expuesto, y si no fuéramos tan mediocres de andar midiendo lo que no tiene medida haríamos de este mundo uno mucho más felíz, disfrutaríamos de cada instante y lo que él conlleva.
    Si no fuera porque casi al abrir tu blog leo que el texto es propiedad de María lo habría cogido por el solo hecho de saber que es una parte de mi credo.
    Gracias por esta bonita reflexión que sí deberíamos meditar..y hasta medir...
    Un beso de princesa_

    ResponderEliminar
  12. María, creo que tendemos a medir porque nuestra mente controladora, maneja mejor lo tangible que lo intangible. Pero hay multitud de cosas que no se pueden medir.

    Buen tema, Maria.

    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  13. Siempre me ha parecido notable una cuestión puntual del humano: si una pregunta sobre los días más tristes de la vida, pueden enumerarte sin pensar…varios.

    Ahora, si uno pregunta por días felices, de alguna manera, la frente se arruga, la mente piensa y responderá no más de cinco sucesos.

    Tal vez seamos infelices por naturaleza y poco tolerantes a la plenitud, siempre con necesidad de algo más.

    Un besote
    Pd: me pareció ingenioso el enfoque de la foto

    ResponderEliminar
  14. Cuanta verdad en tus palabras María, me viene a la mente la canción de Víctor Manuel...quien puso más, los dos se echan en cara, quien puso más calor, amor, ternura y compasión.

    Excelente el post que nos acercas.
    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  15. En realidad María, los demás hyacen lo mismo con nosotros. Está dentro de lo normal.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Porque somos egoístas.
    Todos.
    Y por eso estamos pendientes de todo lo que nos afecta.
    Y lo valoramos.
    Y lo medimos.

    Que cruz.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Uff eso de mediren mi ha pasado gracias a dios a mejor vida..Se hace uno mucho daño...Yo soy de los que prefiero el vaso medio lleno, de los que disfruto el momento, de lo que hay y de que me gusta venir a leerte sin duda..Un abrazo..

    ResponderEliminar
  18. Me gusta mucho tu entrada, desde luego que tienes razón, siempre medimos lo que nos conviene, no nos damos cuenta de lo que se nos da, o lo que dejamos de dar.
    Un besito María

    ResponderEliminar
  19. Si supieras lo mala que soy para las medidas y las alturas.

    Pero es cierto que tenemos tendencia a perdernos dentro de ciertas desmesuras.

    Besos, linda María.

    ResponderEliminar
  20. Y encima hay gente que cada día tiene que irse hasta donde se ganan la vida en metro. Bueno dicha esta tontería por eso de que el humor ayuda, aunque tal vez no tenga ni puñetera gracia en el contexto que tú nos lo trasladas, paso a comentar seriamente:

    Puesto así, como tú lo pones, la frase del Evangelio "Véis la paja en el ojo ajeno pero no véis la viga en el vuestro" creo que le viene como anillo al dedo al tema en cuestión. No creo que nazcamos con esta tendencia, creo que la cuestión está en las costumbres que heredamos (nos inculcan de pequeños), en las cuales nos desarrollamos durante mucho tiempo adquiriendo perspectivas personales; pues bien, creo que en el "paquete" de esas constumbres vienen incluidas también las magnitudes con las que medimos todo. Antes de nacer ya somos medidos (que si más grande la tripita, será niño, que si más pequeña, será niña), y esa media no es aséptica totalmente en tanto en cuanto que genera expectativas... de las cuales derivan infinitas variables (no sigo sobre esta cuestión de las expectativas, sería muy largo de explicar lo que quiero exponer y tal vez no tenga mucho interés).

    Nada más nacer nos introducen, a través de esas costumbres que decía, en una sociedad territorial y mercantil, donde adquirimos los conocimientos sobre la defensa del espacio y sobre el precio de las cosas... y, apartir de ahí, todo viene rodado... el "mercado" de intereses tiene sus propias magnitudes, incluido el trueque... y los Gurús del sistema ya se encargan de comernos el coco para que persistan per saecula saeculorum

    ...por otra parte el utópico mandamiento que dicen que Jesús dio a sus discípulos de "amaros los unos a los otros como yo os he amado", símbolo del amor universal desinteresado, jamás ha desbancado a la Ley del Talión...

