miércoles, 2 de marzo de 2011

Un gris despertar


El despertador no dejaba de sonar, hasta que, por fin, sus dedos se dirigieron hacia el botón del reloj para apagarle... hacía escasos minutos que se acababa de quedar dormida, pero ya no había vuelta atrás.

Cuando intentaba levantarse de la cama, las sábanas se rebelaron, se le habían quedado pegadas a su cuerpo, y los párpados de sus ojos le pesaban tanto que no podía ni abrirlos, le daba la impresión de no haber dormido nada en toda la noche, porque ahora estaba mucho más cansada que cuando se acostó.

Cuando se dirigía al cuarto de baño, parecía que las paredes se interponían en medio de su camino; al regresar, de nuevo, a su habitación, empezó a subir la persiana de la ventana, pero ella lo seguía viendo oscuro, y pensó... ¿quizá sea que por eso no pueda ver el sol y parece que el día ha amanecido gris?




81 comentarios:

  1. Eso si es tener mal despertar ;) pero seguro que con un poco de cariño por fin verá salir el sol.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Uuuuuffff... a mi lo de no poder levantarme y tener la sensación de estar más cansada que cuando me he acostado me pasa casi cada día. Afortunadamente, luego al levantar la persiana hay muchos días que luce un sol espléndido.

    Un beso, y espero que mañana cuando amanezca luzca el sol.

    ResponderEliminar
  3. Hola María:

    Creo que esa sensación de una u otra manera todos la hemos tenido. A veces pasa, puede ser un sueño o lo real., pero siempre, siempre al final sale la claridad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hay veces que esa sensación de cansancio no es por falta de sueño, más bien es ausencia de ánimo por empezar un nuevo día.
    Lo gris que se ve por la ventana es el cristal que tiñe a la ilusión.
    La esperanza de un día mejor es una buena receta para curar un mal despertar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Vaya mañanita de no envidiar.
    abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que feo despertar, pero bueno no todos lo días uno se levanta bien, debería ponerse las gafas de colores y salir a respirar aire puro
    Besitooooss muahhhk

    ResponderEliminar
  7. Los despertares algunos son odioso, y más si te has comido una torrija de esas que están cargadas de moscatel normal que ni la ventana o la puerta la puedas ver.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Se llama Tristeza. Cubre con una película gris nuestros ojos, y desaparecen los colores, los brillos, el sol. Hay que combatirla con todas las fuerzas y de todos los modos posibles.

    Besos mi Querida María, buen Relato!

    ResponderEliminar
  9. Eso mismo me pasó a mi esta mañana, pero resolví el problema rapidamente y sin escrúpulos: me di media vuelta me enrosqué en el nórdico y seguí durmiendo plácidamente hasta las 13...jajaja
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
  10. Ayyy! gris, color que me ha dado tantos quebraderos de cabeza...siempre blanco o negro, nunca gris...no quiero grises en mi vida. ;) besos

    ResponderEliminar
  11. .



    ...bueno sí, a quién no le ha pasado eso, que al despertar, ni la mente ni el cuerpo quieren otra cosa que seguir durmiendo... jajajaja cabal, io por eso no uso despertadores...

    lo único que te saca de eso es un buen regaderazo de agua fría...

    Saludos Mari

    ResponderEliminar
  12. Oh! suele sucederme a menudo...
    Gracias por tus visitas, cielo.
    Te dejo un fuerte abrazo y un beso grande!☺

    ~Charo Bustos Cruz~

    ResponderEliminar
  13. Entonces, el la beso... Buenos dias, amor -dijo-. Y ella sintio que la luz brillaba...

    Je,je,je...

    Un abrazo fuerte, amiga

    ResponderEliminar
  14. ¿Por qué es tan díficil el paso del invierno a la primavera?


    ;-)

    ResponderEliminar
  15. Una sensación que nos acoge muchas veces... pienso esots dias se necesitan para despues saber disfrutar mejor los dias que brillan de por sí...


