lunes, 21 de marzo de 2011

¿Los adolescentes respetan a los mayores?



Últimamente, se oyen casos de adolescentes que han insultado, humillado o incluso, pegado a sus profesores, padres, abuelos..., y la verdad es que, cuando lo oigo me quedo algo asustada; porque yo recuerdo que en mis tiempos de adolescencia, no existía la falta de respeto hacia los mayores, y que, por ejemplo, si el profesor nos castigaba, nuestros padres siempre se ponían de su lado, dándole la razón, aunque no la tuviera, diciendo que había hecho bien y que por algún motivo habría sido, pero eso no era todo, ya que cuando llegábamos a casa también nuestros padres nos castigaban, por lo que el castigo era doble.

En cambio, en la actualidad, yo creo que, parte de la culpa de que los hijos se rebelen contra sus profesores, la tienen algunos padres, ya que cuando son castigados, algunos padres se ponen a favor de sus hijos, y van a hablar con el profesor de manera histérica para que le quiten el castigo a su hijo porque no ha sido el culpable.

Debemos dar a entender desde niños a nuestros hijos, que a lo largo de la vida nos cruzaremos con personas que no nos caerán bien, y que todos nos equivocamos, pero no por ello se debe faltar al respeto a nadie, ni que tampoco deba ser motivo de dejar de lado la asignatura.

Lo que creo que es un grave error, es ponerse con el profesor como un histérico, y que aún en el caso de que se haya equivocado y no tenga razón, no se deben perder los modales, si no intentar solucionar el problema para que no vuelva a suceder.

Lo que está claro es que, a nuestros hijos, desde niños, les debemos inculcar desde la familia, el valor del respeto, de este modo, al llegar a la época conflictiva de la adolescencia, ellos sabrán tratar con educación y respeto a todas las personas, cada cual desde su jerarquía, porque no es lo mismo tutear a un amigo, que al Director del Instituto, que es la máxima autoridad.



88 comentarios:

  1. Bueno, ahora ya estoy en la universidad, pero en mis años de instituto te puedo decir que vi bastantes faltas de respeto de alumnos hacia profesores y lo que tu dices, padres poniéndose a favor de los hijos.
    Yo soy de esos que ante todo defiende el diálogo, pero a veces los padres deberían tener un poco de mano dura con sus hijos cuando estos lo merezcan.
    En cualquier caso, me encanta el blog y aquí tienes un seguidor más.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  2. En efecto, María, creo que es básico el principio del respeto. Cualquier persona educada y con sentido común ha de acudir a ver al profesor correspondiente y al tutor del curso de su hijo-a y lo primero es informarse y dialogar.
    Si observa que ha habido una clara injusticia con respecto a su hijo deberá hablar con el Jefe de Estudios y/o con el director del incidente, siempre ateniéndose al respeto y a la legislación vigente respecto del ordenamiento educativo y del régimen interior del Centro.
    Nunca hay que ponerse indiscriminadamente a favor del hijo, por supuesto, y hacerle entender que ha de cumplir unas normas tanto en el Centro educativo como en la vida, normas que están puestas no por capricho, sino para el bien de todos, para el bien de la comunidad educativa en el Centro educativo, así como en la sociedad estas normas son para la convivencia, orden y progreso de todos los ciudadanos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El respeto es un valor de compensación, es decir, se enseña con el ejemplo y se aplica primero con el que se pretende enseñar. El castigo, la reprimenda y la corrección se deben aplicar siempre con respeto. Solo respetando podremos exigir respeto. Si alguien considera el "usted" como una forma de respeto, debe dirigirse a todos con el usted. Los padres debemos inculcar el valor del respeto a nuestros hijos, sobre todo hacia sus profesores, sus compañeros, sus amigos. Hemos de acerlo con el ejemplo porque no podrémos exigirles que nos respeten a nosotros si nosotros nos comportamos con desprecio hacia aquellos a los que le dicimos a ellos que tienen que respetar.
    Un abrazo.
    Ibso.

    ResponderEliminar
  4. Esto ya no tiene remedio amiga, por muchas leyes que se vuelvan a implatar, lo hecho hecho está...desde el momento que muchos profesores por propia voluntad dejaron y exigieron que los alumnos los tutearan (mucho progre) desde ese momento todo cambió, así mismo exigiendo que la altura de la mesa del profesor se igualara a los de alumnos, el respeto se perdió, ayudados por muchos padres y esas leyes tan laxas donde el esfuerzo no merece recompensa...un besote preciosa...habría que hablar mucho del tema.

    ResponderEliminar
  5. Hola María.

    Has dado en el clavo. Los padres tienen mucha culpa de esos casos. En mis tiempos, y no soy un viejo, sabíamos muy bien qué límites no debíamos pasar.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Antes había mano dura, tratamiento de usted, tarima...y también se burlaban de algunos profesores algunos alumnos. Hoy no hay tarima, ni palizas, tutean y la mayoría respetan a casi todos los profesores. El respeto también hay que ganárselo.
    El derecho a estar en un aula también.Hay que corregir las actitudes negativas que hoy casi no tienen castigo porque tienen derecho a seguir hasta los dieciséis años, aún con todo suspenso desde primero están en 4º , y así lo único que conseguimos son maleducados y vagos. Pero repito que son una minoría.Y mucha culpa también de algunos comportamientos la tienen las drogas.
    Algunos padres no apoyan las decisionees del profesor porque se niegan a admitir el mal comportamiento de sus hijos. Es más fácil decir que el profesor es malo que admitir que lo estoy haciendo mal. En fin, sobre este tema se podría hablar largo y tendido.

    ResponderEliminar
  7. Querida amiga, de entrada la vida se parece a la que tenían nuestros mayares en el sentido de que el chaval que sale bueno, es educado y sabe respetar pero el que sale torcido tiene poco arreglo.

