domingo, 27 de noviembre de 2011

¿Alguna vez renunciaste a algo por amor?



Algunas veces hemos oído decir a alguien frases de este tipo: "sería capaz de hacer cualquier cosa por ti", aunque algunas personas tan sólo lo dijeron en teoría, otras, en cambio, lo llevaron a la práctica, sacrificando sus vidas y renunciando por amor a sus estudios, a un trabajo, a la vida social, a viajes, o proyectos.

El amor no debe suponer sacrificio ni renuncias, ni debe ser egoísta excluyendo de nuestras vidas otros proyectos, ni tampoco colocarse uno mismo en último lugar para situar en primer lugar a otra persona, tampoco debe suponer desinterés por uno mismo, o dependencia, ni sentirse atado a alguien.

¿Por qué amar a alguien tiene que ser incompatible con satisfacer nuestros proyectos personales? cuando crecer como persona es sentirse más completo, más satisfecho de la vida, y, por lo tanto, más feliz.

El amor no debe ser un negocio, como tampoco dejar de quererse uno mismo, sino que debemos seguir siendo valorados y respetados, sin tener por qué perder nuestra propia libertad.


El amor tiene que ser un tú = yo.





72 comentarios:

  1. No.
    El amor sin respeto no vale nada, tienes razón, María.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. María,estoy en el pueblo con muy poco tiempo,pero entro a saludarte.
    Puedo decirte que he dejado de lado muchos proyectos personales por amor a la familia,he dedicado a mis hijos y a mis padres mucho tiempo...Estoy contenta de haberlo hecho así.Todo no se puede hacer a la vez y a veces hemos de elegir de acuerdo con nuestra conciencia.
    Te dejo mi gratitud por tu cercanía y tu amistad,que son el mayor tesoro para mi.
    Mi abrazo grande y que tengas un feliz domingo,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  3. perfectamente explicado, no añadiré más.
    Un placer leerte y saludarte

    ResponderEliminar
  4. En el amor de pareja debe de haber respeto,libertad y generosidad.Estoy de acuerdo contigo,los dos pueden realizarse en sus proyectos personales,sin sentirse atados y frustrados.El amor ha de ser comprensivo y grande en espíritu.
    Mi abrazo,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  5. María me ha encantado, muy bien esplicado. Que tengas un buen domingo. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Es muy cierto lo que dices.
    Algunas veces, esto sucede por inexperiencia, por juventud; otras por compromiso, pero es cierto que muchas veces, se deja de lado uno mismo, y esta mal hacerlo, y cuando esa persona se da cuenta, ya es tarde.
    La clave esta, en darse valor uno mismo, tanto como a los demas, no porner al otro o las necesidades del otro sobre las nuestras, un error muy comun.

    El amor es compartir, no servir, ni someter.

    Soy nueva por aqui, y me ha gusado tu blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Amiga María José, el amor no es dejar de quererse a uno mismo; es amar a otra persona con todos sus defectos y sus virtudes sin exigir nada a cambio.
    El amor se siente, no se explica y sinceramente no me acuerdo si he renunciado a algo por amor, pero
    sí por responsabilidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Eso es María, de lo contrario no funciona. Las renuncias como tal, traen postergaciones y deudas personales, malos climas y seres humanos insatisfechos.
    Creo que la idea de “renuncia” fue muy estimada por el viejo romanticismo, hoy debe ser revisada. Mi abrazo para Vos guapa y excelente domingo!

    ResponderEliminar
  9. Respetando cada uno el espacio necesario de independencia personal, no tiene por que haber renuncia alguna, fomenta el amor y la amistad en la pareja.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Muy bonita entrada, María.

    No creo que por amor haya que renunciar a nada pero si alguna vez se hace, que se haga con plena conciencia de ello, porque aquello por lo que se renuncia merece la pena; y si la situación no sale como uno habría deseado, no echar en cara a nadie nada. Al fin y al cabo somos libres de hacer las cosas como nos plazca.

    Quizá yo nunca haya renunciado a mi trabajo por el amor de un hombre pero quizá sí lo hiciese por el amor de mis hijos (si los tuviese...) Nunca se sabe pero a veces las renuncias merecen la pena.

