16 octubre 2011

"La edad nos hace ser sabios"



El peregrino de la blogosfera desembarca hoy en el blog de Mi Pluma de Cristal para dejarles una reflexión sobre la sabiduría de la edad.

Les traigo una historia que bien podría ser tan real como el paso del tiempo, la visión de esos años que van cayendo, año tras año, llenando de canas nuestros recuerdos.

Lo importante, al final de esta historia es poder reunirse con los amigos, no importa dónde y la blogosfera a veces nos une en acontecimientos como el de hoy, en el que invado el blog de una gran amiga y que son siempre inolvidables y será un acontecimiento a repetir como el de la historia.

Un grupo de amigos cuarentones se encuentran para elegir el sitio donde van a cenar todos juntos.
Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque las camareras son guapas, llevan minifalda y escotes generosos.
Diez años después, los mismos amigos, ya cincuentones, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar.
Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque el menú es muy bueno y hay una magnífica carta de vinos.
Diez años después, los mismos amigos, ya sesentones, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar.
Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque es un sitio tranquilo, sin ruidos y tiene salón para no fumadores.
Diez años después, los mismos amigos, ya setentones, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar.
Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque el restaurante tiene acceso para minusválidos e incluso hay ascensor.
Diez años después, los mismos amigos, ya octogenarios, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar.
Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, y todos coinciden en que es una gran idea porque nunca han cenado allí.

Esta historia bien podría ser real, la vida y los años pasan para todos y sin querer la visión que nos va dejando nuestro mundo es completamente distinta en cada cumpleaños.

Hoy les dejo una pregunta para su reflexión ¿Tanto nos cambia el paso de una década y con el tiempo realmente cambian nuestros gustos y aficiones?

Y aunque el final de esta historia, puede sacar alguna sonrisa, nos debe hacer meditar a todos este paso del tiempo que es inexorable y en el que los amigos son lo más importante que nos deja nuestra aventura de vida.

Ha sido todo un honor invadir este rincón de mi buena amiga María, espero que algunos de ustedes se presten a dar cobijo a este peregrino que viaja por la blogosfera.

97 comentarios:

María dijo...

Como habéis podido comprobar yo no soy la autora de esta entrada, sino que es Senovilla, autor del blog "Pensamientos JFS", que desde que ha comenzado su andadura en el inquieto e incansable viaje de "Peregrino de la blogosfera", está comenzando a aterrizar en algunos blogs, entre los cuales, se encuentra el mío, que le ha dado oportunidad para cobijarse como peregrino en mi blog para compartir una interesante entrada con historia y reflexiones. Quién desee, como yo, darle cobijo como peregrino en vuestros blogs, puede hacerlo.

En su entrada nos abre camino a una tertulia para reflexionar sobre el paso del tiempo.

Y es que bien es cierto que, a medida que vamos cumpliendo años, vamos modificando nuestras conductas, nuestra forma de pensar, nuestros gustos, nuestra manera de actuar.. cambiamos de amigos, de vida, nos vamos proponiendo otras metas... la experiencia nos va enseñando, vamos evolucionando...

Y al reflexionar sobre esta entrada, me pregunto... ¿pero como es posible que los años nos vayan cambiando tanto? ¿para bien? ¿para mal? ¿qué opináis vosotros?

Muchas gracias a tod@s.

Cris dijo...

Tristemente o quizá no, es así... llegamos a un punto en que los años hacen que nuestra memoria flaquee, lo importante es el contacto y la calidez humana que se mantiene y debe mantenerse a cualquier precio, para evitar el desarraigo y tener una vejez de calidad.
Y digo que quiza no es triste este hecho porque llegar a los 80 es un reto importante y si se llega a esa meta, es para celebrarlo!!
Un abrazo al Peregrino y a la Hospedera.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola María

Me parece muy bonita la iniciativa de Senovilla.

En cuanto a su entrada, me ha parecido estupenda, llena de humor y me temo que no eté demasiado alejada de la realidad.

El paso del tiempo, junto a las situaciones que vivimos hacen que avanzemos, aprendamos y lógicamente cambiemos; unos más que otros. Sin olvidarnos de que nuestro cuerpo también avanza hacia el deterioro aunque lo cuidemos.

Así que, mi respuesta es sí. Cambiamos, pero este cambio es a mejor, para poder saborear cada momento de la vida. Además, cada etapa se vive de manera diferente y al final lo que queda es el resumen de todo ello.

Me he alargado muchísimo. Lo siento.

Besotes.

TORO SALVAJE dijo...

La historia es divertida a pesar la tragedia que lleva aparejada.

Quizás mejor no recordar.

Besos.

Emilio Manuel dijo...

No estoy muy convencido de que lo que manifiesta Senovilla sobre la evolución de la edad sea completamente verdad; ¿es que a un tío/tía de 70 años no le gusta ver a un chico/a guapa?, ¿es que a esas edades no se puede uno poner cachondo?, ¿se puede o no tener sexo a edades avanzadas?, puede que esos mayores vayan a ese lugar además de eso que manifiesta, porque hay chicas guapas, con generosos escotes y faldas cortas.

Un saludo

Luis Antonio dijo...

El paso del tiempo es inexorable y conlleva cambios en todos los sentidos. Quien sabe asumirlos y adaptarse está en el buen camino... Todas las etapas de la vida tienen su encanto salvo cuando se llega a perder la autonomía y a necesitar de los demás...

