sábado, 11 de julio de 2015

¿Te dejas influenciar por los demás?



A lo largo de la evolución personal durante todos los años de mi vida, he aprendido a ser una mujer de ideas firmes, y aunque sé que tengo bastantes defectos, de lo que sí me siento orgullosa es de no dejarme influenciar fácilmente por las opiniones de los demás.

Caso contrario a lo que me sucedía años atrás, en la etapa de mi juventud, que, debido, a la normal inseguridad debido a la inmadurez de aquella época, al no tener las ideas claras, o tal vez, por sentir miedo a ser rechazada por los demás, enseguida me dejaba convencer.

Es algo que, ahora, al ver a mi hija, me veo reflejada en ella cuando yo tenía su misma edad, 16 años, y que gracias a la experiencia de los años vividos, me ha hecho crecer en madurez, aunque como todo a lo largo del caminar de la vida, se va evolucionando, poco a poco, y en cada etapa va lo suyo, lo que no podemos pretender es subir los escalones de diez en diez.

Hace unos días, mi hija tenía las ideas claras sobre un asunto personal, pero resulta que al día siguiente me viene con otra opinión distinta porque se había dejado influenciar y convencer de lo que le había dicho una amiga, así que a lo que antes decía "no" ahora resulta que era "sí". 

Yo al ver su variante criterio, la hice comprender que tiene que valorar su propia opinión, así como defender sus ideas, y no dejarse influenciar tan fácilmente por querer agradar a los demás, sino que tiene pensar en ella misma y dejar de lado el "qué dirán"; y, dialogando con ella, la hice comprender, reflexionar y recapacitar sobre el tema, y al final, me pidió perdón por ser tan variable en ideas, y se prometió así misma intentar corregirse en ese aspecto.

Lo que no intento es ser una maestra para ella, sino, lo que soy, su madre, con la experiencia de mis años, y además, una verdadera amiga, haciéndola recapacitar, comprender, mantener y valorar su propia decisión, ante los demás.


80 comentarios:

  1. Hola. estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión y evolución. Cuando somos jóvenes somos influenciables pero a medida que sumamos años y ganamos madurez ya sabemos perfectamente lo que queremos y quienes somos y tenemos las ideas tan claras que nadie nos puede influir. Seguimos en cobtacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marta, tienes razón, a medida que vamos creciendo en años, también vamos evolucionando en experiencia y la influencia que antes nos ejercían las personas, especialmente, los amigos, ya no es tanto como en aquellos años, y damos más valor a nuestras opiniones, apoyándolas. Muchas gracias, preciosa, seguimos en contacto, y en breve te visitaré. Un beso.

      Eliminar
  2. como bien dices, todo a su tiempo, poco a poco. pero es bueno desde una temprana edad mentalizarles de lo importante que es tener un criterio propio y la asertividad necesaria para defenderlo. hay gente que tiene muy malas artes para convencerte de cosas, utilizan el chantaje emocional, y hay que tener la entereza para no dejarse engatusar. haces muy bien en enseñar a tu hija lo importante que es tener las ideas claras.
    besos, maría!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso mismo, amigo Chema, le hago entender a mi hija que su criterio es importante, para que no se deje influenciar por la opinión de sus amigos, y que tiene que defender su punto de vista, no dejarse convencer de buenas a primeras, y aunque ya sé que todo se alcanza con los años, quiero que se vaya dando cuenta en ese aspecto, porque mi hija es dada a dejarse chantajear emocionalmente por las amigas, y como es tan bella persona, no la importa mirar por los demás, más que por ella, por eso intento que defienda su postura, o por lo menos que no se deje convencer tan fácilmente. Muchos besos, amigo.

      Eliminar
  3. Eso es, María. Hacerla ver qué es lo que ella piensa y que lo defienda sin dejarse influenciar. La madurez nos aporta muchos beneficios, es verdad. La seguridad la vamos afianzando con los años. Tenemos que hacer de maestros para nuestros pequeños para que valoren sus decisiones. Aprendiendo y enseñando, así es la vida.

    Mil besitos, preciosa mía y feliz tarde de sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene su lado positivo, y a medida que vamos ganando años, también vamos ganando en experiencia, y nuestras ideas las tenemos más claras, como es normal, que cuando se es joven, que son más variables las opiniones, pero eso es normal, porque la seguridad la vamos ganando con los años, y la experiencia es la universidad de la vida en nuestra propia madurez. Muchos besos, mi querida Auroratris, y muy feliz tarde.

