miércoles, 3 de abril de 2013

¿Por qué lo prohibido es tan tentador?

Si hay algo que no resisto es la tentación…”Oscar Wilde


De niños cuando metíamos los dedos en la leche condensada nuestros padres nos decían: "¡no hagas eso! ¡no está bien!" y basta que nos lo dijeran para hacerlo más adrede, y entonces nos escondíamos para seguir metiendo los dedos en el bote para después llevárnoslos a la boca y saborear del dulce placer del paladar en el que nos sumergía esa prohibición.

En la adolescencia nos prohibían fumar y teníamos que hacerlo a espaldas de nuestros padres, disfrutando mucho más a escondidas de esas caladas de cigarrillo que eran un verdadero placer.

Igualmente, a esa edad, con el primer amor que se iba descubriendo con los primeros besos que dábamos a escondidas para que nuestros padres no nos pillaran saliendo tan jóvenes con un chico, pero aquellos besos... ¡qué ricos nos sabían! ¿a que sí?

Parece como si romper las reglas, atravesar las puertas prohibidas, el saber que no podemos alcanzar algo, nos produjera una curiosidad mágica, seductora y tentadora haciendo que nuestra adrenalina vuele hasta el cielo experimentando sensaciones mucho más placenteras que sino fueran prohibidas.

70 comentarios:

  1. La verdad es que la prohibición es un potente afrodisíaco, infalible.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Quizás va unido a nuestra osadía por saber el por qué de las cosas.
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
  3. Lo prohibido es como hacer dieta con un paquete de galleticas Oreos delante María!
    Tiene un sabor distinto, un no sé qué, cuando deja de serlo ahí nos damos cuenta que nuestra mente lo encumbraba más de lo que era…¡Pero sabe tannn bien!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. La magia de lo prohibido y el poder que tiene nos hace subir al cielo, algo que de no serlo no nos enloquecía tanto.
    Pero que volveríamos a hacer...porque es algo muy especial...es vivir...aunque sea por un pequeño espacio de tiempo...

    Mil besos, preciosa

    ResponderEliminar
  5. amores prohibidos, la verdad, es que he tenido muchos, aunque la familia se haya desintegrado o peleado por nuestra culpa, tener un amor prohibido no es simplemente encontrar unos besos tras la esquina, ni mucho menos fumarse un cigarro a escondidas, es algo completamente fuera del nivel de entendimiento, es cruzar todas las fronteras de la vida, es lidiar con gritos y malas miradas y hasta tragarse una que otra maldición donde hacerse de los oídos sordos no nos salva, es cangear un boleto al paraíso, es volar hasta el cielo dando giros, es hundirte en el infierno produciendo gemidos, es convertirte en deseo ante unos ojos que te miran sin entender por qué es tan perverso, es quitarte la piel para poderte cubrir con la sed de un monstruo que te repite que es pecado, mientras repites que no te importa porque a pesar del precio a pagar es completamente rico, y que vale la pena al menos recordar que fue lindo, mientras duró, porque siempre termina sin que podamos disfrutar de lo delicioso que fue un amor prohibido.... besos

    ResponderEliminar
  6. Es que todo lo prohibido es tan rico...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Y qué me dices de la cercanía física de las personas que te pueden sorprender en lo prohibido?? ;)
    No nos hacía(hace) ese detalle doblemente exquisito el placer culpable?

    Guau...es la naturaleza humana.

    ABRAZOS MILES EN MI NOCHE OTOÑAL.

    ResponderEliminar
  8. Lo prohibido despierta la curiosidad.

    Lo dulce tambien a veces es prohibido, o no?

    Besitos dulces.

    ResponderEliminar
  9. Quizás es que los que prohíben intentan que los demás no disfruten de lo que ellos ya no pueden disfrutar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Todo eso es válido hasta que se llega a una edad que por muy prohibido que sea no te tienta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. ¿Recuerdas eso que suele decirse mi querida regadora de flores?

    " Si hay algo apetecible, rico o deseable o está prohibido, o engorda o es pecado:-) ..."