Un abrazo, María

Migue dijo...

Me pareció excelente la entrada del amigo Senovilla,como tu actitud al dejar entrar al Peregrino.Así como un buen vino mejora cuando se añeja,en buenas cubas de roble,controlado con amor,dedicación, responsabilidad.También nosotros mejoramos en esas condiciones,acumulando experiencias,rescatando las positivas,procurando dejar pronto atrás las negativas.

El paso de los años,no nos hace perder el gusto de reunirnos con amigos,aunque las motivaciones puedan ir variando acordes con la edad.
Finalmente opino:cambiamos,y para bien si supimos aprender tanto de los fracasos,como de los éxitos.

Un beso,amiga.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué hermosa idea la de prestar el blog a otro.
Besos.

ion-laos dijo...

Si, por supuesto que el paso del tiempo nos cambia. Aprendemos de las experiencias, vemos las cosas desde otra perpectiva y con ello ayudamos a los que vienen detrás.

Para mal...pssss...las manías, refunfuñas más...jajajaja, pero mira, hasta esto, me parece adorable, yo lo veo en mis padres y me parto de la risa.

Buen comienzo de semana María, besos.

josefina dijo...

Gracías María, y tambien a nuestro Senovilla.
Un beso

lur dijo...

Con el paso de los años van cambiando nuestros valores y adaptándose a nuestras circunstancias, un beso.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Hummmm. no se. Yo me fijaria mas en el menu, que materias primas utilizan, como tienen contratados al personal (que no sea en negro ni trabajo esclavo) etc. Supongo que con el paso del tiempo otras prioridades van apareciendo. Ahora si fuera el grupo 'Esperando la Parca' seria donde se coma como cerdos, se pague poco y se pueda hablar mal de todo mundo sin temor a sanciones.

Fiaris dijo...

Con final un poco triste,
cariños.

La Zarzamora dijo...

Los años no perdonan y cambian nuestra manera de concebir el mundo, sin lugar a dudas.
Suelo ser muy fiel a mis amigos de siempre, los de infancia los conservo casi todos. Y nos imagino en ese mismo café sin recordar lo que fuimos...
Besos, María.

Luismi dijo...

Muy cierto que la memoria conforme vamos pasando años, se va alejando más, pero creo que si yo estuviera con ese grupo de amigos, la memoria la perdería como todos, pero la vista no, así que seguiría cenando en ese restaurante si en él tuvieran camareras con minifaldas y generosos escotes, jejeje.

Besos

Amig@mi@ dijo...

La historia tiene mucha miga, María. En cuanto al préstamo del blog, me parece estupendo.
Un abrazo grande para tí y otro para Senovilla.
;)

laura dijo...

la historia tiene un toque de humor,pienso que aunque tengas un espiritu joven los años pasan y eso el cuerpo lo lleva,aunque sea triste llegar a ese estado,saludos

el7ºdeyahve dijo...

buen sentido del humor tienes senovilla,ya me he reido un rato, pero pienso como hombre que soy que lo de ir al mismo retaurante, en decadas diferentes, los hombres seguirian pensando lo de las camareras con minifalda, por lo menos hasta, la reunion de los 80 y ahi aun no lo tengo tan claro de que siempre alguno se acordase,tambien me imagino que habra camareros porque ellas, tambien se fijan, pero buena historia y divertida.

peregrino tienes permiso para pasar por mi casa.

amiga maria,la amigos y la familia de sangre, es sagrada, y es importante estar unidos a los que tu quieres y estos te quieren,y esas cenas o comidas, o simplemente tomar unos vinos, que hacemos de vez en cuando, dando suelta a los recuerdo y haciendo nuevos para recordar en la siguiente, esa armonia, esa energia positiva que da el estar reunido con gente en una actitud, cordial del simpatia y amor por estar un buen rato en compañia de esa gente que te aprecia y se preocupa de que unos y otros esten bien.

condor te manda un besazo amiga maria.

Javier dijo...

Yo lo que siempre he pensado es que hay que actuar en consecuencia: a los 20 años se hace lo que corresponde con la edad (diversión, pocas preocupaciones...) y a los 60 hay que dejar hacer a los demás y actuar como una persona de 60.

Un abrazo

Noelplebeyo dijo...

porque esperar 10 años ??

Asun dijo...

¡Y tanto que cambiamos! A veces incluso en menos tiempo.
Los gusto y aficiones también pueden ir cambiando. A veces lo harán dentro de una misma línea, pero otras se van añadiendo aficiones nuevas, se dejan atrás otras... Al menos en mi caso así es.

Un besito.

Senovilla dijo...

Gracias por esta acogida tan calurosa y llena de cariño que he recibido, querida María.

Y muy agradecido a tus lectores que siempre están prestos a establecer un debate de reflexión sobre temáticas que sí que importan.

Ha sido todo un honor poder invadir este rincón que sigo desde hace ya unos años y que me une una hermosa amistad con María, a la que algún día conoceré.

Un beso para las féminas y un abrazo para los caballeros.

J.M.Gonzalo dijo...

Pues si,si se cambia porque los gustos de una decada a otra cambian.Me gusto el relato,pero al final una reflexion un poco asi,si todos tenian alzehimer como se da a entender,como lograron juntarse? Ya dije una reflexion asi asi.
Un saludo y magnifico blog

Balovega dijo...

