miércoles, 10 de noviembre de 2010

"El botellón"





De todos es bien conocido el fenómeno social que existe entre los jóvenes denominado "el botellón", de que los jóvenes se reúnen en la calle los fines de semana para divertirse, y a su vez, ingerir bebidas alcohólicas que adquieren en los supermercados porque les salen más económicas, ya que en tiempos de crisis, las copas en los bares son demasiado caras para sus bolsillos.

Que el lugar que elijan los jóvenes para reunirse con sus amigos tenga que ser "la calle" porque no dispongan de euros para poder tomar refrescos u otras bebidas en bares, discotecas o disco pub, y tengan que alternar en la calle, no debería ser motivo de preocupación -mientras lo hagan con respeto y moderación hacia uno mismo y hacia los demás-,
pero, en cambio, sí que es motivo de preocupación para muchos vecinos de las calles frecuentadas por los jóvenes, que se quejan porque se ven afectados por los ruidos, suciedad, altercados, malos olores por vómitos...

Por lo visto, en algunas ciudades como en Madrid, se sancionará a los jóvenes con multas de hasta 600 euros por hacer botellón consumiendo bebidas en las calles.

Y yo me pregunto y a su vez os hago la misma pregunta a vosotros... ¿prohibir el botellón a los jóvenes es la mejor solución?






75 comentarios:

  1. poca memoria tenemos de cuando lo eramos nosotros...o incluso ante, en epoca de guateques y demás...prohibir, por lo pronto no es bueno

    ResponderEliminar
  2. Es complicado el tema. Las multas no creo que sirvan de nada, ya que serán insolventes y las terminarán pagando los padres.

    ¿Beber en la calle?
    Dá pie a que muchos menores ingieran bebidas alcohólicas sin represión ninguna.

    Quizás acondicionar locales con precios más económicos, y controlar el consumo de bebidas alcohólicas. Podría ser una solución.

    ResponderEliminar
  3. Hola Maria..
    Creo que prohibir no es lo bueno..surgen cosas peores..Creo que mientras se viole el derecho de otros la justicia deberá intervenir de alguna manera..Creo que la solucion seria disponer de lugares alejados de casas habitacion..en donde la juventud...haga a su modo su representacion de la felicidad..
    Abrazos desde el sur

    ResponderEliminar
  4. Es controvertido el tema, María. Por un lado no estoy de acuerdo con las prohibiciones pero, por otro, el acceso a la bebida libremente en la calle también juega en contra a los que se ven en dificultad por alguno de estos grupos que ya han bebido en exceso y no solamente ensucian el lugar en el que se encuentran sino que también incomodan maleducadamente a los que por allí pasan. Es difícil mantener un equilibrio.
    Beso grande para ti.

    ResponderEliminar
  5. La prohibición lo único que logra es todavía les resulte más atractivo. Tal vez si hubiera otros puntos de encuentro, otras alternativas de ocio, gestionadas por ellos mismos, se sentirían más atraídos.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. No sé cual es la solución, aqui también los jóvenes beben en la calle o se drogan, a mi me da mucha pena porque pienso que se dañan la salud, los veo como sin sueños, sin horizontes. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  7. Solo nos quedamos con lo inmediato: los jóvenes bebiendo sin moderación en la calle.

    A parte de a quien pueda molestar, sería más sabio y seguramente se aproximaría a la solución preguntarse: ¿por qué?. Prohibir no soluciona nada, entre otras cosas porque el que prohíbe no tiene en cuenta las causas del problema, es miope o no quiere entender; no sea que las respuestas le salpiquen de mierda (con perdón) su bonito traje.

    Un saludo, Ibso.

    ResponderEliminar
  8. Prohibir es una palabra que debería de desaparecer para que la persona no se sienta marginada.

    Seria mejor decir usted tiene derecho a beber donde le plazca
    y también tiene derecho a no molestar a nadie.Tiene derecho a
    comportarse como un buen ciudadano.

    Tiene derecho en ser respetado por el mismo motivo tiene derecho
    respetar

    Por tal motivo tengo derecho a saludarte estimada María

    ResponderEliminar
  9. Hola María, vamos yo no prohibiria el botellón de ninguna manera, es mas soy muy partidario. Me explico.
    Yo vivo en una ciudad pequeña de 8.000 habitantes y los mocetes se va a hacer el botellón a la orila del río o al monte de los Pinos, por los bares también queda alguien. Los padres de estos mocetes los hacen en los merenderos, porque ya tienen mayor poder adquisitivo para juntarse los amigos en estos lugares y doy fe de que beben tanto como los hijos y lo dejan igual de guarro, pero al día siguiente van a recoger y fregar. Sin enbargo los jóvenes lo dejan todo tirado y al día siguiente los que van a limpiar son la brigada de limpieza del Ayuntamiento.
    Esta es la diferencia y la similitud de los dos tipos de botellones.
    Lo que no llevo bien es la suciedad y el destrozo de los lugares públicos que son de todos nosotros y pagados con nuestros impuestos, pero ésto nada tiene que ver con el botellón.
    En este sentido siendo yo el alcalde, enviaria a la policia municipal a pasearse por estos lugares y responsabilizaria en un principio a los mas cabecillas de la limpieza del lugar al terminar el botellón y si al día siguiente ésto no hubiera ocurrido enviaria una denuncia y que el juez pudiera ponerles trabajos sociales de limpieza y a los menores de edad acompañados de sus padres.
    En cuatro días problema solucionado de suciedad y bandalismo y a seguir con el botellón, divirtiendose como se ha hecho toda la vida.

    Vaya rollo que he metido, jajajaja.

