27 agosto 2011

¿Qué recuerdos tienes de tu infancia?

Imagen de la red

Cuando en algún momento he retrocedido en el tiempo, no he podido evitar sentir cierto aire de nostalgia, al recordar a las personas que ya no están aquí, aunque tengo que reconocer que una de las etapas más felices de mi vida ha sido la de mi infancia, porque no existían responsabilidades, ni preocupaciones, ni agobios, ni prisas, y el tiempo parecía ir más despacio que ahora.

La etapa de mi niñez fué muy entrañable,cálida, rodeada del cariño y protección de mi familia, y el juego reinaba en mi mundo infantil, recuerdo que me encantaba hacer realidad los cuentos que me contaban los mayores o los que yo leía, y sacaba de allí a las princesas para darlas vida en mí, disfrazándome con camisones largos que mi madre me dejaba, y me veía reflejada de princesa, de esta forma, hacía realidad mis cuentos preferidos.

Imagen de la red


Mis hermanos y yo solíamos jugar mucho a los juegos de mesa como el parchís, la oca, las damas, o el ajedrez, y aunque casi siempre perdía, nunca me enfadaba porque reconocía que perder entraba dentro del juego.

Me gustaba mucho jugar con las muñecas, a quiénes cuidaba, mimaba, protegía, bañaba y las daba el biberón como si fueran bebés de carne y hueso. 

Recuerdo con especial cariño aquellos veranos de mi infancia disfrutando en el pueblo de mi abuelo y cuando nos contaba sus batallitas mientras se preparaba un cigarrillo, y siempre con la boina en su calva cabeza y el bastón cerca de él.



Imagen de la red


Y aquellas calles pobladas de vecinas sentadas en las puertas de sus casas charlando de sus cosas, y esa sintonía de la radío que se escuchaba desde la calle porque las puertas de sus casas las dejaban abiertas sin ningún peligro.

Me lleno de oxígeno puro al recordar esa naturaleza que brotaba de campos verdes cubiertos de espigas y amapolas, esos ríos donde nos bañábamos en aguas limpias y cristalinas que parecían mares con sus arenas de playa; o esos triciclos que pedaleábamos por la calle sin ningún peligro, o esas bicicletas que circulaban cerca de escasos coches donde no había cinturones ni semáforos, ni nadie llevaba de la mano móviles porque no existían.

Los niños pasábamos mucho tiempo en la calle jugando con la pandilla de amigos, a juegos imaginarios, inventados, o los que en aquellos tiempos se jugaban, como al escondite, al corre corre, ladrón y policía, al yoyó, a la comba, a la goma, a las tabas, a los alfileres, a la gallinita ciega, al corro de las patatas.


Imagen de la red

Pero sobre todo, recuerdo mi infancia como aquella etapa en la que los días estaban envueltos de paz, armonía, paciencia, donde no había lugar para las prisas, ni los agobios, ni el estrés, porque el tiempo parecía que transcurría muy despacio.



95 comentarios:

Rosa.E dijo...

Que relato más hermoso, llevas nuestra imaginación a aquellos bellos tiempos que ya no regresan, ¡que bonito añorar la infancia!, donde la ingenuidad, la alegría y tantos sentimientos bonitos nos acompañaban
¡Muy bueno!
Feliz fin de semana
Un abrazo

Gómez dijo...

Por lo que cuentas eres de mi generación...Comparto muchos de tus recuerdos de infancia. Las muñecas, las tardes inmensas jugando a todos eso juegos que dices, los cromos, los zapatos Gorila, la primera televisión, la conquista de la Luna, Tintín, los cuentos de Hadas, las muñecas recortables, los padres cariñosos,la familia, las series de televisión, los pantalones vaqueros de campana, los posters,los tiovivos y los coches eléctricos, la música de los 60, etc.
Pero no mires mucho hacia atrás o te deprimirás.Besos y gracias.

Fiaris dijo...

hermoso relato abrazo.

Leonel Licea dijo...

Es tan tierno lo que dices, esta evocación que me inspiras que he vuelto a mi infancia y me he emocionado entre recuerdos entrañables, mi abuela, mis amigos, mi tierra...
Un abrazo fuerte, María.
Leo

MariluzGH dijo...

Preciosa infancia recuerdas, María :)

Mis recuerdos también son felices, alegres, llenos de días cálidos y playa y juegos en las calles sin miedo a nada ni nadie, las batallas de indios y la caballería (yo siempre india)... Eran tiempos felices, en los que quedarse en casa con aquella caja enorme de "Juegos reunidos Geyper" no era un castigo sino una bendición :)

ah qué buenos recuerdos... mi infancia fue feliz, gracias por recordármela (ya sabes que en mis "puntos locos" hablo de toda esa vida pasada)

besos y feliz finde ¡guapa!

Jose dijo...

Los recuerdos de la infancia siempre son recuerdos llenos de una gran nostalgia, por la felicidad vivida, pero esos quedaron muy lejos ya que el devenir de la vida es una enorme competición que no nos da tregua.

Saludos

andré de ártabro dijo...

¡Que recuerdos entrañables de un tiempo mas simple , más sencillo, mas humano donde los niños teníamos tiempo para ser niños y hasta las canciones que cantábamos saltando a la cuerda tenían hermosos mensajes.
desde entonces , y de eso hace ya tiempo nunca he dejado de ser niño, y en ti se nota en todo lo que escribes que quedaste aprisionada en la ternura de de una comba , de unas tabas o de una bici sin casco.
preciosa María tu personalidad y esa tu pluma de dulce cristal.
Un beso amiga mía.

Genín dijo...

Mis recuerdos son amargos en su mayoría, prefiero no recordar...
Salud y besitos

Carlos Serra Ramos dijo...