Hola y buenas noches..

Los gustos cambia y todos cambiamos. Una reunión divertida pero con un final triste..

Gran acierto del Peregrino, besotes para él

Un abrazo de bellos sueños

Ojosnegros dijo...

El paso del tiempo lo único que hace es darte más dureza para combatir los golpes que te da la vida e irte quitando muchas ilusiones.
Lo más importante de esta interesante historia, narrada con tanto humor, es que los amigos siguen reuniéndose a lo largo de los años, el amor de una u otra manera es el que nos hace sobrevivir a todo.
Un beso para ti y otro para el peregrino.

laMar dijo...

Hola María, te sigo casi desde que empezaste esta aventura y me alegro de que el peregrino pase por aquí dejando su cariño y buen hacer. :)
Besos a los dos

Chema Barragán dijo...

jejejeje... el Peregrino tiene toda la razón... yo antes era de los que bailaba encima de los bafles de los bares musicales y ahora le digo a mi hija que baje el volumen del chinpun chinpun ese que escucha, ains!!! y es que el tiempo es lo que tiene, que al final siempre sigue caminando, jejeje. Un placer pasear por tu blog María :)

Besines :)

Ricardo Marin dijo...

Desde luego María que la perspectiva cambia con los años.

Aunque no necesariamente la sabiduria la dan los años.

Yo he visto infinidad de gente que con los años van como los cangrejos para atras, inseguros, quejicas, miedicas, hipocondriacos, estupidos, etc...

La sabiduria es un acto de reflexión y sobre todo de elevar nuestro nivel de consciencia y lamentablemente ahí muchos se atascan, largo de contar...

Saludos y que los años con hagan sabios ...

Jose Vte. dijo...

Una estupenda historia con un final que no por triste era menos esperada, el tiempo es el que es y cada época tiene sus momentos y sus vivencias.

Por último y por hacer un poco de mosca cojonera pero sin ánimo de molestar, cambiaría la frase "acceso para minusválidos" por otra que dijera: "acceso para discapacitados".
No es por una cuestión de semántica, es por una cuestión de justicia social. Solemos agradecerlo

Un fuerte abrazo a ambos

Isabel dijo...

El paso del tiempo nos "reposa" la mente, y aunque al final necesites ascensores y salones tranquilos, si tienes a tu alrededor gente que te quiere, familia, amigos, se hace mucho mas llevadero, aunque la memoria te juegue malas pasadas.
Un beso

Isa Ramos dijo...

Hola María, y saludos al Peregrino. Yo creo que sí, que la edad, el pasar de tiempo nos va cambiando. Nos vamos acomodando a las necesidades y limitaciones que el pasar de los años nos van mermando en nuestra vitalidad.

La mente se va haciendo más sabia y sabe lo que quiere, también es más responsables y más cómoda. Aunque no se puede decir que esto sea así en general. Hay personas de la tercera edad, que rejuvenecen y lo que no pudieron hacer cuando tenían 50 años, lo hacen una vez que están más estables económicamente, y tienen menos obligaciones. Yo creo que la edad está en la cabeza, y no en el resto del cuerpo. Una persona puede estar muy achacosa, y sin embargo tener la mentalidad de una persona más joven, y sana. Y sí, los amigos son junto con la familia, el mejor tesoro que podemos tener. Lo más importante de llegar a viejos, es la mente, mente sana cuerpo sano.

Graciosa la historia. Cuando el ser humano quiere olvidar algo, lo olvida sin más. O tal vez son las neuronas las que se van durmiendo y no recuerdan que varias veces, se reunieron en el Restaurante del Café Central.
Saludos

Leonel Licea dijo...

Simpatica historia, la cuenta en modo divertido y logra hacer pensar. Pero te dejo mi reflexión, creo que sea la experiencia la nos hace sabios, los anos, no siempre son sinónimo de sabiduría. Si es que ya alguien lo dice, el hombre envejeciendo regresa a la infancia.
Gracias por traer este escrito de tu amigo, Maria.
Un beso para ti y saludos para él.
Leo

lisebe dijo...

Que reflexión más cierta y a la vez abierta a los sentidos...

Nuestro querido peregrino hace de un post un pozo de sabiduría tanto!! como la de nuestra Maria!!

Me ha encantado y me ha dejado pensando!!!

Un besazo a los dos!!!

Aniña (@vampyevil) dijo...

me han encantado las entradas te sigo desde ya!
besitos

Jose dijo...

Llega un momento en que ya no le quedan amigos,Y tampoco puede celebrar nada porque está en la más
de las tremendas soledades.

Gracias María

Genín dijo...

Supongo que al que tenga familiares y/o amigos con Alzheimer, el chascarrillo final, no le habrá hecho mucha gracia que digamos...
Salud

Sweet dijo...

Simple ley de vida.
A todos nos pasará, no sé si olvidar, pero si cambiar y quizá mucho.

Interesante historia.

Buena semana!

María dijo...

El tiempo mi querida MARIETA y SENOVILLA es inexorable, pero de cómo lo invirtamos dependerá que al final esa reunión de amigos sea una agradable reunión en el que la felicidad y paz se refleje en esos ancianitos que no recordarán ni si quiera sus nombre... pero da igual... su vida ha sido vivida y siguen tenido ganas de compartirla, eso es lo mejor.


