sábado, 7 de abril de 2012

"El valor de las cosas"


“Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?”


El maestro, sin mirarlo, le dijo:

-Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después…- y haciendo una pausa agregó: Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.


-E…encantado, maestro -titubeó el joven pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.

-Bien- asintió el maestro.

Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño de la mano izquierda y dándoselo al muchacho, agregó- toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete ya y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió.

Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo.

Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, y rechazó la oferta.

Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado -más de cien personas- y abatido por su fracaso, monto su caballo y regresó.

Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro. Podría entonces habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda.

Entró en la habitación.

-Maestro -dijo- lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.

-Qué importante lo que dijiste, joven amigo -contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él, para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuanto te da por él. Pero no importa lo que te ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joven volvió a cabalgar.

El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo:

-Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.

-¡¿58 monedas?!-exclamó el joven.

-Sí -replicó el joyero- Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé… si la venta es urgente…

El Joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.

-Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo-. Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?

Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda.


Fábula para reflexionar
Autor: Jorge Bucay

76 comentarios:

  1. ¡Que bien ha estado este relato! Me ha recordado al Maestro con Kung-fu. Sabias Palabras y gran Consejo. Nadie puede valorarse más que uno mismo o un experto en la materia.
    Gran entrada, María.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hermosa fábula, la conocía y ciertamente levanta el ánimo y la autoestima al que más. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  3. "Una joya valiosa"...

    hay veces ,que leer letras de alguien que escribe con el alma,te hace sentir esta frase.

    desde mi mirada...beso

    ResponderEliminar
  4. Debemos caminar por la vida con actitud, valorándonos, sin importar lo que los otros opinen.
    Felices Pascuas para ti María desde Argentina.
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Hoy no me encontraba demasiado bien; he legado a pensar que de nuevo había perdido la capacidad de emocionarme.
    Tu hermoso cuento, ágil y brillante, me ha solventado esta duda.
    Ha sido precioso.

    ResponderEliminar
  6. No la conocía.
    Es muy bonita, incluso tierna.
    Me ha gustado mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Qué coincidencia, no me lo puedo creer, ayer mismo leí este relato Maria, pertenece a un libro que se titula "Déjame que te cuente" de Jorge Bucay y llevaba años en mi estantería sin haberlo tocado. El relato se llama "El verdadero valor del anillo". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Así me siento yo, sin valor, sin fuerza,y no porque nadie me lo diga o me lo haga ver, sino porque me siento yo así misma.
    Espero y deseo que nadie y nunca se sienta así.
    Muchos besos, María. Rosa.

    ResponderEliminar
  9. Muy buena reflexión. EL verdadero valor está en nuestro interior y a nosotros descubrirlo y sacarlo a flote.

    Un beso, María

    ResponderEliminar
  10. Si, el valor está en nuestra propia conciencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Todos tenemos nuestro valor, en realidad no importa la diferencia entre unos y otros, lo importante es saberse preparado cuando los demas nos necesiten. Lo aportado es más valioso en cuanto la voluntad que por el valor en si.

    mis besos

    ResponderEliminar
  12. Muy buena esta fábula! Deberíamos tenerla bien presente para no olvidar nunca nuestro propio valor. Muy instructiva. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  13. lógico...el oro es estable en estos tiempos de especulación bursatil jjeje fuera broma...lo primero valorarse en la justa medida, sin duda

    ResponderEliminar
  14. Hay veces que nos haer sentir maal que aun siendo muy valioso, necesi5amos oirlo. un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Ya la conocía pero me ha gustado recordarla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Maria, acabo de recordar y confirmar en la red que es de Jorge Bucay.
    Confírmalo

    ResponderEliminar
  17. Qué difícil nos resulta a veces dejar de lado las opiniones de los demás con respecto a nosotros.

