09 enero 2013

¿Qué recuerdos tienes de tu infancia?


Hace unos días me ví gratamente sorprendida al leer un email de una persona muy amable que me pedía permiso para usar uno de mis escritos sobre los recuerdos de la infancia para sus clases de lectura y redacción con sus alumnos. No os podéis imaginar lo dichosa que me hizo sentir el saber que uno de mis sencillos escritos se pueda usar para fines educativos. Y como ya lo tenía en el cajón del olvido porque lo escribí hace dos años, he querido compartirlo de nuevo porque seguramente algunos ni recordáis y otros no lo habéis leído, y es que me encanta revivir mi feliz infancia en algún momento de mi vida, y sobre todo, la noche mágica de los Reyes Magos.


"RECUERDOS DE MI INFANCIA"


Imagen de la red

Cuando en algún momento he retrocedido en el tiempo, no he podido evitar sentir cierto aire de nostalgia, al recordar a las personas que ya no están aquí, aunque tengo que reconocer que una de las etapas más felices de mi vida ha sido la de mi infancia, porque no existían responsabilidades, ni preocupaciones, ni agobios, ni prisas, y el tiempo parecía ir más despacio que ahora.

La etapa de mi niñez fué muy entrañable,cálida, rodeada del cariño y protección de mi familia, y el juego reinaba en mi mundo infantil, recuerdo que me encantaba hacer realidad los cuentos que me contaban los mayores o los que yo leía, y sacaba de allí a las princesas para darlas vida en mí, disfrazándome con camisones largos que mi madre me dejaba, y me veía reflejada de princesa, de esta forma, hacía realidad mis cuentos preferidos.



Imagen de la red

Mis hermanos y yo solíamos jugar mucho a los juegos de mesa como el parchís, la oca, las damas, o el ajedrez, y aunque casi siempre perdía, nunca me enfadaba porque reconocía que perder entraba dentro del juego.

Me gustaba mucho jugar con las muñecas, a quiénes cuidaba, mimaba, protegía, bañaba y las daba el biberón como si fueran bebés de carne y hueso. 

Recuerdo con especial cariño aquellos veranos de mi infancia disfrutando en el pueblo de mi abuelo y cuando nos contaba sus batallitas mientras se preparaba un cigarrillo, y siempre con la boina en su calva cabeza y el bastón cerca de él.



Imagen de la red

Y aquellas calles pobladas de vecinas sentadas en las puertas de sus casas charlando de sus cosas, y esa sintonía de la radío que se escuchaba desde la calle porque las puertas de sus casas las dejaban abiertas sin ningún peligro.


Me lleno de oxígeno puro al recordar esa naturaleza que brotaba de campos verdes cubiertos de espigas y amapolas, esos ríos donde nos bañábamos en aguas limpias y cristalinas que parecían mares con sus arenas de playa; o esos triciclos que pedaleábamos por la calle sin ningún peligro, o esas bicicletas que circulaban cerca de escasos coches donde no había cinturones ni semáforos, ni nadie llevaba de la mano móviles porque no existían.


Los niños pasábamos mucho tiempo en la calle jugando con la pandilla de amigos, a juegos imaginarios, inventados, o los que en aquellos tiempos se jugaban, como al escondite, al corre corre, ladrón y policía, al yoyó, a la comba, a la goma, a las tabas, a los alfileres, a la gallinita ciega, al corro de las patatas.



Imagen de la red


Pero sobre todo, recuerdo mi infancia como aquella etapa en la que los días estaban envueltos de paz, armonía, paciencia, donde no había lugar para las prisas, ni los agobios, ni el estrés, porque el tiempo parecía que transcurría muy despacio.



89 comentarios:

Fiaris dijo...

Una niñez muy linda por lo que veo,no tod@s la tuvimos mi querida amiga,pero lo que te quitan el universo lo devuelve y realmente a mi me lo ha devuelto con una hermosa familia que forme hace 40 y tantos años,abrazote

LOS OJOS DE LA NIEBLA dijo...

Que sana envidia María...
Mi infancia no fue ni buena ni mala,tengo algún buen recuerdo como merendar pan con chocolate oyendo la radio,pero no disfruté de juegos en la calle ni de paz, ni fue tan cálida...
Viví con miedo, siempre atenta de no hacer algo mal para que mi padre no me pegase...
Al pasar de los años supe que no eran normales las palizas,no era normal hacerte sangrar la nariz, romperte la ropa en un ataque de furia y llevar señalada la espalda durante días a base de correazos, como tampoco era normal el silencio de mi madre...
Ya muy de mayor comprendí que todo era culpa del alcoholismo...
Así pues, no echo de menos mi infancia, no puedo ni siquiera imaginar lo que se siente cuando oigo decir que es la mejor época de la vida...
Un beso

Rafael dijo...

Sí, María es un bello relato y agradezco a quien te ha pedido permiso para publicarlo, porque de esa manera he podido leer algo muy hermoso y retroceder un poco en mis recuerdos paralelos.
Un abrazo en la noche.

Genín dijo...

