sábado, 10 de abril de 2010

¿Recuerdas alguna despedida que te marcó?


Todas las despedidas suelen ser bastantes tristes y dolorosas, y algunas llegan a producir una rasgadura en el corazón.

En el caso de la muerte de alguien a quién queremos, al ser el adiós definitivo, sentimos una profunda tristeza y dolor, porque ya no la volveremos a ver, al irse de nuestra vida para siempre, parece como si, con ella, se fuera también parte de nosotros.

Pero hay otras despedidas que también suelen ser dolorosas, y que nos dejan marcadas, como en el caso de una ruptura, siendo así que se pasa de ser príncipe o princesa del amor para llegar a convertirte en nadie de nada, porque todo quedó roto.

El desamor es una de las emociones más fuertes y dolorosas que pueden llegar a vivir las personas, y que, por desgracia, casi todos hemos pasado por ello en alguna etapa de nuestras vidas.

Con la ruptura se pueden llegar a perder las fuerzas para vivir, ya que se nos pone un nudo de ardor en el estómago que no te deja comer, pero tampoco te deja respirar, es algo así como una especie de agonía viviente, en la cual, estás presente, pero en realidad, no lo estás, porque la mirada está perdida y ausente, las ilusiones rotas, y las energías nos abandonan, por lo que, después, cuesta mucho ponerse, de nuevo, en pié, para poder seguir caminando.

¿Recuerdas alguna despedida que te marcó?






97 comentarios:

  1. Gracias a ti, amiga Maria. Tenga en cuenta que he añadido tu blog a mi viaje "Lista de blog" y los invito a convertirse en un seguidor de mi blog para que sea hermosa con su presencia. FELIZ FIN DE SEMANA! Felipe

    ResponderEliminar
  2. Me hubiera gustado poder despedirme de mi padre cuando murió, y decirle que a pesar de todo, lo amaba.
    No pude, no estaba cerca de mi, murió solo en la sala de terapia intensiva cuando le avisaron a mi hermano.
    Creo que es el dia de hoy que siento culpa por eso.
    Me hubiera gustado tomarlo de la mano al menos en sus ultimos momentos y que supiera que estaba alli, con el.
    Besos tristes de esta fulana.

    ResponderEliminar
  3. Muchas, las despedidas suelen marcar, menos las breves que las definitivas, pero así es la vida.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. La despedida más triste es la que no se produce.

    Me explico, cuando alguien se va sin despedirse, por ejemplo, después de llevar un tiempo compartiendo momentos de repente ves que ya no está, se ha ido, no sabes donde y no sabes porqué, pero ya no está y te preguntas ¿Habré hecho algo mal?
    ¿Por qué se ha ido sin despedirse?

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo una despedida que me dejó hecho polvo.
    Fue en los sanfermines. Tenía yo 18 años y uffffffffff despedirme de una chica que conocí allí fue algo muy, muy, muy doloroso.
    Me dolió muchísimo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. muackkkkkkkkkkk!
    :)) Gracias a vos por tus palabras!

    ResponderEliminar
  7. Bueno, mas de una despedida son tristes, pues el despedirte es querer estar con el ser o seres queridos y no poder estar junto a el o ellos.
    Somos seres emocionales y en el desamor a veces nos convertimos un poco uraños para que en otras ocasiones no volbamos a sufrir.
    De todas formas no existe nada ideal, tenemos que aprender a vivir lo que toca día a día, ahí esta la clave de la serenidad tan facil de decir tan dificil de conseguir...

    ResponderEliminar
  8. Despedirme de mis amigos que estan todos muertos ha sido lo más dificíl de mi vida.
    Quizá lo que nunca hubiera querido es decirle adiós a mi padre con solo 3 años, aún recuerdo su fria piel cuando le dí el último beso.
    Las demás despedidas para mi no cuentan, cuando los seres siguen vivos siempre los puedes volver a ver, ó el destino ponerlos de nuevo en tu camino.
    Nunca digo adiós a un ser vivo...si digo hasta nunca,será porqué me hizo daño y por eso, cuando lo vuelva a ver, ni lo miraré, azotandolo con el látigo de mo imdeferencia.
    Buen fin de semana
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Buena pregunta, mi vida esta hecha de despedidas, y siempre son tristes, mucho más que dolorosas. Desde niña aprendí a despedirme de seres queridos, colegios, profesores amigos, patria, paises, pero también es cierto que cada despedida me ha abierto horizontes nuevos y me ha dado la oportunidad de crecer como persona.
    Ahora estoy un etapa de no decir adiós
    Un beso María y buen domingo