      Eliminar
  4. Pues es importante, como bien dices, conducir a tu hija a que tenga su propio criterio y que eso se valore en su entorne familiar. Enhorabuena, María, seguro que tu hija lo aprecia y apreciará muchísimo y sobre todo que eso repercutirá en una madurez bien construida.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que mi hija lo aprecia, y valora muchísimo, todo cuanto de mí aprende, lo valora profundamente,, porque además, sabe que mis consejos salen de mi corazón, ¿y qué mejor lugar que salir de esa cajita donde se guardan los sentimientos? de ahí solo puede salir amor, y así es como mi hija aprecia todo cuanto de ahí sale del corazón de su madre. Un beso, Milena.

      Eliminar
  5. A los 16 años es normal que cambiemos de idea, que nos dejemos influenciar, y nos equivoquemos. Es parte de la vida, no por gusto decimos muchas veces: Me gustaría tener “tal” edad, con la experiencia que tengo ahora.
    Con los años aprendes a tomar tus propias decisiones sin pensar en el qué dirán, aunque no sea del todo porque siempre habrá “algo” en lo que nos cohibamos para no pasar por “loca” o pirucha; la sociedad está a nuestro alrededor, y hay que andar por la vida como una buena señorita jaja.
    Muy interesante María.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa edad, la de los 16 años, tan bonita, pero tan variable, la que todos conocemos, porque la hemos pasado, esa edad en la que hoy opinas una cosa, y mañana te hacen cambiar por otra, esa edad, en la que los pájaros no se van del "coco" y todo se idealiza y mucho más, esa edad en la que los amigos son muy influyentes para ellos, pero ahí estamos quiénes la hemos pasado, para abrir los ojos a nuestros hijos, y que se den cuenta de la realidad, no de "su realidad" por querer complacer y agradar a los demás, no puede dejar de tener sus propias ideas ni dejar de ser ella. Muchas gracias, Vivian. Un beso.

      Eliminar
  6. Gracias por estar junto a mí, en el intento de dibujar con palabras algunos recuerdos. Que el cristal resplandezca y se prodigue en luz, siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Catalina, sorpresa fue saberte por aquí, pensando ya no te volvería a encontrar, siempre cercana a mis amigos, siempre, preciosa, dibujándote palabras, aunque sea de manera sorpresiva porque no esperaba encontrarte y me llevé una sorpresa, gracias por seguir estando, no te importe dibujar recuerdos, para seguir compartiendo tus letras y sentimientos. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  7. Me gusta la foto que ilustra tu entrada. Que bien se ven esas dos mujeres.

    Y es un desafío tener un punto de vista, para defenderlo de las opiniones ajenas. Y además está el desafío de no convertirse en alguien terco, que no acepta razones. Como el desafío de no dejarse llevar porque lo que opinan todos lo demás.

    No es fácil lograr ese equilibrio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí también me gustó mucho esa imagen que elegí para representarnos a mi hija y a mí, la siento muy apropiada e identificativa, me alegra que también sea de tu agrado, Demiurgo. Veo la necesidad de dialogar en ese aspecto con mi hija para que apoye siempre sus ideas, y no se deje influenciar ni convencer tan fácilmente para agradar a los demás, quiero que se de cuenta de su opinión es importante y valorable, y que aunque puede aceptar otras razones, la suya también es importante, y lo que no se puede hacer es ser tan variable, pero lo que no podemos pedir es guindas al olmo, porque comprendo que está en la edad de los cambios, y que lo que hoy puede ser no mañana puede ser sí, porque todos lo hemos pasado, por eso mismo, quiero abrirla los ojos y se de cuenta, aunque como bien dices, no es fácil lograr ese equilibrio a esa edad. Un beso.

      Eliminar
  8. Es normal, es una edad que aun se esta un poco entre dos aguas: los amigos, los amores, los estudios etc y todo lo idealizan.Pero cuenta contigo y eso en estos tiempos que es tan dificil , que se dejen aconsejar o acepten con esta humildad que acepta tu hija que tiene inseguridades.--Equivocarse a veces es bueno ,porqué así te das cuenta que no tomas la opción correcta y forma el carácter.y la personalidad.Que aunque se tenga , los años dan experiencia y criterio.

    Un beso María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, mi querida Bertha, esa edad, la de los 16 años, es una edad en la que todo se idealiza, y está, como tú dices, entre dos aguas, pero me tiene a mí, como amiga no solo madre, que la hace abrir los ojos siempre desde los consejos que salen de mi corazón, y ella, por supuesto, se deja aconsejar, me escucha, dialoga, y comprende, y eso en esta edad no es fácil, pero tengo la suerte de tener una hija muy comprensible, porque es muy humilde en sentimientos, no solo una gran hija, sino una gran persona, y estoy muy orgullosa de ella, porque además, tiene mucho amor en su corazón, muchas sonrisas en sus labios, y muy humana, siempre poniéndose en el lugar de los demás, en definitiva, que se me cae la baba jajaajaj, pero es cierto, tengo mucha suerte de contar con ella para todo. Un beso, mi querida amiga.

