martes, 29 de mayo de 2012

¿Por qué exigimos tanto a los demás?



¿Quién no ha pronunciado alguna vez estas frases?: "Es que la economía está mal", "Si me quisieras vendrías más pronto", "Si fueras un buen amigo me llamarías más veces para preocuparte por mis problemas", "Tú tienes la culpa"...

Nos pasamos la vida quejándonos por todo, solemos culpabilizar a los demás de nuestras desgracias, exigimos a los demás mucho más de lo que nosotros ofrecemos.

A la vida le exigimos felicidad, a los políticos que la economía mejore, a los demás que no nos juzguen, a quiénes queremos les pedimos más entrega...

¿Pero qué por qué exigimos tanto? ¿qué nos está pasando? ya es hora de que reflexionemos y pensemos lo que nosotros ofrecemos... ¿realmente nos entregamos a los demás? ¿Qué hacemos por entregarnos? 



73 comentarios:

  1. Mi querida María,
    qué magnífico planteamiento, cuánta verdad tienen tus palabras. Así es, al 100% te doy la razón y además es como una moda! Yo, voy a pensar más en ello y, aunque no suelo quejarme porque siempre pienso que la botella está medio llena, por si algo se me escapa, voy a reflexionar.
    Me encanta visitarte, bueno, ya lo sabes, pero quería volver a decírtelo.
    Feliz de volver por tu casa.
    Un mega abrazo y te doy todo mi cariño más sincero y un abrazo de los míos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena pregunta María.
    En muchos casos no nos queremos hacer responsable de nada y esperamos que los demás nos solucionen los problemas. Delegar nuestras obligaciones es un acto de inmadurez.

    Abrazos y saludos afectuosos!

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón del mundo.
    En el fondo somos como niños malcriados protestando por todo.
    Y la verdad no ofrecemos mucho a cambio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. En muchas ocasiones de las que nombras...Sí tenemos derecho a quejarnos...en otra es deporte nacional la queja...así continuará por siempre,porqué sino ¿quien nos valorará?...un besote.

    ResponderEliminar
  5. La mayoría somos unos quejicas profesionales, siempre esperando a que otros solucionen nuestros problemas incluidos los personales. Esas personas se han instalado en el palco del victimismo y parece que en él se está muy cómodo y parece que se obtiene resultado prque si no, no lo entiendo.Siempre me las he sacudido sola, sin esperar a que otros vengan en mi rescate, si lo hacen, bienvenida la ayuda pero de ahí a exigir que me solucionen todo dista un abismo.

    ResponderEliminar
  6. No todo ha de ser dado, debemos sacrificar algo de nuestra parte en pro del bienestar general.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena reflexión, yo soy del grupo de las que me quejo, pero creo que doy todo lo que puedo y mas y pido poco, o al menos eso me parece. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola, María

    Es muy interesante la reflexión que propones. Somos exigentes porque somos egoistas. Queremos todo ya, inmediato y se nos olvida o hacemos que se nos olvide, que los demás tienen su propia vida, preocupaciones, etc.

    Mejor sería que nos exigiéramos más a nosotros mismos y disfrutáramos de los que nos regalan los demás.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. Coincidimos en pensamientos hoy MARIETA,
    precisamente lo comentaba esta mañana en un blog, nos pasamos la vida criticando, despellanjando a todo el mundo, exigiendo que todo cambie suponiendo que sólo tienen que cambiar los demás y nosotros no debemos poner de nuestra parte. Miramos a los demás como si nosotros fuéramos mejores, que los demás son los únicos que hacen las cosas mal...¿por qué? pues porque somos unos solemnes egoístas, incapaces de ejercer la autocrítica, incapaces de aunar fuerzas, de asociarnos , de implicarnos, de mojarnos en proyectos concretos en vez de perdernos por la boca, incapaces de denunciar formalmente en lugar de sólo quejarnos... eso es lo que nos ocurre mi querida MARIETA.