    ResponderEliminar
  10. Claro que todos tenemos esa dura experiencia en la vida...son momentos muy dificiles...sobre todo para las personas que tenemos una sensibilidad demasiado desarrollada...muy bella tu reflexión, como siempre visitar tu página es un oasis de ternura y buen hacer poético...un abrazo de azpeitia

    ResponderEliminar
  11. Nunca llegué a despedirme de mis padres antes de su muerte y con ambos tuve oportunidad....me faltaron las palabras....ellos mentalmente no sabían quien era yo....difícil, muy difícil.

    ResponderEliminar
  12. No sé si por suerte o por desgracia, me he tenido que despedir de mucha gente, bien por muerte o bien porque se han ido físicamente...

    Las recuerdo todas como si fueran ayer (bueno, una es que fue hace una semana...)

    Besicos

    ResponderEliminar
  13. Sin duda la peor de las despedidas aún la estoy esperando y es la que me gustaría hacer a todos los que amo, cuando llegue mi momento de partir -que ni busco ni temo.
    Interesantes temas nos dejas siempre para reflexionar, María. Gracias :)

    besos y buen finde

    ResponderEliminar
  14. Ahora mismo no recuerdo despedidas destacables, afortunadamente

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Bueno, en mi caso despedirme de mi mejor amiga,que cambió de residencia a una ciudad en la otra punto del país, me marcó de por vida. Saludos, María y besos

    ResponderEliminar
  16. Casi todas mis despedidas han sido voluntarias.
    Recuerdo dos que no se despidieron, simplemente desaparecieron.
    Recuerdo una que me marco más la presencia a su lado que la despedida,
    porque mi recuerdo siempre está en lo bello vivido a su lado, la despedida en mi recuerdo pasó a segundo plano, es secundario.
    Un abrazo Maria

    ResponderEliminar
  17. María:
    Saludo, princesa bella.
    Para mí una despedida dolorosa la constituyó la muerte de mi adorada madre; pues, es algo de lo que aún hoy no logro reponerme... han existido una que otra rupturas, pero ninguna me ha dolido tanto como ese asalto inesperado de la vida.
    Feliz fin de semana, bella María, te dejo mi más cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  18. Por supuesto, María, pero duele tanto que prefiero no volver a remover la herida.
    Hoy no participo.
    Prefiero seguir Haappyy
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Si María todas las despedidas duelen, en mayor o menor intensidad. Yo en concreto quedé profundamente marcada por una en mis adolescencia, cuando el amor florece y crees que si se va esa persona que piensas insustituible, se acaba el mundo. Craso error. Gracias a ello aprendí que todo en la vida tiene una razón de ser y que lo que en un momento te pareció el fin, sólo es el principio de algo mejor. Ultimamente también tuve una despedida que me entristeció, pero que afortunadamente asumí de manera muy distinta y de la que estoy saliendo de manera airosa.
    Un placer como siempre estos ratitos de terapia que paso en tu espacio. Hace bien sacar aquello que llevamos dentro.
    Un beso muy grande amiga.

    ResponderEliminar
  20. Hola Maria, el mayor dolor de una despedida, es no haberla tenido.
    Es decir, como hablabamos en tu anterior entrada...indiferencia, esa es la peor despedida.
    No puedes entender, quieres al menos un adios y ni eso recibes. Es un morir en vida, y sobre todo, porque no sabes si sigue o no, si se fue o se quedó.

    Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  21. Huy... querida María, un tema que duele, que rasga, cada despedida deja huella, y creo nunca se olvida a pesar del tiempo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  22. Sí, mi madre se marchó, pero ya no era ella, la que me quiso tanto...Se fue con la compañía innecesaria del señor Alzheimer; pero la madre que tanto quiero no se irá jamás.
    Y al amor que siento no quisiera decirle adiós nunca.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. como bien escribe Zahurda las peores despedidas son precisamente las que no se producen,eso me paso a mi,y ha pasado tiempo y yo no acabo de despedirme de alguien que se fue y no se porque...y como duele!

