sábado, 29 de octubre de 2011

¿Estamos preparados para las pérdidas?



Los seres humanos, desde que nacemos, tenemos que ir adaptándonos a todo tipo de cambios; cambiamos de colegio, de juguetes, de ropa, de muebles, de casa, de trabajo, de móvil, de amigos, de pareja... y, aunque algunas veces resulta muy doloroso, no nos queda más remedio que aceptar las circunstancias según nos vengan.

Uno de los temas que a nadie nos gusta hablar es el de la muerte, y siempre que podemos intentamos evitar la conversación, lo cierto es que, no estamos preparados para aceptar la última etapa de la vida, cuando deberíamos verlo como algo normal, porque precisamente, la muerte, es la última etapa, el fin del camino de la vida, algo que un día ocurrirá y de la que nadie puede escapar.

Cuando alguien cercano se nos va para siempre, nos sentimos desamparados por el desapego de su separación, como si un trocito de nuestra alma se arrancara por la pérdida, sintiendo el inevitable dolor y posterior duelo, algo dificil de asimilar y aceptar.

Por eso es importante, estar preparados para aceptar los cambios, las pérdidas, las despedidas, y sobre todo, la muerte, por lo que, deberíamos mentalizarnos aceptándola con naturalidad, como si fuera una etapa más de la vida, ya que algún día nos visitará sin llamar a la puerta.





86 comentarios:

  1. AMIGA:NO SABES LO BIEN QUE ME HIZO LEER TU ENTRADA ..PERDI EL JUEVES A MI AMIGA BLANCA ..DESDE ENTONCES EL ALMA ME DUELE...LAS LAGRIMAS NO ME ABANDONAN...
    MI FAMILIA LO ENTIENDE PERO NADA ME ATENUA EL DOLOR DE NO VERLA MAS ..NO COMPARTIR MAS...NO ESCUCHAR SU VOZ...
    LE AGRADEZCO ADIOS QUE ME NO SUFRE MAS Y QUE ME DIO EL REGALO DE SU AMISTAD..
    GRACIAS AMIGA.
    BESOTES
    SILVIA CLOUD♥

    ResponderEliminar
  2. Nunca estamos preparados para las perdidas; la muerte aunque esperada por una larga enfermedad, por vejez...nunca es oportuna.
    El duelo es necesario pasarlo y dejar que el corazón se exprese en la pena, poco a poco y con el tiempo se va disipando y se consigue la tranquilidad de espíritu.
    Maria eres un cielo.Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Que dificil Maria...Buff!!

    UN BESAZO GRANDE PRINCESA ♥

    ResponderEliminar
  4. Es difícil, porque depende del momento de tu vida en la que se dé. Lo que debemos procurar es saber procesar esa pérdida y no intentar ni huirla ni retenerla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Deberíamos estar mentalizados,porque es ley de vida el morirnos y que nuestros seres queridos lo hagan,pero te hablo de mí me da miedo y no estoy preparada,si le pasara algo a mís padres,hermanos...`por no hablar de... no lo podría soportar,saludos

    ResponderEliminar
  6. Nadie nos enseña a despedirnos de nuestros seres queridos, algo necesario para aprender a aceptar en nuestro interior esa pérdida y ceder lentamente al duelo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Es tan largo el olvido, María... es tan largo el más allá, que eso es lo que da miedo. Se muere alguien y al principio está en tu mente y en tu vida cada día, y poco a poco vamos asimilando esa ausencia, y esa persona se va marchando lentamente, hasta desaparecer completamente, al menos de la memoria de la tierra, como nos está reservado a todos. Y para acabar morando allá lejos, donde habite el olvido.

    ResponderEliminar
  8. Perder la vida y a un ser querido.
    Sabemos que nacemos para cumplir un ciclo unos más largo que otros. Pero con fecha de caducidad. Otras perdidas según qué clase de perdidas y según como nos encontremos de humor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Yo no soy una persona que evite hablar de la muerte, ni de la propia ni de la ajena. Lo acepto como lo que es, como algo natural.

    Eso no quita para que cuando me toca cerca sienta un terrible dolor. Considero que eso también es natural, y que es parte del proceso del duelo. Duelo que hay que vivir en todas sus fases y que es necesario para poder dejar ir al ser querido y no aferrarnos a él.
    Son momentos duros y difíciles por mucho que uno esté preparado.

    Un beso muy muy grande, MARÍA.

    ResponderEliminar
  10. Una vez leí la siguiente frase: "Ante la fatalidad, lo más sensato que puede hacer el ser humano es aceptarla". Me pareció que tenía la excelencia de la sabiduría y yo también la acepté. De esto pasaron casi cuarenta años, María, y te puedo asegurar de que "nunca" estaremos preparados para la muerte. La debemos aceptar y no quedarnos con el dolor perpetuo, pero recibirla con los brazos abiertos es una utopía. La muerte duele y nadie ama al dolor. Hay veces en que la muerte es una liberación ante enfermedades terribles, y hasta pedimos que llegue con rapidez, es cierto, pero eso no quiere decir que estemos preparados para recibirla, y creo que esto, es tan natural como ella.