    Tenemos que aprender a valorarnos más y a ver las cosas buenas que tenemos.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Cierto, excelente materia prima para la reflexión.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  19. A veces damos demasiada importancia a las opiniones externas y nos puede la inmpaciencia.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Ya hace que leí esta historia, me ha venido bien recordarla.Si nosotros nos valoramos no nos hace falta que nadie nos diga nada,pero es dificil no dar valor a las opiniones d los demás...aunque yo cada vez lo hago mejor ;) por lo menos ya no me importa lo que piensen las personas que estan a mi alrededor,ahora sólo las que aprecio...pero claro es que aprecio a tanta gente!!

    Besos princesa ♥

    ResponderEliminar
  21. ¿Cómo podremos valorar este mundo que nos rodea sin antes valorarnos a nosotros mismos?. Reconozcamos nuestra valía, aprendamos a mirarnos con ojos expertos, porque eso es lo que somos, los mejores maestros de nosotros mismos.
    Un abrazo
    ibso
    PDS: Coincido con Chelo, el autor de este texto es Jorge Bucay.

    ResponderEliminar
  22. Gracias por decirme quién es el autor de este cuento, ya lo he puesto al final del texto.

    Sigo leyendo vuestras interesantes reflexiones sobre este relato, yo como siempre, lo haré al final de las vuestras.

    Gracias amig@s.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Hola María una fábula muy interesante la verdad yo no la conocia , pero tiene mucha razón , gracias por compartir besos de Lm.

    ResponderEliminar
  24. Hola María, conocía este escrito de Jorge aunque he de comentarte que nunca está de más que nos refresquen de vez en cuando la memoria, gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Ya la había leído pero nunca esta demás releer estas reflexiones,saludos y buen finde.

    ResponderEliminar
  26. Exelente Maria, muy interesante tu relato.
    Nosotros somos los unicos que podemos valorarnos: en pesao y oro, nadie mas.
    Somos lo que queremos valer.<
    No valemos nada cuando estamos vacios por dentro.
    Un saludo muy especial para ti Maria.

    ResponderEliminar
  27. Tener autoestima es importante, sabernos valorar y ser humildes, más.

    Tb es importante saber valorar a las personas y sus consejos. No todos los consejos son buenos.

    Besibrazos

    ResponderEliminar
  28. Una historia bellísima, para reflexionar sobre lo que realmente valemos, no lo que creemos valer.

    Un beso grande, querida María. ¡Felices Pascuas!

    ResponderEliminar
  29. Muy bueno!! Tenemos que aprender a querernos y valorarnos más, hacernos grandes ante las adversidades, que no es fácil, pero tampoco imposible. Un minuto de bajón porque para eso somos humanos, pero un infinito de subidón.

    Besos!

    ResponderEliminar
  30. Hola, María

    Qué historia más bonita. Es verdad lo que dice, todos somos anillos valiosos pero nos cuesta ver nuestro valor. Gracias por recordárnoslo.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  31. Si es un gran ejemplo para muchos y muchas personas que lo único que saben es afincarse en la trivialidad sentimental creyéndose ellos mejores que otros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Una bella historia, gracias por compartirla. Un beso y Felices Pascuas

    ResponderEliminar
  33. Muy buena, te hace reflexionar profundamente. Muchas gracias por compartirlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  34. La vida es un aprendizaje constante...


    Te abrazo
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  35. Muy lindo tu post realmente, ya que nos deja una muy buena reflexiòn:

    "Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?"

    El valor que tenemos ha sido ya revelado por nuestro Dios!
    Y si en algùn momento te sientes poco valioso, poco apreciado...Recuerda El te eligiò. No estàs por casualidad en este mundo.

    Un fuerte abrazo
    con mucho cariño Marìa!

    ResponderEliminar
  36. Fabuloso cuento, María.

    Sabiduría a raudales, para reflexionar...

    Un abrazo fuerte
    Ana

    ResponderEliminar
  37. Hola preciosa ¡¡vaya cosa más bonita has colgado!!

    No conocía esta historia y es muy cierta. Creo que todos somos especiales e irrepetibles. Pasamos media vida preocupados por recibir el beneplácito de los demás o sufrimos por sus críticas, cuando la mayoría de las veces ni nos conocen, ni tiene criterio para opinar sobre nosotros. Yo creo que cada uno sabemos lo que valemos y esa confianza en nosotros mismos no debería poder quitárnosla nadie. Si nos gustamos a nosotros mismos lo suficiente sin idiotizarnos, l o demás no importa.