      Eliminar
  9. La edad produce esos cambios siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algunas personas más que en otras, pero sí, así es, esa edad es lo que tiene, pero también es una muy bonita edad, ¿quién pudiera volver a ella, verdad? Un beso.

      Eliminar
  10. En ese momento de la vida es muy bueno tener una mamá como vos que sepa escuchar a su hija, es un época de cambios y de allí la confusión: lo que ayer era no hoy puede llegar a ser sí.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la edad de los cambios, de ideas no fijas, y de dejarse influenciar por los amigos, pero cuando el carácter es tan maravilloso como el de mi hija, tan humilde en sentimientos, es muy fácil que escuche y comprenda, como así hace, cuando dialogamos. Muchos besos.

      Eliminar
  11. Es bueno el diálogo con los hijos en la niñez y en la adolescencia sobre todo, ellos deben saber que pueden contar con nosotros como padres para el tema con el que se les presenten dudas. El mundo, la gente es compleja, ellos deben escuchar muchas campanas pero deben saber que la responsabilidad y la decisión están finalmente en sus manos. Cuando sean mayores también buscarán nuestro consejo, hasta que precisemos el de ellos jajaja. Un beso amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho tu comentario, amigo Migue, tienes razón, en que nosotros también necesitamos de sus consejos, no cuando sean mayores, sino desde la edad de mi hija muy niña, yo siempre he necesitado de sus consejos, y los sigo necesitando, para mí su opinión, siempre ha sido muy importante, tenga la edad que tenga, siempre la he valorado y la valoro, porque también los padres aprendemos de los hijos, y mucho, por lo menos yo. Y me gusta dialogar con ella, desde siempre lo he hecho, uno de los principios básicos de la educación, el del diálogo. Un beso, amigo.

      Eliminar
  12. La palabra influencia, no tiene por qué tener una connotación negativa, ya que hay influencias buenas también. Los primeros años de la vida están llenos de influencias de todo tipo, desde los padres hasta el entorno, y solo la confianza entre padre e hijo puede asegurar una buena comunicación.

    El fin más allá de tener decisiones propias, es saber con qué criterio valorar lo que se nos presenta, y así diferenciar entre diversas opiniones o hechos tomando lo que estimamos mejor para nosotros.

    Aún en edades avanzadas, solemos tener cambios de criterio para determinadas situaciones, la madurez se alcanza solo con vivencias y aprendiendo de ellas.

    Besos don dulzura Mi Hada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno tu comentario, Dulce, y por supuesto, te doy la razón en lo que dices, porque así es, ya que influencia no significa tener que ser negativa, porque en el caso, como tú expones de los primeros años de su vida, que son los más importantes de los niños, ellos tuvieron influencia de los padres, después de los maestros, etc, y es así como se van formando en educación en edad infantil, totalmente respetable tu opinión, y así es. Pero en el caso de sentirse influenciada en la opinión, que en el caso nos ocupa, el de mi hija, es cambiar de idea porque se dejó convencer por una amiga, entonces yo lo que quiero decir es que sepa respetar y valorar sus ideas y que no se deje convencer tan fácilmente, sino que esté segura de su criterio y opinión ante los demás. También estoy de acuerdo en lo que dices, que en la edad adulta y dependiendo de las diferentes situaciones alguna vez solemos cambiar de opinión, por supuesto que sí. Muchas gracias por tu interesante comentario. Un beso.

      Eliminar
  13. Pues no, no soy fácilmente influenciable ni manipulable tampoco, pero eso si, no tengo ningún problema en rectificar cuando alguien me convence con argumentos sólidos, o que a mi me lo parecen, despues de reflexionar e informarme mas sobre el tema puedo cambiar de manera de pensar puntualmente. Pero por ejemplo, toda la publicidad de los medios a mi me resbala totalmente, conmigo pierden su dinero, lo mismo me pasa con los políticos.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me pasa también lo que a ti, que me tienen que dar argumentos sólidos y para convencerme y cambiar de opinión, pero siempre y cuando, como digo, sean argumentos sólidos, sino no soy fácil de convencer, porque me gusta ser de ideas fijas, y no hoy sí y mañana no, me gusta mantener lo que digo, porque no me gusta la inestabilidad de opiniones, sino la lealtad y franqueza de lo que digo, que ahí quede. En el caso de los políticos, no se yo, porque los hay muy buen actores, y que nos saben seducir muy bien con sus palabras, pero hoy en día ya estamos más que asqueados de política, y sobre todo, desengañados. Muchos besos.