Extraordinaria infancia la de mis hijos y gracias a ellos pude descubrir la maravilla de esos primeros años de vida, la alegría reflejada en sus ojos por un par de cromos. Posiblemente sean los mejores años de la vida. Te dejo las dos primeras estrofas de un poema que titulé Metamorfosis que algo te dirá en referencia al tema:

Hubo una vez, que mis dedos
sumaban más que mis años,
y siguieron siendo pocos
en mi quince aniversario.

Y fue aquel niño, el adolescente aquel,
el joven que fue después.
¡Que mala memoria tengo!
que del joven no me acuerdo
y del niño no guardo
ningún recuerdo.

Un beso, querida amiga, envidio esa infancia que nos cuentas.
.....................Carlos

Sara O. Durán dijo...

Preciosos recuerdos que me has traído hasta hoy en tu tambien preciosa entrada. Tuve la bendición de una infancia extremadamente feliz, sin ninguna preocupación, como la que relatas. Cuánto sirve en la adultez una niñez feliz.
Un beso.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Maria:
Me ha ncantado tu relato.
Sabes yo ha veces también viajo en el tiempo.
Es como volver a disfrutar de las pequeñas cosas.
Fíjate mi prima y yo, algún domingo, momntábamos un escenario en casa de mis tíos e interpretabamos teatro, en una palabra les dábamos el "tostón" pero lo bien que nos lo pasábamos.
A mi me gustaba mucho leer y jugar a los cromos y tambien a princesas.
Bueno ahora empezaría a contarte y no terminaría nunca.
Besos, Montserrat

Mabel dijo...

Tengo muy lindos recuerdos de mi infancia, sobre todo de como jugábamos, no había televisión , ni compu, solo cine y solo jugábamos a cientos de cosas, en la vereda a las tardecitas, mucha vida al aire libre y correr y saltar y la bici, jajaja.
Besitos

ANTIQVA dijo...

"Mi infancia son recuerdos" de un barrio de Castilla -las Delicias-. Allí no florecían los limoneros, pero los niños eramos felices...

Un abrazo grande, Maria

Pilar dijo...

Me quedo con la actitud de una niña que aceptaba todo como algo natural y sin ninguna pretensión ni exigencia podía desenvolverse ajena a la malicia.

Sí, me quedo con el candor de la infancia.

Una sonrisa para todos.

Emilio Manuel dijo...

Maria, no se si es un relato imaginado o no, lo que es cierto es que has narrado y puesto en fotos mi infancia. Una infancia hoy que no puede jugar en la calle, al menos en las ciudades y algunos pueblos, están contagiados de la prisa de los padres, sus juegos ya no son en pandilla son solitarios, no me gusta lo que veo y lo peor es que meto a mis nietos en ese saco.

Un abrazo.

Fernando Solera dijo...

El problema de soñar con ser princesa es que mucha gente, tanto hombres como mujeres, no se despiertan en su vida real, y en la edad adulta siguen buscando una pareja imposible. Los príncipes azules, así como las princesas, no existen. Hay gente que se va al otro mundo muy frustrada, por haber sido incapaz de entender algo tan elemental.

Un beso, María.

Abilio dijo...

Hola María me he sentido muy identificado con lo que cuentas, juegos, amigos, abuelos, merienda en la calle de pan con chocolate o vino con azucar, personajes imaginarios que cobraban protagonismo en los juegos.

Besos

TORO SALVAJE dijo...

Eres muy afortunada por haber tenido una infancia tan bonita.
Mis recuerdos son agridulces, bueno, quizás bastantes más agrios que dulces. Será por eso que intento no acordarme de ella.

Besos.

Myriam dijo...

Me alegro por tí que hayas tenido una infancia tan llena de amor y lindos recuerdos.

No puedo decir lo mismo, la mía fue un infierno. Justamente en esta entrada me refiero a uno de los muy raros momentos felices:

http://deamoresyrelaciones.blogspot.com/2011/08/el-corcel-del-jinete-que-no-sabia-quien.html

Besos

latrís dijo...

Yo recuerdo también mi infancia como una época muy muy feliz, en todos los aspectos, rodeada de cariño, protección y bienestar, con mi familia alegre y feliz, con la libertad de jugar en la calle, en pleno Madrid, y que todo el mundo te conocía y te sonreía....
Pero se que soy muy afortunada, a lo largo de la vida he ido conociendo gente que has sufrido mucho ya desde la infancia.
A lo mejor yo no soy tan fuerte, soy tan débil de carácter que lloro por todo...
Un besazo María

Cosillas y Cosejas dijo...

Preciosa la manera en que has relatado tu infancia María, yo también evoco muchas veces el pasado y recuerdo aquellos días en que todo era alegre, inocente y la mayor preocupación de los niños era pasarlo bien. Recuerdo mis horas en la calle, la mitad del día lo pasábamos allí, jugando a todos los juegos que comentabas sin miedo ni exponerse a los peligros que hoy en día hay, (los críos ya no pueden ni estar solos en la calle).
Y que bien lo pasábamos en casa jugando a montar una tienda con botones que hacían de monedas y patatas de la cocina como mercancía, las tardes de parchís y cartas con los padres o el poder pasar los días con mama porque entonces era posible vivir solo con el sueldo de papi... creo que los niños éramos más felices que ahora. Se que la tecnología ha aportado grandes beneficios para la humanidad pero yo sinceramente hubiera avanzado solamente en la medicina, demasiado pc, demasiado móvil, demasiadas consolas, demasiada tele o coches... se ha perdido por completo nuestra esencia, la de los niños de los 70, 60 u 80. Yo ahora tengo una niñita de un año y me da mucha pena que no pueda disfrutar de sus primeros añitos de la misma manera en que yo lo hice, al menos aquí en la ciudad porque en algunos pueblos todavía se sigue conservando un trocito de antaño.
Besotes

La Zarzamora dijo...