    Supongo que en el ser humano hay un mucho de atracción inconsciente por el peligro, lo desconocido, un deseo interior por probar, experimentar, un puntito de rebeldía y otro de inconsciencia. Todos sabemos que a veces la prohibición es sin base, solo por prejuicios o convenionalismos sociales ante los que a veces, simplemente nos rebelamos. Supongo que esa rebeldía instintiva que también existe en le ser humano aflora cuando se nos impide hacer algo... no sé preciosa... ¿qué sería de la vida si ese puntito de locura? siempre que no juguemos con nuestra vida, ni la de nadie... a veces ser infractor, tiene su cosa:-)

    A ti desde luego, creo que debe ser poco menos que imposible pillarte en un desliz jajaja al menos en mi caso, no tengo más que gratitud... he encontrado a mi vueltas mis plantas frondosas y ASÍ de bonitas... toodo como un jaspe y perfumado con ese cariño que desparramas siempre así que mi cielo... si alguna vez sucumbes a la tentación y te pillan infraganti jajaja que sepas que cuentas con mis servicios de por vida para sacarte de la cárcel jajaja... además, justo esta semana estoy de guardia, en un segundo salgo disparada ( por eso mi tardanza en venir a decirte hola y darte las gracias:-)

    Ya que estoy, antes de irme te dejo preparado el desayuno ...es mi tentación mañanil para ti... con esto puedes pecar tooodo lo que quieras... solo comen los ojos :-)

    Miles y miles de besos, ojalá hayas pasado unos días tan preciosos como tú, esta semana siga igual de bonita y todo te salga tal cual mereces y deseas mi querida MARIETA.

    Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaksss inmeeeeeeeeeenso y tooooodo mi cariño tesoro... oootra vez graaaciasss



    Muuuuuuy Feliz día bonita.

    ResponderEliminar
  12. Gran reflexión, María. Lo prohibido indica lo que en el fondo deseamos. Si nos reprimimos constantemente, eso acabará llevándonos a la depresión. Vive tu vida libremente, porque de lo contrario tendrás que hacerlo dependiendo de los demás, como si fueras una marioneta. Además, ¿quién decide lo que es pecado y lo que no? Al fin y al cabo, la vida es otra cosa que un juego.

    Un beso, María.

    ResponderEliminar
  13. A mí me parece, María, que prohibir es decir NO sin más explicaciones. NO porque NO... y punto. Creo que desde que la persona tiene capacidad para emitir juicios, un "no" debe siempre ir acompañado de un razonamiento adecuado a la edad. Claro que explicar con paciencia los motivos por los cuales aconsejas que es mejor "no" es mucho más cansado.

    No me gusta nada la palabra prohibir. Con mis hijos nunca la he empleado. Me horrorizaba cuando era pequeña y no tan pequeña... Genera miedo y desconfianza. No obstante, me juego lo que sea a que ellos sienten que hay asuntos que llevan esta etiqueta.

    Interesante como todo lo que planteas, María Un beso gorrrdo.

    ResponderEliminar
  14. Coincido mucho con María y la famosa frase.

    Pero no se que contestar:supongo que lo prohubido es saltarse las normas establecidas, no lo sé, y los que haces las normas las necesitan para algo, supongo, respecto a la sociedad no sé, me parece en el fondo muy hipócrita, y este tema no quiero profundizarlo aquí demasiado.

    Supongo que todas las prohibiciones tendrán un por qué, por ejmplo si una calle es de una sola dirección para los coches siempre estará prohibido circular en sentido contrario, y ¿quien lo decide? no tengo ni idea, quizás algunas de estas normas hasta son aleatorias, no sé.

    Igual que los aparcamientos de coches,y las odiosas multas,muchas simple afán recaudatorio, que no me quiero extender.

    Besos, me gustó tu reflexión, da para rato.

    ResponderEliminar
  15. Por la curiosidad de experimentar tu propia sensación...O aveces porqué quien te prohibe no es de tú agrado y un poco por mantener ese pulso.

    Prefiero equivocarme y rectificar a que me esten prohibiendo; una que es una curiosa por naturaleza...:))

    Un beso María feliz día.

    ResponderEliminar
  16. Por eso creo que una Sociedad en donde el NUDISMO fuese normal, salvo por temperaturas invernales, la violación y el machismo.... posiblemente no existirían y otras cosas más. Un beso

    ResponderEliminar
  17. Sólo debería prohibirse lo que hace a los demás... En lo que respecta a uno mismo, cada uno tien libertad para tomar sus propias decisiones y asumir las consecuencias...