    Es muy interesante lo que postulas María, el meollo de esta cuestión encierra el quid de muchas cosas y el detonante de muchas decisiones... pero creo que vivimos en el autismo del "tanto tienes tanto vales, y, en ese terreno, las magnitudes de longitud, peso y medida se tornan prevalentes sobre las magnitudes sentimentales que las diferentes sensibilidades personales puedan tener, no sé si por estupidez o por razones de supervivencia en un mundo hostil y cruel retratado a la perfección en la famosa frase de Groucho: "Saliendo de la nada hemos alcanzado las más altas cimas de la miseria".

    Tal vez en un acto voluntario de "contrición personal", cada un@ de nosotros (yo el primero sin que el resto quede obligado a nada) deberíamos pedir a ese Dios ausente y escondido: "Señor, seános concedida la gracia de vernos a nosotros mismos como los demás nos ven".

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Tienes toda la razón, debemos ser más positivos en todo el significado de la palabra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Te comprendo. Y llevas razón.

    Pero es un aspecto del problema, amiga Maria. Por desgracia, tambien esta la otra cara de la moneda... a veces el mundo es injusto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Tal vez,porque en ese medir, es que nos medimos a nosotros mismos, en los avances o retrocesos que hacemos como ser humano, más justo, con nosotros mismos y con el resto.
    Y muchas veces, no es lo bien o mal, con que midamos.
    Muchas veces, no sabemos donde comienza la cinta o vara para medir, y comenzamos por el extremo opuesto.
    Ergo:los demás
    Besotes María y linda semana.

    ResponderEliminar
  24. Medimos por dos razones: porque no estamos seguros de nuestra propia altura o porque lo estamos en demasía.

    ResponderEliminar
  25. Se recoge lo que se siembra, o al menos eso dicen, pero a veces la vida es tan injusta que la cosecha se pierde...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. ...Medir....

    Debido a nuestra propia inseguridad y autocompasión quizá.
    Porque si medimos los momentos en los que atuamos con confianza y asertividad, nos daremos cuenta de que "miden" más y se podría así equilibrar la balanza.

    Un besito, guapa.

    ResponderEliminar
  27. amiga mía, no todo se puede medir

    ResponderEliminar
  28. Yo creo que medimos porque nos asusta no tener controlado nuestro entorno. Por alguna razón desconocida para mí, nos resulta terrible temer tempestades, pero nos consuela mucho saber que sólo serán tres.

    ResponderEliminar
  29. María

    Medimos todo a nuestro favor por egoísmo y por creernos el centro del mundo.

    Buen menjsae que nos permite reflexionar.

    Un abrazo.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  30. Hace mucho tiempo, Maria que deje de medir todo eso... porque me reconcomia y pasaba malos ratos. Ahora actúo según me dicta el corazón.
    Quiero cuando quiero querer, doy cuando quiero y puedo dar, y ya mirandome al espejo veo que los años me han aportado otra belleza, que quizas nunca tuve, que es la serenidad.
    Los que me conocen dicen que he cambiado que transmito paz, pero me ha costado muchas lágrimas y disgustos, pero no los voy a contar, porque asi vivo más feliz.
    Sigue escribiendo, me gusta leerte.
    Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  31. .


    ...preciosas y sabias reflexiones... te felicito por la certeza ke tienes al escoger tus temas...

    en este mundo todo es a conveniencia, nada es bueno, sí no, nos conviene, ni nada es malo si es de nuestra conveniencia... es ka fatídica ciencia del bien y del mal... en acción

    Gracias cariño, déjame darte un beso y un gran abrazo

    .

    ResponderEliminar
  32. Hola María yo hace tiempo que tiré el metro...
    besos

    ResponderEliminar
  33. Somos muy imperfectos Marìa, pero también están los que miden de otro modo, y los grises porque no todo en blanco y negro. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  34. María, como siempre muy buena reflexión. Mucha verdad!!
    Estamos muy pendiente de nosotros y el mirar nuestro ombligo nos evita ver lo demás.
    Un beso

    ResponderEliminar
  35. Hola maría, buena reflexión...

    Imagino que será por ese pertinaz pensamiento negativo que hace que nos enfoquemos en lo que no queremos en vez de lo que queremos...

    Besos

    ResponderEliminar
  36. Tienes mucha razón con tus reflexiones. Empleamos demasiado tiempo justificando-nos, cuando en realidad todo sería mucho mas natural y menos agobiante, si no nos empeñásemos en querer ver el mundo como un bien perfecto.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  37. Quizás sea un mecanismo de autodefensa en algunos casos y unos reflejos de nuestro pesimismo.

