domingo, 25 de abril de 2010

¿Por qué lo prohibido nos atrae?



Cuando era niña, recuerdo que mi madre me decía: "no metas los dedos en el enchufe", pues basta que me lo prohibiera para ir a meterlos, de esta forma por mí misma comprobaba la sensación tan desagradable que me producía meter los dedos en el enchufe por el calambre, así que una vez experimentada esa sensación tan desagradable, ya no volvía a meterlos.

Cuando fuí adolescente, sabía que no era bueno fumar, pero para experimentar la sensación de ser mayor, comencé fumando mi primer cigarrillo, dándome cuenta por mí misma, después de los años, de que, efectivamente, el tabaco perjudica y puede matar.

A los adultos les pasa lo mismo, por ejemplo, si por cuestión de salud el médico les prohibe comer cierta clase de alimentos, basta que no puedan comerlos para que les den ganas de probarlos, y de esta forma, sabiendo que aunque no se deben comer, los prueban.

Con esto quiero decir que parece como si lo que está prohibido nos pareciera lo más interesante, lo que nos atrae, porque produce morbo, y en cambio, por lo que está permitido perdiéramos interés por no parecernos interesante.





100 comentarios:

  1. Que razón tienes.
    Me pregunto porqué además muchas de las cosas que nos gustan suelen tener efectos nocivo.
    Sea el tabaco o determinadas comidas, o el alcohol... por no hablar de otras cosas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola amiga, interesante entrada, y muy real.
    Imagino que vas mas alla del tabaco o del dedo en el enchufe, y la entrada va dirigida a las prohibiciones de la vida adulta.
    Creo que el ser adulto no significa dejar de ser niños, y por eso preciasmente, lo prohibido nos atrae, por que basta que alguien nos prohiba algo, (el medico, la iglesia, la sociedad, etc), nosotros queremos saltarnos esas normas, esas prohibiciones y....probar la "fruta prohibida", demostrar que somos libres, y tomar nuestras propias decisiones, y si son contra las normas establecidas...mejor que mejor.
    Es innato en el ser humano, y si dejaramos de "tentar a la suerte", volveriamos a las cavernas, no evolucionariamos como seres humanos.
    Es decir...alguien o algo me prohibe hacer esto y yo no pienso en por que me lo prohiben, simplemente obedezco y....no aprendo, y al no aprender, no avanzo en el conocimiento, y al no avanzar....me estanco.
    Imagino que ese tipo de sociedad es el que quiere nuestra iglesia y el señor Rajoy, pero nuestra libertad esta por encima de normas establecidas, y que no siempre son buenas para nosotros.
    Perdona el royo que te he colocado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Amiga María: Ya tenía ganas de poder visitar a los amigos, pero es que he estado fuera y ahora desde el domingo hasta el viernes no estaré en casa, pues nos vamos a casa de mis hijos para ayudar a mi hija con los chavales mientras mi yerno está de viaje, los fines de semana nos venimos a casa porque entendemos que el undécimo es no estorbara pesar de que eso no le parece bien a mi yerno.
    Llevas razón, lo prohibido tiene un atractivo muy especial, es por eso que tanto mi mujer como yo procuramos prohibir lo menos posible a nuestros hijos, solo hacer sujerencias que tambien es muy atractivo hacer lo contrario mde aquello que nos sugieren. Como siempre tu escrito nos invita a la meditación.
    Un fuerte abrazo
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que cierto es, y yendo más allá de lo prohibido.
    Cuando te enamoras de alguien y no es recíproco, aún se pone mas empeño.
    ¿Por qué somos tan textarudos? :))
    Siempre nos haces reflexionar.

    PD: Cuando yo era niña, era un poco rebelde, y si quería mi madre que hiciera algo me decía:
    Por favor no hagas eso eh?, jaja y yo iba derecha, ya ves que era como un juego pero al final mi madre conseguía lo que quería. Cuanta inocencia.

    Un besote amiga.

    ResponderEliminar
  5. Lo cierto es que llevas mucha razón.
    Es una debilidad humana, una falta de voluntad, inmadurez a lo sumo.
    Pero sí, el morbo nos puede, muchas veces no tiene otra explicación.
    Bueno, tampoco es malo dejarse llevar por los deseos más imperiosos, de eso se pueden derivar sorpresas agradables, y desagradables...ahí está el dilema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ummm, depende de lo que se trate. Matar está prohibido y no me apetece en absoluto. Pero en leyes sociales, es verdad, como prohibas, chungo. Nada consigues.