Yo también fui muy feliz...

Besos, María.

María dijo...

Espero que me sigáis reconociendo, y es que esta mañana me hice esta fotografía, y he querido cambiar el perfil de mis ojos por el de mis labios.

Y quiero aclararos, para que no haya ninguna duda, que lo que he narrado en esta entrada es mi experiencia personal, no es inventada.

Me encanta leer vuestros recuerdos de niñez, os sigo leyendo, gracias por estar aquí.

Un beso.

Josep dijo...

Mi infancia más que buena o mala,
fue mi infancia y fue la única. Si que era feliz con los amigos, los veranos en el pueblo y con los abuelos. Pero eran tiempos de Una, Grande y Libre...Tiempos donde lo supimos todo de una vez y muy mal
Quiénes eran los Reyes,
De dónde vienen los niños. Y aprendíamos en la calle que a las niñas les crecian los pechos, y como se hacia el amor (con otras palabras, claro)
María, estoy hablando de los años 1955 y en Barcelona, no en ningún lugar en medio de la nada. Era cuando nos metían por las narices
la Formación del Espíritu Nacional, el Cara al Sol, besar la mano de un cura, y rezar y rezar...
Lo que jamás olvidaré es que aprendí de mis padres quien era García Lorca, Machado, Miguel Hernández, todo en casa y en voz baja, claro, y me enseñaban quienes eran los intelectuales catalanes, en voz más baja, si cabe...
Y mis símbolos y lengua materna arrinconados,
María, en esta infancia, la de todos, era una infancia donde en la escuela te robaban la memoria, y hacían mentira del presente. Me alegro mucho por todos aquellos que recordéis tan bellos recuerdos.

Josep dijo...

Un beso, Maria.!!!!

Luis Antonio dijo...

Con harta frecuencia se idealiza la infancia hasta el extremo de llamarla el "paraiso perdido"... No es mi caso...

Tu boca susurra - lo escucho - bésame. ¿Me equivoco?
Y yo no puedo hacer oídos sordos...

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola María

Mis recuerdos de la infancia son lejanos, más que nada porque siempre tiendo a olvidar el pasado, fuera bueno o malo.

Recuerdo especialmente los veranos en los que nos reuníamos un grupo de ochos niños en la playa, eso durante los días laborables y el fin de semana, solíamos acudir a un merendero. Allí nos juntábamos algunos más. La cuadrilla de amigos de mis padres era grande y cada uno tenía por lo menos dos hijos.

En invierno, cada uno iba a un colegio diferente y ya no nos veíamos tanto, hasta volver a coincidir todos los días de verano.

Eran días bonitos, llenos de actividades, juegos y descubrimientos distintos.

Son muy bonitos tus recuerdos, muy vividos y disfrutados. Me alegro mucho.

Besotes.

Sweet dijo...

Hermoso leerte, María.
Lástima que yo no pueda decir nada semejante :(

Ten un lindo finde!!!

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

ES VERDAD!!! El tiempo transcurria mas despacio, sin pausa pero sin prisas, habia tiempo para trepar a un arbol, leer un libro, ver algo de TV, y paradojicamente, queriamos ser grandes ya mismo porque nos parecia que estaba bomba.
Y ahora nos damos cuenta que no estaba nada bomba y vemos esta etapa como los años dorados de la vida.

Arantza G. dijo...

No muy buenos, mejor dejarlos estar.
Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Yo vivía a las afueras de la ciudad, donde comenzaba el campo. De aquello no queda nada más que el recuerdo.
Besos.

Prudencio Hernández Jr dijo...

Si tu relato de tu niñez concuerda mucho con el mio..a pesar de los distintos continente las tradiciones se desparramaban..seguro que yo tenia otros juegos..como varón quera qeu me decia mi madre.. .como el futbol callejero..las chatas con rulemanes que corrian por las bajadas de las calles de lbarrio..y tantos otros que hicieron de mi niñez una etapa bastante feliz...que cambió en mi adolescencia..Pero quiero dejarte lo que mas recuerdo con mis amiguitos y era nuestros dias de Playa..Y el recuerdo para el "210" de AMDET (linea de omnibus) que aparecía recorriendo toda la Echegoyen, (calle donde me crié) cuando venía decía MALVIN (una de las playas más lindas de Montevideo) y cuando se iba decía GRECIA (hasta el Cerro). Solamente servía en verano, nos llevaba directo a la playa. Eran esos "Leyland" de ventanillas chiquitas y formas bien redondeadas -que a veces se ven en las viejas películas- llenos de sombrillas, sombreritos y sillas. Poco lugar y mucha conversación. A la vuelta, 1 hora de viaje.. arena por doquier, olor a mar, impregnando siempre ese tramo laberíntico del recuerdo.
Besos..hermosos tus recuerdos y los de los amigos..

Norma2 dijo...

María comparto totalmente lo que dices aunque vivíamos a miles de km.una de otra. Yo también tenía un tio con boina que me contaba cosas de España y de la guerra de Corea y un abuelo español con su sombrero panamá. No tenía ríos pero sí inmensas calles de tierra en donde libremente podíamos jugar.
Beso desde Mar del Plata Argentina
http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com

Evanir dijo...

Me faltam palavras ,pra agradecer sua atenção
comigo.
Ser sua amiga é um presente de Deus na minha vida.
Agradeço a cada uma de suas visitas todas
elas me deixaram muito feliz.
Que seja abençoada por Deus nossa amizade para sempre.
Desejo um feliz final de semana beijos com infinita ternura e paz..
Evanir..