    Supongo que yo como todo el mundo me pierdo por la boca, bueno jajaja yo... ¡¡más que nadie!! pero aunque sea en pequeñín tengo muy claro que los pequeños gestos son importantísimos, esos pequeños detalles que no cuestan nada y sin querer hacen aunque sólo sea sonreír al de al lado...me gusta mimar, no es ningún mérito porque meeeencanta hacerlo, ojalá tuviera más tiempo... te juro que sería mimadora profesional jajaja no hay nada más precioso en esta vida que dar...por dar...lo que sea... lo poco o mucho que cada uno tenga... cariño eso es lo más fácil del mundo...

    haleee música para tu entrada cielo...

    ¡¡ DAR ES DAR !!!:-)




    Gracias por hacernos pensar cielo... quizá en este mundo es lo que necesitamos, que nos hagan reflexionar... para criticar y exigir, ya hay demasiada gente, por desgracia.

    Un beso inmeeenso preciosa ¡¡pero cómo me gustan tus copos de nieve!! cada vez más jajajaja


    Muaaaaaaaaaaaaakss preciosa

    ResponderEliminar
  10. Hola Maria! nos dejas un buen tema para reflexionar... Estoy contigo en lo que dices, exigimos más de lo que damos totalmante y no pensamos más que en nosotros...

    Un abrazo y feliz semana;)

    ResponderEliminar
  11. La sociedad, en conjunto, está puerilizada. La culpa nunca es de uno, siempre es de los demás, del vecino, del profe que nos tiene manía. Es un mecanismo reflejo que hace nuestros problemas más llevaderos, que nos descarga de nuestra cuota de responsabilidad, que nos hace la vida un poco más cómoda. Exigimos derechos, pero las obligaciones nos producen reacciones cutáneas, nos violentan. Y así es difícil construir nada verdaderamente valioso.

    ResponderEliminar
  12. Tenemos una tendencia a mirarnos el ombligo, exagarada y esto nos impide disfrutar de las cosas bellas de la vida.

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Yo soy muy exigente con mis cosas personales y a veces peco de exigir lo mismo a los que me rodean.
    Beso María

    ResponderEliminar
  14. Mira María yo en parte estoy con de acuerdo y en otra parte no. Vamos a ver, yo soy de las que protestan y encima enérgicamente, intento involucrarme en lo que considero injusto y en función a mis posibilidades siempre actuo en consecuencia.
    Pienso que por ejemplo el tema de la crisis es que el pueblo esta adormilado y pasivo, se le han "ofrecido créditos a gogó", se ha burguesado mientras los políticos, directivos y demás capa social que tiene acceso al poder pues se ha llenado a manos llenas mientras nos tenían entretenidos jugando a ser "clase media acomodada". Si hubieramos dudado, si hubieramos exigido controles bancarios, si el gobierno de turno no hubiera tolerado que un piso en varios años se duplicaba de valor, si hubieramos sido todos MAS CRÍTICOS, a lo mejor no se hubiera salido de madre todo no crees bella María?

    Ahora no me vale que todos hemos contribuido a la crisis, en cierta manera sí pero en distinto volumen eh! porque lo de Bankia 19.000 millones de euros no es lo mismo que un señor que este en el paro y vaya a echar alguna peona, MANDA NARICES!!

    en fín que cada día más María yo me desengaño del españolito de a pie, que hay mucha gente muy ingenua que no delante de sus narices, y que le dá lo mismo ver, que prefiere su burbuja, y cuando la burbuja le explota pues han sido los demás quién la han originado y ahora toca vivir penalidades y punto , sin criticar, sin evaluar, sin estudiar, sin conocer noticias, por el amor de Dios, es imposible vivir así.

    ¿HEMOS EVOLUCIONADO? permiteme que lo dude, un beso muy cariñoso. Amelia.

    ResponderEliminar
  15. Pues yo debo ser un bicho raro porque me exijo tanto que casi siempre estoy un tanto descontento con lo que hago o dejo de hacer... Y también me preocupa más lo que me diga mi conciencia que los demás...