    Besos, María

    ResponderEliminar
  18. María, es que en el fondo todos tenemos algo de adictos y ya sabes que a los adictos les gusta saltarse las reglas...la adrenalina provoca placer y eso nos encanta a los humanos...a unos más que a otros

    Besos

    ResponderEliminar
  19. María, en mi caso, en lugar de meter los dedos en la leche condensada, me metía dentro yo... los cigarrillos, de chocolate: después de fingir fumarlo, me los comía. Los besos a escondidas, eran al final de todo: antes, nos mostrábamos nuestros tesoros ocultos, en el hueco de la escalera... y así con todo. Luego, ya ves dónde me ha llevado la vida, casi, casi, a repetirlo todo desde el comienzo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Por eso simplemente es prohibido: Porque todo lo tentador es lo que más nos atrae, y precisamente lo que más nos atrae es lo que menos tenemos a nuestro alcance y lo que más nos gusta o gustaría llevar a cabo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Dicha adrenalina es cierto que provoca sensaciones maravillosas, pero también es cierto que son otros tiempos... ahora creo que las prohibiciones se las saltan a la torera jijiji ¡¡¡AFORTUNADAMENTE!!!
    Besitos Pilar.

    ResponderEliminar
  22. Bueno, ya se sabe, en nuestra Vieja Castilla alguien, cuando probaba algo riquísimo, decía "Ummmmm, esto es riquísimo... Teta de novicia..."

    Y es que, es cosa sabida, el diablo siempre anda liando...

    La culpa, en suma, la tiene siempre algún diablo o diablesa...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  23. Pienso,que cuando somos pequeños lo prohibido nos llama,nos despierta morbo y curiosidad...Cuando somos mayores,ya somos nosotros mismos quienes ponemos etiquetas de libre y prohibido,porque sabemos las consecuencias,hemos profundizado en ello...Cada cual tiene su conciencia y su moral para elegir lo uno y lo otro.
    Mi felicitación por tus interesantes temas,María.
    Mi abrazo grande y feliz tarde.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  24. María, siento que lo prohibido eres tu

    ResponderEliminar
  25. ¡Cuanta razón tienes!!

    Siempre nos atrae aquello que no se puede hacer..eso me recuerda el relato de Adan y Eva y la manzana..lo recuerdas?

    Por otro lado tendríamos que decir y practicar..:

    "Está prohibido prohibir"!! no te parece?

    Mil besos querida Maria y feliz semana

    ResponderEliminar
  26. Dicen que las cosas mejores están prohibidas o son pecado y claro el ser humano es curioso por naturaleza: primero intentamos descubrir que es eso que nos prohiben y luego descubrimos que nos gusta ( casi siempre) jaja

    Un beso

    ResponderEliminar
  27. "Porque lo prohibido es tan tentador?
    Si hay algo que no resisto es la tentaciòn...Oscar Wilde"

    Depende de la perspectiva o la lente con que apreciemos las cosas,y a que tipo de normas nos refiramos!

    Para Oscar Wilde, obviamente, de acuerdo a la frase enunciada lleva implìcita su actitud personal hacia las mismas.(cosa que no comparto)

    Sin embargo considero en lo personal que si yo le digo a mi hijo que no toque el interruptor de luz por el riesgo que implica tècnicamente, y este lo toca, lo mas seguro es que no vuelva por el segundo quemòn o toque elèctrico; es decir la consecuencia o impresiòn negativa que se le habìa advertido previamente lo inhubirà por si mismo.

    Sin embargo cada persona tiene un amplio criterio para valorar, ciertos enunciados y principioos para la prudencia y la convivencia humana.

    Magnìfico tema de reflexiòn Marìa.
    Un fuerte abrazo
    con todo cariño!

    ResponderEliminar
  28. A veces pienso que es un defecto de fábrica que llevamos genético...
    irremediable caer en la tentación ;)

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  29. yo lo de la leche condensada lo sigo haciendo, aunque con una cucharilla, eso sí.

    ResponderEliminar
  30. Claro María, de niña ponía los dedos en el chocolate mientras mi mamá decoraba las tortas, me retaba y lo volvía a hacer.

    De grande, me escapaba con el auto porque ya sabía manejar pero no tenía la edad.

    Era fascinante, y así muchas otras.

    Besos

    Pd Me alegro por tu gatita, sabes acá en Argentina hay una persona que dice siempre en televisión "quien dice que no le gustan los gatos es porque nunca ha tenido uno", eso ha pasado contigo. Son adorables, especialmente las gatas, los gatos tienen otro caracter.

    Un cariño grande.