Adrián J. Messina dijo...

Sincero de tu parte contarnos un poco acerca de tu infancia.
Lo que más me gusta de ella es que al revivirla también lo hace nuestra consciencia y se siente tan inmutable y desnudo a la vez...

Abrazos.

Jose Vte. dijo...

¿Porque me suena tanto esa infancia?, quizás sea porque era muy parecida a la mía. Entonces casi todas eran muy parecidas. Había tan poco que con lo poquito que conseguíamos lográbamos pasarlo bien. Lo importante era la calle y jugar con los amigos.
Por cierto se te ha olvidado el Churroba: churro, mediamanga o mangotero, jejeje.

Nosotros en lugar de vestirnos de princesa, pedíamos que nos compraran el equipaje de futbolista y un balón. Las calles eran nuestro paraiso.

Un abrazo

El Sentir del Poeta dijo...

Querida amiga que bello recuerdos nos dejas de tu infancia, eso nunca se olvida.

╬══╬ Querida Amiga, Te deseo
╬══╬ Un hermoso fin de semana.
╬══╬ “Los amigos son un remedio
╬══╬ a la soledad y el silencio,
╬══╬ son el descanso del alma
╬══╬ cuando la agitación de la vida
╬══╬ nos deja sin aliento”
╬══╬ ★Dios te bendiga★.
╬══╬Un amigo es como una
╬══╬♥╬♥escalera al cielo♥╬♥
♥╬♥╬ ♥Besitos,Noemi ♥╬♥╬♥

LOLI dijo...

Cuando he leido el titulo..imaginate...Buff...

Pero al leerte y ver esas fotos he recordado mis juegos con mis amigos y la verdad que me ha hecho mucho bien...que importante que son los juegos,te sacan del mundo...bueno que cuando tocaba ir a casa pensaba " a ver que me espera"

BESAZOS PRINCESA

PD mis manos lentamente se van recuperando pero cuesta.
GRACIAS ♥

María del Carmen dijo...

TIEMPOS BELLOS D EINFANCIA.

QUE BELLO RELATO Y TAN BIEN NARRADOS QUE VIAJAMOS EN EL TIEMPO AL COMPÁS DE TUS PALABRAS.

HOY...............

Hoy………….

Paso a dejar mi huella
y dejo en tal decires
Titulados Ser
Y reza así:
“Todos lo decían, todos!
es libre como el viento,
sin imaginar que tenía
dos grandes secretos
guardados en su silencio.
Y el silencio mismo
los ha revelado;
El primero, es:
el viento no es libre,
es prisionero de sí mismo
y de su propio impulso,
que lo mece, lo hamaca,
lo agita , lo aquieta,
lo convierte en ráfaga, en ciclón
o en calma brisa.
Y el segundo:
se es como el viento
cuando se piensa
para ser!”

Dejo mi saludo e invito a visitar mis blogs, dónde te aguardan algunos detalles.

Tuya
Marita
www.panconsusurros.blogspot.com

tia elsa dijo...

Asi tal cual son mis recuerdos de infancia, los días eran eternos y esperaba con ansías la navidad y reyes, andar en triciclo dando vuelta la manzana cuidada por los vecinos que estaban en las puertas conversando, tomando mate o algro fresco, los veranos en pueblitos serranos con arrojos cantarinos y sólo el llamado a tomar la leche, almorzar o cenar interrumpian el mundo mágico de los juegos. Besos tía Elsa.

Ana dijo...

Aunque mi infancia no fuera precisamente un mar de rosas, Sigo teníndo entrañables recuerdos, momentos, que me hiciste revivir con esta entarada, Gracias guapa!

gosspi dijo...

Hola Maria ....te podrás creer que quiero entrar en esa infancia que he tenido en este momento.....ese Tiempo eterno se puede vivir en la madurez....he tenido una infancia llena de amor , alegria y de ilusión...no puedo perderla con los agobios ni con el stress...y solo en Dios la encuentro. Me siento muy amada y la vida es Apasionante....vivir el momento sin miedos sabiendo que la NIÑA que habita en mi sigue viva y llena de ilusión.....los que se fueron estan dentro de mi y me sostienen en los momentos dificiles y la VERDAD hace que sea LIBRE y GOCE de momentos ETERNOS. Un abrazo. Me has llenado de Alegria y de Esperanza , Gracias Guapa.

Asun dijo...

Pues en mis recuerdos de infancia hay de todo, unos dulces y otros amargos, y estos tienen tanta fuerza que eclipsan un poco a los dulces. Por eso no es una etapa que me guste demasiado recordar.

Un beso, María

TRAZANDO RUMBOS dijo...

¡Una entrada preciosa!

Es increíble cuando miramos hacia atrás y recordamos el pasado, todas las cosas que nos han ocurrido y que nos seguirán ocurriendo.

Un beso, María!

gralba dijo...

¡Que bueno poder ecordar la infancia! En mi caso, a veces lo hacemos con mis hermanso contándoles a nuestros hijos como vivimos ese tiempo, de una generación a otra pasan los recuerdos, y esos son momentos muy bellos.Cariños

Adriana Alba dijo...

Nunca habìa pasado por tu espacio, estimada Marìa, fue un verdadero gusto.

Me encantò el relato y me sentì identificada con muchas situaciones.

Un cariño y felicitaciones.

Regina dijo...

Me han gustado mucho esos recuerdos de infancia.



Saludos!!

Lore dijo...

He pasado dos veces he leído tu entrada y me he marchado y tras nuevamente leerte María, iba
a pasar de largo, pero no debo ni quiero.
Parece ser que tenia todo para ser la niña más feliz, pero...precisamente entonces, un accidente se llevo lo mejor de la vida.

