lunes, 21 de mayo de 2012

"Preguntas sin memoria"


"Otro día más de impotencia, de rabia, de desesperación, mientras mi tiempo se va consumiendo con uno... otro... y otro cigarrillo más en mis labios en el intento de llenar mis segundos para que transcurran más amenos y fluidos, pero... nada... nada de eso sucede.

Una...otra... y una vez más... me hace la misma pregunta, sin que se acuerde de lo que me acaba de decir, y ya no sé qué responder, intento contestarle siempre con la misma respuesta, otras veces, intento morderme los labios, y otras, intento refugiarme en mi mundo tapándome los oídos para no volver a escuchar la misma pregunta, pero al segundo... allí está ella delante de mí, preguntándome otra vez lo mismo.

Intento recargar mi paciencia leyendo, escuchando música, o simplemente, dejando que mi mirada se pierda en el vacío o en el silencio de la nada... esperando recibir una respuesta del viento o que el oxígeno me siga trayendo fuerzas y energías para levantarme un día más".


-Microrrelato- 



79 comentarios:

  1. Mi abuela murió de esa terrible enfermedad.
    Mi madre no consintió que nadie que fuese ella misma se ocupase de ella.
    Yo ya estaba en París, y cuando regresaba, veía como paulatinamente se iba apagando su memoria.

    No se puede hacer nada. Sino como dices en el micro, armarse de paciencia e intentar dar todo el amor y cariño del que seamos capaces.

    Están en un mundo ajeno al nuestro. Y allí viven, con algunos momentos de extremada lucidez.
    Lo peor no son las preguntas o el olvido de caras y rostros. Es cuando llega el olvido de lo más vital, como es tomar un cuchillo y un tenedor...

    Un beso, linda.
    Te abrazo fuerte.

    Me encanta verte por aquí de nuevo.
    De verdad.

    ResponderEliminar
  2. Es una tristeza enorme convivir con una persona que padezca esa enfermedad, mi abuela materna la sufrió y por supuesto todos los de alrededor,a veces la paciencia se agota, otras veces lloras, otras te hacen reir. Pero como dicen que a todo lo malo hay que buscarle el lado bueno, se supone que ellos no sufren, aunque nunca lo sabremos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Qué tristeza la que transmites ¡que impotencia! sufrir frente a alguien que no sabes que sufres por ella, solo queda seguir, no queda más…vivir.
    Gracias por compartirlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Escucha al viento.
    Aunque lo parezca nunca es el mismo.
    La pregunta sin memoria es siempre una nueva pregunta, diferente y que, por lo tanto, no escucha siempre la misma respuesta.

    ResponderEliminar
  5. Me dan escalofríos al leerlo, contra eso solo cabe una infinita paciencia y resignación y tener la esperanza de que pronto encuentren un remedio...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Amiga María, cuando la realidad es tozuda se impone laindiferencia y el olvido.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Bonito y triste relato, María. Veo que has vuelto con renovadas energías, de lo cual la concurrencia de tu blog se alegra sobremanera. Que dure la cosa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. No quiero vivir nunca eso.
    Debe ser terrible ver a un ser querido que no nos reconoce...

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Es una enfermedad terrible, que te va minando poco a poco, hasta dejarte inservible.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Para el que está al lado es terrible, pero el que la sufre es terrorífico no acordarte de nada de tu pasado, ni de tus hijos, ni de tu pareja, ni siquiera de lo que acabas de hacer o preguntar.

    ResponderEliminar
  11. Un buen relato sobre esta terrible enfermedad.Debe de ser muy duro convivir con un ser querido en esas condiciones.

    Un abrazo,María.

    ResponderEliminar
  12. Hola María, duro si. Solo da cariño, eso es lo que importa y llega.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Vaya sorpresa María, te acababa de dejar un comentario deseando tu vuelta y veo que ya lo habías hecho. cuanto me alegra.

    Triste enfermedad que desdibuja los recuerdos y la personalidad del que la sufre. Es tremendo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hay quien se ha hecho un mueble con muchos cajones pequeños donde va almacenando fotos, cartas, objetos, etc, en un intento de crear "cajones de memoria" por si alguna vez falla la propia. Quizás un día puede hacerse un "backup" de la memoria en el ordenador, una copia de seguridad...
    Un beso
    JM

    ResponderEliminar
  15. Que tristeza,brindale cariño es lo que puedes hacer,abrazo grande.