Un barazo a SENOVILLA, mi blog es tu casa para lo que te apetezca, ya lo sabes y a ti mi querida MARIETA ¿qué te voy a decir.... tú habitación de siempre te espera... con flores recién cortadas, tu edredón confortable e impregnado de olor rico y tooodo el cariño que necesites, colgado en el armario:-)



Un beso grandísimo preciosa y feliz semana




dulces sueños.... si duermes en mi casa avísame que te aireo la habitación:-)

Fran dijo...

¡Cambiamos! aunque nos sentimos los de siempre.
De todas maneras ¡no todos los cambios son a peor! en algunas cosas mejoramos con el tiempo, como el vino: en sabiduría, paciencia, mansedumbre, comprensión...
De hecho creo que las obras de los artistas van a mejor con la edad.

Sara O. Durán dijo...

Lo mejor de todo es que la vejez y la senilidad es de lo más democrática.
Besos para ambos.

Maireen dijo...

Una historia divertida para exponer una gran verdad. Cuando mis alumnos de 15 años se extrañan de que ya no me guste, por hartazgo, ir a la feria o a acontecimientos que a ellos les parecen alucinantes, siempre les hago ver que a ellos un tobogán ya no les parece la cosa más divertida del mundo.

Y no veo lo de la tristeza. Lo que me parece triste son esas personas que no quieren aceptar el paso del tiempo y van haciendo el ridículo. O no llegar a los 70, más triste todavía.

gosspi dijo...

Que gracia tiene la historia...si, creo que vamos aprendiendo y adquiriendo sabiduria maria.....pero he observado que hay quien envejece muy pronto y otros que cumplen años sin envejecer, siempre estan abiertos a compartir su vida contentos!!!!sin miedos a que le digan lo que cada uno piense...espero seguir "abierta" pero ser Prudente y entrar en los demas sin violentarlos, sino acogiendolos siempre desde la Libertad verdadera...un beso

Duna dijo...

Es triste, pero hay que reconocer que la vida es así, y que hay que adecuarse a la edad, y llevarlo como debe ser.
Gracias a ambos por compartirla. Besos

A.K.E. dijo...

Una buena entrada la de hoy donde lo que importa es que ese grupo de personas han sabido mantener su amistad con el paso del tiempo.
La edad nos va dando una experiencia de vida pero nos va quitando esa inocencia de niños que ayuda a vivir sin imaginar problemas.
Disfrutar de la aventura de vivir cada día es la mejor receta a cualquier edad.
Un beso.

Belkis dijo...

Para mi todas las etapas de la vida tienen su encanto, sus alegrías, sus penas, su éxitos, sus fracasos, lo importante es asumirlas y vivir acorde a ellas, y sobre todo sacarles el máximo partido posible viviendo el día y disfrutando las pequeñas cosas. Con los años ganamos en sabiduría. Eso es indiscutible.
Les dejo un saludo cariñoso a María por su generosidad y a Senovilla por el post.

Myriam dijo...

Cambian muchas cosas, la esencia permanece. Eso es lo lindo de crecer, y no vegetar.

Besos, querida María, ya estoy de regreso en casa.

Saludos al Peregrino.

oscar dijo...

Dejando a parte las 'enfermedades del olvido', creo que mas que cambiar, maduramos con la experiencia de los años vividos y las cosas tomas otros colores con el tiempo

Katy dijo...

Estupenda reflexión de nuestro amigo Senovilla y su no menos genialidad de visitar nuestros blogs y dejarnos algo de su cosecha.
Creo ue el pasar de oa años no tiene porque cambiarnos totalmente a pesar de que la actividad física decaiga.
Pero lo importante para mi es conservar aquellos amigas que siempre han estado cerca y junto a nosotros.
Bss

Abilio dijo...

Hoy mismo pensaba en la cola del supermercado viendo a una viejecita, como hacia la compra: lo malo que era llegar a viejos, pero al final seguro que es peor no llegar.

Besos

arisenag dijo...

Buena historia ..La edad y más factores nos van cambiando siempre.. Gracias peregrino por compartirla .. Maria .. un sonoro beso.

ANTIQVA dijo...

Amiga, somos un rio... Por eso, estamos en continuo cambio...

Un abrazo fuerte

Gabriela Maiorano dijo...

Hola María!! Muy bueno amiga. Mientras iba leyendo una sonrisa asomaba a mis labios hasta que llegué al final y me movió a reflexionar. No creo que cambie nuestra esencia, quizás se dificulte hacer ciertas cosas, pero lo importante es tener gente que te quiere a tu alrededor.
Saludos al peregrino.
Un beso enorme

jengibre dijo...

El tiempo pasa inexorablemente y nosotros nos vamos adaptando a cada edad. Y bueno, cada edad tiene sus encantos. Creo que no hay nada peor que la gente que sigue viviendo como una adolescente cuando hace mil años que dejo atrás esa etapa.

buena semana y besitos de jengibre.

Marilyn Recio dijo...

Que bella entrada y que buena idea del peregrino. Este relato nos hace apreciar el valor de la amistad pues perdura no importa la edad. Cada edad tiene su encanto. Dejamos atras algunos paradigmas que nos hacen sentirnos mas auténticos. Un abraXo

Amelia dijo...