    ResponderEliminar
  24. PUES SI ,MARIA , yo tube una despedida que me marco durante mucho tiempo .......LA RUPTURA DE MI PRIMER VERDADERO AMOR , fue paRA MI .....MUY TRAUMATIZANTE . optra despedida dolorosa.....LA MUERTE DE MI PADRE.. PERO LA VIDA SIGUE . UN SALUDO

    ResponderEliminar
  25. Llegada cierta edad vamos acumulando más despedidas que encuentros, es ley de vida. ¿Que si recuerdo alguna especial? Mi padre murió de repente, sin enterarse, por eso recuerdo con especial intensidad la última vez que le vi. Estaba con mi madre cuando murió, fue impresionante, nunca lo olvidaré. Pero todavía recuerdo otra despedida que puede parecer insignificante: el día que mi hijo cumplía diez años tuve que iniciar un viaje a Canarias con mis alumnos de 8º. Nos despedimos llorando, él ya no se acuerda pero yo sí. Me sentí muy culpable por marcharme precisamente ese día, pero las circunstancias mandaban, no yo. Cada adiós es un dolor, cada encuentro es una gozada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Hola MARIETA,

    Veo que te ha venido una inspiración un tanto mustia y tristona ;-) espero cielo, que en absoluto tu inspiración tenga nada que ver con tu estado de ánimo.

    Verás, desde que me fui de casa para estudiar fuera, mi vida han sido continuas despedidas. Hoy, hace más de 20 años que vivo lejos de los míos y eso te marca siempre. Por otro lado, tengo la enorme suerte de sentir el cariño a lo lejos y eso compensa en cierta medida los adioses.

    Pero sin duda, para la mi la despedida más terrible que he vivido en mi vida, fue la de mi padre. Hoy hace de ello, unos 6 años, y no creas que hace demasiado que puedo hablar de ello, sin que me caigan unos lagrimones. He aprendido a tener la sensación para sentirme bien, que está cerca de mi siempre en cierta forma, decir ADIOS, para siempre, a algunas personas, es imposible.


    Mi querida MARIA SE FELIZ, Y QUE TUS ADIOSES, SÓLO SEAN, HASTA LUEGOS


    Mil besos preciosa, te dejo todo mi cariño, para hoy y hasta que vuelva.

    ResponderEliminar
  27. REPETIMOS LO QUE HAGA FALTA PARA...


    QUE SEAS FELIZ;-)


    MÁS Y MÁS BESOOOOOOOOOOOOS


    PD. A ver si ahora ;-)

    ResponderEliminar
  28. Siento que todas marcan.
    Las despedidas de vida de los seres que amamos.
    Las rupturas,de las que hablas.
    Con diferentes intensidades, todas marcan, todas se mantienen en el recuerdo
    Pasado un tiempo dejan de doler en carne viva, pero viven el dolor en el subconsciente.
    Y basta cualquier detonador, y sale ese dolor a flote, junto a los recuerdos, cargados de preguntas se quedaron sin respuestas.
    Pero hay que seguir viviendo y apostando.
    Besotes María y linda noche de sábado

    ResponderEliminar
  29. Demasiadas, por eso ahora sólo tengo reencuentros.

    Besos María.

    ResponderEliminar
  30. Si me marcó mucho la despedida de mi hija que se fué a Perú a reencontrarse con su amor.
    Por suerte hoy estan los dos aquí.
    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Hola guapa!!!

    Muy interesante reflesión, yo si recuerdo alguna despedida que me marcó, pero como soy de las que dicen que hay que aprender de todo, aprendí a no despedirme nunca más de nadie.

    La gente esta de paso en nuestras vidas y igual que vienen van y siempre pueden volver ;)

    Feliz fin de semana!!!

    Besitosssssssss

    ResponderEliminar
  32. Las despedidas a nuestros padres esa no se le puede olvidar nunca a uno.
    Pero existen otras clases de despedidas que te resultan tan tristes y crueles como si fuese un poco de tu mismo ser el que despides.