    ResponderEliminar
  38. Hola María, medir cuesta muy poco y aceptar lo que se lleva dentro poca gente lo vé, lo más importantes es conocerte a ti misma y sentirte bien con lo que haces sin esperar de nadie que te lo agradezca y simplemente que te midan por ello.Yo particularmente me gusta medirme a mi misma y sobre todo mi interior y ver las cosas buenas que puedo aportar a los demás y a la vida .

    Me ha gustado mucho la reflexión que has expuesto, es bueno pensar en nuestro interior.

    besitos

    luna

    ResponderEliminar
  39. Llevas razón. Y es que siempre estamos midiendo a los demás por lo que nos afecta en lo malo... Y si solo fuera eso... Es que, encima, no solamente medimos, sino que nos guardamos la medida y si es necesario, la sacamos y esgrimimos en defensa propia.

    :))

    Besicos.

    ResponderEliminar
  40. es más frecuente medir lo malo que lo bueno, yo a veces me propongo medir solo lo bueno y puedes conseguirlo pero llega un momento que vuelves a pensar una vez mas en lo menos bueno.

    ResponderEliminar
  41. Bueno, es algo sabido, no somos sublimes, ni heroes, ni nada de especial interes, por eso actuamos asi. Es algo sabido.

    A lo mejor, algun dia cambiamos... Podria ser...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  42. No quiero medir, no quiero medir... quiero compartir.

    ResponderEliminar
  43. Hola María , dicen que con la vara que medimos ,seremos medidos , y puede que a si sea algunas veces. Beso de MA.
    Gracias amiga por tu visita y comentario dejado en mi blog .

    ResponderEliminar
  44. Me gustaría que no tuvieras razón, pero la tienes... y mucha. A veces vemos la paja en el ojo ajeno, y no vemos la viga en el propio. Y encima solemos tener una perspectiva bastante negativa de las cosas.

    Pero... todo puede cambiar, no?

    Besos.

    ResponderEliminar
  45. Hablando de medir, yo odio poner notas, tener que sacar la media con calculadora y esas cosas. Si mi criterio valiera, yo haría informes personalizados, pero sin calificación numérica. No necesito un examen para saber cómo ha logrado los objetivos tal o cual alumno, pero me lo exigen para justificar lo que pongo en el boletín. Un asco, de verdad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  46. Hola María: muy bueno el texto que has excrito y muy buena reflexion, a mi me has hecho pensar tambien.
    Estoy de acuerdo con algunas cosas que ponen los demas aqui.......

    No midamos tanto y disfrutemos de dar, y recibir. Y perdonemos si medimos muchas veces, porque somos humanos no dioses, y la sociedad, y la educacion y mas cosas nos han influido para actuar o pensar asi. Pero siempre es posible cambiar, de manera de ver las cosas, con este texto, y los comentarios, seguro que muchos lo haremos.

    Tu blog con cosas interesantes y reflexivas como siempre. Muchas gracias y un abrazo.......

    ResponderEliminar
  47. No se si nos enseñan a medir las cosas o lo aprendemos nosotros a lo largo de los años.

    Buena reflexión.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  48. Hola Maria

    He vuelto de nuevo a recorrer estos espacios después de mi ausencia.

    Tienes mucha razón, medimos lo que creemos nos falta pero no medimos lo que hemos tenido y tenemos.

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  49. María bella:
    Mi más cariñoso saludo, amiga. Sucede, en tales casos, que el ser humano es inconforme por naturaleza; y, como tal, vive deseando siempre todo aquello que le hace daño y anhelándonlo y, se dice que, hasta atrayéndolo hacia sí; en tanto que a todo aquello que le favorece lo rechaza... Tal es también la razón del éxodo masivo de la sociedad, siempre yendo de un lugar a otro, pues minimizan o rechazan su lar nativo.
    Abrazos fraternos, María.

    ResponderEliminar

  50. Gracias por tu visita y comentario.
    No importa tanto el acto de medir como la vara utilizada para ello. En eso es en lo que fallamos y eso es lo que nos convierte en injustos... muy a menudo.

    Saludos

    CR ____________________________________
    LMA

    ResponderEliminar
  51. Tenemos la mala costumbre de contar los males y no los bienes que siempre son mayores. Sacro error. Interesante reflexión María.
    Para analizar.
    Un besito muy grande

    ResponderEliminar
  52. María,
    a veces de lo bueno poco, sin esperar mucho, pero también dar, quien siembra buenas intenciones, siempretendrá una cosecha frustífera !
    un abrazo, precioso post.
    Blue

    ResponderEliminar
  53. Personalmente trato de no medir nada, tomo la vida como viene... es la única forma de ser justo con uno mismo y con los demás. Y otra cosa: nunca me pregunté "¿Por qué a mí?", aunque me sobran motivos para hacerme esa pregunta.