    ResponderEliminar
  16. Cariño y amor María aunque te duela el alma de verlos así y te cueste. Hay familiares que necesitan ayuda de un profesional porque el desgaste es enorme.

    Mil besos guapa.

    ResponderEliminar
  17. Estremecedor y dolorosamente real.
    ¿Quién no tiene alguien cercano que padece de tan terrible mal?
    Me ha tocado de cerca.

    ResponderEliminar
  18. Es una triste enfermedad. Creo que tal vez, puede haber alguna ayuda hecha con mucho amor y creatividad, como escribir en una hoja de colores y grande la respuesta, y cada vez que pregunte esa persona, enseñársela, y pintar algo allí, como una flor cuyos pétalos son las veces que se responde, no sé... A veces los niños son así, pero cuesta trabajo saber que ese familiar ya no es un pequeñito ansioso de respuestas, sino un adulto muy enfermito...

    La Madre Teresa decía que cuando llegara la enfermedad, le abriéramos la puerta, pues es Jesús quien viene con ella.

    Un beso muy grande, mi querida María.

    ResponderEliminar
  19. Hoy te dejo un abrazo muy fuerte, ojalá pudiera darte algo más.

    ResponderEliminar
  20. Hoy querida maría, me siento extremecer.
    Entiendo ahora tantas cosas... me quedo sin palabras, pero quisiera que te llegara todo mi apoyo, y cariño, aunque sea desde esta lejanía.

    Eres increíble preciosa, cuenta cuando quieras aunque solo sea con todo mi cariño.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  21. Realmente es una situación de tristeza, pero sobre todo de amor, porque solo con amor se puede sobrellevar la inquietud de ver como se van deteriorando; hay que tener valor para prestar nuestra atención a esa persona tan querida, que con sus actos nos recuerda al niño que aun no empieza a ver el mundo, besos amiga.

    ResponderEliminar
  22. que triste enfermedad...
    Siempre me planteo entonces que cuando escribo, al menos cuando lo lea si no recuerdo el momento o el motivo por el que lo escribí, podré volver a disfrutarlo de algún modo...

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  23. Hola, María

    Hay enfermedades que son duras, y perder la memoría, el saber quién eres, cuál ha sido tu vida, es una de ellas.

    Bonito aunque triste relato :D.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  24. TERRONES DE AZÚCAR

    Su memoria se apaga en lentitud
    y en un cofre, los sueños
    se le desmoronan;
    son terrones de azúcar
    disueltos en ocaso intermitente.
    Camina
    con el dolor perdido en las estrellas
    y el olvidado gozo
    errante en los perfiles del abismo.
    Su corazón palpita,
    en su rostro, la esfinge,
    y la palabra
    se le durmió en la boca,
    mas la despierta el eco
    de su nana pueril…

    María Bote

    Que Dios te ayude y te bendiga, amiga.

    Un abrazo grande y un gran deseo de fortaleza para ti, María.

    María

    ResponderEliminar
  25. Hola María, muy duro el relato. Creo que la respuesta deber de ser el cariño y el amor. Responder con un abrazo, con besos, con un te quiero. Y ayudar a la persona aunque no recuerde quién es, quien es o son quienes la cuidan. Seguro en lo más hondo de su corazón queda algún resquicio de que un día tuvo memoria y amo igual que ahora la aman.
    Saludos y un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  26. Por más preguntas que te hagan nunca serán tantas como tú hacías de pequeña, así que recuerda ese detalle y si tienes que contestar cien o Mil veces hazlo con amor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Tuve cerca esa enfermedad y es terrible.
    María, me alegra ver que ya regresaste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Un besito mi cielo. Creo que esta entrada no voy a comentarla.
    Pero te dejo mis besos y un enlace.

    http://marinahm.blogspot.com.es/

    Muakkkssss

    ResponderEliminar
  29. Me temo que el Alzheimer o la demencia senil, es la única posibilidad que dejan, y tener que responder una pregunta eterna es difícil para cualquiera, en realidad es una pregunta sin respuesta, o con miles de ellas, no importa porque sóolo permanecen en la memoria la eternidad de un segundo.

    Espero que no sea el espejo el que tenga que dar las respuestas.