    Aun así, yo creo que no hemos fomentado desde las familias un respeto de corte social, hemos confundido un tanto la modernidad y el buenrollismo a la hora de educar a nuestros hijos y llega la hora de hacer una autocritica.

    De todas formas aun estamos a tiempo de dar un giro a esto, las bendiciones de la juventud incluyen una capacidad infinita de cambio, en eso tenemos buenas cartas.

    Un abrazo querida maría.

    ResponderEliminar
  8. Creo que como padres debemos asumir los errores de nuestros hijos y tener en cuenta que predicar con el ejemplo es la mayor de las enseñanzas.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo con el contenido de tu entrada y con la mayoría de los comentarios.

    Las familias, en general, delegan la función educadora en los colegios y sobreprotegen a sus hijos.

    Las medidas disciplinarias que se pueden aplicar a los alumnos conflictivos son poco eficaces.

    Una cosa es el respeto a la autoridad y el ejercicio de la misma y otra, muy distinta, el autoritarismo represivo de antaño, que algunos añoran. Esta no es la solución.

    El tuteo no está reñido con el respeto. Es un simple convencioanlismo.

    Para resolver el problema habría que sumar esfuerzos - familia y educadores - de carácter educativo y ponerse de acuerdo en los valores que se quieren impartir.

    Los adultos no somos tan ejemplares como decimos: hay mucha hipocresía.

    Un abrazo, María

    ResponderEliminar
  10. A los mayores no los respeta nadie.
    Ni adolescentes, ni jóvenes, ni adultos.
    Ni el estado tampoco.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Ciertamente es un problema es las sociedades occidentales.Los profesortes han perdido toda su autoridad. Ciertamente antes se pasaban pero ahora se quedan cortos, pero es que los alunmos saben que tienen todas las de ganar.
    No se que solución puede haber...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola María, has dado en el clavo. Pero desde los padres que no repetan a sus propios padres, pues que podemos esperar.
    Estamos perdiendo la honestidad y la educación, la cultura y un largo etc. y claro... de esos polvos vienen estos lodos.
    Como he leido por ahí arriba, a los mayores no les respeta nadie.
    En los colegios la falta de respeto esta a la orden del día entre compañeros, y entre alumnos y profesores.
    El otro día vino la cria (18 años) escandalizada de como unas compañeras de clase insultaban al profesora en el intituto.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Supongo que la inmensa mayoria de los adolescentes serán gente maravillosa... Habrá una minoría de indeseables, pero siempre la habra habido.

    En mi caso, mis hijas, que ya no son adolescentes, nunca dieron problemas.

    Tampoco entre los allegados (sobrinos) he sabido nunca de que hayan pegado o insultado a ningun profesor, por ejemplo.

    En suma, que me puedo felicitar...

    Un abrazo, Maria

    ResponderEliminar
  14. Depende de las personas y de la educación que hayan recibido, creo que siempre ha sido así.
    Muchos besos y feliz semana María linda.

    ResponderEliminar
  15. La falta de modales arranca desde casa, allí se generan los principales valores por más que el ambiente de los chicos diga lo contrario. No siempre se sigue la corriente teniendo en claro el camino, los padres son generadores de conciencia y no acompañantes de sus propios errores.

    Un abrazo María.

    ResponderEliminar
  16. Hola María
    Hay un refrán que dice "la culpa no la tiene el chancho , sino el que le da de comer". Creo que pasa por la educación, por los buenos modales y si ese hijo no tuvo los ejemplos de sus padres, no se puede esperar mucho de ellos. Los hijos aprenden más de lo que ven y hacen sus padres y no lo que dicen.
    Valores y educación no es cuestión de moda, deben prevalecer siempre, la buena comunicación y el diálogo, basada en el respeto es la forma de poder convivir en armonía. Las normas de educación en las escuelas han cambiado y también permite estos improperios, el alumno hace y deshace y nadie le puede decir nada, si un maestro se impone le hacen un sumario, si un alumno se impone, viva la pepa!!. Lamentable!
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Evidentemente la culpa es nuestra que somos los que damos ejemplo...

    ResponderEliminar
  18. Cada vez menos, claro que la adolescencia es eso, independencia y autosuficiencia... Alejarse de normas y ataduras e intentar volar.
    Lo malo es cuando pasa la etapa y siguen sin respetar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. En mi juventud ,las cosas eran así como las cuentas. Ningun padre se ponía de parte del hijo ante el maestro, Además me dieron unas cuantas "galletaas", coscorrones y demás , casi siempre con razón, las merecía...Y soy fui y seré un hombre de bien..
    Claro que antes enseñaban en el cole una asignatura que se llamaba Urbanidad....Antes de entrar dejen salir,... los que en las aceras circulan por la derecha tienen prioridad... dar prioridad al mayor, a la embarazada...no lleneis nunca una copa o un vaso dejar una corona etc
    Ese es un factor negativo, otro que no se suele enseñar una ética de máximos a la cual uno se adhiere libremente, y la escala de valores pocos, saben lo que es...
    cuando suceden estas cosas siempre hay una pérdida de valores , de lo cual todos somos algo culpables.
    Hermoso post nos has traido.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. María, el respeto es un valor en desuso, en casi todos los ámbitos, y esto lo acusan mucho los adolescente, que tienden, casi por naturaleza, a la irreverencia. Por eso, su costumbre de faltar al respeto me parece más un síntoma que el problema: el problema de vivir en una sociedad que ha perdido el norte y que no sabe a dónde mirar para conceder a la hora de conceder valores.
    Con respecto a los profesores, yo procuro ganarme el respeto desde el respeto y el trabajo. Por lo general, si los alumnos ven que les respetas y que trabajas por ellos y les exiges en consecuencia, tienden a respetarte. Con todos sus defectos, suelen tener un sentido de la justicia muy poco viciado y con gran sentido práctico.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Hola María, estoy totalmente de acuerdo contigo la culpa es de los padres que no les han inculcado a sus hijos el respeto haCIA LOS DEMÁS.demasiado caprichos y mucha tV. es lo que les damos a los hijos para que nos dejen tranquilos,más valdría que nos dedicáramos muchas más horas con ellos y enseñarles el respeto y la convivencia con los demás.