    Un beso grande María.

    ResponderEliminar
  54. Tal vez sea porque estamos faltos de algo y eso nos hace ver, en la mayoría de las ocasiones, la copa medio vacía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  55. María:
    Saludos, amiga querida. En verdad, el término «arrabiado» no existe en el español técnico, mas se usa (tanto en mi país como en muchos otros países latinoamericanos) para referirse a aquel ser que padece del mal de rabia; en mi poema se utiliza en el buen sentido de alguien (en este caso un hombre)que se siente ARRABIADAMENTE enamorado de una mujer. Me alegra, querida María, que te guste mi poema y su ritmo. Gracias por tu admiración y tus felicitaciones.
    Te envío besos y abrazos cálidos.

    ResponderEliminar
  56. Como siempre,una entrada genial de todas aquelas cosas que solemos dejar de lado sin darle mas iportancia, midiendo solo lo que nos falta y no lo que tenemos.
    gracias por hacernos apreciar lo bueno que tenemos.

    ResponderEliminar
  57. Hola cielo,


    es verdad.

    Nos pasamos la vida cuantificándolo todo, somos una sociedad mercantilista por naturaleza y sin querer, necesitamos atribuir una valor a todo. Y aunque le materialismo no es bueno, ese no sería el problema, si fuéramos objetivo y ecuánimes.

    Pero ni lo uno, ni lo otro.
    Desde nuestra subjetividad, exigimos siempre más de lo que damos, perseguimos a nuestros deudores y somos siempre acreedores del resto, olvidando en todo momento nuestras deudas. Incluso, olvidamos todo lo que tenemos en nuestra cuenta de resultados en el haber y sólo miramos el debe, sin valorar, la cantidad de cosas hermosas de las que hemos y estamos disfrutando cada día.

    En fin María, que yo te mido y ...Ya voy por los 4.000 km y sigo sin verte el fin ;-)


    Mil besos y feliz día, guapísima.

    ResponderEliminar
  58. Es cierto. Todo lo malo es medible. Y lo medimos. Y lo constatamos. Pero lo bueno, en cambio, no. Será que en el fondo nos gusta regodearnos en nuestra imperfección.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  59. Creo que el problema de no medir lo nuestro y sí lo ajeno, aparte del egoísmo o de los rencores, es que muchas veces lo hacemos sin intención, apenas sin darnos cuenta...costumbres o educación familiar, social, etc.. y somos muy poco objetivos con nosotr@s. Y cuándo alguien nos lo dice, oh sorpresa, no nos lo creemos o nos cuesta, por eso la autocrítica, partir de la base de que tod@s podemos equivocarnos, incluso cuando no llevamos mala intención. Las emociones, cuando se disparan son difíciles de razonar y dominar...y si son negativas, pueden hacer daño a nosotr@s y los otr@s.
    La capacidad de escuchar y aprender es una asignatura pendiente que sólo termina con la muerte...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  60. Por desgracia nuestro ego distorsiona la balanza vital que llevamos de serie los humanos...
    Salu2

    ResponderEliminar
  61. Hola, Maria
    Estás mui cierta, assi es la humanidad...llena de imperfeciones :(

    Tu visita me hizo muy feliz.
    Espero volver a verte.
    Vengo a visitarte cada vez que tenga la posibilidad.
    Besos
    Mariazita

    ResponderEliminar
  62. Llevas toda la razón, si lo midiéramos todo, no nos quejaríamos tanto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  63. Ayyyy!! Nos falta saber ponernos en la piel del otro.

    ResponderEliminar
  64. Todavía nos hace falta comprender el amor impersonal.
    Siempre tenmemos una defensa para nosotros mismos, que es muy difícil de romper.
    La autoconsciéncia de saber que somos uno, todavía está en la palabra, no en los sentires de la mente y el corazón.
    Aprovechemos la primavera para ser como el Sol que ama sin interés.


    Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  65. así es en muchas ocasiones María, qué bueno es reflexionar...besitos, Rachel

    ResponderEliminar
  66. Te mirarás en el espejo y en el encontrarás una sonrisa de satisfacción al saber que ha llegado el fin de semana, que te permitirá el esparcimiento y descanso necesario rodead@ de familia y amig@s.

    Yo ya la he encontrado...