    ResponderEliminar
  7. Es que somos muchas veces impulsivos, nos gustan los retos, de niños, por curiosidad, de mayor, quizas, seguir experimentando, creo que en resumen, y por la experiencia, he dejado de imponer No, a mis hijos, y si de la mano, .Un abrazo querida Maria,
    me encantan tus post tan reflexivosa.
    Besos
    Blue

    ResponderEliminar
  8. Los actos prohíbidos tienen cierta atracción; ya que se desea vivir y saber porque No se puede. " Consecuencias" solo se logran dimensionar cuando nos afecta ya sea la salud, el trabajo o el corazón. Cariños.

    ResponderEliminar
  9. Porque lo prohibido excita el deseo María. Un abrazo y feliz semana. Estoy retrasada con tus post, así es que me voy ahora mismo a poner al día.
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Hola María,... toda la razón del mundo, llevo bastante tiempo si poner fotografías en mi blog, pero es que no he encontrado el momento para hacerlo. Escusas?, no, por enfermedad de mi padre, que arrastra desde octubre, e inmerso en la comunión de mi hija peque, que será Dios mediante el día 02 de Jaén, por lo que esperando y desenado primero, que mi padre mejore y segundo que pase la celebración de la primera comunión de mi hijas, a ver si tengo tiempo de poner fotografías, que tampoco es que haya hecho muchas, pero alguna que otra si que hay. Te he de decir, que siempre que abro Internet, leo tu blog, y sigues encandilando a la gente por sus comentarios y a mi también, tienes que tener una gran corazón porque tus palabras brotan de lo más hondo de éste. Sigue siendo así.
    Un abrazo.
    Miguel-Angel.

    ResponderEliminar
  11. Porque basta que se nos prohíba algo para que nos preguntemos: ¿qué será lo que tiene que está prohibido? No nos conformamos con el criterio de los demás. Necesitamos experimentar nosotros mismos.
    Además, como dice Belkis:lo prohibido excita el deseo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Tengo un "MONO" de dulces, y claro los tengo prohibidos por mis kilos de más.
    Un beso María

    ResponderEliminar
  13. En el ser humano hay un componente necesario de experimentación y aventura. Sin embargo, solemos conformarnos con pequeños riesgos. Pocos se aventuran al horizonte...
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Lo prohibido debería ser mínimo no ??

    ResponderEliminar
  15. Lo prohibido siempre atrae es verdad, pero también hay que tener confianza en lo que te dicen y en quien te lo dice. Y luego depende de la edad, cuando eres joven nada tiene peligro, luego con los años vas viendo la vida con otros ojos y vas cambiando.

    ResponderEliminar
  16. En esto también hay muchos matices... una cosa son las pequeñas travesuras y otra liarla bien liada... supongo que habrá a quienes sí les atraiga y a quienes no...como en todo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Por curiocidad, por ese deseo innato de aventura, porque uno quiere experimintar más allá de las fronteras, es que lo prohibido atrae.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Y hoy volvemos a vivirlo con nuestros hijos.
    Por más que les advertimos...
    jaja
    ¡Como para reñirles!
    Es ley de vida.
    Nos atrae lo prohibido como las flores a las abejas.
    Un beso, María.

    ResponderEliminar
  19. Por regla general tenemos un "puntito" de gusto por transgredir las normas,de ir en contra de la corriente, ...

    ya Adan y Eva en el Paraiso sintieron esa fuerza de traspasar lo prohibido, en el fondo no nos gusta que nos digan como hacer las cosas,tenemos cierta inclinacion en violar la ley que nos aliena...
    por curiosidad...
    a veces por inconsciencia...
    por rebeldia...
    a veces por buscar la libertad...

    en lo prohibido muchas veces se está bien.

    ResponderEliminar
  20. Será una condición sicológica creo yo... de arriesgar y ver qué ocurre... Así se ha hecho grandes inventos y grandes barbaridades...

    Somos imperfectos... somos humanos

    un abrazo desde Chile

    VH

    ResponderEliminar
  21. Pues esta vez no te doy la razón... lo prohibido no me atrae, porque sé que lo prohibido atrae los problemas y no me gustan para nada los problemas gratuitos...