    Besos
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  10. Los jóvenes les importan muy poco, lo importante es que consuman en la calle, en los bares, y no a precios asequibles de supermercados...
    Salud y besos

    ResponderEliminar
  11. Prohibir es tomar la vìa más fácil para decir que han hecho algo para evitar eliminar un fenómeno, cualquiera sea, pero: "Prohibir algo es despertar el deseo", por lo que serà siempre inútil.
    Un fuerte abrazo para ti María.
    Leo

    ResponderEliminar
  12. Hola María!!ª Prohibir ¡NO! rutundamente ¡NO!,mi experiencia en docencia me hace decir rotundamente que no, una prohibición comporta un alejamiento per se de llegar a cumplir una norma. Todos nostros hemos sido jóvenes y recuerdo que nos pilló a muchos el inicio de consumir mariguana y jachís o simplemente el tabaco.Y ...aquí estamos, algunos ciertamente se los llevó la droga a mejor vida, como algunos de los llevará el alcohol, ero no educa prohibir; creo que lo ideal , sería crear espacios adecuados para estos jovenes que tuvieran que pagar más que algo bien económio, la calle de ninguna manera es el lugar para beber la litrona o drogarse , tenemos que preservar un ambiente confortable , educado y no cabe duda y tomar la litrona y lo que le acompaña en la calle, no es de muy buena educación.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  13. Lejos de ahí ,si legisimo amiga es donde estoy y pasa lo mismo aqui,lo único que ni prohiben ni multan,hay accidentes por esta causa y muchisimos problemas más, no se si será bueno o no prohibir pero..................
    abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola María
    Es un problema muy común hoy en día.
    Aquí también sucede, con peleas, picadas, así se le van sumando distintos flagelos.
    Yo creo que todo tiene un límite y no se puede andar por la calle a la deriva de Dios. Creo que todo pasa por reeducar y concientizar que hay ciertas reglas de comportamiento y de convivencia.
    El adolecente que consume alcohol no se conforma con dos o tres tragos, por eso compra una botella y más de una vez, dos, no pasa porque es caro el trago, pasa porque consume desmedidamente. Aunque regalen un trago, igual van a seguir tomando en la calle.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Tal como está el país lo raro es que no haya comenzado un botellón perpetuo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Creo que los vecinos de los edificios cercanos a los lugares de botellón no tienen la culpa de que los jovenes de hoy sean una generacion perdida, sin esperanzas...

    Los jovenes no tienen esperanzas y por eso beben (tampoco son conscientes de que no tengan esperanzas, simplemente no las tienen...) Pero los vecinos tampoco tienen la culpa...

    Es un problema complejo, lo de la falta de esperanzas, no lo del botellon.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  17. Basta que prohibas algo a alguien para que lo haga con más ganas, la prohibición es un arma de doble filo, es un imán.
    Lo que tendrían que hacer es poner las copas más baratas, porque lo que es beber lo van a seguir haciendo. Por lo menos, que los pobres, no se mueran de frío ni llenen los parques y las calles de porquería.
    Besos María. Siempre haces unas publicaciones interesantísimas.

    ResponderEliminar
  18. Para mí el problema es que no sepan divertirse sin emborracharse. Porque casi todos hemos bebido mucho de jóvenes, pero no únicamente. Hemos hecho muchas más cosas. Y hoy en día creo que no saben...
    Un besote María

    ResponderEliminar
  19. Esta sociedad a perdido educación y respeto hacia los de más,nos hemos pervertido en la hipocresía.

    Los jóvenes son el reflejo de la sociedad,ellos se comportan así por que los mayores también lo somos con nuestros actos.

    Abrazo y saludos afectuosos!

    ResponderEliminar
  20. La mejor solución es la educación. Nuestros jóvenes están machacándose a base de alcohol y drogas porque es lo que mola. He dicho antes que es un problema de educación porque los chavales ya no estudian, pegan a los profesores y, para colmo, tienen referentes televisivos nauseabundos. Las series españolas sobre adolescentes son para cortarse las venas, pues hacen gala de unos valores absolutamente delirantes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Yo tampoco sé cuál es la solución que convenza a todos sobre el tema. Creo que no existe tal solución. Lo que es cierto es que nos hemos vuelto demasiado represivos con los jóvenes. A mi me educaron en menor debate social sobre el lugar que elegíamos para pasarlo como queríamos y he estudiado, no soy alcohólica, odio la bebida para mí.
    No nos cansamos de prohibir.

    ResponderEliminar
  22. Mi Señora María,
    El fenómeno de masas llamado ‘botellón’ se remonta a los años anteriores a la bonanza económica vivida en España, y aunque nadie se atreve a ponerle fecha de inicio yo calculo que ya en 1992 el fenómeno era generalizado en Madrid y paralelamente en toda España fue ganando espacios públicos y asistencia, hasta nuestros días.

    Es decir miles de botelloneros actuales fueron ya concebidos tras, durante o antes de un botellón callejero. Y podríamos hablar propiamente de la generación BabyBigBottle, (o en inglés de la BBC) Bottle Spaniard, BBB or TripolBi.

    Durante años residí en Malasaña (Madrid) y sé de lo que hablo, todavía hoy cuando se acercan las noches del viernes 13, oigo las risas de grupos de chaval@s borrachos y las botellas rotas en noches de luna creciente, con olor a jugos gástricos y orines, y todo ello a pesar del tiempo y la distancia. ¡Acojona, a que sí!

    Publicados en Internet, hay muchos estudios sesudos y detallados sobre esta manifestación ‘cultural’, inclusive la recopilación del fenómeno ‘botellón o reunión con bebidas’’ en Wikipedos.

