24 febrero 2012

¿Qué recuerdo te dejó tu primer amor: sabor dulce, amargo o eterno?



"TIERRA ESTÉRIL"


María, Con sus jóvenes diecisiete años estaba a punto de conocer el tiempo imperfecto del verbo amar: Amaría iniciando el camino de, como toda adolescente de adolecer y no dentro de la acepción de esa palabra como carencia de algo, sino en la aplicación propia de su más cercano sinónimo: Sufrir.


Se había enamorado de un chico dos años menor que ella, lo que no hacía diferencia alguna a la hora de sus despertares. Con él se lanzó a recorrer los caminos donde el amor, la excitación y la pasión, aguardaban:

Estrellaron sus bocas, en los primeros besos, que les sabieron a fuego alimentando escozores en una piel que hacía su entrega a sensaciones inexploradas.   

Con hambrientas caricias hurgaron dentro de sus propias geografías buscando aquellos inhabitados rincones donde encontrarían las llaves para abrir el arcón de los suspiros de alma.

Y se extasiaron, juntos, inventando palabras,  susurrantes del oído, hacedoras de cosquillas y carcajadas.

Y en la liviandad del peso deseado, crearon estremeceres para cada uno de sus cuerpos, prisioneros voluntarios del ímpetu de sus acaloradas ansias.

¿Quién no vivió con fuerza su primer amor? ¿Quién no lo imagino eterno, inquebrantable y sin trampas?

María, ofrendó voluntades al sentimiento que le roía por dentro y quemaba agigantando deseos de echar raíces en ese corazón que le había robado el alma, Pero. Al igual que esas semillas que son expulsadas de su vaina y vuelan atrapadas en el viento o son impelidas a navegar los torrentes de chubascos y chaparradas: Mala tierra encontró en el suelo. No pudieron sus radículas beber las sales vitales para que el embrión cruzara la testa en busca del cielo, del sol y del agua.

Mal de aquella semilla que cae en el polvo, en arena o en piedra, no tendrá la dicha de ser germinada… Mal de aquel amor que, feliz y en pleno apogeo, ve truncar, de pronto, su destino y se apaga.

Desvasaron, los relojes, las arenas del tiempo tapando con sus cúmulos ese amor que se prodigaban: Ella viajó lejos por trabajo. Él encontró en otra mujer el consuelo que necesitaba. Ella, esperó explicaciones en un frente a frente. Él tan solo levantó el teléfono y advirtió que terminaba. Quizás no hubo culpas y fue tan solo el desatender un sentimiento que agonizaba a la distancia.

Fue un golpe fuerte para María. Se entristeció. Se acongojó  y lloró… y  todos los verbos terminados en “o” que se dieron cita para ganar los espacios del dolor de su alma.

Sufrió… Pero, también aprendió…

Aprendió que se puede cambiar las palabras escritas del karma. Que a veces alcanza con tomar los colores y pintar sonriendo una nueva mandala.
Aprendió que no es casual que el polvo se acumule en el desierto: El polvo es simplemente eso, nada más que polvo, no previene raíces, es estéril, sin vida, fecundidad de nada. Por eso le basta un nuevo soplo al viento para aventar la semilla de donde yazga. Una nueva tierra la estará esperando, más fértil, más sana,  para abrir sus entrañas y dejar que se instalen por fin sus raíces prodigando savia. Y entonces crecerá la planta entregando sus flores, al verse preciada. Igual, en el amor, es de esperar que al tiempo un nuevo corazón dará al otro corazón cobijo y morada y volverán a inventarse palabras susurrantes de oídos, en otros mañanas…

***

Esta es la historia simple de un amor que no fue.  Solo un cruce de caminos. Dos jóvenes en una quedada. Un amor hecho semilla sin la tierra deseada. Esta historia no es un acabose, tiene puntos suspensivos, María quiso que la contara. Tiene un final abierto para, quizás,  otra historia – Si algún día, ella decide contarla – feliz volcaría mi entusiasmo al relato y en el publicando de alguna otra entrada.

73 comentarios:

María dijo...