Un enorme beso mi querida María.

J.Lorente dijo...

Aunque comparto contigo algunos detalles, lo cierto es que los recuerdos de mi infancia son muy malos... Mejor me abstengo de recordarlos.

Un Beso Infantil, María.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Mis recuerdos de infancia son variados y difusos a la vez. Tuve momentos de los buenos y de los otros...y aunque existe cierta nostalgia, no quisiera volver atrás (tampoco se puede).

Ahora, yo era un niño bastante atípico para la época...un "viejo chico", como se suele decir acá, interesado más en los temas de grandes y disfrutando más la ciudad que el campo o la playa.

Los tiempos han cambiado en cuanto a la seguridad...pero en nuestro interior, no debemos dejar de ser niños en cuanto a los sueños porque, en ocasiones, es el único combustible que nos mueve.

En resumen, quizás ya estaba algo preparado para el stress del futuro...nunca fui de una infancia totalmente calma. Saludos afectuosos, de corazón.

Sara dijo...

Que bonito María, yo recuerdo una infancia muy familiar, y todos los niños jugando en las calles del pueblo, y a mi abuela, y a mi cole, que tiempos sin problemillas apenas y que bonito ha sido recordarlo gracias a tu invitación....penita de infancias horribles que están viviendo niños en tantas partes del planeta....quizás muy cerquita nuestro incluso.Asi es que mil gracias por esta entrada tan preciosa.
Te dejo mi abrazotedecisivo recién llegada de mis vacaciones

val dijo...

Sin palabras María.
Hermoso y volé ya con el titulo.
Besos y buena semana.

pedrojescritor dijo...

Ciertamente, jugabas y jugabas y parecía una eternidad y quizás solo había pasado una hora; hoy en día una hora currando, con estrés y no precisamente pasándotelo bien pasa volando...
Besos.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

María, guapísima, que has cambiado la fotito de tu perfil y ahora luce hermosos labios carmesíes en lugar de ojos de mar y cielo. Comparto un poco contigo las experiencias que cuentas en tu post, pues viví una infancia muy similar. Parecía que viviésemos en el Caribe, como en el spot del licor de coco, ¿no?, jeje, porque nada nos estresaba.

Un gran beso y muy feliz semana, mi niña preciosa.

Rosa Mª dijo...

María, muchísimas gracias por compartir con tanta elegancia y nostalgia esos recuerdos de tu infancia.
Muchos besos. Rosa.

Isabel dijo...

Muy bonita tu entrada Maria, mis recuerdos mas bonitos también son de la niñez, y recuerdo especialmente las puertas abiertas, y a las vecinas sentadas al fresco, charlando, mientras los crios jugábamos. Un beso

Liliana G. dijo...

¡Qué hermoso, María! Viajé de tu mano a mi propia niñez y me vi tan feliz como vos. Los juegos con mis amigos, las vecinas en la calle, el triciclo, la bici...
Una época preciosa, aunque para serte sincera, no la extraño, sólo disfruto con los recuerdos y la alegría de haberla vivido.

Gracias por este post tan entrañable.

Mil besos y buen comienzo de semana :)

Rachel dijo...

Qué bonito María!!! yo también tengo muy buenos recuerdos de mi infancia, siempre he sido una niña muy feliz. Recuerdo con especial cariño estar en casa de mis abuelos, salir a jugar por el pueblo sin miedo a nada. También veranear en la playa, alquilábamos un apartamento y así pasábamos parte del verano mis padres, mi hermano y yo, jugando a cartas, yendo a la playa, comprando libros(de agatha christie), era todo un acontecimiento, además de conocer a gente nueva o reencontrarnos con amigos de otros años, era muy entrañable, especial. Besotes

Noelplebeyo dijo...

la infancia es un periodo magnífico pero lo bueno es estar donde uno se encuentra

María dijo...

M i querida MARIETA,

no te lo vas a creer pero esta es la tercera vez que intento comentarte, por dos veces, tras escribirte un comentario kilométrico jajaja ya sabes como se me va la mano:-) al subirlo o por H o por B, se me volaban.

Justamente en el último te decía que ¡¡vaya labios tan provocativos nos dejabas!! jajaja es broma son preciosos en realidad tu imagen nos la estás dando como por fascículos coleccionables jajaja iremos guardando cada trocito que nos dejes de ti para finalmente pegarlos todos y verte al completo...eso, mientras no se nos arregla y nos vemos en vivo y en directo.

Bueno mi cielo, también te decía que mi infancia como la tuya fue preciosa, tanto que seguramente de todas las etapas de mi vida sin duda sea de la que más y más bonitos recuerdos guardo. Yo fui una niña inmensamente feliz, de hecho al contrario de lo que suele suceder me dio una rabia tremenda dejar de ser... el principio de mi adolescencia fue un continuo renegar de ella... a mi siempre me ha encantado jugar y seguramente porque siempre fui muy infantil me mataron cuando de pornto todo aquello se suponía que era cosas de "niños" como si los niños para un adolescente fueran apestado ¡¡hay que ver que tontos somos!! ahora que ya no tengo que hacer lo que se supone que queda bien para pertenecer a un grupo te aseguro que no me reprimo pero nada de nada y sigo siendo un poco aquella niña que fui... espero seguir siéndolo por dentro aun cuando cumpla cien años ( no creo que llegue pero en fin:-)

Creo que ya te he contado que nosotros fuimos cuatro hermanos en cinco años, con lo que sin salir de casa había gente de sobra para jugar, hacer trastadas y disfrutar con lo que tal cual tu cuentas de maravilla disfrutan los niños...mi infancia no fue pausada como aprece que fue la tuya... yo la recuerdo siempre a la carrera, en mi casa nos mandaban a clase de mil cosas además de que yo jugaba a baloncesto así que entre el cole, las clases de piano, otras mil cosas y los entrenamientos... Sieeeempre corriendo, pero más feliz que una perdiz:-)


Gracias por dejarme volver por unos minutos al menos aquellos años... no debería permitirse que a ningún niño se le privara de su infancia... siempre he dicho que debería estar penado con el mismo rigor que el asesinato y no exagero de verdad, a un niño que no se le deja ser niño, en cierto modo se le está matando una parte maravillosa de su existencia y teniendo en cuenta que ellos no se pueden defender no hay crimen más perverso y despreciable.