    Tu ¿sabes que vales un montón verdad MARIETA? :-)
    Se que sí y es un placer enorme tenerte cerquita por aquí. Ojalá hayas pasado unos días preciosos y ante todo descansado mucho o cansada pero de ese cansancio rico de haber disfrutado mucho.


    Mil besos bonita y toodo mi cariño.

    Muaaaaaaaaaakss gigante y feliz noche.

    ResponderEliminar
  38. Se ve que somos unos cuantos millones los que estamos haciendo cola esperando que nos tase el joyero, porque en los mercados de la vida no nos dan ni cinco de bolilla como decimos por aqui. Y el joyero tiene tambien una amplia lista de espera por lo visto....
    No es el mejor dia, pero de todas formas, Felices Pascuas.

    ResponderEliminar
  39. Precioso relato María, gracias por no olvidarte de mi.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Todos y cada uno de nosotros somos valiosos, pero no todos con los que nos cruzamos en la vida tienen la sensibilidad, el tiempo y la voluntad de descubrirnos. Pero habrá quienes sí reúnan esos requisitos, y entonces seremos un poco más felices.

    ResponderEliminar
  41. El relato me ha hecho pensar que el valor de las cosas es muy relativo. Y que el verdadero valor es el que nosotros le damos a las cosas. Hay cosas que para mí valen un tesoro y que para otra gente no vale nada. Lo mismo pasa con nuestra autoestima.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  42. Adoro este cuento que leí por primera vez en "Recuentos para Demián" de Jorge Bucay. Lo compartí con mi hijo adolescente y le hizo muy bien.

    ¡Felices Pascuas!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  43. Una buena moraleja, y mas en estos tiempos, que nos sentimos todos un poco "devaluados".
    Un beso

    ResponderEliminar
  44. Qué pena lo de esperar la valoración ajena para saber lo que realmente valemos, somos, y estamos dispuestos a dar.

    Besos, María.

    ResponderEliminar
  45. Hola preciosidad azul. Déjame ser un poquito prepotente, es que en el momento en el que estoy, siento que es mejor decir las cosas claramente.

    Yo sé lo que valgo...lo que no quiere decir que piense que valgo 58 monedas de oro, ni siquiera 70...igual me creo que valgo más o que valgo menos.

    Sé exactamente cómo soy, mis valores y mis desvalores. Lo que hago bien y lo que podría hacer mejor...porque mal, mi preciosa amiga, no hago nada, lo que pasa es que hay cosas que no sé hacerlas de otra manera.

    Esto que te cuento no ha sido de nacimiento. Yo nací como todos, pensando que era menos que este pero más que aquel...me ha costado tiempo y dinero aprender a quererme. Yo me quiero María y por eso tengo una enorme capacidad para querer a los demás. Me preocupan mis fallos e intento aprender de ellos para no cometerlos o hacerlos menos mal. Pero te aseguro que sé muy bien hasta donde llego.

    Tengo la conciencia justa para no dañar y para que ésta demonia juiciosa me deje hacer todo aquello que me reporta placer y satisfacción: Amigos, juegos, gente por descubrir....y hasta aquí puedo leer.

    Nadie me mira por encima del hombro, sencillamente porque yo no le miro a él o ella. No me preocupa lo que digan de mi, sencillamente porque no les escucho. No me molesta que alguien no me quiera, porque ni le veo...y así sucesivamente.

    No es chulería, prepotencia o complejo de superioridad. No. Es sencillamente aprendizaje.

    Y lo que he aprendido, es que por las mañanas me miro al espejo, me pinto, me arreglo, me guiño un ojo y digo eso de: ¿Estás estupenda! Y salgo de casa con la moral por montera.

    Ya te digo, tiempo y dinero jajajajaja (Inteligencia emocional en vena)

    Besos locuela que siempre haces que me enrolle como una persiana.