Para abrir debate, en el tema que ocupa esta entrada, he querido compartir el relato: "TIERRA ESTÉRIL", que un excelente escritor, llamado, Daniel, ha narrado sobre la historia de mi primer amor, que con el arte de sus letras ha ido escribiendo un bellísimo relato, y que podéis descubrir más sobre su manera de transmitir, si entráis en su blog http://nidaeldore.blogspot.com/, pinchando en el enlace de la firma al final del relato.

Quiero agradecer a Daniel por haber tenido la amabilidad de escribir el relato de mi primera historia de amor tan bella como la ha escrito, y por hacer que nuestros blogs estén enlazados en letras. Gracias, Daniel, ha sido un honor para mí estar entre tus letras.

Gracias a todos por estar aquí, por leerla, y por hacer que, de ella, podamos abrir el debate de la primera historia de amor.

¿Qué recuerdo te dejó tu primer amor: sabor dulce, amargo o eterno?

Leonel Licea dijo...

El recuerdo del primer amor es algo tan hermoso - al menos para mí - que me resulta imposible olvidarlo. Aún recuerdo todos los perfumes del momento, al punto que, si cierro los ojos, me parece estar allí en el momento del primer beso. Parecerá banal y manido lo que digo, pero así lo viví y lo recuerdo.

Un abrazo fuerte, Marìa, y disculpa mis ausencias, entre el trabajo y la salud, el tiempo no me da tregua.
Con afecto.
Leo

Daniel Eduardo Gómez dijo...

Gracias María por publicar simultáneamente tu historia. he de hacerte saber que para mí fue un placer escribirla.
Gracias también por entregarme tu relato que se suma a los ya publicados con las historias cedidas por administradores de otros blog.
Espero que prospere tu debate que con el tema se las trae.

Un abrazo querida amiga y disfruta de tu historia.

MariluzGH dijo...

Un binomio perfecto habéis creado entre ambos. Ya le comenté a Daniel y ahora en tu casa.

Mi primer amor dejó un poso de tristeza perenne en mi vida, pero la vida es sabia y ha sabido llenar de sonrisas esas lagunas. Hoy soy feliz y es lo único que (me) importa.

abrazos para ti, querida María :)

Fer dijo...

Buena conjunción para plasmar esta honda vivencia. Sabor agridulce en mi caso, absolutamente inolvidable, intensa en el recuerdo, tal vez magnificada con el paso del tiempo.

Eso que llamamos primer amor es en verdad nuestro primer enamoramiento. Amor es otra cosa que se trabaja y se construye con tiempo, que comienza en llamas y luego hay que atizar el fuego para que siga dando calor.

Igualmente este despertar es un rito de iniciación sagrado que nos marca de por vida y jamás se olvida.

Un cálido saludo.

Abilio dijo...

¿Pero el primer amor no es el de la madre? he vivido engañado hasta leer este texto de Daniel.
soy tan viejo que ya no me acuerdo de mi primer amor, del platónico no me olvido pero del otro...
Creo qeu no me había enamorado realmente hasta que conocí a Loli (la Mi Dueña),porque ese hormigueo en el estomago no la había sentido antes, antes era otra cosa.

Besos

Pedro Luis López Pérez dijo...

Muy bonito y enriquecedor relato sobre un primer Amor, cargado de metáforas brillantes y de contenido lleno de empatía a lo que a algunos nos sucedió.
El Primer Amor en la Adolescencia es el mas osado y rompedor...El que más se recuerda, después del que se convierte, si lo hay, en estable y con continuación.
Mi Felicitación a Daniel Eduardo por tan buen relato.
Un abrazo, María.

Adriana Alba dijo...

María paso a dejarte mis saludos, he leído el relato en el blog de Dani, y me pareció muy cálido y puro.

Totalmente cierto, el primer amor nunca se olvida.

Un fuerte abrazo.

Daniel Eduardo Gómez dijo...

Como esto es un debate vuelvo a entrar:

Simpatizo con el comentario de Fer. El amor es algo que se construye con el tiempo. y el fuego inicial hay que cuidarlo.
Bien Fer. Maduro pensamiento.