A ver si ahora tengo suerte, cosa guapa.. lo que más rabia me daba de las veces que me han volado los comentarios aquí, era pensar que supusieras que te tenía olvidada y nada más lejos... me he acordado un montón de ti y de tus otros queridos "dos ojos" :-) espero que todo haya ido de maravilla preciosa.


Tranquila, el año que viene tendrás ración doble de mar... ya lo verás. Desde ya quedas invitada por si te /os apetece acercaros desde mi casa, de todo corazón te lo digo MARIETA, ya lo sabes.



Un beso o mejor, una tonelada de ellos y todo el cariño que sabes te tengo mi niña...espero que a pesar de todo hayas podido descansar un poquito y retomar fuerzas para lo que se nos avecina... que ....en fin, si estamos juntos por aquí nunca será del todo malo:-)


Muaaaaaaakss y cientos de miles de muaaaaaakss...

María dijo...

¡¡Ay que dolor me ha dado ver el hay que te he plantado!! jajaja sorry... como ves... ni el verano me arregla mis desperfectos ortográficos jajaja

más besos cosa bonita:-)

David dijo...

Recuerdo jugar en la calle sin ningún peligro, recuerdo los veranos que pasaba en el pueblo con mis abuelos, recuerdo el olor a tierra mojada cuando acompañaba a mi abuelo a regar la cosecha, recuerdo el olor a la leche cocida porque no se vendía envasada, recuerdo a mi madre renegando porque se había despistado y ponía la cocina perdida al cocer la leche, recuerdo las puertas abiertas, recuerdo a mis hermanos, recuerdo los sustos que le pegaba a mi otra abuela.....

Erik dijo...

Es cierto que el tiempo parecía pasar mas lentamente, sobre todo las tardes de verano cuando hacia las cinco la vida parecía ponerse de nuevo en marcha.

Beatriz Salas dijo...

Mi querida Maria,
Me llevas loca con eso de cambiar de foto porque cada día sois más Marias y ya no sé quién es quién. En fin, da lo mismo, porque lo importante es encontrarte.
Me ha gustado saber que tuviste tan buena infancia, yo, por el contrario no puedo decir lo mismo´.
Soy de la cosecha del 57 y no eran buenos tiempos en un Madrid pobre y deprimido. Lo mejor? bajaba sola a jugar con los demás niños, a la calle, Plaza del Romero (la misma del restaurante del marido de Belén Estevan) jajajajjaaj y poco más.
Después a mi padre empezaron a destinarlo a diversos sitios y yo a viajar y cambiar de país.
Bueno, no es el caso.
Agradecida, querida amiga, de que nos propongas temas tan "estupendos".
Te mando el más cariñoso de los abrazos.

Juan Pedro dijo...

Hola María, recuerdos de mi infancia, los mejores del mundo, ¡ojo! No por idealizarlos, sino porque de verdad fue así, recuerdo ir a visitar a mis amigos y entrar a sus casas como ellos a la mía, como si cada una fuera del otro, era tanta la confianza, que los amigos de la infancia teníamos que éramos más familia que amigos... todo esto, siempre, con el mayor respeto del mundo tanto entre amigos como y más aún para con sus familiares, era lo más importante de estas relaciones interpersonales. En las escuelas, colegios, plazas públicas existían como hoy día, grifos de los que salían agua potable, todos bebíamos de ellos sin temor a contraer enfermedad alguna, recuerdo que las puertas de calle de las casas, amanecían entornadas pero sin echarles llaves o cerrojo alguno, porque no temíamos que entrase alguien extraño a las mismas para apropiarse de efectos que no eran suyos. Teníamos horarios para todo, desde levantarnos, lavándonos la cara, cepillando los dientes y listos para el desayuno, alimento más que indispensable para arrancar el día, luego hacer las tareas para que todo estuviera en orden para el cole a la tarde, (siempre y cuando esos días no tuviéramos educación física a la mañana), almorzábamos ni más ni menos que a las 12 en punto del mediodía, luego de eso, listos para ir al cole; al regreso del mismo, la merienda estaba lista, luego, ver un rato tele, jugar, leer, leer mucho y así llegaba la hora de la cena, para más tarde irnos a descansar hasta el día siguiente. Recuerdo que no teníamos temor a nada, dejábamos las bicis en la vereda de nuestras casas o de algún amigo a la que entrábamos para jugar y de regreso a casa, la bici siempre estaba ahí donde la dejamos. Como cualquiera, tuvimos algunos golpes... jajajaja... caernos de algún árbol al que con el tiempo subíamos con gran destreza, o caernos de las bicis cuando eran nuestros primero intentos sobre ellas, pero nada grave, que no lo curase una buena dosis de agua oxigenada, todo era muy saludable, sano y en una armonía incomparable. Ah! Recuerdo que armábamos una especie de karting con tablas de maderas unidas y de ruedas, rulemanes que le pedíamos a algún mecánico conocido, es más, para llegar a la costanera de mi ciudad de aquel entonces, debíamos atravesar cuadras con muy buenas pendientes y es ahí donde más utilizábamos estos kartings caseros, jugando carreras; las veces que nos hemos caído, con las consiguientes reprimendas en casa a nuestro regreso con raspones en rodillas, codos, brazos piernas etc. jajajaja... qué hermosos recuerdos...

