sábado, 29 de octubre de 2011

¿Estamos preparados para las pérdidas?



Los seres humanos, desde que nacemos, tenemos que ir adaptándonos a todo tipo de cambios; cambiamos de colegio, de juguetes, de ropa, de muebles, de casa, de trabajo, de móvil, de amigos, de pareja... y, aunque algunas veces resulta muy doloroso, no nos queda más remedio que aceptar las circunstancias según nos vengan.

Uno de los temas que a nadie nos gusta hablar es el de la muerte, y siempre que podemos intentamos evitar la conversación, lo cierto es que, no estamos preparados para aceptar la última etapa de la vida, cuando deberíamos verlo como algo normal, porque precisamente, la muerte, es la última etapa, el fin del camino de la vida, algo que un día ocurrirá y de la que nadie puede escapar.

Cuando alguien cercano se nos va para siempre, nos sentimos desamparados por el desapego de su separación, como si un trocito de nuestra alma se arrancara por la pérdida, sintiendo el inevitable dolor y posterior duelo, algo dificil de asimilar y aceptar.

Por eso es importante, estar preparados para aceptar los cambios, las pérdidas, las despedidas, y sobre todo, la muerte, por lo que, deberíamos mentalizarnos aceptándola con naturalidad, como si fuera una etapa más de la vida, ya que algún día nos visitará sin llamar a la puerta.





jueves, 20 de octubre de 2011

¿Querer es poder?



Desde siempre he oído decir la frase: "Querer es poder", y yo os pregunto... ¿qué opináis sobre ella? ¿creéis que es cierta? ¿o que tan solo se trata de una de las muchas citas que existen sin fundamento?

Sabemos que hay cosas o circunstancias difíciles, algunas, incluso, parecen inalcanzables, y por ese motivo, algunas veces, frenamos nuestro empeño en hacer el mínimo esfuerzo para intentar lograrlas.

Yo creo que para alcanzar lo que deseamos es necesario, primeramente, tener motivación, y, por supuesto, es necesario e importante, tener fuerza de voluntad, constancia, perseverancia, luchar por lo que uno quiere, buscar las estrategias para alcanzar lo que nos proponemos, cosas todas ellas nada fáciles, pero si nos rendimos fácilmente, nunca conseguiremos lo que queremos.





domingo, 16 de octubre de 2011

"La edad nos hace ser sabios"



El peregrino de la blogosfera desembarca hoy en el blog de Mi Pluma de Cristal para dejarles una reflexión sobre la sabiduría de la edad.

Les traigo una historia que bien podría ser tan real como el paso del tiempo, la visión de esos años que van cayendo, año tras año, llenando de canas nuestros recuerdos.

Lo importante, al final de esta historia es poder reunirse con los amigos, no importa dónde y la blogosfera a veces nos une en acontecimientos como el de hoy, en el que invado el blog de una gran amiga y que son siempre inolvidables y será un acontecimiento a repetir como el de la historia.

Un grupo de amigos cuarentones se encuentran para elegir el sitio donde van a cenar todos juntos.
Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque las camareras son guapas, llevan minifalda y escotes generosos.
Diez años después, los mismos amigos, ya cincuentones, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar.
Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque el menú es muy bueno y hay una magnífica carta de vinos.
Diez años después, los mismos amigos, ya sesentones, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar.
Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque es un sitio tranquilo, sin ruidos y tiene salón para no fumadores.
Diez años después, los mismos amigos, ya setentones, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar.
Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque el restaurante tiene acceso para minusválidos e incluso hay ascensor.
Diez años después, los mismos amigos, ya octogenarios, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar.
Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, y todos coinciden en que es una gran idea porque nunca han cenado allí.

Esta historia bien podría ser real, la vida y los años pasan para todos y sin querer la visión que nos va dejando nuestro mundo es completamente distinta en cada cumpleaños.

Hoy les dejo una pregunta para su reflexión ¿Tanto nos cambia el paso de una década y con el tiempo realmente cambian nuestros gustos y aficiones?

Y aunque el final de esta historia, puede sacar alguna sonrisa, nos debe hacer meditar a todos este paso del tiempo que es inexorable y en el que los amigos son lo más importante que nos deja nuestra aventura de vida.

Ha sido todo un honor invadir este rincón de mi buena amiga María, espero que algunos de ustedes se presten a dar cobijo a este peregrino que viaja por la blogosfera.

martes, 11 de octubre de 2011

¿Quién no ha metido "la pata" alguna vez?


Al hablar suele ser fácil meter "la pata", pero y ... ¿quién no la ha metido alguna vez en su vida? algunas veces hablamos de manera impulsiva, y, aunque lo hagamos sin maldad, al no pensar bien lo que estamos diciendo, no nos damos cuenta de que podemos hacer daño a quién van dirigidas nuestras palabras.

Lo cierto es que, antes de que se escapen las palabras de nuestra boca, deberíamos pensarlas bien, ya que hay muchas maneras de decir las cosas y a su debido tiempo, sobre todo, con palabras que sean prudentes y respetuosas, que no hagan daño, pero también, es cierto, que deberíamos aprender a  callar cuando sea necesario.

Todos sabemos que no es lo mismo hablar de manera constructiva  que destructiva, cuando lo hacemos de manera constructiva, actuamos positivamente porque se habla desde la sinceridad, y transparencia, sobre lo que uno cree o piensa, aunque no guste a quiénes vayan dirigidas las palabras; caso contrario, si se hace con palabras destructivas, las mismas pueden herir como si se trataran de un cuchillo, por lo que para ello, sería conveniente callar.