    Un beso María.

    ResponderEliminar
  16. Jo.
    Me han entrado ganas de volver a la cama.
    Que palo ahora tener que ir a trabajar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Qué bien lo has descrito, María.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Hay muchas cosas que nos inquietan y nos quitan el sueño... incógnitas que se columpian en los signos de interrogación que acotan la incertidumbre... nos cuesta dormir... y cuando el cuerpo ya no puede más y se rinde al sueño, el despertador (al servicio de los que imponen los tiempos), ajeno o indiferente a las circunstancias que padecemos y a cómo nos sentimos, nos exige inclemente que acatemos la dictadura de las obligaciones... y cuesta levantarse de la cama, y de las caídas, y del abatimiento... y los ojos ven todo gris tirando a negro y lo más cotidiano y simple sufre fenómenos inexplicables... esa reacción de la vista no es más que la comunicación sintomatológica de lo que percibe la razón cuando el corazón está KO... en esos momentos lo mejor no es aferrarse a la esperanza (pasiva) sino echarle coraje y subir a la montaña más grande que exista (solución activa) para que entre el Sol y nosotros no se interponga ninguna nube... y ya sabes, como dijo Tagore: "Si lloras porque no puedes ver el Sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas", sobre todo las del inmenso universo que habita en todos y cada uno de nosotros.

    Te deseo que cada día y todos y que sean muchísimos cuando abras tu persiana a la vida el Sol brille espléndido para ti.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. María....en esos días de grises despertares hay que ...de forma enérgica agitar nuestra paleta de colores interna, y empezar a salpicar todo con ellos...sino....grises despertares se apoderan de nosotros.

    Mi abrazotedecisivo

    ResponderEliminar
  20. Los despertares son malos en general...

    Besicos

    ResponderEliminar
  21. Mal despertar María. Yo creo que se mezcla un poco de cansancio, fisico y cansancio mental. Estamos agotados por muchas causas, el ritmo de vida, el estress, la mala alimentación. etc.. Hay tambien desanimo, porque si no uno vez levantado espabilaria aunque no hubiera dormido nada.
    ES un dia gris,, pero dentro de lo gris tambien hay cosas hermosas. Solo hay que verlas.
    Escribio una carta Pilar Remiro, la puse en un post de ayer. Vkisitalo por favor. apoyala y si se te ocurre algo para ayudarla.

    Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. A mi despertador lo llamo Nefasto, todos los días me dan ganas de acabar con él, luego ya tras el café...
    Besos, María.

    ResponderEliminar
  23. Lo malo es cuando los días grises se suceden, implacables.

    ResponderEliminar
  24. Yo tu historia la acabaría matando a la chica, pero ya sabes que tengo la costumbre de los finales muy negros.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Lo mismo es que puso mal el despertador y le llamó a las cuatro de la mañana.

    Hay que dormir bien que, si no, el día se puede hacer muy largo.

    ¡Ja, ja, ja, ja!

    Buen relato, María.

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. No me gustan los despertares grises, son demasiado desolados, espero no despertarme en ese modo. Pero me gusta mucho la versión que da quien me antecede.
    Un abrazo fuerte para ti María.
    Leo

    ResponderEliminar
  27. Muy bueno María! A eso le llampo yo quedarse pegado a la cama. algunas veces me ha sucedido...
    Excelente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. hola maria,un mal dia lo tiene cualquiera amiga y muchas veces el stres nos juega una mala pasada y sobre todo por las noches.

    espero que el sol siempre salga ya que es vida para todos!!!

    te dejo un fuerte abrazo y te deseo un dia lleno de sonrisas!!!!!

    ResponderEliminar
  29. Hola Maria. Saludos.

    Dios mio!!!cuantas veces no me quiero levantar de la cama por estàr muy cansado. Y hay de esos dias en los que despuès de pelear con las sabanas te duermes y a los minutos ya tienes que levantarte je,je,je. Rimm,rmmmm,rimmmm. Bendito despertador.Pero bueno, cuando sucede pienso en las personas que encontrarè en mi diario vivir y trato de dar una sonrisa, de dar un abrazo, de dar una palmadita sobre el hombro y de decir a Dios gracias porque al menos sè que el proximo serà mucho mejor.