    Un abrazo desde mi mar, me ha gustado mucho tu relato

    ResponderEliminar
  30. Creo que la respuesta del viento es clara,y creo que tu ya lo sabes.Cariño,Amor ,Complension.Hay que ser muy fuerte para Lidiar esta enfermedad,porque,si caemos nosotros ¿que les queda a ellos?.
    Besos desde el alma Maria.

    ResponderEliminar
  31. Vivir esta situación es una de las epxeriencias más dolorosas que puede vivir el ser humano en su familia.
    Las preguntas son, sobre todo, del que cuida.
    Certero micorrelato. Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Dura, muy dura esa enfermedad, el hecho de que tu madre o tu padre no te reconozca es algo terrible.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Se me hizo un nudo en la garganta...


    Besos

    ResponderEliminar
  34. Tremendo e impactante el relato, María. Cuando nos tocan la fibra de la cercanía, nos duele a todos en mayor o menor medida.
    Un beso

    ResponderEliminar
  35. El cerebro humano es la caja más mágica y enigmática que existe en le universo... a veces, los demonios que lo habitan se hacen sus dueños y entonces, la magia se convierte en horror para los que la sufren y para los que vemos impotentes como sufren, como son engullidos día a día por esos demonios que se hacen con un ser que un día fue joven, alegre y seguramente muy vital... no lo sé MARIETA, no sé cómo se puede vivir algo así... nunca me ha tocado de cerca, debe ser terrible.

    Tu relato es de los de tocar y toca cielo. Tú imagne es de las de doler y duele. Así que lo has conseguido todo. Meeencanta verte otra vez viva... tú controlarás a tus demonios, no te quepa duda. Ojalá no tengas que sufrir los de los demás jamás bonita.


    Un beso inmeeenso, como tú y graaaaaaacias... mil millones de gracias cielo.


    Disfruta de hoy... todo, te mereces toodo lo mejor.


    Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaksss

    ResponderEliminar
  36. Es muy triste y una realidad terrible. La paciencia es infinita. El domingo estuvimos visitando a una mujer, madre de una amiga desde hace muchos años. Recordar como era de inteligente e instruida, los puzzles de hasta diez mil piezas que hacía, lo que leía y lo que disfrutaba con la música clasica...
    Ahora está en su propio mundo y apenas nos recuerda a nadie. Pero todos si que la recordamos a ella.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  37. ¡Hola María!



    Nos dejas un relato muy interesante y reflexivo.
    ¡Es muy triste para la persona que va perdiendo facultades mentales! Pero -penoso para quien tenga que cuidarnos.

    ¡Yo no tengo miedo a la muerte! ¡Pero si a llegar a no saber quien soy!...

    En otra enfermedad aún puedes llevar una conversación y vas pasando el rato, pero en casos así y avanzados... Es desesperante.
    Tengo un espejo aquí al lado de mi casa, donde me miro y me da miedo.

    Solo tengo que decirte, que en esas circunstancias, necesitemos de personas que nos den mucho amor, mucho cariño, porque hay momentos de lucidez, aunque no pueda expresarse, se le nota en la mirada.

    Gracias María, por compartir un tema muy importante, como es el Alzheimer.
    Te dejo mi gratitud y mi admiración. Un abrazo grandote y se feliz.

    ResponderEliminar
  38. Un microrelato lleno de miedos y penas, un tema muy candente en muchas familias por desgracia...un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  39. Es una enfermedad terrible y de las más injustas que existen, porque te arrebata todo, tu vida entera la sepulta en tinieblas.

    ResponderEliminar
  40. Hola María, que alegría verte d enuevo por aquí, entraba y entraba en tu blog y me ponía que no había sido invitada y como leía en las actualizaciones de tu blog en el mio que te ibas, que impotencia....pero veo que al final , después de ese tiempo necesario de reflexión nos regalas tus ratitos,tu compañía, yo por la parte que me toca te lo agradezco, tal vez no pueda pasarme por aquí con la habitualidad que quisiera por que estamos inmersos en el conflicto minero y no tengo tiempo d enada, pero vendré a ratitos, siempre que pueda, mi cuenca y todas las cuencas mineras estamos en pie de guerra, el 31 nos vamos para Madrid porque nos quieren dejar sin futuro y no lo vamos a consentir, no se lo pondremos fácil.
    Abrazotedecisivo María en un momento muy decisivo y ánimo.