    Besos, María

    ResponderEliminar
  16. Si, no cabe duda de que es un buen consejo...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué dificil encontrar la frontera entre la queja justificada y necesaria y aquella que es solo egocentrismo y exigencia innecesaria!.
    Creo que todos pensamos que nos ofrecemos y nos entregamos y , al mismo tiempo, todos pensamos que la mayoría de los demás no lo hacen con lo que me parece claro que el problema está en nosotros mismos pero para resolver un problema lo primero es aceptarlo como tal y eso.....

    ResponderEliminar
  18. Unos exigen por que su meta siempre es dar todo lo que llevan dentro ,llega un momento que le embarga a uno la desilusión y le entra esa desconfianza, traduciendose en algún momento en critica.

    Yo como mi profesión hace un poquito tiempo hice un máster de protestan y criticón sacando matrícula de honor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. maría, no me gustan las quejas ni la pasividad, ni la indiferencia. En cambio sí la reflexión y el análisis de cualquier problema desde todos los puntos de vistas y proponer soluciones.Darlo todo es fundamental pero siempre desde el análisis y la crítica constructiva y la exigencia de responsabilidades a cada quien que corresponda.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Excelente planteamiento para reflexionar, amiga. Es verdad, nos quejamos demasido, toda la culpa la tienen los demás y no analizamos que, también nosotros mismos somos corresponsables y culpables de cualquier cosa que suceda en la sociedad de la que formamos parte.

    Besos. María

    ResponderEliminar
  21. Magnífico post María, creo sería mas sencillo ofrecer lo que podemos dar, y esperar recibir algo análogo; así estaríamos satisfechos de nuestra vida, apreciando nuestro entorno con verdadero entusiasmo; y conviviendo con los demás, besos amiga...

    ResponderEliminar
  22. Cada persona tendrá sus motivos para quejarse según le vaya en la vida. A veces son quejas con motivos; otras las hacemos por vicio;las demás por egoismo como el mismo refrán dice: "el que no llora no mama"
    Muy bueno tu planteamiento

    ResponderEliminar
  23. Es más fácil criticar que ponerse en marcha... tal vez sea un modo de ocultarnos a nosotros mismos nuestra vagueza, cobardía o lo que se tercie...


    Colaborando pues... :) (o al menos intentarlo)

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  24. Interesantes preguntas finales en tu escrito María. Quizás si todos nos hiciéramos esas reflexiones, el mundo y la sociedad que nos rodea, a lo mejor, estaría un poco mejor, pues habríamos dado el primer paso para ello.
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
  25. 100% de acuerdo contigo
    Somos además, victimas profesionales
    Siempre todos tienen la culpa, menos nosotros...
    Sera porque es más fácil vivir, sin mojarse, sin responsabilizarse
    Besotesss y linda semana!

    ResponderEliminar
  26. Muy buena reflexión María. Por inercia, no nos exigimos tanto como exigimos de los demás, de las cosas, de la vida, de aquello que nos rodea.
    También puede pasar que el exigirse uno mismo mucho, hace que se exija a los demás, a las cosas, a todo aquello que nos rodea.
    ¿No puede pasar que nos exijamos tanto a nosotros mismos que estemos inconformes con todo cuanto no rodea?

    Besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  27. Simplemente, somos egoistas.