    besitos

    luna

    ResponderEliminar
  22. No soy partidario de generalizar. Sucede que ahora, en el mundo desarrollado, las condiciones son muy otras y es difícil esperar las mismas normas de comportamiento de hace años. Se generan otras, pero muchos aun no pueden compartirlas porque siguen pensando como lo que vieron hacer décadas pasadas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Si, yo he tenido las mismas vivencias que tu, pero no creas, hoy día también hay jóvenes muy respetuosos con los mayores, solo que a veces nos tratan de igual a igual, eso a mi incluso me gusta, que me tuteen, pero está claro que depende de la educación que les dan sus padres, lo veo diariamente.
    El tema con los maestros es increíble, sobre todo porque los padres escurren el bulto y pretenden que sean los profes los que los eduquen...
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  24. Pues habrá de todos los casos... La percepción, desde fuera, es que ahora parece que los adolescentes están más permitidos y mimados por sus padres porque se les permitió de todo siendo niños... como para ahora frenarles o decirles NO. Pero por otro lado tengo la sensación que las generaciones mayores siempre vamos a pensar eso de los más jóvenes como en su día eso pensaban los mayores de nosotros cuando éramos adolescentes, es ley de vida.

    Un abrazo María!

    ResponderEliminar
  25. Maria, has empezando el texto hablando de adolescentes y yo trasladaria la conclusión a todos: el respeto no puede faltar nunca.
    El adolescente es rebelde por naturaleza y la educación de hoy no es la de años atrás...
    la educación en el primer nucleo, el familiar y siguiendo por el de las escuelas...
    Sin educación las cosas no van bien.

    ResponderEliminar
  26. Hola María

    No soy madre pero si soy tía de una adolescente de quince años, que de momento no ocasiones grandes problemas.

    Me parece que el respeto es uno de los valores básicos en esta vida y que por desgracia, cada día se practica poco.

    Comparto contigo que la responsabilidad de la educación de los niños comienza en casa y el colegio está para enseñar.

    De todos modos, prefiero seguir siendo optimista y creer que con un poco de esfuerzo y mucho cariño se puede dar la vuelta a la situación.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  27. Hola María!

    Hace días que no me pasaba por tu espacio,no llego a tod@s.

    La juventud es un reflejo de la sociedad y como estamos en una sociedad violenta y competitiva ellos hacen lo que les trasmitimos,sin duda la culpa es de tod@s nosotros.

    Abrazo,saludos afectuosos y buena muy semana!

    ResponderEliminar
  28. Hay de todo pero si hay desde pequeños una buena educacion no solo por lo que respeta a los maestros sino la que dan sus padres dando ejemplo., esos niños siempre repetaran a sus mayores, empezando por sus padres y abuelos...
    Lo malo es que muchas padres creen que la educacion deben solo recibirla en las escuelas manteniendo al margen, ellos solo contribuyen al mantenimiento y caprrichos de sus hijos, creyendo que asi creo los quieren mas, los hacen egoistas, posesivos, nada solidarios y por supuesto nada de cariños no solo con sus padres sino con el resto...para este grupo de jovenes mal lo llevan...muestras ya tenemos de la violencia que pueden desarrollar...
    De los otros menos mal que todavia hay padres que saben educar con disciplina, derechos pero tambien obligaciones a estos jovenes y hacer de ellos algo valioso en esta sociedad.
    Primavera

    ResponderEliminar
  29. Como en todo, no se puede generalizar, también hay muchos jóvenes perfectamente respetuosos.
    Sí que estoy de acuerdo en que se ven cosas que antes no se veían como lo que dices de que los padres se pongan de parte de los hijos de forma poco correcta, con lo que el modelo de comportamiento que le están transmitiendo deja bastante que desear.

    Hay padres que les justifican todo a sus hijos, y ante eso los profesores poco podemos hacer, por mucho que se hable de educar en valores. Ese tipo de educación debe empezar en casa, y si no es así, apaga y vamonos.
    No se dan cuenta el daño que les están haciendo, y lo caro que lo van a pagar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  30. El mundo esta al revés antes se pasaban, pues los padres eran muy severos ahora creo que muchos padres pasan de los hijos la generación de la llave.
    Esta es la generación de la llave por que los padres trabajan y los hijos están solos en casa, les dan las llaves y ala... libertad la libertad no controlada se convierten en libertinaje.
    La educación se da en casa ,aunque creo que una asignatura desde pequeños en el colegio,sobre la educación, ya que no se las dan en casa seria estupendo, creo que habría menos problemas.

    ResponderEliminar
  31. Buena entrada Maria. es cierto que cada vez nos adentramos más en una sociedad violenta y esto es así
    aunque queramos ocultarlo.
    El ser mayor es verdad que tampoco da patente de corso para ser respetable.
    Todos los seres humanos en principio, tenemos derecho a ese respeto: jóvenes, niños y viejos. Pero lo perdemos cuando a nuestra vez no respetamos a los demás y ese es el caso de algunas personas mayores que tambien son tiránicas, y alguna que otra cosa más.

    El respeto es un derecho de todos que, según nuestra conducta, se gana o se pierde, y creo que el respeto se va perdiendo a todo, no solo a los profesores padres y ancianos.

    Cada vez se escuchan más casos de alumnos que han insultado, humillado o incluso pegado a sus profesores. Antes esto era impensable puesto que aunque no aguantaras al profesor tenías un gran respeto hacia él!
    Precios, me he alargado demasiado ufff, es que es muy, muy importante esta entrada.

    Muchos besitos cielo.

    ResponderEliminar
  32. No sé. Yo me resisto a sacar conclusiones por las noticias del telediario o de la prensa. Creo que el que ha mamado el respeto a los profesores y a los adultos, en general, educa a sus hijos con esos criterios y ellos salen respetuosos.