    Dios te bendiga.

    Fra Rodolfo de Jesùs o.Carm.

    ResponderEliminar
  30. Hay dias y dias. LO bueno es que justamente, hay dias y dias. Los unos grises, los otros con sol.

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Si no hubiese días grises, no sabríamos apreciar la multitud de días radiantes que nos ofrece la naturaleza.
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  32. Amiga María: A mi nunca me ha costado levantarme pero recuerdo un dia que me costo muchisimo, me extraño que habia muy poco trafico y pense que seria un poco pronto pero lo que de verdad pasaba es que era sábado, asi que cuando me di cuenta me me di la vuelta con mal humor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Moraleja: hay que acostarse antes ;-)

    Un beso, María.

    ResponderEliminar
  34. Cuando ese tono gris se repite cada despertar, es hora de preocuparse...
    Espero que no sea autobigráfico.
    Un besote

    ResponderEliminar
  35. La mayoría de los que tenemos un blog lo hacemos porque queremos compartir a veces vivencias incluso y lo hacemos sin que nos obligue nadie, nos sinceramos delante del ordenador, y unos días tratamos de infundir ánimos y otros para que nos lo den y hoy parece que para ti es ese día un poco oscuro.
    De momento mira la gente que escribe en tu blog y te quiere, y al fin y al cabo es un tesoro que todo el mundo quisiera.

    Un abrazo y mucho ánimo preciosa que hoy creo que lo necesitas.

    ResponderEliminar
  36. Hola María, hay días que es mejor quedarse en la cama y de levantarse... darle una manita de pintura alegre, que siempre va bien.

    Besitos

    ResponderEliminar
  37. Ya se está acabando el día, querida amiga. Mañana hay una nueva oportunidad para que el gris sea menos tupido, incluso brille el sol :)

    te dejo dos abrazos

    ResponderEliminar
  38. Lo ideal sería que al despertar saludáramos con ¡Buenos días,día!
    Porque no sabemos cómo viviremos
    la nueva jornada..
    ¡El momento ser feliz,es ahora!
    Es halagador leerte.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  39. Hola María

    Lo mejor de un día gris es que después viene uno soleado.

    Es cierto que más de una vez me levanto casi más cansada de lo que me acosté. Cuando eso ocurre normalmente he tenido sueños muy movidos; he viajado a lugares desconocidos, he hablado con muchas personas, he trabajado con otras, me he divertido...

    Aunque me levante algo cansada, suele quedarme la sensación de haber aprovechado bien las horas de sueño.

    De todos modos, qué agradable es dormir y descansar.

    Felices sueños, guapa.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  40. te voy a confesar algo MARIETA,

    yo pongo el despertador sólo por si acaso porque en general no lo necesito, pero es más, si por casualidad efectivamente su estridente sonido es el que me despierta, se me ponen los pelos de punta del susto y mal humor que me entra...es como si me estamparan unos platillos en el oido, así que siempre que puedo evito abrir los ojos a toque de su chirriante sonido.

    A veces es cierto que según te despiertas por el medio que sea parece imposible que tu cuerpo salga de la cama, si además como tu protagonista no has dormido casi nada, además del agotamiento tienes lo ojos como los de los dibus agrietado y se te caen a trozos...única solución...¡¡meterse cuanto antes bajo la ducha!! a mi la ducha me quita todos los males, incluso cuando parece que no pùedes con la vida, después un café calentito, un toque de aire fresco en la cara, un par de brochazos que te pongan la cara medianamente restaurada y ¡¡¡al ataque!! :-)