María me encanta la idea del bloguero peregrino, buenísima la entrada de Senovilla.

Pienso que cada edad tiene su forma de ver la vida, su actitud frente a ella y lo veo lógico y normal. A todos nos ha pasado, yo ahora con 39 años no veo la vida como la veía con 18 años. Por esto, no hay que anticiparse a vivir las etapas, disfruta de la que te toca vivir, la etapa de los 20 años es para estudiar, disfrutar, salir, bailar a reventar, irte de marcha, conocer a mucha gente, viajar ... la época de los 30 años también es movida, pero ya te vas centrando más, conoces a alguién especial, deseas formar un hogar, lo compaginas con el trabajo, comienzas a firmar contratos que te vinculan con un banco porque deseas tener tu casa, etcccc. En fín, que sí las prioridades no son las mismmas, con 20 con 30 con 40 con 50 con 60 y tantos como diría Lina MOrgan.

Somos la misma persona, pero los años nos van madurando y cambiamos nuestra visión de la vida, nuestras apetencias, moldeandolas a nuestros gustos del momento.
UN BESAZO. AMELIA

MAYTE dijo...

Los años pasan para todos, lo importante es que te encuentres bien contigo mismo y sepas sacarle el mayor rendimiento posible a cada etapa de la vida.

Un beso.

Mascab dijo...

Con los años adquirimos experiencia, la experiencia nos da sabiduría, la sabiduría nos demuestra que no sabemos nada en comparación con todo lo que habría que saber...

Tengo un grupo de amigos con el que mantengo relación estrecha desde hace más de veinte años, hemos evolucionado juntos, criado a nuestros hijos juntos, viajado y aprendido juntos. todos en grupo. Adultos y niños (ahora jóvenes), nuestros hijos sueñan con mantener el grupo unido cuando nosotros ya no estemos, sueñan con tener amigos como los conseguidos por sus padres.
La amistad hay que cultivarla y regarla con muuuuuchos encuentros.

Creo que cuando tengamos setenta años, seguiremos gastando las mismas bromas y nos seguirán gustando las mismas cosas, aunque existan otras nuevas que nos lleguen a gustar también.

La edad física, entorpecerá nuestro cuerpo y emborronará nuestras mentes, pero siempre habrá uno de nosotros que ande más despierto y nos recuerde quienes fuimos un día...

A todo ésto me llevó vuestra reflexión...

Besos, guap@s!

Franki dijo...

Los años te hacen ver la vida, cada vez con una perspectiva más lejana y las secuelas te hacen modificar tus actividades. Pobre del que no se acepte en sus momentos y circunstancias. Pero eso no quiere decir que se tenga que perder el niño que llevamos dentro.
Muy buena idea la de Sinovilla.
un beso

Maruxela dijo...

Mi lema, es vivir el día a pleno rendimiento. Mi presente es el ahora y ya.No sé si llegará el día , en que me vea achacosa .Por lo tanto no me preocupa.Bastante faena tengo con sacar el presente hacia adelante.Cuando me vea, tomaré medidas para sacar adelante mi actual edad, como hago ahora. Es importante para mí, vivir y procurar hacerme feliz con mi actual edad.

Laura de Bife dijo...

Una historia tragi-cómica, nos ha dejado "El Peregrino Senovilla".
Es graciosa en un punto, pero tiene mucho para reflexionar.
Yo creo que el paso de los años nos hace mella, nos cambia sí, inexorablemente...
Muy buen post!!!

Mría: Tu blog es hermoso!!!
Por aquí me tendrás, siguiendo tus pasos.
Lau.

Cosillas y Cosejas dijo...

Reconozco que me asusta el paso del tiempo, que en ocasiones no veo más alla del fin de la vitalidad o las oportunidades cuando pienso en mi vejez. Pero también, cuando ese minimiedo me deja, comprendo que es una etapa dulce e inevitable y que es importante preparar esos días para llegado el momento sentirnos cómodos, tranquilos y a gusto.
Besos a tí María y a peregrino.

Lola dijo...

Estupendo articulo del Peregrino. La vejez llega para todos y contar los años señal de que estás vivo.Pero ..aunque es ley de vida eso de hacerse viejo pues..... en fin que es mejor llegar a viejo que quedarse en el camino.
Saludos

LaLolaSh dijo...

Resulta bastante característica la historieta. Aunque no cambie el fondo de la persona, la edad te hace evolucionar quieras o no. Yo lo veo y eso que tengo 34 años y me considero una kidult, de esos que nos agarramos a la infancia y adolescencia con cualquier excusa y compramos cosas como botes de lápices con forma de cubo de Rubik.
Genial este Senovilla.
Ahora me daré una vueltilla por el blog que soy nueva.

Abedul dijo...