Saludos

Noelplebeyo dijo...

es un dato. No hay q mitificarlo

TORO SALVAJE dijo...

Yo tengo un recuerdo maravilloso de mi primer amor.
Un amor platónico que se fue consolidando y que aún hoy me emociona al recordarlo.

Besos.

Isa Ramos dijo...

Guauuuuuuuuuu. Preciso, me ha encantado como está escrito. Es una prosa poética que enamora al leerla.

Mi primer enamoramiento fue con la persona con quien hoy día aun comparto mis noches, mis risas, mis lágrimas, mis lamentos y alegrías. Nos conocimos con dieciséis años él, y yo con quince. Hoy día en pocos meses cumplirá cincuenta y tres años, y yo cincuenta y dos. Aun me estremecen sus besos y sus abrazos. Supongo que a él también, pues no está encadenado y se hubiera ido si se nos hubiera terminado el amor.
Gracias por compartir estas vivencias tan bonitas contadas. Me ha encantado léelo.

Saludos y un abrazo para ti María y otro para Daniel

Juan Risueño dijo...

La vida de caer y caer se aprende.

Saludos María, Daniel

MentesSueltas dijo...

María, paso de dejarte mi abrazo.

MentesSueltas

Teruelandia dijo...

Mi primer amor fue platónico y me dejó una huella indeleble en los afectos y alguna que otra "gragea de palabras" aceptables, además de la experiencia,claro.

Beosos, María

María dijo...

Seguramente tu historia del primer amor MARIETA, suena tan intensa, no sé si porque sucedió así de verdad o porque en las palabras de DANIEL, tan llenas de metáforas, tan vibrantes y tan rebosantes de todo lo que suponemos es el amor, hace que que suene de verdad a amor...

Verás, te digo todo esto, porque no sé los demás, en mi caso puedo hablarte de mi primer enamoramiento, algo dulce y chiquitín... muchísimo más platónico que físico, casi del tipo de Verano Azul jajaja nació y murió en un verano, yo me fui y allí quedó guardado para siempre. Para nada algo tan intenso como lo que entre Daniel y tú habéis dibujado aquí...

Yo creo que una cosa es amor, con mayúsculas y otra, el enamoramiento. Creo que confundimos muy a menudo esto, igual que confundimos deseo o pasión con amor en grande. Es más, cada vez estoy más segura, no por mi experiencia, que es mínima, sobre todo por lo que veo, escucho, mucho de ello por mi trabajo, que muy, muy pocas personas tienen la suerte de vivir una amor con mayúsculas en su vida.

Me temo que ese amor en grande y a lo bestia, ese que lo englobe todo, que sea conexión por dentro y por fuera al cien por cien, entre dos personas, sólo tienen la suerte de vivirlo unos pocos elegidos. La mayoría no lo tocamos, ni de lejos. Si sucede solamente una vez, una sola, deberíamos sentirnos más que afortunados.

Por eso no creo que haya una sucesión de amores. Si a caso, hay una sucesión de enamoramientos...

Muy bonito el relato que ha escrito tu amigo de tu historia, mi querida MARIETA, mi enhorabuena para él y un beso inmeeeeeenso para ti, bonita.

Muy feliz finde, tan bonito como esto que habéis contado DANIEL y tú hoy aquí.

Muaaaaaakss cielo.

Amig@mi@ dijo...

Precioso aunque trisete relato. Mi primer amor me dejó un recuerdo eterno, quizás no tanto por lo intenso, puesto que sólo tenía 14 años, sino más bien por lo bonito de ser el primero.
Un abrazo, María.

Gizela dijo...

Mi primer amor?
Lo recuerdo con mucha dulzura
Y de vez en cuando nos vemos y conversamos y nos reímos
Somos buenos amigos y cómplices de sueños bonitos y juventud
Besos y lindo finde!

Emilio Manuel dijo...

A mar también se aprende, es difícil encontrarlo a la primera, sigamos intentándolo.

Saludos

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

<muy buen texto Maria, lo has elegido muy bien, felicitaciones!!!
en cuanto al primer amor, no me trae ningun recuerdo: elegi no cargar con reproches, culpas, asi que paso a un digno olvido, como tambien el ultimo que no fue, asi que pase el que sigue sin que ello quiera decir que estoy con la caña de pezcar lista buscando un fulano.