    Las despedidas siempre dejan sombras de tristeza
    Pues si lo has pasado bien, temes que no se pueda la repetir la historia.
    Si es un amig@ el que se despide siempre te queda la incógnita si será posible de verlo alguna vez.
    Si me causó bastante dolor despedirme de una familia sevillana en Buenos Aires, donde el padre lloraba como un niño,de vernos venir para España, y el no poder hacerlo pues sus hijos y nietos le era imposible dejarlos

    ResponderEliminar
  33. Entristecerme, afectarme en el sentimiento, joderme, Sentirlo en el alma... sí, pero hasta el punto de marcarme... no.

    De todas formas, todo aquello que deja huella en tus sentimientos, es una experiencia que actúa formando tu personalidad de alguna u otra forma.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  34. Si, he tenido despedidas que me han desgarrado.

    Pero he respetado, cuando se han querido ir de mi lado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Hola ta muy hermoso este msj k nos has trasmitido gratias

    ResponderEliminar
  36. Si, claro, varios, pero estoy tratando de que no me posean de nuevo, no me apetece sufrir...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  37. "A felicidade de um amigo deleita-nos. Enriquece-nos.
    Não nos tira nada.
    Caso a amizade sofra com isso, é porque não existe."

    Jean Costeau


    Amor & Paz no seu Domingo!Beijos meus!!

    ResponderEliminar
  38. Me hiciste recordar la muerte de mi padre a quién sigo admirando y a un amor que todavía está presente en mi corazón. Gracias, por hacerme añorarlos.

    ResponderEliminar
  39. despedidas que me marcaron claro!!!!!!!!!!!!!! pero tendria que decirte que en mi vida me marcaron muchas cosas!!!!!!!!!!!!!!no solo despedidas. Pero como muchas veces me digo hay que despedirse de algunas cosas para poder dejar entrar otras nuevas y mas frescas!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    un besote

    ResponderEliminar
  40. Recuerdo.

    Alguien me dijo que aquella ruptura me dejara paralizada. La vida continuó... y han surgido otras.
    De despedida en despedida, y de encuentro en encuentro; así juega uno en la vida.


    Besiños, María!!

    ResponderEliminar
  41. ¿Por qué solo se tarda un minuto en decir hola, y tanto tiempo en decir adiós?...
    He sentido la tristeza del adios del ser querido...

    ResponderEliminar
  42. Estimada Maria,para no perdernos, mejor nos seguimos.
    Un beso sincero

    ResponderEliminar
  43. Si mi niña,a veces es muy duro despedirse de alguien a quien quieres, pero la vida es asi, llena de tropiezos...

    Que tengas un lindo dia.
    Te mando magicos abrazos...

    ResponderEliminar
  44. Me marcan las despedidas en las estaciones del tren.
    Las veo en Blanco y negro, como la foto que enmarca tu entrada.
    Me gusta esa foto, dice mucho. El adiós y la espalda de la persona que se aleja de tu vida.
    Claro que me han marcado despedidas, todas las que signifiquen lejanía y olvido.
    Lo mejor después es tomarse un café en un sitio con paz y mirar a la gente pasar.

    ResponderEliminar
  45. También hay despedidas buenas, aquellas que sabes que son para mejor, de ell@s o de ti.
    Las despedidas siempre dejan una puerta abierta, ninguna si son las de la muerte... o quién sabe.

    Y son dolorosas porque quizás nuestra dependencia de esa persona en aquel momento haya sido excesiva, si centramos nuestro mundo en alguien se derrumba si desaparece y tenemos que construir otro mundo nuevo. Y el amor, es tan dependiente del ser amado...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  46. Hola María, sin duda alguna cuando se ha muerto alguna persona cercanas y querida.

    Todas las demas despedidas no me han marcado de una forma, las que se han trasladado a otro lugar siemrpe estan ahí y las que se han roto, ya no valian la pena. La vida siempre sigue adelante.

    Besitos
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  47. Holaa soy nueva por aquì, me ha encantado tu entrada. Has descrito tan bien el sentimiento de la separaciòn que creo que he revivido por unos instantes los momentos malos que yo pasé. Afortunadamente el tiempo ayuda a cicatrizar heridas.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  48. Hace tan sólo unos días. Y aún me duele. Iré contando.

    ResponderEliminar
  49. Todas son muy dolorosas. Pero lo más importante sería una cuestión de cómo superarla y dejar que la herida cicatrice para seguir nuestro camino con esa ausencia.