    ResponderEliminar
  31. Si no fueran prohibidas no serían tentadoras linda, lo prohibido tiene la caricia del afordisiaco.

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Será que está prohibido por ser tentador?
    Un fuerte abrazo querida amiga.

    ResponderEliminar
  33. Nadie que tenga libertad estará sujeto a prohibiciones. Sólo las morales. Lo malo es saltárselas y que en ese beso que se presume entre dos, falle uno de los dos. O que la leche condensada esté caducada. O el cigarro no tire.

    Efectivamente, nadie es libre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. En la infancia, de vuelta del colegio, pasaba por delante de una torre de luz. Siempre, cada tarde, daba saltos y saltos hasta tocar con las manos abiertas una placa donde una calavera, con dos huesos cruzados bajo su mentón escuálido, advertía en letras rojas peligro, no tocar.
    Abrazos, María

    ResponderEliminar
  35. Es eso. Seguro. Que se lo digan a mis alumnos. Basta con decir lo que no quiero que hagan, para que lo hagan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  36. Y sí, siempre lo prohibido atrae más que lo permitido, es como que romper las reglas es divertido, sobre todo cuando se es adolescente.
    Yo por lo menos metía los dedos en el dulce de leche, no en la leche condensada, jajaja.
    Un besito

    ResponderEliminar
  37. La curiosidad que despierta lo prohibido es muy grande y atrae.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Solo la curiosidad puede hacer avanzar las sociedades...
    Besos.

    ResponderEliminar
  39. Estoy segura de que algo tiene que ver la adrenalina que desprendemos cuando sabemos que estamos rompiendo las reglas.
    ¿NO?
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
  40. Lo prohibido suele ser tentador porque lo permitido lo tenemos demasiado sobado y necesitamos, con urgencia, dar pasos seguros hacía la perdición con el objetivo de conseguir la emoción mortal de frenar en el último instante.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  41. Porque nos gusta el riesgo!

    Besotes María!

    ResponderEliminar
  42. Hola María, lo prohibido en lo que más gusta. Por eso es mejor no prohibir y sí hablar de las cosas buenas o malas.
    Es cierto, que ricos sabían los besos a escondidas y con sobresaltos :-)

    :-)Yo me gane dos bofetones por parte de mi padre cuando me despedía de mi novio, teníamos 15 años los dos. Ahora es mi compañero de batalla y ya llevamos juntos desde 1981.
    Muy bonita la entrada, me ha encantado porque me ha hecho recordar mi adolescencia y la primera película que vi en el cine.
    Tiene el título Primer Amor, Primer Dolor.
    Gracias por hacerme retroceder a cuando era tan jovencita.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
  43. Es que todo lo bueno. Engorda o es pecado.

    ¡Pues vamos a ser malos. Que es mas divertido!

    Beso

    ResponderEliminar
  44. Qué cierto, lo que nos prohíben es lo que más nos gusta. Será por espíritu de contradicción...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  45. Tal como somos estamos supeditados al placer a las necesidades del cuerpo, emocionales, sociales, etc. A partir de ahí si no hemos superado la fase egocéntrica del yo -y en la medida en que no la hemos superado- somos objeto según las circunstancias y necesidades de toda clase de tentaciones y deseos en las áreas del tener (ambiciones, posesiones), del poder (dominio sobre otros) y del valer (vanidad, orgullo, etc.), aparte de otros placeres.

    La única salida como decía Buda es la superación del deseo, que es lo mismo que pasar a un mundo más allá de las limitaciones de este mundo material, al mundo del nirvana, preludio y consecución de otra realidad espiritual.

    Un fuerte abrazo, María.

    ResponderEliminar
  46. Hola María, como estás?. Te cuento que para mi no es que lo bueno esté prohibido. Para mi lo que inhibe este mundo y esta sociedad, es "el placer" y cuando el placer es inalcanzable, se transforma en un gusto más ansiado aún y cuando se logra, este puede llegar a ser un vicio y una adicción, porque el placer es demasiado intenso. Y bueno, en cuanto a las personas, a la atracción, sí estoy de acuerdo que uno debe sentir el orgullo de haber alcanzado algo (a alguien) y si esa persona es demasiado fácil y predecible, nos quita el sabor de la conquista, la seducción lenta, la curiosidad, y todo eso que precede al enamorarse. Un abrazo y que sigan estas buenas inspiraciones que nos hacen reflexionar.