María Bote dijo...

Al menos para mí, siempre es tierno y hermoso el recuerdo del primer amor: todo por estrenar, las ilusiones, los sueños y esperanzas...

Me ha encantado, María.

Besos. María

Dulce dijo...

El don de poder contar historias, algo de lo que yo carezco, esta vez junto con el don de sentir de María. Muy buena mezcla.

Las historias de amores y desamores tiene un sabor especial, porque siempre hay algo de ellas que se conecta con las nuestras.

Un beso.

Sonia dijo...

Para la gente de mi generación, el primer amor fue, su mayor parte, platónico, estos sentimientos eran sólo imaginarios. Descripción Hermosa!

Genín dijo...

¿Ni primer amor?
Es difícil recordar, hace tanto de eso...
Pero juraría que fueron varios casi a la vez...jajaja
Era tan joven e inocente...
Besos y salud

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Dulce.
Es curioso: pasado el tiempo de borrasca que se da en todas las separaciones, siempre he guardado buen recuerdo de mis amores, como si tuviera necesidad de quedarme solo con lo bueno. Aunque a veces sea tan solo una caricia, o un beso.
Besos.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola, María

Pues si que tengo que viajar en el tiempo....

Mi primer amor, no fue tal, fue mi primer escarceo amoroso. Y me dejó un sabor amargo, darle muchas vueltas a la cabeza, muchos sinsabores y al final de todo, con el tiempo mucho aprendizaje y eterno agradecimiento por todo lo que viví.

Besotes.

Perséfone dijo...

Precioso el relato. Antes de nada, muchas gracias por compartirlo.

Mi primer beso me dejó un sabor extraño. Tanto que no sabría decirte si fue agradable o no. Sólo sé que los siguientes estuvieron mucho mejor.

Un abrazo.

jose maria criado lesmes dijo...

Amiga Maria; blogger es un autentico desastre, acabo de entran en tu blog por si habías hecho alguna entrada porque no tengo otra forma de enterarme.
Yo en este tema poco puedo aportar al debate porque mi amor desde los dieciséis años, fue el primero y el ultimo aunque como vivíamos alejados hubiera escarceos pero nunca otros amores.
Besos

DoctorMente dijo...

Esto son tonterías, lo importante es disfrutar del sexo.

Erik dijo...

Pues mi primer amor, ahora después de cuarenta y un años, a veces aun duele que se acabo hace treinta y cuatro. Pero pienso que a pesar de todo es maravilloso haberlo vivido y creo no confundirme si pienso que ella no andará muy lejos de pensar algo así también.

Se tenia que acabar y preferí dejarla marchar una noche en que cuando le bese por ultima vez en la nuca me dijo que no, que no lo hiciera que le había costado mucho durante el ultimo mes en que estuvimos separados decidirse y que si volvía a besarle así no podría dejarlo. Así es que no lo hice de nuevo porque pensé que seria lo mejor para ella. Me costo muchas lagrimas, lo reconozco, durante bastantes tardes
pero el tiempo al final lo suaviza todo un poco. Pero continuo viéndola en mi cabeza muchas veces y sintiéndola muy cerca tanto como su olor de alguna vez, a Lavanda Inglesa.

Pero ahora puedo hacer trampas y si me siento raro alguna vez pienso en mis dos hijas que son preciosas y vuelve a salir el sol.

Beso

José A. García dijo...

Amargura, lisa y llanamente. Ese es el sabor que aprendí a reconocer.

Saludos

J.

Loli Salvador dijo...

Mis felicitaciones por una historia tan bien narrada.
Me identificaba yo con aquel libro que leía por entonces, se titulaba "Primer amor, primer dolor" pero no me atrevo a llamarlo amor sino enamoramiento. Aunque creyera ser mayor, mis quince años eran muy pocos.
Buen fin de semana.

tia elsa dijo...