    Un besito enorme, bella.

    ResponderEliminar
  50. Comparto con Zahúrda, que la despedida mas triste es la que no se produce.
    Te deja desorientado. No comprendes el porque y te invaden muchas dudas.
    Puedes entender una muerte, una ruptura, un traslado, pero las despedidas no producidas son las que mas te hacen quebrar la cabeza.
    De todos modos siempre he pensado que el que obra asi, tendra algun motivo importante segun su manera de ver las cosas.
    Un beso Maria.

    ResponderEliminar
  51. Recuerdo una despedida:
    --' Hasta nunca ¡ -- le dije
    Era mi primera novia y me acaba de dejar.
    Ella respondio
    --¡ No. Hasta siempre¡--
    Pero yo le volvi a repetir que hasta nunca, y no era por rabia era porque sabía que nunca más la volvería a ver, ni a besar, ni abrazar. Y así ha sido, han pasado un montón de años y no la he vuelto a ver, aunque me hubiera gustado. Le habría preguntado que por qué.
    Pero no la he vuelto a ver.

    Un saludo Maria y gracias por pasarte por mi blog. Mañana con tiempo ( ahora tengo mucho en las paradas) repasaré tu, o tus blogs)

    ResponderEliminar
  52. Sí, querida María. Fue hace seis años, cuando mi padre falleció y estuve con él las últimas horas de su vida. Y hace apenas 4 meses la de mi madre. Le di un beso dulce y de madrugada murió. Ha sido... muy duro. Y marca, claro que marca.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  53. Todas las despedidas me duelen... las que son para siempre me matan...

    Besos.

    ResponderEliminar
  54. Hermoso blog que tenés ,certeras preguntas, te felicito...Las despedidas ,que temazo,las hay aquellas que nos dolerán por siempre ,como la pérdida de algún familiar ,otras son las amorosas que ,como en mi caso,se va tejiendo la palabra despedida ,de a poco, a medida que las mentiras,el desapego ,infidelidades te apartan ,te hacen llegar a un punto de hastío ,que supera al amor que se pueda aún sentir por ese alguien .Lógicamente y es muy obvio que no se me amó ,ni siquiera me atrevo a decir querer por que temo que no fuí querida...
    Ya mi racionalidad tomó posesión de mi corazón ...lamentablemente , y no es que yo desee alejarme,se me alejó ,doy cuenta hace poco de la racionalidad aplicada ahogante por sobre mi sensibilidad y amor .
    Existo ,y avanzo ,me alejaron y me despedí no sin dolor pero ahora conciente.

    Belén

    ResponderEliminar
  55. Todas las despedidas son dolorosas, las físicas te rompen por dentro, pero las psiquicas también te deshacen. A mi me produjo mucho dolor el dia que me di cuenta que había perdido la infancia, que ya me había convertido en persona adulta.
    Con el peso de la responsabilidad que ese paso conlleva.

    Un fuerte beso, Maria.

    P.D Tu blog es como una gran casa de esas a las que a una le gusta visitar..jejeje
    Muchas gracias por las palabras que me dedicaste en mi blog. Te haces querer, guapísima.

    ResponderEliminar
  56. Sí, de las que te obliga la muerte contra la que nada puedes hacer, hasta las otras, las que se producen porque las cosas se apagan.
    Recuerdo muchas despedidas, en su mayoría dolorosas.

    Besos María.

    ResponderEliminar
  57. La partida de mi padre que murió muy jóven y de amores ninguna porque la que terminó fue para mi bien y felicidad, aunque reconozco que en el momento de tomar la decisión llore amargamente, supongo porque sentí en algún momento que era para toda la vida. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  58. Me costó despedirme de mí misma, cuando no tuve más remedio que crecer, mi niña..
    Un beso, linda
    Natacha

    ResponderEliminar
  59. La de mi madre que, murió siendo ella aún muy joven y yo casi en la adolescencia.
    su inesperada muerte no me cogió a su lado, estaba fuera en casa de uno de mis hermanos y, aquello fue traumático para mí. Durante mucho tiempo me senti tremendamente huérfana y desolada.
    las rupturas por desamor, cuando llegan, también, como bien dices,
    te dejan inerme, sin fuerzas ni ganas de nada, mas con el tiempo incluso te ríes de aquello, sobre todo si has podido comprobar que fue un veneficio para ti...
    Besos. María.