    Un beso enorme, amorosa :)

    ResponderEliminar
  11. Creo que no estamos preparados para las pérdidas... cambiamos de estado, de forma de ver las cosas, pero las pérdidas siguen ahí. A veces nos sentimos orgullosos de haber compartido, de haber aprendido, reído y jugado. A veces no podemos sostener la pena que nos produce el hueco de su marcha. Pero siempre tenemos en cuenta que esa persona formó parte y siempre estará a nuestro lado en nuestras vidas. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. La muerte de un ser querido sera simpre muy dolorosa y más aun cuando esa persona no ha cumplido su ciclo de vida. Yo le tenia mucho miedo a la muerte hsta que me toco vestir a mi padre, para el entierro. Luego me toco llevar sus restos en una cajita a otro cementerio. Fue muy duro. Eso me hice caer en cuenta que la muerte es normal y que morire tambien. Peri siempre las spearciones son muy triste. Un abraXo

    ResponderEliminar
  13. Pues no sé cómo se podría preparar uno para perder la vida de quienes más ama o la propia.

    Están los que tienen su muerte anunciada: muchos se amigan con la idea de partir, quienes los rodean dicen "prepararse".

    Me parece que se acepta el tema por el dolor que se siente estando enfermo, y la esperanza de que se acabe el sufrimiento con la muerte.

    Hay ancianos sabios que dicen que la muerte les despierta curiosidad, que están un poco cansados de la vida ya.

    No sé. Es un buen tema. Hay especialistas que ayudan a la gente a procesar los duelos y las pérdidas. Sería interesante leer al respecto. El único testimonio notable que he leído es el libro de Elisabeth Kübler-Ross, quien no sólo se especializó en acompañar a moribundos como médica, sino que además escribió un libro antes de su propia muerte en el que indaga sobre ella: es un libro muy poderoso e interesante para empaparse del tema, como todos sus libros, justamente porque ella está convencida que morir no es perder la vida.

    Tal vez allí resida el secreto de la acepatación: decirle "Sí a la Vida para siempre".

    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. "Viajeros en tránsito" de Maria Isabel Heraso Aragón leí hace unos años, interesante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. No.Sabemos que pasará, pero no queremos pensar que nos va a ocurrir a nosotros. O si lo pensamos, queremos creer que sucederá dentro de muchísimos años.
    Besosss

    ResponderEliminar
  16. Una cosa es saber que sucederá eventualmente y otra estar preparados...
    Yo creo que nunca se está preparado para dejar ir "por siempre" a alguien querido.

    Buen domingo, María!

    ResponderEliminar
  17. Yo trato de prepararme y mentalizarme para la mía propia que por ley de vida no ha de tardar mucho ya, y no me acostumbro...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  18. El tema es muy complejo para mi.. porque no temo mi propia muerte.. pero me he despedido de muchas personas muy queridas para mí.. amigos.. familiares.. mi padre .. un hijo que no llegó a nacer .. Hay muchos a los que no dije adios.. y siguen conmigo .. y ahí estarán siempre .. en mi recuerdo..
    Gracias Maria .. te dejo un sonoro beso.

    ResponderEliminar
  19. Hola maría!! En mi caso no estoy preparada, pero hay muchas personas que lograron ver la muerte como otro paso que debemos atravesar.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  20. Sabes Maria? En mi casa se habla de la muerte como parte de la vida, porque es asi,pero tambien he conocido gente a la que no le gusta hablar de la muerte, le tienen mucho temor.
    Eso no significa que no nos dolemos cuando un ser querido parte.

    Muy cierto y reflexivo tu escrito, gracias por compartirlo.
    Besitos de Arte.

    ResponderEliminar
  21. No sé si es posible prepararse para eso.

    Creo que hay que completar siempre todo el proceso, dolor, llanto, tristeza, aceptación y con el tiempo el olvido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. No es fácil estar preparado para morir, sobre todo si eres joven y vital, ahora bien, pregúntaselo a una persona con bastantes años, seguramente la cosa cambie.

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. yo se que el final es la muerte. Pero yo quiero ser centenaria.
    Preciosa entrada.
    Un beso María

    ResponderEliminar
  24. No creo que se esté preparado para ello. Y si quien se nos va es un hijo, alguien que no estaba previsto dentro de la lógica de la vida, es una pérdida de la que nunca nos repondremos.
    Besos, María.

    ResponderEliminar
  25. Creo que si quieres a alguien nunca estás preparada.
    Prefiero prepararme para otras cosas que sepa que voy a superar.
    Besos y buen domingo.