Un dulce recuerdo, porque a pesar d eno haber sido correspondido fue inocente y lleno de ilusiòn, luego vinieron otros más amargos y con otras consecuencias, hasta que al fin llegó el verdadero, el que todavía perdura. Precioso como Daniel escribió sobre tu primer amor. Besos tía Elsa.

Cristóbal dijo...

Aqui hay mucho que decir, pues cada ser es una experiencia diferente, ya que todo es y se vive, según el cristal con que se mira.
El amor de los jovenes no está en el corazón, sino en los ojos. Pero los años te van aportando la experiencia y el conocimiento que tu quieras recoger.
Esa experiencia en los años me hace ver y entender el amor de otra manera que si me permites te expongo aqui en una declaración de intenciones llegada en su momento:
Nuevos aires siento que me envuelven, deseos que fluyen en la mente.
Siento que puedo coger tu mano, besar tus labios sonrientes, abrazar tu cuero, sumergirme en tu mirada, escaparme en tu mente.
Quiero vivir, deseo vivirte....piérdete junto a mi, búscame, encuéntrame. Sentimientos que boran del alma, de la mente, del deseo que siento por ti.
Quiero recorrer tus salas, las del alma, para que me sientas en cada momento, en cada segundo del día, para cuando decaigas en tu ánimo, me sientas y te fortalezcas, te animes.
Quiero reposar en tu espíritu para que tu soledad, esa que mata y aprieta no la sientas como tal, sino que te sea motivación de aquello que te recrea y estimula.
Quiero ser parte de ti, sin el agobio de no sentirte libre, quiero ser parte de ti en la medida puedan ser tus pensamientos.
Que sintiéndome no estés preso de mis medias, Si sabes de mis...¿que diedo tienes de mi? Estas en mi.
Gracias María por tu visita a mi blog. GRACIAS y buen domingo para todos.

Myriam dijo...

Fue hace tanto, maría, que ni me acuerdo....

Este amor tuyo de juventud, tuvo mucha pimienta, sal y lágrimas, hasta pasión y enseñanzas... Así son los primeros amores. Lo bueno es que uno sea capaz de capitalizar la experiencia, tal como tu lo has hecho.

Un beso

LA ZARZAMORA dijo...

Dulcísimo.
Aún al cerrar los ojos puedo recrearme en cada uno de sus besos.
Seguimos siendo muy buenos amigos.

Besos, María.

María dijo...

Mi querida amiga, enhorabuena por este enlace en la belleza de dos sentimientos que laten por el mismo universo de las palabras.
Gracias por haber llenado con tu presencia, la ausencia que por meses, me ha mantenido alejada de todo este mundo en el que tengo tantos sentimientos.
Bello y maravilloso.
Mi cariño siempre.

David C. dijo...

Eterno.

Domingo dijo...

Qué recuerdos el primer amor, ese acercarse a la otra persona sin trampas y con la piel fina, y no como ahora, cuando nuestra piel ya está curtida de desengaño, avejentada de traición y encallecida de decepción.

medianoche dijo...

No recuerdo cual fue mi primer amor, creo que fueron varios en intensidad.

Besos

Nonna dijo...

El relato es hermoso, gracias a los dos por compartirlo.

Mi primer amor es el que a día de hoy comparte todo conmigo. Nos conocimos muy jovencitos, sentimos esas mariposas revolotear en nuestro interior los dos a la vez. En dos meses cumpliremos 39 años juntos. En esta etapa de la vida que hoy vivimos, estamos mucho más enamorados que antes, más conjugados el uno con el otro. Será que los hijos ya volaron del nido, será que disfrutamos de los nietos...la cuestión es, que seguimos sintiendo esas mariposas haciéndonos cosquillas.
Gracias y un beso.

Liliana G. dijo...

¡Qué preciosidad de relato! Casi una prosa poética...
Los amores adolescentes casi siempre terminan del mismo modo, María, el aprender es trabajoso y nos sume a veces en el desconsuelo, pero a la larga, la experiencia que nos deja, es oro en las arcas de la vida.

Mi primer amor fue bellísimo, tanto como como el dolor del adiós nunca dicho. Mi historia fue muy "Romeo y Julieta", su familia (italiana) nos separó a la fuerza... Tal vez algún día también lo relate :)

Besotes, amorosa.