    ResponderEliminar
  47. Y es que en realidad María, estas cosas las prohibían pero exceptuando el tabaco nada de eso era malo. Yo recuerdo mis primeros cigarrillos y a pesar de lo bien que me sabían jo hemos fumado cada mier...... Pero en fin divina juventud. Besos.

    ResponderEliminar

  48. Si en definitiva lo prohibido es lo más tentador, no se a que se debe pero entre más nos prohíben algo más grande es el deseo de tenerlo. Y sobre todo en el amor, los amores prohibidos son los mejores, hay más deseo, hay más pasión, hay algo que lo convierte en algo tan suculento,tan delicioso.

    Si en definitiva lo prohibido se vuelve tentador.


    Qué es lo prohibido??
    Aquello que todo mundo hace a escondidas, pero que todos ocultan a ante la sociedad porque ella lo repudia gracias a sus bases ,morales, sus valores establecidos, o la religión.

    Un beso.



    ResponderEliminar
  49. Querer experimentar, lo nuevo, lo prohibido es humano. la curiosidad es un arma de doble filo, amiga. algunas veces nos va bien y en otras nos resulta fatal. Siempre he oído que las normas están para eso: osea para saltárselas.
    Y si no engordan, pues mucho mejor!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  50. A mi lo que me induce a pensar este post, es que desde pequeños nos educan con unas reglas, costumbres o leyes que de alguna forma se acercan a eso de prohibir ...y luego (lo digo por que lo he visto por varios sitios) veo por allí y por allá aquello de desaprender (o deshaprender) cómo una búsqueda de ver las cosas con unos nuevos ojos ... como despojándonos de aquello que que antaño nos enseñaron...

    bss!!

    ResponderEliminar
  51. En el fondo tenemos un espíritu transgresor y nos gusta disfrutar del peligro de que nos pillen o de saber que hacemos algo que no todos se atreven a hacer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  52. Aún sigo metiendo los dedos en la leche condensada jajajaja, es un placer inmenso, lo hacía de pequeña, ahora como engorda mucho... me controlo. Fumar, la primera vez que probé un cigarrillo, casi me muero. Buena anécdota tengo. Todas la amigas detrás de un gran "montón" de paquetes de paja (no te lo pierdas...) cada una llevó lo que pudo mangar en casa ;) y probamos una calada de cada (rubio, moreno, mentolado...)Me tuvieron que llevar a casa malísima jajajaja con un migrañón de espanto, desde ese día decidí no volver a fumar y hasta la fecha. En cuanto a besos a escondidas... El primero, me pilló de sorpresa y bueno... casi le muerdo la lengua.
    Todo lo prohibido no es tentación, pienso yo. Es verdad que a veces lo que anhelamos no está al alcance o simplemente no debemos adentrarnos en el logro por muchos y diversos motivos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  53. Hola, María, a todas esas explicaciones que das para responderte a tu pregunta yo añadiría la palabra MORBO, tan gráfica, tan prohibida, tan placentera. Romper las normas produce también morbo, ese placer oculto que se multiplica al saltarse cualquier NO. Una anécdota, mi hijo hace películas de género fantástico y de terror, que a mí me horrorizan Un día me dijo que era yo la culpable por no dejarle verlas de pequeño. Sentía un doble morbo: ir al cine sin mi permiso y ver películas absolutamente prohibidas por mí, como Robocop. Y solo tenía 12 años. Ya sabía lo que era el morbo aunque desconociera la palabra. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  54. Hijo...qué estás haciendo?

    Un poema, madre...

    Hijo...te maldigo...

    Yo también, madre...yo también...

    ResponderEliminar
  55. No me gusta prohibir, pero me gustan algunas cosas prohibidas por la gracia que tiene saltarme las reglas. Me has traído buenos recuerdos y hoy es domingo, Un abrazo

    ResponderEliminar
  56. Tienes toda la razón, querida María…ahí está la magia…aunque nuestras alas se quemen, pero vibramos por obtener lo inalcanzable.
    No conocía este blogs María…me gusta y vendré aquí también.
    Feliz semana, amiga…gracias por tu visita…adorable.
    Besos

    ResponderEliminar
  57. No sólo metía los dedos en el bote de leche condensada, sino que dormía con un tubo en la mesilla, María. Fumé como una colacha hasta hace 9 años, más o menos, me besé con los chicos e hice un montón de cosas prohibidas que a más de uno escandalizarían. Creí que así viviría más intensamente. Me equivoqué, pero necesité equivocarme. Vivo más intensamente que antes, pero aun cuando siga metiendo la pata, hay terrenos en los que no me gusta adentrarme. Además, como ya todo vale prácticamente no queda ya nada prohibido.