    Saludos,
    Gloria http://wastewin.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  11. Hola Maria:
    Me ha encantado tu explicación sobr el amor incondicional.
    Hay un Poema de Sta. Teresa que dice:
    "Cuando el amor está obrando,
    lo que tiene obligación,
    si se cansa, si desmanya, si se queja,no es amor".
    El Poema se llama "Te diré lo que es Amor".
    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  12. Lo más importante, la salud, vamos, que me he dejado hasta los dientes, jajajaja, eso sí, el humor no me lo quita nadie!!!

    Besotesss!!!

    ResponderEliminar
  13. Totalmente deacuerdo... y ni que hablar cuando te vienen con la cantinela de "si no dejas de hacer eso es porque no me queres"
    Me gusto tu ecuación del amor (Tú= yo)Ni más ni menos simplemente iguales pero respetando las individualidades de cada uno.
    Un ciberabrazo

    ResponderEliminar
  14. Muy buen texto María.
    Nunca renuncié a nada por amor, ni lo haría; éste es un estado pasajero, a la larga termina.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. En ocasiones se renuncia a proyectos por amor y esa renuncia nos ayuda a crecer como personas. Pienso que resulta difícil tomar decisiones con el amor por medio, ya que las emociones a veces nos nublan nuestra capacidad de decisión y hay que calibrar y pensar con equilibrio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Hola florecilla silvestre. Me pillas con estas cosas a flor de piel.
    Ayer le entregamos el premio Libertad a Soledad Murillo de la Vega, impulsora de la ley de igualdad y luchadora incansable por los derechos de la mujer...¡Me enamoró!

    En su discurso, cercano, preciso y sin demagogia alguna, nos mostró que, tal y como tú dices, yo + tú = 2 . Cuando este resultado es un uno....la cosa, no solo no funciona, si no que se puede volver peligrosa.

    Si me da tiempo, os lo cuento en mi blog....si me da tiempo, ¡dios mío el tiempo!

    No obstante responderé a tu pregunta con un sí. Verás mi cielo, cuando quieres a alguien quieres que esté feliz, quieres que su vida sea más suave y tranquila y para esto siempre renuncias a pequeñas cosas de la vida cotidiana... ¡ojo! a pequeñas cosas, a cosas que le hagan la vida más fácil sin que por ello tengas que renunciar a aspectos fundamentales de tu vida.... Por ejemplo: ver una peli en lugar de otra, caminar por un sendero de árboles en lugar de ir a un jardín...comer un guiso infumable, incluso renunciar a esa actividad que te lleva mil horas...o no, porque aquí entraría la renuncia del otro para que tú pudieras asistir a estas cosas.
    Acompañar a tu pareja a esos actos aburridísimos que tanto le gustan...

    Ya sé que parecen cosas obvias...pero no lo son. Cuando los egoísmos entran en juego ni siquiera se renuncia a estas pequeñas cosas.

    Otro asunto es renunciar a tu vida, a tus pensamientos, a tus sentimientos, a tus ideas o a tu vida....a eso te respondo un NO ROTUNDO porque entonces la suma no saldría...

    y luego están esos asuntos que se van resolviendo de a poquito y como se va pudiendo.

    Mil besos cosa guapa.

    ResponderEliminar
  17. Renunciar suena a sacrificio.
    Pero muchas veces esa renuncia no es tal sacrificio,se hace porque se quiere hacer o por amor.
    Renunciar con dolor, creo no vale la pena.
    Buena reflexion Maria.
    Feliz Domingo.
    Besitos de Arte.

    ResponderEliminar
  18. ¿Cabe hablar de amor cuando éste te limita? Yo creo que eso no es amor, será otra cosa, pero desde luego amor no. El amor jamás debe ser nocivo, intolerante o cercenador de otras facetas. Debe servir para ayudarnos a crecer, no a menguar hasta casi desaparecer.

    ResponderEliminar
  19. Eso lo aprende uno más tarde.
    De joven si que se renuncia.
    Muchas veces.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Quien bien te quiere no te hará renunciar ni a lo que eres ni a lo que te gusta.