Realmente, vivíamos rodeados de gran afecto, tanto de nuestros familiares como de los familiares de nuestros amigos, éramos como una gran familia; fue una época hermosa de mi vida, así es como la recuerdo, mil gracias por traer este tema al presente.

Te mando un beso grande!

Jose dijo...

Hola María ya lo sé y te acompaño en tú dolor.

Un abrazo

Miguel dijo...

Me ha gustado esos recuerdos de infancia. Me encanta recordar mi infancia. Mi infancia transcurrió en un lugar donde las calles estaban vacías de coches, y llenas de niños jugando en la calle. Y también mi infancia es la pesca. Mi padre fue pescador. Y siempre andábamos por el puerto, ya en la barca de mi padre, ya merodeando por las rocas en busca de gambas o cangrejos, o pescando con caña. También nos gustaban mucho los juegos de mesa. Nuestro juego favorito era el Monopoly. ¡Qué recuerdos...!

Un beso.

Anónimo dijo...

Por alguna razón lo que más recuerdo de mi niñez es que no quería existir...ese recuerdo me sigue acompañando todavía en la madurez....lo bueno o lo malo es que los que me rodean hoy y entonces...no lo saben.

Aldhanax Swan dijo...

Qué lindo relato! Me encantó! Recordar los momentos de la niñez es realmente precioso.
Un beso gigante.

Luis Nieto - 'Papelylápiz' dijo...

Entrañables recuerdos... tan compartidos.

Un cariñoso abrazo desde 'Poemas del volcán'

Isa Ramos dijo...

Hola María, precioso lo que escribes. Me alegro que hayas tenido una infancia muy feliz. He leído algunos comentarios y veo que no todos hemos tenido esa infancia que nos merecemos.
A veces la vida nos pone trabas y nos quita a algún ser querido que es fundamental para poder crecer felices en el hogar familiar.
Por el contrario somos los niños/as más desgraciados del universo. Afortunadamente esta etapa pasa para todos/as, pero los cimientos de la inocencia no se afianzaron con fuerza, y en la madurez no se tiene la estabilidad emocional que los niños/as que han sido felices.
Saludos y un abrazo

Olga i Carles dijo...

Hola, María,

Lo único verdadero que recuerdo son las sonrisas de la inocencia.




Un abrazo.

Juan Escribano Valero dijo...

Amiga María: Tienes la virtud de trasladarme a mi infancia, que como la tuya ha sido muy feliz, gracias por ello, una pregunta ¿porqué no nos has puesto una foto tuya de niña? Mi mujer dice que porque has borrado tu foto de tu bloc, que eres muy guapa.
Bueno, agradeciéndote que nos admitas como amigos un fuerte abrazo

José Antonio del Pozo dijo...

la infancia era comerte despacio, para que durara, un polo de limón que te sabía a gloria
je vous salue Marie

SUSANA dijo...

Tus recuerdos de infancia son muy bellos. Creo que todos nos encontramos un poco en ellos, en esos tiempos de paz, armonía, paciencia que Vos describís.

El mundo de nuestros hijos es otro, distinto, con otros requerimientos y velocidad. En lo personal, hubiera deseado para mi hijo un poco de lo que tuve, aunque espero que de todas formas, al igual que Vos, deseo que sea feliz.

Besitos Querida y dulce María!

anonimo dijo...

Los montes y la inquisición que me atenazaban rodeándome porque querían saber qué era lo que yo sabía. Y yo de infante, ni de ahora; no sabía nada; todo olvidado a la fuerza.

Del Rosa Al Amarillo dijo...

María nos hemos visitado mutuamente. Hoy recuerdo tu blog, lo abro, te leo y me lleno de olores con recuerdos de infancia, de nostalgias de una época pasada, de primeros besos, de olores...
Me ha encantado tu escrito... Gracias

Besos.

dolores fernández dijo...

Llamo a tu puerta, luego de seguir los pasos de muchos Blogueros,me alegro de haberlos seguido...

María Bote dijo...

Precioso y entrañable relato con los recuerdos de tu infancia que muchos de ellos identifico con la mía propia, querida María.

Yo recuerdo mucho los aromas, la voz de mi madre cantando fracmentos de zarzuelas, los juegos con mis hermanos(éramos siete), las mañanas de Reyes, a mi abuelo, con su capa española, la lectura de los cuentos de hadas y, muy pronto, de libros de poesías, me fascinaban; mas, sobre todo, el sonido excelente de latrompeta de mi padre.

Ya volví de mis vacaciones y, es un placer volver a visitarte y leerte.

Besos. María

Anna Jorba Ricart dijo...

Maria...
estoy de regreso y tan solo quiero recordarte a ti y al cariño que depositaste en mi en la despedida.
Un beso.

Océano Mar dijo...

Desde siempre días como estos, las primeras lluvias de septiembre... Las adoro... Vengo a ejarte un beso enorme que hace mucho que no sé de ti princesa...

Chelo dijo...

Vengo a darte las gracias por tu visita a mi blog.

De mi infancia ... siempre digo que fui una niña criada entre algondones.
Un abrazo .

EMBRUJO dijo...

hola maria paso a dejarte las gracias por dejar tu huella en mi rinconcito sabes mientras te leia esta entraita guapa me has llevao a mi infancia tan bonita y feliz eso de las vecinas en la puerta por diosssssss que lindura eran aquellos tiempo verdad ? las niñas mientras nuestras madres nos vigilaban jugabamos con las muñecas o a la rueda la alcachofa jajajaja feliz finde besitossssss

Migue dijo...