      Eliminar
  14. Yo sí que te confieso que me dejo influenciar por los demas, es muy dificil no hacerlo, ( supongo que nadie somos piedras), Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada tiene que ver, como dices, que seamos humanos o piedras, para nada, todos somos personas con sentimientos, unos con ideas estables, y otros, al contrario, y por el hecho de tenerlas estables y fijas, tener seguridad de opinión, y no ser fácilmente manipulable, no quiere decir que vayamos a ser piedras o hielos, nada tiene que ver la seguridad con eso que dices, es lo que yo veo. Un beso.

      Eliminar
  15. Creo mi querida MARIETA, q nadie pude permanecer al margen de las influencias que por otro lado, además de inevitables, a veces son tan necesarias y como beneficiosas - fíjate tú lo que influyes en tu hija y fíjate que estupendamente lo haces :) pero sí, una cosa es eso y otra no tener personalidad y varias de criterio como una veleta al viento que más fuerte sopla...

    A los 16 somos rehenes de la opinión de nuestros amigos, quieremos encajar, formar parte del grupo, por eso es dificilísimo desarmarcarse de lo que opinan todos... solo los muy maduros deciden al margen de él.. Los adultos somos parecidos, aunque vayamos de sobrados, por eso somos tan ovejas, tan rebaño... solo a veces nos paramos y pensamos - a veces, más bien pocas - y como tú cuentas, la experiencia nos va dando ese poquito de seguridad y recursos para decidir al margen de los demás, del qué dirán, por nosotros mismos...pero ...no es nada fácil hacer eso para nadie.

    Creo q si algo enseña el tiempo, es que el grupo no te da nada, no es nada sin ti..sobrevive contigo. La fuerza no nos la da el grupo, va dentro de nosotros y aunque a veces lo olvidemos, una vez sabido eso te hace decidir al margen de modas, opiniones e influencias nocivas ... que solo lastran o manipulan ...pero para eso hay que trabajar duro dentro y fuera cribando lo que nos llega de fuera...al final, uno sabe mejor que nadie lo que de verdad quiere, cree y piensa, hay que pararse a escuchar dento.

    Tú eres tan sensible como fuerte preciosa! ( a mi me tienes alucinada la mitad de las veces jaja ) así que no me cabe ninguna duda que tu hija formará una personalidad fuerte y segura que decidirá con criterio lo que sea que le toque y ... una cosita aunque no venga a cuento ( perdóname que te lo diga aquí) debo irme y no quería dejar de decirte q ¡jamás me has desilusionado ! jamás!.. tú, nunca!... este medio y sus limites sí, mucho, para mi esta parte me era desconocida y esta parte sí que me ha desilusionado, pero no pasa nada, es bueno saberlo y del todo respetable.. siento y pienso de ti lo mismo que he pensado siempre MARIETA que eres generosa, amiga de tus amigos, leal, transparente, brillante, cariñosa y extremadamente detallista, a veces hasta extremos inimaginables jaja Muaaaaaaaaaaaaaaakss!! en fin, que eres un cielo inmenso aunque solo sea así en formato letras jaja .. el espíritu de todo es el mismo y tu espíritu es luminoso, acariciante y sieempre pensando en el otro... eso es algo tan excepcional como precioso... así que, mil gracias por estar sieeeeeempre, sieeeeempre... sea como sea y donde sea, en este mundo de grafías que aun así, tanto contienen de todos. Mil besos mi querida MARIETA, tu influencia siempre será, es caricia dulce y mágica pinta sonrisas Mmuaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaakss! y feliz domingo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, mi querida tocaya, a los 16 años, es una edad influenciable por la que se quiere caer bien a todo el mundo, y sentirse aceptado por todos, de esta manera, muchos jóvenes prefieren mirar por los demás que por ellos mismos, pero se tienen que dar cuenta que no siempre tenemos que caer bien a todo el mundo, y que no van a tener que estar cambiando de opinión para satisfacer a los demás, esa clase de influencia es a lo que me refiero, no a la otra que dices, y en la que por supuesto, estoy de acuerdo, porque así es, en la que la influencia de los padres hacia los hijos es fundamental, en los primeros años de vida, como ya le dije antes a Dulce, pero es a esa otra clase de influencia a la que me refiero, a la de querer agradar a todos, y por eso se cambia de opinión, es a esa inestabilidad a la que me refiero y estoy en contra de ella, porque debe primar por encima de todo la seguridad en la decisión, y a esa edad es muy dificil, por eso le hago a entender a mi hija sobre ello, y ella recapacita y se da cuenta de que ha sido fácilmente manipulable, y aunque todos a esa edad nos hemos sentido así, está bien abrir los ojos a nuestros hijos para que se den cuenta de que su opinión también es valorable, como las de los demás, es importante hacerles sentir seguridad, aunque a su edad, no es fácil. Mil gracias por todo tu cariño, que me abrazas muy fuerte con tus palabras, siempre tan agradecida, mi querida tocaya, me alegra mucho que mi influencia para ti sea caricia dulce y mágica pintada de sonrisas jajaajajaj. Muackssssssssssssssssssssssssssssssssssssss.