    ResponderEliminar
  58. No sabría dar una razón, pero es evidente que desde que nacemos, nos gusta más lo que nos prohíben. Será que tenemos un espíritu rebelde.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  59. Gracias amig@s por vuestros puntos de vista, como siempre, interesantes respecto a este tema, está claro que a tod@s o a la mayoría las prohibiciones no nos agradan y más en la edad infantil y adolescencia, que basta que nos prohibieran algo para que en nosotros se produjera esa intriga por romper normas y esquemas.

    Muchas gracias a tod@s por vuestros comentarios que alimentan y dan vida a este rincón de reflexiones.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  60. ¿quien lo prohibe?
    ¿por qué lo prohibe?
    ¿para qué lo prohibe?


    Lo prohibido en unos lugares no está prohibido en otros.

    Muchas veces somos nosotros mismos los que nos prohibimos o ponemos límites en algo.

    Hay algunas cosas "prohibidas" que no son tentadoras...

    Hay cosas que son o nos parecen "inalcanzables" y sin embargo no están prohibidas...

    Uffff!!! Perdona María, pero es que al leer tu entrada me han venido a la vez, todas estas dudas o pensamientos...

    Un beso enorme guapetona.

    Muakkssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  61. si es que el intringulis de la cuestión es porqué alguien se cree con autoridad para poder prohibir a otra persona algo... las prohibiciones deberían ser dictadas por la conciencia de cada uno.... un saludo...

    ResponderEliminar
  62. De pequeños y de mayores. Lo prohibido seduce de tal forma al ser humano que resistir la tentación de no probar se nos antoja harto difícil.

    Besito, María.

    ResponderEliminar
  63. MARRUBÍ: Pero qué interesante y reflexivo me ha parecido tu comentario querida amiga, y es que tienes mucha razón, lo que para unos les parece prohibido a otros no, y como bien dices somos tantas veces nosotros mismos quiénes nos ponemos tantos barrotes. Me ha encantado tu reflexión, y para nada me pidas perdón, todo lo contrario, ha sido un placer leerte. Un besazo.

    MAREA@: Totalmente de acuerdo contigo, gracias por tu interesante reflexión. Un beso.

    ANIMA: Gracias por tu comentario. Un beso.

    ResponderEliminar
  64. Saltarse una norma, una prohibición es adentrarse en un terreno desconocido, es experimentar, es descubrir sensaciones que no están catalogadas y aprender, es evolucionar y adquirir tus propios conocimientos y llegar a tus propias conclusiones, en definitiva, es vital.
    Un beso

    ResponderEliminar
  65. Romper reglas ha de ser justo y necesario. Hay que aprender por uno mismo.



    Un abrazo María.

    ResponderEliminar
  66. No hace muchos años, se fumaba en todas partes. Ahora que hay que esconderse, me dan más ganas y fumo más que antes. Un beso.

    ResponderEliminar
  67. Es simple naturaleza humana, no nos gusta que nos prohiban cosas, por eso vamos tras ellas con tantas ganas, por eso los besos primeros a escondidas tenían mas sabor que los permitidos ya de adultos.
    PD: no me resulta facil escribir seguido ya que mis prosas son extensas y muy elaboradas, pero con gusto recibiré tus comentarios en alguna antigua publicación, sería muy grato.
    Te dejo un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  68. QUIDAM: Perdona que no haya respondido antes a tu comentario, y sí tienes razón en lo que dices, gracias por tu reflexión. Un beso.

    OLGA I CARLES: Igual que a Quidam, os digo, perdonarme por no haberos dicho nada hasta ahora, aunque leí los comentarios pero se me pasó responderlos, gracias por vuestro comentario. Un beso.

    MARIANGELES: Igual que a los anteriores te digo. Sí, así es, cuando te prohíben algo más ganas te dan de hacerlo. Un beso.

    NAVEGANTE DEL ALMA: Gracias a ti, me he dado cuenta de que había dejado sin responder a los anteriores, gracias por ello y por llegar hasta ésta entrada. Estoy de acuerdo con tu interesante comentario. Como veo no publicas muy amenudo lo que haré será leer entradas atrasadas. Un beso.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...