    Por otro lado, el hecho de beber entre grupos de amigos en la calle, que yo sepa, es como el toro de Osborne de las carreteras, parte de mi memoria histórica de sol y sombras.
    En mi adolescencia era común hacer corros de amigos y beber mezclando con los garrafones en época de fiestas de pueblo, ferias y algún fin de semana con compañeros del instituto, eso sí, deambulábamos por las calles de Madrid sin rumbo fijo, y el fin no era llegar a ningún otro local con el punto etílico, sino el paseo cultural por los barrios históricos y el debate filosófico tipo Demóstenes.

    El fenómeno del ‘botellón’ actual es distintivo por su ‘localización constante’ y la ‘masificación periódica’, también y lamentablemente por la edad tan baja de iniciación (se sitúa en los 13).

    Podríamos concluir con seguridad que los precedentes se remontan al ‘homobotellensis’, y ya en Atapuerca (Burgos) se han encontrado restos de bayas fermentadas (madroños, etc.) en cantidades sospechosas, junto a vómitos fosilizados. Los expertos han conseguido datar el primer ‘macrobayón’ o ‘macromadroñón’ (según esté localizada la cueva, ej.: en el País Vasco fue de macropaxarán) con exactitud en el año 69.669 antes antes J.C.
    CONTINUARÁ...

    ResponderEliminar
  23. .... MACRO CONTINUACIÓN
    Lo que ha cambiado en todos estos milenios es, el respeto del joven hacia las normas básicas de convivencia, en particular el respeto a sus propios padres, y por ende, la falta de consideración a otras personas adultas, ya sean de su entorno directo o no.
    Ha aumentado el desprecio a lo público, a lo privado, en fin un deprecio por todo, incluso desprecio a ellos mismos.

    Ha cambiado, la edad de iniciación ritual a cualquier acción antes considerada de mayores, (dícese: sexo, consumo de drogas sociales -tabaco, alcohol, cafeínas, etc.- las drogas no legales también se han hecho más ubicuas y habituales.) [Ya se habla de los machochupetones pototis]
    Ha cambiado, el acceso al consumo de productos y ocio para adultos, la diferencia entre consumismos por edad es casi inexistente y el menor está mucho más expuesto que antes y más indefenso porque el cerebro lo tiene enmobilizado, los dedos con el tic de playstation y el hígado inflamado.

    Ha cambiado, el coste relativo de bebidas alcohólicas en bares y locales en relación al poder adquisitivo de un joven y de los padres.
    Ha cambiado el control efectivo de los hijos por parte de los progenitores (dejaron de ser tutores, para ser título paterno sin mando), hoy basta con que sus cachorros tengan el móvil encendido (y justo por eso los jóvenes a partir de las doce, lo llevan apagado.)

    Ha cambiado el acceso a la compra y adquisición de bebida alcohólica, legal e ilegalmente, porque dicha venta a su vez se ha adaptado a la demanda progresiva del botellón y su geografía urbana, siendo el caso típico de ¿qué fue antes la gachina o el güevon?

    Me temo que todos los cambios mencionados fueron a peor y sin reversibilidad.
    Y no pondrán freno a ellos las multas, pues el botellón es un efecto de múltiples descontroles todos concentrados, extendidos, cruzados, enmarañados, emborrachados y potados.

    En Madrid, por ejemplo la Asociación Vecinal ‘El BotellónMataor’, ha propuesto acabar con el problema eliminando a los chinos, según ellos verdaderos Al Copones, y para acabar con todo chino y china ya están contratando a un grupo de Intocables.

    Por su parte, La Asociación de Pilotos Ebrios durante el Pilotaje Automático, ha sugerido que solo se comercialicen las bebidas alcohólicas en esas botellitas tan chulas, que antes repartían en los aviones de 10cc (la botellita no el avión), pero la Asociación Latinoamericana de Briagos, ha dicho que eso sería como trasladar el problema al otro lado del Atlántico, pues se crearía con ello el ‘Botellonsito’.

    Según ha declarado el premiado Príncipe de Asturias de la Sidra, y ex-casi presidente USA, Al Gore, solo el anti-cambio climático, traería suficientes fríos y ventiscas en las calles peninsulares como para acabar con el problema definitivamente. Para promocionar ese deseBable cambio, vende un vídeo explicativo ‘hágalo usted mismo’ al que acompaña también un documental de porqué perdió las presidenciales del 2000, y un regalo de una Chapa-Pin-up, con el lema:”10 años sin superarlo, por eso bebo”, se sabe que Rajoy ya lo lleva en el pecho.

    La conclusión para mí, es que el llamado BOTELLÓN deriva de un inocuo continente, mezclado con J&B (Jovenzicos & Borrachicas).

    Besos mi Señora,
    Suyo Z+-----

    ResponderEliminar
  24. No sé si será la mejor solución pero, desde luego, es parte de la solución.

    Me sorprenden mucho ciertos comentarios aquí vertidos.

    Además del factor económico, existen otros mucho más profundos y me refiero a la falta absoluta de los valores más básicos en nuestra juventud, a su desesperanza, a su miedo al futuro, a su frustración, a su soledad y a su deficiente o inexistente educación y formación.

    Me resulta absolutamente incomprensible que una parte de nuestra juventud salga los fines de semana a ponerse hasta las trancas de alcohol y drogas diversas, con el objetivo final de alcanzar, si ello es posible, el coma etílico, por poner un ejemplo. Debieran conocerse las alarmantes cifras de alcoholismo y drogadicciones entre los jóvenes, así como ser conscientes de las edades a las que se comienza a ingerir alcohol y otras sustancias, que bajan de forma alarmante. En muchos casos, a los doce años de edad.

    Calificar ésto de "representación de la felicidad", lamentándolo mucho me parece una irresponsabilidad.

    Y, la sociedad, debe defenderse de manifestaciones así. Ha de ser comprendido que la libertad individual debe terminar justo donde comienza la libertad de los demás. ¿Quién no ha visto el lamentable espectáculo que se puede apreciar después de un botellón?