    Muakkss

    ResponderEliminar
  46. El Yo Soy es una oración que sirve para todos, creo que no se me ha entendido bien.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  47. Amiga María; pienso que por lo general tendemos a sobre valorarnos y no al contrario; son los demas los que nos hacen saber nuestro valor real.
    Besos.

    ResponderEliminar
  48. Me encantan estos cuentos con moraleja, y Bucay es todo un maestro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  49. No creo que se trate de saber cuanto vale uno mismo, a lo largo de la vida aprendemos esto de una forma u otra. El gran reto es "apreciar" cuanto valen los demás con un simple vistazo.
    Un abrazo
    Ibso

    ResponderEliminar
  50. Las respuestas la buscamos por todos los sitios y sin embargo las tenemos en nuestro interior, aunque para ello hay que acudir a los maestros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  51. Muy cierto María. Cada uno tiene un valor único y es muy importante conocerlo. Para poder valorar al otro hay que empezar por valorarse a si mismo. Gracias por recordarme este cuento que tiene un mensaje tan positivo. Te dejo un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  52. Precioso, excelente y alentador relato, querida María ¡nos hace tanta falta reflexionar en positivo!

    Gracias, amiga, por tu amable ofrecimiento de ayuda para el manejo del blog en lo que, soy un auténtico desastre.

    Creo que sólo sirvo para escribir poesía.

    Un abrazo y felices Pascuas.

    María

    ResponderEliminar
  53. muy bueno!! la verdad, de la gran filosofía se aprende mucho ,yo pienso que si no te valoras a ti misma-o que puedes esperar de los demás, creo que tenemos que conocernos mejor, a si que cuando alguien te valore te valorara por lo que eres .

    ResponderEliminar
  54. Como todo lo de Bucay, ¡Exquisito!

    ResponderEliminar
  55. ese es un buen profesor.

    el que no dispara discursos oyendose a si mismo.
    el que procura que quien aprende lo haga basandose en experiencias propias, en hacer no en solo escuchar,

    lo que valemos no se paga con dinero.

    ResponderEliminar
  56. Sí, creo que dentro de nosotros, en nosotros, está lo más real de nosotros, está esa joya desconocida: el Espíritu.
    Es lo que no se puede definir, pero que no hay que confundir con el yo o personalidad con sus limitaciones y defectos.
    Ese es nuestro gran valor tan difícil de realizar, pues muchas veces, cuanto más nos empeñamos, sólo aumentamos el orgullo por un afán egoísta del yo.
    El verdadero Espíritu nos constituye en libertad y auténtico amor imparcial y universal.

    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
  57. Hola María, el relato es precioso, ya lo había leido antes, es digno de reflexión, como compañera de un jogi que soy, si te puedo decir y me lo ha hace ver todos los días, que antes que nadie, nosotros somos los que nos tenemos que querer para valorarnos y sentirnos especiales, dentro siempre de la humildad y la sencillez.
    Un beso guapisima y me alegro pasar por tu casa.

    ResponderEliminar
  58. Excelente moraleja. Siempre he pensado que así debía ser: las cosas solo pueden ser valoradas con precisión por aquellos que conocen su valor. Nunca hay que dejarse hundir por la mediocridad.

    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
  59. Las apariencias engañan solo el joyero supo detectar el valor de la joya.Uno se enjuicia a sí mismo en función del momento, Con las mismas cosas unos ríen y otros lloran.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  60. Precioso el relato María.
    Gracias y un beso.

    ResponderEliminar
  61. Hola María. Precioso el relato. Ya lo había escuchado en un taller que hice para afianzar mi autoestima. Creo que también lo escuché un día en Radio Nacional de España, en el programa de las mañana con Lucas, de los propios labios de Jorge Bucay.

    Es cierto, cada una de las personas somos únicas. Y cada uno de nosotros/as tenemos un valor incalculable. Para que alguien nos valores como somos, hemos de dar con la persona adecuada, con el experto que sabrá realmente lo que valemos como personas. Graciasssssssssss por compartirlo.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  62. Cuanta verdad tiene este cuento. Rara vez nos paramos a valorar realmente a las personas que nos rodean. Quizás habría que empezar por valorarnos nosotros mismos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  63. Tener autosetima es de valor inalterable y enriquece als er.