    ResponderEliminar
  22. Perdona Maria por tenerte un tanto olvidada.Efectivamente tienes razón en tus palabras.Lo ideal sería no tener que prohibir las cosas,pero por desgracia creo que tardará muchos años o quizás nunca, para que esto suceda.Saludos

    ResponderEliminar
  23. Incidiendo sobre los puntos que mencionas te digo que de pequeño no he tenido el problema de los enchufes, entonces en mi casa no había electricidad.
    Has tenido mucha suerte pues una descarga de 220 V puede matar. Hoy me alegra pues tengo una buena amiga.
    Con el tabaco me ha pasado algo similar. En la mili no pude fumar, no tenia dinero para tabaco y el comandante de la Base Aérea no perdonada al que infringía la regla número uno, no fumar en el área de acceso a los aviones.
    Más tarde para fardar compraba tabaco, ayudaba a ligar. Estaba haciendo el montaje de un transformador en el Barrio de Benfica, Lisboa, y utilizaba el tranvía para llegar allí. Como hacia una curva a noventa grados bajaba muchísimo la velocidad lo que me permitía bajar en marcha y no tener que retroceder desde la parada que estaba un poco más adelante... tan solo me daba cuenta de que había perdido el tabaco al saltar cuando llegaba al local de trabajo, Opté por dejar de comprar tabaco.
    Todo esto para decirte que lo que me hizo actuar de ese modo han sido las circunstancias.
    Estos aspectos son los que alteran las estadísticas. En lineas generales ocurre tal y como lo planteas... atrae lo prohibido.

    Un grande abrazo y mi admiración

    ResponderEliminar
  24. Lo prohibido, querida María, sirve para ratificar el Yo. Es como la adolescencia, en la que nos imponemos a las negaciones. Por eso si trascendemos el Yo (ilusorio) no habrá nada que prohibir.
    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  25. Yo soy bastante cuidadosa de mi persona. Me porto bien conmigo misma, jaja.
    Besote grande, María y buena semana para ti.

    ResponderEliminar
  26. Creo que lo que nos atrae son las sensaciones desconocidas y eso va en nuestra naturaleza,tambien creo que sin esa atraccion hacia lo prohibido el mundo no hubiese avanzado,somos lo que somos gracias a Eva,saludos.

    ResponderEliminar
  27. Es que no hay derecho, lo mas rico está prohibido, aunque no siempre...
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
  28. De belleza, todas ellas muy bellas. Have a great new week ahead! Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Pues igual tienes razón... si las lechugas fueran prohibidas nos hartábamos de ellas...

    Besicos

    ResponderEliminar
  30. Mi segundo cumpleaños

    Soy un intrépido pájaro
    que a tu verja se acerca.
    En el pico traigo
    con regocijo una misiva
    de azahar y tomillo

    Sumisa pincelada
    de aroma y sentimiento
    que al trinar me recuerda,
    en lejanía y con sosiego
    la danza de una acacia.

    Con atrevida delicadeza
    te invito a mi aposento
    de formas en armonía
    para brindar contigo
    por la esmerada compañía
    que me has dedicado
    en estos dos años de vida.

    En la entrada te espero
    oyéndose al fondo la nota
    de un timple alborozado
    haciendo sentir su esencia.
    Asumiendo con respeto
    la amistad que nos aúna
    desde hace largo tiempo.

    Un presente te acerco
    para no ser olvidada...
    como saludo un maullido
    y al tacto una virtual caricia
    para ti con mi aprecio.

    Tuya siempre...

    María del Carmen

    25/04/08 - 25/04/10

    ResponderEliminar
  31. Qué cierto lo que dices!!! A mi siempre que me prohibian algo era cuando más lo hacía... Pero con el tiempo cambiamos y perdemos el afán por la aventura, buscando una seguridad que la calma de nuestros años nos va marcando.
    Besos Maria

    ResponderEliminar
  32. La magia de lo prohibido es irresistible, inexplicable. Y además, caer en las tentaciones también forma parte de nuestro desarrollo. Yo diría que es incluso hasta saludable siempre y cuando no implique consecuencias lesivas irreversibles. Ese puntito de rebeldía, de querer experimentarlo todo de primera mano, no lo deberíamos de perder jamás, pues de lo contrario qué aburrida sería la vida, ¿no?

    ResponderEliminar
  33. María:
    Muy cierto lo que aquí sostienes, María preciosa, lo prohibido tiende a atraer el hombre hacía sí; en cambio, lo permitido le desinteresa... por tal razón vemos cada vez más y más transgresiones a las normas morales, legales y conductuales que nos dejan asombrados y... perplejos...
    Recibe un beso y un abrazo , María bella.