    Y, naturalmente que deben existir prohibiciones. Me deja estupefacto el comentario de una religiosa. ¿Acaso los Mandamientos de la Ley de Díos 2º, 5º, 6º, 7º,8º, 9º y10º no son prohibiciones explícitas? O es que, en aras de la libertad, ¿debemos permitir y aprobar matar? Pues, el alcohol y las drogas matan.

    Por si existía alguna duda.

    Saludos cordiales, María.

    ResponderEliminar
  25. Con tanto texto alcohólico que meto se marea Blogger y aunque lo traga no me lo publica.
    Dejo un link para seguir leyendo la macrocontinuación:
    [Texto completo del comentario al ‘Botellón’]
    Suyo, Z+-----

    ResponderEliminar
  26. Es una lástima que para muchos jovenes la manera de pasar un buen rato en compañia esté asociada a salir a hacer un botellón. Prohibir no es la solución más bien crear lugares donde sin gastar mucho dinero puedan pasarlo bien. Pero por otro lado ¿Dónde están sus padres? Tal vez sean ellos los que un momento dado no deban permitir ciertas cosas. Orientar es nuestra responsabilidad, sobre todo cuando son menores que viven en nuestro techo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Es una pena que el alcohol se haya convertido en un elemento sociabilizador de primer orden, pero las cosas están así. Si a la cultura etílica, tan característica de la idiosincrasia española, le sumamos la presión del grupo que se da entre la juventud, ahí tenemos una combinación explosiva. El fenómeno gozará de buena salud por muchísimos años, y bien que lo siento, porque el futuro no se encuentra en el fondo de una botella.

    ResponderEliminar
  28. Creo que no es la mejor solución, pero si que es complicado el que los jóvenes vayan a los bares pues el precio de las bebidas es muy exagerado y ellos deben ir a algun sitio. Un beso

    ResponderEliminar
  29. HOLO: YO LO PROHIBIRIA. No meto a toda la juventud, pero muchos son unos maleducados, porque no tienen respeto a los que viven en esa zona o si se van al monte al mediombiente.
    DURAS LEYES CON EL TABACO
    Y TAN PERMISIVOS CON EL ALCOHOL????? REVIENTA HIGADOS Y REVIENTA VIDAS HUMANAS, AL MOMENTO. NO HACE FALTA ESPERAR AÑOS.

    El que se quiera emborrachar que lo haga en su casa, cague y mee en su salon, y tire todo en su salon. Lo demás es de todos, y yo no tengo porque pagar mas impuestos por la gente maleducada.
    Las playas dan asco, cosas al mar, no solo es por Limpieza, es un caso medioamiental.

    NO ENTIENDO TAN PERMISIVOS CON EL ALCOHOL Y LA GENTE TAN DURA CON LOS FUMADORES.

    YO NO FUMO, SOY EX FUMADORA.
    A los politicos de cualquiera de los partidos, les conviene que anden borrachos, asi no se preocupan de lo que tienen que preocuparse y los dejan en paz, por la juventud antes movia al mundo, ahora....... la mayoría si no bebe no sabe divertirse.

    Ala seguirle el jueguecito a los politicos. Pobre Higasos y Cerebros, una borrachera de vez en cuando no pasa nada, pero todos los fines de semana.

    PROHIBICION YA QUE NO HAY EDUCACION. YO YA ESTOY ASFIXIADA NO QUIERO PAGAR MAS IMPUESTOS, Y HAY QUE ECONOMIZAR AGUA.

    ResponderEliminar
  30. Cuando debemos llegar a la prohibición es que lo demás ha fracasado, la cuestión es si alguien ha sabido plantearse todo lo que falla cuando un grupo enorme de jóvenes toman una misma conducta: borrachera y gamberrismo... No solo por falta de euros en sus bolsillos. La falta de dinero para hallar una ‘supuesta’ distracción o modo de relacionarse no sirve como excusa....

    :/

    ResponderEliminar
  31. Prohibir nunca es la mejor solución a nada. Hacen falta espacios asequibles a sus posibilidades, opciones para ocupar el ocio en actividades que realmente sean de, por y para los jóvenes.
    Pero sí que obligaría -de forma cívica y no violenta- a recoger y limpiar todo cuanto ensucien; habilitaría urinarios desmontables (o fijos) por razones obvias de higiene y civismo. Pero si, aún así, el vandalismo de unos pocos incita al resto a dejar todo como una lodazal de 'mierda', sin duda que buscaría la manera de denunciar los hechos y que un juez les condenara -sin apelación posible- a hacer trabajos sociales de limpieza y reparación de desperfectos. Sí, a los menores también y sin responsabilidad "colateral" a los padres... si son mayores para burlar las normas y beber en demasía, también lo son para limpiar y ser responsables.

    En mis tiempos también se hacía algo parecido... pero ya nos cuidábamos muy bien de dejar todo recogido y no se enterara absolutamente nadie de lo que habíamos estado bebiendo... ¿cuestión de educación tal vez?