    En mi época también había niños maleducados, que se enfrentaban a los profesores, y yo veo ahora lo mismo en las aulas de mis hijos. Casi en la misma proporción.

    Aunque, la verdad, es que quizá dedicamos menos tiempo ahora para educarlos en casa y confiamos más en la labor de los maestros que en la nuestra.

    ResponderEliminar
  33. La falta de valores es la asignatura pendiente en nuestra sociedad consumista y materialista.Creo que,todos hemos de volver a reflexionar sobre los valores del espíritu y sobre todo el respeto y la comprensión,que tanta falta hacen en la familia,en el colegio y en la calle.
    Gran entrada amiga con la claridad y sencillez,que te caracteriza.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso siempre.
    FELIZ SEMANA MARÍA...!!
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  34. Lo que vemos los psicólogos es que esos chicos que son irrespetuosos y violentos con los profesores no han tenido en la casa límites adecuados. Se les ha permitido hacer todo, siempre. Generealemente son padres que se sientes desbordados o como dices, "protegen, defienden" a sus hijos aún cuando debrían sancxionarlos porque han tenido una conducta inadecuada por grosera.

    Besos

    ResponderEliminar
  35. PD- también puede que sean padres que no cumplen con la función paterna tanto a nivel afectivo como en formacón en valores.

    ResponderEliminar
  36. La sociedad que hay es la que hemos construído entre todos, así que las culpas nos las tenemos que repartir. Cuando se crearon los Consejos Escolares y se dió entrada a padres y alumnos en el funcionamiento de los centros, empezaron los fallos garrafales en contener la indisciplina que conlleva no tener claro que metas se persiguen. En los reglamentos de régimen interno sólo figuraban amonestaciones por comportamientos salvajes. En fín, un verdadero poema. Lo que planteas es para poder dedicar mucho tiempo a tratar sobre ello, principalmente a los que directamente están día a día con esos angelitos. Es cierto que también hay docentes -como en cualquier actividad- que merecían estar en otros lugares. Un beso.

    ResponderEliminar
  37. Las aulas se las entregaron a los estudiantes, ellos muy bravos por ser por sus papás abrazados, los cuales no dudan en pedir explicaciones por suspender a sus hijito del alma.

    Saludos

    ResponderEliminar
  38. María tú lo has dicho todo, estoy totalmente de acuerdo contigo, ni quito ni pongo una coma.
    Excelente entrada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  39. En general el respeto a los mayores se están perdiendo y ese es uno de los grandes problemas de esta
    sociedad. Además, los próceres de la educación, maestros y profesores, están atados de pies y manos, y ellos mismos pierden el interés.

    Un beso

    ResponderEliminar
  40. Me encanto:)
    es muy cierto, es que esto sucede muy a menudo.

    Me quede con algo bueno este dia:)

    ResponderEliminar
  41. Es imposible no compartir tu opinión, María, creo que muchos de los problemas que tienen los adolescentes hoy la responsabilidad está en la familia que hoy consiente todo.
    Un abrazo fuerte para ti.
    Leo

    ResponderEliminar
  42. Querida Maria, cuanta verdad encierran tus palabras, lamentablemente pensando en el hoy es tarde para cambiar, Dios quiera que con el tiempo vuelva hacer como antes, la primera escuela de los niños es su hogar.
    besitos para ti, que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  43. El que has tocado es todo un tema, María. Es cierto que los valores han bajado de nivel, lamentablemente, y todo acto de barbarie adolescente no se justifica de ninguna manera, eso de faltar el respeto e incluso levantar la mano a una autoridad o a los propios padres, es alevoso.
    Por aquí se dice que "la culpa no es del chancho (cerdo) sino de quien le da de comer". Con esto quiero decir que las conductas de los jóvenes son productos de nuestra propia indiferencia ante el tema. Recuperar los valores hacia los mayores y hacia la sociedad en general, debiera de ser prioritario.

    Un beso grande, amorosa :)

    ResponderEliminar
  44. Tú lo dices perfectamente, mi querida María: hay que inculcar valores y, entre ellos, uno fundamental es el RESPETO.

    Conflictivo tema has elegido. Eres valiente, mi niña.

    Besos y abrazos. Millones.

    ResponderEliminar
  45. No soy de generalizaciones. Hay de todo. Pero es cierto que el respeto se va perdiendo cada vez más. Y no sólo es trabajo de los profesores el inculcarlo.
    Besos, María.

    ResponderEliminar
  46. Pues si hay de todo como dice Zarza yo he visto casos de que han llamado a los padres porque han pillado al niño fumando y los padres encararse a la directora querian que le dejara fumar y cosas mas fuerte que he visto...pero hay de todo hay chiquillos maravillosos y lo unico que les falta a los pobres es cariño y atencion y la atencion tambien la ven cuando los padres se preocupan en poner limites,lo necesitan para sentirse protegidos.

    Y desde luego si vemos que no tiene razon un profesor lo que no hay que hacer es hablarlo delante del crio sino a solas con ese profesor y NUNCA hablar mal de un profesor delante de los hijos.

    BESAZOS MI PRINCESA ♥

    ResponderEliminar
  47. María es muy cierto todo lo que dices en esta entrada. Hay que tener en cuenta que la educación de los hijos comienza en la casa y muchas veces se comportan de acuerdo a patrones equivocados que han aprendido de sus propios padres.
    Por otro lado el respeto debe ser mutuo y se gana no solo impartiendo materias y poniendo calificaciones sino también orientando con amor a niños y jovenes en el difícil arte de vivir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  48. Demasiados derechos y pocos deberes. Algunos padres son incapaces de imponer límites a sus hijos confundiendo el amor con la permisibilidad desbordante. Educar es saber decir no, es marcar pautas y hábitos de comportamiento que faciliten la sociabilización y no la exclusión.