Muy bien , maria me parece una idea genial. Ademas muy interesante
lo de encontrar al peregrino en su paso por los blogs con temas que nos hagan "debatir"
La entrada-cuento en ocasiones te hace sonreir, te hace añorar...y te pne en la realidad del pasar del tiempo!!!!
En el final he soltado una carcajada!!!!! yoestoy en su estadio...y aunque tengo lagunas..
los recuerds son muy vivios!!!!
Los comentarios tambien enriquecen, con algunos me identifico totalmente.
La verdad que yo no me siento anciana....pero me he tenido que adaptar a la realidad con un estilo de vida llena de limites...
una pension rídicula..unas piernas artrósicas etec etc etc !!!!!!!

las actvidades del blog me es muy placentero, un buen libro música, la radio..estoy intentando aprender a dibujar a mi aire...
Meencantsan ver un ratito a mis sobrinas...y conservo amigas de la infancia y juventud!!!!
txapeldun a los dos, felicitaciones es una iniciativa enriquecedora. Procuraré seguir al peregrino en sus entradas....y será un honor recibirte en:
Abedul etxea, 8 Senovilla
Besotes y abrazos para todos
Begoña

David dijo...

Mi casa está abierta para lo que gustes.

Miguel de la T.P. dijo...

Muy bonitas tus letras.
que tengas una buena semana.
un abrazo desde Jaén y como dice David mi casa esta abierta para lo que quieras

pedrojescritor dijo...

Rotundamente sí, los gustos con el paso de los tiempos cambian, pero no de todo, siempre hay pequeñas cosas, pequeños detalles que siempre nos recibidos con agrado.
Muy interesante lo de "prestar el blog"
Besos.

xurxo dijo...

Jajaja, hay que reír siempre, eso es lo que importa, y como dice Emilio Manuel, también puedes mirar chicas aunque tengas 100 años :D

Un saludín.

Ladys Maza Santoya dijo...

Hola, me gusto mucho la entrada, deja un gran mensaje.
Un saludo!

Liliana G. dijo...

La alegría es el arte de la vida, no cuentan los años sino que sepamos mantener nuestra actitud hasta el último momento.

Un texto divertido y a la vez, reflexivo, todos podemos opinar por lo que somos, pero ninguno por lo que seremos :)

Muy bueno.

Un beso grande.

Mar dijo...

Historia tragicómica pero... ¿no es eso la vida?.

Enhorabuena para Senovilla por traer esta entrada que hace reflexionar y a ti por presentárnoslo.

Besos para los dos.

impersonem dijo...

El tiempo nos hace muchas cosas... y lo de la sabiduría, por su transcurso, no es una cosa que sea fija y esté asegurada, pues a unos les hace "más sabios" y a otros más necios y a otros nada... la semilla de la experiencia sólo germina y da buenos frutos en los terrenos adecuados... no depende tanto del tiempo como de nuestras acciones y reacciones dentro del espacio-tiempo; y a más tiempo más experiencias, y a más experiencias más ación-reacción, y a más acción-reacción más conclusiones, y a más conclusiones más conocimiento... y según dónde nos coloquemos en cada fase de ese tiempo tendremos una u otra perspectiva que nos aclararán lo que sabemos, lo complementarán o nos harán dudar sobre ello...

"Sic transit gloria mundi" (así pasa la gloria del mundo), frase, al parecer, de Tomás Kempis que ilustra muy bien lo efímeras que son las victorias en este tiempo que nos rige...

¿El tiempo nos hace más sabios? ... no lo sé, pues tampoco sé lo que es la sabiduría, ya que todas estas cosas que el género humano ha convenido en llamar sabiduría no parece que lo sea... por lo menos a mí no me lo parece...

El tiempo es un abstracto donde el oxígeno hace su labor... y al que los relojes deben su existencia...

En todo caso, o dando cabida a los "talveces", es la verdad la que nos hace sabios (que puede caber en un segundo) pero no el transcurso del tiempo, sobre todo si las fuentes que consultamos, según pasa dicho tiempo, están plagadas de mentiras...

Besos.

impersonem dijo...

Un abrazo para Senovilla, con agradecimiento incluido, por este divertido y reflexivo texto.

Danisa dijo...

Hola MAria tienes premio en mi BLog, te dejo un beso y buena semana

ArteDeAmar dijo...

Me hiciste acordar de un poema que tengo guardado..Con el paso de los años, nacio cuando mi hijo me dijo... Mamá eso ya me lo ha contado dos veces, a muchos nos pasa no? Y todavia no llego a la tercera edad, claro que se producen cambios con los años.
Me hiciste sonreir con tus letras, agradable lectura.
Besitos de Arte.

Rosa.E dijo...

María, definitivamente bonito tu gesto de generosidad.
Esta historia es excelente, comenzaba a leerla y ya había sonrisa, ¿donde iba a parar?
De una década a otra se cambia, para bien o para mal ¡hay cambios!, el final apagó la sonrisa.
Feliz Día
Un abrazo

guillermo elt dijo...

Respecto a la personalidad de cada uno, nacemos y morimos con ella, pero esa personalidad, si no está bien encauzada hacia el bienestar social en grupo, a cualquier edad, puede cambiar, siempre y cuando uno tenga salud mental, claro.

"A mi edad, ya no puedo cambiar"... es una frase que oímos mucho... Clro que podemos cambiar, incluso con 80 años, la cuestión es que no queremos... Se nos caerían muchos pilares que sustentan nuestra vida. La otra cuestión, es que si se cayeran los malos, los buenos pilares seguirían sustentando nuestra vida, y mejor. ¿Es que no cambian unos padres con 60 años, si un hijo se va por el camino de la droga, el alcohol u otros caminos perjudiciales para él?... Claro que cambian... No voy a entrar en qué aspectos pueden cambiar, pero si pensamos un poco, sabemos positivamente que en algunos aspectos, esos padres cambian y no solo en su comportamiento, sino en su forma de pensar.