    ResponderEliminar
  34. Nos atrae lo prohíbido ignorando lo que no nos es prohíbido hasta que perdemos eso que hasta ahora teníamos al alcance de la mano y lo hechamos de menos, deseando poder volver a tenerlo para disfrutarlo más.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Siempre se dice que todo lo rico hace mal y engorda, o lo que da placer, , en fin no sé la razón, será que somos torcidos por naturaleza. Igual trato de cuidarme y no tengo vicios. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  36. ¡¡Gracias María!! Por permitirme caminar juntas durante todo este tiempo.

    Te quiere...

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  37. Debe ser que tenemos el instinto de echar en falta lo que no tenemos y de investigar lo que no conocemos.
    Pero siendo menos ansiosos seríamos más felices.

    ResponderEliminar
  38. Lo prohibido no sirve para nada.
    El aviso sí.
    Hau que enseñar a ser prudentes,


    Gracias.

    ResponderEliminar
  39. Tal vez, más que lo porhibido, sea la curiosidad, las ganas de conocer aquello que desconocemos y que, de primeras, nos dicen que no hagamos, o no toquemos o no ejerzamos ninguna acción sobre ello.

    Una vez que conocemos, según nos parezca, por la experiencia, así actuamos en veces posteriores.

    Pero claro, son muuuuuchos los factores físicos o psíquicos que nos influyen en volver o no volver hacia aquello que ya conocemos.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  40. Pues sí, ciertamente parece que este tema que hoy nos traes es uno de esos en los que madurar, hacernos adultos, sirve para más bien pocos. Un comportamiento, hasta cierto punto comprensible en un niño, debido a la suma de curiosidad y desconocimiento de los riesgos, que en el adulto es más difícil de entender, y que, en mi opinión tiene mucho que ver con las reflexiones que planteas, lo prohibido nos resulta interesante por el hecho de serlo y seguramente si no lo fuera no despertaría el más mínimo interés en nosotros, contradicciones del ser humano, al que se supone inteligente, una de tantas ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  41. A mi lo prohibido me atrae..., según quien lo prohiba :))

    Necesitamos experimentar, probar, para después opinar si está bien prohibido o no. (Vaya lio)

    Un beso

    noche

    ResponderEliminar
  42. María, el caso es, que los animales previenen a sus crías sin hablarles porque no saben. Pero que buena educación reciben.
    Un besino.
    Goriot.

    ResponderEliminar
  43. Nadie escarmienta en cabeza ajena, así que mejor no prohibir porque más tarde o más temprano el ser humano va a hacerlo por curiosidad, ya sabes eso de que "la curiosidad mató al gato"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  44. ¡¡¡Lo prohibido!!! cómo no vamos a sentir atracción por lo prohibido, si hemos venido al mundo terrenal ,y no nos hemos podido quedar en el Edén por culpa de lo prohibido a Adan y Eva.
    Yo siento especial atracción por mi vecina pero resulta que eso me esta prohibido. Mecahis en la mar

    ResponderEliminar
  45. LO PROHIBIDO ABRE LA CURIOSIDAD Y UNO SE TIENTA. ES MUY NOTORIO EN LOS NIÑOS Y SIEMPRE SE CONSERVA ALGO DE NIÑO Y SIEMPRE ENTONCES SE CONSERVA ALGO DE CURIOSIDAD!
    UN BESOTE

    ResponderEliminar
  46. no sabemos apreciar lo no prohibido y lo prohibido y lo que nos rechaza es lo que buscamos.

    somos masoquistas esa es lanaturaleza humana,

    ResponderEliminar
  47. Así es María, basta con que nos prohíban algo para que tengamos mas interés en esa cosa… esto lo traemos desde la cuna.

    Besos.

    ResponderEliminar
  48. Lo prohibido nos nos atrae, es la prohibición en si lo que lo hace atrayente...el tabaco la primera vez sabe mal, el alcohol,agggg,las drogas te dejan grogui, el marido de otra te complica la vida :)
    Maria gracias por vistar mi oscuro desván.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  49. Hay veces que ante el desconocimiento, lo prohibido genera misterio, sobre todo cuando se es niño, con lo cual, en ese caso, es hasta natural y entendible.

    Sobre la infidelidad o cosas por el estilo, prefiero ni gastar palabras al respecto.

    Sobre incumplir normas, me da la impresión que a veces el que las incumple cree que es más inteligente que los demás mortales cumplidores.

    Hay de todo, pero estimo que es en los casos donde existe misterio, cuando la prohibición genera interés, no?

    Beso!