    -disculpa si me extendí- genial tema, tan actual y preocupante

    abrazos (dos) beso (uno) :)

    ResponderEliminar
  32. mI ESTIMADA mARÍA....estoy hartica de intentar dar argumentos a mis alumnos en contra de este botellón...el viernes es en lo único que piensan, lo hacen habitualmente en verano por eso del calorcito... y fines de semana en invierno.
    1º.- No entiendo porque tienen que beber...no lo entiendo.
    2º.- No es cierto que nosotros bebiesemos igual, en mi época y está superreciente no se cerraban facultades por organizar botellones ni nada por el estilo,ahora si...¿estamos perdiendo el juicio? 3.-Pero....nuestros jóvenes no son los culpables, son las víctimas de esta sociedad permisiva y mal organizada.
    4.-Al JOVEN HAY QUE EDUCARLE MARÍA; EDUCARLE;
    5.- Los gobiernos,primero consienten y después prohiben ¡así hacen todo!. Porque no nos olvidemos que muchos ayuntamientos incluso acondicionaron lugares para que los jóvenes pudiesen beber agusto hasta perder el control,eso si muy progresistas ellos ¡que verguenza!, María, ¡que verguenza!....los valores de una sociedad, de la juventud deben estar por encima de estas soeces.
    No se....será que lo veo desde el punto de vista de que trabajé varios años en Proyecto Hombre y todos habían comenzado por el alcohol, es la antesala de un problema muy gordo.
    NO AL ALCOHOL; NO AL BOTELLÓN.

    Abrazotedecisivo.Es un tema que me enerva.

    ResponderEliminar
  33. Te dejo mi visión sobre el problema por si te interesa pasarte por allí, escribí de ello así en mi blog.
    abrazotedecisivo

    http://sara-momentosdecisivos.blogspot.com/search/label/ALCOHOL

    ResponderEliminar
  34. Hola María... personalmente no creo que sea la solución, ni las multas ni la prohibición... como dices, sea por la razón que sea, los jovenes optan por esta alternativa, lo que, diría, hace de esto una alternativa ya tomada y con ello, la prohibición aun daría mas pie a estas noches, cada vez más populares... Creo, adecuar espacios y condiciones para estos botellones, ayudaría, cuanto menos a tener algunos de los problemas que ocasionan controlados... el tema de la bebida en los jovenes.. bueno, no creo que vaya asociado a los botellones... más bien a la educación que estos reciben...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. el que se reunan es síntoma
    de coleguismo,
    nada más.
    Si se trata con moderación y respeto,
    en algún lugar tiene que estar.

    ResponderEliminar
  36. "Educa a los niños: asi no tendrás que castigar a los hombres".

    PITAGORAS.

    Espero haber contestado a tu pregunta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  37. Yo no se que decir, pero la verdad es tan desagradable verlos tirados por los suelos y en estado itilico, que la verdad a mi no me gustaría que ninguna de mis hijas pasaran por ello,Creo yo que hoy en día los jóvenes tienes otras cosas más importante que emborracharse,se les debería inculcar más el teatro, el cine, y motivarlos hacia otros caminos más educativos y provechosos para ellos y la vida en si.si hoy en día nos estan ametrallando con el tabaco el aborto,los perservativos y otras muchas cosas más ¿porqué con el botellón no...? que no deja de ser una droga más y hace daño a la salud y a nosotros mismos dándo una frívola imagén de la juventud, que no todos son iguales,pués tenemos una juventuda sana y buena y que veces nos dán lecciones a nosotros de comportamiento.

    besitos

    luna

    En unos de mis viajes a Granada, vi un botellón me quede traspuestas de ver a niñas y niños todavía insconcientes, meados y inclusos algunos cagados por el efecto del alcohool.Me4 dió mucha pena de ellos y pensé en mis hijos.

    Yo cuando era jóven, me lo pasaba muy bien,en las discotecas,en un pub o siemplemente paseando por la cuidad y tomarme una coca.colo o otra cosa junto a mis amigos y allí nos explicábamos muchas cosas que nos había pasado, reíamos y a veces llorábamos contandonos algo triste y aconsejándonos mutuamente,lo recuerdo tanto y me sintio felíz de la juventuda que he tenido y la experiencia que me ha aportado.

    besitos

    luna

    ResponderEliminar
  38. Pues tal vez yo sea una arcaica, pero me parece bien lo de las multas. Es una manera de frenar un poco el problema, en el que indudablemente pagan justos por pecadores.
    Alguien ha dicho que no recordamos cuando éramos jóvenes, (yo sí lo recuerdo), y estamos de acuerdo que la juventud necesita espacio, libertad y diversión, pero también la mayoría de los jóvenes de hoy carecen de respeto.
    La prueba: como queda el espacio después del botellón.
    Que utilicen espacios públicos, pero que lo respeten y lo dejen luego tal como lo han encontrado.
    ¿Acaso nosotros no vamos de pic-nicy recogemos todo?
    Libertad, sí, pero dentro de un orden.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Los jóvenes han necesitado espacios y políticas adecuadas, no prohibiciones. Un tema es el de las drogas y el alcohol, que es preocupante. Pero otro es la realidad de las discotecas carísimas, con unas copas prohibitivas de precio, lo que no deja a los jóvenes otra alternativa que reunirse al aire libre, creando las molestias consabidas. Pero prohibir no, sino habilitar espacios y dejar a la gente crecer como hicimos todos.

    ResponderEliminar
  40. Excelente tema.
    Me temo que prohibir no servirá de nada.
    Serán los jóvenes los únicos que lo dejen cuando quieran.

    ResponderEliminar
  41. YO creo que es un tema más bien de EDUCAR a los jóvenes. Ellos alegan que en los sitios cerrados pagan demasiado y eso es cierto. NO estaría mal con normas y reglas.
    Pero hoy por hoy no las hay.
    ( Mi hijo tiene 16 y ya está empezando... )
    Besos María

    ResponderEliminar
  42. El alcohol, el tabaco y las drogas son tan nocivas para la salud que la duda ofende. Si queremos a nuestros jóvenes deberíamos ayudarles a dejar y , mejor, ni probar estos temas. Pues si hacen daño a los adultos, en jóvenes sin formar y además tomados sin moderación son , para ellos y para la sociedad del futuro, muy perjudiciales.Pero , sí, son libres...de matarse pero no de molestar a los que deben dormir porque tienen que trabajar al día siguiente o a enfermos y niños que deben descansar o simplemente a quien desea descansar. La libertad de cada uno termina en dónde empieza la de los demás. Y no digamos el material mobiliario que todos pagamos...y que si lo destrozan lo deberían pagar ellos o sus padres, igual que si lo hqgo yo durante el día...¡Justicia por favor!

