18 junio 2011

¿Actuamos con libertad?



La libertad, según la primera de las muchas definiciones que vienen en el diccionario de la R.A.E., significa: "Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos".

¿Realmente somos libres para actuar de una manera u otra? ¿o actuamos como marionetas siendo manejados nuestros hilos por los demás o por las circunstancias?

Ya desde que nacemos vivimos en un mundo marcado por leyes, reglas y normas impuestas en la sociedad, incluso, antes de nacer deciden nuestro nombre, familia, lugar de residencia, así como es necesario firmar contratos, tramitar papeleos, para cada paso que vamos dando en la vida para respetar unas normas, sino sería un verdadero desastre ¿os imagináis si no existieran señales de tráfico? ¡menudo caos!

Pero no solo eso, sino que vivimos condicionados por los demás, y por las circunstancias externas, incluso, nosotros mismos somos prisioneros de nuestros propios miedos que nos impiden avanzar.

Yo pienso que donde, verdaderamente, podemos hacer uso de nuestra propia libertad, sin coacciones, sin normas, ni leyes, ni trámites, y, sobre todo, sin ser juzgados por los demás, ni siquiera bloquearnos por nuestros propios miedos, es a través de nuestros sueños, con ellos podemos volar hacia donde queramos sin tener por qué pedir permiso a los demás.





66 comentarios:

La Zarzamora dijo...

No, no somos todos libres de la misma manera y por igual.
Y nosotros aún tenemos suerte, que podemos soñar...
Besos, María.

TORO SALVAJE dijo...

Así debería ser pero cuando vas acumulando experiencias hasta los sueños quedan afectados por ellas.
Somos libres para morirnos de hambre si queremos.
Para nada más.

Besos.

Arantza G. dijo...

No somos libres. No, no lo somos.
Besos

Ojosnegros dijo...

Creo que nadie es libre.
Siempre estamos atados a nuestras circunstancias, podríamos romper con todo y ser libres pero se necesitan tantas condiciones y tanto valor.
Besos y buen fin de semana María.

pedrojescritor dijo...

Ahí entra el tema de si existe o no el libre albedrío. Es realmente complicado... Pro los sueños son sólo nuestros, y es algo que no nos pueden robar ni corromper.
Besos.

Pasto dijo...

Visto de esa manera, ni los astros son libres por ser dependientes de sus órbitas;ni el mar en su vaivén continuo por el flujo de las mareas; ni el libre albedrío por su exclusividad humana... La libertad debe ser otra cosa.
Saludos desde la orilla.

Fibonacci dijo...

Hasta los sueños estan autodirigidos por nuestra mente, anhelos y deseos, no hay más libertad que la muerte y esa por supuesto que no la deseamos, al menos yo...un besote preciosa

Saudades8 dijo...

El problema es que muchas parcelas de libertad nos la quitan unos tipos que no aprobarían un exámen para un puesto de la escala inferior de cualquier empresa, pero también nos la quita los condicionantes de nuestra educación y de la sociedad.

Nos quedan como bien dices los sueños.

Un beso,

VivianS dijo...

Hola María!
Aunque digamos que tenemos la libertad de (…) no es cierto, siempre habrá una línea delgada que nos separa de ella por diferentes razones ¿irrazonables?
Eso sí, en algunos aspectos podríamos usarla; ahí debemos desquitarnos.
Regresé anoche, por eso no venía, ahora estoy de cibervida y disfruto de MI libertad jiji
Muchos besos.
Brr, siento que me estás espiando con esa foto, prometo portarme bien.

Luis Antonio dijo...

Somos menos libres de lo que pudíeramos ser, pero nuestros prejuicios, convencionalismos, cobardía y los demás nos condicionan en exceso. Creo.

Un abrazo

Susi DelaTorre dijo...

La libertad que dan los sueños es un horizonte abierto, sin juicios ajenos ni apenas propios.

Pero en el mundo real, las sogas nos atan o se nos enredan...

Una buena reflexión, ¡gracias por tu entrada, María!

ibso dijo...

Dejamos de ser libres cuando dejamos de tener esperanza.

Hay muchas cosas que nos obligan y creemos que estas imposiciones coartan nuestra libertad, pero no es así. La libertad esta estrechamente ligada a la decisión y no es cierto que para que la libertad de un individuo acabe donde empieza la de otro.