Yo no tengo buenos recuerdos, me quedé huérfano de padre a los 3 años y fui encubiertamente adoptado por la familia de mi padre y...
Prefiero no recordar...
Besos y salud

gralba dijo...

¡Hermosos recuerdos! Yo también los traigo a charla familiar en los días de reunión ¡Gracias por compartir

aris dijo...

Preciosos recuerdos... mi infancia fue buena y cuando pienso en ella está llena de cariño de mi padre... Aunque no todo fue bonito.. tuve carencias importantes también..
Es una lástima perder la inocencia ..

Un enorme y cálido abrazo

Norma2 dijo...

Aparentemente tuvimos una niñez muy parecida, en una época en la que había menos miedos y se nos dejaba jugar en la calle con todos los niños de la cuadra. También tuve un abuelo español con boina, que un día me dijo:¡Coño! y yo asustada, con 3 años, lo mandé para su casa...jejej!
Besosss

Amilcar Blanco dijo...

La infancia es ese espacio dilatado y maravilloso, eterno diría, inagotable en el recuerdo, copioso en la memoria, siempre se regresa a ese lugar anímico, espiritual y se descubren momentos nuevos que rescatamos del olvido. En la memoria de tu infancia, que tan bien cuentas y describes, quienes te leemos ingresamos a ese lugar mágico y no me extraña que hayan elegido ese relato para que los niños lo lean. No sólo está muy bien escrito, también comunica y trasmite vivencias en las que nadie se rehusaría a ingresar. Un abrazo.

Sergio dijo...

María que bonitos recuerdos tienes, viviste una infancia fabulosa, te felicito, seguramente hubo momentos malos, pero es como todo, abundó más lo bello y la inocencia.

Yo también tengo buenos y malos recuerdos, los mejores cuando mi padre hacía con nosotros el papalote para hacerlo volar, cuando nos llevaba al campo a ver al abuelo adorable y complaciente, la playa y sí también el juego en la calle sin que te cuidaran, con tu “pandilla” de niños y niñas, jugando muchos juegos.

Tuve la suerte de vivir en un pueblo Matamoros Tamaulipas México, pequeño en aquel tiempo, prácticamente sin vehículos, las Calles eran de tierra y enfrente de mi casa había un terreno de toda una manzana sin habitaciones, ese era nuestro lugar para jugar, recuerdo mi perro callejero se llamaba sargento, jugábamos luchas con él hasta que una antirrábica nos lo mato, lloré mucho.

Hay María porqué me haces traer todo eso, me pusiste nostálgico.

Ya no sigo.

Un abrazo con amor

Bichita23 dijo...

Hermoso relato, en lo personal tengo hermosos recuerdos, mi familia una mezcla de varias nacionalidades, mi madre Alemana, mi padre Venezolano mi abuelo Ruso, recuerdo que se hizo una gran amalgama cultural, así en Pascuas nos colocaban un nido lleno de huevos hermosamente pintados y caramelos entre los pinos que mi abuelo había sembrado, (hizo una replica de su casa de su país de origen en una montaña en Venezuela), corríamos alegremente por aquel bosque de pinos a buscar nuestro nido. De igual forma el 31 de Diciembre mientras los adultos se abrazaban a las 12:00 los niños lanzábamos arroz , realmente fueron tiempos de ensueño , de pronto todo se acabo hace unos 10 años , hoy tengo una casa no un hogar, pero gracias por retrotraerme a esos momentos tan maravillosos sobre todos en estos mi vida en los que me enfrento a situaciones inesperadas y difíciles ...Abrazos María

Txema dijo...


Y si los comparas con los de ahora, pues ya ni te digo.

besos

Teresa dijo...

Preciosos esos recuerdos María, los mios también fueron parecidos. Un beso fuerte.

Gizela dijo...

Bonito escrito María y bellos recuerdos!
Los míos, se parecen, afortunadas somos!

Bella semana, linda amiga!!
Besos y abrazos!

La Gata Coqueta dijo...

La niñez es una etapa de vida maravillosa para vivirla y recordar siempre que el entorno lo haya permitido que así fuera.

Tu Maria has tenido una infancia que aun hoy te llena hablar de ella y a mí me pasa más de lo mismo.

Fuí hija única y muy deseada y así fue como trancurrio mi infancia, con una protección un poco más de lo normal pero muy positiva.

Un abrazo

María Del Carmen

Emilio Manuel dijo...

Bonitos recuerdos, aunque no todo el mundo los tiene igual de hermosos.

Saludos

TORO SALVAJE dijo...

Los míos no son tan bonitos.
Más bien lo contrario.

Besos.

karras dijo...

Si afortunadamente esos recuerdos no nos abandonaran nunca, los tenemos presentes como el cofre donde guardamos el tesoro mas amado. ¿Sabes? hay una definición (pero no recuerdo donde la leí a pesar de que me impactó) que decía más o menos asi:
Recordar, del latin re-cordis "volver a pasar por el corazón". Muchos besos María.

Noelplebeyo dijo...

la cuestión es si alguien volvería a aquellos momentos...apuesto a que no

Rafa Hernández dijo...