    Por cierto, como siempre ando como ando en mi blog te dije que te dejaba abajo un tema y al final no te lo puse, así que te lo dejo aquí... es una preciosidad, si ves que no comprendes la letra otro día te la traduzco, como te decía en mi blog, creo que las imágenes que lo acompañan son de las que creo que te gustan


    AQUÍ TE LA DEJO

    A ver si con esto y la ducha se va el gris:-)

    Un beso grandísimo cielo...no, mejor un montón de besos cosa bonita ¡¡ah!! y ta te dejé la explicación de los números misteriosos jajaja

    Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaksss

    ResponderEliminar
  41. A mí no hay quien me levante por las mañanas... menos mal que está mi marido para insistir una y otra vez... eso sí, luego se vuelve todo colorido y ya no paro.

    ResponderEliminar
  42. Hoy he tenido ese día gris, con poquísimas ganas de levantarme e ir a trabajar ...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  43. Esa mente nunca se desconectó, siempre estuvo a corriente. No se ha podido desenchufar, es tan necesario, no se puede estar prendido todo el tiempo. Los fusibles se queman,

    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Sabes una cosa, a mi tambien me ha pasado un montón de veces lo de tu relato, en verdad un montón .
    Pero con el tiempo, poco a poco me fué sucediendo que al acostarme pensaba en todo lo positivo que me iba quizá a brindar ese nuevo día y como por arte de magia la cosa comenzó a cambiar .
    Ahora cuando tengo esos días. . . .ya no me levanto .

    abrzo tu alma .

    ResponderEliminar
  45. Sí; es la sensación de arrastrar oscuridades; es la sensación de que, en lugar de reponer fuerzas en los mundos en que nos sumergimos cuando dormimos y soñamos nos las han quitado. Es la sensación en suma de que no integramos nuestra vida que no somos completamente los dueños de nosotros mismos, de que tenemos más oscuridad que luz, mas pesadumbres que amor.

    Es absolutamente necesario encontrar la forma de ser nosotros mismos, de encontrar nuestra propia vibración en lo más profundo de nosotros y desde ahí irradiar amor y no miedo y malestar.

    Es necesario buscar para encontrar. Me reconozco como un buscador que trata de quitarse de encima todo aquello negativo que nos limita y nos separa de los demás en el amor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  46. Hoy, yo también he tenido un mal despertar. Siempre ponemos el despertador a las siete, porque en el instituto empezamos a las ocho y cuarto; y hoy, de momento, mi mujer se levanta en medio de la oscuridad y me dice "¿qué ha pasado?" y yo, que miro el reloj institntivamente y veo que son las siete y diez minutos, todo alterado, me levanto al tiempo que le digo que no ha sonado el despertador. Sí, ayer la mujer de la limpieza debió tocar algo en el despertados al quitar el polvo y no ha sonado. No te puedes imaginar la de cosas que se pueden hacer en media hora si uno va como loco...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  47. Es la ley de la vida, existen despertares grises y otros con un sol primaveral, lo importante es saber afrontar esos días para convertirlos en el motivo de un bello recuerdo.

    Recibe un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Lo mismo puso mal el despertador, y eran las 3 de la mañana, no???

    Bueno, y si no, posiblemente es que sí, que aquel día ya profetizaba malos augurios.

    Besibrazos.

    ResponderEliminar
  49. Muy bueno. Para mí lo que peor llevo quizás es que llegue el fin de semana y tu misma seas el despertador sabiendo que tienes más tiempo para dormir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  50. Es verdad,Maria...hay dias grises en los que no te levantarias...pero los hay y muchos en los que luce el sol en nuestro espiritu y apetece que entre a saludarnos....

    ResponderEliminar
  51. Terribles esos despertares, cuando uno acaba de dormirse. Es difícil afrontar días tan grises, pero por suerte terminan con la jornada y a la mañana siguiente serán de otro color. Eso es lo que me gusta pensar a mí, por lo menos.

    ResponderEliminar
  52. Lo describes muy bien, odio el despertador, no me gusta madrugar....

    Besos.

    ResponderEliminar
  53. En verdad que son grises y opacos esos malos despertares, querida María.