    Un abrazo fuerte María.

    ResponderEliminar
  49. Mi querida MARIETA,

    la falta de respeto, es general en nuestra sociedad, todos o casi todos, hemos olvidado que para que las cosas funcionen en todos los ámbitos de la vida debe respetarse TODO el mundo.

    Los jóvenes de hoy, no son más que un reflejo de lo que ven en los adultos. Los adultos predicamos y damos muy poco ejemplo, NINGUNO, diría yo.

    Efectivamente algunos padres olvidan que a los hijos debemos enseñarles en casa las base de cómo deben comportarse, se les educa en casa y cuando esta función se olvida y las cosas se desmandan algunos creen equivocadamente que hacen de padres, protegiendo comportamientos imperdonables que luego tienen sus hijos en el colegio con los profesores y con los compañeros. No es más que una forma de acallar su mala conciencia. Una manera de lavar la culpa, de no reconocer lo evidente, que como padres no han hecho su labor donde debía.

    La falta de respeto en los colegios, no es culpa en absoluto del organigrama del mismo, los CONSEJOS ESCOLARES se crearon para democratizar y hacer partícipes de la marcha del centro a todas las partes que lo componen.

    Insisto, no está en los órganos de gobierno del centro, el problema está en que los niños crecen solos, sin nadie al lado que les vaya enseñando, indicando y sobre todo dando ejemplo de educación, de respeto, de tolerancia y de responsabilidad dejamos que nuestros niños crezcan como las plantas silvestres y este es el resultado.

    Una pena.

    Padres, alumnos y profesores deberíamos entender que todos vamos en el mismo barco y que sólo unidos y con el respeto recíproco de todos, sabiendo cual es el lugar que ocupa cada uno, la cosa funcionará.

    Por otra parte, también es cierto que la adolescencia se caracteriza por ser díscola y contestataria, eso ha sucedido siempre, lo que jamás había sucedido, es el nivel de violencia que se está desatando cuando a la adolescencia se le suman, mil carencias que en ocasiones convierten a nuestros chavales en presuntos delincuentes.

    Gracias Dios, no todos son así, hay muchísima juventud que funciona como es debido.



    Muchos besos mi querida MARIETA, espero que a pesar de todos los desastres que nos rodean en estos días, tengas un día precioso, cielo.

    Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaakss guapísima.

    ResponderEliminar
  50. Mi Señora María,

    Refrendo lo que alguna/os ya han escrito: En nuestros países y sobre todo en nuestras ciudades, pocos respetan a los mayores y la mayoría nos/los ignoramos. Eso ocurre de distinta forma pero con idénticos resultados; desde los hijos los nietos la sociedad o las instituciones y gobierno.

    Las razones son muchas y complejas:

    Una sin duda es la educación familiar y la formal en escuelas, institutos, universidades, o su falta; ya comentada en su post y las respuestas. No abundaré.

    Otra, los cambios de modelo social, donde las familias se disgregan y no se vive en grupos alargados, y la socialización comunal casi no existe, así que como mucho respetamos a los mayores de nuestra casa, pero el resto de mayores son ajenos para los padres y para los hijos, por consiguiente respeto entre distintos no es tan fácil y sí suspicacia, rechazo o miedo. Y por lo mismo, según disminuye la dimensión de nuestra ciudad mejora y en los pueblos y aldeas funciona un poquito mejor, pero poquito.

    Otra más, es la perdida de un modelo heredado de futuro, que antes estaba en posesión del mayor para ofrecer a los jóvenes.
    Hace bastantes décadas, todavía el padre o madre, eran un referente del camino a seguir para los hijos, muchos seguían los pasos de sus antepasados, y los padres manejaban el conocimiento para desenvolverse y los contactos. En los pueblos, era el abuelo a quien se le pedía consejo, en las ciudades estaba el aprendiz y el maestro de oficio, medidas impuestas por la edad y la experiencia. La madre era la sabedora de las tareas del hogar, los cuidados a los más pequeños, la educación familiar y relaciones sociales.

    Hoy, menos mal, las cosas han cambiado, yo creo que para mejor, donde la libertad, la igualdad y las oportunidades se están generalizado sin distinciones, pero a la vez los jóvenes se han quedado sin referentes. El hijo/a ya no espera una referencia de los mayores, en el trabajo, en el hogar, en el cuidado de sus propios hijos o la antes, imprescindible experiencia del abuelo le parece inútil para construir las bases de su futuro.

    Está solo y sin ninguno de la familia o adultos que sepa guiarle; nadie sabe, todo ha cambiado, todo está cambiando, todo cambiará, todo está en el aire.

    Otro razón básica, es el entorno tan radical en el que la sociedad se mueve, de información e informativo, tecnológico y comunicativo.

    Actualmente, los padres son casi analfabetos digitales, los abuelos en su mayoría incapaces al sms, al movil, aliens internautas..., la información que manejan los menores es superior en cantidad, aunque no esté aún asimilada, pero sin comprenderla enteramente les sirve para examinar al viejo: y el viejo en su mayoría suspende. (Hoy desde la guardería, están inmersos en competitividad y sin dudarlo compiten con nosotros)

    Y fundamentalmente queda expuesta en ello las ignorancias del adulto o lo que es peor su contradicción e hipocresía; sin olvidar su maldad dirigiendo el mundo, al mando de gobiernos, en la sociedad y en su discurso moral y ético. "Haz lo que diga y mira o sufre lo que hago."

    En cualquier pasado, la falta de respeto al mayor, llegó también al comprobar que nos había mentido en algo repetido en nuestra adolescencia o nuestra infancia. Hoy es lo mismo, pero más evidente: Si les mentimos, lo saben inmediatamente.

    Hoy el respeto, (con sorpresa) puede que llegue a un trato “de Usted”, así sea de formalizada la educación recibida o el país de origen, pero el adolescente en cualquier caso mirará con recelo, pensando por dentro, que está hablando con un bobo-adulto, que no tiene nada que enseñarle o que le sirva, y si no, que lo demuestre. ¿Somos capaces de demostrárselo?