Buenos recuerdos los tuyos, y bonitas historias las que cuentas. Los míos la verdad es que también son muy agradables, y me acuerdo de la niñez tan buena que me dieron mis padres, y ahora todavía más ya que no me viven ninguno de los dos. Me acuerdo de aquellos domingos en el que nos íbamos al campo a comernos la paella, y en un Simca de mi tío nos metíamos entre niños y grandes hasta ocho personas. Y con mi abuelo me lo pasaba genial con las anécdotas me que contaba de la guerra. Una vez en plena guerra Civil en su pueblo de Chiva (Valencia) muy cerca de la capital, decía que un moro de aquellos psicópatas y violadores que se trajo Franco de África para luchar contra la República le quiso quitar una cabra. Se dio de hostias con el sujeto, pero que el jodido moro no le pudo quitar la cabra. Algún recuerdo triste también hay, como cuando mi padre se tuvo que marchar a trabajar a Suiza, porque aquí trabajaba de sol a sol y se ganaba una mierda.

Besos María.

Eva Letzy dijo...

Qué linda tu infancia!!! Me gustó mucho el texto.
Yo por mi parte no volvería a mi infancia ni loca, no tiene nada que ver con la tuya, pero bueno, a lo mejor me sirvió para ser quién soy hoy. Me habría encantado tener una infancia feliz, pero no me puedo quejar, por lo menos aprendí a ser feliz de grande, y eso lo valoro muchísimo...
Un beso María

Rafaela dijo...

Gracias Maria por mostrarnos esta maravillosa entrada recordando tu niñez llena de felicidad.
También tuve una infancia feliz junto a mis padres, no así la adolescencia cuando falto mi madre todo mi paraíso se derrumbó.
Entiendo tu grata sorpresa de que una persona te pidiera tu escrito. Hace unos días me ha pasado a mi lo mismo con uno de los primeros que hice y me sentí feliz. Un beso.

María Pilar dijo...

Hola María, yo tambien tengo bellos recuerdos de mi infancia, con mis abuelos, mis primos y sobre todo con mis padres, fui siempre muy feliz. Como bien dices el recordar la infancia nos hace pensar en todas las personas que tanto queremos y ya no están con nosotros. Un abrazo

Arturo dijo...

María:
El escrito es tan bello e ingenuo en su desarrollo como la mente inocente de un niño.
Eso es precisamente en lo que nos convertimos al recordar aquellos momentos de la niñez, pródigos en juegos y descubrimientos.
Algo que es una etapa fundamental en la vida de cada persona, pues lo marcará para siempre.
Besos.

CoTé C- dijo...

Precioso relato María

Ya ves mi blog, habla del pasado, entremezclado con el presente


Aunque también estoy segura que dentro de unos años, esta etapa de mi vida la recordaré también con nostalgia.

Cada época suele tener su encanto, por muy malos momentos que pasemos, y por suerte en la niñez casi nadie ha sufrido.

Lamento el comentario de Toro, lo aprecio mucho y ves, eso si me entritece

Espero que tanto tu como el, me perdoneis que lo mencione, pero siempre escribo lo que me sale del corazon,

(debe de ser por eso que me como tantos acentos en los comentarios jajaja)


Un abrazo

La Soledad dijo...

Yo recuerdo Cuando en mi pais (Cuba)el gobierno quitaba la luz en la noche y mi padre nos cantaba para no sentirnos solos. Feliz Miercoles

El intimista secreto dijo...

Aunque me crié en Madrid, también pasaba mucho tiempo en la calle con mis amigos. Tengo que admitir que era un poco gamberro, quién lo diría ahora, ja, ja.

beiconic dijo...

El recuerdo de tu abuelo parece sacado de mi cabeza, ya que el mío tambien nos contaba batallitas mientras se liaba su cigarro con una paciencia épica. Tardaba tanto que yo me preguntaba si no le gustaba mas, liarle que fumarle. También usaba boina :)

mjesus dijo...

Antes habia niños hoy hay tecnologia,culpa de, toma, no molestes, triste, y ahora traumas.
problemas en google asi pues de doy la direccion para encontrarme.
http://mjralonso.blogspot.com perdona las molestias. un abrazo

María Bote dijo...

Son bellos los recuerdos de mi infancia, entre sones de trompeta, piano... Recuerdo las nanas con que me dormían, acompañadas con los sones de la guitarra de mi abuelo. El bullicio constante de los siete hermanos que éramos. La voz de mi madre cantando canciones de zarzuelas.

¡Quién pudiera volver a las azules regiones de la infancia!

Besos. María

Fernando Solera dijo...

Los niños son felices sin saberlo, entre otras cosas porque ni siquiera se plantean qué es la felicidad. Les basta con vivir, con ser. Por cierto, los cuentos de princesas y príncipes azules han hecho mucho daño, porque mucha gente se pasa la vida esperando, en vano obviamente, a que llegue uno de ellos.

Un beso, María.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Preciosos Recuerdos de una Infancia que, creo, fue más sana y divertida que las actuales, porque disfrutábamos de la naturaleza en pandilla...eran juegos colectivos y no individualistas como ahora.
Un abrazo.

campoazul dijo...