    ResponderEliminar
  60. Yo.. particularmente.. no tengo ninguna experiencia traumática.. en ese sentido.. que yo recuerde ahora pismo.. húmmmm.. pós nó..

    Pero sí guardo un hermoso recuerdo de una despedida de hace algunos añicos atrás.. sinceramente.. tengo que reconocer que fue una despedida muy rica en sentimientos.. tanto que.. aún la recuerdo con deliciosa nostalgia..


    BECHOS..

    ResponderEliminar
  61. Como Tú dices despedirse de alguien que fue parte importante de tu vida, es doloroso y cuando implica la muerte lo peor.

    Un abrazo con amor.

    ResponderEliminar
  62. María agradecida por tu visita… yo en mi vida de peregrina me ha tocado muchas veces despedirme de la gente que amo para emigrar a otras tierras…o de parientes que han dejado esta existencia… El suspiro que flota exhalando dolor al alejarte quema tu corazón como hierro ardiente te marca para siempre es así como tú dices… besos

    ResponderEliminar
  63. María

    Creo que no me han marcado las despedidas, pues en el caso de las rupturas, las consideraba que eran puertas que se cerraban, aunque sufriera por algún tiempo. Y respecto a los fallecimientos de las personas queridas, era un paso que ellos debían dar, y yo lo aceptaba como un hecho de vida ineludible.

    Un abrazo.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  64. Si sufrimos cuando hay ruptura es porqué todavía somos quiizá demasiado dependientes de las personas, las consideramos nuestras, estamos muy apegados y sentimos con la emoción, más que con el amor verdadero.


    Gracias.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  65. Estoy de acuerdo con los que opinan que la despedida mas dura es la que nunca se produce...
    Las demas despedidas, creo que con el tiempo todo se difumina, pierde intensidad, se amortigua, excepto una sola despedida... la muerte

    ResponderEliminar
  66. Todas en una medida u otra marcan... pero hay que mirar hacia adelante siempre.

    besos

    ResponderEliminar
  67. Pues si Maria claro que recuerdo despedidas,pero bueno hay que disfrutar del presente y mirar hacia adelante.

    UN BESAZO

    ResponderEliminar
  68. Tengo dos despedidas, una ruptura y un adiós final. Algo muy profundo dejaron en mi, y también despertaron otras cosas. Reacciones que forman de nuestra propia coleccion de experiencias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  69. Yo me acuerdo de una, hace unos veinte años, en que nos despedimos hasta muy pronto, y aún hoy no nos hemos vuelto a ver, y no sé si nos volveremos a ver. ¡Como se pueden llegar a deshacer las amistades...!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  70. Así es María, las despedidas nos marcan. Algunas -sobre todo- donde ni siquiera existe el consuelo de las palabras. Hay personas que simplemente desaparecen de nuestra vida sin razones ni explicaciones...y se siente una tristeza infinita.

    Muchas Gracias por proponer siempre, temas tan humanos.

    Un fuerte Abrazo mi Guapísima Amiga!

    ResponderEliminar
  71. Todas las despedidas son tristes, María, como bien lo has dicho, aunque siempre se guarda la ilusión del reencuentro.
    Pero cuando la despedida es "para siempre", porque de la muerte no se vuelve, el alma se desgarra en jirones y es allí donde te marca para siempre. La noche en que "él" partió, lloraron de pena hasta los cielos...

    Besazos, amorosa.

    ResponderEliminar
  72. Pues la verdad es que ahora mismo no recuerdo ninguna, porque nunca me gusta decir adiós definitivamente. Por si acaso ...

    ResponderEliminar
  73. Si te soy sincera sólo son fallecimentos y que me dejen huella dos reconociendo que la vida es así, aquí nadie nos quedamos primero o más tarde es natural, pero por lo demás divina de la muerte.

    Un abrazo y hasta otro momento

    Marí

    ResponderEliminar
  74. Detesto las despedidas, sean del tipo que sean. Si puedo decir "hasta luego" en vez de "adiós" lo prefiero. Soy un sentimental incorregible, no lo puedo evitar. He pasado por despedidas y todas ellas, sin excepción, me han causado dolor pero también aprendizaje y crecimiento interior. A todo le saco un provecho, una enseñanza. Jamás dejo que el dolor sea estéril y eso es lo que me va salvando.