    ResponderEliminar
  41. Hola María: en este siglo que nos toca vivir,es una de las enfermedades que más está pegando. Todos tenemos a alguien afectado, o conocemos a personas que lo padecen.
    La madre de mi mujer murió el pasado año de ello, y fue muy, muy duro. Aunque en los momentos - pocos-, de lucidez, se nos abría el alma y conseguíamos que entendiese algo.
    Muy buen relato Maria.
    abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  42. Que relato más triste! cierto es que retrata la situación que viven muchas familias, esta enfermedad esta arrasando, no sé si antes tenía tanto porcentaje, pero es un tema muy serio.
    Su familia sufré muchísimo porque es una marcha atrás total, aunque con amor y paciencia pues se va llevando, pero es muy duro y desesperante. Y para la persona que lo sufre pues ya ni te cuento, porque si alguna vez tiene algo de lucidez debe de ser terrible.

    Un beso y magnifico relato querida María.
    Amelia.

    ResponderEliminar
  43. Difícil sí,
    unicamente el olvido de uno mismo centrandose en el silencio que puede ser capáz de percibir la verdadera escucha, la comprensión y la compasión deben hacer posible el milagro.

    ResponderEliminar
  44. Un micro muy bueno, María, y por desgracia basado en hechos reales. Tengo una vecina que ha cambiado su mundo real por un puñado de gatos y las plantas de su jardín.
    Lo demás ha dejado de existir para ella...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. hola mari

    MUY BONITO TU BLOG.

    NO TE PREOCUPES POR LAS ARRUGAS

    NO DEJES QUE NADIE ARRUGUE TUS

    COJONES

    ADELANTE CON LOS FAROLES

    TU A LO TUYO Y ADELANTE

    UN ABRAZO: jorobla motril

    ResponderEliminar
  46. Me alegro mucho de verte por aquí. El relato conmueve sin duda. Quien sabe qué ocurrirá con nuestras propias preguntas.
    Un beso María.

    ResponderEliminar
  47. María,has tocado el tema del Alzheimer.La falta de memoria es la muerte en vida,muy doloroso para los familiares,porque el enfermo no es consciente...Debemos armarnos de paciencia y comprensión en estos casos...Mi madre tuvo demencia senil,que es algo parecido y fué una verdadera prueba,sufrí muchísimo.
    Mi gratitud por compartir y mi abrazo grande,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  48. Esplendido relato de una de las enfermedades mas traicioneras,pues si la memoria no nos ayuda estamos perdidos y quién lo tiene en casa es desesperante saludos

    ResponderEliminar
  49. La imagen ya nos predispone a ello; pero en cuanto comienza la lectura nos sentimos envueltos en unas sensaciones de carácter claustrofóbico; defines como nadie ese estado de desespero, esa sensación de que estás en una carcel en la que no recuerdas como has entrado.
    Me llevado un alegría al verte de nuevo en mi correo porque la última vez que intenté entrar en tu blog no pude hacerlo; estoy feliz de poder seguir visitando a mi amiga.

    ResponderEliminar
  50. Es triste que aun no se pueda hacer nada.

    Por eso la única solución es Paciencia, intentar que la lagrima no acabe de brotar, sonreirle con muchisimo cariño y volver a empezar. Luego si es posible te vas bajo el talud por donde discurre la vía férrea y cuando pase el tren Levanta los brazos y grita al cielo lo mas alto posible. Hasta que pase el ultimo vagón.

    Respira y vuelve a casa.

    Un beso desde aquí dentro.

    El fantasma.

    ResponderEliminar
  51. Triste y enternecedor relato Maria,es terrible ver como el ser que quieres va cada vez más desconectandose de sus recuerdos y de su propia vida.No hay consejo posible ante tanta tristeza solo amor y pasiencia amiga aunque aveces es dificil tenerla,un abrazo amiga,me alegro mucho de verte aqui

    ResponderEliminar
  52. Impactante y estremecedor, vivirlo además con un ser querido requiere un gran control y ser capaz de buscar una forma de superarlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  53. Mucho cariño María. Piensa que esta enfermedad les aleja de lo que ellos fueron y que en otro tiempo fuimos una parte imprescindible en sus corazones. Mil besos y conste que te comprendo.