Que bonita infancia!! Pues no lo habia leído porque no se porque siempre voy a tu otro blog, me alegro de leer este precioso texto de un tiempo que fue maravilloso. Lo comparto... no todo, pero si los juego con la gran pandilla de niños en la calle y sobre todo el cuidado de las muñecas, incluso les hacia la ropa (eran las muñecas mejor vestidas del barrio) jajaja

Besitos.

ion-laos dijo...

Qué suerte! Yo me la pasé siempre enferma y entre cuentos de hadas para matar el aburrimiento en la cama mientras hacía reposo. Como sería la cosa, que ya de mayor, le pregunté a mi madre si me había vacunado, porque aquello no fue normal. Y desde muy pequeña, yendo solita al cole, porque mis padres trabajaban, y cuidando de mi hermano mas pequeño que yo. Lo más bonito que recuerdo son los cinco meses que viví en Cádiz, mientras mi padre montaba la Facultad, que mi madre me llevaba a la playa y a un parque donde había caballos y me montaba en ellos.

Pero mira, hasta aqui he llegao!

Besotes María.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola María!

Que gusto pasar por aquí a leerte, es un texto precioso y,si, digno de servir a cualquier profesora para enseñar a los niños los juegos de antaño.
Como nos lo pasábamos muy divertido con juegos sencillos e inventados por nosotros mismos y desarrollando nuestros sentidos. Ahora atiborramos de juguetes a nuestros niños, que considero un desbarajuste y al mismo tiempo no desarrollan el entusiasmo y la inteligencia, por dárselo todo hecho.

Me alegra que hayas disfrutado de una infancia tan bonita, felicidades por ello.
Mi infancia no fue como la tuya, "yo ya trabajé de niña" Me crié en casa de labranza, y había arar la tierra para comer, eso significa que había mucho que hacer.
Lo de jugar era los domingos.

Las muñecas las hacía yo de trapo, pero muy bien hechas, como mi única hermana era modista, ella me enseñaba y confeccionaba mis muñecas muy bonitas. Eran malos tiempos y también tuve que confeccionar mis zapatillas si quería calzarme.

Jugábamos los mimos juegos que tú has nombrado, un rebaño de primos y primas, por aquel entonces había mucho críos, no era como ahora que cada pareja tiene uno o dos, y hacen bien.
Tal como está la vida y como se está poniendo...

Gracias por compartir este precioso post.

Un abrazo grande.

¡¡¡Feliz 2013!!!

Valverde de Lucerna dijo...

Recuerdo cuando era muy niño y vivía en una dehesa, en una finca rodeado de animales y viviendo acorde con las tareas del campo. Guardo unos recuerdos muy gratos de esa época aunque solo tenía 4 ó 5 años. El contacto con la naturaleza, la libertad de moverme por donde quisiera, la relación con mis padres, mis abuelos, mis tíos... Nunca olvidaré aquella vida.
Un abrazo.

Sicilia dijo...



Mi infancia fue feliz signorina.
Llena de aventuras, pero aventuras de verdad, el río, los montes.
los troncos húmedos..Las casetas en los arboles, robar cerezas y tomates, planear huir de casa para no ir al colegio más. etc. .......

Mi menos infancia, tuvo de todo, pero siempre recordare mi abuelo y los veranos con el..

Me enseño a conducir con doce años, a llevar su volante.
Tenía que viajar cada día, me hacía sentir gigante junto a él...

Me hacia grande, un par de años después descubrí que tenia perdidas de conocimiento y me llevaba de compañía pero quería que en esos caso supiera salir del apuro..Era nuestro secreto, y salí en más de una vez..


Fue el abuelo más increíble del mundo, cuando lo recuerdo me sale una sonrisa y algo me recorre el cuerpo como si fuese invencible..

Era un conquistador, tenía un don para hacerse querer..

En cuanto a las chicas, ja! pensé que eran para tirarles del pelo y subirles las faldas hasta los doce , trece jajaja.

Después,,, Después es otra historia signorina..

Voy a lavarme la cara, me ha emocionado..
Mille grazie..

Besos

Sicilia

Sbm dijo...

Leyendo esto me siento viejo, jajaja. Y lo digo porque coincide con lo que yo he vivido y recuerdo a mis mayores hablando de su niñez de esta misma manera (salvo los que se veían obligados a trabajar). Me da pena pensar en aquella libertad perdida hoy en día (y eso que ahora se llena la boca tanta gente hablando de libertad), y aquella ingenuidad que también se ha perdido. Mi vida hasta los ocho o nueve años fue maravillosa. :-) Me ha gustado la entrada. Un besazo!

María dijo...

Una preciosa infancia la tuya, mi querida MARIETA, muy bonita.

La mía afortunadamente también. 4 hermanos, nacidos en cinco años, todo el día juntos. Mi abuelo sieempre con nosotros, pero yo no tuve la suerte de vivir como tú mucho la calle, de hecho, a penas nada. Vivía en una casa muy grande donde correteábamos a todas horas, pero al menos durante la semana, salvo para ir al cole de calle naada.