Reconozco que yo soy una persona impulsiva, directa y sincera, que algunas veces, no pienso las cosas cuando las digo, y que, aunque las diga de bueva fe, también puedo hacer daño, porque el interlocutor lo que quiere es que le diga lo que le gustaría escuchar y no lo que yo le estoy diciendo.

En cambio, otras veces, actúo de diferente manera, con personas donde no existe la más mínima confianza, y que aunque mis palabras están a punto de salir de mi boca, me reprimo, prefiriendo la prudencia y el silencio, por no saber cómo pudieran reaccionar los demás.





sábado, 8 de octubre de 2011

"Iniciativa bloguera: FE"


"La última hoja"

En un humilde hogar, donde reinaba la tranquilidad, estabilidad y la paz, un matrimonio tenía una pequeña hija, pero en aquel verano la madre enfermó gravemente. 

Su médico al ver que nada podía hacer para salvarla decide explicarle a la hija sobre el estado de su madre y tratar de prepararla para lo inevitable. 

Le dijo a la pequeña que su madre estaba enferma y que pronto moriría, porque no había más nada que hacer. Cuando la pequeña preguntó cuanto tiempo iba a vivir su madre, el médico al observar un árbol (un viejo y hermoso paraíso) en el patio de la casa, le contesto: “mira pequeña, cuando todas las hojas de ese árbol caigan tu madre partirá al cielo”. Y así el medico concluyo la charla, dejando a la niña mirando detenidamente ese árbol gigante. 

Y así pasaron los días, con la pequeña cuidando de su madre y cuando por la tarde terminaba los quehaceres, salía al patio a contemplar ese viejo paraíso, sus movimientos ante el viento, miraba con miedo a aquellas hojas que parecían vulnerables y que podían caer.

Ella estaba ahí, entre sus oraciones, el dolor de su madre y la angustia de la futura pérdida, tan chica y con tantas cosas que le oprimían el corazón. 
Pasaban las horas, las semanas, y los días se hacían grises. 

La princesita, como así la llamaba su madre, seguía mirando el árbol todas las tardes, como tramando algo, lejos estaba de amargarse o de derramar lágrimas. Al ver que las hojas tomaban un color amarillento, no lo dudó más, tomó un ovillo de hilo y con convicción ató cada hoja a las ramas del árbol. 

Al llegar el médico a la casa para revisar a la madre notó que la hija no estaba con ella y fue a buscarla, hasta que la encontró en el patio contemplando el árbol. El médico se acercó y al ver toda las hojas atadas le preguntó que hacía, ella le recordó que él le había dicho que su madre moriría cuando todas las hojas del árbol cayeran, el asentó con la cabeza. Entonces la niña terminó su respuesta de la siguiente manera, “Estoy salvando a mi mamá”. Al ver semejante muestra de FE, el doctor no pudo contener el llanto y pensando en la inocencia de ella pidió al cielo estar equivocado. 

Hoy, ya es primavera y la princesa, junto a su reina contempla ese viejo árbol a la espera de nuevas hojas, de una nueva oportunidad, de una nueva vida.


Autor: O. Henry (William Sydney Porter)

viernes, 7 de octubre de 2011

"Unidos el día 8 en la iniciativa de la FE"



Ya solo falta un día, mañana día 8, muchos de nosotros nos uniremos a la iniciativa bloguera, viajando unidos en esta aventura, compartiendo opiniones, palabras, poemas, reflexiones, relatos, cuentos, imágenes... sobre un tema común, como es el de la FE

Por este motivo, y para que no se nos olvide a ningun@, que sirva este post de recordatorio, mañana día 8, tenemos cita en nuestros blogs publicando una entrada que trate sobre la FE

Y como todavía queda un día, os invito a que, quién quiera se anime a participar, publicando mañana día 8 una entrada en vuestro blog que esté relacionada con la FE.

¿Os animáis? venga chic@s, todavía estáis a tiempo, no lo dudéis, animaros a participar, veréis como será una bonita experiencia.





sábado, 1 de octubre de 2011

"Internet y las nuevas relaciones humanas"



Internet está creciendo a pasos agigantados, y es que, además de ser una gran fuente de información al alcance de todos, nos facilita la comunicación interpersonal a nivel mundial.

Hoy en día se dice que las nuevas formas de relacionarse en el siglo XXI son las redes sociales, los chats o los blogs, ya que a través, de ellas, nos podemos comunicar a largas distancias, conocer gente nueva, hacer amigos, y hasta incluso, conseguir pareja.

Pero como todo en esta vida, existen las dos caras de la moneda, aspectos positivos y negativos.

Entre los positivos, todos sabemos que son la amplia información de la que podemos disponer en internet, desde casa, con tan solo conectarnos y sin tener que desplazarnos; así como la facilidad de la comunicación interpersonal a nivel mundial.

La cara más oscura de internet es la pornografía infantil; la adicción a este medio; el anonimato, que hace que algunas personas se disfracen haciéndose pasar por lo que no son para conseguir información o datos, para fines perversos; el crear un mundo imaginado donde nada de realidad existe; o el alejamiento de la vida social.

Sin lugar a dudas, no se puede comparar, la comunicación que puede existir en las relaciones humanas sociales, donde predomina la cercanía del contacto físico, con miradas, gestos o abrazos, que la de internet, ya que éste medio nos ofrece un espacio limitado y frío porque se excluye todo tipo de contacto físico, y se llega a imaginar, idealizando, a las personas a través de lo que leemos, incluso, algunas veces, llegando a erróneas malinterpretaciones porque no se tiene a las personas cara a cara, ni se ven los gestos, ni las miradas.

Debemos usar  internet de manera positiva, esto es, como una herramienta de ayuda y de comunicación, pero siempre y cuando no nos aleje de la vida real.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...