    ResponderEliminar
  43. Yo me pregunto..Si los jóvenes son adultos y elijen beber para divertirse, tienen que serlo para apechugar con las consecuencias.

    Una sociedad equitativa tiene que ser igual para todos, la diversión para unos no puede ser la condena para otros.

    Hay mucha gente que trabaja y necesitan descansar, que no les agrada salir por la mañana a comprar el pan o a llevar a los niños al colegio y encontrarse con una marea de preservativos, vomitonas, meadas y otras lindeces que te dejan un repugnante mal sabor en la boca. El espacio es de tod@s y para tod@s.

    A mi me parece perfecto, lo de las multas. Todos fuimos jóvenes, pero teníamos más responsabilidad con nuestras cosas, éramos más conscientes de lo que es el respeto por los demás.

    Ser joven no es sinónimo de ser idiota como para no saber empatizar con los demás.

    No entiendo el por qué hay esos complejos para delimitarles su terreno.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  44. Prohibirlo no servirá de nada.
    Tolerarlo no es la solución tampoco.
    Y la educación hoy por hoy deja mucho que desear en todos los sentidos. ¿Qué hacer?
    Besos, María.

    ResponderEliminar
  45. Prohibir no creo que resuelva nada.
    Aconsejar, desde luego que tampoco.
    Ambas cosas se las pasan por el forro de los bolsillos.
    En todo caso, habilitar zonas alejadas donde puedan hacer esas reuniones.
    Besos

    ResponderEliminar
  46. Ufff, te han dejado algunos comentarios, jeje.
    Bueno creo firmemente que muchos confunden la prohibición con progreso, esto es una paradójica contradicción.
    Un abrazo y un bes.

    ResponderEliminar
  47. El asunto me parece tan complejo que, sinceramente, no estoy en disposición de asegurar si la prohibición sería lo mejor o no.
    Desde luego, mi libertad termina donde empieza la del otro y no creo que sea progreso, sino todo lo contrario, no dejar dormir en sus propias casas a personas que tienen que levantarse temprano para cumplir con su derecho y deber de ir a trabajar, dejarles en sus propias puertas (que lo hagan en las suyas) vómitos, orines y toda clase de detritus.
    Aunque legal, el alcohol, no deja de ser una droga dura, cuyos efectos no sólo son nocibos para quienes la consumen sino también para quienes les rodean.
    Si quieren emborracharse que lo hagan en sus casas y destrocen sus propias cosas y no, por ej, el mobiliario urbano, que pagamos todos. Si sólo fuera charlar con los amigos y tomar alguna que otra copa, no perderían, como lo hacen, la noción del tiempo, del respeto,
    del saber ser y estar y, por supuesto no serían tan egoistas y pensarían, aunque sólo fuera un poco, en los demás. Se supone que son personas, no deben comportarse como animales.
    Besos. María

    ResponderEliminar
  48. No me gusta el botellón y menos que se convierta en algo rutinario para los jóvenes y en algo inadvertido o consentido para los padres y autoridades teniendo en cuenta los problemas y consecuencias que genera...

    ¿Por qué no prohibirlo? ... no encuentro ninguna razón a favor de mantenerlo... no sé si la prohibición es la mejor solución, pero a veces, teniendo en cuenta los pros y los contras, es la única... ¿Qué otra solución posible hay? ... ¿Se puede y se debe regular el botellón? ...

    En fin, es un tema complicado que a mí me preocupa mucho... puede ser que practicando el botellón la borrachera salga más barata a corto plazo, pero quienes lo practican, y quienes lo contemplan con inhibición, tal vez lo paguen muy caro...

    Besos.

    ResponderEliminar
  49. Hola, María...Antes que nada, da gusto comentar mientras suena tu maravillosa música, dan ganas de no irse de aquí....Gracias.
    Como decía un amigo..."Los mandamientos de la ley de dios se resumen en dos, que es uno, NO MOLESTAR. Y los chicos y no tan chicos viven en un mundo donde "no hay más parientes que no sean mis dientes" y no son conscientes de que sus actos pueden molestar o dañar a otros. Es lamentable la falta de educación que impera hoy en día, y no sólo en los jóvenes, ¡¡¡Ay, la libertad mal entendida!!! Pero yo no prohibiría nada, qué tal si todos ponemos de nuestra parte y damos ejemplo de educación y respeto, lo mismo los jóvenes aprenden de verlo a su alrededor. Un abrazo

    ResponderEliminar
  50. Hola María.

    Los primeros interesados en que los jóvenes hagan botellón son los propios Ayuntamientos. Los "Sres." alcaldes las pasarían canutas si esos mismos jóvenes en lugar de reunirse para hacer botellón, lo hicieran en la puerta del ayuntamiento para reclamar que se organicen actividades, que se habiliten pistas deportivas, que les den oportunidades de empleo... en fin, luchar por sus derechos. A las autoridades "se la suda" que miles de jóvenes se emborrachen cada semana, lo único que desean es que lo hagan en medio del campo para que nadie los vea ni molesten a los demás vecinos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  51. Hola
    Usted ha dado una cuenta agradable de la situación. La gente joven se comporta como ésa porque un fenómeno psicologico llamó crisis de identidad. Escritura excelente.

    ResponderEliminar
  52. Hola María

    Prohibir nunca es la solución, sea lo que sea. Lo ideal sería llegar a un acuerdo, a un punto intermedio entre ambas partes. Desde luego, entiendo que moleste a los vecinos, por ruido, suciedad, etc.