A nosotros nos llegaba la libertad durante el verano, ahí sí. Pasé mi infancia corriendo libre por un pueblecito precioso junto al mar. Mis mejores recuerdos de la infancia sieempre estarán allí. El resto del año, cole, miles de horas jugando con plastilina, dibujando, parloteando, riendo, supongo que a veces llorando y música, muchísima música.

No recuerdo haber jugado nunca con muñecas jajaja nunca me gustaron. Nosotros somos tres hermanas y un hermano, sieempre jugué sobre todo con mi hermano, siempre estábamos los cuatro, pero siempre dos a dos, yo siempre con él, a lo mejor fue por eso, no lo sé. Sin embargo me encantaban los recortables, lo recortaba todo jajaja tenía miles de cajitas con mis pequeños tesoros y aunque nunca coleccioné nada, ni siquiera cromos, guardaba montones de cositas insignificantes que me gustaban, conchas, piedras, hojas, palitos jajaja cosas así.

Siempre me encantó ser pequeña, de hecho, hasta los 14 años fui la niña más feliz del mundo, de los 14 a los 15, la más desgraciada, toooodos quería ser mayores y yo no:-) Luego ya, me conformé con crecer...supongo :))


Muuuachos muchos besos preciosa, que tengas un día igualito que tú.

Muaaaaaaaaaaaaaaaaaakkss a montones cielo.

Bertha dijo...

Preciosos recuerdos de tu infancia.La mía, fue muy feliz, he jugado muchísimo, aunque las muñecas no me gustaban, me encantaba patinar y la bicicleta y en ella iba al cole.Con mis hermanos he jugado, hasta acabar rendida y quedarme dormida encima del plato de cena...siempre he sido una alegrona.Como me llamaban en casa; esta niña viendo musarañas se divierte y después como me gustaba mucho leer me imaginaba ser la protagonista...vamos una soñadora!

Espero que a lo largo de este año nos sigas deleitando con tus vivencias.

Besos María.

Cornelivs dijo...

Lindo relato de tu infancia, Maria. Me ha encantado leerlo.

(Estoy de vuelta)

Un abrazo.

mj bo dijo...

Todo lo que cuentas lo viví yo también. Y ahora lo echo mucho de menos. Aquí se puede ver:
http://portimadrugo.blogspot.com.es/2012/07/anoranzas-y-deseos.html

Un saludo

MAJECARMU dijo...

María,hago mío tu escrito...Podría contarte cosas muy parecidas...Ha sido una gozada leerte y recordar contigo mi niñez con la familia,los vecinos y los niños de la calle...
Gracias a todas esas vivencias estamos aquí compartiendo y dando lo mejor.La infancia siempre estará viva en nuestro interior.
Mi gratitud y mi abrazo grande por tu entrega y generosidad con todos.
M.Jesús

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Como tú, recuerdo aquellos veranos interminables en los que éramos libres y solo contaban los amigos...

Mar dijo...

Me encantaría volver a esa niñez... ¡Me faltan tantos seres queridos!.

Un fuerte abrazo y mil besos, María.

Es un placer leerte de nuevo.

Ame dijo...

No, no muy buenos

besos linda

Eugenio dijo...

Siemkpre te he dicho que algún día tus Poemas serán enseñanza universitaria de como se debe amar. En relación a la infancia, es triste ver que en vez de juegos de mesa, ahora les compramos ele crónica, tal vez porque los nuevos padres no tienen tiempo de jugar con ellos. Yo fui feliz pero siempre lamenté "SER HIJO ÚNICO" y así me perdí lo bello que debe ser " jugar con los hermanos",Un beso

Julia dijo...

Jugar a las madres...hacerles vestidos con la ayuda de mi madre... a la pelota, la mancha, la escondidas las estatuas, tocar timbre en las casas y salir corriendo,andar en bici,jugar en flia. a la loteria o a las cartas el ludo las damas...reunirnos chicos y grandes cantar y bailar el baile del globo las carreras de embolsados buscar una moneda en un sarten lleno de harina con la boca,jaja Ahora uso internet porque todo cambia y los años pasan ya no puede correr si toco el timbre,jajaja pero eso no se puede borrar...porque todo lo aprendi con mis padres que me dieron una vida de amor en flia.siempre compartiendo todo con nosotros y mis abuelos,no vivo en el pasado porque siempre van a ser mi presente.

Un beso

Amig@mi@ dijo...

Muchos y muy variados, con muchísimos personajes y aventuras. Tantos que llenaría páginas y más páginas si me decidiera a compartirlos.
Besos

Gómez dijo...

Lo del tiempo que iba despacio ¡es cierto! y todo lo que cuentas también lo he vivido de forma parecida. Mi infancia fue feliz y gocé de una libertad que para sí quisieran los niños de hoy, no teníamos tantas cosas pero disfrutábamos muchísimo de lo poco que teníamos, y además grandes amigos con los que pasábamos horas jugando y compartiendo ese tiempo que se nos ha ido...
Besos

David dijo...

La verdad es que es una hermosa mirada al recuerdo, comparto todo contigo y recuerdo mi infancia con nostalgia. Me hace ver lo que ha cambiado todo. No me extraña que te lo hayan pedido. Muchos besos.