    ResponderEliminar
  26. ¿Preparados? no creo, sin embargo a mí que siendo muy niña me quitó lo más querdo, puedo decirte que no temo hablar de ella, como algo que está dentro de la misma vida.
    Jamás se olvida, siempre se echa de menos, pero por suerte se curan las heridas...

    Es muy duro cielo, pero te repito que es la vida misma.

    Mil besitos María.

    ResponderEliminar
  27. Por mucho que se diga, no estamos preparados para algo como la muerte y sólo la aceptamos cuando es inevitable, aunque a veces se desee cuando el sufrimiento es excesivo. Creo que es la mayor pérdida (mientras estamos vivos podemos adaptarnos a muchas cosas difíciles.

    Un abrazo y... no te olvido.

    ResponderEliminar
  28. Personalmente, no estoy preparada para la pérdida de mis seres queridos, ni mucho menos.
    Tampoco estoy preparada para asumir mi propia muerte. El qué pasará tras la muerte, qué ocurrirá...
    Besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  29. María hace poco que me topé con un blog que me apasiona es de MªEugenio y me ha ayudado mucho a ver las cosas desde otro prisma y sobre todo el paso de la vida a la muerte.
    Cuando tengas tiempo pasate, para mí es muy muy instructivo.
    http://comunicacionentredosmundos.blogspot.com/

    Yo no estoy preparada, aún mis padres se encuentran conmigo, disfrutan de mis hijas y nosotros disfrutamos de ellos, y la verdad no lo quiero ni pensar, cuando llegue el momento pues lo intentaré llevar con la mejor dignidad posible y entendiendolo como que pasan a otro estado pero que aunque no los vea, se encontraran siempre a mi lado, porque yo tengo hijas y no se me pasa por la mente abandonarlas jamás ni después de muerta, yo no las dejaré desamparadas jamás.
    Un besazooooo María!!

    ResponderEliminar
  30. No; creo que no estamos preparados para los cambios cuando estos significan pérdidas, desgarros, sufrimiento y, sobre todo, no estamos preparados para la muerte.

    Todas estas cosas son, iba a decir como, pero no, son exactamente, arrancarte un trozo de tu yo. Todas las pérdidas dolorosas suponen un desgarro de nuestro yo, de nuestra personalidad.

    De este modo, la única manera de estar preparados para todo ello es no apegarnos al yo, a la personalidad; aprender de algún modo a ser neutrales ante lo "bueno" y lo "malo" ya que siendo referente a la personalidad es muy relativo todo. A veces lo que consideramos una pérdida desagradable o "mala" redunda en un crecimiento de amor y madurez.

    En definitiva, practicar el desapego consciente y el amor universal e impersonal disfrutando como niños sin pensamientos de las cosas simples y sencillas de la vida.

    Importante tema para reflexionar.

    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
  31. en cierta medida es un aspecto puramente cultural. La visión de la muerte de Europa, claramente influenciada por la iglesia, no tiene nada que ver con la cercana EEUU y nada que ver con las culturas propias de Africa o Asia, donde la muerte es el final natural de un ser orgánico, y por tanto finito.

    Supongo que el miedo , el dolor es inevitable...pero francamente no quiero dedicar ni un minuto a pensar en la muerte

    ResponderEliminar
  32. Hola Maria. Interesante tema para esta epoca. Habia que hablar mucho, se huy el tema, no se toca........ y sin embargo es imporatnte,,,,, Si nunca hablas se te muere alguien de repente y no sabes ni que queria. Hagamoslo facil,,,,, a los que se quedan... Y hagamoselo facil a los que tienen que irse, y por enfermedad tienen que despedirse, y mas duro cuan eres joven.........
    Hablemos de la muerte, con respeto a distintas ideas, religiones, pero sin miedo, sin hay no hables de eso........
    Duele duele mucho,,,,,,,,, aunque sea tu viejecito abuelo padre, hermano. Los dolores no se miden por edad, no por parentesco, a quien le duele mas un amigo, que un familiar.........
    Respetemos no comparemos no midamos, y un abrazo, sin palabras a vece es lo que mas ayuda. El estar ahi,,,,, aunque no digas nada.
    Yo tengo fe,,,,,,, en la otra vida,,,,, y se que no se van, que aqui no acaba,,,,,,,, Y que Dios no tiene la culpa cuando se va un niño pequeño, a veces somos nosotros mas culpables , aunque no hay culpables, el destino de cada uno. Salvo asesinatos y cosas así.
    Bueno ......
    Un abrazo....... Todo pasa, pero el corazon no olvida, y la mente depende.
    HABLEMOS DESDE CHICOS,,,,, LA MUERTE ES PARTE DE LA VIDA. Nos lo haremos mas facil todos.