Sería largo argumentar estas afirmaciones, por ello, solo añadiré que todo lo que conocemos es solo una posibilidad entre infinitas, repito TODO LO QUE CONOCEMOS; y existiendo posibilidades, cada uno de nosotros puede decidir el camino (que casi nunca es fácil) y por tanto somos libres. El mundo lo vamos inventando a medida que caminamos, no importa lo rígido que parezca, se puede cambiar porque somos libres de cambiarlo.

Un abrazo.
ibso.

ibso dijo...

Las mayusculas no son porque esté gritando, que conste.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Lo importante es que los límites de nuestra libertad los pongamos nosotros. Pero qué difícil.
Besos.

SUSANA dijo...

Somos libres en los sueños, también en nuestro corazón. El resto, son condicionamientos, algunos necesarios (como los que vos mencionás) otros son auto-impuestos, el caso es que la Libertad una y otra vez debe ser analizada y no solamente por nosotros, también por la justicia. Hoy vivimos rodeados de cámaras para nuestra protección, nuestros datos personales son manipulados con distintos fines y la libertad es algo que se escapa una y otra vez en los intersticios de las necesidades de una comunidad.
Nuestros Sueños, por el momento, no son monitoreados y siguen siendo el lugar donde podemos volar sin permiso y sin que alguien juzgue.
Apretado Abrazo Querida María!

Maruxela dijo...

Soy de las que primero sueño y después realizo.
Un fuerte abrazo

Genín dijo...

Ni siquiera lo que dice el Toro, llega un juez y te obliga a comer vía intravenosa...
Besitos y salud

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola María

Es muy interesante la pregunta que haces.

Me gustaría contestarte, que si, que efectivamente actuamos con plena libertad pero me temo que mentiría. No siempre actuamos con la libertad que deseamos, ya sea por las circunstancias, miedos; espero que en los sueños seamos completamente libres.

Me ha gustado mucho esta entrada. Pensaré sobre ello.

Besotes.

Amig@mi@ dijo...

Qué va María, la libertad es pura utopía.
Yo pienso que siempre hay algo que nos empuja hacia uno u otro lado...
Feliz finde
Besos

J-M dijo...

Siempre hay un aspecto que nos deja atados aunque no digo que sea imposible ser libre hay mucha libertad con cadenas por ahí

Un abrazo!

PATRICIA PALLERES dijo...

HOLA MARÍA!
QUÉ INTERESANTE,
PARA MÍ NUESTRA ALMA Y NUESTRA MENTE SON LIBRES POR ÉSO MIENTRAS MÁS ATADO ESTAMOS A LO MATERIAL MENOS LIBRES SOMOS, MÁS DEPENDEMOS DE COSAS QUE CARECEN DE VERDADERO SENTIDO.

UN ABRAZO GRANDE, QUE ESTÉS BIEN!!

PAT

moderato_Dos_josef dijo...

Por desgracia creo amiga mía, que de una forma u otra estamos siendo demasiado manejados. Por eso también pienso que ha llegado la hora de invertir la situación.
Besos siempre.

Belkis dijo...

No somos todo lo libre que quisiéramos María, pero no debemos cejar en el intento de lograr la tan ansiada libertad.
Besitos

el7ºdeyahve dijo...

con tanta maria en la red a veces me lio, pero bueno mirando los perfiles ya se que maria eres.

la libertad mas que en los sueños, yo diria que soñamos con ella, en mi punto de vista, la unica libertad que tenemos y no nos la pueden quitar es en la mente, en nuestros pensamientos que solo son nuetros individualmente y hay todavia no han logrado entrar.

en una tiera naci, de vida y muerte y para porder vivir bien si tengo suerte, no devo de discutir cotra el mas fuerte, que vida es esa que no se vive expresando al mundo tus ideas y pensamientos con una libertad ligera y libre de movimientos, como el pajaro al volar que vuela con el viento y cuando se quiere posar lo hace al momento, asi deberiamos ser libres de pensamiento sin tener maldad y usarlo como elemento para que la humanidad sea libre, y hable con fundamento y respetando las leyes de el ser que nos creo amor por amor y liertad de expresion.

condor te saluda maria.

tia elsa dijo...

Si es verdad no somos completamente libres, de hecho el lugar donde nacemos, la cultura, la crianza, nos van condicionando. Creo sólo somos libres con nuestros pensamientos porque los sueños tampoco los contarolamos. Besos tía Elsa.