    El joven me parece que respeta a sus amigos y a sus iconos mediáticos, respeta el dinero y a quien lo ostenta, al poderoso si le humilla y a la violencia: a los violentos.
    (Espero que no, pero ¿y si fuese así, de quién sería la culpa?)

    Claro, digamos que exageré un poco, pero por si acaso le preguntamos a los chavales a ver que opinan.
    Besos y Suyo, Z+-----

    ResponderEliminar
  51. Ha habido unos años en que se ha querido facilitar y allanar el camino a los hijos, dejarles hacer para evitarles traumas. Estos padres light que no quieren poner límites no les hacen así ningún favor a sus hijos.

    ResponderEliminar
  52. Desde luego, ser padres no es fácil: exige mucho y lo mejor de uno mismo.
    Eso es algo que muchos no son capaces de asumir.

    Por supuesto, cada caso/casa, es distinto y singular, pero no deberíamos olvidar jamás el respeto y la educación.
    Estas dos cualidades ya son casi la totalidad de la enseñanza para la vida ( que para eso los criamos )...


    Saludiños, María!

    ResponderEliminar
  53. Tienes toda la razón del mundo. Se ha perdido el respeto hacia los mayores. Hay excepciones, pero en general los adolescentes ven a los adultos como algo pasado de moda, y no los valoran prácticamente nada. El resultado es precisamente esto: la falta de respeto. Yo lo veo a diario en mi instituto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  54. Si, se ha perdido el respecto a los mayores y muchísima culpa la tenemos los padres, porque en casa no ven disciplina, les hemos permitido mucho -seguramente por la opresión que tuvimos nosotros- y ahora estamos pagando las consecuencias. Además con el nuevo sistema educativo, los profesores han perdido autoridad y nada pueden hacer, con lo cual, nuestros jóvenes andan a sus anchas.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  55. Hola Maria. Saludos.

    Una valiente entrada.

    El respeto es uno de los pilares para una sociedad justa y humana. Pero, no solo basta eso. Necesitamos creer y concretizar aquello que profesamos en la vida. Muchas veces de nuestras bocas salen palabras como paz, fraternidad, solidaridad, incluso respeto y humanidad. Pero al final, creemos que las cosas siempre deben empezar desde el otro. Nosotros mismos nunca nos colocamos como primeros en realizar lo que reclamamos y deseamos. Siempre esperamos que el cambio empieze desde el otro.

    Con esto parece que salgo fuera de contexto, pero en realidad es un llamado a despertarnos y empezar a creernos el cuento de que en verdad somos miembros de un mundo (comunidad) que necesita ser testimonio para ser creido por nuestros jovenes y niños y asì ellos tambièn poder responder a este llamado de justicia y fraternidad.

    Dios te bendiga y te dejo un fuerte abrazo.

    Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm.

    ResponderEliminar
  56. En la mayoría de los casos que comentas la falta ha venido directamente de los padres; la figura paterna ha desaparecido por completo y se ha sustituído por la del "coleguita", porque así nos creemos mejores padres. Consentimos y fomentamos actitudes que en nuestos tiempos eran -del todo- impensables. Se nos ha ido de las manos. Y ahora, volver atrás es imposible... nos queda la esperanza de que es una minoría y por tanto se verá absorbida por el resto de los adolescentes y jóvenes que les rodean, creándose así una nueva generación con los valores mínimos bien desarrollados.

    Abrazos y felicidades por los temas que siempre nos hacen pensar

    ResponderEliminar
  57. Yo quiero creer que sí...aunque haya casos que avalen lo contrario.

    Besos cielo

    ResponderEliminar
  58. En mi opinión, la culpa es de todos, de la sociedad, porque hemos permitido que se llegue a esta situación. Y ya es hora de plantearse un cambio que nos afecte a todos y prime mas los valores humanos.
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  59. yo creo que aprenden lo que viven en casa.
    el ejemplo...es el mejor maestro

    pero haces muy buenas reflexiones y nos las has hceho hacer a nosotros tambien.
    como siempre ..un placer
    besitos, maria

    ResponderEliminar
  60. No me cabe duda de que el Respeto es la base de todas las relaciones humanas. El caso de los alumnos y sus profesores no va a ser menos.

    El problema radica en un error ancestral... Los padres procuran siempre que a sus hijos no les ocurra lo que a ellos, de modo que contrarestan los errores de sus propios padres haciendo todo lo contrario, que no suele ser la solución. Así alimentamos a la pescadilla que se muerde la cola.

    Sobre este tema he hablado alguna vez... http://corazondechandra.blogspot.com/2010/05/cuando-sea-joven.html
    ... y no termino de verle la punta.

    Un Beso Respetuoso, María.

    ResponderEliminar
  61. lo primero es que los jovenes estan demasiado tiempo solos, debido a que los padres tiene que trabajar muchas horas al día y la responsabilidad es de ellos, de los padres, pero creen que los que tienen que educar son los profesores cuando creo que la educación y el respeto se enseña en casa.
    cris

    ResponderEliminar
  62. Paso a saludarte mientras me sea posible y el tiempo me lo permita, para acompañarte en el fin de semana, produciéndome una grata emoción compartirlo contigo.

    Al permitirme disfrutar de tus entradas, pensadas con la lógica del sentimiento para satisfacción de todos los que tienen el gusto de leerlas y opinar del tema sobre el que verses.

    Con afecto por mi parte me despido, hasta otro memento que nos siga aportando reforzar la amistad a través de las palabras en equilibrada armonía...

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  63. Bueno es verdad que ahora menos se respeta, pero la culpa también lo tiene las autoridades que dicen que no se les debe decir nada a los niños, eso no esta bien manejado por eso comente mas errores.