    ResponderEliminar
  50. Totalmente de acuerdo contigo. Lo prohibido nos atrae y nos da morbo...y además nos produce el mayor de los placeres cuando lo hacemos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  51. Siempre todo lo prohibido nos atrae, Y contal fuerza que nos es prácticamente imposible resistir la tentación. Supongo que es inherente a la naturaleza humana..

    Saludos.

    ResponderEliminar
  52. De verdad María nos pasa a todos, ahora mismo estoy en tratamiento con mi nutricionista, y cuando pierdo el tren luego ando bastante mal, así que es, cosas del ser humano ser un poquitín caprichoso, jajá, buena reflexión María.

    Besos

    ResponderEliminar
  53. Hola María!! Paso a saludarte ya que estoy de fiestas toda la semana, ando um poco a mí aire revoloteando por aquí y por alla, y me apetecia decirte que tu rosa de tu color preferido, cada vez que la contemplo me sonrie picaruela ella y me acerca un beso para que no tenga la posibilidad de olvidaros a las dos...

    Un abrazo de buenas tardes.

    Chao!!

    Marí

    ResponderEliminar
  54. Mi querida María, gracias por el inter´s que has tenido conmigo,me cuesta escribir con una mano,todavía la tengo mal, pero el esfuerzo vale la pena,sólo por unos instantes para poderte contestar a lo que expones.De verdad ...¡¿cómo será posible que nos guste tanto lo prohibido? es que nos parece que es mejor ...? jajaja.Debemos controlarnos aunque nos cueste jijijiji.

    besitos

    luna

    PO.me voy a poner un poquito al corriente de tu blog.

    ResponderEliminar
  55. Está en nuestra naturaleza Amiga. Y es bueno identificar esta propensión tan humana.

    La disciplina con nosotros mismos, es quizá uno de los más grandes desafíos que enfrentamos.

    Un apretadísimo abrazo para Vos y excelente Semana María Querida!

    ResponderEliminar
  56. Lo prohibido es morboso. Y el morbo, queramos o no, atrae. Sólo la fuerza de voluntad puede hacer que no crucemos la línea.
    Aunque de vez en cuando va bien cruzarla, siempre que seamos conscientes de hacerlo, claro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  57. Se podría hacer una tesis doctoral sobre este tema, querida María, porque es un tema que no tiene explicación. Pero es así. Muchos le llaman morbo a esa intención de traspasar la frontera de lo legal y meterse en el peligro de lo prohibido. Pero yo, sinceramente, no sé por qué a las personas nos atrae ese peligro. Me gustaría, ciertamente, que alguien me lo explicara.
    Una interesante reflexión.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  58. Hola María.

    ¿Puedo discrepar? Verás, es que discrepo parcialmente. Creo que tu razonamiento es totalmente correcto cuando hablamos de niños o adolescentes, pero sinceramente creo que en personas adultas, con un mínimo grado de madurez... eso ya no sucede. A mí particularmente me gusta cumplir las normas, y lo prohibido supongo que está prohibido (por leyes, por normas sociales, por costumbre, por ética) por algún motivo, así que generalmente lo respeto sin cuestionarlo más.

    Besos grandes.

    ResponderEliminar
  59. je ¡qué bueno! supongo que ese punto rebelde lo traemos de nacimiento, el sentirnos autosuficientes nos hace libres... o eso creemos y entonces llega la madurez y nos volvemos a rebelar para seguir sintiéndonos jóvenes.

    Yo dejé voluntariamente de fumar el 28/12/2008 y aún no sé por qué... tal vez porque nadie me lo había "ordenado"; ahora lo tengo totalmente prohibido por los galenos y no lo echo de menos, ¡curioso ¿no?!

    Dos abrazos y un beso, amiga mía

    ResponderEliminar
  60. Como siempre, interesantísimos los temas que expones, querida María.
    ¡Ay,la complejidad del ser humano...
    Basta que nos prohiban algo, aunque sea en nuestro beneficio, para que nos apresuremos a saltarnos la prohibición.
    Si tendríamos que sopesar más las cosas, analizarlas desde nuestra propia responsabilidad y, obrar en consecuencia...
    Besos. María.

    ResponderEliminar
  61. Parte de la vida, de la naturaleza humana.
    Mientras sean cosas que no nos hagan daño a nosotros ni a nustros seres queridos.

    Besitos María.