Has tenido una infancia feliz María,eso influye en lo que hoy eres y trasmites.
La mía también lo fue,todo era más simple,seguro,mágico.Parece de otro planeta hoy,no se conocían delincuentes!! jajaja.Jugaba con el trompo,balero,camioncitos.Cazábamos mariposas, luciérnagas que guardábamos en frascos con tapas agujereadas.Leía novelas de todo tipo.Particularmente tenía una caja con la que salía a canjear revistas entre chicos de alrededor.Vivíamos en casa de mi abuelo, el sacaba al patio su tocadiscos,en el que pasaba las óperas,me hablaba de su Toscana natal.Me contaba historias del Dante La Divina Comedia, Michelángelo Buonarroti,Leonardo Da Vinci,Galileo Galiley.Cuando fui a la escuela ya sabía historia jajaja.Ese abuelo italiano tenía un millón de amigos, me amaba y lo amé.También jugaba con un galeón hecho a mano en madera, por mi abuelo español, al que no conocí.Para nos extenderme,la fogata en la noche de San Juan era mágica.Luego de la quema del muñeco a metros de altura,nos sentábamos los niños alrededor de las brazas.Para luego comernos las batatas que habíamos puesto a calentar.Todos los vecinos participaban.Podemos decir,que tiempo feliz, el de la niñez...Aunque bueno, tenemos que seguir siendo y haciendo felices a nuestros niños en la actualidad.
Un beso.

Maruxela dijo...

Que relato tan emotivo.Los zapatos gorila los usaba para ir guapa al parque:eran super fuertes.Muy bonitos recuerdos

Marina dijo...

Hola corazón. Te cuento que tengo cientos de miles de recuerdos, pero te contaré uno especial.

Mi padre, por su trabajo, llegaba bastante tarde por la noche. Mi hermana y yo le esperábamos leyendo o jugando (mi madre lo permitía) Cuando él llegaba, charlábamos un rato y luego leíamos otro rato con él sentados a la mesa camilla al calor de un brasero de "cisco"... me gusta pensar que de ahí me viene mi gusto por trasnochar.

Besitos cielo.

(Conté mi aventura marina, que sepas que entre otras cosas, la cuento por que tú me lo pediste)

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Bueno, María, procuro recordar lo bueno. Me alegra que en tu infancia te sintieras protegida

Ricardo Marin dijo...

hoy la vida `pasa demasiado deprisa, hay cosas que no podemos cambiar sin embargo aun nos queda la opción de elegir como queremos sentirlo. Victorn Frankel es fiel fué fiel testigo de ello.

Hoy mas que nunca es imprescindible mantener la serenidad...

tikkun dijo...

Que hermosa radiografia de emociones de esa época donde vivir era tan sencillo ya que lo único que se requeria para librar el día era soñar...
Felicidades por esos recuerdos¡¡¡

María dijo...

Muchas gracias por compartir conmigo vuestros instantes de infancia, aquellos que vivimos hace ya tanto tiempo, y que, en cambio, los recordamos como si fueran momentos vividos ayer, porque nos abrazan, nos dan vida, y nos hacen sentirnos, cuando recordamos esos momentos, otra vez niños, porque algo de esa niñez permanece en nuestro interior para siempre.

Me ha encantado leer vuestros recuerdos del ayer, os agradezco mucho que los hayáis compartido en este rincón.

Mi infancia fue muy feliz, rodeada con el calor, la protección y el cariño de mi familia, y de amig@s, de juegos imaginativos o los que se llevaban en aquella época, sin móviles, wi, ordenadores, ni maquinitas, pero muy feliz, y siempre que la recuerdo me abriga de emociones y nostalgia.

Muchas gracias a todos por estar aquí.

Un beso.

Chogui dijo...

Maria: Me ha encantado muchisimo esta hermosa narracion sobre los recuerdos de infancia; se me hizo un nudo en la garganta y vinieron tantos recuerdos que llevamos aqui dentro que creo que no hemos dejado de ser niños. Tantas similitudes de lo que tu describes a mis vivencias infantiles y juveniles que experimente en mi pueblo natal que se llama Santa Ana en El Salvador.

Gracias por este hermoso recordatorio de lo mejor de nuestras vidas.

Abrazos.

PD. Te hago una humilde invitación para que visites mi blog PORTAL BOHEMIO, donde también escribí algo al respecto titulado "Recuerdos de la Infancia".

Chogui dijo...

Maria: Me ha encantado muchísimo este hermoso relato sobre los recuerdos de la infancia.Me ha traído tantos recuerdo de mis vivencias que experimente en mi niñez y adolescencia, que creo han sido de las etapas mas bonitas de mi vida, aunque no había DVD, CD Laser, NINTENDO, PLAY STATION, y muchos otras astralidades de ahora, ni TV teníamos en la casa, pero teníamos tantas otras cosas naturales como algunas que tu describes. Gracias por traernos todos esos recuerdos que siempre van guardaditos en un rincón en nuestro corazón y nuestro espíritu.
Saludos y abrazos.

PD.
Quisiera hacerte una humilde invitación para que visites mi blog PORTAL BOHEMIO, en donde he escrito algo relativo a los recuerdos de la infancia, precisamente lo he titulado "Recuerdos de la Infancia".

María dijo...

CHOGUI: Gracias por visitar mi blog y dejarme tus huellas, y me encantaría que regresaras cuando quieras, será un placer leer tu punto de vista. Me alegra mucho que mi entrada haya servido para recordar tu infancia. Un beso.

tus huellitas dijo...

Me parece muy interesante este blog ya que hay escritos maravillosos.

María dijo...

TUS HUELLITAS: Eres muy amable, muchas gracias por tu comentario. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...