    ResponderEliminar
  33. Hola María, a mí me duele cuando le toca a alguien cercano, familiares, amigos. De todas formas, estoy convencido que nuestra esencia permanece.
    Muy buena tu entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Encontrar sentido a la vida y a la muerte es una de las tareas más importantes que el ser humano debe acometer en su existencia.
    Acercarnos a ella,hablar sin tapujos y ser conscientes de que forma parte de la vida, nos puede aportar serenidad y fortaleza para afrontar las vicisitudes de nuestro caminar.
    Un abrazo Maria.

    ResponderEliminar
  35. Pienso, María, que nunca se está preparado para la muerte. Otra cosa es encararla con valentía, pero cuando se trata de un ser querido, por mucho que esté desde hace tiempo enfermo y se sepa que va a morir, nunca se está preparado. Siempre una pérdida se recibe con un grado más o menos grnde de tristeza según el amor que se profesara a esa persona que se ha ido...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Yo creo que no es necesario preparase simplemente estar conscientes de que es una realidad que algún día llegará.
    Solo esperar que cuando las situaciones tan tristes toquen a la puerta tengamos la fortaleza y la serenidad para soportarlas y amigos que nos ayuden a que sean un poco más leves y cuando seamos nosotros los que partimos que al menos alguien nos recuerde.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  37. Es tan cierto lo que dices María. sabes, desde hace tiempo creo que yo debería asistitr a unas clases de preparación para este momento crucial en nuestras vidas: La muerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Lo cierto es que a mi no me preocupa, pero el motivo creo que es porque mi mente evita pensar en ella. Definitivamente no estoy preparado para el final el camino, el cual es el final del trayecto de todos.
    Besos

    ResponderEliminar
  39. Por desgracia se me ha ido mucha gente cercana y quién está preparado para ver como algo natural a la muerte???
    Nadie lo está y cuanto te toca sientes que se te muere el alma.
    Recuerdo a mi madre llorar... y te puedo decir que tan solo el paso del tiempo hace que vuelvas a vivir.

    ResponderEliminar
  40. Hola Maria; creo que el problema de no aceptar la muerte se debe al "miedo" que nos han hecho tener por siglos al tema, siempre ligado a cielos e infiernos.
    Los chinos y otros pueblos asiaticos, "celebran" la partida de sus seres queridos, ya que sibien lo toman como el fin de una etapa es tambien el comienzo de otra.
    Otro de los motivos que encuentro es el "sentido de pocesión" que tenemos sobre el pariente o amigo que parte y la impotencia de no poder retenerlo a nuestro lado.
    Debemos tomar a la muerte como un simple cambio de estado, el fin de una etapa. Despues de todo, todos pasaremos ese humbral.

    ResponderEliminar
  41. Dificil superar una perdida, jamás vamos a esta preparados para tomar una noticia de este calibre y menos si es una persona a la que apreciabamos mucho
    Doloroso!!
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  42. quizas necesitamos mas preparacion para la muerte de los demas que para la nuestra propia

    esa que deja un hueco en nosotros, esos vacios irellenables que nos acompañan el resto de nuestra vida, porque hay cosas que son irreplazables y tan solo puedes acomodarte a vivir sin ellas, pero de eso al olvido hay un largo camino...

    nunca se esta preparado para la muerte..pero no es mas que otra consecuencia de la vida.

    un abrazo, querida

    ResponderEliminar
  43. Estamos de paso en esta vida, María. Es hora de que vayamos preparándonos.
    Muy interesante tu escrito. Yo ya he atravesado por varios cambios en esta vida que me han ido preparando para el cambio.
    Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  44. Mejor nada hablar sobre estas cosas, sólo disfrutar y dar todo lo posible de sí para otros ya que nunca sabemos si este día no será último para nosotros. Todo lo inevitable puede esperar.
    Saludos para tí, María y para otros que te visitan.

    ResponderEliminar
  45. Para la propia muerte uno se prepara, creo yo, con la edad, lo que no se quería ver a los veinte, se asume a los sesenta. La pérdida de seres queridos es, quizás, más complicada, nunca se pude aceptar sobrevivir a un hijo, por ejemplo y hay que seguir viviendo . Buen motivo de reflexión. Beso

    ResponderEliminar
  46. Yo nunca pienso en mi propia muerte como algo malo, soy consciente de que es algo que tiene que llegar algún día. Pero cuando me da por pensar en que alguna de mis hijas le podría pasar algo, no se..., es algo que me sobrepasa. Para eso si que creo que no estaría preparado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  47. Crremos estar preparados, pero en realidad, por mas que se vea venir el desenlace, nos tratemos de hacer a la idea, no lo estamos porque una cosa es lo que pensamos y otra la realidad olo que sucede, y siempre algun aroma, alguna cancion, algo a traicion te trae el recuerdo de lo perdido. No se puede evitar el dolor o sufrir, no es maldad, sino normal y sintoma que uno es humano. Al reves seria para preocuparse...
    por cierto, te prendes en el juego de mi blog?????