Myriam dijo...

Desde pequeña tuve, para poder sobrevivir, que ejercer mi derecho a mi libertad (con responsabilidad).

Siempre tuve claro que mi libertad termina donde empiezan los derechos del otro, sin necesidad de leer ningún código de leyes. (Siguiendo esta simple norma: no hacer al otro lo que no quiero que a mi me hagan.)

Eso si, en los momentos en que fui prisionera, dejar volar la imaginación me ayudó a sobrellevar la realidad.

Besos

Duna dijo...

La libertad de uno termina donde comienza la del otro. Esto debería ser así, pero por desgracia tenemos demasiadas lacras en nuestra vida.
No no somos nunca libres. Por una razón u otra, siempre estamos atados por algo.
Muchos besos amiga.

José A. García dijo...

La libertad es una fantasía, lo que nos queda por vivir son opciones. ¿optamos por esta ropa o por la otra? ¿Compramos este libro o este otro? ¿Cenamos en este restoran o en el otro?

Desde el siglo XVIII y la formación de los estados modernos, la libertad no es más que un sueño que ni los franceses asesinando a sus reyes pudieron conseguir.

Saludos

J.

Javi dijo...

A veces he escrito sobre esto o he podido hacer algún matiz. Es realmente difícil el ser tal y como eres y seguir una vida, ¿normal?
En ocasiones, para poder "sobrevivir" te ves obligado a no ser tal y como eres.
Es una lástima, pero siempre te quedarán los sueños, ¿no?

Yulia dijo...

Cuanta razón tienes amiga, es verdad que vivimos en una sociedad donde hay leyes que tenemos que cumplir gracias a Dios que existen, aunque algunas no nos gusten
y es verdad que en los sueños podemos ser libres como el viento, los sueños nos pertenecen yo puedo ser lo que quiera aveces sueño despierta y en mis sueños puedo ser lo que yo quiera tengo mucha imaginación .
que tengas felices sueños

MariluzGH dijo...

Totalmente convencida de que nuestros actos nunca pueden ser totalmente libres y nuestros sueños -a veces- también se ven condicionados por nuestra vida "consciente"...

Soy consciente de que mi libertad acaba justo donde empieza la del otro.

dos abrazos :)

bixen dijo...

"Consiste la libertad física en la ausencia de obstáculos de cualquier naturaleza."

Schopenhauer

impersonem dijo...

No, no actuamos con libertad, desde que nacemos, como tú bien dices, nuestros pasos, nuestras decisiones, incluso nuestras emociones (también nuestros sueños que, a veces, en la parte más feliz de ellos terminan de forma repentina por el despertador que hemos programado al dictado de quienes nos marcan los horarios y las rutinas de nuestras vidas) están acotadas por reglas que nos imponen y que en la mayoría de los casos no entendemos por creerlas irrazonables e injustas, y ello por desproporcionadas y promotoras de desigualdad (privilegios y prepotencia para un@s y esclavitud e indefensión para otr@s).

Al mirar la imagen que acompañas a lo que dices en esta entrada se prodría, y algun@s así lo harán, y seguro que están más en lo cierto que yo, pensar que de vez en cuando, para la gente llana, hay una amnistía por el precio que esa gente paga por el hecho de nacer (me acordé de Calderón y de su obra "La vida es Sueño"), y se abren las puertas de las jaulas en las que han sido apresadas y se les concede la libertad... NO, NO, NO, mi cabeza no puede, a la luz de mis experiencias vitales, pensar eso, yo siempre sospecho que cuando nos abren la jaula y nos dicen que volemos alguien está preparado para cazar divirtiéndose un rato (¿paranoias de mi mente...? Puede).

Besos.

Amor Eterno dijo...

Hay algo que no se aprisiona, es la imaginación, con tal de cerrar los ojos y soñar e imaginar con entusiasmo. Lo vives.


Besos.

Leonel Licea dijo...

Somos completamente libres solo dentro de nosotros mismos, con los sueños, mi libertad termina donde comienza la tuya.
Un abrazo, Marìa.
Leo

medianoche dijo...

La libertad está dentro nuestro, solo nosotros podemos liberarla si somos íntegros, y podemos hacer todo aquello que el corazón no dice, la felicidad como la libertad está en nuestros corazones.