    ResponderEliminar
  62. Por que todo lo que nos gusta es inmoral, ilegal, esta prohibido o engorda?
    Es un rasgo mas del ser humano...
    Curiosidad, rebeldia, morbo, eso ya depende de la personalidad de cada uno.
    Besos

    ResponderEliminar
  63. A mí en general no me ocurría con toda prohibición sino básicamente con dos: las de tipo político y las de tipo moral. Por eso hay que ser muy cuidadoso con la moralina, porque cuanta más añadamos más conseguiremos lo contrario de lo que pretendemos.

    ResponderEliminar
  64. Nos encantan los retos, nos disgustan los lìmites, nos atrae lo desconocido... lo prohibido es "interesante"... sin embargo...

    Sin embargo, muchas veces hay que saber detenerse.Reconocer si vale la pena las consecuencias.

    Con tus reflexiones siempre nos educas :)

    Un abrazoooooooo

    ResponderEliminar
  65. Creo que es la sensacion de experimentar si es cierto o no si es dañino, si puedo conquistar lo no conquistable, si puedo vencer lo negativo de esa conducta en mi cuerpo...morbo quizas..supongo.
    con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  66. En muchos casos sobre todo en la adolescencia es por llevar la contrario, asi que mejor es darles buenos razonamientos para que lo comprenda, y cuando ya eres mayor aunque haya prohibiciones depende de educacion que has adquirido y de tu propia personalidad en muchos casos mas debil a la hora caer en ciertos vicios muy peligrosos.
    Un placer leerte y si me lo permites me hago seguidora.
    Primavera

    ResponderEliminar
  67. Hola, perdón por escribirte por este medio, somos una red de librerías de usados www.buscaslibros.com y estamos recopilando información sobre blogs literarios para publicarlos en nuestra página. Ya hemos registrado tu blog para compartirlo con nuestros usuarios dentro de poco. Saludos y si buscas libros agotados, raros, etc, te esperamos por allá!

    ResponderEliminar
  68. Hola María.

    Es el deseo innato de ir más lejos, de cruzar la última frontera. A veces esos calambrazos los tenemos más que justificados, pero no son capaces de saciar la curiosidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  69. Yo creo, querida María, que lo prohibido atrae más cuando no se explica el porqué de esa prohibición. Prohibir por prohibir sin explicar sus causas genera curiosidad por saberlas, por eso siempre se dijo que la prohibición genera deseo, a parte del componente de reto que pueda tener.
    Un beso

    ResponderEliminar
  70. Lo prohibido tiene un morbo que no tiene el resto. Siempre pensamos que nos prohíben lo realmente interesante.
    Buen tema

    ResponderEliminar
  71. Es que, amiga, sucede que en nuestro mundo todo lo que produce placer ha sido prohibido a lo largo de los siglos por leyes rigurosas...

    Estamos acostumbrados a que todo lo que resulta placentero o esta prohibido o engorda...

    Y asi nos luce el pelo, claro.

    Un abrazo, Maria

    ResponderEliminar
  72. querida amiga esta claro que todo lo prohibido, lo que esta prohibido es lo que nos apetece hacer y de hecho cuando se quita la prohibición ya no es tan atractivo como antes ahí es donde esta el morbo en lo prohibido ....

    Besos de MA y gracia María por tu comentario dejado en mi blog .

    ResponderEliminar
  73. www.leycosmica-gieb.ning.com

    Buscamos GENTE CAPACITADA de todo el mundo PARA ESTA MISIÓN

    Hola, somos el GIEB (Grupo de Investigación Espiritual de Barcelona), nuestro fin es comprender el porque de la vida, el principio de los hechos paranormales. Creemos que la actividad mental coordinada de un grupo de personas puede alterar los campos vibratorios, mediante el Proyecto Artemis queremos profundizar en esta ciencia y de ese modo poder recibir mensajes provenientes de otros planos dimensionales.

    BUSCAMOS GENTE CON INTERÉS MÍSTICO, ESPIRITUAL O ESOTERICO.

    APUNTATE AL PROYECTO ARTEMIS DEL GIEB. Circulo de LeyCosmica.org

    Espero que os haya interesado esta información. Gracias.

    ResponderEliminar
  74. Paso a dejar mi huella para agradecerte todo lo que brindas.

    Paso a dejar mi huella por la luz que eres.

    Paso a dejar mi huella para decirte gracias por estar.

    Paso a dejar mi huella e invito a pasar por mis solares a tomar nuevos temas sobre el trabajo y a llevar algo que he dejado

    Mi cariño y mi paz dejo.
    Marycarmen

    www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com
    www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.cm
    www.panconsusurros.blogspot.com
    www.walktohoriozn.blogspot.com
    www.newartdeco.blogspot.com
    www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com

    ResponderEliminar
  75. Espero que María es una muy buena semana.