    Besos

    Marí

    ResponderEliminar
  67. Una entrada fantástica, Maria, pero hoy vengo de prisa, porque me voy de viaje. En mí blog Rincón de los Amigos:
    http://depoemasyotrascosas.blogspot.com/
    tengo un regalo para tí. Pasa a verlo y si te gusta te lo traes. Un abrazo muy fuerte y que pases un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  68. El ser humano necesita medir porque no alcanza a comprender la esencia de lo realmente válido y l esencia en sí.

    De tener tal conocimiento ejercería su vida con sabiduría y no con mediocridad.

    Agradecida por otroras visitas dejo
    mi huella y desear un muy buen fin de semana, a la vez que invito a ver mis
    posts y algo más que he dejado en ellos, y un homenaje muy significativa a una amiga

    de muchos…La Gata Coqueta.

    Les dejo mi cariño y mi paz

    Marycarmen

    MisBlogs:

    www.panconsusurros.blogspot.com
    www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com
    www.newartdeco.blogspot.com
    www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
    www.cosechadesentires.blogspot.com

    ResponderEliminar
  69. Muy reflexivo tu texto Maria,
    que disfrutes el fin de semana.
    un beso.

    ResponderEliminar
  70. Hola, María.
    Coincido con algún comentarista, el humor ayuda a soportar el excesivo metrismo...al final, la culpa la tiene tantas matemáticas en la escuela; por suerte, yo soy de letras y sólo sé medir estrofas y versos...es que en la poesía sólo se mide eso. Humor y poesía y al carajo los metros y medidas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  71. Un beso grande, grande y buen finde, MARÍA.

    Sin medir, ni nada... Así, a ojo. ;-)

    ResponderEliminar
  72. Deberíamos medir de manera distinta a la que hacemos, seguro que nos sorprendemos.

    Un abrazo.

    Maite

    P:D. Debiste copiar mal el correo nada me llego y no puedo escribirte es: maicaama@hotmail.com

    ResponderEliminar
  73. Muy bien dicho guapa,a ver si aprendemos a medirnos nosotros mismos y con el mismo metro.
    UN BESAZO GRANDE ;)

    ResponderEliminar
  74. ¡Hola Maria!
    Medir es controlar...

    Saludos de J.M. Ojeda.
    P.D. Buen Domingo.

    ResponderEliminar
  75. Cuanta razon en tu texto aunque creo que mas que medir es lo que esperamos siempre mas de lo que damos,,, Lo ideal seria no esperar nada ,,,y dar mas de lo que piden mientras ,,,que pidiendo es facil no dar ,,,en el intento,,, Vino con besos

    ResponderEliminar
  76. Tal y como lo planteas, medir es un síntoma de inseguridad (además de injusto).
    Sólo deberíamos medir cantidades infinitas, y no emplear más de cinco minutos en cada medición.

    Besos María.

    ResponderEliminar
  77. Tal vez tendemos a medir para sentirnos más seguros de nosotros mismos, pensando erroneamente que a más medida más felicidad.

    Besos

    ResponderEliminar
  78. Porque estamos condicionados, María, debe ser por eso.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  79. medimos siempre en funcion de..., y nos dejamos llevar por el ego casi siempre.

    Un beso enorme María!!

    ResponderEliminar
  80. Hola Maria, muy buena tu reflexión, pero en mi caso me mido por lo que dicta mi corazón....se cosecha siempre lo que uno siembra es una ley universal muy importante felices pascuas muchos cariños

    ResponderEliminar
  81. Medimos porque los seres humanos somos materialistas, porque todo tiene que estar en función del peso, del valor, de la moneda, de quién tiene más, de quién más puede, de quién más vale...

    Pero en cambio, no medimos otros valores más importantes que son los que no tienen precio.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  82. El ser humano a veces no se entiende ni el mismo, somos complejos y a veces tambien masoquistas, es por eso que mejor ver el lado bueno de las cosas y acordarnos de lo bueno no de lo malo. Un saludo

    ResponderEliminar
  83. RICARDO MARIN

    Gracias por tu opinión, yo también creo que el ser humano es complejo y dual.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  84. Muy bueno María :) creo que medimos porque somos incapaces de fiarnos de nuestros propios sentimientos... todo lo comparamos y eso nos "justifica" ante nuestras carencias.
    Somos demasiado complejos para lo sencilla que es la vida sin nuestras "paranoias".

    dos abrazos y un beso

    ResponderEliminar
  85. MARILUZGH

    Estoy de acuerdo contigo, cuando dices que todo lo comparamos, y que somos complejos.

    Gracias por dejar tu huella.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...