    Al menos esa es mi experiencia :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. No lo sé, depende de las circunstancias, la vida es elección y uno siempre deja unas opciones para dedicarse a otros menesteres. Lo malo de los amoríos, es que uno culpa después de su elección a golpe de reproches. Pero eso ya es problema de los valores de cada uno.

    ResponderEliminar
  22. Me ha gustado tu entrada, muccho.
    Pienso que tendrian que enseñarnos a amarnos y valorarnos más a nosotros mismos.
    Un beso María

    ResponderEliminar
  23. Sí. Y nunca me arrepentí aunque saliera mal. Y las cicatrices no me impedirían volver a hacerlo. En estos momentos hay solo un puñado de cosas a las que nunca renunciaría por amor, pero el resto del cargamento es libre de ser arrojado por la borda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Yo creo, mi querida MARIETA,

    que una cosa es que tú decidas renunciar a lo que sea porque “la vida” y no la otra persona te obliga y otra distinta, que la persona a al que tu decidas amar, sea la que te condicione, te limite o te obligue porque es posesiva o absorbente.

    En muchas ocasiones, por no decir casi siempre que amas a alguien de verdad, no sólo pareja sino... Hijos, familia e incluso sólo a amigos, de estos del alma, renunciamos a mil cosas y nos sacrificamos por ellos. Creo que en el fondo, hacerlo es lo que significa amar de verdad a alguien, pero sólo porque tú voluntariamente decides hacerlo, no porque te lo imponga nadie.

    Seguro que tú, has dejado de salir, de dormir y de lo que sea mil veces por tu hija ¿verdad que sí? Suponte que en una pareja, a uno le destinan a un lugar que queda a 500 o 5.000 km de donde viven habitualmente ¿qué sucede? pues a veces, uno de los dos renuncia porque es la vida la que te pone en esa tesitura... o tu trabajo o tu pareja, o tu entorno o el suyo... son decisiones complicadas y luego es la vida la que te dice si te has equivocado o no.

    Lo triste de esto que comentamos es cuando tu pareja, te obliga a decidir, entre él y tu trabajo, tu familia a tus amigos... eso para mi supone algo evidente...¡¡ no te ama !! sólo quiere tenerte como propiedad o posesión, en exclusiva... lo que supone anularte como persona y eso sí que es terrible...sucede porque algunas personas son muy dependientes emocionalmente e inseguras, motivo por el cual ceden a este chantaje y su dependencia, porque ni si quiera creo que esto sea amor... si lo es, les vuelve ciegos, les hace volverse invisibles al lado de estas parejas que las vampirizan hasta terminar por anularlas del todo... supongo que te refieres a este caso en esta entrada tuya y ahí, como te digo...¡¡totalmente de acuerdo contigo cielo!!



    Un beso grandísimo bonita, ojalá nada ni nadie te impida hacer todo aquello que te haga sentir bien, feliz y realizada por dentro y por fuera.


    Espero que hayas pasado un domingo precioso y que la semana que viene te reserve todo lo muchísimo que mereces MARIETA.



    Muaaaaaakss a miles y todo mi cariño tesoro.

    ResponderEliminar
  25. Asì como lo expones estoy totalmente de acuerdo contigo Marìa! Intuyo que estàs hablando de una pareja de novios,y me parece muy acertada tu opiniòn en ese caso;
    ya que de otra forma cuando hay hijos por ejemplo se pueden dar diferentes matices, en donde se tiene que sopesar el bienestar en pro de la familia,a pesar de las circunstancias o riesgos, opino yo. En donde el resultado a pesar de algun sacrificio viene a redundar en el amor.
    / Feliz domingo!

    ResponderEliminar
  26. Si alguien dice que no, miente. Yo creo que todos, cuando amamos, renunciamos a pequeños o grandes detalles, pero siempre hay renuncias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Hola María

    Cuando renunciamos a algo por amor o hacemos que la otra persona lo haga, es que entonces no es amor.

    Hace muchísimo tiempo, renuncié a ser yo misma, a dejar mi trabajo y mi vocación por una persona. Fuer un aprendizaje duro y de los que dejan huella. Me di cuenta a tiempo, y volví a ser yo con lo bueno y lo malo. Desde entonces, no he renunciado a nada, ni quiero que tampoco lo hagan.