Myriam dijo...

Dichosa tú y todos la que la tuvieron, María.

No fue mi caso, pero recuperé la infancia al tener a mi hija y acompañarla en la suya.

Besos

Clochard C dijo...

Eres afortunada María.
La infancia suele forjar la personalidad de personas.
Personalmente tengo más recuerdos tristes que alegres

Besos

La Gata Coqueta dijo...




¡Feliz fin de semana!

bajo la incipiente mirada

de la luna enamorada

de los crisoles de la alborada...

Atte.
María Del Carmen



Miguel dijo...

Me encanta mi infancia. Y por eso, vuelvo a ella siempre que puedo.

Un beso.

tomae dijo...

Desde luego te ha quedado una entrada muy entrañable porque de echo una infancia como esas no deja de serlo ...

Yo te comento uno que tuve con pocos años, quizás 6 puede que menos. Fue un susto terrible, estaba con mi abuela viendo algo en la televisión ...y por allí habían unas tijeras, unas tijeras, un enchufe, y un niño curiosón como yo. ¡te puedes imaginar el resto!
yo creo que lo vi todo verde...

Desde entonces, y ya que mencionas el juego de la Oca, yo también recuerdo esas partidas, pero cuando me tocaba la casilla del puente ...y eso de saltar "porque te da la corriente" casi que no me gustaba tanto ...

Hoy no cambio ninguna bombilla sin apagar el diferencial de la luz :)

Es un recuerdo, pero por supuesto, gracias a Dios tuve una buena infancia, y es lo que procuro con mis princesas.

Beso, Beso y guiño ;)

juan merkader dijo...

Muy despacio, así es, tengo recuerdos de la lentitud del tiempo, de lo que tardaban las cosas en llegar, era otro ritmo de vida completamente diferente al de adulto, creo que hasta en esa época el tiempo también era totalmente distinto al actual.
Saludos.

andré de ártabro dijo...

Muy realista y entrañable , además de recordarme mi niñez, por tu forma de expresarlo me has llenado de ternura.
Besos y ¡Gracias por ser así!.

La abuela frescotona dijo...

hermosa infancia nos muestras, creo que lo mas valioso era la sencillez con que vivíamos y el tiempo compartido en la familia, son la base de nuestra afectividad esos recuerdos, saludos querida amiga

LA ZARZAMORA dijo...

La mía fue francamente deliciosa... viajes, mucho cariño y ternura impregnados de música.

Creo que esa etapa es fundamental para sentar las bases de ese adulto que llegaremos a aprender a forjarnos.

Un besito, María.

María del Carmen García Lombardía dijo...

Me alegra que hasya tenido una niñez tan bella y plena de momentos felices,acariciando la dicha en su transcurso.

Has sido bendecida con la gracia de tal infancia merced a que muchos no tienen la suerte tal.

Gracias doy porque asi haya sido, dado que en virtud de una infancia tuya feliz hay una niña menos infeliz, y una mujer adulta realizada.

Gracias por compartir esta tan bella historia.

Por supuesto con el halo especial de tu pluma de princesa.

He estado un tiempo ausente de este medio, el cuál retome, por ende vengo dejarte mi
agradecimienro por tus decires y visitas a mis blogs.

En virtud de tal te invito a pasar por ellos y retirar lo dejado como detalles para que lo lleves a tu casa.

dejo ante las orillas de tu ser
aires frescos de vida,
un manojito de lavandas,
junto a un mate amigo
y mi cariño.

Tuya
María del Carmen

Mis Blogs

www.walktohorizon.blogdpot.com
www.panconsusurros.blogspot.com
www.newartdeco.blogdpot.com
www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
www.cosechadesentires.blogspot.com
www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com

C.S.Peinado dijo...

La infancia no es más que un recuerdo que pasó demasiado deprisa a un segundo plano. Siempre se podrá recordar pero nunca más revivir, por lo que los infantes que crecen demasiado deprisa lo hacen, sin saberlo, en pos de su propia desgracia.

Un saludazo.

Sara dijo...

Todos los niños del mundo deberían tener esos bellos recuerdos de la infancia...ese tesoro nos pertenece a todos los niños(porque todos fuimos niños)que bonito María...que nunca se vaya de ti la eterna niña, nunca lo permitas, que jamás te lo arranquen y aférrate a esa niñez con la dignidad del adulto.
Mi abrazotedecisivo

m.p.moreno dijo...

Qué nostalgia y qué recuerdos María me has traído con tu relato. He podido ir viendo, oliendo y disfrutando de cada espacio. ¡Qué mundos! ya solo están en nuestro recuerdo.

Cariñoso abrazo :)

HUMO dijo...

Entrañable :)Te sigo!

Amilcar Blanco dijo...

Gracias por contarnos cosas de tu infancia. Hizo que reviviera la mía, pródiga en eternidad, en instantes mágicos. Gracias. Un beso

Sneyder C. A. dijo...

Me veo reflejada en tu escrito…son preciosos momentos vividos en un tiempo sosegado y lleno de maravillosas vivencias que están guardados dentro de nosotros.
Me ha encantado tu escrito María.