      Eliminar
  16. Ella tiene mucha suerte de tener una madre como tu, que pueda aconsejarla en los momentos difíciles o de esa dudas que siempre nos parecen irresolubles.

    Besos y un gran abrazo, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, preciosa Lore, por tus cariñosas palabras, yo también tengo la suerte de tenerla a ella, que es mi vida entera, y también de tenerte a ti, que eres una encantadora amiga. Muchos besos, guapísima.

      Eliminar
  17. Hola María, enhorabuena a ti y a tu hija por teneros y por confiar la una en la otra.
    Yo no me dejo influenciar. Como a algo diga no, si yo lo tengo claro, ya me pueden decir misa que no cambio de opinión. Esto me ha traído alguna que otra riña y enemistad. Cuando somos jóvenes es más fácil hacernos cambiar porque no tenemos la firmeza que nos dan los años. Es bueno que una madre guíe a sus hij@s haciéndolos ver que tienen reflexionar y ser ell@s mismos con sus valores y sus desatinos.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo, Isa, que tú eres de ideas fijas, me parece muy bien porque eso quiere decir que eres muy estable en tus ideas, y no te dejas convencer a la primera, sabes darte a respetar en tu opinión, y eso es lo que más me gusta, la seguridad, ante todo, aunque ya sabemos que cuando se es joven, todo se ve y se piensa de otra manera y bien distinto, por la inseguridad, pero eso es así, y no se puede cambiar, hay que seguir los escalones de la vida para llegar a conseguir la madurez. Muchas gracias por tu bonito comentario. Besos.

      Eliminar
  18. No creo que hay pedir perdón, por realizar un cambio de tu opinión.
    Saber corregir tus decionnes, es aaprender sobre la vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, yo tampoco creo que tenga que pedir perdón, pero ella me pidió perdón, porque demuestra ser muy humilde en sentimientos, siempre queriendo agradar a todos. Y así es, como dices, saber corregir las decisiones es madurar y así se va aprendiendo. Un beso.

      Eliminar
  19. Maria... Que bonito y sentido relato sobre las inseguridades de la adolescencia, y la madurez de los consejos de una madre..nada que añadir a lo que cuentas.
    Simplemente diría que a las personas jóvenes y no tanto, aveces hay que dejarlas que decidan, y que se equivoquen, porque de eso se aprende y de ello se madura...
    Yo siempre he sido un mar de dudas, y cuanto mas se, mas cuenta me doy que no se nada...
    A una hija adolescente lo que mas le ayuda es saber que estas a su lado, tome la decisión que tome, tanto si se equivoca o acierta....
    Un abrazo Maria..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho te haya gustado esta entrada, pero tengo que agregar que lo que he escrito, no es un relato, lo que cuento es real, amigo Llorenc. Eso es lo que hago siempre, estar al lado de mi hija, principalmente, dialogar con ella, diciéndola como lo ve un adulto las cosas, y aconsejarla desde mi madurez, pero siempre es ella la que decide, porque así lo quiero yo, que decida, el paso que vaya a tomar, porque si se equivoca, que sea ella quién se equivoque, no que sea por mí, pero siempre prima ante todo, el diálogo para que vea las cosas desde la perspectiva de un adulto, que nunca es igual a la de los jóvenes, ellos ven las cosas totalmente distintas a como las vemos nosotros, más asentadas, más seguras, más estables, más equilibradas, y siempre es el diálogo ante todo, con ella, para hacerla entender las cosas desde la opinión de un adulto, pero su decisión, por supuesto, se la dejo a ella, siempre, porque no me gusta decidir por nadie. Un abrazo.

      Eliminar
  20. Inseguridades propias de la adolescencia. Es bueno que tu hija aprenda a confiar en si misma y se afirme en sus propios gustos e ideas.

    En mi evolución personal, siempre me ha importado un pimiento "el que dirán". Sabes que he vivido en distintos países y siempre he sido, para el común de la gente, "rarita", peor si escucho lo que personas que me hagan crecer me dicen. Las ideas cambian a medida que vamos aprendiendo cosas, Esa plasticidad en contra de la rigidez, nos proporcionara una amplitud de miras *contrario al fundamentalismo) y la posibilidad de siempre aprender cosas nuevas. Al hacerlo, modificamos prejuicios y creencias erróneas o deficientes que teníamos sobre un determinado tema.


    Un beso y un placido verano para ti y tu familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, mi querida Myr, y tú bien lo sabes, así es, porque es la época de los cambios, de las inseguridades, y es bueno que mi hija aprenda a confiar en sí misma, y en tener claras sus ideas. Y aunque las ideas cambien a medida que vamos creciendo, porque así es la evolución del crecimiento interior, para poder madurar, lo que debe reinar ante todo, es la estabilidad personal, y valorar nuestras creencias, nuestras opiniones, creer en nosotros mismos, ante todo. Me alegra volver a leerte. Un beso muy grande.