    El amor es compartir, es sumar; no restar.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  28. No sé, quizá me quedo con aquello que ya han dicho antes "El amor no pide nada a cambio, es entrega total". Bien, cuando dos personas deciden vivir juntas y caminar la vida en forma de pareja, claro está que siguen siendo dos personas diferenciadas, con sus ilusiones y proyectos...pero también hay muchas parcelas de esa vida en común que se solapan y eso implica proyectos en común y también renuncias.

    Si el amor está presente en la vida en pareja, 1+1 no son exactamente 2.

    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Me parece que siempre que toda una elección lleva consigo una renuncia hacia lo que no eliges y eso es lo que me parece que pasa en el amor, y por supuesto, siempre que se vive en pareja. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  30. Estoy de acuerrdo contigo, ceder no quiere decir que uno pierda su esencia. El amor es compartir.


    Sawabona!

    ResponderEliminar
  31. Hola María:
    El amor debe seguir adelante, sin tener que hacer ningún tipo de sacrificio por ninguna de las dos partes. Pueden quedarse en el camino proyectos frustrados, innacabados. En el futuro podrían hecharse en cara dichos sacrificios y romper la buena convivencia de la pareja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. A quien primero debemos amar y por quien primero hemos de hacer todo es por nosotros mismos y el amor que nos tenemos.

    El mandato es y sigue siendo:

    "Ama a tu prójimo (:tu próximo) como a tí mismo."

    Besos, querida María de cristal!

    ResponderEliminar
  33. Fran (las raíces del cielo)27 de noviembre de 2011, 21:56

    yo creo que vinimos a este mundo a aprender a amar y a aprender a amarnos. Todo lo que se suele atribuir al amor son en realidad formas disfrazadas del egoísmo o miedo. Eso pienso yo ahora.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  34. Desde luego que en el amor uno no ha de renunciar a ser uno mismo, a su personalidad, gustos y preferencias o sea a sus sentimientos pero si que muchas veces el estar con otra persona es incompatible con las cosas llamémosles materiales que tenemos: puesto de trabajo, lugar en que vivimos... A veces, para estar al lado de una persona hay que renunciar a algo aunque no tiene porque significar lapidar eso para siempre, también se puede apartar por un tiempo, valorar el daño que puede hacer no tenerlo y barajar distintas posibilidades. Desde luego que el amor en el que uno no cede y el otro ha de transformar su vida a mi no me parece ni amor.
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Hola María, prefiero emplear el verbo desprender que el de renunciar. El amor no renuncia, da, y da sin medida.
    Toda mi vida ha sido desprenderme para dar a mis enfermos, a mis compañeras de trabajo, a mi comunidad, y como no, los que bien me conocéis ahora me doy en el blog, atendiendo a cuantos necesitan ayuda, amistad, amor.
    Pero entiendo que más de una vez esta donación nos cuesta por la poca salud o cansancio que tenemos, pero una vez hecho, nos sentimos felices de haber ayudado .
    Te dejo mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  36. Totalmente de acuerdo con vos, María.
    Para amar a otro primero hay que amarse a sí mismo.
    No es egoísmo. Es repeto mutuo.
    En el amor se da, se brinda, no se renuncia.
    Y si el otro no lo ve así, es porque a mi entender, no te quiere bien...
    Muy buen post para reflexionar!!
    Cariños para vos!
    Lau.

    ResponderEliminar
  37. Yo soy de los que lo entrego todo, es algo inevitable, pero creo que si mi pareja me impidiera vivir mi vida tal vez sería una falta de amor hacia mi. Aunque a veces duela no hay que encerrar a quien amas, porque ello te conducirá a la desdicha.

    Besos.

    ResponderEliminar
  38. Nunca he tenido necesidad de por el amor tener que renunciar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  39. Aunque pueda llegar a sonar frio... ahora y en mi corta experiencia... pienso mas las cosas, las razono...
    Simplemente para no sufrir!!!
    Buen texto María!!!
    Besos a tu alma, van!!!