    Un psot que deja reflexionando y por tal tiene valía de lamano de tu excelsa pluma.


    Te invito a pasar por mis blogs dónde ya has estado otraras veces, los mismos te loa recuerdo:

    www.cosechadesentires.blogspot.com
    dónde cultivo los sentires recibidos y en este nuevo post me conoceras mejor además de regalos y premio.

    www.pancosusurros.blogspot.com
    literario y dejo algo para reflexionar mas un regalo para que lo lleves.


    www.walktohorizon.blogspot.com
    Un tema...y regalo te espera.

    www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com
    Un Hombre carismático y regalos.

    www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
    Te aguarda un imperdible postre dulce, decires y regalo.

    www.newartdeco.blogspot.com
    Te aguarda algunos de mis pinturas y regalo.

    Alli espero tu decir con cariño y cálidez.

    Gracias por tus visitas y seguir mis blogs.
    Un abrazo desde Buenos Aires a puro sentir con mate en mano.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  64. ¡Hola María!

    Ya lo había leído hace algún tiempo, pero me encantó volver a leerlo.
    Jorge Bucay -es un fenómeno de las letras, para alimento nuestra mente entre otras cosas.
    Ha sido un placer pasar a leerte.
    Te dejo mi agradecimiento y mi estima. Un abrazo y se muy feliz.

    ResponderEliminar
  65. El valor de las cosas es siempre relativo. Para unos algo puede tener el precio grande, para otros estar de una cosa sin valor ninguna. Ya es así. Lo importante es saber apreciar lo que se tiene.
    Saludos

    ResponderEliminar
  66. Me ha encantado el relato. Creo que encierra una gran enseñanza vital que todos deberíamos tener más presente en nuestro propio día a día.

    Muchas gracias por compartirlo con todos nosotros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  67. Amiga María, gracias por compartir.
    Nadie sabría valorar lo que es el día hasta que llaga la noche.
    Nadie me podrá hablar de ti si no le digo donde estás, y cuanta belleza encierras.
    Un abrazo por compartir tu luz.
    Jecego.

    ResponderEliminar
  68. El Veradero Ser está en la autoestima, ese es el contagio del verdadero Discípulo que desprende su amos hacia el mundo.


    Unn abrazo Maria.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  69. Amiga María, ya puedes pasar por mi blog.
    Besos

    ResponderEliminar
  70. Yo si la conocía y estoy de acuerdo en que el verdadero tesoro está en el interior de nosotros mismos y es el primero que tenemos que descubrir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  71. Los primeros que debemos valorarnos y apreciarnos somos nosotros mismos. Muchas veces buscamos el aplauso complaciente de los demás, cuando el aplauso más importante es el nuestro. Si no te quieres y valoras a ti mismo, todo lo demás da igual. La clave está dentro, no fuera.

    Buen relato de Jorge Bucay el que nos has regalado hoy, María. Un beso.

    ResponderEliminar
  72. La había leído en un libro de Jorge Bucay, pero aún así es de esas fábulas que hay que releer de vez en cuando para que esté presente. Un besazo y genial post!!

    ResponderEliminar
  73. Gusta recordar estas bellas historias del maestr Bucay.

    A veces nos empeñamos en mostrar la belleza a quién no tiene ojos para ella...

    Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
  74. De nuevo, gracias, por haberme hecho mención del autor, que yo lo leí en internet y no supe de quién era su autor.

    Una fábula que nos invita a reflexionar sobre que el valor más importante es el del interior de cada uno, ese no tiene precio material, porque el valor humano es el más rico de todos e incalculable.

    Gracias por vuestros bellos mensajes dejados en esta entrada que nos ha servido para profundizar sobre la autoestima, esa que algunas veces solemos tener bajita.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  75. Bonita fábula, a conocida pero que está bien recordar para darle ternura a nuestra autoestima.

    un bico!

    ResponderEliminar
  76. CELIA MV: Gracias por visitar mi blog y por tu comentario.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...