David dijo...

El primer amor, el primer beso, en casa de ella en una ocasión que sus padres se fueron....
Al final se fue al traste, no me dejó ningún mal sabor, pero curiosamente no la olvido.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos cariñosos, bella María:
Un relato ciertamente encantador... Es indudable que "ese primer amor" no se puede olvidar jamás. En mi caso, soy aún muy amigo de aquella que fue mi primera noviecita (es decir, un amor más que dulce, ya que,en verdad, actualmente nos tratamos como hermanos).
Me fascinó este relato y felicito tanto a su autor (Daniel Eduardo) como a la musa que lo inspiro (mi dulce amiga María Saez).
Abrazos fuertes, para el primero, y besitos cálidos para ti, bella María.

Toni dijo...

Sabor a lágrimas...
Un beso amiga.

Salu2

luna dijo...

Mi primer amor es el que estoy compartiendo hoy en día y espero que me dure hasta el final de mis días.

Empezamos a salir a los 17 años los dos,recuerdo los paseos que nos dábamos por el Barrio Gótico de Barcelona,Pº de Gracia hasta Diagonal en dónde yo cogía el metro hasta casa y el cogía el tren de cercanias , ya que vivía en El Maresme ,también no olvido los dias de acampadas dónde disfrutábamos haciendo senderismo y metiámos los pies en esas aguas tan frías y critalinas de las cascadas y chorros que caían de los nacimie ntos de los rios y con nuestras mochilas a cuesta soliámos hacer esas rutas tan largas dónde podiámos observar el vuelo de las águilas y el salto de las cabras montesas todo un espectáculo de belleza de la naturaleza y después con la luz de la luna solíamos cenar o amarnos en el silencio de la noche con el resplandor de las estrellas y el canto de los grillos violines donde soñábamos el día que pudiéramos casarno y formar una familia.

besitos

luna

patxi(PASCUAL PÉREZ RIBOT) dijo...

Yo nunca lo olvidaré,caló muy hondo en mí....siempre un placer leerte.
Saludos y un abrazo.

Franziska dijo...

Para mí imborrable porque siempre fue un sueño no realizado. Las circunstancias sociales y de todo tipo nos separaban y algo que fue tan puro y tan perfecto, se convirtió para siempre en añoranza. Sufrí por su ausencia y me fue muy difícil olvidarle. Cuando ya estaba casada, supe por su hermana que él había llorado por mí. Cuando algún incipiente amor llamaba a mi puerta, siempre aparecía él y las comparaciones resultaban odiosas. Tal delicadeza y tal amor no he vuelto a encontrarlos más.

Bueno, creo que ya está bien. Un abrazo. Franziska

Jose dijo...

Mi primer amor fue en una época solo veía luces de colores y nadamás
aún lo recuerdo porque por las circunstancias de la vida ninguno pudimos consolidarlo
ya que la distancia fue nuestra principal enemiga.

Saludos

laura dijo...

hola,mi primer amor como aquel que dice considero que es mi marido,lo e vivido todo con él desde los 16 años hasta ahora que tengo 28,
besos

Amelia dijo...

Ay María eres una todoterreno, lo mismo nos plasmas la reforma laboral, como que nos hacen remontar a nuestro primer amor, jajajaaj me da risa jajajaja.
A ver María, María de mis entretelas, mi primer amor fué una tontería, porque no eramos tan jóvenes, pero él tonto sí que lo era, y claro siempre dicen que las mujeres vamos más adelantadas, pero para éste cualquier bebita lo hubiera superado. Mi recuerdo pues amargo porque fue DECEPCIONANTE. Fué poco tiempo porque aunque joven siempre he sido muy avispada y yo soy de A OTRA COSA MARIPOSA. Después tardé mucho en conocer a mi compañero de viaje, porque mi primer amor me hizo quererme mucho más y centrarme en estudiar, vivir, disfrutar, pero sin ningún tipo de cortapisa, hasta que llegó.
Yo tengo dos hijas María y son aún ya sabés muy pequeñitas, pero pienso desdramatizar los primeros escarceos, para que no se piensen que son la panacea y que tengan la mente abierta.
Un besitooooooo y te temo más que una vara verde, a ver la próxima entrada que se te ocurre para debatir ..... pero he de confesarte que ME ENCANTASSSSSS!!
Amelia.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola mi querida María, solo paso a dejarte mi ternura, no tengo más tiempo, pero que sepas que estoy a tu lado
Con ternura
Sor.Cecilia

Valverde de Lucerna dijo...