    ResponderEliminar
  40. Por amor de padres... sí.
    Hay muchas cosas que he dejado de hacer porque sabía que podrían molestar a mis padres. El placer de no molestar a mis padres era mayor que lo que yo creí que podía conseguir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. El amor...
    Eso me recuerda algo...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  42. Lo que se hace por amor no debe considerarse renuncia ya que el amor elige el camino y marca las prioridades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Que buen tema, María, En cuanto sabemos amarnos, ya no corremos el riesgo de amar a los demás y desequilibrarnos. Damos todo lo que nos nace dar y recibimos felices, si nos corresponden. Si no, seguimos felices también.
    Besos.

    ResponderEliminar
  44. Sí. Renuncié a muchísimas cosas, María: Magnífico trabajo, familia, mi casa, mi pueblo, mis amigos...

    Fue una opción, un acto voluntario, con un coste muy alto, pero,... mereció la pena... Creo ;)

    Besos grandes.

    ResponderEliminar
  45. Estimada María. Cierto es que el amor no debería suponer sacrificios. Pero el amor al ser algo tan mágico te impide elegir de quien te enamoras y a veces eso no solo conlleva sacrificios sino también equívocos. Otras veces haces un pleno al quince. Un beso.

    ResponderEliminar
  46. A tu última ecuación le falta algo, entiendo en esa premisa hay mucho egoismo, el amor queda muy concentrado en el tu y yo, falta "los otros", sin ese amor a los otros eliminamos virtudes que son buenas mostrar a nuestros hijos y nietos, por ejemplo la solidaridad, el voluntariado, etc...
    Diria, el amor tiene que ser tu=yo=los otros.

    ResponderEliminar
  47. Hola María, muy buena la entrada. Veo que principalmente hablas del amor entre parejas. Amar es querer, y querer es respetar, y respetar es dejar volar. Amar también es compartir lo bueno y lo malo.
    Creo que siempre y cuando no seamos coaccionados para elegir si deseamos hacer una u otra cosa, no hay problema alguno.

    Yo no he dejado de hacer nada por amor. Si alguna cosa no he realizado ha sido porque no me venia bien por el motivo que fuera.
    Creo que cuando dejamos de hacer algo no podemos culpar a los demás. El amor no nos pone un cuchillo en el cuello para que elijamos. Todo aquello que hacemos o dejamos de hacer, lo hacemos porque queremos, no podemos echa las culpas al amor. Tanto si nos equivocamos, como si salimos victoriosos de lo que decidimos, somos nosotros y no el otro.

    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  48. El amor a menudo es muy delicado como la flor más hermosa, pero con el paso del tiempo a veces se hace muy profundo y sincero - entoces es una amor verdadero. Saludos y más suerte...

    ResponderEliminar
  49. Nolo lo sé, es una cuestión muy relativa, con infinitos matices... no sé si es renuncia o no es renuncia, más bien creo que son elecciones en el caminar personal por la vida y en las encrucijadas donde hay que elegir la dirección de nuestros pasos... no obstante, en esta vida siempre hay que renunciar a unas cosas por otras, y si tengo que hacerlo, mejor por amor...

    Besos.

    ResponderEliminar
  50. En primer lugar darte las gracias por pasarte por mi blog, aquí vengo a visitarte y me ha encantado esta tu casa, así que por aquí me quedo.
    El amor....es un tema muy dificil, o quizá porque la mayoría no sepamos entenderlo como se debería... alguien me dijo una vez que una pareja cuando se forma debe de dejar de ser tu + yo y pasar a ser NOSOTROS como un todo, como un conjunto...y todo lo que se haga se hará en beneficio de ese conjunto.... no sé que razón tendrá...no sé si con ello se perderá parte de la individualidad de cada uno...no lo sé...pero ahí dejo este pensamiento.
    Un abrazo y nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  51. El amor es sacrificio aparte de muchas cosas. Pero cuando el amor solo viene de un lado, ahi es cuando el sacrificio tiene que tomar lugar... porque cuando tu amor no es correspondido es mejor dejarlo ir. Seria egoista de nuestra parte ser los causantes de errores que se pueden evitar a tiempo.
    Si tenemos que dejar ir hagámoslo,por mas que se destroce el alma, y todo a tiempo tiene remedio, ya tarde sera demasiado doloroso, pero a veces en amor somos tan egoístas...

    Muchos besitos preciosa.