    ResponderEliminar
  75. María, te leo y me emociono... me emociono al recordar las perdidas que he tenido y de las cuales aun no he podido recuperarme... el año 2000, perdí a mi abueli, mi superheroe, creí que la tendría para siempre conmigo, iba todas las tardes a verla y justo la semana en que la perdi, no quise ir, porque estaba cansada, tenia mucho que estudiar... (uff!! ya estoy llorando) ni siquiera alcance a despedirme, no la vi en el hospital ni mucho menos, solo la pude ver cuando volvió a casa en una urna fría y cerrada, para que pudiésemos despedirla... me cuesta tanto dejarla partir, siempre la lloro y la recuerdo... pero me quedo tranquila, porque sé que está bien...

    Pero hay una perdida que me ha lastimado y me sigue lastimando con mucha fuerza... y es la perdida de la confianza que tenia para con mi pareja... se refugio en los brazos de otra por un tiempo y eso me tiene destrozada, aún estamos juntos y tratando de rehacer nuestra vida juntos, por nuestros hijos más que nada... lo que me afecta es que no sea tan hombre para asumir que si me fue infiel y que por eso se perdió la bendita confianza....

    María siempre me permites desahogar mi alma con plenitud, estoy muy agradecida por ello, te dejo abrazos fuertes a la distancia, siempre es un placer leerte, tanto en tus entradas como en comentario de las mias...

    Marlies

    ResponderEliminar
  76. Cuando muere un ser quierido lo que sientes es no haber sabido ocupar todo el tiemppo en decirle y demostrarle cosas que quedaron pendientes. Es como una deuda que mantienes con él, pero que ya es impagable, algo le has robado o no le has devuelto antes de su marcha.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  77. María, las despedidas siempre son tristes, no queda otra que pasar el duelo, ley de vida.

    Un fuerte abrazo

    Maite

    ResponderEliminar
  78. Evidentemente todas las despedidas son dolorosas y nos dejan con dolor y tristeza. A lo largo de la vida se van sucediendo una tras otra, y estos sentimientos de arecientan cuando nos han quedado cosas sindecir o sin hacer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  79. Um, pues nose, alguna que otra, de algun familiar quizas, de mi abuela materna, en fin, cosas de la vida, cosas que pasan.

    PD: Te deje un regalito, espero pases a recogerlo, un besazo enorme, voy con prisa, a estudiar, besitso.

    ResponderEliminar
  80. Maravillosa manera de describir la sensación de vacío ante una ruptura, me encantó leerte, tus palabras trajeron a mi mente el recuerdo de una de ellas, de esas que como comentas, me marcó, afortunadamente, ahora es sólo recuerdo…

    He andado algo out de esto de los blogs, ya de regreso, tu magnífico blog era una visita “obligada”.

    Besos

    ResponderEliminar
  81. Yo acabo de vivir la despedida más dura de mi vida, mi madre. También acabo de tener una triste despedida, una amiga a la que adoro sin despedirse sé que la he perdido.
    Pero siempre llevaré una despedida muy especial, un familiar al que yo adoraba, se moría de cáncer y nadie lo sabíamos. Cuando me despedí de él porque se acababa el verano y se iba, me dió un abrazo que me transmitió que era el último, yo me separé corriendo diciéndole que NOOOOOO. Al poco tiempo murió y no nos había dicho nada a nadie.

    ResponderEliminar
  82. por días... semanas...meses.. añoss.. vidas.. siempre nos volveremos a encontrar...

    Despedida= a reencuentro... aquí o alli!

    Siempre un placer pasar a visitarte amiga!!
    Recibe un relajante y cálido abrazo para tu ser.

    Beatriz

    ResponderEliminar
  83. Cada vez que me despido de mi ciudad norteña (Salta) para dirigirme inexorablemente a la ciudad donde estoy viviendo que es Buenos Aires.

    Es esa sensación de ver alejarse los cerros de mi niñez, esa situación suele generarme una sensación de tristeza, con piscas de nostalgia.