    ResponderEliminar
  54. Ante situaciones como la tuya, siempre pienso mucho en lo que sufre quien acompaña, el cuidador del enfermo que tal vez no experimente dolor gracias a tu contención, tu paciencia y tu presencia. Pero seguro que tú necesitas exactamente lo mismo para cuidar de ella. Haces bien en escribir sobre esto, en compartirlo, en desahogarte, en dejarte acariciar un poco el alma por quienes te rodean en la vida real o en el mundo virtual, María. Es triste, arduo, sabes que no hay vuelta atrás y no sabes cuánto durará. Pero también debes saber que estás haciendo lo correcto, y eso te hará más fuerte y te permitirá crecer como persona.

    ¡Un fuerte abrazo lleno de luz!

    ResponderEliminar
  55. Mi padre padeció Alzheimer y sé lo que a veces cuesta armarse de paciencia y escuchar una y otra vez la misma pregunta.

    María, hay preguntas a las que ninguna respuesta que les demos puede satisfacer nuestra necesidad, sobre todo si esas preguntas nacen de nosotros mismos.
    Sufre más quien está al cuidado que el propio enfermo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  56. Hola Maria , cariño la verdad es que es un micro relato muy autentico , le podria pasar a cualquier persona y la verdad es que es muy triste tener una persona con una enfermedad como esta , besitos de Lm.

    Pd: el programa se llama "Photoscape" vale para todo o casi para todo y lo bueno es que gratis y es en español , yo lo encontre en esta página http://photofiltre.updown.com

    Es totalmente gratis , y lo mejor es de Windous y libre de virus , espero que te seiva de olgo , vale besitoos.

    ResponderEliminar
  57. Me alegro tanto que hayas vuelto...
    Intenso tu relato, lleno de vida que al final cuesta sobrellevar, pero es así la vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar


  58. Son preguntas sin memoria y sin respuesta ya que nunca volverá a ser escuchadas porque se las lleva el viento que tien nombre de silencios...

    Una enfermedad llena de amrguras para quienes tienen que vivirla día a día con algun familiar.

    Me agrada que sepas donde hay un buen cafe que siempre esta servido sin venir pasar a invitarte.

    Un abrado de esmeraldas
    y un beso de azucenas

    De quien sabes siempre te ha apreciado.

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  59. Ay, que maldicion tan terrible...

    Ojala todo sea un mero ejercicio de creacion literaria, amiga

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  60. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacate@gmail.com

    besoss!!

    °°Emilia°°

    ResponderEliminar
  61. Conozco ese dolor tuyo que te hace perder todo lo que tienes a la vista y dentro de ti...Hoy rezaré por ti Maria...esto si lo puedo hacer y tiene el Poder mas enorme que conozco.....Rezaré por ti y por ella.Mira al Cielo de vez en cuando veras que te consolarás....

    ResponderEliminar
  62. Hola María , cariño se me olvido contarte ayer , que en la página donde lo encontre , en la parte derecha de la hoja , hay como una especie de lista muy larga de varias páginas , en las que tu puedes mirar los que más te gusten ,ya que yo de momento tengo este , pero quiero mirar a ver si hay alguno , en el que puedas acoplar varias fotos en una es como un especie de "Colage" que creo que este no lo tiene , tendre que investigarlo , pero de todas formas , si veo alguno yo te lo cuento vale , besitos amiga .

    ResponderEliminar
  63. Una enfermedad muy cruel...ojalá se destinaran muchos más medios a luchar contra ella. Creo que será la gran plaga del siglo XXI. Hombres y mujeres que pierden la memoria...

    Te dejo un fuerte abrazo.

    Oski.

    ResponderEliminar


  64. ¿A que huelen las flores?
    Las flores huelen a romance primaveral…
    Y sus pétalos es la obediencia de tus ojos
    Para admirar la madrugada…
    Cada fin de semana virtual.

    Que tengas
    un precioso día
    sin mediar los enojos.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  65. Te comprnedo porque pasé por una situación similar, a mi me ayudó la oración y el amor de los demás. Besot tía Elsa.-

    ResponderEliminar
  66. Veo que ya te hice comentario como Verdial. Aún así e vuelto a leer tu entrada y ha vuelto a removerse algo en mi interior.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  67. Perder la memoria, perder los recuerdos es perder todas nuestras experiencias y lo que somos y hemos vivido, sin memoria ya no vivimos solo existimos.
    Es muy triste.
    Muchos besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  68. Un beso y un saludo. Con ellos quiero recordarte.