    ResponderEliminar
  52. Encontrar el equilibrio en estas cuestiones es difícil pero no imposible. Cuando tomamos decisiones inconsultas, suele resentirse cualquier relación; en cambio, poniendo las "cartas sobre la mesa" para jugar de a dos, el resultado quizás tarde en llegar, pero es el mejor.
    En el amor no debe haber exigencias ni renuncias, cuando lo comprendamos habremos encontrado la fórmula perfecta.

    Besotes, María.

    (¡¡Había escrito otro comentario, pero se me borró!!)

    ResponderEliminar
  53. Muchas veces es cierto que debemos ceder para acoplarnos en el molde del amor, lo que ocurre es la confusión de tener la obligación de renunciar a algo que seguramente luego generará un reproche. Son espinan que molestan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  54. hola María,
    el amor es compromiso mutuo, somos cada cabeza un mundo con pensamientos totalmente diferentes, concordamos en el amor, pero sin embargo existen diferencias, por ello el amor nos lleva a ver todos nuestros momentos con un ojo cerraco y otro abierto. Es la unica manera de ser feliz juntos.

    Precioso escrito

    un abrazo^^

    ResponderEliminar
  55. No puedo estar más de acuerdo contigo María. El amor no debe de arrasar a una persona en beneficio de la otra, es ya no es amor, eso es sometimiento y si me apuras pérdida de valores.
    Cuando uno ama a una persona desea ante todo que sea completamente feliz, y ya no lo es cuando tenga que renunciar a algo por ese amor.

    El amor debe de ser generoso, bondadoso, comprensivo, tolerante, alegre, que te deje vivir y tener libertad, ese amor perdurará hasta los siglos.

    un besazoooooooo.Amelia.
    pd: brillantes tus entradas María.

    ResponderEliminar
  56. Sí, María, sabias palabras..
    Yo no soy mejor que tu, ni tu mejor que yo, tu aprendes cónmigo y yo contigo, y desde este lugar somos iguales y pódemos formar y vivir una historia preciosa, así lo veo yo.
    También creo que nadie ha de dejar su lugar en el centro, ni ocuparlo solo con su amor, más bien una sigue estando en su centro pero acompañada por quién ama.

    Interesante blog también por aquí, pasaré también a visitarte :)

    ResponderEliminar
  57. Maria. supongo que no solo se trata del amor a la pareja. Dentro del amor yo añado a la familia y amigos. Yo entiendo que por amor lo doy todo, aceptando los defectos y las virtudes sin exigir nada a cambio. O acaso yo soy perfecto?
    Muchas veces he oido que el amor es sacrificio. verdad que esto se escucha?. Es un sacrificio no comprar un coche mejor a cambio de los estudios de un hijo?
    Y por un amigo?. No merece la pena
    una renuncia por un amigo?
    Maria, cada uno lo ve a su manera, ha que si!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  58. Vengo de visita, me quedo un rato, me gusto. Pilar.

    ResponderEliminar
  59. Nadie te obliga nunca a renunciar a nada .. lo haces tu.. porque quieres .. porque te sale así hacerlo..
    Pero el paso del tiempo a veces te demuestra.. que nunca debiste dejar nada por nadie.. porque ni siquiera lo ven.. y se acostumbran a ser solo uno .. tu.. pasas poco a poco a ser "nada" ...

    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  60. Sí, y fue una estupidez. Resultó agradable visitarte, como siempre, querida María

    ResponderEliminar
  61. El amor es lo supremo en la vida puramente humana, es decir, en el trasiego de pensamientos, emociones, sentimientos y actos que realizamos en la vida para procurarnos todo lo necesario al desarrollo de la misma, tanto en lo que se refiere a la familia como a los amigos y a la sociedad.

    Sin embargo, es necesario vivirlo desde una actitud no identificada, en cierta manera neutra, algo dificil de explicar, ya que las palabras no responden bien a lo que quiero expresar.

    La prueba de ello es que cuando no amamos así, con gran facilidad se convierte en odio, resentimiento, frustración..., en virtud del principio de polaridad que afecta a todo lo creado, a todo el ser material o corporal o a todo lo que existe en este mundo.

    De este modo comprendemos con el paso de los años que es necesario amar sin dejar de amarnos a nosotros, hacer crecer sin perjudicar nuestro crecimiento, perdonar, perdonándonos a nosotros mismos...