    Es asi de sencillo, amiga.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Si el tiempo que utilizamos en quejarnos lo invirtiéramos en buscar nuestros errores, el por qué de las cosas que nos suceden, encontraríamos las respuestas y la solución a nuestros problemas y sin duda seríamos más felices. Nadie tiene la culpa de lo que nos pasa, son situaciones a las que debemos dar un planteamiento y buscar una solución.
    Amiga ¿A que te sientes mucho más feliz compartiendo tus logros y alegrías que cuando , por algún motivo u otro, te quejas de tu situación?...y esto va por todos, incluida yo :)
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  29. Yo siento que me exigo mas a mi mismo que a los demas por que uno está en permanente evolucion y tiene que tender hacia la mejora no hacia el retroceso. El que la gente sea exigente tiene que ver más con el egoismo de esa gente: "primero YO despues YO y siempre YO...Es muy bonito ayudar sin exigir pero es triste ver como a los que ayudas encima te exigen...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Todos nos creemos en posesión de la verdad más absoluta. Nadie hace las cosas mejor que nosotros...por eso, lo único que puede salvarnos es un cambio de actitud; primero para nosotros mismos y después hacia los demás.

    Un beso corazón

    ResponderEliminar
  31. Creemos que debemos exigir para obtener lo que queremos, lo que sentimos que "por justicia" nos merecemos. Pero vivimos en una sociedad donde la mayoría actúa de la misma manera.
    Si lo pensamos bien descubriremos que guiándonos por esta actitud egoísta todos perdemos, porque nadie está dispuesto a dar antes de exigir y obtener lo que quiere.
    Hay otra forma, que no digo que sea más fácil pero si infinitamente más satisfactoria y efectiva: dar sin esperar recibir. A esto se le llama generosidad, solidaridad, caridad,... yo lo llamo egoísmo positivo.
    Un abrazo
    Ibso

    ResponderEliminar
  32. Hay un refrán muy español que dice "ves la mota de polvo en el ojo ajeno y no ves la viga en el propio", como todo refrán tiene su parte de verdad y que iría en la linea de tu entrada; ahora bien, si fuéramos un país que realmente exigiera lo que debía,posiblemente no nos encontraríamos en la situación actual.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. hola mi linda María,
    estoy muy feliz que no te fuiste del todo!
    Te encontré en el blog de Sor Cecilia como enlace a su blog.
    Inmediatamente vine a saludarte y a leerte.
    Me alegro mucho mucho de que no cerraste todos tus blogs.
    Esta entrada es maravillosa.
    Somos seres exigentes, y si pensamos un poquito solamente, damos tanto como para exigir tanto?

    Mucha razón tienes en esto: No exigir tanto!
    Sino dar tanto!

    Un gusto muy grande haberte encontrado y leído1
    Estás en mis pensamientos

    Siempre será así!
    Un fuerte beso dulce^^
    RR^^

    ResponderEliminar
  34. La inmadurez siempre hace culpar a los demás de nuestros males y desengaños, pero nosotros también tenemos que hacer acto de reflexión para comprobar que, en un tanto por ciento muy alto, nosotros somo culpables de nuestra situación.
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
  35. Conozco a muchas personas que piden más de lo que dan. Seres egoístas que pueden hacer mucho daño. Personas que, en el fondo, llevan un demonio dentro. Hay que alejarse de ellas.

    ResponderEliminar
  36. Pues Maria, pienso que esto ocurre porque somos egoístas, y nos movemos por nuestro propio interés. También pienso que nuestra sociedad tiende a que seamos independientes, tan independientes que nos olvidamos de los que nos rodean. Esto al final nos hace poseedores de la verdad absoluta, siempre lo hacemos bien ya que obramos bajo nuestro criterio y para nuestro beneficio, y todo lo que sale mal es culpa de los demás.
    Yo siempre digo que la culpa se quedó soltera ...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. De acuerdo completamente contigo querida maría.
    Generalmente exigimos sin sentido,(hay que reconocer que alguna vez...tambien damos)pedimos amor, y no nos entregamos realmente, honestidad cuando mentimos, fidelidad cuando engañamos, comprension cuando no escuchamos ni tenemos paciencia ni tiempo de entender, asi de incomprensibles somos los seres humanos, y nunca seremos perfectos...aunque a veces lo
    intentemos.

    Muchos besitos preciosa y procura ser lo más feliz posible.