Un inmenso y cálido abrazo

unjubilado dijo...

Yo también recuerdo con cariño esas etapas de mi niñez, en ocasiones en el pueblo de mi padre; los tres meses de verano en las vacaciones estudiantiles, en otras en Zaragoza en una calle por la que escasamente pasaban dos vehículos a lo largo del día. Los juegos eran distintos pero en ocasiones también jugábamos con las chicas al corro de la patata, a la gallinita ciega, a las tabas...
Saludos

Amizade dijo...

Hola María,

El Farol está de fiesta, celebrando 4 años de existencia.

Sería un placer contar con tu presencia para brindarmos juntos este maravilloso sentimiento llamado Amistad.

El equipo del Farol,

Argos, Tétis e Poseidón

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Una infancia realmente inolvidable, llena de generosidad.


Un abrazo.

Gracias.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Precisamente de la infancia no tengo muy buenos recuerdos, y menos de juegos. Algunos hay pero son chispazos de luz solamente.
Feliz año nuevo!
╔════════════════════╗
║▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒║
║▒▒███▒▒▒███▒▒▒▒▒▒▒▒▒║
║▒█████▒█████▒▒▒▒▒▒▒▒║
║▒███████████▒▓▒▒▒▒▒▒║
║▒▒█████████▒▓▓▓▒▒▒▒▒║
║▒▒▒▒█████▒▒▓▓▓▓▓▒▒▒▒║
║▒▒▒▒▒███▒▓▓▓▓▓▓▓▓▓▒▒║
║▒▒▒▒▒▒█▒▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▒║
║▒▒▒▒▒▒▒▒▓▓▓▓▓▒▓▓▓▓▓▒║
║▒▒▒▒▒▒▒▒▒▓▓▓▒▒▒▓▓▓▒▒║
║▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒║
╚════════════════════╝

ROBERTO ANGEL Merlo dijo...

Hermoso texto que muestra los recuerdos de una infancia feliz. Mi infancia fue emuy similar, y tengo recuerdos imborrables de ella.
Yo creo que debemos haber vivido muy cerca por la similitud de lo que narras.
Sobre todo la ternura cuando recuerdas esos días felices.
Hasta pienso que podríamos haber sido vecinos.
Un abrazo, ha sido un placer leerte.

Isa Ramos dijo...

Hola María, afortunada tú que tuviste esa infancia tan feliz.
Todos los niños/as del mundo deberían tener una infancia feliz en donde el amor no les faltara. En donde los malos tratos no existieran. Y en donde predominara la buena educación pero sin palos. Y en donde ningún niño/a por muy rodeado de personas u otros niños/as , no sintiera la soledad y el abandono.
La mayor injusticia del mundo es que los niños sufran y sean maltratados, porque ellos se harán mayores y seguirán con el mismo ejemplo pensando que es algo normal el maltrato y la violación.
Saludos y besos

Andrés de Andrés dijo...

Es un relato entrañable, que sabes hacernos sentir y nos lleva a otro tiempo, ya lejano en mi caso. La niñez debería ser más larga. Espero que ese profesor sepa trasladar tus vivencias a sus alumnos aunque me temo que éstos viven otra época, con distintos predicados y valores. Cordiales saludos.

Poseidón dijo...

Hola MARIA,

Pasando por aquí para leerte y desearte un feliz día.

TB vivi una infancia muy feliz como esa que tu cuentas aqui.

Besos

Francisco Josè Lazo Melhado dijo...

Hola Marìa!
Muy linda tu infancia,
Yo me la encontrè
vivièndola con mis hijos,
esplendorosa.
Y ahora ya en mi fase adulta
doy gracias cada dìa
por todo lo que Dios nos brinda.

Un fuerte y afectivo abrazo!

Alicia- Mia dijo...

Hola Maria, precioso relato de tu infancia, la mia no ha sido asi nie mucho menos. Enhorabuena, has conseguido hacernos sentir como és la niñez feliz.

Un abrazo con cariño

Lina
del blog: alicia-mia.blogspot.com

La Gata Coqueta dijo...



Quién no quiere sentirse feliz siempre, y aunque la felicidad parezca a veces inalcanzable debemos luchar por conseguir esos momentos que poblarán nuestros recuerdos y nos ayudarán en momentos de absoluta opacidad.

Esta semana he estado de viaje y me he demorado sin apenas darme cuenta. Pero hoy tengo el gusto de pasar a saludarte y desearte un magnífico fin de semana!!

Sin olvidar que la mejor canción es la sonrisa de tus ojos,
melodía poéticas que mecen mis sueños.

Atte.
María Del Carmen



LOLI dijo...

Me alegro de que fueras feliz...Jo un dia que entro y no puedo opinar ;) Ya sabes...no es mi caso eso de una infancia feliz...pero vivi la de mis niños jugando y disfrutando,les enseñe los juegos el ayer y lo disfrute con ellos...algo es algo :)

BESAZOS PRINCESA (fijate siempre te llame princesa y resulta que era una de las cosas que mas te ha gustado ser ;)

José A. García dijo...