      Eliminar
  21. He reflexionado, creo que debemos dejarnos influenciar por lo bueno y no por lo malo y así enriquecernos y crecer.
    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien reflexionar, yo lo hago muy amenudo, Amapola, me gusta mucho pensar y reflexionar sobre las cosas, ver los pros y los contras, y mientras que siempre sean positivas, todo mucho mejor, porque es de la manera en que nos enriqueceremos positivamente. Gracias por tu atención, y vuelve siempre que quieras reflexionar, así lo haremos juntas. Besos.

      Eliminar
  22. Me ha gustado mucho conocer algo más de ti a raíz de este escrito.

    No, yo no me dejo influenciar, pero si escucho a todo el mundo y procuro aprender lo que es adecuado para mi esencia; pero jamás me dejo influenciar.

    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que, a través, de éste escrito, me conozcas algo más, aunque yo soy algo hermética para mi vida privada, pero vi la necesidad de hablar sobre el tema de las influencias, de la seguridad y traje aquí para compartirlo el caso del otro día de mi hija. Me alegra que así sea tu caracter, segura de ti misma, sin dejarte influenciar por los demás, estable en tus ideas, y sobre todo, siempre con ánimo de aprender, pero con tus claras ideas. Muchos besos, preciosa.

      Eliminar
  23. Me parece que te acabas de abrir una barbaridad cielo.
    Creo que la mayoría hemos vivido etapas parecidas...yo creo, que es ahora, cuándo estoy empezando a fijar mis ideas y a vivir más acorde a ellas... al márgen de lo que piensen los demás... que ya me dá de lado...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es mi querida Amando, con esta entrada, me ha abierto demasiado, y como acabo de decir a Misterio, yo soy bastante hermética en mi vida privada, pero vi la necesidad de traer este tema a mi blog, sobre las influencias para debatirlo con vosotros, cierto y real en el caso del otro día de mi hija. Pero así es, son etapas que vivimos todos, la de la adolescencia, con las inseguridades de la edad, pero también es importante que se tenga a una amiga madre al lado para que te haga ver las cosas desde la perspectiva adulta y es bueno el diálogo, escuchar y hablar, y también, reaccionar. Pero lo que no podemos es vivir pensando en agradar a los demás. Un besazo.

      Eliminar
  24. Hola María.
    Muy buen consejo, todas las opiniones merecen respeto pero hagas lo que hagas que sea por tu propio convencimiento y estando segura de una misma.

    Muy dulce suena tu nombre María,
    Un día tal como el 15 de julio
    Justo la víspera de la Virgen del Carmen
    Alumbra en el firmamento una nueva estrella
    Esa que nos viene dando su luz y reflejo
    En los océanos y mares, ríos montes y valles
    Por la senda de la vida en la que nos toca caminar.

    Que tu día mañana sea maravilloso
    Y el cumple años sea, algo muy especial.
    Hace años que nos leemos,
    Que así siga por muchos años más.

    Un gran abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMBAR, mi querida amiga, totalmente de acuerdo, siempre debe primar el respeto, ante todo, para todas las cosas. Te agradezco muchísimo el detalle que has tenido acordándote, por adelantado, de mi cumpleaños, siempre tan generosa, siempre tan amable, siempre tan adorable, desde hace tantos años que nos conocemos, siempre sigues presente, aquí, allá, o en el otro lado, siempre cercana, eres encantadora, de verdad, y todo lo que diga es poco, mil gracias de corazón, por esta sorpresa inesperada, que además, la he recibido en el otro blog,y también por correo, y en breve, te responderé. Muchos besos con mucho cariño. y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  25. tengo ideas propias. aunque siempre es bueno escuchar las opiniones de los demas. un gran beso andy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, siempre, se debe escuchar a los demás, siempre, pero ello no impide que se tengan las ideas claras y las hagamos fuertes y seguras, respetables, sin dejarnos fácilmente convencer. Un beso, andy.

      Eliminar
  26. Forjar tu personalidad es tarea de muchos años y en este camino intervienen padres, familiares y amigos y nunca es fácil y nos equivocamos a menudo y esto también es bueno: nos hace reflexionar.
    Me parece muy bonita esta comunicación que tienes con tu hija: le estás dando las armas para que sepa escuchar a los demás y también hacerse escuchar.
    ¡Enhorabuena, María!
    Un beso y una sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La comunicación entre las personas para que haya entendimiento, porque sino hay comunicación dificil es entendernos, por lo que, eso es lo que debe primar ante todo, y principalmente en la educación de padres a hijos. Muchas gracias por tu entrañable comentario, Framboise. Un beso con sonrisa.