    ResponderEliminar
  38. María,es el momento de dar,de construir,de ofrecer,de ilusionar,de crear,sin duda alguna...
    Mi felicitación por tu excelente post,que nos cuestiona y nos enfrenta a nosotros mismos.
    Mi abrazo grande siempre,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  39. Si nos atenemos a la realidad y a verdades objetivas sí que es lícito exigir a un gobierno una gestión eficaz, o a un desconocido que actúe de un modo educado.
    Pero nuestra existencia es mucho más y cualquier tipo de cambio de actitud que le pidamos a otra persona hemos de ensayarla en nosotros mismos; no hacer esto y pretender que los otros sí lo hagan es indigno e inmoral.
    Esto entronca con el núcleo central de tu discurso: la gente siempre va a lo fácil; de antes eso no pasaba, pero ahora es más sencillo culpar siempre a los demás porque eso nos da una dosis extra de adrenalina que acalla las voces de nuestra propia conciencia.
    Soy pesimista, querida amiga y tengo el palpito de que esto tiene mal arreglo.
    Un abrazo, me alegro de corazón de poder volver a escribirte.

    ResponderEliminar
  40. Porque nos creemos eternos pensamos que podemos ofender y pedir perdón cuando nos de la gana y perder el tiempo en cosas inútiles en lugar de disfrutar la vida con quien lo merece.

    Besos preciosa:)

    ResponderEliminar
  41. Tal vez porque no entendemos que nada ni nadie nos pertenece, que no hay un "mío" sino un "nuestro".

    Tal vez no entendemos que los únicos responsables de nuestra felicidad o tristeza somos cada uno de nosotr@s con las decisiones que tomamos en cada momento.

    Tal vez no entendemos que todo tiene su fin y que tendríamos que pasar más tiempo disfrutando de la vida, de las pequeñas pero grandes cosas y personas que nos hacen felices en lugar de exigir a los demás lo que muchas veces no somos capaces de dar.

    Exigir es una manera de obligar. Creo que sólo se debería de "exigir" respeto e igualdad.
    Que nadie se crea superior a nadie por ningún motivo.
    Que nadie pise, humille o maltrate a nadie por sentirse superior.

    Todos sabemos la teoría pero necesitamos llevarlo a la práctica y ahí está la dificultad ¿no?

    Un besazo María.

    ResponderEliminar
  42. Hola María - Pues muy buena pregunta, buf..... egoismo... somos egoistas, y vemos fallos en los demas pero no en nosotros- mea culpa tamen.
    En fin, yo intento cambiar, besos.

    ResponderEliminar
  43. buuffffffff son muy buenas preguntas, las que haces.. supongo que para todo hay un término medio, un equilibrio entre lo que se da y lo que se recibe..

    besos,

    ResponderEliminar
  44. Pues seguramente porque no hacemos un examen interno para vernos de verdad.
    Ahora, te digo una cosa, a los políticos sí que creo que hay que exigirles, cuando menos que sean honestos y no se embolsen lo que no les corresponde, así como que miren más por el pueblo y no tanto por sus bolsillos.

    Besos

    ResponderEliminar
  45. Interesante reflexion Maria,estoy de acuerdo en nos quejamos mucho pero tambien dire que los problemas no se solucionan quejandonos sino exigiendo lo que verdaderamente si es nuestro derecho y esto es lo que no hacemos,nos quejamos por cosas que la mayoria no tienen importancia y las que si lo son ahi nada,en fin habra que buscar un equilibrio digo yo no.
    Un abrazote enorme guapisima

    ResponderEliminar
  46. Hola María, muy buenas las preguntas.
    Cierto, exigimos, y exigimos y nosotros no damos nada a cambio, o por el contrario damos poco pudiendo dar más, y no me refiero a lo material.

    Creo que no deberíamos de exigir tanto, pues lo único que verdaderamente nos pertenece, es la vida que nos han regalado nuestros padres. Y por ella sí tenemos que luchar y exigir cuidarla. Es realmente la única y mayor pertenencia que tenemos.