    ResponderEliminar
  69. ¿Nieve MARIETA? ¿has cubierto tu blog de nieve? pero... cariñooooooo que n o... que casi es verano... ¿es por la demencia de tu protagonista? ¿es eso?

    Me ha impresionado llegar y verlo todo así... minimalista, eso sí... muuuy minimalista:-)

    No sé cielo, para mi tú eres más ESTO OTRO :-)




    Un beso inmeeenso preciosa y muy, muuuy feliz finde mi querida MARIETA.

    ResponderEliminar
  70. Son experiencias inolvidables tanto para bien como para mal, pero lo inolvidable tiene lo que tiene.
    He descubierto tu blog casualmente y me guasta tus relatos, saludos desde Tenerife y te dejo enlace de mi blog por su quieres conocerlo.
    http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  71. Hay enfermedades que destruyen la identidad, pero tu microrelato bien podria ser la cronica de esas preguntas que te rondan por el cerebro en circuito cerrado una y otra vez, aunque te recuerdes la Biblioteca de Alejandria completa.

    ResponderEliminar
  72. Sí, estimada María, en ocasiones, así de incierta y cruel suele tornarse la vida (o mejor su final); el síndrome de alzheimer es tan doloroso para quien lo padece como para quien es testigo de tal padecimiento, pues ambos lo sufren...
    Abrazos y besos tiernos, dulce y bella María.

    ResponderEliminar
  73. Te acabo de ver bonita y he venido a ver tu nueva "nieve" jajaja mira que soy desastre... haber entrado antes y ni haberme enterado jajajaja bueno, esto es muchísimo más luminoso, de hecho parecen reflejos de luces, aunque siendo mala podría decirte que son copos grandes jajaja está perfecto cielo... aunque ya sabes que yo soy de colorines... espero que esta fase Zen que te ha dado, te tenga en paz y feliz mi querida MARIETA...

    Me estoy acordando de un japonés, que no sé por qué me lo ha recordado este ambiente tan relajante de tu casa... verás que cosa más bonita... A VER SI TE GUSTA:-)

    Fíjate cuando llegue a los osos primero resbalando y después en la montaña... es una cosa deliciosa...



    Un beso inmeeeenso cariño


    Feliz noche MARIETA.

    ResponderEliminar
  74. Si.. es muy triste el relato. Pero no es mas que reflejar una cruda realidad que mucha gente padece. Antes la gente vivia menos años y no llegaban a conocer el Alzheimer. En cambio ahora como el promedio de vida se alargo esto es comun. Hay gente que se muere como a los 100 años. Pero lo importante es llegar vien, vivirlos, no durar. Porque si uno no llega a una determinada edad en buenas condidiones mucho sentido no tene que se haya alargado el promedio de vida

    ResponderEliminar
  75. Saludos, María.
    Diez años hace que ella se fue...Pero años antes ya no me reconocía. Ahora yo procuro recordarla cuando ella era mi madre y no el cuerpo que la representaba.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  76. Que dura y cruel enfermedad, María... Que terrible para los que conviven con ella...

    Besos y buena semana.

    ResponderEliminar


  77. Lo más bonito es la aurora de la mañana
    Y tu amistad el mejor regalo
    Que podía encontrar.

    Es un privilegio
    Que llenan mis bolsillos de estrellas
    Y los ojos se visten de acuarelas.

    Un abrazo soñando
    Y un beso abrazando
    Algo que estoy disfrutando.

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  78. Amig@s quiero aclarar, antes de nada, aunque ya puse al final del texto para no crear confusión, que se trata de un microrrelato, que no es una situación particular que la esté viviendo yo ni mi familia, sino que he intentado ponerme en la piel del cuidador, de lo que puede llegar a sentir el familiar que está ahí cuidando de la persona con alzheimer, aunque conozco a alguien cercano que lo está sufriendo y quise traerlo aquí con mis letras inspirándome en esa persona que está siempre al lado del enfermo de alzheimer, una enfermedad muy dura y frecuente en estos tiempos en los que la esperanza de vida es mucho mayor que antes.

    Gracias por todo el cariño y apoyo que siempre me ofrecéis con vuestras palabras, sois encantadores, y gracias por dejarme aprender de vosotros con vuestras reflexiones que enriquecéis mi blog, y que sin vuestra compañía este rincón estaría sin vida.

    Muchas gracias por estar siempre cerca.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...