    ResponderEliminar
  76. Hola María,este Sauce no ha podido evitar canturrear la cancioncilla mientras que leía tu entrada.
    "Todo lo que me gusta es ilegal,
    es inmoral o engorda"
    Un beso

    ResponderEliminar
  77. Es parte de la naturaleza humana, ese desafío que nos impone lo prohibido.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  78. Hola cielo,

    pues no sé, pero tienes razón.

    Supongo que el hombre aun cuando sea racional, no deja de ser una animal de instintos, a veces la razón habla bajito y no la escuchamos, porque el instinto tira con fuerza aun cuando sea hacia un lado equivocado, pero sólo experimentando aprendemos y por desgracias es y será así.

    El riesgo atrae una barbaridad, nadie se conforma con vivir una vida gris y anodina, a veces necesitas sentir esa dosis de adrenalina que haga sentir que sigues viva, aun cuando sabes de sobra que pagarás un precio, que encima en ocasiones es alto.

    Pero pienso, que si quitamos ese puntito de riesgo y de pequeños lujos prohibidos por la razón que sea, esto sería la mar de aburrido.

    Eso sí, con cuidadín.
    Al fin y al cabo, lo cierto es que vivir, no vamos a vivir eternamente.

    Se feliz, con moderación, ya sabes, mi querida María.




    Un besazo enorme y sin riesgo. :))

    ResponderEliminar
  79. Hola María, me resulta un momento encantador cuando paseo por los caminos de tu blog.

    Te felicito. Besos.

    ResponderEliminar
  80. Marieta,

    sé que frente al paro, esto no ayuda, pero es sólo para que "ni el paro, ni nada pueda contigo" verás es que en mi blog tengo tal lío y desorden para contestar que he preferido hacerte una visitilla en el tuyo...

    ESTÉ QUIEN ESTÉ AL MANDO, A TI TE VA A SALIR BIEN, YA LO VERÁS

    Pero ni se te ocurra volver a meter, los dedos en el enchufe ;-)


    Un besito, mi cielo.

    ResponderEliminar
  81. Fruto de lo prohibido, decía la frase..

    La verdad, es que yo sufro de cargos de conciencia cuando rompo alguna regla. Lo prohibido me angustia un poco..

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  82. Porque nuestros ojos son insaciables.

    besos.

    ResponderEliminar
  83. ¡Qué cierto, María! Pareciera que cuando el ser humano se encuentra ante lo prohibido, más lo desea, más lo anhela, más expectativas le genera... Es que tiene ese misterio que queremos revelar nosotros mismos, creo que allí reside nuestro empecinamiento.

    Me encantan estos temas tan cotidianos y que dan para tanto diálogo. Lástima que uno no puede sentarse a compartir un café a través de la pantalla :)

    Besotes.

    ResponderEliminar
  84. En respuesta a tu pregunta, me parece que tienes algún virús.
    No estaría demás hacerle una limpieza con Ccleaner ( lo puedes bajar es gratuito) a ver si se arregla.

    Luego dime que tal.Besos

    ResponderEliminar
  85. Con suave coqueteo
    pido el consentimiento

    me acerco
    y te rozo la mejilla con un beso

    para ir despidiendo
    el fin de semana en silencio

    dejando y hallando
    sueños de pétalos dorados

    mientras paseando
    las ilusiones de la mano
    van jugando.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  86. Sí, cierto que lo prohibido tiene algo de atractivo.
    Pero pienso que te entraban más ganas de probar lo prohibido.. cuando de jovencita aún no se tenían las cosas demasiado claras con respecto a la vida, y se tenían unas ganas impulsivas de descubrir lo prohibido por ti misma.
    Con los años, una misma va "prohibiéndose" aunque lo que se "autocensure" no esté prohibido.

    Interesantísimo tema que da para muuuuuuucho debate.

    Besazossssss

    ResponderEliminar
  87. Hola. Mi primera visita por aquí. Muy complacido por cierto.

    Con respecto al tema, lo prohibido siempre tiene una especie de atracción mágica. Pero creo que se trata más de la psiquis, que cualquier otra cosa.