    Pero creo que a los políticos que nos gobiernan, sí debemos exigirles que sean honestos y hagan las cosas lo mejor que crean y puedan.
    Saludos y un fuerte abrazo amiga

    ResponderEliminar
  47. Es verdad María, creo que se debe a falta de madurez, un placer pasar
    saludos

    ResponderEliminar
  48. Hola Maria.
    Cuánto me alegro de tu vuelta.
    Es muy buena esta reflexión que nos has hecho.
    Te mando mi apoyo y cariño desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  49. Hola María, de nuevo por aquí para disfrutar contigo y de tus cosas.
    Seguramente pedimos a los demás lo que nos somos capaces de dar nosotros.

    Besos

    ResponderEliminar
  50. Por un lado porque somos tan egoistas que nos es más sencillo exigir a los demás que no a nosotros mismos. Por otro, quizás por miedo a si estamos solos, no poder dar lo suficiente.
    Hay tanto que decir sobre este tema.
    Besos, María

    ResponderEliminar
  51. Cierto, deberíamos empezar por nosotros mismos a ofrecer. Conozco un dicho que se utiliza en mi tierra que dice mas o menos "no se puede recoger sin sembrar antes". Pero yo aún pienso más allá. Deberiamos sembrar sin importar quien recolecte, pero todos y así nunca faltaria nada a nadie. Ni amor, ni amistad ni ánimo al que lo necesite. Un besazo genio. Magnifica entrada.

    ResponderEliminar
  52. Siempre he pensado que nuestros actos (todos) acaban repercutiendo no solo en los demás sino en nosotros mismos. Quizás esos análisis exhaustivos que nos empeñamos en hacer a los demás, debiéramos empezar por hacérnoslos a nosotros mismos.

    Buena reflexión, María.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  53. Como punto de arranque para reflexionar, me parece estupenda tu entrada. A mí me gusta criticar de manera constructiva, porque pienso que sin eso no se avanza, no podemos quedarnos dormidos, ahora bien, también aporto todo cuanto puedo para ayudar. Con todo, estoy muy de acuerdo en que hay que mirarse el ombligo de forma peridódica.
    El asunto da para mucho, así que esto tan sólo son un par de ideas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  54. Hay un principio básico de dar sin esperar nada a cambio.... si funcionara, todo iría mucho mejor... cada persona es un mundo
    y no se puede esperar que alguien reaccione ante situaciones como tú esperas que reaccione... hay q respetar... da y nada más... si quieres claro....

    un beso.

    ResponderEliminar
  55. Nos miramos nuestro ombligo y no tenemos en cuenta a los demás, pensamos que pueden hacer los demás por nosotros, pero no lo que nosotros podemos hacer por los demás y eso que soy de los que pienso que el pensar en los demás nos hace a todos mejores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  56. Magnifica reflexión, quizás nos quejemos, pero no sería mejor una crítica constructiva en el respeto. Honestidad, comprensión, responsabilidad para buscar el camino y encontrar soluciones…

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar


  57. He descolgado un trocito de cielo
    Para que al mírate en su espejo
    Sea la felicidad la sonrisa de tu reflejo.

    Buen fin de semana
    Sin distanciarse del optimismo
    Ni asociarse con el pesimismo.

    Un abrazo para saludarte
    Y un beso para despedirte

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  58. Tal vez porque no nos han sabido educar sobre el respeto a los espacios ajenos...quizás porque no hemos aprendido argumentos que equilibren el punto en que la exigencia es un derecho y no una obligación extendida a cualquier persona, cosa y/o estamento.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  59. Maria, una vez más me pongo al lado de Amelia. Tu crees que es momento de llorar?. No amiga, hace años que pudiendose hacer las cosas mejor se ha permitido todo, y ahora que ya no hay remedio se tapan unos contra los otros y nadie denuncia al vecino. todos, todos, incluidos los sindicatos son culpables en más o menos medida, y como dice Amelia no es lo mismo un señor que se ha comprado un coche nuevo al chorizo que tiene un avión a la puerta de casa.
    Cada vez más se oyen voces de que la periferia de este pais tenia razón. Esto que significa? acaso se a estado mirando el ombligo la otra mitad?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  60. Esta es la ley del siglo XXI: exigir a los demás, pero no a nosotros mismos. Y así nos va...