    No se cuál es la solución, espero que por el bien de todo, la encuentren pronto.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  53. Es una realidad que los jóvenes beben.
    Es una necesidad que tienen de espacio público para ellos.
    Es imposible prohibir y no se consigue nada si no se va a la raiz del problema.
    Es cierto las molestias que ocasionan a los vecinos.
    En definitiva, son los gestores municipales quienes tienen que apoyarles con sitios donde reunirse, sin molestar. Y es la educación la que debe primarse para evitar lo que en muchos sitios esta pasando.
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  54. Creo que prohibiendo no adelantan nada… también entiendo a las personas que tienen que soportar toda la suciedad que un botellón deja, por tanto la mejor solución es habilitar espacios abiertos fuera de la ciudad y controlado por policías o bien bajar los impuestos a los bares de movida para que puedan bajar las copas y así todos contentos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  55. Prohibir no es la Solución.

    Te cuento que en Suecia solucionaron ese problema creando las municipalidades puntos de encuentro juveniles con actividades culturales y recreativas de interés para ellos.

    Besos

    ResponderEliminar
  56. Hola, María querida. Pues yo creo que la mejor solución sería que los bares bajasen le precio de las consumiciones y te lo digo yo, que regento uno y además de público juvenil, pero veo cómo gran parte del gremio cobra precios abusivos y entiendo que los chicos acaben montándoselo por su cuenta con el botellón. Pero, claro, es verdad que molestan a los vecinos de las calles donde lo efectúan y también que acaban muy ebrios, porque compran grandes cantidades de bebidas alcohólicas, que de otra manera no llegarían a consumir. La solución yo la veo porque los precios de las consumiciones de los bares sea lo más módica posible y no abusiva. Un beso fuerte, mi niña y disfruta mucho del finde.

    ResponderEliminar
  57. No hay mucho que abundar al respecto, hasta un estudio del Botellon excelente,solo un pensamiento lo que se prohíbe inmediatamente se convierte en deseado, la solucion es de orden social, un abrazo grande María

    ResponderEliminar
  58. Cuando era más chico me juntaba a tomar en alguna plaza, para luego ir a una disco. Después bueno, hacíamos lo mismo, pero ya en nuestras casas. Y a veces lo sigo haciendo, nos juntamos en casa, tomamos algo y de ahí vemos qué hacer, es como algo natural.

    Prohibir no es algo saludable, además los chicos seguirán tomando, sea donde sea.


    Beso!!!

    ResponderEliminar
  59. La idea de ayuntamientos como el de Madrid es que los padres paguen las multas impuestas a sus hijos (menores de edad).
    ¡Qué bien!
    El caso es recaudar...

    Salu2

    ResponderEliminar
  60. Maria, planteas una dura situación con lo que conlleva,para los más jovenes casi niños,el dichoso botellón que tan malas consecuencias ocasiona a muchos de ellos, y hoy es dificil prohibir lo que está tan arraigado entre la juventud,de lo que no cave ninguna duda es que algo hay que hacer,para que esos niños de hoy no se pierdan..me gusta lo que dice Maite, pero con una cierta edad,para entrar en los bares,y con lo otro estoy de acuerdo,ya que lo que se prohibe,es más tentador y no dá resultados....
    Besitos linda Maria..

    ResponderEliminar
  61. La solución sería que los jóvenes fuesen/fuesemos más respetuosos y las cosas quedaran limpias, y no se montaran escándalos y jaleos...pero como al parecer esos es imposible, lo cierto es que no se me ocurre otra medida...es difícil,porque los jóvenes deberían tener derecho a disponer de la calle,pero cuando se deja de respetar....
    Un beso!

    ResponderEliminar
  62. No llego tarde verdad guapa?
    El botellón no es un evento cultural, es una forma de beber alcohol. Es denigrante y significa una pérdida total de valores.
    No es lógico ni de sentido común que se permita una actividad que implica la apropiación de zonas comunes y públicas, que supone un peligro por la aglomeración de personas, que produce suciedad y ruido y cuyo objetivo principal es beber.

    El problema principal es creo yo,el mensaje que se da al aceptarlo y permitirlo.

    Creo que lo estamos creando nosotros, la socieda. La película yo soy la Juani, o Me llamo la Juani de Bigas Luna, refleja una juventud patética pero por desgracia es real.
    Vaya tema María...

    Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  63. Estos gobernantes deberían prohibir, robar en Marbella, en los Ayuntamientos, en las nóminas de los trabajadores, en pagar pensiones al Aznar, Felipe,y demás expresidentes jóvenes

    ResponderEliminar
  64. Hola Maria.
    No creo que la prohibición sea la mejor solución, aunque debe estar controlado en cuanto al lugar donde se reunen.
    Fomentar el respeto y el civismo es fundamental y, luego, que se diviertan todo lo que quieran.
    Un besazo Maria.
    Había tenido un problema técnico con mi últinmo post, pero ya puedes entrar y si gusta, leerlo.
    Cuidate.

    ResponderEliminar
  65. Todos hemos sido jovenes...lo que no me gusta es como lo dejan todo y la cantidad masiva de alcohol que consumen, amen de otras cosas...Prohibir no sirve...Hay que razonar...

    ResponderEliminar
  66. La solución no es fácil, ahora los chicos hacen lo que quieren tanto en la calle como en el colegio, si creo, que en esto los padres tienen mucho que ver.

    Besos

    ResponderEliminar
  67. Muchas gracias a todos por vuestras reflexiones en cuanto al tema del botellón.

    Bien cierto es que todos hemos sido jóvenes, y hemos disfrutado de nuestras juergas, incluso, de tomar alguna copa alguna vez en las discotecas, como antes se hacía, en los pubs, bares, incluso, alguna vez, en la calle, todo esto me parece normal, lo que no me parece correcto es que los jóvenes lo dejen todo tirado, botellas, vasos, etc, creo que el respeto hacia los demás es primordial.

