sábado, 16 de octubre de 2021

"Viajando por el mundo"












Este año está resultando viajero para mí. Todo lo que no viajé el año pasado por culpa de la pandemia, este año estoy aprovechando bien. 

Hace unos días regresé de un viaje de Francia. La verdad es que ya conocía algo de ese país, pero me ha resultado grato volver a visitarlo, aunque lo primero que me encontré nada más llegar fue con una manifestación.

Me encanta su paisaje tan natural, verde y montañoso. Son preciosos sus monumentos, museos, basílicas, jardines, plazas, calles. 

Me llamó la atención la limpieza que hay en sus calles. Lo que no me gustó nada era su horario a la hora de comer y cenar, los franceses lo hacen muy temprano, así que no me quedó más remedio que adaptarme los días que estuve allí.

Allí los precios están por las nubes. La ropa, el calzado, la vivienda. Tomar un café suponía tres euros y pico, una cerveza cinco euros, y los menús muy caros, ya solo una ensalada costaba alrededor de quince euros. 

Una cosa que me llamó la atención es que en en las cafeterías y restaurantes te ponen siempre agua gratis del grifo, y los perros pueden entrar dentro. 

Y la gente allí se mueve mucho con bicicleta y patinetes, y van en sentido contrario a los coches.

La verdad es que me encanta visitar otros países para descubrir otras costumbres. Me resulta gratamente enriquecedor. Y aún me queda pendiente algún viajecito más por hacer en este año que también os contaré a la vuelta.

¿Y a vosotros os gusta viajar a otros países?


sábado, 18 de septiembre de 2021

¿Qué tendrá el mar?








¿Por qué será que casi todos buscamos el mar? ¿qué hay de mágico en él? ¿por qué nos atrapa? ¿qué buscamos? aguas que nos purifiquen, o tal vez, hundirnos en las dunas de sus arenas, o que la brisa nos acaricie la piel, o que nos embriague el olor salvaje de las olas del mar para llenarnos de energía.

No lo sé. No sé qué buscamos. Tal vez libertad en un lugar paradisíaco. O tal vez huir de la monotonía. O respirar la naturaleza para que nos oxigene.

Pero ahí está. El sabor salado que nos deja el mar. Estuve unos días en las playas del norte y de levante, revolcándome en sus aguas. Porque quiero llenar mi invierno de recuerdos. De recuerdos que me lleven hasta la playa de mis sueños. Con las pupilas abiertas de par en par puestas en el mar.

¿Qué pensáis que tendrá el mar? ¿Y vosotros cómo habéis disfrutado del verano?




 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...