    ResponderEliminar
  88. Hola querida amiga. Estoy feliz del regreso. Siempre acertadas tus reflexiones..."Siquieres que algo se haga, prohíbelo!. ASí es, parece que debemos experimentarlo nosotros mismos para darnos cuenta. BUeno, quizás sea necesario en nuestro aprendizaje. LLega el momento en que desaprendes esa atracción por lo prohibido.
    Quiero agradecerte tu toque, de pronto, en mi blog. Me emociona que, sin actualizar, me recuerdes, es preciosa la amistad así, tan sincera. Ahora, con un poquito más de ese tiempo que tanta falta nos hace espero actualizar con más frecuencia y, sobretodo, salir a pasear por los blogs de las amigas, que, como tú, permanecen.
    Feliz fin de semana
    Con amor.

    ResponderEliminar
  89. Muy buena entrada....de acuerdo con tu reflexión...

    Nunca he probado el cigarrillo...por suerte...

    Me gusta leerte....

    Un fuerte abrazo

    Silvia Cristina

    ResponderEliminar
  90. Si María, es propio de los niños comprobar el grado de peligrosidad de las cosas, por eso algunas veces hay que saber de la manera que alertamos al pequeño pues por evitar un mal creamos un mal mayor. Cuando nos hacemos adulto nos llegan muchas veces las predilecciones por las cosas prohibidas, especialmente en las comidas, pero de hecho ya tenemos capacidad de discernir entre lo bueno y lo malo y hay que ser muy sabio con respecto a nuestras decisiones.

    ResponderEliminar
  91. Su pluma puede ser de cristal, pero como el cristal de mis anteojos: endurecido. Quiero decir: sus palabras son resueltas, hay convicción venida de una firme claridad sobre los hechos sociales y políticos. Me ha gustado leer su blog porque encuentro solidaridad y también afán por cambiar las cosas, y para esto hay que soñar con un nuevo mundo.

    ResponderEliminar
  92. María, pues buena reflexión y pregunta... Me imagino que los humanos somos "animales" con ganas continuas de sensaciones nuevas, experiencias innovadores, que nos aporten algo... y basta que nos digan que NO para que nosotros lo convirtamos en SÍ aunque sólo sea para averiguar por qué nos han dicho que NO... no sé si me explico!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  93. Está claro que decidimos averiguar en nuestras personas si lo prohibido es sólo una creencia o una realidad...porque no siempre las creencias ajenas son correctas, pero también porque lo que hace aprender en realidad son las experiencias, no los consejos.

    En vez de prohibir creo que hay que explicar lo que pasa si se hacen o prueban ciertas cosas, sus consecuencias...Si nos prohiben nos ponemos a la defensiva y hacemos lo contrario, en especial si se prohibe sin dar información, sin explicar el porqué de la prohibición y sus consecuencias, necesitamos saber sobre algo más allá de palabras y convicciones ajenas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  94. Y es que, lo prohibido, precisamente, por eso, por ser prohibido nos casusa misterio, entonces parece como si nos generara curiosidad, y afán por ver qué puede ocurrir ahí, nos suele llamar la atención, pero yo creo que es positivo no quedarse quieto antes las nuevas espectativas, es ahí donde aprendemos al ir descubriendo cosas nuevas porque nos hace crecer.

    Muchas gracias por vuestros puntos de vista.

    Y deciros que me disculpeis si estos días estais notando que visito menos vuestros blogs pero es que tengo mi ordenador "malito" está en la enfermería, me lo estan reparando, espero que no sea nada grave, y que no me den un susto cuando me pasen la factura; estos días estoy de prestada jajaja porque mi hija me ha dejado su portatil.

    Feliz semana, amigos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  95. Es curioso pero funcionamos así. No lo se porque, supongo que atrae lo prohibido, despierta curiosidad, como le pasó a Eva y ahí empezo todo.

    Besos María.

    ResponderEliminar
  96. 'Prohibido prohibir' fue un lema en el 68.
    Y no sólo nos debemos regir por lo prohibido y lo permitido. Hay cosas que se están perdiendo como el olfato y el instinto por las cosas que verdaderamente merecen la pena.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  97. EL ANGEL Y TEMPERO:

    Muchas gracias por vuestras opiniones.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  98. Lo conocido aburre, lo desconocido nos atrae. Esto es inevitable. Yo creo que lo que nos puede es la curiosidad. Cuando te dicen no toques el enchufe, aunque sepas que puede ser peligroso, te da morbo comprobar que es lo que pasa. Lo mismo con el tábaco, uno siempre quiere tentar la suerte. "Lo voy a probar, seguro que no me engancho"...

    ResponderEliminar
  99. ANONIMO: Gracias por tu comentario, y sí, tienes razón, lo desconocido siempre suele atraer más.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...