sábado, 27 de agosto de 2011

¿Qué recuerdos tienes de tu infancia?

Imagen de la red

Cuando en algún momento he retrocedido en el tiempo, no he podido evitar sentir cierto aire de nostalgia, al recordar a las personas que ya no están aquí, aunque tengo que reconocer que una de las etapas más felices de mi vida ha sido la de mi infancia, porque no existían responsabilidades, ni preocupaciones, ni agobios, ni prisas, y el tiempo parecía ir más despacio que ahora.

La etapa de mi niñez fué muy entrañable,cálida, rodeada del cariño y protección de mi familia, y el juego reinaba en mi mundo infantil, recuerdo que me encantaba hacer realidad los cuentos que me contaban los mayores o los que yo leía, y sacaba de allí a las princesas para darlas vida en mí, disfrazándome con camisones largos que mi madre me dejaba, y me veía reflejada de princesa, de esta forma, hacía realidad mis cuentos preferidos.

Imagen de la red


Mis hermanos y yo solíamos jugar mucho a los juegos de mesa como el parchís, la oca, las damas, o el ajedrez, y aunque casi siempre perdía, nunca me enfadaba porque reconocía que perder entraba dentro del juego.

Me gustaba mucho jugar con las muñecas, a quiénes cuidaba, mimaba, protegía, bañaba y las daba el biberón como si fueran bebés de carne y hueso. 

Recuerdo con especial cariño aquellos veranos de mi infancia disfrutando en el pueblo de mi abuelo y cuando nos contaba sus batallitas mientras se preparaba un cigarrillo, y siempre con la boina en su calva cabeza y el bastón cerca de él.



Imagen de la red


Y aquellas calles pobladas de vecinas sentadas en las puertas de sus casas charlando de sus cosas, y esa sintonía de la radío que se escuchaba desde la calle porque las puertas de sus casas las dejaban abiertas sin ningún peligro.

Me lleno de oxígeno puro al recordar esa naturaleza que brotaba de campos verdes cubiertos de espigas y amapolas, esos ríos donde nos bañábamos en aguas limpias y cristalinas que parecían mares con sus arenas de playa; o esos triciclos que pedaleábamos por la calle sin ningún peligro, o esas bicicletas que circulaban cerca de escasos coches donde no había cinturones ni semáforos, ni nadie llevaba de la mano móviles porque no existían.

Los niños pasábamos mucho tiempo en la calle jugando con la pandilla de amigos, a juegos imaginarios, inventados, o los que en aquellos tiempos se jugaban, como al escondite, al corre corre, ladrón y policía, al yoyó, a la comba, a la goma, a las tabas, a los alfileres, a la gallinita ciega, al corro de las patatas.


Imagen de la red

Pero sobre todo, recuerdo mi infancia como aquella etapa en la que los días estaban envueltos de paz, armonía, paciencia, donde no había lugar para las prisas, ni los agobios, ni el estrés, porque el tiempo parecía que transcurría muy despacio.



viernes, 19 de agosto de 2011

¿Cultivamos el arte sin hacer nada?


Como yo no he podido ir de vacaciones, mi inspiración, se ha rebelado conmigo y me ha dejado aquí largándose a veranear lejos de mí, yo creo que debe de estar a estas horas tumbada en la playa mirando al mar o al cielo.

Y es que, tengo que reconocer que estos días, me encuentro vaga, hueca y vacía de pensamientos, ideas y reflexiones, no me apetece nada pensar, y aunque mi cuerpo está presente, mi inspiración está lejos como si se hubiera ido a veranear con el resto de los blogueros, porque blogger se ha quedado medio paralizado, y somos pocos blogueros los que seguimos estando por aquí.

Pero yo creo que esta quietud y silencio de ideas no puede ser negativo, sino que puede servir como un remanso de paz para el interior, lo que pasa que como siempre tenemos a la mente trabajando, cuando queda quieta, notamos esa sensación de vacío y pereza, y no tenemos por qué estar siempre trabajando en ideas, también se necesita un poco de descanso, además, creo que también cultivamos el arte cuando estamos en silencio, sin hacer nada ¿vosotros no creéis lo mismo?






domingo, 7 de agosto de 2011

"Bloggers contra el hambre en África"



La situación de Somalia es insostenible, la ONU ha alertado sobre la extrema situación de hambre que se está viviendo en África, contabilizando 29.000 muertes de niños somalíes.


Debemos de sensibilizarnos de lo que está pasando en el tercer mundo, ya que, a pesar de que a nuestro país le está azotando muy fuerte la crisis, nosotros tenemos cubiertas nuestras necesidades básicas, pero en cambio, allí ellos no las tienen cubiertas, y van muriendo muchos niños cada día.


Por eso es importante aportar nuestro granito de arena, porque un pequeño gesto de cada uno de nosotros puede suponer salvar una vida humana.


No nos cuesta nada colaborar a través de nuestros blogs difundiendo esta información, para que llegue muy lejos, y de este modo, concienciarnos sobre la terrible situación que están viviendo en África.


Aportemos nuestro granito de arena:


A través de Cruz Roja Española:

SMS con la palabra África al 28077 (1,20€ IVA incluido, que se destinan de forma íntegra a la causa).

Llamando al 902 22 22 92.

A través de su página web: Cruz Roja Española.

Mediante transferencia bancaria directa a las cuentas de Cruz Roja.


También es posible colaborar con la causa africana a través de
Cáritas, Médicos Sin Fronteras, Save the Children (admiten pago por Paypal) o Intermon Oxfam.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...