    ResponderEliminar
  48. es dificil, pensar en la muerte, en plena juventud, y asimilar que aquellos que tu quieres te abandonen en esta etapa de la vida.

    nadie nos a educado para saver que la muerte es solo la desaparicion del cuerpo y que el alma que da en el aura generado por una fuerza espiritual que nos dejo el creador al darnos el espiritu, esa aura nunca muere y siempre esta junto a nosotros, aunque no la veamos la mayoria de nosotros.

    la muerte es una despedida y el regreso a nuestro ser, pero nuestras mentes no lo recuerdan asi y por ello sufrimos cuando esta, nos arrebata a algun familiar o amigo, sera que el ser humano tiene que sufir, toda perdida y llorar por estas, eso solo dios lo sabra y hasta entonces seguiremos sufriendo hasta nuestra propia muerte, que dios quiera que sea lo mas tarde posible, mientras estemos bien.

    amiga maria buen pensamiento has tenido, condor te manda un besazo de amistad, nos vemos.

    ResponderEliminar
  49. Sé que es un paso inevitable y el único realmente cierto de mi vida. No rehuyo hablar de la muerte y tampoco busco su conversación. Ahí está y llegará cuando sea.
    Las pérdidas son siempre dolorosas y las ausencias cada vez más livianas pero nunca desaparece la sensación de abandono; y la tristeza vuelve a abrirse camino cada vez que recordamos un olor o un sabor o una palabra... lo inteligente sería vivir el momento con la suficiente dignidad para no hacer sufrir a quienes nos rodean y se quedan sin nosotros.

    Un abrazo grande, María querida

    ResponderEliminar
  50. Es dificil aceptar la muerte, muy dificil, sobre todo si es de una persona querida y cercana.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  51. Personalmente no. Es algo que tenemos que pasar y sólo el tiempo suaviza la herida. Mi padre pronto hará 71 años, y el pobre está amargado de pensarlo. No creo que con la edad se asimile mejor, en este caso no.

    Buen comienzo de semana María, besos.

    ResponderEliminar
  52. Hola María

    Es difícil asumir una pérdida y más si es de un ser querido, por eso es bueno prepararnos para cuando llegue ese momento. Y por supuesto, para el más importante, el nuestro.

    Amelia, mil gracias por tus palabras. Eres un sol.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  53. Hola María:
    Vivimos sumergidos en la alegría de vivir y hacemos esfuerzos por vencer la enfermedad y por encima de todo está el amor frente a la amargura de la muerte, a la cual negamos porque nos parece terriblemente incompatible con lo que somos.
    Que tengas un feliz puente.

    ResponderEliminar
  54. No creo María que este preparada para las pérdidas... un simple alejamiento me cuesta, ni pensar de la muerte, la siento como un abandono... no sé si podria superarlo.
    Estoy trabajando en ello, pero la mente y el corazón no se pueden adiestrar para estos momentos.
    Cada uno creo que reacciona de diferentes maneras!!!
    Besote al alma!!!

    ResponderEliminar
  55. Nos quedan en la retina las imágenes y el recuerdo de aquellos que ya no están físicamente entre nosotros, y en el pecho y en la garganta el dolor de la pérdida, mientras vamos a la escuela, estamos trabajando o hacemos cola en el banco. Porque aunque queramos, no podemos parar el tiempo ni hacerlo volver atrás. Nosotros debemos seguir y ellos también, solo que por caminos separados esta vez. No hay nada que si deseamos continuar viviendo podamos hacer al respecto. Es la faceta más dolorosa de la muerte, el resignarse al nunca más en esta vida. Solo nos queda entonces lo efímero de consuelo, la ilusión de soñar con ellos, de tocarlos con nuestra mente, de verlos. Y con el paso del tiempo los rostros se van desdibujando, y las fotografías predominan a las vivencias como registro visual de quienes se han ido. Y parte el alma. Pero la vida debe continuar, porque al fin y al cabo, en esta existencia es todo lo que tenemos. La ilusión de nosotros mismos, que representamos día a día en este gran escenario que llamamos vivir. Y así seguiremos, interpretándonos, hasta que baje el telón para nosotros también.
    Besos desde el sur

    ResponderEliminar
  56. Toda pérdida es dura y conlleva un duelo que hay que elaborar, atravesando todas sus etapas.

    No estamos preparados a perder a un ser querido, pero tienes mucha razón en que ayuda eso de hablar sobre estos temas con la gente querida. Y sobretodo: abrazar al otro y decirle "te quiero" cuando aún hay tiempo. O saldar cuentas. O perdir perdón.

    Un beso, María.

    ResponderEliminar
  57. Es difícil prepararse para lo que nadie desea, ni para sí mismo, ni para los que quiere, mi MARIETA.