Besitos

Mayte Freire dijo...

Sólo al soñar se tiene libertad, siempre fue así y siempre así será...
Libertad, añorada libertad. Vivimos sujetos a normas o leyes que condicionan nuestra existencia, y quiero pensar que la mayor parte de las veces, sabiamente. Pero creo que lo que más nos limita, son nuestros propios miedos,en su mayoría absurdos que nos impiden crecer con libertad.
Conocí a una persona hace un año que me comentaba hablando de los miedos que tenemos, que porqué no dejábamos a miedo en casa y salíamos solas ¡Qué cierto!

Muchas gracias como siempre, por tus sabias reflexiones.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga María; creo que soy un preso dentro de un mundo de libertades, y por ello:
¡¡¡¡quiero soñar!!!
Un abrazo amiga por compartir letra y pensamiento.
Jecego.

Anna princesa dijo...

Pienso verdaderamente igual cariño.
Muy sabia reflexión.

Besitos

Miguel dijo...

La libertad es una bella palabra. Pero hay demasiadas personas que no practican aquello de que mi libertad termina donde empieza la libertad de la otra persona.

Un beso.

gosspi dijo...

Pues creo que el miedo es lo que impide ser libre...el miedo a no ser amado, o comprendido, o escuchado tantas veces...para ello el mundo interior tiene que ser rico y con los pies en la tierra ver la vida dentro de nosotros....querer , desear ser libre con uno mismo para serlo con los demas y ler libre para dar esa libertad al otro con cariño y sencillez....asi se empieza a ser feliz.....gracias Maria por tu visita....un beso guapa.

latrís dijo...

Lo que tenemos que tener muy claro es que nuestra libertad acaba donde empieza la de los demás, así nos irá todo mejor.
Y según lo que piensas... Pues soñemos!
Un besote Maria

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Como dices, ya venimos condicionados, hasta por nuestra herencia genetica, mas las normas sociales -y algunas sociedades, la verdad te regalo nacer ahi- mas las limitacions que nos autoimponemos. Eso me pregunto, hasta donde nos las imponen y terminamos haciendolas nuestras o son nuestras y nos amparamos en las normas sociales y de etica para acatarlas? Vaya duda existencial, no?

Lore dijo...

¡Vaya entradita!!! La libertad humana es uno de los temas más complicados, ya que la libertad es la facultad natural que tenemos para actuar de acuerdo a nuestro razonamiento y definir esta cuestión...es tela!
A simple vista el hombre es un esclavo, un esclavo de sí mismo, es decir, que su mente esta cautiva de razonamientos e ideas, en un mundo lleno de preguntas y de dudas, en un mundo del que ya dificilmente podrá salir y recuperar su verdadera libertad humana que hoy no...no existe.
Uf, que ya te digo, que esto me supera.
Besotes enormes preciosa.

Olga i Carles dijo...

Todo es un control y una manipulación en extremo pero debemos aprender a discernir y dejare atrás lo que pueda estar en nuestra mano.
Hay cosas de las que no podemos escapar pero otras si. Demasiadas veces somos inconscientes y arrastramos y arrastramos.
La verdadera libertad es la del alma y el espíritu, desprenderse del ego.



Un abrazo.

Fernando Solera dijo...

No somos libres, y asumir esa realidad quizá sea el primer paso para intentar alcanzar la libertad. El miedo nos hace esclavos, y muy especialmente el miedo a la muerte.

Por eso es fundamental dejar de temer a la parca, ya que el miedo a morir nos impide vivir plena y libremente.

Un beso, María.

Montserrat Sala dijo...

Hola Maria, Pienso que nadie es libre del todo. Nacemso yá condicionados a pertenecer a esta o aquella familia. A este u otro país.
A tener unos hermanos o nó. A que nuestros padres, se entiendan o se divorcíen.... Y así todo. La libertad es una utopia, una falacia cruel.
Un abrazo grande, amiga.

Anna Jorba Ricart dijo...

Maria se que has cambiado tu "carita azul", por tus ojos...la mirada es mejor.
Libres es lo que quisieramos ser y nunca lo somos ni lo serémos del todo....
Recibe mis saludos.

Ojosnegros dijo...

Imaginé así tu mirada.
Hermosa, dulce y buena
Besos y feliz semana.