      Eliminar
  27. Antes que nada comentarte que no puedo acceder a tu espacio principal, María, me muestra enlace roto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo pudiste entrar, amy, me alegro. Un beso.

      Eliminar
  28. Lo importante es que te tiene para orientar su camino, madre y amiga en una sola
    Me dejaba influenciar hasta hace poco, conocí a una persona que me ha ayudado mucho en mi caracter, mi forma de ser y mi vida, la cambió radicalmente y es grandioso.
    Un beso, María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mismo que mi hija dice, es lo más importante, el tenerme a mí, no como madre sino como amiga, así me ve así me siente, y me escucha y aprende con mi teoría, luego es ella la que tiene que decidir. Un beso, amy.

      Eliminar
  29. Si me lo permites, me llevo tu enlace, María
    Otro beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, amy, encantada de que te lo lleves a tu casita. Más besos.

      Eliminar
  30. Es cierto que a los hijos hay que dejar que cometan errores, de ellos aprenderán, y no súper protegerlos. Pero creo que no está de más, orientarles transmitiéndoles las experiencias vividas para que mantengan sus criterios, y si se equivocan que sea por ellos mismos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo en lo que dices, amigo José, a los hijos hay que orientarlos de nuestras experiencias vividas, pero después son ellos los que tienen que decidir, y de sus errores aprender como hemos hecho nosotros. Un abrazo.

      Eliminar
  31. Me parece que has tomado una postura idónea. La madre no es una maestra, es una madre. Y tiene que enseñar a vivir la vida usando su experiencia como base de sus enseñanzas. A veces, cuesta. No lo niego. Y es que a esas edades es raro que una cría valore la experiencia. Pero si ha comprendido la importancia de tus vivencias, como personas que antes de ser adulta ha sido adolescente, tienes la batalla prácticamente ganada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy correcta tu apreciación, estoy de acuerdo contigo, porque las madres no somos maestras, pero sí debemos hablarles sobres nuestras experiencias, y ella escucha y valorará su decisión, aunque a esa edad ya se sabe que son muy variables. Un beso.

      Eliminar
  32. Muy fina la linea que divide eso de ser firme en convicciones y ser cabezota
    Qué bueno que lograste hablar con tu hija y reforzar su YO
    Es muy importante que los hijos se posicionen y se sientan seguros ante la vida y sus tantos matices
    Y es bien importante que para apoyarlos, no recordemos que nosotros también fumos jóvenes y a veces dudábamos...

    Besotessssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es importante en todas las relaciones el apoyo, y más cuando se recibe de una madre hacia una hija, siempre desde el amor, para que vayan sembrando también el mismo amor y ya desde la infancia se vayan alimentando de la humildad, que pienso es lo más importante, en las personas. Muchos besos, Gizela.

      Eliminar
  33. buena reflexión, además de uno estar atento a lo que necesitan los hijos....

    a veces es bueno escuchar otras campanas para después decidirse, en algunos temas hasta es mejor.... salu2!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de real, que nos permite reflexionar sobre el tema, por eso lo traje aquí. Siempre es positivo escuchar, para decidir después, aunque luego se equivoquen. Un beso.

      Eliminar
  34. Todos necesitamos tiempo para afirmarnos en nuestra personalidad, eso no surge de un día para el otro. Los años juveniles suelen ser inseguros, yo los viví, como seguramente tú, eso le debe pasar a tu hija. Yo no recuerdo que mi madre me haya hecho sugerencias sobre la influencia ajena tal vez me hubiera evitado muchos dolores de cabeza. Es bueno hablar con los hijos, luego que ellos procedan a su gusto y si se equivocan, sera su propia experiencia.

    Un beso.
    mmariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco recuerdo haber hablado con mi madre sobre el tema de la influencia ajena, por eso mismo, lo hablo yo con mi hija, porque a mí me hubiera gustado mi madre me hubiese hablado sobre ese tema, aunque lo normal en la personalidad es que se vaya forjando en el día a día, con los años, como todo en la vida, con la experiencia. Un beso, María Rosa.

      Eliminar
  35. Es difícil no dejarse influenciar a esa edad, ya lo es a la edad adulta, por eso veo muy acertada tu intención de concienciar a tu hija en que debemos tener firmeza de criterio, consejos aceptamos todos, pero la decisión final debe ser solo nuestra. Hay que ser fieles a uno mismo, a veces la fidelidad más complicada de cumplir.
    Me gustan tus reflexiones.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo en tu acertado comentario J. Carlos, porque en esa edad es muy dificil no dejarse influenciar más que en otra edad, por supuesto, pero está bien concienciar a los hijos sobre nuestros consejos aunque la decisión final es la de ellos.Me encanta que te gusten mis reflexiones, gracias por venir también a participar a éste blog. Besos.