    Parece ser que por todo ello los jóvenes serán castigados sancionándolos con multas, y que los padres pagarán las multas de sus hijos menores de edad.

    Como muchos de vosotros estoy de acuerdo en que se deberían acondicionar locales para que los jóvenes puedan disfrutar con sus amigos de sus reuniones, así como poner precios más asequibles para sus bolsillos, pero no estoy de acuerdo con la prohibición, cada uno debería ser libre de sus actos dentro del orden y el respeto.

    Muchas gracias a todos por vuestras visitas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  68. Lo siento MARIETA, me temo que he llagado tarde a vuestro botellón:-)

    pero como estoy totalmente de cuerdo con lo que dices, solo te digo AMÉN.

    Y te dejo música para esta noche, es la última que dejé en mi blog antes de acostar a los niños:-)

    A VER SI TE GUSTA, ES MUY SUAVE, SU INTÉRPRETE ES UN JAPONES QUE SE HIZO MUY FAMOSO POR SER LE COMPOSITOR DE UNO DE LOS TEMAS DE LA SAGA CREPÚSCULO, UNA COLECCIÓN DE LIBROS SOBRE UN VAMPIRO BUENO QUE SE ENAORA DE UNA HUMANA, TODAS LAS ADOLESCENTES DEL MUNDO SUSPIRAN POR ÉL, NO SÉ SI HABRÁN LLEGADO LOS EFLUVIOS A TU CASA POR TU HIJA :-)


    Feliz finde y toooooodo mi cariño MARIETA
    Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaks cielo


    PD
    Mañana subo a lo de la ortografía que antes debo respirar hondo para no llorar:-)

    ResponderEliminar
  69. PUES NO ES LA MEJOR SOLUCIÓN.Creo que es mas facil abrir un local por el ayuntamiento en el que los jovenes puedan reunirse y distraerse y así de paso tampoco beberan tanto(que aprendan que para divertirse no es necesario beber alcohol)

    Los vecinos a veces tambien exageran y oye hablando se entiende la gente si las personas mayores dieramos ejemplo de dialogos ellos ,estoy segura,que hasta recogerian todo.No te pasaba a ti a sus edades que si te iban por las buenas hacias lo que te pedian?y comoactuabas por las malas?Yo,jodiendo mas.

    UN BESAZO

    ResponderEliminar
  70. yo más que prohibir ,los llevaría a donde vieran lo que el alcohol ,hace con las personas que abusan de el y que ya no puede volver a beber más en su vidas,a como les cambia la vida a los alcohólicos, apartando los de su vida y de sus seres queridos.
    Pues la mayoría de la gente que se abandona lo hace por el alcohol,y las drogas.
    Y que la diversión no sale de fuera hacia dentro si no de dentro hacia fuera,y si tienes que beber para ser simpático y divertido,es que de verdad no lo eres pues se tu mismo y que nada ni nadie te domine,ni drogas,tabaco,ni religiones ,nis manipuladores que quieren que no pienses por ti mismo.

    ResponderEliminar
  71. MARÍA, LOLI Y MIGUEL

    Muchas gracias por vuestras reflexiones sobre este tema del botellón.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  72. Yo no lo prohibiría, pero al que monte demasiado follón, al cuartelillo.

    Al final, siempre tiene que pagar todo el mundo por el comportamiento de cuatro gamberros.

    Besos.

    ResponderEliminar
  73. JUANJO

    Qué razón tienes, siempre pasa eso que pagan justos por pecadores.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  74. Capitán Morgan (pirata)6 de enero de 2011, 18:59

    Bueno no sé cómo he caído por aquí, navegando, pero la verdad es que me he echado un vistazo al asunto porque intresante es sociológicamente hablando.

    Y sin duda lo que más me ha chocado es la abundancia de los partidarios de la no prohibición, en la línea del mayo 68 en el que por edad tuve la fortuna de participar, aunque fuera desde España.

    Tengo dos carreras, no me considero nada retrógrado, fui antifranquista cuando había que serlo, toco la guitarra, me gusta el rock y claro que he bebido y divertido de joven ... pero no como esta juventud.

    Y uno concluye que quizás tenemos la juventud que merecemos, que merecen tantísimos partidarios del no prohibir, como partidarios de esta educación light que inunda las clases y las casas ...

    No hay que prohibir, no sirve para nada ... qué estúpida frase cuando el proceso educativo desde que alguien nace consiste precisamente en poner límites, prohibir ...

    Pero, claro, educar, prohibir exige esfuerzo, lo que probablemente no han puesto la mayor parte de los padres de nuestros ilustres botelloneros.

    Por cierto que seguramente en otros lugares del mundo la juventud bebe quizás parecido a la nuestra, pero lo hacen de otra forma, en pequeños grupos, en casas o garajes particulares, en asociaciones ... en pocos lugares se reúne tanta gente como aquí, lo que añade otro galardón a nuestra ejemplar juventud, su borreguismo ... que es lo mismo que su vacuidad, su parasitismo, su simpleza ...

    En fin mi conclusión, triste conclusión, es que tenemos la juventud que nos merecemos.

    Y no te digo nada cuando esta juventud coja el relevo generacional , el último que apague la luz jajaja

    Saludos en todo caso, lo cortés no quita lo valiente.

    ResponderEliminar
  75. CAPITÁN MORGAN

    Muchas gracias por haber caído en mi blog, da igual cómo lo descubriste, muy agradecida por llegar hasta aquí, ha sido una gran satisfacción leer tu punto de vista. Veo que no tienes blog para ir a conocerlo. Ya sabes, puedes volver cuando quieras.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...