Cornelivs dijo...

Me tomo un descanso, querida amiga.

No se aún si definitivo o temporal, y tampoco se si volvere o no a escribir.

Probablemente...no.

Eso si: seguiré visitandote.

Hasta entonces, un abrazo enorme.

Adrián J. Messina dijo...

El problema es que últimamente en un mundo tan oprimente, hace que los derechos se crean obligaciones y uno tiene que estar manifestando todo el tiempo, también casi obligatoriamente, su libertad.

Un abrazo fuerte.

Abilio Estefanía dijo...

Hola Maria, lo malo es que cuando te despiertes no te acuerdes del sueño. Que faena.

Besitos

Javier dijo...

Nadie es libre, en ningún momento.
La libertad nos la cortan, la manipulan de tal manera que no nos dejan ni un agujero pequeño para respirar.
No, todo es un engaño, y nos dejamos engañar por pura cobardía.

Saludos.

Javier dijo...

Actuamos en libertad dentro de los límites establecidos por el hecho de vivir dentro de una sociedad y por nuestros propios límites (prejuicios, miedos...)

Un abrazo

princesa_ dijo...

Creo que es una de las pocas cosasa que aún podemos permitirnos en completa libertad: nuestros sueños.
El resto del día a día..cuesta trabajo cambiarlo, las normas hay que saltarlas, las broncas se hacen mayores, la alegría de algunas personas queridas desaparece...y dejamos de ser yo para ser un poco nosotros.
Pero si algo no podrán quitarme jamás son mis ganas de soñar. Y sobre todo, mi libertad para hacerlo.
Un besín María.

Francisco Javier dijo...

Debemos ser libres y sentirnos libres, es la mejor forma de tener éxito, y que nadie nos cierre la puerta o nos ponga un muro, ahí ya nos estaría tapando los ojos, el sentimiento del corazón que nos hace ser libres.

Un besazo Maria.

luna dijo...

Yo creo Maria, que ser libres cuesta bastante,a veces quieres comportarte de una manera, pero quizás ofendes al otro y te paras y no lo haces, es dificil,sólo eres libre en aquellas cosas que tu deseas a ti mismo y que lo sientes pero que no influya a un segundo,ser libre es sentirte en libertad interiormente.

besitos

luna

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga María, he vuelto para volver a opinar con una pregunta; ¿es acaso ser libre cuando sueñas, si luego no puedes contar tus sueños?
creo que nunca somos totalmente libres. Me gustará decirte algo, pero no puedo; ya he dejado de ser libre.
Un abrazo amiga, algún día seremos tan libres como el aire, pero una montaña frena nuestros pasos; otra vez dejamos de ser libres.
Un abrazo amiga.
Jecego.

Santisiembra dijo...

Hola Maria creo que bien lo resume San Pablo todo no es permitido más todo no es licito. Las normas son necesarias para evitar el caos como bien lo refieres y si tal vez el lugar unico donde experimentamos real libertad es en nuestros sueños.

Juan Dianes dijo...

Has puesto el dedo en la llaga de un problema muy profundo y relacionado con la esencia del ser humano y su liberación.

Creo que el hombre no es completamente consciente de sí mismo, tampoco es consciente de los muchos deseos contradictorios, creencias, emociones y prejuicios que le llevan desde un instante al siguiente, que no tiene centro de gravedad y por lo tanto no puede mantener una meta fija durante un período de tiempo.

Aunque puede creer que él esta determinando la dirección de su propia vida, en realidad es zarandeado de un deseo a otro por una variedad de influencias exteriores. El hombre puede superar este estado sólo si se vuelve consciente de sus múltiples estados de ánimo y pensamientos y persiste en tratar de desarrollar su verdadero yo tratando de no expresar emociones negativas y de no identificarse demasiado con los vaivenes de la vida.

Un fuerte abrazo, María.

Franziska dijo...

El mundo de los sueños es fascinante y los pueblos antiguos concedían a los sueños una importancia tal que se les llegaba a considerar una profecía.

Los sicologos hoy, los consideran en las terapias como un modo de entender los problemas que puede tener una persona.

A mi entender y puesto que nadie puede soñar aquello que desea, los sueños nos son impuestos por nuestros deseos o preocupaciones. Tal es el caso de las pesadillas.