      Eliminar
  36. No creo en verdades absolutas y menos en los que alardean de tenerlas. Todo es relativo y circunstancial. La perspectiva desde la que se miran las cosas influye mucho en la consideración de las mismas.

    Personalmente, confieso sin rubor alguno que tengo muchas dudas sobre diversos asuntos. Por eso me gusta tanto plantear temas de debate. Se aprende de los que piensan distinto..

    Contestando a tu pregunta te diré que no tengo inconveniente alguno en cambiar de criterio si alguien me convence con argumentos sólidos y razonados.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estoy de acuerdo en lo que dices en tu planteamiento, que sobre distintas ideas, se aprende mucho de todos, por eso mismo a mí, siempre me ha gustado plantear debates desde este blog, aunque últimamente, lo tengo algo más abandonado, porque no es fácil llevar dos blogs a la vez, pero siempre que puedo, me acerco aquí para plantear un nuevo tema y de este modo, reflexionar todos juntos y ver las distintas opiniones. Por supuesto, que cuando te dan argumentos sólidos yo tampoco tengo inconveniente en cambiar de opinión, aunque siempre me gusta apoyar la mía y defenderla, por supuesto. Besos.

      Eliminar
  37. A veces no es cuestión de dejarse influir sino de escuchar al otro. Es tan malo no tener personalidad como no moverse nunca a partir de lo que uno piense que es la verdad absoluta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Pedro, siempre es muy importante escuchar a los demás,así como no tener personalidad. Besos.

      Eliminar
  38. Tienes mucha razón, pero las madres no deberíamos ser amigas de nuestros hijos, con ser madres es más que suficiente porque ellos ya tienen sus amigos/as fuera de casa.
    No les vale nuestra experiencia aunque más de una vez nos escuchen, después hacen lo que les da la gana, y dicen que lo que nos paso a nosotras no les pasara a ellas, se creen más listas que la vida, y nadie escarmienta en cabeza ajena.
    En fin siempre intentamos hacerlo lo mejor posible aunque hay veces que de nada sirve. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, cada familia es un mundo y sus circunstancias, y aunque dicen que las madres no pueden ser amigas de sus hijas, en mi caso, no se si será una excepción, pero las dos somos más que amigas, ella me cuenta sus inquietudes, yo las mías, y además, de ella también aprendo mucho, y me gusta que me cuente y escucharla, como también a ella le gusta escucharme a mí. Depende de cada joven, pero mi hija no se cree más lista que yo, es tan humilde como su madre, es la suerte que tengo, aunque tengo que reconocer que todos cometemos errores, y que una madre no estudió para ser madre en la universidad, y de los errores cometidos con los hijos, vamos aprendiendo. Un abrazo.

      Eliminar
  39. Entiendo tu comentario, pues he criado a mis tres hijos y las dificultades que mencionas han formado parte de ese bello y difícil trámite, consiguiendo hacerles ver que en la vida siempre se deberá de aplicar una máxima “Haz el bien y no mires quien”

    La adolescencia es un continuo crecimiento de la existencia de los jóvenes, en donde se realiza la transición entre el infante o niño de edad escolar y el adulto. Esta transición de cuerpo y mente, proviene no solamente de sí mismo, sino que se conjuga con su entorno, el cual es trascendental para que los grandes cambios psicológicos que se produce en el individuo lo hagan llegar a la edad adulta.
    Todos los individuos, durante el período de la adolescencia, presentan un mayor o menor grado de crisis de desarrollo. Desde el punto de vista práctico, el perfil psicológico es transitorio, cambiante y emocionalmente inestable.

    El desarrollo de su personalidad dependerá en gran medida de la personalidad que se haya estructurado en las y de las condiciones sociales, familiares y ambientales que se les ofrezcan.

    Por tal motivo, nuestra integridad deberá de ser trasladada a nuestros hijos con la naturalidad que supone la buena convivencia y el valor y la importancia de nuestros propios pensamientos.

    Un afectuoso saludo desde Gran Canaria y hasta muy pronto….

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Andrés, perdona no te haya respondido antes aunque sí te leí cuando publiqué tu comentario, pero entre unas cosas y otras se me pasó responderte, decirte que me ha encantado lo que has dicho, y es que el criar a los hijos es bello pero también es complejo, porque no nadie nos enseña para ser padres, sino que se va aprendiendo con la experiencia.

      Y como bien dices la adolescencia es una época transitoria, y también insegura, por la que todos hemos pasado, pero su influencia en la personalidad depende en gran medida de la familia y después otras relaciones como en el colegio.

      Interesante tu comentario.

      Muchas gracias por tu aportación.

      Un beso.

      Eliminar

Tu opinión es importante. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...