    Ya estoy de nuevo aquí para gozar leyéndote, amiga.
    Un abrazo. María.

    ResponderEliminar
  54. Acaso me has espiado en las mañanas? Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  55. las sabanas siempre se revelan!! te atrapan los pies enredanndose y al final ni despertador ni nada XD

    ResponderEliminar
  56. Hoy yo tengo un día así,pesado, con sueño... que lo veo todo medio gris... algo de gripe? no lo sé, pero creo que mi cerebro necesitar dormir este finde para recuperarme. Un abrazo María y enhorabuena por esos más de 800 seguidores que tienes!!!

    ResponderEliminar
  57. MARÍA, vengo a darte las gracias por tus ánimos en mi blog. Eres un cielo.

    La verdad es que hoy ha sido uno de esos días que describes en ésta entrada y me encuentro agotada.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  58. ¡Hola María!
    Es una entrada hermosa como siempre.
    Un relato corto que casi a todas/os nos identificamos. Me parece que el despertador, a mí particularmente, me sobresalta. Opto por despertarme yo misma.
    Pero el despertar de la protagonista, el no poder ver el sol, intuyo que sea falta de feilicidad.
    Tampoco hay que desesperar, si hoy no sale el sol, saldrá mañana.

    Gracias por compartir tu sabiduría.
    Un abrazo y se feliz.

    ResponderEliminar
  59. Describes punto por punto mis despertares, tardo mucho en dormirme y luego no me puedo levantar...lo hago a rastras y medio sin fuerza, aunque me voy recuperando a medida que me ducho y desayuno. Se te ha olvidado describir una sensación y es cuando la cama te atrapa y te abraza traicionera y sientes que te tiene tan pegada a ella que tu cuerpo no podrá moverse jamás...¡Como me gustan los viernes y los sábados en los que las horas de la noche no se terminan y me dejan dormir por la mañana.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  60. Veo varios significados a tu microrrelato...

    Espero que solo haya sido una pesadilla.

    Besos. Mil.

    ResponderEliminar
  61. Hay días que uno no tiene ganas de salir al mundo. Estos días, a veces, nos dan los mejores poemas y reflexiones.

    Saludos, Maria, un gusto estar siempre en contacto contigo.

    Wilmer Avila
    OREJA AZUL

    ResponderEliminar
  62. Quien no tuvo esos despertares, no? Un saludo

    ResponderEliminar
  63. Era un entrenamiento.
    Seguro que mañana le irá mejor...

    Salu2

    ResponderEliminar
  64. Ay, María querida, no me hables de madrugar, puedo pasarme la noche entera aquí, al pie del cañón, pero eso de levantarme temprano...me pasa como a la protagonista de tu relato, que ni me parece que haya dormido...

    Espero que tú sí pases bien el finde, querida amiga y disfrutes de los carnavales, que no sé cómo serán por los Madriles, pero que imagino que estarán bien.

    Un gran beso, preciosa mía!!!

    ResponderEliminar
  65. Una última pregunta, María, cari, esa voz que suena en tu reproductor del blog, ¿¿es de una peli?? Es que lo que dice como que lo recuerdo de una película española, pero no recuerdo de cuál, aunque es precioso y me encanta.

    Gracias de antemano, mi niña. Más besitossssss!!!

    ResponderEliminar
  66. Hola Maria.

    Paso a desearte una feliz semana.

    Un fuerte abrazo y Dios te bendiga.

    Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm.

    ResponderEliminar
  67. Me suena muchísimo esa manera de levantarse, casi todos los días me despierto así, más cansada que cuando me acosté.
    Vaya vida llevamos María, tendríamos que detenernos y pensar si podemos hacer algo pero eso será otro día...
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  68. Muy bueno, que bien describes la sensación de algunos lunes, de algunos días.
    Ánimo para la semana y un beso.

    ResponderEliminar
  69. El sábado al llegar una de las primeras visitas me recordó si me había pasado algún contratiempo...