La libertad que no se convierte en acción, no tiene sentido. Por eso, cuando imaginamos las cosas y supongo que te refieres a ese cuando hablas de soñar, no deja de ser algo fantástico con lo que podemos disfrutar a tope. Es nuestra vida interior donde cabe toda la fantasía pero que suele estar alejada de las realizaciones.

Entiendo que la libertad es opción y es una opción que se puede llevar a cabo sin que suponga un peligro para tí ni para los demás.
Ninguno de nosotros es totalmente libre porque siempre hay algo que nos amarra, como tú dices.

En la sociedad actual se habla mucho de libertad, en mi opinión es un tema de conveniencia política, algo que nos venden para que estemos contentos. Mira creo que tendré que hacer algún trabajo con la palabra libertad. En realidad, como tú dices todo son trabas y directrices y si no respetas las reglas, te atienes a las consecuencias. Así, se llega a la conclusión de que la señora de la antorcha que está en Nueva York, es una falacia.

Un abrazo, querida María y te felicito porque haces un éxito de todos los temas que aportas.

ANTIQVA dijo...

A veces, la unica libertad que nos queda es la de gritar a la Luna...

Un abrazo fuerte

Toni Sagrel dijo...

Tú lo dices muy bien en este artículo: desde que nacemos, vivimos marcados por leyes, reglas y normas impuestas...

La verdadera libertad, no existe. Por eso, la palabra libertad es tan airada, deseada, exhibida. La libertad es la utopía de la imaginación.

Los sueños o los pensamientos nos hacen volar hacia lugares desconocidos, deseados, diferentes. Quizás, sea como un viaje a una libertad desconocida, pero después, seguimos estando donde ya estábamos.

La mayor libertad es actuar y saber actuar en conciencia.

Un abrazo.

María dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios respecto a este tema, me encanta conocer vuestras opiniones, es muy bonito conocer los puntos de vista de todos.

La libertad se puede alcanzar con ese sueño donde vuelas hacia el lugar que uno quiera volar, mientras tanto nos tendremos que conformar con quedarnos aquí en la tierra caminando con leyes y normas para que no todo sea un caos.

Muchas gracias a todos.

Un beso.

Carlos Serra Ramos dijo...

Querida María:

Llevo rato pensando si comento este tema o no, inclusive copié de Despeñaperros un tramo en el que trato esta cuestión en relación a la fidelidad a la que estamos obligados por real decreto, toda vez que la tendencia natural del hombre y la mujer es polígama, pero ocupa cuatro cuartillas y resulta muy larga para dejarla aquí.
Así que me limito a opinar sobre el tema casi con aversión tan cansado estoy de que me la reduzcan cada día un poco más y más. Y cada uno debe aceptar las normas impuestas a determinada sociedad según donde se habite, según su religión, sus costumbres y tradiciones, lo que en un lugar es permisivo en otro está penado. Las prohibiciones son tantas que la libertad es como dices, sólo en los sueños porque el pensamiento es libre, pero por desgracia vivimos de realidades y esa realidad es un mal vivir. Además,estamos tan hechos a acatar, que son infinitas las veces que obramos en contra de nuestra voluntad por no herir, no perjudicar, no disgustar al que confía en ti, y uno se pregunta ¿y yo? pues tú te aguntas porque es tu responsabulidad, y claro, aguantas y aguantas, querida, hasta que un amigo mío no aguantó más y se arrojó al agua.

Lo siento, María, casi me alargué más de lo que era ese tramo de la novela.

Tu tema es para un lago debate y quedarnos igual, atados y amordazados.

Te dejo mi beso, querida, no le prohibas la entrada a tu ventana.
..............Carlos

María dijo...

CARLOS: Como siempre, es un placer leer tus interesantes reflexiones, por favor, no sientas el que te alargues con tus comentarios, cuando para mí son un regalo recibirlos, por ello te doy las gracias por comentar este tema.

Estoy totalmente de acuerdo contigo cuando dices que muchas veces obramos en contra de nuestra voluntad por no herir a los demás, y entonces, lo que conseguimos con ello es que, de esta forma, cada uno, se haga daño así mismo por no actuar según su libre y propia decisión, sino haciéndolo forzado por la decisión de los demás, para no herirlos, nos herimos nosotros mismos.

No prohíbo tu beso, amigo Carlos, yo le recibo de par en par.

Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...