    Excelente entrada, María y la veo con un equilibrio humano grande.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  62. Hola María, no me lo había planteado, simplemente vivimos y compartimos lo que está a nuestro alcance, mas que renunciar hemos sumado.

    Besos

    ResponderEliminar
  63. El amor.
    Maravillosa magia, eterea existencia. Un sentimiento que se crea, nace y vive en el eter y mas alla. Cuando te toca, te invade, te inunda, te abstrae, te pierde y te hace sentir.
    El amor es simplemente; eso, amor y nada mas.
    Lamentablemente, somos humanos y no sabemos cuidarlo y lo contaminamos con nuestros vicios y carencias.
    Vivir en el amor es vivir simplemente vivir, nadie es dueño de nadie y nada terrenal debe conjugarse con la palabra amor, salvo que sea algo afin.
    Primera vez que vengo por aca y pido permiso para quedarme.
    Muy bonita entrada y..Simplemente Maria

    ResponderEliminar
  64. Hola, Mariquilla... Hacía tiempo, eh?... ;)

    Hablas del amor entre sexos o hablas del amor como fin último al que debe aspirar el ser humano para con la humanidad???

    Es que son totalmente diferentes y a la vez uno, ya que el sexual está integrado en el universal y no caso contrario.

    Estoy de acuerdo con tu exposición, pero en el mundo de los sentimientos... no creo que podamos afirmar nada, porque lo que es bueno para tí, puede ser malo para el otro, por motivos de su vida y su historia, educación...

    No siempre, al final del día, uno está contento con sus acciones, pero lo verdaderamente importante es reconocerlas de corazón y pedir perdón por los errores cometidos, pero, claro, para ver que verdaderamente uno reconoce sus errores, tb se tiene que ver con el paso del tiempo, una mejoría en el comportamiento de la persona.

    Por último, hay quienes reciben una clase de amor en una particular convivencia y están bien, felices... como por ejemplo, levantarse a las 5 de la mañana para prepararle el desayuno a su pareja y el almuerzo para que se lo lleve al trabajo, y para otra esposa, eso significaría una degradación... Y, quién es la 2ª para decirle a la primera que está equivocada, si la primera con lo que hace quiere expresarle todo el amor que le tiene a su pareja???

    Lo sentimientos son así... muuuuy escurridizos. Un campo lleno de minas que, unos saben dóndestán las minas y otros no, pero que sí lo saben en otro campo.

    Besibrazos.

    PD. Un encanto pasar por tu bllog y comentar... que ya sabes cómo menrollo... jajajajajajajajaja

    Besibrazos otra vez.

    ResponderEliminar
  65. El amor es dar, compartir, pero nunca, jamás renunciar.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  66. Gracias por vuestros comentarios, cada uno desde vuestra visión de este tema, porque cada uno vemos las cosas desde nuestra mirada, y somos un mundo diferente con nuestras circunstancias, la verdad es que es un honor teneros aquí.

    Muchas gracias por vuestras sinceras opiniones.

    Os deseo unas felices fiestas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  67. Exacto texto!

    Te deseo una Feliz Navidad y una buena entrada de Año, preclosa y, que se mantenga en todo el Año,
    un imenso abrazo.

    maite

    ResponderEliminar
  68. Si eres la autora de este texto tal vez te convenga pasarte por aquí http://hastaelinfinitoymasalladelasestrellas.blogspot.com/2011/12/alguna-vez-renunciaste-algo-por-amor.html

    ResponderEliminar
  69. M! TERESA: Muchas gracias, yo también te deseo un feliz año 2012 y que todos tus deseos se cumplan.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  70. ANGELICAL: Muchas gracias por pasarme el enlace de ese blog, porque al ir allí, he podido comprobar, que no sólo me han copiado éste texto mío, sino otros dos más, con las mismas imágenes que yo he utilizado, sin anunciar mi tutoría, como si esa persona fuera la autora y no yo, cuando en realidad, son escritos hechos por mí, no sé cómo lo habrás podido descubrir, ya que el mundo de la red es un mundo complejo donde no se puede controlar nada al ser un lugar abierto al público.

    Gracias por comunicármelo.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...