    Supongo que depende como te pille. A mi la muerte nunca me ha asustado, pero sí el sufrimiento que puede darse hasta que llega y no sé como se prepara uno para sufrir... imagino que sabiendo que el ser humano es capaz de soportar mucho más de lo que supone. Si me pongo a pensar en ver sufrir a un ser querido, con la impotencia de saber que además no puedo hacer nada por evitarlo, aun es peor...buuuff MARIETA ¡¡qué difícil!!


    Todo lo que tiene un proceso corto, creo que es más fácil de asumir y sobrellevar que uno largo, en el caso de la muerte más que en ningún otro.

    Así que a mi por favor si no te importa, si ves que se me alarga, me tiras directamente por la venta jajaja ¿lo harás? :-)



    Un beso muuuy grande cielo.. lo siento hoy estoy un poco gamberra.


    Muaaaaaaaaaaaaakss tesoro y feliz noche.

    ResponderEliminar
  58. Mi corazón no está preparado para perder a nadie...aunque este alguien no esté muerto. las pérdidas me entristecen enormemente...pero tb he aprendido que todo se puede superar.
    Absolutamente todo, con tiempo y voluntad...pero se supera. Doy fe.

    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  59. El día que aceptemos que la muerte forma parte de la vida... es fácil decir pero hasta que no llega el momento no se sabe cuál va a ser la reacción.

    Un beso

    ResponderEliminar
  60. Cuando desde muy joven has sufrido una pérdida tan dolorosa como la de un hermano de 19 años, con todo el dolor del mundo tienes que ir aceptando que la vida se termina a veces demasiado pronto.
    Por mi profesión he visto la muerte a diario, al principio te aterra, luego la ves como el final del sufrimiento, el descanso y la paz.
    De todas las maneras, María, aún sabiéndolo, nos resistimos a pensar en ella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  61. Hola María

    tema complicado este que nos has planteado. Creo que es un tema educacional y cultural... Hay lugares por el mundo que tratan a la muerte como algo natural y saben "llevarlo" mejor. Nosotros, por nuestra cultura latina, por muchos libros que leamos sobre la muerte, los moribundos, la adapatción o lo que sea... creo que cuando perdemos a algún ser querido seguimos si saber aceptarlo ni comprenderlo... y hay que pasar ese periodo de aceptación que es muy duro. Respecto a nuestra propia muerte... lo mismo, es un tema que sabemos que está ahí, que nos llegará... pero nadie queremos hablar de ella. Creo que somos una sociedad poco madura en este tema en concreto.

    Un abrazo María!

    ResponderEliminar
  62. Estoy totalmente de acuerdo con Miriam,demos lo que tengamos que dar para qu despues no sea tarde ;)


    No sé si es mejor que sea un proceso largo o corto...es dificil...Si lo pienso es igual de doloroso...

    BESAZOS PRINCESS

    ResponderEliminar
  63. Querida María: Yo ya he despedido a mis padres y de verdad que esa despedida es muy dolorosa, a pesar de que tengo la confianza plena de que están gozando en al Casa del Padre pues eran muy buenos.
    Yo tengo una pequeña estampa que todas las mañanas despues de ofrecer y dar gracias a Dios por el nuevo día la miro y leo lo que dice: "Juan recuerda que tienes que morir" por otra parte estoy plenamente convencido de que la muerte no es más que una puerta que se abre a la vida.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  64. Todos sabemos y podemos racionalizar que la muerte es un hecho natural. Todos nos vamos a morir, indefectiblemete.
    Pero para mí, desde el sentimiento, perder a los seres queridos, es algo tan-tan doloroso...
    Nunca estuve preparada cuando me tuve que enfrentar a las pérdidas que tuve y creo que no lo voy a estar para las que aún me faltan enfrentar...
    Es algo muy difícil de aceptar para mí.
    Quizás con el tiempo y más maduréz lo logre...
    Tus palabras llevan mucha verdad, maría.
    Gracias por compartirlas.
    Lau.

    ResponderEliminar
  65. Quizás no, no estamos preparados o no...lo suficientemente preparados. Nuestra razón avisa, nos da todos los argumentos.sin embargo los sentimientos se imponen, sobre todo si debemos despedir a los seres queridos. Por nosotros en realidad, de nada sirve preocuparnos, mientras vivimos la muerte no está y cuando llega, ya no podemos ocuparnos de ella.

    Mi abrazo Querida María, siempre con mucho cariño!

    ResponderEliminar
  66. No, la inmensa mayoría no estamos preparados para la muerte. Es cuestión de cultura. Precisamente, en esta sociedad en la que hoy vivimos, lo que se enseña es a huir del dolor, huir del sufrimiento, a complacer a los hijos en caprichos. Y nos estamos llevando los cementerios cada vez más lejos de la ciudad, cuando en otros tiempos, el cementerio estaba junto a la iglesia del pueblo. La falta de espiritualidad y de creer que una vez muerto se acaba todo, es la culpable de todo ello: "vive intensamente esta vida, porque después te encontrarás con la Nada"... Falso.