    Los adolescentes piensa también que toda corrección es ir en contra de ellos y por eso algunos padres no dicen nada asi les falte el respeto, le levante la voz. Es de nunca acabar como terminara todo esto.
    Saludines que tengas bonito dia.

    ResponderEliminar
  64. Maria te sigo siempre, me agran tus cosas, y hoy estema no es para reponderte, es de mesa redonda, yo no soy la chica del instituto, soy una persona que le preocupa mucho esta situacion, saco mucho este tema, incluso el año pasado estaba hablando con una chica y su novio, venian del instituto (yo les conocia) y les pregunte que opinaban de suspender tres y pasar de curso, y mas cosas,me dijeron eso es un error, porque siguiente año van con todo y mas. Hay muchas cosas que no entro en detalles que no se si siento rabia o pena, y una salvedad lo de usted o tu. yo hablo de tu aunque si procede hablo de usted, tiene una logica, estuve en una profesioal yy la unica de España era de seccion femenina, alli no se perminitia el usted y eso marca, entonces hoy el tu, lo llevo muy bien, pero el comportamiento tan no se como definirlo. un abrazo

    ResponderEliminar
  65. El respeto es la base de una armónica relación entre los hombres. El respeto lleva a la paz.
    Un abrazo fortísimo María.

    ResponderEliminar
  66. Estoy completamente de acuerdo contigo porque si no aprendemos a respetarnos, la vida se convertiría en una jungla y la verdad es que algunas personas ya muy adultas, dejan lo suyo que desear...

    He venido a saludarte porque quiero que sepas que aunque hayan pasado seis meses y mi silencio haya sido la única noticia, yo no he olvidado a mis buenos amigos de Internet y estoy deseando volver a publicar y a ponerme al día con todas las ideas y temas que cada uno de nosotros comparte con los demás. Así es que, en pocos dias, tengo el proyecto de volver a ofreros a todos mi pequeña ventana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  67. dejemos a los profesionales trabajar en paz.
    Eduquemos a nuestros hijos en el respeto y en la honradez.
    Nunca estuve de acuerdo en el poder de la APA, demasiadas ingerencias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  68. Pues sí, María, así es los padres defienden demasiado a sus hijos y esto acarrea consecuencias.

    Un placer visitarte y leerte

    ResponderEliminar
  69. Pues si...
    Los hijos, un fiel reflejo de sus padres.

    Salu2

    ResponderEliminar
  70. Soy, porque siento, porque estoy, porque escucho, porque vivo, porque veo, y me pregunto, me invado, me callo, grito y escucho el silencio a través de mi interior, avanzo, retrocedo, tropiezo, me evaporo, floto, y bailo al compás del viento..


    Y sigo escribiendo sobre vos
    porque tenés razon en cada uno de tus escritos
    porque lo haces con el alma
    porque siempre estas a traves del tiempo
    Porque nunca criticás.
    porque sos
    INCONDICIONAL

    ResponderEliminar
  71. Hola María!
    Despues de leer todos los comentarios, que voy a decirte, que es una vedad que la enseñanza comienza desde la cuna, los primeros y mejores profesores somos los pdres.
    Pero a la mayoría de estos, habría que abrir escuelas para ellos... Y es que la enseñanza comienza 20 años antes de nacer.
    Preciosa e interesante entrada.
    Un brazo de esta gallega que te admira. Gracias por compartir tu sabiduría. Se muy feli.

    ResponderEliminar
  72. Hola María, he sido profesora de enfermería y los jóvenes que tenía oscilaban entre los 18 y 40 años y 30 años atrás ya tenia que luchar con mis alumnos, entre las faltas de asistencia y las drogas, fue muy difícil, los padres pasaban de lo que hacían sus hijos, cierto que no podemos generalizar, pero cada vez se van perdiendo más valores porque los jóvenes no los perciben en la sociedad, en su familia y fuera de ella.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  73. Hola Maria: Comparto totalmente tu apreciación. Es como dije hace algunos meses en mi blog "somos la generación Sanguche". Los psicólogos en los años 70´vinieron con sus teorías revolucionarias de daño y maltrato psicologico, entre otras.
    Estoy en desacuerdo con el maltrato infantil pero ¿Como pueden saber los niños hasta donde van sus derechos o sus limites si no aprenden a respetar a los demás?
    De un extremo en donde el niño era una cosa sin valor nos hemos ido al otro en donde es un ser todopoderoso a quien nadie puede ponerle freno so pena de ir a la cárcel acusado de maltrato infantil.
    Debemos volver al respeto y a los valores sin ellos... será como tirar la cadena del inodoro.

    ResponderEliminar
  74. Los valores y los principios tienen que llevarlos aprendidos los niños desde casa. En el colegio tienen que enseñarles las materias que se imparten, y si acaso, tratar de complementar su educación, ningún niño debe faltarle el respeto a un profesor, ningún profesor debe tocar a un niño, el que no quiera aprender que se quede atrás, es su vida y su futuro lo que se juega. Un beso guapa

    ResponderEliminar
  75. Hola, María.

    Creemos que hay de todo.
    Gente joven estupenda, que hace maravillas y otra que a causa de su inmaduréz y falta de autoestima puede hacer barbaridades.
    La educación lo es todo, pero a veces esa no corresponde o no responde a lo enseñado.
    Hay que hacerlo con el ejemplo, pero a veces tampoco ello responde.
    Hay almas muy jovenes que todavía su conciéncia no está autocentrada y equilibrada, en cambio otras ya lo llevan dentro desde muy pequeñitos.
    Dieron una noticia en la televisión hace unos días que puede tener mucho provecho:A los que hacían faltas graves les daban como solución ir a las residéncias de ancianos a compartir con ellos lo que fuera agfradable, juegos, ayuda... Los chicos explicavan sus experièncias manifestando que ello era un placer, pués intercambiavan de todo y se divertían. Los abuelos también manifestaron esa experiència como muy positiva.
    Eso es un gran avance que deberían imitar otros colectivos aúnque sean por vías diferentes. Puede ser una gran ayuda para unos y otros en la sociedad.
    Los tiempos ahora no son como antes, que nos obligavan a ir a ver a los mayores y a aprender de todo. Hoy por lástima no hay tiempo para nada, cada cual va su rollo, sólo cuando uno se va haciendo mayor va dandose cuenta de las equivocaciones cometidas, pero no desepermos....