    La realidad es que la semana pasada he viajado precisamente el fin de semana, siendo la causa que desestabilizó los días que tengo para continuar con mis pautas, motivo por el que no edite.

    Una vez aclarada mi ausencia, no hay nada más gratificante como saber que se puede notar una pequeña ausencia en un espacio tan inmenso, es lo que me motiva a seguir adelante, cuando en ocasiones estoy muy limitada de tiempo y hago lo indecible para estar a vuestro lado porque siempre os llevo en el corazón como la joya más preciada.

    Estos y otros detalles te hacen sentir como una flor al amanecer rodeada por la bruma de la ilusión.

    Abrazando los sueños que visten de seda al brindar la mano de la amistad.

    Besos de esta amiga que te estima y no te olvida!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  70. A mi me sucede eso con más frecuencia de la que quisiera. Queremos hacer tantas cosas que a penas nos alcanza el tiempo para descansar y a la mañana siguiente cuando suena el reloj despertador parece que acabamos de acostarnos. En fin, c'est la vie.
    Besitos amiga María.

    ResponderEliminar
  71. a veces despertamos así, no sabemos porque, el problema es cuando son muchos los días que no vemos el sol.
    cris

    ResponderEliminar
  72. Es duro el despertar... más aún cuando lo acompañas de esos días negros, que es me mejor no levantarte. Pero llegará la calma a nuestra vida, la espero yo la necesito. Que tengas un buen despertar el mejor!!! deseo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  73. Has descrito perfectamente una situación que todos pasamos.
    A veces sale el sol, otras llueve...
    A veces y sólo a veces...
    Una vez más, brillante.
    Un beso y sé muy feliz.

    ResponderEliminar
  74. Simpática descripción que me resulta familiar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  75. Me han entrado ganas de pensar que quizás se había despertado antes de tiempo y que entonces se daría cuenta de que podía volver a la cama con ese estado de felicidad que nos entra cuando nos damos cuenta de que aún nos queda alguna hora más... (al menos a mi me ha pasado alguna vez)... Pero no ha sido así...

    Me conozco esos despertares y creo, que cuando uno tiene una noche así, no hay nada peor que ver un cielo plomizo al asomarse a la ventana, uno de esos cielos que ni siquiera invitan a volver a la cama de nuevo...

    Qué tienes tú (María), que escribas nublado o celeste siempre invitas a salir de la cama y escribirte???

    No lo sé...

    No he podido hacer ninguna entrada nueva, ni venir por aquí, ni responder...

    Estoy un poco como el día de tu protagonista pero intuyo que las nubes comienzan a disiparse no muy lejos de mi ventana y mientras un viento alto se las lleva, una brisa fresca asoma cercana...

    Un abrazo preciosa, enorme, buenos días y feliz semana... Azul...

    Mar.

    ResponderEliminar
  76. Te había comentado y no sé por qué no salió!
    Pienso que en esos días grises... debemos esforzarnos en buscar nuestro vestido "fantasía" que nos llene de colorido, aunque sea eso, fantasía lago queda, seguro!
    Un besote María

    ResponderEliminar
  77. PARA TODOS:

    Muchas gracias por dejar vuestros puntos de vista sobre este post, en realidad, es un mini relato, no fue mi despertar cuando lo escribí, aunque tengo que deciros que en algún momento sí me sentí así, como si no hubiera descansado, pero después a medida que pasa la mañana ya me voy entonando, me imagino que casi todos tendréis amaneceres así, pero ya os digo, este post lo hice como un pequeño relato.

    Muchas gracias a todos por vuestra compañía.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  78. Me ha pasado algo parecido en diversas ocasiones. Realmente cuesta juntar ánimos para arrancar si uno durmió poco, pero con un poco de música todo mejora, hasta el día más gris.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  79. VAENERIA

    Hay días de todos los colores, es normal, y de todas formas, el despertar de los días grises nos sirven para después valorar más los de los días soleados.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...