    Y todo este rollito para qué???... Pues porque si verdaderamente creyéramos que existe una vida después de ésta, y mejor, nos alegraríamos de que se nos muriera hasta incluso nuestro hijo, pero no, somos tan egoistas (sin querer serlo) que la falta de una persona que se nos muere nos ahoga el alma y quisiéramos morir tb... y yo, el primero.

    No, no estamos preparados a que se nos muera un ser querido. Somos niños que se nos pierde el globo hacia las alturas, ante esa situación.

    Besibrazos Muchos.

    ResponderEliminar
  67. Hola María muy bien por la entrada.
    Creo que todos los seres racionales saben/sabemos que algún día moriremos. Pero la palabra morir es una palabra que no gusta y por lo tanto la desterramos de nuestra cabeza. No queremos pensar en ello aunque sea algo con lo que contamos según vamos creciendo, y viendo morir a otras personas. Nacemos para morir. Nada es eterno, las rocas, el sol, la luna, las estrellas, las plantas, el ser vivo y por ende los humanos, morimos. Todo se va deteriorando. Al igual que las hojas de los árboles caen cada otoño y al descomponerse sirven como energía, pues nosotros también, no morimos del todo porque nuestros huesos, las cenizas, sirven para nutrir la tierra o a los gusanos,... Supongo que todo lo que se descompone se vuelve energía.
    Saludos

    ResponderEliminar
  68. Querida María:

    Un relato con mucha "miga" que da para reflexionar, además, muy bien expresado relatando con tranquilidad ese último capítulo nuestra historia.

    Hoy te dejo esta espinela con relación a la muerte, y a la que se le teme más de lo que realmente merece una vez cumplida la misión de tu paso por la vida. Es complejo porque cada ser le otorga un valor según le va y en qué tramo se encuentra:


    ¿Será verdad que la muerte
    pone fin a la aventura
    a una vida de locura?
    porque vivir no divierte
    y es morir la mejor suerte.

    Si al otro lado es la Paz
    y en este prado fugaz
    tanto por vivir pagamos,
    ¿di por qué nos engañamos
    con una oferta falaz?
    __________

    Te envío un abrazo con cariño, amiga.

    ResponderEliminar
  69. Toc….toc….se puede….
    ¿ hay alguien por ahí..?
    Bufff ..que descanso , así que entro…sin avisar que no sea que por pedir nuevamente permiso…me lo vaya alguien a denegar…..

    Jolín …jolín la muerte….bueno …pues te diré antes de nada….que ese nuevo perfil tuyo que has puesto te queda……como con mucha ..vida..jajaja..., te queda fe..no..me..nal…., te vamos viendo…a cachitos …guauau ¡¡¡

    Jack…el destripador…no lo haría tan rematadamentebien…….

    Joé…pues la muerte…que putada tener que acostumbrarnos a verla todos los días……

    Creo que casi nunca estamos preparados , sobre todo cuando se invierte la pirámide…vital , cuando se supone que no deberían arrancarnos lo recién plantadito…
    cuando se supone….que el ciclo de vida , entendido como un proceso natural..en el que se nos van..
    poco a poco….más o menos de forma ordenada….de repente se rompe….et voilá….. ya está consumada la gran barbaridad…que pensabas nunca te tocaría afrontar ¡¡¡¡

    Y es entonces…entonces cuando pasas y conoces el infierno , purgatorio y todos los estadios intermedios…..sin querer quedarte en ninguno…jajajajaja…..es en ese momento cuando adquieres conciencia
    de que todo lo demás…......lo demás son jueguecitos que nos hemos montado para hacernos más llevadero nuestro paso por el auténtico paraíso…en la tierra.

    Bueno…lo dicho…que estás muy guapa….con ese pelo lacio …..al cálido viento……….a ver si cuando pongas un ojito…no está mirando pa Cuenca……..hombre..nos tendríamos que ir todos a la ciudad encantada…..

    Abrazotes

    ResponderEliminar
  70. Una vez visité un Santuario cerca de Burgos. Había pertenecido a una Orden de frailes que su misión en este mundo era "Vivir para bien morir". Todo el Santuario era un culto a la muerte, y no hace falta decir que se pasaban la vida rezando y preparandose para la muerte. Yo compré estos pequeños libros que explican todo acerca del tema, y una de las cosas que decia es que aquello no sirvió para nada. A la hora de morir el resultado no era el esperado. Somos humanos, y cuando nos llega nos afecta según la medida del caso. No será igual la muerte de un niño que el abuelito de 90 años.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  71. Creo que para dejar ir a un ser querido nadie se prepara, el dolor es tan intenso que cuesta hacerse a la idea de que nunca se volverá a ver.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  72. hay todavia mucha tradicion pero yo pienso que hay que estar preparado y verlo como algo que llegara y no tenerle miedo,saludos

    ResponderEliminar
  73. Todo es transitorio, hay que aprovechar cada instante.
    Saludines.