Todavía escondo debajo de la cama una caja llena de juguetes viejos, de mediados de los 80, que de vez en cuando abro para ver con qué me entretenía en ese entonces.

Y para mantener el recuerdo vivo...

Saludos

J.

Josep dijo...

Por suerte queda ya muy lejos. ☻☺

Marina dijo...

No sé, pero tengo la impresión de que yo ya he comentado esta entrada en otra ocasión ¿Puede ser?

Solo decirte que mi infancia fue muy larga llena de mil cosas que hicieron lo que hoy soy...una auténtica bruja loca jaajajjjaaja.

Sé feliz cielo mío.

Fray Rodolfo de Jesús Chávez Mercado O.C dijo...

Hola María, saludos.

Mujer y amiga mía, muy hermosos tus recuerdos, y se nota la alegría con la cual recuerdas esa infancia. Muy bello. Te comparto uno de mis más hermosos recuerdos de infancia:

Hola a todas y todos. Saludos.

Hoy les comento lo que para mi, es una gran experiencia de vida. Un legado maravilloso que se traduce en amor, ternura, comprensión y eternidad.

Como una vez les comenté, siempre he vivido con mi abuelita desde muy pequeño y ciertamente con mi abuelito Pedro. Cuando eramos pequeños, todos los primitos y una de mis hermanas nos poníamos a jugar con el abuelo. Nos hacia reír y hasta llorar je,je,je. Imaginense lo que hacia para hacernos contentos:

Como tenìa muchas canas; adoradas canas de mi abuelito. Nos proponía que le sacáramos una de la cabeza, y, por cada una que fuera blanca, blanca (que no tuviera rastros de negro) que le sacáramos, él nos regalaba 10 pesos. (les hablo más o menos de 1988). Total, todos nosotros (cosas de niños, tranquilos) buscábamos hilo blanco y lo cortábamos a pedacitos je,je,je,je así le decíamos: Abuelito, abuelito, te he sacado una (yo creo que el sabia todo) y con una gran, amable y maravillosa sonrisa nos regalaba 10 pesos. Nosotros, a pesar de la burla inocente que cometiamos eramos felices, ya que después iríamos a la tienda a comprar un pan o una galleta je,je,je.

Esta experiencia siempre la recuerdo como si fuera hoy mismo. Es algo que me ha quedado grabado en lo más profundo de mi alma. Y bueno, como esta casa se llama el sentir de un alma, por eso mismo comparto con ustedes ésta linda historia.

Lo que a mi no se me quita de la cabeza, es que mi abuelito sabia todas nuestras travesuras, y aun así, nos regalaba todo su cariño y amor de abuelo, y sobre todo esos preciados 10 pesos.

Diosito lo tenga en su Santa Gloria. Amén.

* Lo he publicado en una entrada de
mi blog
http://elsentirdeunalma.blogspot.com/2011/03/la-herencia-que-me-dejo-mi-abuelo.html

Abrazos.

Marta C. dijo...

Hola, María. ¡Aquí estoy, por fin! Creo que en lugar de dejar unas cuantas palabras sobre mi infancia que no os dirían mucho, dejo aquí para ti y los que quieran leerlo el enlace a un relato de mi blog que se llama "Hacerse mayor", tenía 4 años, fue mi primer día de colegio. Espero que te/os guste. Un beso grande, preciosa.

http://relatosmarta.blogspot.com.es/2012/04/hacerse-mayor.html

AMALIA dijo...

¡¡Qué hermosos recuerdos de la niñez!!. Yo tengo bonitas cosas para recordar de esa época tan feliz y ya tan lejana.

Muchas gracias por tu visita.

Lo que veo por aquí, me gusta mucho.

Un abrazo, Hasta pronto.

María dijo...

Gracias amig@s por compartir vuestras vivencias de niñez, tan gratas, tan entrañables y enternecedoras.

Como ya os he anunciado al principio del texto, esta entrada ya la publiqué hace dos años, y quise traerla de nuevo para volver a recordarla ya que me pidió una persona muy amable para compartirla en sus clases con sus alumnos, por eso algunos de mis lectores les suene esta entrada y que la hayan comentado.

Gracias por seguir cerca, y aunque últimamente vaya más despacio con éste blog, porque al tener dos siempre implica un tiempo más necesario, pero yo sigo aquí cerca, y en vuestros blogs leyéndoos y comentándoos.

Hoy publico una nueva entrada, amig@s.

Un beso.

doramas de luis dijo...

Me ha gustado lo que he visto del blog, esto es, no solo algún que otro texto que he leído, también las fotos, la distribución de espacios y secciones...

Pareciera como una casa acogedora...


Saludos.

doramas de luis dijo...

Ya vi tu visita.


Estamos para eso. Buena tarde.

María dijo...

doramas de luis: Gracias por tu visita y me alegra mucho que te guste mi rincón.

Un beso.

Implantes Dentales dijo...

Recuerdo que amaba jugar a la tienda era feliz vendiéndole cosas a mis papas aveces los fastidiaba un poco jejeje pero era mi juego favorito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...