    Besos.

    ResponderEliminar
  61. Es el clásico la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio, es parte de la naturaleza humana, pero está bueno reflexionar que parte nos cabe a cada uno. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  62. Asumo que en parte se debe a que sabemos que tenemos el control de solamente nuestra vida y no de la totalidad que nos rodea que, en términos generales, es más amplia en unidades. Dicho así, dejamos la responsabilidad del todo a todas las partes excepto la que nosotros somos. Una mala política especialmente porque casi todas las partes del todo hacen precisamente lo mismo.

    ¡Un abrazo!

    F.

    ResponderEliminar
  63. Es parte de nuestra forma de ser, anhelar la perfección, proyectando en los otros lo que queremos para nosotros.
    Un beso, María. Y gracias.

    ResponderEliminar
  64. Complicada cuestión, lo cierto es que ni nos damos caso de lo quejicas que podemos llegar a ser... tal vez sobran comodidades, la gente que menos tiene a veces es la que menos se queja...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  65. Exigimos a los demás porque no sabemos de lo que somos capaces, entonces, dudando, pretendemos que los otros hagan lo que no nos animamos a hacer por nosotros mismos.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  66. Exigimos porque somos egoistas por naturaleza, incapaces de hacernos responsables de la parte que nos toca, porque es más fácil quejarse que actuar... si pudieramos disfrutar más de lo mucho que tenemos y dejarnos de preocupar tanto por lo poco que necesitamos!!! En fin... mil besotes

    ResponderEliminar
  67. Gracias amig@s por vuestros interesantes comentarios en los que estoy totalmente de acuerdo cuando decís que actuamos de manera egoísta, y nos resulta más fácil quejarnos y ponernos la venda que ofrecer a los demás y reconocer la parte que nos toca, volviéndonos más exigentes con los demás, aunque también quizá con nosotros mismos.

    Muchas gracias amig@s por enriquecer con el enfoque de vuestras miradas los temas que expongo en este rincón, los cuales vuestros comentarios me parecen muy interesantes y que ayudan a enriquecernos con diferentes miradas.

    Seguimos caminando de la mano de las letras con otra nueva entrada y nuevas reflexiones, gracias amig@s.

    Os deseo a tod@s que disfrutéis del feliz fin de semana.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  68. Exijimos tanto a los demás porqué no nos amamos lo suficiente a nosotros mismos y eso es un grave pecado que pagamos constantemente.



    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  69. OLGA I CARLES: Gracias por vuestra interesante apreciación respecto a esta entrada. Un beso.

    ResponderEliminar
  70. Así no más es!, siempre estamos tan dispuestos a ver la paja en el ojo ajeno y no percatarnos de la viga en el propio. Siempre dispuestos a quejarnos y a culpabilizar a los demás y tanto que nos cuesta entregar y agradecer.
    Hace unos años atrás, de pronto, y creo que por primera vez tan fuerte y conscientemente, experimenté un intenso sentimiento de Gratitud. Fue como un descubrimiento! y me sentí tan bien, fue tan hermoso sentirlo. Intento conservarlo.
    Mi abrazo linda Marìa!

    ResponderEliminar
  71. REALIDAD Y FICCIÓN: Gracias por tu interesante comentario respecto a esta entrada, siempre es agradable conocer la de cada persona que pasa por este rincón. Un beso.

    ResponderEliminar
  72. Cuando uno se exige a sí mismo es imposible que no sea exigente con los demás.

    Yo no exijo, ni siquiera pido, tan solo doy sin recibir nada.

    ResponderEliminar
  73. JUAN IGNACIO: Gracias por tu punto de vista respecto a esta entrada y bienvenido a mi rincón. Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...