    ResponderEliminar
  74. No tenemos mas remedio, amiga... No tenemos otra solucion... Tenemos que aceptar lo que nunca quisieramos aceptar...

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  75. La muerte es parte de la vida. No nos queda más que afrontar la pérdida sin rehuirla y asumir lo evidente: Nadie es inmortal (y menos mal).

    ResponderEliminar
  76. Hola María, estoy de nuevo de vuelta después de unos reveses de la vida pero vuelvo con mucha fuerza y veo esta entrada...ufff...aceptando poco a poco...un besazo.

    ResponderEliminar
  77. Nunca estamos preparados, ni cremos que va a llegar cuando menos te lo esperes. Me hagustado leerlo. Saludossss

    ResponderEliminar
  78. Estamos acostumbrados a NO hablar de demasiadas cosas; aunque el mundo haya sido con el tiempo más tolerante. Quizá tomaríamos decisiones más sabias en la vida, si constantemente -y serenamente- tuviéramos esa referencia de que "en cuatro días todos muertos" (una frase que me gusta utilizar, y riéndome cuando la digo).
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  79. MIS PENSAMIENTOS. MERCE CARDONA.

    Dice, yo no llamo nunca muerte, la muerte no existe, es un Volar al Mas Alla, es como nacer, pero en otra dimensión, lo que pasa, es que somos humanos e egoistas y lloramos por el desconsuelo de no tenerla mas a nuestro lado, pero pienso que el que se va, sera más feliz, pues en este paso por la tierra, no hay justicia, y si muchas calamidades, pero tambien cosas buenas.....

    Besos

    ResponderEliminar
  80. Querida Maria ,no habia venido a este blog tuyo y cuanta razon tienes en tu relato,nunca estamos preparados,sobre todo para aceptar la muerte de las personas que queremos,que te voy a contar yo querida,te sientes perdida y aceptarlo es dificil,ahi que tener mucha fuerza,la que me falta.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  81. Es verdad, vivimos con muchos apegos como si fuesemos a vivir aquí siempre.
    Gracias por tu visita a mi blog.
    SL2!!

    ResponderEliminar
  82. Los que amamos la vida, le tememos a la muerte, aún sabiendo que la vida es un breve paso por la tierra. Cuando perdemos a un ser querido, nos cuesta mucho asimilar el adiós y pasamos por todas las etapas hasta llegar a la resignación. Sin embargo debiéramos estar preparados. Yo, parafraseando a Nalé Roxlo quiero Que " sorprendida sepa el alma, que un paso atrás, se le quedó la vida.
    Muy buena entrada y muy sabia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  83. La muerte la llevamos tatuada desde que tenemos vida en el seno de nuestra progenitora , a pesar de eso no nos acostumbramos nunca a ella y eso que es inseparable, sabemos que tarde o temprano nos iremos con ella y nuestro cuerpo desaparecerá pero....y nuestra alma? ah! muchos no creen en ella pero yo si por que el lo dijo.
    Quien crea en mi vivirá para siempre.En otro sitio en otro cuerpo, en otro lugar paralelo, que mas da en algo hay que creer, mejor eso que pensar que nuestra inteligencia se evaporara y no renacerá en ningún lugar.
    Nunca se esta preparado pero que le vamos hacer es nuestra condición humana por pensar y tener alma ,si fuéramos como los animales, solo sufriríamos un poco y después olvidaríamos .

    ResponderEliminar
  84. Muchas gracias a todos por compartir vuestra reflexión sobre este tema que tanto miedo nos da, el de la muerte, y es que, es de esos temas, que tan poco nos gusta hablar e intentamos evitar, y, en cambio, vosotros habéis comentado con toda la naturalidad exponiendo vuestros puntos de vista.

    Porque nos somos inmortales, y porque algún día llegará ese momento, mientras tanto, disfrutemos de la vida todo lo que podamos.

    Muchas gracias a todos, por aportar vuestras interesantes aportaciones que alimentan y enriquecen mi blog.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  85. Amiga Maria interesante pregunta y te contesto; como habras podido comprobar en mas de una de mis poesías, trato este tema incluso de la mia propia con toda naturalidad y no la deseo pero tampoco la tengo miedo.
    Te he dejado en contestación a tu comentario en JACULATORIA; planteada
    Si no es mucho pedirte, puedes leer y si estas de acuerto solamente por OK.
    Un beso y mi agradecimiento.

    ResponderEliminar
  86. JOSÉ MARÍA: Aceptar la muerte es ver esa transición desde la naturalidad de la vida. Acabo de responder tu comentario en tu blog, diciéndote que tienes mi permiso para hacer de tus comentarios en mi blog lo que quieras, pero ya te expliqué lo del otro blog, por lo que, espero me envíes un poema si quieres que sea publicado en la sección "Compartiendo palabras". Muchas gracias. Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...