Alucinante, me he quedado deslumbrado ante tal avalancha de palabras y tan bien colocadas, expresando emociones que todos, creo, hemos sentido alguna vez y que seguro no seríamos capaces de expresarlo de esta manera tan poética.

Sheol13 dijo...

Una bella historia con sabor agridulce. El recuerdo de mi primer amor, aunque no correspondido, es dulce. Un abrazo.

Pluma y Data dijo...

Bella entrada Maria.
Bello regalo de la vida, inexplicable sentimiento, mas puro que el agua cristalina de un manatial.
No existe amor mas puro que ese. no esta atadao: aninguna mezquindad, ni a ninguno de los vicios mortales que nos aquejan en la adultes.
El primer amor: la sublime expresion del alma en la plenitud de su libertad.
Un beso Maria.

Canoso dijo...

Muchos hemos pasado por esa situación ¿ley de vida? ¿aprendizaje necesario? Quién sabe...

La Gata Coqueta dijo...



Las palabras nacen en el jardín de tu alma
como las flores brotan en el vergel de los sueños
de pétalos transparentes besados por la tundra
emanando fragancias que aromatizan mis oídos…

Un abrazo de ruiseñor
y un beso de mariposa
para enarbolar una sonrisa
en el arcoíris de esta mañana…

María del Carmen

ANTIQVA dijo...

Bello relato, amiga, pleno de vida y de juventud...

El primer amor suele ser eso... Un mero cruce de caminos, lleno de fuego, pero solo eso...

Un abrazo fuerte

Anónimo dijo...

MI PRIMER AMOR FUE AQUEL, QUE JUNTO CON SU PERRO PINKY, PASEABAMOS POR LAS MONTAÑAS Y POR LAS VEREDAS REPLETAS DE AIRE PRIMAVERAL Y QUE FUE UN AMOR TOTALEMENTE PURO E INOCENTE, EN EL QUE ÉL LE PEDIA A SU MADRE QUE LE PREPARARA LA MEJOR ROPA,PORQUE QUERÍA ESTAR MUY GUAPO PARA MÍ. NÚNCA LE HE OLVIDADO Y NUNCA TE OLVIDARÉ QUERIDO PEPE.

Marina Fligueira dijo...

Ay María del alma mía... Que preciosidad de entrada. Salgo de aquí enamorada de tan bellas letras.

Mi primer amor? Mi primer amor no hubo oportunidad de separarse y caminamos juntos casi toda una vida.
Con altos y bajos como todo el mundo, pues la vida no es de color de rosa para nadie: pero también hemos sido muy -muy felices.
Sabes, no sé... Pero casi envidia sana ehh!! De esa otra experiencia... Pues me parece tan hermosa? A pesar de los pesares…

Gracias por compartir tu bella historia de amor. Querrás avisarme si sale otro capitulo? Gracias Te dejo mi gratitud y mi admiración. Un abrazo reina mía y se muy feliz.

Diazul dijo...

Confieso que esta casita tuya casi no la visito, y no es porque no quiera amiga, sino por falta de tiempo, pero en verdad me dá mucho gusto alcanzar a llegar a este Debate, porque para mí el primer amor fué muuy importante y me dejó lo más bello que tengo en la vida.. mi hijita que hoy tiene casi 4 añitos...quiza como dicen muchos no fué amor, sino un enamoramiento, pero fue intenso y muy lindo, me quedan buenos recuerdos y me queda una huella imborrable..mi hijita preciosa.

Buen fín de semana
Besitos.

Francisco Josè Lazo Melhado dijo...

El recuerdo del primer amor suele ser muy lindo, considero yo, ya que lleva el + por ser el 1o., en donde tus dudas y sueños no concebidos se realizan en primera intenciòn.