    Te mando un beso

    ResponderEliminar
  84. Muchas pasaron por mi vida, todas fueron dolorosas, mi corazón resistió porque otras personas estaban esperando por mi, así fue mi vida, hay que olvidar y perdonar entonces las marcas desapareces y surge una nueva piel, buenísimo para reflexionar María.

    Besos

    ResponderEliminar
  85. Si, claro. Para mi las que mas marcan son las muertes de seres queridos. Aunque sabes que así debe de ser, no deja de doler y marcar. Con el paso del tiempo las heridas se van curando.

    Besos

    ResponderEliminar
  86. La primera despedida traumática fue romper con mi primer amor, fue por carta porque vivía en otro país, despues de decirme que había dejado a otra embarazada ...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  87. Varias personas salieron de mi vida y me hizo mucho daño, pero una en especial, a la que no volví a ver, me marcó mas de lo que yo misma hubiera imaginado, aún espero verla algún dia. Un beso

    ResponderEliminar
  88. Despedir a un familiar querido a un amigo que ya no volveremos a ver es muy doloroso pero la herida no visible que deja el rompimiento afectivo es distinto. Ambas despedidas, si tienen alguna similitud, primero la negación, el duelo y finalmente la aceptación de ya no tener a la persona amada a nuestro lado.

    ResponderEliminar
  89. Hola, amigos:

    Me habéis dejado unos comentarios interesantes, y os agradezco mucho vuestra participación en compartir vuestras vivencias personales, me encanta leeros, muchas gracias a todos.

    Estoy de acuerdo en lo que muchos de vosotros comentáis, que la peor de las despedidas es la que no se llega a producir nunca.

    Recuerdo varias despedidas que me marcaron, cada una de distinta manera, pero que me dejaron la huella para siempre.

    Cuando fui niña, mi mejor amiga al irse a vivir a otra ciudad.

    En mis tiempos de juventud, mi primer amor.

    Y hace unos años, la muerte de una persona muy cercana a mi, y que la verdad, me entristece cuando pienso que no pude llegar a despedirme.

    Ha habido otras muchas más despedidas, pero las que más me dejaron huella fueron esas tres.

    Muchas gracias a todos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  90. Claro que las hay y a veces no se si prefiero las despedidas anunciadas o aquellas que son imprevistas...las despedidas marcan, tal vez por eso la frase de Hernaldo Zuñiga me llega tanto "Te vi hasta que te hiciste un punto..."

    ResponderEliminar
  91. la muerte de mi padre dejo en mi ser una huella profunda y honda, nunca como en ese momento desee tanto vivir una pesadilla terrible de la que existiera la posibilidad de despertar, en un segundo su noble corazón dejo de latir mientras trabajaba pues un infarto fulminante al miocardio me enseño amargamente el significado de la palabra huérfana, muchas cosas quedaron pendientes de vivir y compartir entre nosotros y al día de hoy no paro de dar gracias de que ese hombre fuese mi padre.
    en lo atinente a relaciones de pareja todos sufrimos rupturas que nos duelen, que nos hieren, que lastiman y martirizan, que te llenan de agonía, lo que nos permite salir de este desenfreno de amargura son amigos como TU MARIA, LA FAMILIA, y seguir creyendo en el amor, fuente creadora y dadora de vida, ese el que nos hace sentir fuertes, poderosos y dueños de la vida.

    ResponderEliminar
  92. PATRICIA

    Tienes mucha razón, porque con las despedidas anunciadas te vas haciendo a la idea, aunque todas de alguna manera marquen.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  93. MERCEDES

    Muchas gracias por compartir tu comentario y tu vivencia personal.

    Y como bien dices, sigamos creyendo en el amor y en la amistad siempre.

    Muchas gracias por tu bello comentario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  94. ahhh!!! esta entrada me ha marcado tanto como aquella despedida que vivi en agosto del año pasado
    cuando despedi a un hombre maravilloso q se fue a estudiar a otro continente!!!
    a pesar de la distancia su recuerdo esta y creo que serapor siempre

    un abrazo y gracias por tener este espacio tan lindo

    ResponderEliminar
  95. LILI

    Muchas gracias por tu huella a tu paso por mi blog.

    Siempre hay despedidas que recordamos en nuestra mente, y que permanecerán siempre con nosotros.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...