Besibrazosssssss

MAJECARMU dijo...

Muy interesante lo que nos plantea Senovilla,creo que al evolucionar cambiamos muchas actitudes,aunque por dentro seamos los mismos.La edad nos va serenando y vemos las cosas con otra perspectiva.No obstante,cada persona es un mundo,sabemos lo que hacemos ahora,pero no sabemos lo que haremos después.Confiemos en que sepamos disfrutar y valorar cada instante.
Mi felicitación a Senovilla por su gracioso post y a ti María por tu generosidad y buen hacer como anfitriona,amiga.
Mi abrazo grande para los dos.
M.Jesús

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Bueno, la edad nos hace más sabios hasta que perdemos todo lo aprendido, también por mor de la edad...la vida es un ciclo eterno, morimos casi como nacemos...

Otro gran beso, mi preciosa María.

Sheol13 dijo...

Una muy sabia reflexión, duele sinceramente duele la imagen que me has dejado con este escrito, sabios no sé pero definitivamente vulnerables a cualquier cambio y paso del tiempo. Un abrazo.

Laura de Bife dijo...

María: Gracias por tomarte el trabajo de buscar el blog donde escribo y dejarme un comentario allí!!
Un gusto que nos visitaras!!
También leí el comentario que hiciste en la entrada que publicaste "invadiendo" a PENSAMIENTOS JFS.
Muchas gracias por todo!!
Allí te contesto que una de las tantas cosas hermosas que tiene esta iniciativa de Senovilla, es que podamos conocernos y contactarnos entre bloggeros!!
Cariños y nos seguimos viendo!!
Lau.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

María.

Vamos naciendo etapa tras etapa y con ella nos transformamos, si así
no fuera de nada serviría la escuela de la vida. la inocencia.
En la niñez la inocencia.
En la juventud el entusiasmo.
En la madurez el conocimiento
En la vejez la sabiduría.


Gracias.
Un abrazo.

Salva dijo...

Hola Maria, bella la entrada y hermosa la nueva iniciativa de El peregrino Senovilla.
Besos.

Fer dijo...

¡Qué bueno! Me recuerda al famoso monólogo escrito por William Shakespeare en "As You Like It" ("Como Gusteis"): "The Seven Age of Man" ("Las siete edades del hombre")

Supongo que hoy son más de siete y han caambiedo las características...

En mi país se cuenta un chiste acerca del significado del éxito en la vida del hombre. Se los comparto con todo gusto.

A los 2 años, tener éxito es haber logrado dejar de usar pañales. A los 15, es haber hecho muchos amigos. A los 40, es tener mucho sexo. A los 55, es tener poder.

A los setenta, es exitoso el hombre que logra tener sexo...
A los ochenta, tiene éxito quien conserva algún amigo con vida...
Y alos 90, es exitoso quien no necesita usar pañales...

¡Me despido con un "hasta luego" y con la misma sonrisa con la que me han recibido, y se los agradezco de alma!

Son ustedes muy linda gente.

¡Un saludo a ambos!

María dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios dejando vuestro punto de vista respecto al tema que nos ha dejado expuesto nuestro amigo Senovilla, que está haciendo una gran labor con su peregrinar en los blogs haciendo que nos unamos en letras.

Gracias, muchas gracias por vuestras visitas y comentarios.

Un beso.

VivianS dijo...

Hola María.
Me ha gustado esta iniciativa, veo que te mantienes firme en esa ternura respecto a los temas sensibles.
Tengo una pregunta. ¿Quién dices que es el autor de la historia que hay en esta entrada? Digo el creador. Luego regreso.
Muchos besos

VivianS dijo...

Graciass por tu cariño María, leí tu mensajito.
Yo sé que eres muy buena, y no te enojes, pero esta historia no es de Senovilla. Cuando la leí ya la conocía, es muy antigua y su autor es desconocido. Puedes corroborarlo en Google poniendo el primer párrafo. No soy de hacer estas cosas pero veo que todos se la atribuyen y él no ha hecho ninguna aclaración al respecto. Sólo eso, NO es su autor.
Te quiero. Besos.

Senovilla dijo...

VivianS, yo soy el autor del artículo, de la reflexión que se plantea y de la invasión en este rincón al que nunca aquí y a ningún lugar de los que estoy invadiendo se me ocurriría hacer un Copy-Paste.

Si usted lee bien el artículo, verá que digo textualmente que les traigo una historia que bien podría ser real...etc...etc...en ningún momento me atribuyo ninguna autoría ni se hace mención a ningún autor pues es desconocido y son esas historias que cuando las recibes por email te hacen meditar y crear un artículo en un blog.

Cuando un blogger usa un vídeo, una imagen, una historia, etc...y es buen blogger aplica la licencia CC en su artículo o una mención con vínculo al origen.

Hablo mucho de historia en mi rincón y me atreví hace poco con la vida del Cid, pase y compruebe la cantidad de vínculos que tiene a los lugares de acceso a la información que obtuve, para componer como siempre he hecho en estos muchos años de blogger un artículo sin igual sin copiar de ningún lugar.

Y que no le suene a enfado VivianS, pero creo que no hay mucho que aclarar sobre la entrada, sobre la historia si quiere me dice como VINCULAMOS a un desconocido.