Lamentablemente por la inmadurez que le caracteriza,para los que a temprana edad 14-15 años tuvimos ese romance, suele desvanecerse, aunque que quede indeleble en nuestro ser.

A estas alturas, con la madurez que se tiene, se suele ver uno en los hijos y se les puede orientar.

El amor genuino y desinteresado, que todo lo puede y que supere los obstàculos de la vida para lograr que perdure unido el mayor màximo de tiempo en la vida, serà maravilloso de realizar, de acuerdo a mi opiniòn y desde luego respetando los diferentes criterios.

Bonita entrada Marìa

/Recibe un inmenso abrazo!!

Adrián J. Messina dijo...

Lo recuerdo con dulzura, pero que amargo me ha sido en su momento de ruptura. Hoy tengo un corazón fuerte que alimenta un amor que dicta de por vida.

Un abrazo grande María.

Asun dijo...

Yo diría mi primer enamoramiento, u me dejó un sabor amargo, de derrota, porque por mucho que lo intenté jamás estuvo interesado en mí. Bromeando suelo decir que eramos "medio novios", porque yo quería y él no :)

Un beso

María dijo...

Buenos días cielo...
Hoy me he venido tempranito a darte los buenos días a desearte feliz semana y a dejarte algo que debí dejarte en mi blog, pero se ve que estaba lago depistadilla o a carreras cuando te contesté... te lo decía allí, tú serías sin duda mi sexta flor, sólo las circunstancias y el no hacer extremadamente larga la entrada hizo que no te colocara... pero lo que sí que puedo decirte y te la dejo aquí por eso, es a qué flor me recuerdas tú....

UNA ASÍ de preciosa ... con toodo mi cariño para ti, MARIETA.

Era muuy fácil en tu caso, para mi, aun cuando veo que te encaaanta cambiar tu look y además está perfecto, siempre serás mi querida MARIA AZUL:-)

Un beso inmeeeeenso...

Ahora subo arriba a decirte de lo que soy dependiente ¿tendrás blog suficiente para recoger mi lista inmensa de dependenciaaaaaaassss? :-)

Muaaaaaaaakss

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Mi primer amor fué cloandestino...
Murió a los 22 años cuando yo tenía 15.
Me dejos un sabor entre tristeza y dulzura.
Le lloré largo tiempo.



Un abrazo.

María dijo...

Gracias amig@s por compartir vuestra experiencia vivida del primer amor, que suele quedar ese sabor amargo por transformarse después en desamor, pero la vida sigue, algunas puertas se van cerrando, y otras se van abriendo, la vida es un volver a renacer, para volver a seguir caminando, para volver a amar, para volver a florecer.

Es un placer leer vuestros comentarios, gracias por estar cerca y compartir vuestras vivencias en este rincón.

Un beso.

Sergio dijo...

María que bonito relato, felicidades a Daniel por narrarlo con tanta soltura y armonía y a ti por dejarnos ver algo de la etapa tierna de tu vida.

No me gusta hablar del amor de mi infancia – adolescencia, lo que si te puedo decir es que el amor que encontré en mi juventud, mí ahora esposa, me ha dado todo para ser un hombre feliz y pleno, por muchos, muchos años.

Un abrazo con amor

María dijo...

SERGIO: Gracias por tu comentario en la entrada que ha escrito Daniel.

Tienes razón, lo más importante es disfrutar del presente, porque el pasado es algo que ya no existe.

Un beso.

“No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo”. dijo...

El primer amor nos acompañará ¡Siempre!

María dijo...

NO EXISTEN MÁS QUE DOS REGLAS PARA ESCRIBIR: Gracias por tu opinión.

Un beso.

Gelois dijo...

Mi primer amor aún lo recuerdo. Fue mi primer beso de amor y de pasión.
Muy buen relato y bella historia de amor. aunque termine en suspenso.

Un beso, María

María dijo...

GELOIS: El primer amor nunca se olvida, siempre se queda grabado en el recuerdo y en la cámara de fotos de la mente, pero la vida sigue y todo puede volver a empezar de nuevo. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...