    Gracias.
    Un abrazo.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  76. Muchas gracias por vuestros comentarios, me encanta la libertad de expresión, y conocer de cada uno, desde vuestra mirada interna, vuestros diferentes puntos de vista.

    Es cierto, hay de todo, y los tiempos van cambiando, pero lo que creo que no deberían cambiar son los valores humanos, y que aunque exista más libertad entre los jóvenes, ello no tiene por qué equivaler a ser opuesto con el respeto hacia los demás, porque creo que si no hay respeto hacia uno mismo ¿cómo lo va a ver con los demás?

    Inculquemos desde la familia, y desde cada uno mismo, hacia nuestros hijos, el valor del respeto, y sobre todo, del amor hacia los demás, para que en el mundo que vivimos no se vuelva agresivo y violento, fomentemos todos la paz, siempre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  77. Opino igual que tú, aunque no puedo evitar el sentirme derrotada, puesto que cada día que pasa creo que ese respeto que teníamos en las aulas se trata cada vez más de una leyenda, una antigua leyenda urbana...¿respeto a los profesores?...¿qué es eso?...¿alguna vez existío?...Temo que mis hijos algún día, cuando los tenga me pregunten eso...y mi respuesta será..."si hijos míos, si, hubo un tiempo donde todavía existía el respeto". :(

    Un beso.

    ResponderEliminar
  78. Fue un auténtico placer conocerte, María, y descubrir que hay personas que, a pesar del daño causado, saben perdonar.

    Mil besos, guapa.

    ResponderEliminar
  79. XAQUELINA:

    Gracias por tu comentario.

    Quedémonos en que hubo tiempos en que el respeto formaba parte de nuestra niñez y juventud, pero también, intentemos que nuestros hijos no pierdan nuestras costumbres.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  80. MAR

    Para mí también fue un placer conocerte, querida Mar, eres una persona a quién aprecio mucho, con profundos sentimientos, y la verdad es que me huele a que tus palabras son como una despedida, ójala esté equivocada, y que no fuera así, pero es que intento entrar entrar en tu blog y no puedo, por favor, díme que no nos dejas.

    Un abrazo muy fuerte y muchos besos.

    ResponderEliminar
  81. Difícil cuestión la que tratas en esta entrada. Los adolescentes españoles (y jóvenes en general) se están forjando con unos comportamientos en donde la "Autoridad", el Respeto y el Esfuerzo personal, lo dan como amortizado. Por supuesto que me refiero en el ámbito general, ya que existen jóvenes responsables, competentes y respetuosos, aunque son minoría.

    La clave está en la sociedad, en su conjunto. Las familias por sí solas son incapaces de hacer ver e inculcar los valores referidos anteriormente. Aunque luego, existen y existirán niños y niñas que -independientemente de la acción y actitud de sus progenitores-, serán excelentes personas, o todo lo contrario.

    Creo que la Educación está en permanente declive. Y ésta, es la base y el inicio para que una sociedad progrese adecuadamente. En todos los sentidos.

    Salud.

    ResponderEliminar
  82. TONI

    Interesante tu punto de vista, muchas gracias por tu comentario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  83. Para mi la felicidad es un proceso de vida..Aprender, dia a dia ,aceptar lo que nos sucede ,nos hace madurar y ser mas comprensivos con los demas..Nos agarramos demasiado a lo que tenemos sin darnos cuenta que estamos aqui de paso.Solo con levantarnos cada dia ,abrir la ventana y respirar..ya tenemos suficientes motivos para ser felices.

    ResponderEliminar
  84. CHARO

    Muy bonito tu comentario, y aunque te equivocaste de entrada, porque ésta va dedicada a los adolescentes, no tiene la menor importancia.

    Muchas gracias.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  85. Yo creo que los adolescentes de hoy día no se respetan ni así mismos. no intenten nada contra ellos porque se revelaran como fieras indomables. Antes se respetaba a todo el mundo, hoy día, con las nuevas leyes y el amparo que da algunos gobiernos a los jóvenes, estos lo aprovechan para de esta manera hacer lo que les de la gana, confundiendo lo que es la libertad, con el libertinaje. Los castigos siempre existieron, hoy se les llama maltratadores a los padres que por algún motivo justificado le da un achuchon a su hijo. Creo que la figura del los padres a sido mermada por los que nos gobiernan, y en su puesto se pusieron ellos, gran error, las consecuencias ya se están viendo desde hace tiempo. Si yo tuviera que volver a ser padre en estos tiempos que corren, no dudaría ni un segundo en no serlo, por los hijos que tengo, y por la mayoría de hijos que hoy día no respetan ni a los padres.

    ResponderEliminar
  86. ANÓNIMO: Gracias por tu comentario. Bien cierto es que, algunos adolescentes y jóvenes, están perdiendo el respeto, no sólo hacia los padres y profesores, sino también hacia sus compañeros, y eso es algo que no se debe tolerar, pero creo que el amor y el respeto se inculca desde la familia, es ahí desde donde deben engendrarse y nacer los valores, del amor, y respeto hacia los demás.

    ResponderEliminar
  87. En una Sociedad que ha perdido y sigue perdiendo sus valores éticos, poco queda por enseñarle, sobre todo cuando el padre, ha perdido el símbolo de padre y las madres ocupan ser madres-padres y es aquí cuando el AMOR DE MADRE, cuando ese AMOR pone " que mi hijo es bueno sobre Dios y todas las cosas" el principio de poder de los hijos

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...