Es más si mal no recuerdo ni tan siquiera la imagen se la envié a María por el tema de la licencia CC que lo dejé a su elección, pero esto se lo digo de memoria cuando ya van casi 20 invasiones, todas ellas originales de este presunto escritor.

Un abrazo y no tome a mal mi respuesta VivianS, he intentado buenamente responder a su peliaguda pregunta y lo importante en un artículo es el contenido en todo su contexto y no un texto que se quiere sacar de contexto, así con esto le contesto que el texto es mío, era mío y ahora es de este rincón que lo regalé y la historia como mi amor, por casualidad me llegó, que de haber sabido su autor con gusto lo hubiera bautizado para respetar su honor y que el buen hacer en la blogosfera sea siempre la consigna de todo blogger y no cause dudas un comentario como el hoy leído, porque así lo ha dejado reflejado.

Un beso María, gracias a todos los que han vertido aquí sus comentarios, reflexionaron sobre lo importante y transcendente de la pregunta y también gracias a los que necesitaban una aclaración.

Saludos Cordiales

María dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, y especialmente, a Senovilla, protagonista de su entrada.

Un beso.

VivianS dijo...

Hola Senovilla
Mi peliaguda pregunta (catalogada así por usted) está fundamentada en que varios usuarios se refieren a la historia como si ésta fuese de su autoría, incluso María me dejó un comentario en mi blog donde afirma tal cosa. Si lo recibió por mail, si lo leyó en Internet y demás igual es de autor desconocido algo que no se aclara en ningún lugar. Si lee bien mi comentario no he menospreciado el contenido, sólo hice hincapié en este aspecto. Disculpe si le molestó la aclaración.
Saludos

María dijo...

Vivian, he debido confundirte porque acabo de leer el comentario que te dejé y he visto que me he confundido al responderte, cuando lo que quise decir era que el autor de la entrada era Senovilla, pero por error escribí creador de la historia, cuando a lo que yo me refería es a creador de su entrada.

Creo que he tenido yo la culpa, de este mal entendido, por lo que, de ahora en adelante, intentaré, antes de publicar los comentarios que deje, leerlos, porque me puedo confundir al escribir, como he comprobado, ha sido en este caso, y como no lea lo que escribo ahí queda, y es que, no solo se equivoca el que tiene boca, sino también el que escribe.

De todas formas, si lees bien su entrada en ella dice que cuenta una historia que no quiere decir que la historia sea suya, eso es lo de menos, lo que debemos tener presente es la esencia del contenido de la entrada de Senovilla, que es lo importante y en cambio, tú te has fijado únicamente, de quién es autor la obra, sin hacer incapié ni referencia a la esencia del contenido, a su reflexión, que es lo realmente importante en cuestión.

Vivian, Senovilla no se ha sentido molesto, si te has dado cuenta al leer su comentario, ya que es una persona muy amable, y educado, y lo ha dejado aclarado de manera muy cordial, como lo que es, una persona muy querida en el mundo de la blogosfera.

Y las disculpas os las pido yo a vosotros, a ti porque te confundí con mi respuesta y a Senovilla por pedir que lo dejara aclarado.

Un beso.

Canoso dijo...

El paso del tiempo es inexorable, pero su ventaja es que nos permite ver las distintas facetas de la vida desde todos sus ángulos y eso a fin de cuentas nos ayuda a sacarle el mayor partido, no?

besos María, abrazos peregrino.

María dijo...

CANOSO: Tienes mucha razón, las etapas de la vida nos permite poder apreciar cada una de ellas, desde cada mirada en cada etapa. Un beso.

claudia dijo...

el relato es muy lindo, muy cierto, y ...hay que ir acostumbrandose, pero...maría! no se dice, ni cuarentón, ni cincuentón, ni nada! se dice "cuarentañero, cincuentañero y asi sucesivamente...!" :D

un abrazo enorme, un placer estar en tu blog
claudia

María dijo...

Gracias, Claudia, por tu comentario. Un beso.

Francisco Josè Lazo Melhado dijo...

Muy bonita temàtica realmente!, y considero que obviamente todos cambiamos en el transcurso del tiempo, sobretodo fisìcamente, a lo que de acuerdo a ello vamos amoldando el pensamiento, lo que no significa que siempre sea de forma negativa,depende de la vida que hayas tenido y la que experimentes en ese momento! "el cuerpo se va desgastando, la mente se va renovando, espero en lo personal que sea para bien,con màs sason y experiencia de la vida,con un corazòn en paz para poder disfrutar de cada dìa y de cada etapa de la vida!;
es decir si antes disfrutè como un niño,luego adolescente,adulto,hermano,padre,abuelo,bisabuelo.etc hasta que culmine nuestro paso por la vida.
Me ha gustado la parodia que hace el autor,por lo que agradezco tanto a el como a tì Maria por compartir algo que nos enriquece y nos hace reflexionar en el devenir del tiempo! /Cariños!!

María dijo...

FRANCISCO JOSÉ: Las personas estamos hechos para adaptarnos a las circunstancias, y lo que de niños nos gustaba, pues ahora, al ser más adultos, nos pueda aburrir, es normal, debemos aceptar el paso del tiempo, e ir cambiando, porque no podemos quedarnos estancados. Muchas gracias por tu reflexión, amigo. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...